Mises Wire

Home | Wire | El abuso soviético a los pueblos indígenas

El abuso soviético a los pueblos indígenas

  • tundra

Etiquetas SocialismoEl Estado policialHistorial mundial

Los Socialistas Democráticos de América promueven una plataforma supuestamente pro-indígena. Subrayan que no quieren fomentar el «despojo y la explotación de los pueblos indígenas», al tiempo que reconocen la soberanía de los nativos americanos. El programa político del Partido Comunista de EEUU también hace hincapié en la inclusión de los indígenas en el movimiento obrero. Aunque estas organizaciones tienen razón en parte al pedir el reconocimiento de la soberanía tribal (la libre empresa ayudaría más que el socialismo), también deben reconocer las atrocidades cometidas por la Unión Soviética, representante del socialismo del siglo XX, contra las tribus nativas de Siberia.

En un artículo reciente aludí a los abusos de la Unión Soviética contra grupos minoritarios, pero no entré en muchos detalles sobre la explotación. El abuso de los nativos siberianos proporciona un estudio de caso.

Al consolidar su control de Rusia, los bolcheviques heredaron una vasta franja de tierra conocida como Siberia. Utilizarían esta tierra para sus gulags, pero también estaba la cuestión de las tribus nativas.

El historiador Benson Bobrick describe los abusos infligidos a los nativos siberianos en su libro Al este del sol. Aunque los soviéticos proclamaron la soberanía de las «diferentes nacionalidades» de Rusia, el destino de los siberianos no fue amable. En lugar de simplemente permitir que los nativos tuvieran autonomía, los soviéticos crearon el Comité de Ayuda a los Pueblos del Norte.

Este fue el comienzo de la cruel broma de la soberanía bajo los soviéticos, que no era soberanía real en lo más mínimo. La estructura soviética no daba ninguna «autonomía real»; los siberianos estaban esencialmente bajo la dirección de los burócratas rusos.

Aunque se produjeron algunas mejoras en la higiene y la sanidad (como cabría esperar cuando se presta ayuda a una sociedad más o menos primitiva), los soviéticos tomaron medidas que frustraron y quebraron la cultura siberiana. Al principio, los alfabetos de base romana de las lenguas nativas fueron sustituidos por el alfabeto cirílico; el Estado fomentó el estudio de la lengua rusa, en lugar de la nativa. Esta es una tendencia que se observa en muchas empresas imperialistas. (Otro ejemplo: la corona británica prohibió el gaélico en Escocia en 1616).

Los chamanes y otros líderes fueron eliminados mediante la dekulakización, se cerraron mezquitas tártaras, se destruyeron templos y se desplazaron por la fuerza los hábitos agrícolas autóctonos mediante los caóticos métodos de los planificadores centrales. Los cosacos fueron tratados de forma similar mediante la des cosackización, que fue la deportación y ejecución sistemática de los cosacos, otro grupo minoritario siberiano. Los siberianos del Ártico fueron gestionados por planificadores estatales enviados para asegurarse de que el pastoreo de renos se ajustaba al plan oficial, un plan que en modo alguno podía dar cuenta de los miles de años de conocimientos especializados que los siberianos habían desarrollado con sus métodos agrícolas únicos.

El contraste entre los soviéticos y los siberianos se hizo más evidente cuando se impusieron los modos de producción comunistas al «comunismo» primitivo de los siberianos. Bobrick afirma:

Aunque al principio el gobierno supuso que el comunismo nativo primitivo facilitaría la aplicación de los conceptos del comunismo moderno, las ideas nativas de reparto resultaron ser demasiado generosas, notablemente desconectadas de la teoría laboral del valor, y su falta de distinción entre trabajo y ocio juzgada «improductiva» e «ideológicamente errónea».

Los soviéticos intentaban meter un cuadrado en un agujero circular. Los planes oficiales no podían tener en cuenta las necesidades de la población. Pero no importaba. Los burócratas continuaron su trabajo sobre los siberianos. Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, «el 20% de la población nativa fue reclutada y enviada al frente», obligada a luchar en una guerra en la que no tenía nada que ver.

En lugar de dar autonomía a los siberianos, los soviéticos microgestionaron sus asuntos y, cuando estalló la guerra, enviaron a gran parte de la población al frente a morir por la Madre Rusia. Los siberianos eran tratados como recursos de los que se podía disponer en lugar de como pueblos libres.

Bobrick sigue relatando los tratos de los nativos con la Unión Soviética, pero los detalles destacados anteriormente son las injusticias más flagrantes. En la actualidad, los siberianos siguen bajo el yugo de Rusia, aunque con un régimen menos autoritario; sin embargo, abundan los paralelismos. La guerra de Ucrania está provocando el reclutamiento de siberianos nativos.

Un enfoque moderno de la cuestión de la soberanía nativa es sencillo. Debería permitirse a los siberianos separarse de Rusia o convertirse en regiones completamente autónomas, permitiendo que reinen los acuerdos espontáneos en lugar de los controles centrales. Lo mismo vale para las tribus nativas de los Estados Unidos y del resto del mundo, en lugar de repetir los errores cometidos por los antepasados soviéticos de Rusia.

Los defensores del libre mercado deberían reconocer esta solución, pero también los socialistas. De acuerdo con sus diversas plataformas, los socialistas modernos deberían reconocer plenamente los abusos cometidos por la Unión Soviética contra los nativos siberianos y defender activamente la soberanía de Siberia, al igual que hacen con los nativos americanos.

Author:

Contact Benjamin Seevers

Benjamin Seevers is a economics PhD student at West Virginia University and holds a BA in economics from Grove City College. He was a 2023 Mises Summer Fellow. His research interests include private governance, public policy, and libertarian ethics. He blogs at Seevers Insights

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock