Mises Wire

Home | Wire | Entrevista con Tho Bishop: populismo económico y el papel del Instituto Mises

Entrevista con Tho Bishop: populismo económico y el papel del Instituto Mises

  • murray rothbard statue

Etiquetas La FedEstrategia

Lo siguiente es la primera parte de una entrevista entre William Yarwood (WY), responsable de medios digitales de The Mallard, y Tho Bishop (TB), editor adjunto del Instituto Mises. El artículo ha sido editado para mayor claridad, publicado originalmente en MallardUK.com.

WY: Así que pensé en empezar haciéndote una simple pregunta: ¿cómo llegaste al libertarismo?

TB: Sí, bueno, definitivamente soy un bebé de Ron Paul en ese sentido. Uhm, ya sabes, hay muchas cosas que sucedieron al mismo tiempo. Yo era un joven conservador que pasó del conservadurismo de Sean Hannity al conservadurismo de Glenn Beck y luego a reconocer que la guerra de Irak era una farsa, un desastre. Empezamos a ver cómo se derrumbaba la economía a nuestro alrededor, así como el liderazgo Republicano, y me di cuenta de que el conservadurismo dominante no era suficiente. Así que decidí que tenía que profundizar en estos temas.

El aspecto de la guerra de Irak hizo que fuera muy fácil moverse hacia una dirección libertaria. Y entonces apareció Ron Paul y la forma en que hablaba de economía fue al mismo tiempo en que yo empezaba a interesarme por la economía. Ese fue el punto de radicalización. En particular, había un ensayo de Ayn Rand que estaba leyendo en ese momento. Creo que es algo sobre la historia del capitalismo laissez-faire, creo que se llama «Leave Us Alone» y en él, ella escribe como si fuera 2009. [El ensayo al que se refiere Tho es el artículo de Rand «Let Us Alone» de su columna sindicada en Los Angeles Times de los años 60]. Habla del presidente intentando aprobar un programa de estímulo y de lo malo que era. ¡Y no es hasta la última página que lees que realmente está hablando de LBJ! Sin embargo, era tan relevante palabra por palabra para lo que estábamos viendo en 2009. Fue entonces cuando me di cuenta, hombre no hemos aprendido nada de estas cosas.

Así que, tienes ese tipo de combinación: el sentimiento antibélico, el escepticismo hacia el poder del Estado, la economía de libre mercado, etc. y luego, ya sabes, particularmente el aspecto de las cuestiones sociales de la política en ese momento, quiero decir, todo el mundo en mi generación estaba, ya sabes, liberalizando en esos frentes también. Todo esto me empujó al libertarismo. Allí y luego, por supuesto, una vez que te metes en los movimientos libertarios, te das cuenta de por qué los libertarios empiezan a pelearse tanto entre sí. Empiezas a adentrarte en los agujeros de conejo de la ideología más profunda y, de nuevo, el enfoque en la economía me llevó más y más a la escuela austriaca.

Leí a Friedman. Incluso leí «El retorno de la economía de la depresión» de Krugman, y cuanto más leía la escuela austriaca, mejor me parecía, así que eso me hizo interesarme por el Instituto Mises. Lo que me llevó a otros agujeros de conejo en la historia y cosas por el estilo. Así que, en realidad, fue la etapa política de la campaña de Ron Paul de 2008 y la pérdida de fe en varias instituciones lo que me empujó en esa dirección libertaria.

WY: Sí, creo que es, eh, que es un caso de estudio bastante universal. Creo que para la mayoría de los americanos en ese momento, ya sabes, el punto álgido de la guerra de Irak en la última época de Bush y el período de 2008-2012 fue cuando mucha gente llegó al movimiento libertario. Y creo que tienes razón en el sentido de que una vez que te adentras en el libertarismo, te das cuenta de todas estas divisiones dentro de él y de cómo se paraliza esencialmente el movimiento. Hablaste de la economía austriaca, y dijiste que también habías leído algo de Chicago. Me preguntaba, ¿por qué te gusta específicamente la economía austriaca?

TB: Una de las razones por las que me interesé inicialmente por la economía austriaca es porque los austriacos tuvieron esta gran campaña de relaciones públicas en 2009. Sobre todo porque tenían razón. Además, había otros como Peter Schiff, que estaba produciendo vídeos en ese momento sobre economía que eran muy divertidos. Y, por supuesto, Ben Bernanke, como estudiante de Friedman, no vio venir la crisis financiera. Así que los economistas de la corriente principal fueron humillados, los austriacos parecían reivindicados, y eso me interesó mucho. Luego descubres los trabajos de Mises y Rothbard y descubres que no es simplemente un desacuerdo sobre la política, sino un desacuerdo más amplio de la metodología económica subyacente. Entonces, empiezas a apreciar que hay muchos supuestos irreales en la economía dominante y aprecias la humildad de la economía austriaca.

Hay algo que se ve en la historia económica también junto a esto. Se aprende la historia de la influencia corruptora de la banca central -en EE.UU. y otros países- y eso es gran parte del contenido de Rothbard. Rothbard proporciona una gran narrativa y es muy convincente. Así que, ya sabes, cuanto más aprecio las diferencias entre las diferentes escuelas económicas, más parecen los austriacos obviamente correctos, lo cual es un sentimiento peligroso en algún momento, ¡pero realmente se volvió crudo!

WY: ¿Y por qué específicamente el Instituto Mises en lugar de [las organizaciones libertarias del Beltway]?

TB: En cuanto al Instituto Mises, creo que una de las cosas que hacen que el Instituto Mises sea una entidad única es que no estamos impulsando la política libertaria. No promovemos el movimiento libertario per se como fuerza ideológica. Realmente estamos promoviendo una escuela de pensamiento muy específica, y eso nos permite profundizar. Reduce nuestro enfoque, de modo que no tenemos eruditos que disparan sobre sus esquís y disciplinas que realmente no entienden. 

Además, no tratamos de publicar documentos políticos, así que no tenemos que preocuparnos por ese tipo de cosas. No estamos ubicados en DC, lo que es una influencia corruptora en sí misma. No tenemos muchos amigos en lugares poderosos de por sí, pero eso nos ha permitido construir una base y restaurar toda una escuela de pensamiento, lo que creo que es realmente una fuerza poderosa cuando se hace bien, y creo que lo hemos hecho bien.

WY: Creo que lo han hecho bien, Tho, y creo que el instituto ha despegado realmente en los últimos diez años, más o menos. Sobre todo porque impulsan una escuela de pensamiento específica en lugar de intentar [influir] en la Catedral. ¿Cuál es su... número de visitas semanales? ¿Sigue aumentando? ¿Cómo es el número de miembros del instituto, sigue aumentando también?

TB: Veinte veinte fue increíble. Mises tuvo la mayor cantidad de contenido que hemos tenido nunca y el mayor tráfico con diferencia. Llevábamos años con una tendencia ascendente y el 2020 fue un cohete. Y sí, creo que tenemos algo único que decir en un mundo en el que hay muchas «tomas calientes» —si me entiendes. Lo cual es bueno, pero igual de importante es reconocer que no es sólo el público americano al que tratamos de llegar, sino el público internacional. Y esa es una de las cosas realmente emocionantes, cómo nos estamos extendiendo internacionalmente.

Tengo muchas más esperanzas, al menos a corto y medio plazo, en lugares de Sudamérica y Europa del Este que se han enfrentado seriamente al comunismo más de lo que lo hemos hecho en Occidente, especialmente cuando ves el crecimiento de los movimientos austrolibertarios en lugares como Brasil y Lituania. Veo que esos movimientos en particular me dan esperanzas, hay una esfera educativa muy grande dentro de esos movimientos también. Además, tenemos enormes redes de académicos que se están construyendo en toda Europa, tanto en el Este como en el Oeste, en toda América del Sur e incluso en Asia. Así que no estamos luchando simplemente tratando de absorber al Estado y producir poder político aquí en los Estados Unidos.

Sí, verlo todo es realmente emocionante. Ver a los académicos austriacos tomar estas ideas e identificar su relevancia en diferentes entornos culturales únicos es impresionante y empiezas a reconocer que hay mucha hambre de este tipo de cosas por ahí. Esa es una de las mayores «píldoras blancas» para la economía austriaca. Es realmente un movimiento internacional que es más grande ahora que nunca en toda su historia.

WY: Sí, bueno, creo que es brillante. Quiero decir, estoy especialmente al tanto de muchas de las cosas de América Latina. Sé que Mises Brasil tiene grandes conferencias.

TB: Oh, sí, es increíble verlo. Y creo que, como he dicho, el hecho de que los europeos, al menos los occidentales, no hayan tenido que lidiar con el comunismo tanto como los latinoamericanos y los europeos del este... marca la diferencia. Conocen la miseria y la naturaleza decadente de la vida bajo el socialismo. Saben cómo es la realidad de una economía planificada y todos los horrores que acompañan a los leviatanes de los estados totalitarios socialistas. Así que sí, buena suerte a todos ellos. 

WY: Así que has hablado del hecho de que el mensaje de la escuela austriaca se está difundiendo y se está volviendo más internacional cada año. ¿Cuál dirías que es la importancia clave de los Institutos Mises en la actualidad? Especialmente con el covid y la centralización del poder tanto aquí en el Reino Unido, como en Estados Unidos. ¿Dónde crees que va a ir el instituto después de esta crisis? Si esta, ya sabes, crisis alguna vez termina.

TB: Bueno, creo que el objetivo número uno del Instituto Mises es crear un centro para aquellos que quieren comprometerse seriamente con un auténtico rigor intelectual y comprender las cuestiones que sustentan nuestra civilización. No hay muchos lugares donde se pueda hacer eso en el mundo actual, así que siempre queremos ser ese lugar y ese es siempre nuestro objetivo número uno. También fomentamos el crecimiento y el desarrollo de los intelectuales en un sentido amplio. Tanto a los legos que quieren aprender más, como a los profesionales y académicos. Creo que eso también forma parte de nuestra misión principal.

Pero también tenemos esta misión de divulgación igualmente importante. Así que difundimos nuestro mensaje produciendo contenidos populares sobre cuestiones como, por ejemplo, ser radicalmente anti-Fed [Reserva Federal] y, ya sabes, plantear repetidamente la pregunta «¿Qué ha hecho el gobierno con nuestro dinero?». Porque en un mundo en el que muchos de los comentarios económicos que hay están tan metidos en la tecnocracia de la Fed y la banca central, debemos ser una voz contraria en todo eso

Para la política en general, el enfoque en la descentralización en lugar de cualquier tipo de tratado político universalista, incluyendo el de los universalistas libertarios o liberales, es fundamental para la importancia del Instituto Mises. También, una apreciación de que la amenaza ahora mismo es el poder globalista centralizado, con la UE al otro lado del charco y también con entidades multinacionales más grandes como la ONU o el Banco Mundial o el FMI. Pero también creo que cada vez más el aparato corporativo cuasi-estatal, que está tan protegido y subvencionado por esta economía financiada que tenemos, es un enemigo central en nuestra batalla política.

Así ser una voz de oposición liberal verdadera, en el sentido tradicional del término. Un soplo de aire fresco para muchos, espero. Así que, adoptando un fuerte, ya sabes, enfoque económico populista a estas cuestiones, pero nunca descartando la importancia de la libertad como un valor subyacente.

En última instancia, creo que eso es lo que nos separa de casi todo lo demás en el mundo libertario. Creo que hay muchos libertarios que tienen buenas intenciones, pero que defienden a gente mala con malas estrategias. Creo que si los libertarios siguen haciendo eso, no sólo los hará irrelevantes y estériles, sino que disminuirá la calidad de la discusión en la derecha. Principalmente porque no habrá una voz de libre mercado, clásicamente liberal o libertaria que se comprometa de manera significativa con otras áreas de la derecha en algunas de las cuestiones más importantes del día.

WY: Estoy absolutamente de acuerdo. Creo que el Instituto hace todas esas cosas muy bien y creo que la oposición radical e inquebrantable a la moneda fiduciaria es la clave para ello. Creo que muchos de los derechistas más conservadores, tanto aquí como en los EEUU, suelen atribuir todos los problemas del capitalismo actual al propio capitalismo. Cuando en realidad su problema es, creo que como tú lo llamas, la «moneda fíat de última etapa», ¿estás de acuerdo? Es un término que quiero meter en la cabeza de muchos conservadores.

TB: Absolutamente. Creo que gran parte del debate político popular de 2021 ha sido el producto directo de una sociedad económicamente nihilista. Las cosas, desde hace décadas, en Occidente y particularmente en Estados Unidos, nos han hecho así. Nos hemos vuelto materialmente más ricos y más ricos, por mucho que el gobierno nos fastidie, y cuando puedes tomar la prosperidad como un hecho, incluso si se está desacelerando, no tienes que comprometerte seriamente con las cuestiones económicas. Esto incluye incluso, ya sabes, aspectos de la derecha populista americana que intentan decir que sus puntos de vista son una reacción a la destrucción de la clase media.

Lo que yo les diría es, OK bien. Pero si tu respuesta es más subsidios y abrazar políticas económicas de izquierda, están asumiendo que el gobierno puede gastar sin problema y que son ustedes los que van a estar en el poder. Cuando en realidad, no lo vas a estar.

Eso es algo que el Estado y sus élites aliadas han podido hacer durante décadas. Pero si eso ya no sucede, entonces el 95% del contenido de la derecha económica ya no tiene valor. Y así, creo que el lado del dinero es algo que se ha descuidado en la mayoría de los ámbitos intelectuales. Pero también creo que no sólo es importante para el análisis económico, sino que creo que va a ser fundamentalmente la batalla política populista más importante en el futuro. Especialmente cuando la gente empiece a reconocer que las élites, que son responsables de la crisis monetaria, van a centralizar aún más el dinero llegado a la crisis. Entonces verán lo cercanas y corruptas que son las élites estatales y bancarias.

Vamos a pasar de que la Reserva Federal rescate al mundo a que el FMI rescate al mundo. El surgimiento del dinero global va a ser el mayor ataque a la soberanía nacional y a la autodeterminación política que jamás hayamos visto. Por lo tanto, si no se aprecia la cuestión del dinero, creo que se va a terminar perdiendo el verdadero juego final y también se va a perder una variedad de temas políticos más amplios.

WY: Estoy completamente de acuerdo. Y como punto final a esta cuestión del dinero, ¿dirías que «¿Qué le ha hecho el gobierno a nuestro dinero?» de Rothbard es la mejor manera de entrar en este tema?

TB: Definitivamente, creo que es un gran ejercicio para principiantes. Es decir, obviamente, se centra en la historia monetaria americana en particular, pero ya sabes, la historia monetaria americana ha terminado siendo uno de los formadores del mundo desde los años 70 ... a menudo para peor en lugar de mejor. Creo que «¿Qué le ha hecho el gobierno a nuestro dinero?» de Rothbard es uno de los mejores libros que hay que leer para entender el estado actual de nuestra economía financiarizada.

Authors:

Contact Tho Bishop

Tho is an assistant editor for the Mises Wire, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, and Business Insider.

William Yarwood

William Yarwood is a history student and President University of Exeter Freedom Society. He also serves as Digital Media Officer for The Mallard UK and the Freedom Association.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here