Mises Wire

Home | Wire | El mito del fracaso del capitalismo

El mito del fracaso del capitalismo

  • socialism democratic late-stage capitalism market failure

Etiquetas CapitalismProteccionismo y Libre ComercioSocialismo

[De The Clash of Group Interests, and Other Essays, traducido por Jane E. Sanders]1

La opinión casi universal que se expresa hoy en día es que la crisis económica de los últimos años marca el fin del capitalismo. El capitalismo supuestamente ha fracasado, ha demostrado ser incapaz de resolver los problemas económicos, por lo que la humanidad no tiene otra alternativa, si quiere sobrevivir, que hacer la transición a una economía planificada, al socialismo.

Esta no es una idea nueva. Los socialistas siempre han sostenido que las crisis económicas son el resultado inevitable del método de producción capitalista y que no hay otro medio de eliminar las crisis económicas que la transición al socialismo. Si estas afirmaciones se expresan con más fuerza hoy en día y evocan una mayor respuesta pública, no es porque la crisis actual sea mayor o más larga que sus predecesoras, sino más bien porque hoy en día la opinión pública está mucho más influida por las opiniones socialistas que en décadas anteriores.

I

Cuando no existía una teoría económica, la creencia era que quien tenía el poder y estaba decidido a usarlo podía lograr cualquier cosa. En interés de su bienestar espiritual y con vistas a su recompensa en el Cielo, los gobernantes eran amonestados por sus sacerdotes a ejercer la moderación en el uso del poder. Además, no se trataba de que las condiciones inherentes a la vida y la producción humana limitaran este poder, sino que se consideraban ilimitadas y omnipotentes en la esfera de los asuntos sociales.

La fundación de las ciencias sociales, el trabajo de un gran número de grandes intelectos, de los cuales David Hume y Adam Smith son los más destacados, ha destruido esta concepción. Se descubrió que el poder social era espiritual y no (como se suponía) material y, en el sentido aproximado de la palabra, real. Y se reconoció una coherencia necesaria en los fenómenos del mercado que el poder no puede destruir. También hubo una toma de conciencia de que algo operaba en los asuntos sociales en los que los poderosos no podían influir y a los que tenían que acomodarse, al igual que tenían que ajustarse a las leyes de la naturaleza. En la historia del pensamiento humano y la ciencia no hay mayor descubrimiento.

Si se parte de este reconocimiento de las leyes del mercado, la teoría económica muestra qué tipo de situación surge de la interferencia de la fuerza y el poder en los procesos del mercado. La intervención aislada no puede llegar al final que las autoridades se esfuerzan en llevar a cabo y debe tener consecuencias indeseables desde el punto de vista de las autoridades. Incluso desde el punto de vista de las propias autoridades la intervención es inútil y perjudicial. Partiendo de esta percepción, si se quiere organizar la actividad del mercado según las conclusiones del pensamiento científico—y se reflexiona sobre estas cuestiones no sólo porque se busca el conocimiento por sí mismo, sino también porque se quiere organizar las acciones de manera que se puedan alcanzar los objetivos a los que se aspira—se llega inevitablemente al rechazo de tales intervenciones como superfluas, innecesarias y perjudiciales, noción que caracteriza la enseñanza liberal. No es que el liberalismo quiera llevar estándares de valor a la ciencia; quiere tomar de la ciencia una brújula para las acciones del mercado. El liberalismo utiliza los resultados de la investigación científica para construir la sociedad de tal manera que pueda realizar con la mayor eficacia posible los propósitos que se pretende realizar. Los partidos político-económicos no difieren en el resultado final por el que se esfuerzan, sino en los medios que deben emplear para lograr su objetivo común. Los liberales opinan que la propiedad privada de los medios de producción es la única forma de crear riqueza para todos, porque consideran que el socialismo es poco práctico y porque creen que el sistema intervencionista (que según la opinión de sus defensores está entre el capitalismo y el socialismo) no puede lograr los objetivos de sus defensores.

El punto de vista liberal ha encontrado una amarga oposición. Pero los oponentes del liberalismo no han logrado socavar su teoría básica ni la aplicación práctica de esta teoría. No han tratado de defenderse de las críticas aplastantes que los liberales han hecho a sus planes mediante una refutación lógica, sino que han utilizado evasivas. Los socialistas se consideraron ajenos a esta crítica, porque el marxismo ha declarado heréticas las investigaciones sobre el establecimiento y la eficacia de una mancomunidad socialista; siguieron apreciando el estado socialista del futuro como el cielo en la tierra, pero se negaron a entablar una discusión sobre los detalles de su plan. Los intervencionistas eligieron otro camino. Argumentaron, con argumentos insuficientes, contra la validez universal de la teoría económica. Como no estaban en condiciones de discutir lógicamente la teoría económica, no podían referirse a otra cosa que a un «pathos moral», del que hablaron en la invitación a la reunión fundacional de la Vereins für Sozialpolitik [Asociación para la Política Social] en Eisenach. Contra la lógica se contraponen el moralismo, contra la teoría el prejuicio emocional, contra el argumento la referencia a la voluntad del Estado.

La teoría económica predijo los efectos del intervencionismo y del socialismo estatal y municipal exactamente cómo ocurrieron. Todas las advertencias fueron ignoradas. Durante cincuenta o sesenta años la política de los países europeos ha sido anticapitalista y antiliberal. Hace más de cuarenta años Sidney Webb (Lord Passfield) escribió: «se puede afirmar con razón que la filosofía socialista de hoy no es más que la afirmación consciente y explícita de principios de organización social que ya han sido adoptados en gran parte de manera inconsciente. La historia económica del siglo es un registro casi continuo del progreso del socialismo».2 Eso fue al principio de este desarrollo y fue en Inglaterra donde el liberalismo pudo durante más tiempo detener las políticas económicas anticapitalistas. Desde entonces las políticas intervencionistas han hecho grandes avances. En general, la opinión hoy en día es que vivimos en una época en la que la «economía obstaculizada» reina—como precursor de la bendita conciencia colectiva socialista que está por venir.

Ahora, porque en efecto lo que la teoría económica predijo ha sucedido, porque los frutos de las políticas económicas anticapitalistas han salido a la luz, se escucha un grito de todas partes: ¡es el declive del capitalismo, el sistema capitalista ha fracasado!

El liberalismo no puede ser considerado responsable de ninguna de las instituciones que dan carácter a las políticas económicas actuales. Se opone a la nacionalización y a la puesta bajo control municipal de proyectos que ahora se muestran como catástrofes para el sector público y fuente de sucia corrupción; contra la denegación de protección a los que quieren trabajar y contra la puesta a disposición de los sindicatos del poder estatal, contra la indemnización por desempleo, que ha hecho del paro un fenómeno permanente y universal, contra la seguridad social, que ha convertido a los asegurados en gruñones, malabaristas y neurasténicos, contra las tarifas (y por tanto implícitamente contra los cárteles), contra la limitación de la libertad de vivir, viajar o estudiar donde se quiera, contra los impuestos excesivos y contra la inflación, contra el armamento, contra las adquisiciones coloniales, contra la opresión de las minorías, contra el imperialismo y contra la guerra. Se resistió con firmeza a la política de consumo de capital. Y el liberalismo no creó las tropas del partido armado que sólo esperan la oportunidad conveniente para iniciar una guerra civil.

II

La línea de argumentación que lleva a culpar al capitalismo por al menos algunas de estas cosas se basa en la noción de que los empresarios y los capitalistas ya no son liberales sino intervencionistas y estatistas. El hecho es correcto, pero las conclusiones que la gente quiere sacar de ello son erróneas. Estas deducciones se derivan de la visión marxista totalmente insostenible de que los empresarios y capitalistas protegieron sus intereses de clase especial a través del liberalismo durante la época en que el capitalismo floreció, pero ahora, en el período tardío y en declive del capitalismo, los protegen a través del intervencionismo. Se supone que esto es una prueba de que la «economía obstaculizada» del intervencionismo es la economía históricamente necesaria de la fase del capitalismo en la que nos encontramos hoy en día. Pero el concepto de economía política clásica y de liberalismo como ideología (en el sentido marxista de la palabra) de la burguesía es una de las muchas técnicas distorsionadas del marxismo. Si los empresarios y capitalistas fueron pensadores liberales hacia 1800 en Inglaterra y pensadores intervencionistas, estatistas y socialistas hacia 1930 en Alemania, la razón es que los empresarios y capitalistas también fueron cautivados por las ideas prevalecientes de la época. En 1800, no menos que en 1930, los empresarios tenían intereses especiales que estaban protegidos por el intervencionismo y heridos por el liberalismo.

Hoy en día los grandes empresarios son a menudo citados como «líderes económicos». La sociedad capitalista no conoce a los «líderes económicos». Ahí radica la diferencia característica entre las economías socialistas por un lado y las economías capitalistas por otro: en estas últimas, los empresarios y los propietarios de los medios de producción no siguen ningún liderazgo salvo el del mercado. La costumbre de citar a los iniciadores de grandes empresas como líderes económicos ya da alguna indicación de que hoy en día no se suele llegar a estas posiciones por los éxitos económicos sino por otros medios.

En el estado intervencionista ya no es de crucial importancia para el éxito de una empresa que las operaciones se lleven a cabo de tal manera que las necesidades del consumidor se satisfagan de la mejor manera y a menor costo; es mucho más importante que se tengan «buenas relaciones» con las facciones políticas de control, que las intervenciones redunden en beneficio y no en perjuicio de la empresa. Unos pocos marcos más de protección arancelaria para la producción de la empresa, unos pocos marcos menos de protección arancelaria para los insumos en el proceso de fabricación pueden ayudar a la empresa más que la mayor prudencia en la realización de las operaciones. Una empresa puede estar bien dirigida, pero se hundirá si no sabe cómo proteger sus intereses en el arreglo de las tarifas arancelarias, en las negociaciones salariales ante las juntas de arbitraje y en los órganos de gobierno de los cárteles. Es mucho más importante tener «conexiones» que producir bien y barato. Por consiguiente, los hombres que llegan a la cima de tales empresas no son los que saben organizar las operaciones y dar a la producción la dirección que exige la situación del mercado, sino más bien hombres que están en buena posición tanto «arriba» como «abajo», hombres que saben cómo llevarse bien con la prensa y con todos los partidos políticos, especialmente con los radicales, de manera que sus tratos no causen ninguna ofensa. Esta es la clase de directores generales que tratan más con los dignatarios federales y los líderes de los partidos que con aquellos a los que compran o a los que venden.

Debido a que muchas empresas dependen de los favores políticos, quienes emprenden tales empresas deben pagar a los políticos con favores. En los últimos años no ha habido ninguna gran empresa que no haya tenido que gastar sumas considerables en transacciones que desde el principio fueron claramente poco rentables pero que, a pesar de las pérdidas previstas, tuvieron que concluirse por razones políticas. Esto sin mencionar las contribuciones a asuntos no comerciales—fondos electorales, instituciones de bienestar público y similares.

Los poderes que trabajan por la independencia de los directores de los grandes bancos, las empresas industriales y las sociedades anónimas respecto de los accionistas se afirman con mayor fuerza. Esta «tendencia de las grandes empresas a socializarse», es decir, a dejar que otros intereses distintos de la consideración «del mayor rendimiento posible para los accionistas» determinen la gestión de las empresas, ha sido saludada por los escritores estatistas como una señal de que ya hemos vencido al capitalismo.3 En el curso de la reforma de los derechos de las acciones alemanas, incluso se han hecho ya esfuerzos legales para poner el interés y el bienestar del empresario, a saber, «su autoestima económica, jurídica y social y su valor duradero, así como su independencia de la cambiante mayoría de los cambiantes accionistas»,4 por encima de los del accionista.

Con la influencia del Estado a sus espaldas y con el apoyo de una opinión pública profundamente intervencionista, los dirigentes de las grandes empresas se sienten hoy tan fuertes en relación con los accionistas que creen que no tienen por qué tener en cuenta sus intereses. En la conducción de los negocios de la sociedad en los países en los que el estatismo ha llegado a dominar con mayor fuerza—por ejemplo, en los Estados sucesores del antiguo imperio austrohúngaro—se muestran tan despreocupados por la rentabilidad como los directores de los servicios públicos. El resultado es la ruina. La teoría que se ha avanzado dice que estas empresas son demasiado grandes para ser dirigidas simplemente con vistas a la ganancia. Este concepto es extraordinariamente oportuno siempre que el resultado de la realización de los negocios, renunciando fundamentalmente a la rentabilidad, sea la quiebra de la empresa. Es oportuno, porque en este momento la misma teoría exige la intervención del Estado para apoyar a las empresas que son demasiado grandes para permitir su quiebra.

III

Es cierto que el socialismo y el intervencionismo aún no han logrado eliminar completamente el capitalismo. Si lo hubieran hecho, los europeos, después de siglos de prosperidad, redescubriríamos el significado del hambre a escala masiva. El capitalismo sigue siendo tan prominente que están surgiendo nuevas industrias, y las ya establecidas están mejorando y ampliando sus equipos y operaciones. Todos los avances económicos que se han hecho y se harán provienen del remanente persistente del capitalismo en nuestra sociedad. Pero el capitalismo está siempre acosado por la intervención del gobierno y debe pagar como impuestos una parte considerable de sus beneficios para sufragar la inferior productividad de las empresas públicas.

La crisis que sufre el mundo en la actualidad es la crisis del intervencionismo y del socialismo estatal y municipal, en definitiva la crisis de las políticas anticapitalistas. La sociedad capitalista se guía por el juego del mecanismo del mercado. En ese tema no hay diferencia de opinión. Los precios de mercado hacen congruentes la oferta y la demanda y determinan la dirección y el alcance de la producción. Es del mercado que la economía capitalista recibe su sentido. Si la función del mercado como regulador de la producción se ve siempre frustrada por las políticas económicas en la medida en que éstas tratan de determinar los precios, los salarios y los tipos de interés en lugar de dejar que el mercado los determine, entonces seguramente se producirá una crisis.

Bastiat no ha fallado, sino Marx y Schmoller.

  • 1. [El traductor desea agradecer los comentarios y sugerencias del Profesor John T. Sanders, del Instituto de Tecnología de Rochester, y del Profesor David R. Henderson, de la Universidad de Rochester, en la preparación de la traducción].
  • 2. Cf. Webb, Fabian Essays in Socialism....ed. por G. Bernard Shaw (American ed. editado por H.G. Wilshire. Nueva York: The Humboldt Publishing Co., 1891), p. 4.
  • 3. Cf. Keynes, «The End of Laisser-Faire», 1926, véase, Essays in Persuasion (Nueva York: W.W. Norton & Co., Inc., 1932), págs. 314-15.
  • 4. Cf. Passow, Der Strukturwandel der Aktiengesellcschaft im Lichte der Wirtschaftsenquente, (Jena 1939), S. 4.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire