Mises Wire

Home | Wire | Concentrarse donde los asesinatos están concentrados

Concentrarse donde los asesinatos están concentrados

  • gun violence

Etiquetas Medios y culturaProgresismo

01/28/2023

Uno de los principios de las buenas políticas públicas es centrar los esfuerzos en comprender los problemas sociales y buscar respuestas eficaces allí donde esos problemas son graves, no donde son menores o inexistentes. Los problemas locales justifican políticas centradas y decididas localmente, los problemas que tienen efectos que se extienden más ampliamente justifican políticas geográficamente más amplias, y los problemas más amplios justifican políticas nacionales, como ilustra el federalismo de la Constitución de EEUU, en particular la Décima Enmienda.

Que tal principio está bien establecido lo ilustra el libro de texto de Edgar K. Browning y Jacquelene M. Browning, Public Finance and the Price System (Las finanzas públicas y el sistema de precios), que utilicé cuando impartí mi primera clase de este tipo hace más de cuatro décadas y que decía: «La cuestión clave aquí es el área geográfica en la que las personas necesariamente se benefician [o se ven perjudicadas»], lo que requiere que «se tenga cuidado a la hora de determinar qué tipos de políticas son más adecuadas para los gobiernos locales».

Sin embargo, hoy en día ese principio se incumple a menudo, ya que los políticos de los gobiernos de más alto nivel siempre intentan regular y legislar cuestiones que tienen un carácter más local. ¿Por qué? Permite a los políticos de las zonas donde los problemas son mayores fingir que se trata de un problema nacional y no de uno ligado a sus jurisdicciones y políticas. Además, el poder de votar planes nacionales permite a los políticos de otras zonas «alquilar» su apoyo a esos programas a cambio de más de lo que quieren a través del barril legislativo.

Basta pensar en cuántas veces un suceso aislado en un lugar empieza a ser tendencia, para dar lugar inmediatamente a propuestas de nuevas políticas estatales o nacionales como «la solución», como es tan habitual en cuestiones de delincuencia. El tiroteo de Monterey Park es un buen ejemplo. El mismo día en que se informó de ello en Los Angeles Times, publicaron un editorial sobre los tiroteos masivos que se están convirtiendo en «un suceso enfermizamente frecuente en america», argumentando que los tiroteos masivos «tienen una cosa en común: tienen armas» y afirmando que debemos limitar la Segunda Enmienda de la Constitución de EEUU —no sólo la ley federal, sino la ley suprema del país— porque «el suicidio nacional no es el precio obligatorio de la libertad».

El resultado de estas respuestas tan amplias y nacionales es también una escasa «eficacia de los objetivos», ya que se presta muy poca atención a las razones más locales que agravan los problemas.

Un excelente ejemplo de ello es la reciente investigación sobre la tasa de asesinatos en los EEUU realizada por el Crime Prevention Research Center, y su presidente, John R. Lott Jr., a quien conozco desde que coincidimos hace muchos años en el programa de doctorado en Economía de la UCLA. Me gustaría señalar que el trabajo de John es a menudo controvertido, lo que también le convierte en objeto frecuente de ataques ad hominem, porque los datos empíricos que desarrolla pueden contradecir fuertemente lo que otros «venden» como la verdad en algún ámbito, especialmente en lo que se refiere a la delincuencia. Sin embargo, nunca le he visto abusar de la lógica y la estadística para obtener una respuesta concreta que se propuso encontrar (o para la que le pagaron, como a muchos «investigadores»). Su enfoque, que me recuerda mucho al trabajo de Harold Demsetz, que nos enseñó a los dos, se centra en diseñar pruebas empíricas para diferenciar entre explicaciones alternativas, y luego seguir adonde conducen las pruebas, en lugar de torturar las pruebas para crear la respuesta errónea «correcta».

Los aumentos en las tasas de homicidio tienden a ser tratados por los políticos estatales y federales como si fueran problemas nacionales ampliamente distribuidos para asustar a los americanos y que apoyen «soluciones» demasiado generales. Pero la investigación de Lott muestra, en cambio, que «los índices de homicidio se han disparado, pero la mayor parte de América ha permanecido intacta». O como David Strom resumió los resultados: «Hay vastas franjas del país donde el crimen violento es muy, muy raro, y pequeñas áreas del país donde es común». Si eso es cierto, deberíamos centrar nuestra atención en esas pequeñas zonas, no en políticas nacionales mal enfocadas allí donde los problemas reales son más graves.

La investigación de Lott, que utilizó datos de homicidios de 2020, examinó la concentración de homicidios en zonas concretas para ver si el creciente problema de homicidios en América es nacional o local. Dejó que los datos contaran su historia.

En primer lugar, se centró en datos a nivel de condado en lugar de datos nacionales. Algunos de los dramáticos resultados que encontró:

  • Los cinco peores condados (Cook, Los Ángeles, Harris, Filadelfia y Nueva York) concentraron cerca del 15% de los homicidios.
  • El peor 1% de los condados (31), con el 21% de la población de EEUU, concentró el 42% de los homicidios.
  • El peor 2% de los condados (62), con el 31% de la población, concentró el 56% de los homicidios.
  • El peor 5% de los condados (155), con el 47% de la población, concentró el 73% de los homicidios.
  • Por el contrario, más de la mitad de los condados de EE.UU. (52%) tuvieron cero homicidios en 2020, y aproximadamente una sexta parte de los condados (16%) tuvieron sólo uno.

Siguiendo con su investigación, Lott examinó los datos de los códigos postales del condado de Los Ángeles a una escala aún más fina. Descubrió que el 10% de los peores códigos postales del condado representaban el 41% de los homicidios, y que el 20% de los peores representaban el 67% de los homicidios.

A partir de esos datos, Lott concluyó que: «El asesinato no es un problema nacional». En cambio, «es un problema en un pequeño conjunto de áreas urbanas, e incluso en esos condados los asesinatos se concentran en pequeñas áreas dentro de ellos, y cualquier solución debe reducir esos asesinatos».

A pesar del constante bombardeo político y mediático para presentar los homicidios como un problema nacional que amenaza a todo el mundo en todas partes y que, por tanto, exige soluciones nacionales acordes con lo que desea la izquierda política, las pruebas nos señalan en una dirección mucho más local.

Eso bien puede explicar la razón política del volumen y la persistencia de ese redoble de tambores. Sirve de camuflaje para aquellos cuyas políticas (y quienes las apoyan) se someterían a un escrutinio mucho mayor si la gente reconociera lo concentrados que están los homicidios y luego se preguntara qué es diferente en esos lugares, en lugar de los bromuros de «culpar primero a América» hacia los que hoy se les dirige rutinariamente de forma errónea.

Pero eso significa que si realmente nos preocupamos por los más perjudicados por la tasa de asesinatos, en lugar de imponer restricciones más amplias de lo necesario a los americanos, es importante seguir las pruebas que tantos prefieren mantener ocultas.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and an adjunct scholar at the Ludwig von Mises Institute. He is also a research fellow at the Independent Institute, a member of the Foundation for Economic Education faculty network, and a member of the Heartland Institute Board of Policy Advisors.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock