Mises Wire

Home | Wire | El estímulo trae el estancamiento: el caso de Japón

El estímulo trae el estancamiento: el caso de Japón

  • japanstim.PNG
0 Views

10/17/2019

Los esfuerzos para estimular el crecimiento acaban obstaculizando el crecimiento. La teoría austriaca del ciclo económico (TACE), iniciada por Ludwig von Mises, explica esta aparente paradoja. La reducción por parte del Estado de los tipos de interés por debajo del tipo de interés del mercado desencadena una expansión del crédito fiduciario en el contexto de la banca fiduciaria y de las reservas fraccionadas. Esto conduce a un auge cuyas principales características son tanto la mala inversión como el consumo excesivo. Los primeros despilfarran factores de producción en actividades empresariales que los consumidores necesitan con menos urgencia, mientras que los segundos socavan la reposición del capital social. Ambos procesos socavan la productividad a largo plazo y el crecimiento sostenible.

Sin embargo, a los ciudadanos les gustaría que la ilusión de prosperidad durante el boom durara indefinidamente. En lugar de dejar que la recesión cure la mala asignación de recursos del auge, los gobiernos presionan para que se amplíe el crédito fiduciario y el gasto público. Esto empeora el agotamiento del capital y reduce los niveles de vida futuros.

Siguiendo esta pauta, la mayoría de las economías se apresuraron a aplicar sucesivos estímulos al crecimiento desde la crisis financiera mundial de 2008/2009. Al mismo tiempo, los expertos y académicos patrocinados por el gobierno trataron de hacer caso omiso de todas las voces y argumentos disidentes. Mientras tanto, se ha hecho evidente que la economía mundial está atrapada en un círculo vicioso de estímulo monetario, endeudamiento creciente y perspectivas de crecimiento a largo plazo en constante deterioro.

Un ejemplo flagrante de ello es Japón, cuyas perspectivas de crecimiento se desmoronaron tras casi tres décadas de programas de estímulo al crecimiento mal concebidos.

Tras el estallido de una burbuja de activos a principios de la década de los noventa, Japón ha intentado obstinadamente reactivar el crecimiento con políticas monetarias y fiscales ultra relajadas. La «década perdida» de Japón finalmente se extendió a casi tres décadas de crecimiento por debajo de la media. El crecimiento del PIB real se redujo drásticamente, pasando de alrededor del 4% en los años setenta y ochenta a menos del 1% por término medio desde 1991. Al mismo tiempo, el PIB per cápita se desplomó en relación con otras economías avanzadas, tanto en dólares estadounidenses corrientes (Gráfico 1) como ajustado por la paridad del poder adquisitivo, es decir, por el diferencial de inflación (Gráfico 2).

mih1.PNG

Tras la crisis, Japón hizo todo lo posible para mantener el auge y mantener un nivel inflado de salarios y precios. Fue la primera de las principales economías en experimentar con la política de tipo de interés cero ya en 2001 e introducir la relajación cuantitativa y los tipos de interés negativos durante 2013/2014, lo que forma parte de la campaña de Abenomics para estimular aún más el crecimiento. Sin embargo, ni el crecimiento ni la inflación se recuperaron, porque las supuestas medidas de apoyo al crecimiento en realidad estaban impidiendo la liquidación de las malas inversiones y las distorsiones de precios del auge.

En primer lugar, Japón tardó más de 15 años en limpiar los balances de sus bancos y abrir el canal de crédito a nuevas empresas. El Banco de Japón (BoJ) ha tratado de refinanciar la economía en vano, ya que los bancos se negaron a conceder préstamos debido al exceso de deuda incobrable. El Banco de Japón amplió su balance general de alrededor del 4% del PIB a principios de la década de los noventa al 100% del PIB en 2018, principalmente mediante la compra de títulos del gobierno japonés. Al mismo tiempo, el crédito al sector privado disminuyó en unos 60 puntos porcentuales del PIB hacia su nivel de 1980 (Gráfico 3). En segundo lugar, las «empresas zombis» inviables y sobreendeudadas se han mantenido vivas hasta el día de hoy gracias a unos tipos de interés muy bajos y al apoyo público en forma de condiciones de préstamo favorables a las PYME y a la clasificación de los préstamos reestructurados. Deprimió la inversión empresarial, mantuvo los salarios altos e impidió la asignación de recursos económicos a actividades más productivas. En tercer lugar, las políticas macroeconómicas poco sólidas y los salarios y precios internos inflados redujeron la confianza de los inversores y la inversión de capital. Por lo tanto, las empresas grandes y rentables prefirieron invertir en activos financieros nacionales o extranjeros, incluidas las salidas de IED, que pasaron de alrededor del 0,5% del PIB anual en los años noventa a casi el 4% del PIB en los últimos tiempos.

mih2.PNG

Lo que seguía siendo un misterio para muchos economistas convencionales era la incapacidad de Japón para encender la inflación a pesar de su experimento de relajación monetaria masiva. Muchas de las explicaciones presentadas, como el ahorro de los consumidores tradicionales, la aversión al riesgo y los cambios en los patrones de consumo impulsados por el envejecimiento de la población, siguen siendo poco convincentes en comparación con la presión deflacionaria que se inició cuando el auge del crédito se detuvo después de un aumento considerable de los precios al consumo y de los precios inmobiliarios durante la década de los ochenta (Gráfico 4). La «guerra contra la deflación» de Japón ha impedido el ajuste de los precios relativos distorsionados en el boom, perpetuando así la mala asignación de los factores de producción y socavando la inversión impulsada por el mercado.

La proporción inversión/PIB se redujo en más de 10 puntos porcentuales desde 1980, y la disminución de la inversión no pudo garantizar la sustitución completa del capital amortizado. Como resultado, el capital social neto por trabajador comenzó a disminuir desde principios de la década de 2000 (Gráfico 5), lo que provocó que la productividad laboral se redujera a casi un cuarto por debajo de la mitad superior de los países de la OCDE (OCDE, 2019) y a más de un tercio por debajo de la de los EE.UU. Como resultado de ello, los salarios medios reales se mantuvieron estables durante casi tres décadas, mientras que la brecha con respecto a los salarios de los EE.UU. o de los alemanes se amplió significativamente (Gráfico 6). Esto afecta también a los ingresos futuros de los jubilados, en particular porque las tasas brutas de sustitución de las pensiones representan sólo alrededor del 58% de los ingresos individuales en Japón frente al 71% en los Estados Unidos (OCDE, 2017).

mih3.PNG

En conclusión, con sucesivas rondas de expansión monetaria y gasto deficitario que inflaron la deuda pública bruta a casi el 240% del PIB, Japón no ha permitido que una recesión curativa liquide las malas inversiones después del auge de los años ochenta. El precio pagado por postergar el ajuste de los precios relativos y la estructura de producción a las necesidades del mercado ha sido una erosión gradual del capital social por trabajador y de la productividad laboral. En consonancia con la teoría de Mises del ciclo económico, condujo en última instancia a un empobrecimiento relativo de los salarios reales estancados y a unos niveles de pensiones más bajos. Este resultado indeseable puede servir como una llamada de atención para otros países que se encuentran en la misma senda de estímulos de crecimiento recurrentes y que desean evitar la trampa de la «japonización».

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania and works for an international organization in Brussels, Belgium.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire