Mises Wire

Home | Wire | Elon Musk compró Twitter, y los comentaristas seguro están furiosos

Elon Musk compró Twitter, y los comentaristas seguro están furiosos

  • musk

Etiquetas Historia de EEUU

04/25/2022

El Wall Street Journal informa hoy de que los directivos de Twitter y Elon Musk están en las últimas fases de acuerdo sobre las condiciones de la propuesta de adquisición de la plataforma de medios sociales por parte de Musk. Musk había anunciado el 21 de abril que tenía 46.500 millones de dólares —la mitad en efectivo y la otra mitad financiada por sus banqueros Morgan Stanley, Barclays y Bank of America— para la compra de la empresa. Musk ofrecía 54,20 dólares por acción para la adquisición, en un momento en que el precio de las acciones de Twitter estaba en la mitad de los cuarenta. Esto siguió a una racha de gastos que comenzó a principios de 2022 y que hizo que Musk poseyera más del 9 por ciento de la empresa. Poco después se le ofreció a Musk un puesto en el consejo de administración de Twitter.

Sin embargo, el puesto en el consejo de administración, tal como se ofreció, también habría limitado la capacidad de Musk para adquirir más acciones, y Musk lo rechazó. Así que, ahora, con una oferta de compra sobre la mesa, Musk ha declarado que planea hacer privada la empresa que cotiza en bolsa.

La apertura de la junta directiva a la adquisición —una novedad del fin de semana— indica un cambio de opinión. La dirección de Twitter rechazó inicialmente la oferta de Musk como una adquisición hostil y empezó a buscar formas de impedir la venta. La compañía incluso comenzó a explorar la opción de la llamada píldora venenosa. Esta estrategia, también llamada plan de derechos de los accionistas, es un medio para impedir las adquisiciones hostiles por parte de accionistas como Musk.

Entonces, ¿por qué el consejo cambió de opinión? Una de las razones podría ser que la oposición a la adquisición estaba motivada por razones ideológicas, en lugar de considerarse algo que beneficiara a los accionistas. El elemento ideológico aparentemente proviene del hecho de que Musk ha declarado en numerosas ocasiones que cree que la dirección de Twitter se ha vuelto demasiado entusiasta cuando se trata de deplorar a los usuarios y condenar a los usuarios que supuestamente participan en la «desinformación». Musk ha sugerido que esta táctica es en realidad un medio para silenciar a las personas que tienen opiniones que no gustan a los directivos de Twitter.

Así, Musk ha sugerido que cambiará estas políticas si se hace con la compañía. Musk incluso ha dicho que su principal interés en convertirse en el dueño de Twitter no es una cuestión de beneficio monetario.

Así que, teniendo en cuenta todo esto, los comentaristas de la corriente principal —muchos de los cuales han alabado públicamente las políticas de deploración de Twitter— condenaron el plan de adquisición de Musk y al propio Musk. La hostilidad inicial de Twitter a la oferta de Musk puede haber reflejado una aparente alianza entre la opinión pública y los multimillonarios de Silicon Valley. De hecho, los usuarios más activos de Twitter —un grupo compuesto en gran parte por periodistas de la corriente principal— pueden haber influido inicialmente en los gestores de Twitter al respecto.

Sin embargo, los gestores de Twitter son responsables ante otras personas además de los comentaristas en Twitter. Muchos de los grandes inversores de Twitter pueden haber visto que la oferta de Musk de 44.000 millones de dólares era en realidad un buen trato para los accionistas y no iban a dejar que los gestores de Twitter arruinaran el acuerdo. En otras palabras, las consideraciones fiduciarias reales podrían haber superado finalmente a las ideológicas por parte de Twitter.

Al fin y al cabo, las acciones de Twitter no han tenido precisamente un gran rendimiento. Las acciones de Twitter básicamente no han ido a ninguna parte en la última década, con el precio que comenzó entre 40 y 60 dólares a finales de 2013, y todavía se mueve entre 35 y 55 dólares en los últimos seis meses. La acción no paga un dividendo, y Twitter nunca ha descubierto realmente cómo convertir a los usuarios en lucrativos dólares de publicidad. Así que los inversores pueden ver poco coste de oportunidad en dejar ir sus acciones al precio ofrecido por Musk. No es que la empresa esté preparada para obtener beneficios a corto plazo.

Desde la perspectiva de Musk, por supuesto, mientras la propiedad de la empresa le proporcione «ganancias» en un sentido subjetivo, entonces la venta tiene sentido. Naturalmente, a muy largo plazo, la empresa tendría que ganar suficiente dinero para cubrir el coste de mantenerla operativa. Pero es imposible saber cuánto dinero estaría dispuesto a perder Musk —en términos de dólares— para seguir asegurándose los «beneficios psíquicos» de ser propietario de Twitter.

Sin embargo, dado el comportamiento de los directores generales en la era del «CEO despierto», este tipo de cosas no debería sorprendernos. En los últimos años se ha puesto de manifiesto que muchos directores generales están dispuestos a arriesgarse a alienar a los clientes —y, por tanto, a perder algunos ingresos— con tal de complacer ciertas sensibilidades políticas. Lo vimos cuando la Liga Mayor de Béisbol decidió castigar a los votantes de Georgia por votar de forma «equivocada». Lo vimos cuando Tim Cook, de Apple, intentó boicotear el estado de Indiana por tener una opinión «equivocada» sobre el matrimonio gay.

Musk también ha politizado su adquisición de Twitter al declarar abiertamente que quiere más diversidad entre las opiniones permitidas en Twitter. Por ello ha sido denunciado por los periodistas del establishment como «de derecha» o, irónicamente, como un enemigo de la libertad de expresión.

Queda por ver, sin embargo, qué hará exactamente Musk con la empresa. ¿Restablecerá la cuenta de Twitter de Donald Trump? ¿Permitirá que la gente use Twitter para expresar opiniones contrarias a las del Centro de Control y Prevención de Enfermedades sobre la ivermectina? Para la gente del New York Times, este tipo de tolerancia para las opiniones impopulares es un puente demasiado lejos. El hecho de que la izquierda controle la CNN, la MSNBC, la ABC, la CBS, el New York Times, el Washington Post y todas las principales universidades americanas no parece servir de consuelo. En opinión de estos comentaristas, incluso un pequeño rincón de Internet que tolere la disidencia —lo que la izquierda llama «desinformación»— es demasiado para contemplarlo.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty