Mises Wire

Home | Wire | El amiguismo, no la beneficencia, es el gran problema de China

El amiguismo, no la beneficencia, es el gran problema de China

  • China restricted economy

Etiquetas Historial mundial

11/09/2021

Después de tres décadas de reformas de mercado, la pobreza extrema en China ha sido prácticamente erradicada. Por ello, el Presidente Xi Jinping tiene ahora la posibilidad de centrar su atención en la reducción de la brecha de riqueza en la sociedad china. En un discurso ante el Partido Comunista Chino en agosto, Xi pregonó la «prosperidad común» para todos los chinos como requisito esencial del socialismo y la modernización.

Los expertos occidentales han acogido con satisfacción el impulso de China hacia una mayor redistribución de la renta y el consumo, pero también han interpretado la medida de Xi como un indicador de un posible descenso hacia el asistencialismo y un mayor control del régimen sobre el sector privado. Pero esto no es necesariamente así. Más bien, el régimen chino se ha mostrado reacio a aumentar considerablemente el tamaño de su Estado benefactor, aunque su economía siga sumida en el amiguismo. Además, en una economía en la que el partido en el poder también controla una enorme parte de la economía, los intentos de redistribuir parte de esa riqueza estatal no significan necesariamente que se apriete las tuercas al sector privado.

¿Qué es la «prosperidad común»?

Pero primero, examinemos lo que Xi entiende por «prosperidad común». El concepto fue introducido por primera vez por el líder revolucionario Mao Zedong en la década de 1950 con el objetivo de hacer que China fuera próspera de forma igualitaria. No es de extrañar que no funcionara como se esperaba. En 1986, el líder reformista Deng Xiaoping recuperó la consigna de Mao para permitir que algunas personas y regiones se enriquecieran primero, de modo que pudieran ayudar a las demás a ponerse al día y alcanzar más rápidamente la «prosperidad común». Las reformas del mercado liberaron la iniciativa privada y propiciaron tres décadas de crecimiento desenfrenado. Durante las tres décadas siguientes, el producto interior bruto (PIB) per cápita de China se multiplicó por cuarenta, hasta superar los 10.000 dólares, cinco veces más que el nivel alcanzado por India en el mismo periodo.

El impresionante crecimiento ha «levantado todos los barcos» y se ha erradicado la pobreza extrema, pero también ha aumentado la desigualdad económica. El coeficiente de Gini de China, de 0,47, es uno de los más altos del mundo, mientras que el 1% de las personas más ricas posee el 31% de la riqueza del país. Por ello, el Presidente Xi decidió volver a situar la «prosperidad común» de Mao en lo más alto de su agenda. El principal mensaje de Xi es que los grupos de renta baja y media deben beneficiarse más de la recién encontrada prosperidad del país, disfrutando de mayores niveles de consumo, mejor acceso a los servicios públicos, menores impuestos y más oportunidades de movilidad social ascendente. El nuevo sistema también prevé una mayor redistribución de la renta en la que juega un papel importante el llamado tercer reparto basado en donaciones voluntarias.

Así, Xi parece más interesado en consolidar la clase media china que en empapar a los ricos, pero también en demostrar la superioridad del modelo de crecimiento chino sobre el «capitalismo injusto» de Occidente. Según él, este último ha provocado el «colapso de la clase media, las divisiones sociales, la polarización política y el populismo generalizado». Xi quiere consolidar la estabilidad social y reforzar sus credenciales como defensor de la gente corriente frente a los excesos de los nuevos ricos. La reciente oleada de medidas enérgicas contra empresas privadas y personas ricas también sirve de advertencia a los nuevos oligarcas de China para que no desafíen la autoridad del gobierno. Inmediatamente después del anuncio de Xi sobre la «prosperidad común», las élites empresariales más ricas del país se apresuraron a hacer donaciones públicas. Gigantes tecnológicos como Alibaba Group de Jack Ma, Tencent, Xiomi, Didi y Pinduoduo anunciaron inversiones y donaciones benéficas por valor de decenas de miles de millones de dólares de EEUU para financiar iniciativas de «prosperidad común».

Reacciones en Occidente

Los medios de comunicación occidentales criticaron la ofensiva reguladora de Pekín sobre los gigantes tecnológicos,1 los individuos ricos y los proveedores de educación privada. Las medidas, impulsadas en parte por el programa de «prosperidad común», se consideran una vuelta a las prácticas maoístas de reforzar el control del gobierno y socavar el sector privado. Pero esto no es necesariamente así. En un sistema político unipartidista que posee y controla grandes partes de la economía, en China abunda el capitalismo de amigos. Controlar la corrupción y la connivencia entre las élites políticas y los empresarios privados sin escrúpulos puede no ser una medida antimercado después de todo.

Al mismo tiempo, los analistas occidentales acogieron con satisfacción un esperado impulso para aumentar el consumo y reducir la desigualdad mediante una mayor redistribución de la renta. Este ha sido el consejo político del Fondo Monetario Internacional (FMI) a China desde hace muchos años. Más concretamente, la Brookings Institution cree que los objetivos de igualdad social del presidente Xi podrían avanzar mejor con «medidas como un impuesto sobre la propiedad, un impuesto sobre la renta más progresivo o un impuesto sobre la herencia». Otros expertos también afirman que el modelo de crecimiento chino necesita una transformación más radical que la «prosperidad común» para aumentar los salarios y los ingresos de los hogares. La desigual distribución de la renta es, supuestamente, un problema menor que el hecho de que los hogares retengan una parte muy baja de la renta nacional, entre 15 y 25 puntos porcentuales menos que en Occidente. Por lo tanto, sugieren que la elevada proporción de la inversión pública en el PIB se recicle en programas de beneficencia social.

De hecho, los comentaristas de la corriente principal tienen un punto de descontento con el modelo de crecimiento «desequilibrado» de China. Los salarios y niveles de consumo «demasiado bajos» hacen que China sea más competitiva en términos de exportaciones y dinámica de crecimiento que la mayoría de las economías avanzadas. Pero en lugar de admitir que los abultados sistemas de beneficencia de Occidente mantienen los salarios y los ingresos artificialmente altos, deprimiendo el crecimiento y ahuyentando el capital hacia China y otras economías emergentes,2 encuentran la culpa en el magro sistema de beneficencia de China.

El sistema de beneficencia competitivo de China

Según el FMI, la escasa redistribución fiscal es el principal motor de la desigualdad de ingresos relativamente alta de China. Las políticas fiscales reducen el coeficiente de Gini de mercado de China sólo marginalmente, en menos de un punto. En cambio, en economías benefactoras como Suecia, Dinamarca y Alemania, la diferencia entre el Gini de mercado (antes de impuestos y transferencias) y los índices de Gini netos puede llegar a ser de 25 puntos, reduciendo casi a la mitad el nivel de desigualdad (gráfico 1).

Gráfico 1: Desigualdad de ingresos y redistribución

 

Chinese income inequality
Fuente: FMI

La baja redistribución fiscal y el beneficencia social hacen que el gasto social y de las administraciones públicas de China sea también bastante limitado en relación con el PIB (gráfico 2). Con un 8% del PIB, el gasto social es mucho menor en China que en Estados Unidos (20%) y Alemania (25%). En la década de 1960, el gobierno de EEUU también gastaba sólo alrededor del 7% del PIB en asuntos sociales, pero las tasas de crecimiento económico eran también mucho más altas.

Gráfico 2: Gasto público, 2019

Chinese government spending
Fuente: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El limitado Estado benefactor de China permite una menor presión fiscal y una menor progresividad en su sistema tributario. Con un 28% del PIB en 2019, los presupuestos son mucho menores que la media de la OCDE, cercana al 42% del PIB. Los impuestos indirectos, como los impuestos sobre el valor añadido y otros impuestos sobre bienes y servicios, representan aproximadamente la mitad de los ingresos fiscales en China, en comparación con un tercio en los países de la OCDE. Y lo que es más importante, la cuña fiscal sobre el trabajo es mucho más ligera, y los ingresos del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) representan alrededor del 5% de los ingresos totales, frente a una media del 25% en la OCDE (gráfico 3).

Gráfico 3: Composición de los ingresos fiscales, 2014

Fuente: FMI

China tiene un impuesto progresivo, con tipos que van del 3 al 45%, pero en la práctica son pocos los contribuyentes que pagan algún tipo de impuesto, porque sólo se aplica a los tramos de renta muy altos. Por ejemplo, el tipo marginal superior sólo se aplica a las rentas treinta y cinco veces superiores al salario medio. En consecuencia, el presupuesto chino sólo recauda el 1% del PIB con el impuesto sobre la renta de las personas físicas, frente a más del 10% del PIB en Estados Unidos. Las cotizaciones a la seguridad social (CSS) para las pensiones, el desempleo y el seguro de enfermedad se aplican a un tipo fijo nominal sobre los salarios y tienen un tope para las rentas más altas. Combinadas con el PIT, generan un esquema fiscal regresivo, que el FMI critica falazmente por penalizar a las rentas más bajas (figura 4).

Gráfico 4: Tipo impositivo medio del IPE y de la CSS por quintiles de renta

Graph 4: PIT and SSC average tax rate by income quintiles

Chinese average tax rates
Source: IMF
Fuente: FMI

 

China dice no a un gran Estado benefactor

«La prosperidad común» suscitó expectativas sobre una gran expansión del Estado benefactor, pero China no tiene intención de caer en esa trampa. Poco después del discurso de Xi Jinping en agosto, un alto funcionario del partido salió a aclarar que la «prosperidad común» no significa «matar a los ricos para ayudar a los pobres». Los que «se enriquecen primero» deben ayudar a los que están detrás, pero «el camino definitivo hacia la prosperidad común es trabajar duro juntos». El mismo funcionario dijo claramente que China debe «evitar caer en la trampa del asistencialismo» y «no apoyará a los perezosos».

China tampoco quiere desbaratar el sector privado, consciente de que es su motor de crecimiento y empleo. Subraya que las políticas reguladoras y las medidas enérgicas se dirigen a las conductas ilegales y no a las empresas privadas o extranjeras, mientras que las donaciones benéficas se fomentarán con incentivos fiscales. La agencia nacional de noticias Xinhua no se anduvo por las ramas al concluir que «la prosperidad común no es igualitarismo. No es en absoluto robar a los ricos para ayudar a los pobres, como han interpretado erróneamente algunos medios de comunicación occidentales».

Conclusiones

Es probable que los analistas de la corriente principal que esperan que China siga el camino de los grandes Estados benefactores de Occidente se sientan decepcionados. Según los dirigentes chinos, el nuevo impulso a la «prosperidad común» no consiste en la redistribución igualitaria de la renta, sino en ofrecer mejores oportunidades económicas y sociales a los grupos de renta baja y media. La represión de los ingresos ilegales y de las rentas monopolísticas —alimentadas por el amiguismo— en un sistema de partido único puede, en realidad, reforzar el funcionamiento de los mercados.

Siempre hay una brecha entre las palabras y los hechos, pero una cosa está clara: para mantener altas tasas de crecimiento y alcanzar a Occidente, China no puede repetir el error de este último de construir sistemas de beneficencia hinchados que aplastan el crecimiento económico. Esto es clave, dado que el sobredimensionado sector empresarial estatal chino es ya una fuente importante de ineficiencia económica.

  • 1. En el último año, el sector tecnológico se ha visto muy afectado por las restricciones normativas y políticas, que han eliminado más de un billón de dólares del valor de mercado de algunas de las mayores empresas chinas.
  • 2. Mientras que la inversión extranjera directa bruta se redujo un 35% en el mundo en 2020, aumentó a 149.000 millones de dólares en China, casi a la par con los 156.000 millones de dólares de Estados Unidos (un 40% menos que en 2019).
Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here