Mises Wire

Home | Wire | El manejo político de la crisis del coronavirus

El manejo político de la crisis del coronavirus

  • pol
0 Views

Etiquetas Burocracia y RegulaciónIntervencionismo

Es posible que en la actualidad nos enfrentemos a la mayor crisis económica de todos los tiempos, porque es una crisis multifacética: en primer lugar, está la pandemia con sus desastrosas consecuencias directas para el turismo, el sector de los servicios y el comercio. En segundo lugar, hay una crisis del precio del petróleo con un trasfondo geopolítico. En tercer lugar, hay una conmoción causada por la interrupción de la cadena de suministro debido a la gran dependencia de la producción «justo a tiempo» y de productores distantes. Cuarto, hay una crisis de confianza debido a las diferentes evaluaciones de riesgo y a los desacuerdos sobre si los gobiernos occidentales son culpables de negligencia o temen restringir masivamente las libertades civiles. Por último, la corrección, en última instancia inevitable, de una «burbuja del todo» sobrecargada en la que se han agotado los instrumentos tradicionales de la política monetaria.

Estamos ante un golpe del destino, pero no ante un acontecimiento del «Cisne Negro». Ninguna de las crisis fue impredecible en sí misma, y menos aún la pandemia. En 2012, un estudio encargado por el Bundestag alemán ya había analizado y realizado cálculos detallados sobre el escenario de una pandemia causada por un virus similar al SARS, con resultados alarmantes. Nada menos que el propio Bill Gates ha estado emitiendo advertencias urgentes durante muchos años. La conmoción actual apunta así a problemas más profundos, a saber, la disminución de la capacidad de aprendizaje de la sociedad. Este declive podría agudizarse aún más a lo largo de la intervención de la crisis, y eso representa el mayor peligro a largo plazo.

Por supuesto, la conmoción económica causada por los viajes y los toques de queda también repercute en la salud, hecho que muchos pasan por alto. La salud pública y la economía no se oponen mutuamente. El principal impulsor de una mayor esperanza y calidad de vida es el aumento de la prosperidad, contrariamente a la romanización de los estilos de vida anteriores que se dice que están «en armonía con el medio ambiente». Las consecuencias del empobrecimiento debido a las medidas adoptadas son invisibles y, por lo tanto, se pasan fácilmente por alto. Los economistas pueden inclinarse por hacer cálculos, pero en este caso no se puede calcular nada. Se podría comparar el daño económico con el número potencial de muertes, pero esta es una comparación que pocos encontrarían moralmente justificable. Sin embargo, no es tan fácil de descartar: es, en efecto, un verdadero dilema.

Por una parte, el daño económico tiene un impacto invisible pero directo en la esperanza de vida y ciertamente se cobrará algunas vidas debido a efectos complejos: por ejemplo, suicidios y esposas asesinadas, una mayor carga para la salud debido a la falta de sol, falta de ejercicio, dieta desequilibrada, que sólo se mitiga parcialmente en algunos lugares por una menor carga para la salud debido a la mejora de la calidad del aire. Por otra parte, este daño es más lineal que el lado opuesto que se está comparando: los escenarios de no intervención en el actual estado incompleto de conocimiento.

El aumento exponencial de los pacientes de cuidados intensivos es el problema

Si se comparan sólo las muertes actuales en Occidente, el daño de las intervenciones a la vida y a la integridad física es ciertamente mayor. Pero todos los contrarios que hacen tales comparaciones ignoran la experiencia traumática en el frente de la epidemia: El problema no es la letalidad directa del virus, sino el aumento claramente exponencial de pacientes en cuidados intensivos. Debido a la extrema velocidad de la infección sin evitar el contacto de forma consistente (principalmente social, con menos intervención estatal) los médicos en el frente de la epidemia se enfrentan de repente a tener que decidir a quién dejar morir indefensos. Esta muerte inicialmente sólo afecta a los grupos de riesgo, pero el repentino aumento de parientes ancianos asfixiados en plena conciencia, sin poder despedirse de los padres o abuelos, es una experiencia tan intensa que la presión es para intervenir, ¡a toda costa! Esto puede parecer antieconómico, pero es ética y epistemológicamente imperativo. Precisamente porque todavía sabemos muy poco, contener un drama exponencial de este tipo está a la orden del día.

Sin embargo, el hecho de que pueda llegar a esto se debe a un bajo nivel de aprendizaje social y al fracaso institucional. El período de alerta temprana debería haber sido suficiente para seguir los éxitos de Singapur y Taiwán, que hoy en día tienen muchas menos limitaciones en la vida pública y, en consecuencia, menos sacrificios económicos directamente atribuibles a la pandemia.

Limitando el daño económico: ¿malentendidos políticos?

Si actualmente no existe una alternativa a las intervenciones, lo que podría cambiar en cualquier momento con nuevos hallazgos, entonces surge la cuestión de limitar el daño económico. Dado que las intervenciones son ordenadas por los responsables políticos, casi todo el mundo está pensando ahora en medidas de política económica y monetaria para reducir el daño. Pero este es un juicio erróneo tanto de los partidarios como de los detractores de las actuales intervenciones políticas. Los políticos occidentales raramente inician algo nuevo, sino que saltan sobre las tendencias sociales con un retraso. Aquí la presión proviene claramente de la sociedad. Esto no es sólo el caso en Europa, como lo demuestran los denunciantes de Wuhan-Whistleblower, las condiciones en Irán (un caso interesante, ya que se trata de un Estado autoritario), y las acciones de los municipios en el Líbano (en un Estado central disfuncional). Desde un punto de vista puramente racionalista, la actitud de evitar el sufrimiento visible y repentinamente creciente y aceptar a cambio el sufrimiento invisible y distribuido a largo plazo puede parecer «irracional». Sin embargo, actuar sobre la base de tan pura racionalidad sería en sí mismo un error de juicio irrazonable, que la mayoría de la población nunca suscribirá, incluso con los mejores argumentos y la más celosa persuasión.

La política sólo puede asignar lo que surge de la productividad actual o futura. La reparación de daños a través de la política sólo puede funcionar, por lo tanto, sobre la base de una de las siguientes premisas: En primer lugar, los políticos son más capaces de evaluar la situación y el futuro que los responsables privados. En segundo lugar, los instrumentos de deuda ya pueden generar hoy en día ingresos fiscales futuros, y un uso más temprano ahorra costos más elevados o significa una mayor prosperidad más adelante. Por lo tanto, las dos alternativas significan: la redistribución actual de un uso más deficiente de los fondos por parte de los responsables privados para un mejor uso de los fondos por parte de los responsables políticos, o la redistribución temporal de un uso más deficiente de los fondos privados o políticos más tarde para un mejor uso de los fondos hoy.

En la actualidad, no parece muy probable que la primera premisa se mantenga. En comparación con los modelos asiáticos, las medidas extremas, adoptadas aparentemente por sorpresa, son un claro indicio de una evaluación incorrecta de la situación por parte de los políticos. Ciertamente, la sociedad tampoco era mucho más previsora, pero la redistribución, por supuesto, nunca puede pasar de los más miopes a los más previsores dentro de la sociedad. La lógica dicta que sólo puede ir de los que todavía crean valor hoy en día a los que ya no lo crean.

Política de deuda peligrosa en tiempos de sobreendeudamiento

Por lo tanto, la única alternativa (la política parece estar segura de ello) es la segunda premisa: evitar la emergencia con nuevas deudas. Pero como los bonos del Estado sin intereses de facto se han convertido en el activo cada vez más importante del banco central, esto significa la creación de dinero. Nos hemos acostumbrado a responder a cada corrección de precios con la creación de nuevo dinero. Los instrumentos tradicionales de la política monetaria se han utilizado desde hace mucho tiempo con este fin, y los bancos centrales han caído o están cayendo en la trampa de los tipos de interés cero. La consecuencia de estas intervenciones fue una mayor distorsión de la estructura económica y un mayor aplazamiento de los procesos de aprendizaje.

Ciertamente, la catástrofe actual no es fácil de dejar de lado. Es mucho más fácil detener los procesos de producción que volver a ponerlos en marcha. En principio, las caídas de precios y las quiebras de empresas permiten que la estructura de producción pase a manos de quienes mejor han previsto el futuro. Hoy en día, esto significa en las manos de aquellos que son más líquidos y robustos, que pueden hacer frente a nuevas situaciones con mayor flexibilidad y reconocer el potencial antes que otros. Las aerolíneas pueden desaparecer en el aire, las aeronaves (salvo algunas extrañas excepciones) no pueden.

En la actualidad, una parte excesiva de la estructura de producción está controlada por actores que la utilizan de forma incorrecta, como las llamadas compañías zombies: por incorrectamente me refiero en desacuerdo con las necesidades y planes actuales y futuros de las personas. Pero las crisis son siempre una indicación de sorpresas negativas, en otras palabras, la mayoría de la gente se equivocó en su evaluación, lo que puede llevar a una conmoción. Cuanto menos ágil y adaptable es una sociedad, más severa es su impotencia en una crisis. En esta situación, las estructuras de capital podrían destruirse con demasiada rapidez porque la afluencia de nuevos y mejores empresarios e inversores se tambalea.

El mayor peligro radica en el hecho de que una parte muy subestimada (porque es invisible) del capital desaparece en el aire: el conocimiento. Las estructuras de producción desarrolladas son mucho más mentales que materiales. Una producción estancada podría amenazar la necesaria transferencia, aumento y preservación del conocimiento. El conocimiento económicamente relevante necesita una aplicación práctica para mantenerse fresco, o puede quedar rápidamente obsoleto.

Los ingresos provienen de la productividad, no de la redistribución

Desafortunadamente, la mayoría de la gente pasa por alto este aspecto mental. No significa que los empleos deban ser preservados a toda costa. Debido a la distorsión de la estructura económica, muchos trabajos están lejos de ser trabajos de conocimiento, como sería necesario para una economía dinámica e innovadora. Una proporción creciente de empleos persiste debido a la inercia de las estructuras de producción distorsionadas, que a menudo ya no representan la producción neta sino el consumo neto, es decir, el valor añadido real es inferior a los costos, especialmente cuando se consideran los costos de oportunidad. Otra parte de los empleos está al servicio del control de los procesos y sigue existiendo en las economías técnicamente estancadas de facto debido a la inercia del desarrollo técnico: así pues, requiere personas sólo porque nadie ha tenido aún la razón y la competencia para optimizar los procesos.

Muchos están acostumbrados a ver los trabajos como fuentes de ingresos asignados, como permiso para recibir un salario. De hecho, todos los ingresos deben provenir de la productividad, del uso de la actividad en conjunción con el capital para satisfacer mejor las necesidades de los demás. La redistribución, especialmente la redistribución monetaria oculta, pero más importante, oculta esta necesidad, pero no la elimina a largo plazo.

¿Qué pasa si la productividad cae repentinamente a cero en su propia área porque una catástrofe interrumpe la producción? Tales desafíos son un hecho inevitable de la vida. La muerte es segura, y suele ir precedida de un prolongado período de disminución de la productividad. Esta es la razón de la previsión para la jubilación, complementada con la prevención de accidentes y enfermedades. La forma tradicional de esta provisión es el ahorro: la conversión de los ingresos en activos. Este camino se ha hecho tan difícil y está tan severamente castigado por la política monetaria y fiscal que sólo unas pocas personas lo recorren todavía. Esto conduce a una mayor dependencia de la redistribución, que a la larga debe conducir a una desastrosa falta de provisión debido a la demografía.

Actualmente estamos probando esto. El hecho de que cada vez más personas vivan de un salario mensual a otro y que al mismo tiempo tengan activos negativos (deudas) es una prueba de la disminución de la sostenibilidad de la actividad económica hasta la fecha. Si los ingresos se derrumban repentinamente debido al desempleo, el desplazamiento por la competencia, las malas decisiones empresariales, las enfermedades, los problemas relacionados con la edad o incluso una catástrofe inesperada, la existencia se ve inmediatamente amenazada. Por lo tanto, la pregunta básica que se plantea ahora en vista de la pandemia es la siguiente: ¿puede cubrirse ese vacío de provisión con la política monetaria?

La política fiscal y la política monetaria ya se han agotado

Esto es imposible a largo plazo. Después de todo, la brecha de provisión ha crecido debido a la política monetaria. La política fiscal ha sido reemplazada por la política monetaria. Esto nos lleva de nuevo a la primera premisa: la demanda de un retorno a la política fiscal. La política monetaria ya no debería redistribuir la riqueza a los ricos, sino que debería servir como instrumento y fachada para la redistribución de los ricos a los pobres. Lamentablemente, la política monetaria sustituyó a la política fiscal precisamente porque la primera ya se había agotado. Los países occidentales están todos en el extremo superior de la curva de Laffer: la redistribución fiscal lleva a la desaparición del pastel a distribuir. Alemania y Francia están a la vanguardia de una fuga de cerebros inversa: las personas emprendedoras y ricas emigran en masa o abandonan el espíritu empresarial y la acumulación de activos.

Es ingenuo suponer que las medidas extraordinarias de política monetaria, como el dinero de los helicópteros, permitirán una redistribución más sostenible. Cuanto más extraordinaria sea la medida, menos personas anticiparán correctamente las consecuencias y, por lo tanto, menos se beneficiarán de ella. En una economía distorsionada por la política monetaria, las mayores ganancias de riqueza son siempre para quienes, consciente o inconscientemente, anticipan mejor las consecuencias de la política del banco central. Una renta básica para todos creada por la política monetaria suena encantadora, pero adolece del hecho de que el poder adquisitivo básico para todos no puede ser creado por la política monetaria, sino sólo por la productividad. El camino del dinero de helicóptero conduce directamente a la estanflación con controles de precios, luego controles de capital, seguido de un colapso económico. En el mejor de los casos, esto no se aplica a los Estados Unidos, porque después de la moneda mundial, el dólar, hay un aumento de la demanda en caso de crisis: las asignaciones de dólares a los ciudadanos son, pues, transferencias de facto del poder adquisitivo de los extranjeros (receptores tardíos de dólares) a los nacionales (receptores tempranos de dólares). Esto funciona bien hasta que el dólar deja de ser una moneda mundial y las monedas mundiales nunca son eternas.

Casi todas las medidas de política monetaria, fiscal y económica (si están orientadas a reparar los daños, recompensar la incapacidad de aprender, frustrar el ajuste estructural y socavar aún más los cimientos sostenibles de la productividad) conducen a una espiral de intervención. Las únicas medidas de política sensatas amortiguarán temporalmente la mayor necesidad y evitarán desastres en el consumo de capital. Todas las demás medidas de la naturaleza surgen de la sociedad de manera voluntaria, pero, por supuesto, pueden ser estimuladas, acompañadas y apoyadas por los políticos que forman parte de la sociedad. Estas medidas tratan la catástrofe como una oportunidad. Después de todo, no es un evento del cisne negro. Señala deficiencias catastróficas que la mayoría de la gente ha pasado por alto.

Nos enfrentamos a una oportunidad de aprendizaje

Ahora tenemos la oportunidad de lograr la realidad de un mundo globalmente interconectado con nuevos desafíos, incluyendo las epidemias. El nuevo virus es a menudo relativizado en comparación con la gripe. De hecho, la comparación muestra el trauma de la gripe, que aceptamos de manera derrotista en lugar de reaccionar a través de la innovación. La tasa de infección en los jardines de infancia es completamente inaceptable durante la temporada de gripe (además de cada vez más enfermedades). El hecho de que esto todavía no haya dado lugar a medidas técnicas, educativas e institucionales decisivas muestra el estancamiento de nuestras sociedades supuestamente modernas. Las enfermedades iatrogénicas en los hospitales también son completamente intolerables. Para muchos ancianos, su estancia en el hospital después de una caída inofensiva se convierte en una sentencia de muerte. Las clínicas ambulatorias del sistema sanitario europeo estaban a menudo abarrotadas antes de la epidemia, hasta el punto de que los pacientes generalmente esperan muchas, muchas horas en condiciones de hacinamiento con otros pacientes contagiosos, porque no hay incentivos para optimizar los procesos.

Especialmente en Austria, parece que no se puede aprender nada de la historia. Ignaz Semmelweis fue una vez ¡ridiculizado por los expertos de su tiempo! La epidemia actual está poniendo al descubierto el todavía dramático descuido en los hospitales (lo que no pone en duda de ninguna manera el heroico trabajo de muchos médicos, especialmente ahora). Pero tal vez sea hora de cuestionar el concepto de «hospital» en su totalidad. Aquí es donde hay que aprender las lecciones más amargas de nuestro tiempo: la falta de equipo de protección, la falta de flexibilidad estructural, el liderazgo débil, los procesos deficientes y la falta de innovación. Los buenos talleres de hoy en día tienen impresoras 3D porque a veces no se dispone de los componentes adecuados. ¿Qué hospital tiene una impresora 3D, a pesar de que un componente faltante cuesta vidas?

De repente se hace posible trabajar desde casa, se requiere la digitalización y se reconoce el valor de la redundancia con la optimización simultánea del proceso. La mejor compensación por los daños sería aquella en la que el amargo proceso de aprendizaje actual conduce a una evaluación y mejora de los procesos, estructuras, soluciones técnicas, empresas e instituciones. Compensar ahora, por ejemplo, el comercio minorista estacionario o el turismo masivo aumentado con préstamos a través de subsidios sólo creará mayores problemas en el futuro.

La mejor y más urgente medida de política en la actualidad sería: Exención fiscal inmediata de todos los ingresos laborales relacionados con el cuidado de pacientes en cuidados intensivos y de todo el volumen de negocios relacionado con la producción de ayudas técnicas para el manejo de la pandemia. Esto se extendería sistemáticamente a otras carencias dramáticas y, en lugar de un efecto de freno, activaría incentivos, como que los médicos adicionales acepten el riesgo y la carga personal, y que la capacidad de producción no se detenga, sino que se reestructure lo más rápidamente posible.

Por supuesto, es necesaria y útil una cierta solidaridad para que la reorganización necesaria de la estructura de producción sea un éxito. Pero la solidaridad no debe ser una excusa para resistirse a este cambio. Para la mayoría de la gente, el actual choque de la catástrofe es una fase de reflexión, de reorientación. Aprovechemos esta oportunidad para recuperar nuestra capacidad de aprendizaje como sociedad, para que el próximo desastre no sea un golpe del destino! En el pasado, cuando las sociedades estaban condenadas a la catástrofe, su caída siempre se producía con mucha antelación: debido a la parálisis previa, a la disminución de la capacidad de aprendizaje y a la falta de fuerza innovadora.

La mayoría de los europeos occidentales y los americanos creían estar en el mejor de todos los mundos, e incluso creían que tendrían que disciplinar o posiblemente salvar al resto del mundo con su inmensa sabiduría (siempre que otros asumieran el costo de su infinita generosidad). Es de esperar que la conmoción actual lleve al autoconocimiento, a una nueva humildad y a la comprensión de que no estamos al final de la historia, sino en un mundo dinámico en el que debemos aprender constantemente.

Author:

Contact Rahim Taghizadegan

Rahim Taghizadegan (info@scholarium.at) is director of the academic research institute Scholarium in Vienna, Austria, lecturer at several universities and faculty member at the International Academy of Philosophy in Liechtenstein.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire