Mises Wire

Home | Wire | La historia se repite: abandonar el dinero sólido lleva a la tiranía y a la ruina

La historia se repite: abandonar el dinero sólido lleva a la tiranía y a la ruina

  • bad money

Etiquetas La FedInflaciónProgresismoPatrón OroTeoría Monetaria

09/28/2022

El dinero es uno de los temas más incomprendidos de nuestro tiempo, y estamos viendo las implicaciones de esto cada día. Para entender el dinero, primero hay que comprender que los seres humanos siempre han estado incentivados a participar en el intercambio. Si los seres humanos no pudieran, o no hicieran, intercambios, la mayoría de la gente moriría joven de hambre, enfermedad o exposición a los elementos.

Los supervivientes quedarían con un nivel de vida extremadamente bajo en un mundo en el que ninguno de nosotros querría vivir. Esto significa que el intercambio es una condición necesaria, no sólo para nuestra economía, sino para el florecimiento humano.

Los orígenes del dinero

Antes de que existiera el dinero, existía el trueque (también conocido como intercambio directo) —un sistema en el que cada bien se intercambia directamente con otro. La economía de una pequeña isla podía funcionar así: un par de cocos a cambio de sedal, o una fanega de plátanos a cambio de bambú para construir un refugio.

Como ilustra Tho Bishop, del Instituto Mises, imaginemos que un agricultor quiere comprar un par de botas, así que visita al zapatero del pueblo e intenta intercambiar una docena de huevos a cambio. Sin embargo, el zapatero del pueblo no quiere huevos. El zapatero podría querer carne de vacuno, pero el granjero no está dispuesto a sacrificar su vaca a cambio de botas.

Un comercio en el que ambas partes estén contentas es ahora difícil. Es fácil ver lo inmanejable que es este sistema a medida que la población crece y las necesidades y deseos de la gente se amplían.

Volvamos a nuestro granjero: en lugar de ofrecer huevos, se da cuenta de que lo que el zapatero realmente quiere es mantequilla. Así que sale a comprar mantequilla y la utiliza para comprar botas. Si un número suficiente de personas también quiere mantequilla, nuestro agricultor puede comprar más —no para usarla, sino para intercambiarla por otros bienes y servicios. Esto se llama intercambio indirecto.

Muchos bienes a lo largo de la historia, con diferentes grados de eficacia, han desempeñado el papel de «mantequilla». La sal, el wampum y el tabaco se han utilizado como dinero, por nombrar algunos. Sin embargo, el oro y la plata surgieron como monedas universalmente aceptadas por el mercado libre debido a su durabilidad, transportabilidad, fungibilidad y escasez.

La clave está en el surgimiento. El proceso a través del cual se «crea» el dinero no es uno de planificación central o de creación en absoluto, sino uno en el que el dinero es «descubierto» por los mercados.

El oro y la plata tienen otras cualidades que los convierten en una buena forma de dinero. Estos metales preciosos son relativamente escasos, se utilizan en diversas industrias y son estéticamente bellos. Son fungibles —una onza de plata es, a todos los efectos, uniforme. Son divisibles. Si se divide una onza de oro en dos, las dos mitades tienen el mismo valor y suman el valor del conjunto.

Compare estos metales con los diamantes. Pueden tener algunas cualidades de almacén de riqueza a lo largo del tiempo, pero cada diamante es único y cortar uno por la mitad reducirá su valor en mucho más de la mitad. Este proceso —el desarrollo acumulativo de un medio de intercambio en el mercado libre— es la forma en que las sociedades a lo largo de la historia eligieron formas fiables de dinero y se alejaron del trueque, explica Bishop.

Sin embargo, no todas las formas de dinero han resistido la prueba del tiempo.

¿Qué es el dinero sólido?

El dinero sólido no conlleva ningún riesgo de contrapartida (a diferencia de un billete, no es simultáneamente la obligación de otra persona). Y conserva un poder adquisitivo relativamente estable a lo largo del tiempo.

El dinero sólido tiene dos sencillas propuestas de valor. La primera es que el dinero sólido protege el capital y crea estabilidad. Las personas pueden acumular ahorros y transmitir valor a lo largo del tiempo, lo que les permite planificar, ahorrar e invertir mejor para el futuro. La segunda es que el dinero sólido actúa como defensa contra la acumulación excesiva de deuda y un gobierno en constante crecimiento.

El actual sistema de dinero fiduciario emitido por los bancos centrales permite el gasto deficitario ilimitado del gobierno. La inflación permite que los costes se socialicen entre todos los poseedores de la moneda, robando lenta y constantemente el poder adquisitivo de todos. Desde las guerras de una década hasta los programas domésticos de despilfarro, la capacidad de crear moneda sin fin ha permitido al gobierno gastar de formas que no podría si no fuera por una imprenta.

El declive del dinero sólido en los Estados Unidos

Los creadores de la Constitución de los Estados Unidos comprendieron la importancia del dinero sólido, y por eso lo codificaron. El artículo 1, sección 10, dice: «Ningún Estado emitirá letras de crédito... [ni] hará que otra cosa que no sea moneda de oro y plata sea de pago de deudas».

Sin embargo, menos de cien años después de iniciado el experimento americano, comenzó la Guerra Civil. Las guerras son caras, y el gobierno federal, que tenía la política de imprimir sólo billetes respaldados por una cantidad igual de oro y plata, se estaba quedando sin especias.

Lincoln y sus gestores monetarios sabían que los ciudadanos desconfiarían de los billetes de papel sin respaldo. Después de todo, la Convención Constitucional que tuvo lugar menos de setenta y cinco años antes había rechazado abrumadoramente el papel moneda basándose, en parte, en las experiencias recientes con él.

George Washington escribió que el papel moneda era «perverso». James Madison escribió que era «injusto» e «inconstitucional». Aunque era inconstitucional, el gobierno de Lincoln emitió papel moneda sin respaldo, llamado Greenbacks.

Pero, ¿cómo pudo conseguir que la gente los aceptara a cambio de sus bienes y servicios? La respuesta es el uso de la fuerza del gobierno a través de lo que se conoce como leyes de curso legal.

Cabe señalar que el gobierno esperaba que los plebeyos utilizaran y aceptaran este dinero falso, pero los derechos de aduana u otros impuestos debían pagarse con monedas de oro o plata reales. La moneda de curso legal es un sello de aprobación del gobierno federal que convierte mágicamente tiras de papel sin respaldo en dinero que la gente debe aceptar, aunque sea a regañadientes al principio. Al final de la guerra, se habían emitido casi 500 millones de billetes sin respaldo.

Como siempre ocurre con el papel moneda, los billetes verdes perdieron la mayor parte de su poder adquisitivo antes de que el país volviera a adoptar el patrón oro. Sin embargo, a lo largo de los siguientes 150 años continuó la destrucción constante del dinero sólido.

El siglo XX trajo consigo la destrucción total del dinero sólido

En 1913, el Congreso creó el Sistema de la Reserva Federal (que desde entonces ha servido para devaluar el billete de la Reserva Federal más del 97%, a pesar de su mandato de mantener la estabilidad de los precios). Luego vino un impuesto sobre la renta, la confiscación del oro en 1933 por orden ejecutiva, la derogación de los contratos de la cláusula del oro y, finalmente, la completa ruptura de cualquier vínculo entre el oro y el billete de la Reserva Federal en 1971.

Lo que vino después no sorprende a nadie: Una explosión del gasto público nos lleva a la situación actual. Los burócratas de la administración Biden no tienen restricciones en sus planes de préstamo y rescate. América está ahora en el camino de la insolvencia financiera, cargando con más de 30 billones de dólares de deuda.

La historia nos enseña que ningún gobierno puede, en última instancia, escapar a las consecuencias de la eliminación del dinero sólido de su sistema monetario. En ausencia de las restricciones a la oferta de dinero fiduciario en constante expansión impuestas por el oro y la plata, el problema actual de la inflación sólo puede empeorar.

Author:

Jp Cortez

Jp Cortez is the Policy Director for the Sound Money Defense League.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock