Mises Wire

Home | Wire | El núcleo de la teoría austriaca

El núcleo de la teoría austriaca

  • bake sale prices

Etiquetas Precios

[Este ensayo es una selección de «Why Austrian Economics Matters»].

Los conceptos de escasez y elección están en el corazón de la economía austriaca. El hombre se enfrenta constantemente a una amplia gama de opciones. Cada acción implica alternativas o costos perdidos. Y cada acción, por definición, está diseñada para mejorar la suerte del actor desde su punto de vista. Además, cada actor en la economía tiene un conjunto diferente de valores y preferencias, diferentes necesidades y deseos, y diferentes horarios para los objetivos que pretende alcanzar.

Las necesidades, los gustos, los deseos y los horarios de las diferentes personas no se pueden sumar o restar a los de otras personas. No es posible colapsar los gustos o los horarios en una curva y llamarla preferencia del consumidor. ¿Por qué? Porque el valor económico es subjetivo para el individuo.

Del mismo modo, no es posible colapsar la complejidad de los acuerdos de mercado en enormes agregados. No podemos, por ejemplo, decir que el capital social de la economía es una gran mancha resumida por la letra K y ponerla en una ecuación y esperar que produzca información útil. El capital social es heterogéneo. Algunos capitales pueden estar destinados a crear bienes para la venta mañana y otros para la venta dentro de diez años. Los calendarios de utilización del capital son tan variados como el propio capital social. La teoría austriaca ve la competencia como un proceso de descubrimiento de nuevas y mejores formas de organizar los recursos, un proceso que está lleno de errores pero que se mejora constantemente.

Esta forma de ver el mercado es marcadamente diferente de cualquier otra escuela de pensamiento. Desde Keynes, los economistas han desarrollado el hábito de construir universos paralelos que no tienen nada que ver con el mundo real. En estos universos, el capital es homogéneo y la competencia es un estado final estático. Hay un número adecuado de vendedores, los precios reflejan los costes de producción, y no hay exceso de beneficios. El bienestar económico se determina sumando las utilidades de todos los individuos de la sociedad. El paso del tiempo rara vez se tiene en cuenta, excepto en el cambio de un estado estático a otro. Los calendarios variables de los productores y consumidores son simplemente inexistentes. En cambio, tenemos agregados que nos dan muy poca información.

Un economista convencional se apresura a aceptar que estos modelos son poco realistas, tipos ideales para ser usados como meras herramientas de análisis. Pero esto es falso, ya que estos mismos economistas utilizan estos modelos para recomendaciones de política.

Un ejemplo obvio de cómo basar la política en modelos económicos artificiales tiene lugar en la división antimonopolio del Departamento de Justicia. Allí los burócratas pretenden conocer la estructura adecuada de la industria, qué tipo de fusiones y adquisiciones perjudican a la economía, quién tiene demasiada cuota de mercado o muy poca, y cuál es el mercado pertinente. Esto representa lo que Hayek llamó la pretensión de conocimiento.

La relación correcta entre los competidores sólo se puede resolver a través de la compra y venta, no de un decreto burocrático. Los economistas austriacos, en particular Rothbard, sostienen que los únicos monopolios reales son creados por el Estado. Los mercados son demasiado competitivos para permitir que se mantengan los monopolios.

Otro ejemplo es la idea de que el crecimiento económico puede fabricarse manipulando las curvas de la demanda agregada mediante un gasto público mayor y más rápido considerado como un impulsor de la demanda en lugar de un reductor de la oferta o de la intimidación del gobierno al público consumidor.

Si el sello de la economía convencional son los modelos irreales, el sello de la economía austriaca es una profunda apreciación del sistema de precios. Los precios proporcionan a los actores económicos información crítica sobre la relativa escasez de bienes y servicios. No es necesario que los consumidores sepan, por ejemplo, que una enfermedad ha arrastrado a la población de pollos para saber que deben economizar en los huevos. El sistema de precios, al hacer que los huevos sean más caros, informa al público del comportamiento adecuado.

El sistema de precios indica a los productores cuándo entrar y salir de los mercados, transmitiendo información sobre las preferencias de los consumidores. Y le dice a los productores la manera más eficiente, es decir, la menos costosa de reunir otros recursos para crear bienes. Aparte del sistema de precios, no hay forma de saber estas cosas.

Pero los precios deben ser generados por el libre mercado. No pueden ser creados de la misma manera que la imprenta del gobierno fija los precios de sus publicaciones. No pueden basarse en los costos de producción a la manera de la Oficina de Correos. Esas prácticas crean distorsiones e ineficiencias. Más bien, los precios deben crecer a partir de las acciones libres de los individuos en un marco jurídico que respete la propiedad privada.

La teoría neoclásica de los precios, como se encuentra en la mayoría de los textos universitarios, cubre gran parte de este territorio. Pero típicamente, da por sentada la exactitud de los precios aparte de su fundamento en la propiedad privada. Como resultado, prácticamente todos los planes de reforma de las economías postsocialistas hablaban de la necesidad de una mejor gestión, de préstamos de Occidente, de nuevas y diferentes formas de regulación y de la eliminación de los controles de precios, pero no de la propiedad privada. El resultado fue el equivalente económico de un tren descarrilado.

Los precios flotantes simplemente no pueden hacer su trabajo aparte de la propiedad privada y la libertad concomitante de contratar. La teoría austriaca ve la propiedad privada como el primer principio de una economía sólida. Los economistas en general descuidan el tema, y cuando lo mencionan, es para encontrar una base filosófica para su violación.

La lógica y la legitimidad del análisis de los «fallos del mercado», y su corolario de bienes públicos, es ampliamente aceptada por las escuelas de pensamiento no austríacas. La noción de bienes públicos es que no pueden ser suministrados por el mercado, sino que deben ser suministrados por el gobierno y financiados a través de su poder tributario. El caso clásico es el del faro, excepto que, como Ronald Coase ha demostrado, los faros privados han existido durante siglos. Algunas definiciones de bienes públicos pueden ser tan amplias que, si se descarta el sentido común, los bienes de consumo cotidiano califican.

Los austriacos señalan que es imposible saber si el mercado está fallando o no sin una prueba independiente, de la cual no hay ninguna fuera de las acciones de los individuos. El mercado en sí es el único criterio disponible para determinar cómo deben utilizarse los recursos.

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire