Mises Wire

Home | Wire | El acuerdo corrupto y la preservación de la esclavitud

El acuerdo corrupto y la preservación de la esclavitud

  • slave

[Capítulo 19 de la obra de Rothbard recién editada y publicada Concebido en Libertad, vol. 5,  The New Republic: 1784–1791.]

La batalla más importante de los días de agosto de la Convención Constitucional se libró, al igual que la batalla por la cláusula de los tres quintos, entre el Norte y el Sur, y tenía como centro la institución de la esclavitud. Una de las escasas restricciones que el proyecto de Constitución imponía al Congreso era la prohibición de cualquier impuesto sobre las exportaciones, o de cualquier impuesto o prohibición sobre la «migración o importación de las personas que los distintos estados consideren oportuno admitir»; en resumen, no debía haber restricciones al comercio de esclavos. Además, no podía aprobarse ninguna ley de navegación si no era con el voto de dos tercios de cada cámara del Congreso: un sello de la desconfianza del sur hacia los comerciantes del norte, uno de cuyos muchos objetivos en el impulso de la Constitución era privilegiarse a través de una ley de navegación que paralizara la competencia de los cargadores extranjeros en el comercio exterior del sur. Todas estas disposiciones eran favorables al Sur: dos de ellas (el impuesto a la exportación y las cláusulas de navegación) estaban destinadas a preservar la libertad del comercio sureño frente a los intentos del Norte de apoderarse de los privilegios o ingresos del Sur; una de ellas (sobre la importación de esclavos) estaba destinada a preservar el tráfico de esclavos.

A principios de agosto, Gouverneur Morris ya había intentado sin éxito rescindir la cláusula de las tres quintas partes decidida en julio, y a Mason y al Sur se les unieron Massachusetts y Connecticut para oponerse a la prohibición de explotar al Sur minoritario (como ya existía) mediante impuestos a la exportación. Luego, el 21 de agosto, la cuestión de la esclavitud volvió a estallar. Luther Martin, de Maryland, inició los procedimientos demostrando que estaba interesado en la libertad individual, así como en los derechos de los estados. Martin propuso rotundamente una prohibición o un impuesto a la importación de cualquier esclavo, ya que el fomento de la esclavitud plasmado en la cláusula de los tres quintos «era inconsistente con los principios de la revolución y deshonroso para el carácter americano». John Rutledge respondió de una manera interesante y reveladora—al defender el comercio de esclavos, Rutledge insistió en que «la religión y la humanidad no tienen nada que ver con esta cuestión; sólo el interés es el principio que rige a las naciones». En resumen, los principios morales debían ser rechazados en favor de los intereses económicos creados; o, más bien, los intereses económicos creados debían ser elevados a la categoría de principio «moral», por encima de cualquier otra consideración. Charles Pinckney utilizó una táctica ligeramente diferente y defendió la evidencia empírica y la costumbre por encima de los principios morales: «Si la esclavitud es mala, está justificada por el ejemplo de todo el mundo.... En todas las épocas, la mitad de la humanidad ha sido esclava». Pinckney, por supuesto, hablaba desde el punto de vista de la «mitad» propietaria de esclavos y no de los esclavizados. Su primo segundo, Charles Cotesworth Pinckney, añadió rotundamente que «Carolina del Sur y Georgia no pueden prescindir de los esclavos» (es decir, los propietarios de esclavos, no los habitantes esclavizados, de estos estados no podían arreglárselas). Pinckney también utilizó un primitivo análisis multiplicador keynesiano para «demostrar» los beneficios de la esclavitud y la importación de esclavos para todo el país: «Cuantos más esclavos, más productos para emplear en el comercio de transporte; también más consumo, y cuanto más de éste, más ingresos para el tesoro común». Tanto Pinckney como Rutledge y Abraham Baldwin, de Georgia, amenazaron con disolver la convención si ésta interfería de algún modo en el comercio de esclavos.1

Un aspecto interesante de la decisión fue el elocuente discurso de George Mason en el que denunció la trata de esclavos e incluso la propia esclavitud. Insistió en que sólo Carolina del Sur y Georgia permitían aún la importación de esclavos y denunció la inmoralidad, la tiranía y los pecados de la esclavitud. Mason denunció a los comerciantes del norte que se dedicaban a este tráfico e instó a que el Congreso tuviera la facultad de impedir el comercio de esclavos. Charles Cotesworth Pinckney y Oliver Ellsworth de Connecticut, en respuesta, señalaron con firmeza la razón de la elocuencia de Virginia para atacar el comercio de esclavos. Dado que los virginianos, a pesar de la elocuencia y la profundidad del ataque de Mason, no se proponían, después de todo, proceder contra la esclavitud en sí, Ellsworth y Pinckney vieron en la postura de los virginianos los nuevos resortes de un interés económico de este objetivo: la cría de esclavos. Como Ellsworth señaló mordazmente

Si [la esclavitud] se considerara desde un punto de vista moral, deberíamos ir más lejos y liberar a los que ya están en el país. —Como los esclavos también se multiplican tan rápido en Virginia y Maryland que es más barato criarlos que importarlos, mientras que en los pantanos de arroz enfermos [más al sur] son necesarios los suministros extranjeros, si no vamos más allá de lo que se insta, seremos injustos con Carolina del Sur y Georgia.

Del mismo modo, Pinckney afirmó que «en cuanto a Virginia, saldrá ganando si se detienen las importaciones. Sus esclavos aumentarán de valor, y ella tiene más de lo que quiere».

Tanto Ellsworth como su colega de Connecticut, Roger Sherman, trataron de justificar su aceptación del comercio de esclavos opinando con ligereza y complacencia que todos los estados acabarían aboliendo la esclavitud por sí mismos «por grados». Sherman expresó su opinión de que esa cuestión no debía obstruir la tarea de formar una nueva Constitución. John Dickinson atacó el comercio de esclavos como «inadmisible por cualquier principio de honor y seguridad», y James Wilson observó irónicamente que, si los defensores del derecho al comercio de esclavos sostenían que Carolina del Sur y Georgia probablemente lo abolirían pronto por sí mismos, entonces no había razón para que se mantuvieran fuera de una Unión que pudiera prohibir ese comercio.

Sin embargo, en medio de esta crítica desavenencia, Gouverneur Morris, que había sido uno de los que más había hablado en contra de la esclavitud y la había considerado como «una institución nefasta» y «la maldición del cielo», proponía ahora una «negociación»: las cláusulas sobre el comercio de esclavos, el impuesto a la exportación y la ley de navegación debían volver a someterse a un comité especial, y «estas cosas podrían formar una negociación». En resumen, Morris se dio cuenta de que los beneficios de un privilegio especial para los comerciantes del norte en una ley de navegación superarían sin duda en la mente de los delegados del norte el atractivo de un principio abstracto.

Las cláusulas sobre el impuesto a la exportación y el comercio de esclavos se remitieron entonces a un comité especial, con un miembro de cada estado, por una votación de 7 a 3. Los que se opusieron al acuerdo corrupto de Morris fueron New Hampshire, Pennsylvania y Delaware (Massachusetts estuvo ausente). En cuanto a la aprobación de las cláusulas restrictivas de la ley de navegación, sólo Connecticut y Nueva Jersey votaron en contra. En el curso del debate sobre este compromiso, Nathaniel Gorham de Massachusetts dijo de manera muy reveladora: «Deseaba que se recordara que los estados del este no tenían otro motivo para la Unión que el comercial».

Dos días más tarde, el 24 de agosto, el gran comité regresó con el acuerdo acordado: (1) la importación de esclavos no podía ser prohibida hasta 1800, pero el Congreso podía gravar dichas importaciones a una tasa no mayor que el derecho promedio sobre los bienes importados (esta última preocupación ya había sido insinuada por Rutledge y Charles Cotesworth Pinckney); (2) se eliminó el requisito de los dos tercios en las leyes de navegación. Los comerciantes del norte (especialmente los de Nueva Inglaterra) tenían el poder de imponer las leyes de navegación, y el comercio de esclavos iba a quedar fuertemente aislado durante más de una década.

El primer paso en el informe del comité fue la enmienda de Charles Cotesworth Pinckney, que proponía ampliar el plazo de un comercio de esclavos inviolable desde 1800 hasta 1808—proporcionando así a los esclavistas una gracia de veinte años. Lo más significativo es que Gorham, de Massachusetts, que era el delegado más ansioso por imponer una ley de navegación, secundó la moción de Pinckney. A pesar de las enérgicas objeciones de James Madison, el plazo de veinte años fue aprobado por 7-4 (sólo Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware y Virginia votaron en contra). No sólo Maryland, sino toda Nueva Inglaterra, orientada al transporte marítimo, votó amistosamente con los estados esclavistas del Sur profundo. Después de que el derecho máximo sobre los esclavos importados se cambiara a diez dólares por persona, la cláusula sobre el comercio de esclavos del acuerdo se aprobó por la misma votación de 7 a 4.

En este punto, el 29 de agosto, Charles Pinckney se movió dramáticamente para echar por tierra el acuerdo con el Norte proponiendo restaurar el requisito de los dos tercios, no sólo para las leyes de navegación, sino para cualquier ley «con el propósito de regular el comercio de los Estados Unidos con las potencias extranjeras». Pinckney denunció con elocuencia las «regulaciones opresivas» que impondría la tiranía de una mayoría de los intereses comerciales del Norte. El liberal Luther Martin secundó con entusiasmo la moción, y George Mason respaldó la propuesta como protección de los derechos de la minoría sureña. El Norte, por supuesto, se opuso a la propuesta de Pinckney en nombre de la libertad de comercio. El conmocionado George Clymer, de Pensilvania, protestó que «los estados del norte y del centro se arruinarán, si no se les permite defenderse de las regulaciones extranjeras». Gouverneur Morris protestó indignado, en el habitual argumento de la paradoja de los ultras, que las leyes de navegación realmente beneficiarían al Sur. En primer lugar, los subsidios a los barcos americanos los multiplicarían y eventualmente harían que el comercio marítimo fuera más barato que en la actualidad, es decir, los sureños deberían sacrificar la economía actual y previsible por una supuestamente mejorada en un futuro lejano e indefinido. En segundo lugar, sólo una ley de navegación que subvencionara a los cargadores y marineros americanos podría construir una armada americana «esencial para la seguridad, particularmente de los estados del sur», frente a alguna amenaza no especificada. El hecho de que la oposición liberal siguiera sin estar convencida de estos argumentos engañosos no disipó, por supuesto, el entusiasmo de Morris y los demás nacionalistas por las leyes de navegación.

Los otros ultranacionalistas, por supuesto, se opusieron a cualquier restricción del poder nacional. James Wilson se quejaba de los problemas de la minoría y pedía un gobierno mayoritario sin control. Madison, recogiendo el sofisma del multiplicador proto-keynesiano de Charles Cotesworth Pinckney, mantuvo la paradoja nacionalista: los subsidios a la navegación beneficiarían realmente al Sur al aumentar la riqueza del este y, por tanto, el consumo de los productos del Sur, y por lo tanto todo esto sería un «beneficio nacional». Como en todas esas paradojas multiplicadoras, el efecto contra-«multiplicador» de no gastar el dinero incautado para pagar el subsidio, o el efecto de desviar coercitivamente el comercio de sus canales más eficientes y rentables, fue convenientemente pasado por alto. Por su parte, el contundente Nathaniel Gorham, de Massachusetts, fue mucho más sincero: para Gorham, el fondo era simple y la amenaza explícita: «Si el Gobierno va a estar tan encadenado como para no poder aliviar a los estados del este, ¿qué motivo pueden tener para unirse a él?».

Más esclarecedoras fueron las declaraciones de aquellos sureños que estaban dispuestos a traicionar los intereses de los comerciantes y el consenso de su sector, y de hecho del consenso del país, en aras del pacto corrupto para salvar el comercio de esclavos. Pierce Butler anunció su disgusto por las leyes de navegación, pero se opuso francamente a la moción de su colega de Carolina del Sur para «[conciliar] los afectos» de los estados del este. Y John Rutledge advirtió que una ley de navegación era necesaria para el deseo de Nueva Inglaterra de asegurar el comercio de las Indias Occidentales. Después de todo, declaró Rutledge, adoptando una visión grandiosa, «estamos sentando las bases de un gran imperio». Pero fue Charles Cotesworth Pinckney, uno de los artífices del acuerdo, el que refutó de forma más completa la moción de su primo contra los actos de navegación. Admitió que «era el verdadero interés de los estados del sur no tener ninguna regulación del comercio». Pero los estados del este (Nueva Inglaterra) habían perdido mucho comercio desde la Revolución, y «considerando ... su conducta liberal hacia los puntos de vista de Carolina del Sur» sobre la importación de esclavos «pensó que era apropiado que no se impusieran grilletes en el poder de hacer regulaciones comerciales». Charles Cotesworth Pinckney terminó con una nota notablemente oleaginosa: prejuiciado contra los de Nueva Inglaterra antes de la convención, ahora los encontraba buenos compañeros de hecho: «tan liberales y cándidos como cualquier otro hombre».

Con esta llegada del pacto por parte de los dirigentes del Sur profundo, todo el trato quedó realmente sellado. El acuerdo beneficiaba esencialmente a los armadores de Nueva Inglaterra y a los propietarios de esclavos del Sur a expensas de los consumidores y otros beneficiarios de la libertad de comercio. La moción de Charles Pinckney fue desestimada por 7 votos a favor y 4 en contra, y la eliminación de la cláusula de la ley de navegación fue aprobada por unanimidad. Este rechazo fue reafirmado más tarde en un intento desesperado de restaurar la cláusula por parte de George Mason. Al parecer, a los norteños no les bastaba con vender sus principios antiesclavistas en aras de un gobierno nacional fuerte y de la subvención de la navegación a los armadores del este. En el espíritu de feliz armonía y buen compañerismo que ahora impregnaba la convención, los notables reunidos contribuyeron a asegurar mucho más las cadenas de los esclavos negros en América. El proyecto de Constitución se limitaba a disponer que cualquier esclavo que se escapara a otro estado debía ser extraditado al estado de origen. Pierce Butler, de Carolina del Sur, propuso añadir a esta cláusula una ley sobre los esclavos (y siervos) fugitivos, moción que fue aprobada por la convención no sólo por unanimidad, sino sin un ápice de debate. Esta infame cláusula establecía expresamente que, aunque la esclavitud hubiera sido abolida en el estado al que el esclavo pudiera huir, éste debía entregarlo a petición de su amo.

La esclavitud se introdujo ahora en el corazón de la Constitución: en la cláusula de los tres quintos, en la protección de la importación de esclavos durante veinte años, en la cláusula de los esclavos fugitivos e incluso en el poder del Congreso para reprimir insurrecciones dentro de los estados. El hecho de que las palabras «esclavo» y «esclavitud» no aparezcan explícitamente en la Constitución no cambia excesivamente este juicio. De hecho, el uso habitual de términos como «otras personas», «tal persona» o «Persona sometida a.… trabajo», en lugar de «esclavo», eran simplemente evasivas vergonzosas de hombres que sabían que estaban traicionando los principios antiesclavistas dominantes en sus circunscripciones. Para Luther Martin, por lo tanto, la Constitución americana fue una grave traición a la idea de la igualdad de derechos expuesta en la Declaración de Independencia. La Revolución, declaró Martin de forma sorprendente, se basó en la defensa de los derechos naturales, otorgados por Dios, que poseía toda la humanidad, pero la Constitución era un «insulto a ese Dios... que ve con los mismos ojos al pobre esclavo africano y a su amo americano» [cursiva en el original].2

Otro profundo fallo de la Constitución desde el punto de vista de la libertad fue la no inclusión de una declaración de derechos—una prohibición de la interferencia gubernamental en los derechos individuales. Todas las constituciones estatales revolucionarias habían incluido estas preciadas disposiciones, y el 20 de agosto Charles Pinckney propuso cláusulas que equivalían a una declaración de derechos, a una lista de prohibiciones sobre la interferencia del gobierno nacional en la libertad individual. Pinckney instó a que la libertad de prensa fuera «inviolablemente preservada» y a que los soldados no pudieran ser acuartelados en las casas en tiempos de paz sin el consentimiento de los propietarios. Durante el acto final de la convención, a mediados de septiembre, Elbridge Gerry y Hugh Williamson, de Carolina del Norte, instaron a que se exigieran juicios con jurado tanto en los casos civiles como en los penales, advirtiendo Gerry de la «necesidad de los jurados para protegerse de los jueces corruptos». Esto hizo que George Mason, el autor de la gran Carta de Derechos de Virginia, respaldado por Gerry, propusiera que un comité propusiera una carta de derechos para la Constitución. Pero Gorham y Sherman protestaron que el Congreso «puede ser confiable», y la convención, tan débil era su devoción por la libertad, votó unánimemente en contra de cualquier declaración de derechos. Pinckney y Gerry pronto volvieron al ataque, proponiendo insertar una cláusula «para que la libertad de prensa sea observada inviolablemente». Sherman afirmó desdeñosamente que esa facultad era «innecesaria», ya que el Congreso no tenía facultades sobre la prensa, y la convención rechazó entonces la cláusula sobre la libertad de prensa por una votación de 4 a 7 (fue respaldada por Massachusetts, Maryland, Virginia y Carolina del Sur).3

[La numeración de las notas a pie de página de este artículo difiere de la del libro original. Por favor, consulte el libro para todas las notas].

  • 1. [Nota del editor] Para más información sobre los puntos de vista de Carolina del Sur y Georgia con respecto a la trata de esclavos, véase Conceived in Liberty, vol. 4, pp. 1293-94; pp. 179-80.
  • 2. Lynd, «The Abolitionist Critique of the United States Constitution», pp. 238-39. Sobre la negociación de la esclavitud, véase también Merrill Jensen, The Making of the American Constitution (Princeton, NJ: D. Van Nostrand Co., 1964), pp. 90-94.
  • 3. [Nota del editor] Farrand, The Records of the Federal Convention, vol. 2, pp. 183, 221, 364-74, 449-53, 524, 587, 617.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire