Mises Wire

Home | Wire | Incluso si la Reserva Federal sigue bombeando dinero, podríamos ver deflación

Incluso si la Reserva Federal sigue bombeando dinero, podríamos ver deflación

  • mon
0 Views

Etiquetas InflationDinero y Bancos

04/11/2020

En lo que va de marzo, los datos indican que la tasa de crecimiento anual de nuestra medida de la oferta monetaria de los EEUU (medida por la métrica AMS) se situó en el 10,5 por ciento frente al 6,6 por ciento de febrero y el 1,7 por ciento de marzo del año pasado.

Dado que la Reserva Federal está ocupada lanzando dinero a la economía como si no hubiera un mañana, es tentador sugerir que es probable que el impulso de la AMS aumente aún más y que, en consecuencia, podría surgir una inflación galopante en poco tiempo.

Sin embargo, en respuesta a la disminución masiva de la actividad económica real, es posible que la generación de préstamos de los bancos de la nada, es decir, a través de los préstamos de reserva fraccionada, pueda disminuir drásticamente.

Por el momento, el crecimiento anual de nuestra medida para este tipo de crédito —también conocido como crédito inflacionario— se situó en marzo en un 14,1 por ciento frente al 7,4 por ciento de febrero y el 3,4 por ciento de marzo de 2019.

Si el impulso del crédito inflacionario cayera bruscamente, probablemente haría que la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria siguiera el mismo camino (véase el gráfico). En consecuencia, podría producirse una fuerte caída de la inflación de los precios. Si esto ocurriera, el gobierno y el banco central intensificarían su gasto y el bombeo de dinero para contrarrestar la deflación.

ams

Una disminución general de los precios de los bienes y servicios se considera una mala noticia, ya que se considera que está asociada a grandes caídas económicas como la Gran Depresión de la década de los treinta.

En julio de 1932, la tasa de crecimiento anual de la producción industrial se situó en el -31%, mientras que la tasa de crecimiento anual del índice de precios al consumidor (IPC) se situó en el -10,7% en septiembre de 1932 (véase el gráfico).

ams

¿La caída de los precios es una mala noticia?

Contrariamente a la creencia popular, no hay nada malo en la disminución de los precios. De hecho, la característica esencial de una economía de libre mercado es seleccionar esos productos como dinero cuyo poder adquisitivo crece con el tiempo. Lo que caracteriza a una economía de mercado industrial bajo un dinero de productos básicos como el oro es que los precios de los bienes siguen una tendencia descendente. Según Joseph Salerno,

De hecho, históricamente, la tendencia natural de la economía industrial de mercado en el marco de una moneda de productos básicos como el oro ha sido la de que los precios generales disminuyan de manera persistente a medida que la acumulación de capital en curso y los avances en las técnicas industriales conducen a una expansión continua de la oferta de bienes. Así pues, a lo largo del siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial, prevaleció una leve tendencia deflacionaria en las naciones industrializadas, ya que el rápido crecimiento de la oferta de bienes superó el crecimiento gradual de la oferta monetaria que se produjo bajo el patrón oro clásico. Por ejemplo, en los EEUU de 1880 a 1896, el nivel de precios al por mayor cayó alrededor de un 30%, o un 1,75% por año, mientras que los ingresos reales aumentaron alrededor de un 85%, o alrededor de un 5% por año.1

En un libre mercado, el aumento del poder adquisitivo del dinero, es decir, la disminución de los precios, es el mecanismo que hace que la gran variedad de bienes producidos sea accesible a muchas personas. Sobre esto Murray Rothbard escribió,

La mejora del nivel de vida llega al público a partir de los frutos de la inversión de capital. El aumento de la productividad tiende a reducir los precios (y los costos) y, por lo tanto, a distribuir los frutos de la libre empresa a todo el público, elevando el nivel de vida de todos los consumidores. El apuntalamiento forzoso del nivel de precios impide esta difusión de los niveles de vida más altos.2

La mayoría de los expertos sostienen que una caída general de los precios es siempre «una mala noticia», ya que aplaza la compra de bienes y servicios por parte de la gente, lo que a su vez socava la inversión en plantas y maquinaria. Todo esto pone en marcha una caída económica. Además, a medida que la caída deprime aún más los precios de los bienes, intensifica el ritmo del declive económico.

El hecho de que los consumidores pospongan la compra de bienes porque se espera que los precios bajen significaría que la gente ha abandonado todo deseo de vivir en el presente. Pero sin el mantenimiento de la vida en el presente no es concebible ninguna vida futura.

¿Debería combatirse la «mala» deflación de precios?

Incluso si aceptáramos que la disminución de los precios en respuesta a un aumento de la producción de bienes promueve el bienestar de las personas, ¿qué pasaría si la caída de los precios se asociara a una disminución de la actividad económica? Seguramente, este tipo de deflación es una mala noticia y debe ser combatida.

El problema con la creación de dinero

Cada vez que un banco central inyecta dinero en la economía, beneficia a varios individuos involucrados en actividades que surgieron a raíz de una política monetaria poco rigurosa, y esto ocurre a expensas de los generadores de riqueza. A través de una política monetaria flexible, el banco central da lugar a una clase de personas que, sin saberlo, se convierten en consumidores sin hacer primero ninguna contribución al fondo de ahorro real. Su consumo es posible gracias al desvío del ahorro real de los productores de riqueza. Sólo toman del fondo de ahorro real y no aportan nada a cambio.

Obsérvese que tanto el consumo como la producción son igualmente importantes para el cumplimiento del objetivo último de las personas, que es el mantenimiento de la vida y el bienestar. El consumo depende de la producción, mientras que la producción depende del consumo. La política monetaria relajada del banco central rompe este vínculo creando un entorno en el que parece posible consumir sin producir.

La política monetaria fácil no sólo hace subir los precios de los bienes existentes —o impide que los bienes se abarate— sino que el bombeo monetario también da lugar a la producción de bienes que son demandados por productores no ricos. Ahora bien, los bienes que son consumidos por los productores de riqueza nunca se desperdician, ya que estos bienes los sustentan en la producción de bienes y servicios. Sin embargo, esto no es así en el caso de los productores no ricos, que sólo consumen y no producen nada a cambio.

Mientras que la reserva de ahorros reales crece, diversos bienes y servicios que son patrocinados por productores no ricos parecen ser rentables. Sin embargo, una vez que el banco central revierte su postura monetaria relajada, se detiene la desviación de los ahorros reales. La demanda de los productores no ricos de diversos bienes y servicios se ve entonces socavada, lo que ejerce una presión a la baja sobre sus precios.

La postura monetaria más estricta detiene la hemorragia de los generadores de riqueza, ya que socava las actividades de las burbujas. La caída de los precios de varios bienes y servicios viene simplemente en respuesta al arresto del empobrecimiento de los productores de riqueza y por lo tanto significa el comienzo de la curación económica. Obviamente, invertir la postura monetaria para evitar una caída de los precios equivale a renovar el empobrecimiento de los generadores de riqueza.

Por regla general, lo que el banco central intenta estabilizar es el llamado índice de precios. El «éxito» de esta política, sin embargo, depende del estado de la reserva de ahorros reales. Mientras el fondo de ahorro real se amplía, la inversión de la postura más estricta crea la ilusión de que la política monetaria laxa es el remedio correcto. Esto se debe a que la postura monetaria flexible, que renueva el flujo de ahorro real a los productores no ricos, fomenta su demanda de bienes y servicios, deteniendo así o incluso invirtiendo la deflación de los precios.

Además, como la reserva de ahorros reales sigue creciendo, el ritmo de crecimiento económico sigue siendo positivo. De ahí la creencia errónea de que una postura monetaria flexible que invierta la caída de los precios es la clave para la reactivación de la actividad económica.

La ilusión de que el bombeo monetario puede mantener la economía en marcha se hace añicos una vez que la reserva de ahorros reales comienza a disminuir. Una vez que esto sucede, la economía comienza su caída. La relajación más agresiva de la política monetaria no la revertirá.

Además, la inversión de la postura monetaria estricta consumirá aún más el fondo de ahorro real, profundizando la caída económica. Incluso si las políticas monetarias laxas consiguieran elevar los precios y las expectativas inflacionarias, no podrían revivir la economía mientras la reserva de ahorro real estuviera disminuyendo.

  • 1. Joseph T. Salerno, «An Austrian Taxonomy of Deflation» (artículo presentado en Boom, Bust, and the Future, Mises Institute, Auburn, AL, 19 de enero de 2002), pág. 8
  • 2. Murray N. Rothbard, What Has Government Done to Our Money? (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 1991), p. 17.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire