Mises Wire

Home | Wire | Dinero y ahorros no son lo mismo

Dinero y ahorros no son lo mismo

  • yellow piggy bank

Etiquetas Dinero y bancos

02/16/2022

En las Cuentas Nacionales de Renta y Producto (NIPA por sus siglas en inglés), el ahorro se establece como la diferencia entre la renta monetaria disponible y los desembolsos monetarios. La renta disponible se define como la suma de todos los ingresos monetarios personales menos los pagos de impuestos al gobierno. La renta personal incluye los sueldos y salarios, las transferencias, los ingresos por intereses y dividendos y las rentas de alquiler.

El marco de la NIPA se basa en la visión keynesiana de que el gasto de un individuo se convierte en parte de la renta de otro individuo. El gasto del comprador es la renta del vendedor. De ello se deduce que el gasto es igual a la renta.

Por lo tanto, si la gente mantiene su gasto, esto hace que los ingresos totales sigan entrando. Ahora bien, un aumento de la oferta de dinero afecta a la cantidad total de dinero gastado. En consecuencia, cuanto mayor sea la expansión de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, más dinero se gastará y, por tanto, mayor será la renta nacional. Por lo tanto, para un gasto determinado, un aumento de la oferta monetaria se traducirá en un aumento del ahorro.

Obsérvese de nuevo que, en el marco de la NIPA, el aumento de la oferta monetaria es un factor importante en el aumento del ahorro. Sin embargo, ¿tiene sentido que los aumentos de la oferta monetaria estén asociados a los aumentos del ahorro? Si es así, entonces el banco central puede considerarse como un factor decisivo para la formación del ahorro. El ahorro no tiene que ver con el dinero, sino con los bienes de consumo necesarios para la vida y el bienestar de los individuos.

Cómo el ahorro apoya la producción

El ahorro es la cantidad de bienes de consumo producidos en exceso del consumo de estos bienes. Por ejemplo, si un panadero produce diez barras de pan y consume dos, su ahorro es de ocho barras de pan.

Ahora, para mejorar su horno, el panadero contrata los servicios de un técnico. El panadero paga al técnico con el pan ahorrado. Hay que tener en cuenta que el pan ahorrado permite al técnico mantener su vida y su bienestar mientras se dedica a mejorar el horno. Con un horno mejorado, el panadero puede aumentar la producción de pan.

Asimismo, los demás productores de bienes de consumo, al intercambiar estos bienes por los servicios o productos de diversos productores, les suministran los medios que sustentan su vida y su bienestar.

Obsérvese que los bienes de consumo ahorrados sirven de apoyo a los individuos en todas las etapas de la producción, desde los productores de bienes de consumo y servicios hasta los productores de materias primas, los productores de herramientas y maquinaria, y todas las demás etapas intermedias de la producción.

Obsérvese que si la producción de bienes de consumo aumentara, en igualdad de condiciones (es decir, si aumentara el fondo de ahorro), esto permitiría mejorar y ampliar aún más la infraestructura.

Una mayor reserva de ahorro permite a los individuos introducir nuevas etapas de producción que antes no podían llevarse a cabo. Esto, a su vez, permite la producción de una mayor cantidad y variedad de bienes de consumo.

Además, una vez que se ha producido un aumento adecuado del conjunto de bienes de consumo, los individuos están en condiciones de aspirar a mejorar aún más su bienestar buscando cosas como el entretenimiento y servicios como el tratamiento médico.

Los bienes de consumo ahorrados sirven para mantener la vida y el bienestar de los distintos individuos que ofrecen entretenimiento y servicios diversos, que necesitan bienes de consumo para mantener su vida y su bienestar.

Introducción del dinero

La introducción del dinero no altera lo que hemos dicho hasta ahora. Un productor de un bien de consumo intercambia sus bienes ahorrados por dinero. A su vez, puede cambiar el dinero por otros bienes y servicios. Al cambiar sus ahorros por dinero, ha suministrado al otro productor sus bienes ahorrados.

Por regla general, cuando los particulares adquieren bienes de capital como la maquinaria, transfieren dinero a las personas que trabajan en la fabricación de la misma. Con el dinero recibido, los fabricantes de maquinaria pueden optar por cambiarlo no sólo por bienes de consumo, sino también por diversos servicios.

A pesar de su importancia como medio de intercambio, según Murray N. Rothbard, «el dinero, per se, no puede ser consumido y no puede ser utilizado directamente como un bien de los productores en el proceso productivo. El dinero per se es, por tanto, improductivo; es un stock muerto y no produce nada».1

Una vez más, la función principal del dinero es simplemente cumplir el papel de medio de cambio. El dinero no sostiene ni financia la actividad económica real.

Sin embargo, sin el medio de intercambio (es decir, el dinero), no habrían podido surgir ni la división del trabajo ni la economía de mercado. La existencia del dinero permite a los individuos especializarse.

Los individuos pagan con los bienes y servicios que producen—no pagan con dinero. El dinero sólo sirve para facilitar los pagos. Permite intercambiar los bienes de un especialista por los de otro.

En «Planning for Freedom», Ludwig von Mises escribió: «Las mercancías, dice Say, se pagan en última instancia no con dinero, sino con otras mercancías. El dinero no es más que el medio de intercambio comúnmente utilizado; sólo juega un papel de intermediario. Lo que el vendedor quiere recibir en última instancia a cambio de las mercancías vendidas son otras mercancías.»

Mediante el dinero, un individuo puede canalizar los ahorros (es decir, los bienes de consumo no consumidos) hacia otros individuos, lo que a su vez permite ampliar el proceso de generación de riqueza. Siempre que el individuo lo considere necesario, puede cambiar su dinero por bienes.

Sin embargo, esto requiere que el flujo de los bienes de consumo producidos sea ininterrumpido. Por lo tanto, siempre que el poseedor del dinero decida cambiar parte de él por bienes, éstos deben estar a su disposición.

¿Son inofensivos los aumentos de la oferta monetaria en respuesta a la demanda de dinero?

Según algunos comentaristas, no acomodar un aumento de la demanda de dinero puede asfixiar la economía. Según esta forma de pensar, un aumento correspondiente de la oferta monetaria será totalmente absorbido por el aumento de la demanda sin ningún efecto secundario malo. Por el contrario, un aumento de la demanda de dinero no va a absorber un aumento correspondiente de la oferta monetaria, como ocurre con la demanda de otros bienes. Por ejemplo, un aumento del 5% en la oferta de pan será absorbido por un aumento del 5% en la demanda de pan. (Obsérvese que el aumento de la oferta de pan se consume en su totalidad—es decir, es absorbido por el aumento de la demanda).

Sin embargo, un aumento de la demanda de dinero no absorberá el correspondiente aumento de la oferta monetaria. La demanda de dinero es la demanda de gastarlo y no de consumirlo, como es el caso de la demanda de pan. El aumento de la oferta de dinero va a poner en marcha un intercambio de nada por algo, lo que dará lugar a la desviación de la riqueza de las actividades generadoras de riqueza a las no generadoras de riqueza. Esto, a su vez, debilitará el proceso de generación de riqueza.

Un aumento de la oferta monetaria para acomodar un aumento de la demanda de dinero pondrá en marcha todos los aspectos negativos que conlleva un aumento de la oferta monetaria, como la amenaza del ciclo de auge y caída.

Una vez que el mercado ha elegido una determinada mercancía como dinero, las existencias de esta mercancía siempre serán suficientes para garantizar los servicios que el dinero proporciona. Esto significa que no es necesario aumentar la oferta de dinero en respuesta a un aumento de la demanda.

En el marco de un mercado libre, no puede haber «demasiado poco» o «demasiado» dinero. Mientras se permita que el mercado se despeje, no puede haber ni escasez ni exceso de dinero.

Según Mises:

Como el funcionamiento del mercado tiende a determinar el estado final del poder adquisitivo del dinero a una altura en la que coinciden la oferta y la demanda de dinero, nunca puede haber exceso o defecto de dinero. Cada individuo y todos los individuos juntos disfrutan siempre plenamente de las ventajas que pueden derivar del intercambio indirecto y del uso del dinero, independientemente de que la cantidad total de dinero sea grande o pequeña.... los servicios que presta el dinero no pueden mejorarse ni repararse cambiando la oferta de dinero.... La cantidad de dinero disponible en el conjunto de la economía es siempre suficiente para asegurar a todo el mundo todo lo que el dinero hace y puede hacer.2

¿La gente ahorra dinero?

La gente no ahorra dinero, sino que lo intercambia por bienes y servicios. Una vez que los ahorros (bienes de consumo ahorrados) se cambian por dinero, el titular del dinero puede emplearlo inmediatamente en un intercambio por otros bienes o puede conservarlo temporalmente. La forma en que un individuo decida emplear su dinero va a alterar su demanda de dinero.

El hecho de que utilice el dinero inmediatamente en un intercambio por otros bienes, lo ponga bajo el colchón o lo guarde en el bolsillo no alterará el conjunto de ahorros dado.

Por ejemplo, al prestar dinero, los individuos reducen su demanda de dinero. El acto de prestar no altera la reserva de ahorro existente.

Del mismo modo, si el propietario del dinero decide adquirir un activo financiero, como un bono o una acción, simplemente transfiere su dinero al vendedor de activos financieros, sin que los ahorros actuales se vean afectados por estas transacciones.

Sin embargo, los problemas surgen siempre que el banco central se embarca en el bombeo monetario. Cuando el dinero bombeado se intercambia por bienes de consumo, equivale a un consumo que no está respaldado por la producción. Ahora hay más dinero que persigue la misma cantidad de bienes.

En consecuencia, un poseedor de dinero honesto (es decir, un individuo que ha producido riqueza) descubre que no puede obtener el valor equivalente de todos los bienes que previamente produjo y cambió por dinero, en igualdad de condiciones. Descubre que el poder adquisitivo de su dinero ha disminuido.

El llamado crecimiento económico en el marco de una política monetaria flexible sólo puede tener lugar si el sector privado consigue hacer crecer la reserva de ahorro a pesar de que la política monetaria flexible socava este proceso.

Obsérvese de nuevo que las políticas monetarias flexibles dan lugar a actividades no generadoras de riqueza. Una vez que el ritmo de las actividades no generadoras de riqueza empieza a superar el ritmo de las actividades generadoras de riqueza, el conjunto de ahorros se ve presionado. Esto, a su vez, sienta las bases para un grave declive económico.

Conclusiones

El ahorro tiene que ver con la producción de bienes de consumo por encima del consumo de estos bienes. El ahorro no tiene que ver con el dinero, sino con los bienes de consumo finales que sustentan la vida y el bienestar de los distintos individuos que participan en las diferentes etapas de la producción.

No es el dinero el que financia la actividad económica, sino el conjunto de bienes de consumo ahorrados. La existencia del dinero sólo facilita el flujo del ahorro. Cualquier intento de sustituir el ahorro por el dinero acaba en un desastre económico.

  • 1. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State (Los Ángeles: Nash Publishing, 1970), p. 670.
  • 2. Ludwig von Mises, Human Action, 3ª ed. rev. (Chicago: Contemporary Books, 1966), p. 421.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here