Mises Wire

Home | Wire | Gran nueva idea de la OTAN: «¡Empecemos una guerra con China!»

Gran nueva idea de la OTAN: «¡Empecemos una guerra con China!»

  • nato

Etiquetas Historia de EEUUGuerra y política exterior

05/10/2023

La historia de la OTAN tras la Guerra Fría es la de una organización que ya ha pasado su fecha de caducidad. Desesperada por una misión tras el final del Pacto de Varsovia, la OTAN decidió a finales de los años noventa que se convertiría en el músculo detrás de la militarización de los «derechos humanos» bajo la Administración Clinton.

Atrás quedaba la «amenaza del comunismo global» que se utilizó para justificar los 40 años de existencia de la OTAN, así que ésta se reimaginó como una banda de superhéroes atlantistas armados. Dondequiera que hubiera una «injusticia» (según la definición de los neoconservadores de Washington), la OTAN estaba lista con armas y bombas.

El complejo militar-industrial de los EEUU no podía estar más contento. Todos los grupos de reflexión de Beltway que financian generosamente han dado por fin con un ganador seguro para mantener el flujo de dinero. Siempre se trató de dinero, no de seguridad.

La prueba de fuego de la OTAN como superhéroe de los derechos humanos fue Yugoslavia en 1999. Para todo el mundo menos para la OTAN y sus manipuladores neoconservadores en Washington y muchas capitales europeas, fue un desastre horrible e injustificado. Setenta y ocho días de bombardeos sobre un país que no amenazaba a la OTAN dejaron cientos de civiles muertos, la infraestructura destruida y un legado de munición con punta de uranio que envenenará el paisaje durante generaciones.

La semana pasada, la leyenda del tenis Novak Djokovic recordó lo que sintió al huir de la casa de su abuelo en mitad de la noche, mientras las bombas de la OTAN caían y la destruían. ¡Qué horror!

Entonces la OTAN apoyó el derrocamiento del gobierno de Gadafi en Libia. La prensa corporativa regurgitó las mentiras neoconservadoras de que bombardear el país, matar a su gente y derrocar a su gobierno resolvería todos los problemas de derechos humanos de Libia. Como era de prever, las bombas de la OTAN no resolvieron los problemas de Libia, sino que lo empeoraron todo. Caos, guerra civil, terrorismo, mercados de esclavos, pobreza aplastante: no es de extrañar que Hillary Clinton, Obama y los neoconservadores no quieran hablar de Libia estos días.

Después de una serie de fracasos más largos de lo que tenemos espacio aquí, la OTAN controlada por DC en 2014 decidió ir a por todas y apuntar a la propia Rusia para un «cambio de régimen». El primer paso fue derrocar al gobierno ucraniano elegido democráticamente, de lo que se encargaron Victoria Nuland y el resto de los neoconservadores. Lo siguiente fueron los ocho años de ayuda militar masiva de la OTAN al gobierno golpista de Ucrania con la intención de luchar contra Rusia. Por último, fue el rechazo en 2022 de la petición de Rusia de negociar un acuerdo europeo de seguridad que impidiera a los ejércitos de la OTAN rodear su frontera.

A pesar de la propaganda de los principales medios de comunicación y del gobierno de EEUU, la OTAN ha tenido tanto éxito en Ucrania como en Libia. Cientos de miles de millones de dólares se han esfumado, con una corrupción masiva documentada por periodistas como Seymour Hersh y otros.

La única diferencia esta vez es que el objetivo de la OTAN —Rusia— tiene armas nucleares y considera esta guerra por poderes vital para su propia existencia.

Así que ahora, a pesar de su legado de fracasos, la OTAN ha decidido iniciar un conflicto con China, tal vez para desviar la atención de su desastre en Ucrania. La semana pasada, la OTAN anunció que abrirá su primera oficina asiática en Japón. ¿Qué será lo próximo, el ingreso de Taiwán en la OTAN? ¿Servirá Taiwán de buen grado como la nueva «Ucrania» de la OTAN, sacrificándose a China en nombre del apetito aparentemente interminable de la OTAN por el conflicto?

Solo nos queda esperar que América elija en 2024 a un presidente que ponga fin de una vez a la mortífera gira mundial de la OTAN.

Reimpreso con permiso. 

 

Author:

Ron Paul

Dr. Ron Paul is a former member of Congress and Distinguished Counselor to the Mises Institute.
Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.