Mises Wire

Home | Wire | Ascenso y caída del buen dinero: un relato del mercado y el Estado

Ascenso y caída del buen dinero: un relato del mercado y el Estado

  • money falling in hole

Etiquetas Patrón OroDinero y Banca

01/18/2023

El libro de Ludwig von Mises Teoría del dinero y del crédito es una obra maestra de la teoría monetaria. A pesar de haber sido escrito a principios del siglo XX, sus argumentos y conclusiones siguen siendo válidos e interesantes hoy en día. Mises describe cinco características vitales para la función del dinero: comerciabilidad, durabilidad, fungibilidad, fiabilidad y conveniencia.

La historia del dinero es sencilla. Los mercados se desarrollaron y expandieron mientras el sector privado controló la oferta monetaria. Una vez que el Estado se hizo con el control del sistema monetario, se produjo un declive. Este arco puede ilustrarse observando algunos ejemplos generales de la historia del dinero.

El trueque produce graves cuellos de botella. La doble coincidencia de necesidades supone una gran barrera para el comercio. Las sociedades primitivas gravitaron hacia el uso de diversas mercancías como medios de intercambio. Azadas de hierro, sal, azúcar, pieles de animales e incluso los propios animales recibían aplicaciones monetarias en lugares de todo el mundo; incluso se ensartaban trozos de concha con este fin.

Sin embargo, aunque cada uno de estos bienes satisfacía algunos de los requisitos de un buen dinero, también tenían importantes deficiencias: los seres vivos requieren experiencia para evaluar su calidad y pueden morir; la sal y el azúcar pueden ser devorados por los animales o arrastrados por las inundaciones; las pieles de los animales se pudren; los metales comunes se corroen; y los trozos de concha pueden romperse en pedazos más pequeños, borrando por completo su valor o convirtiéndolos en otros trozos de igual valor. La existencia de múltiples tipos de dinero en distintos países reducía el comercio internacional al trueque. Estaba claro que se necesitaba una solución más universal.

La acuñación de metales nobles, sobre todo plata y oro, fue la solución a la que llegó el mercado. Los metales nobles tienen varias ventajas. En primer lugar, son mucho menos susceptibles a los daños causados por los elementos. Como tales, no necesitan ser examinados individualmente en busca de óxido u otras imperfecciones durante el comercio, lo que mejora su fungibilidad. Para mejorar aún más su fungibilidad, los metales nobles podían ser acuñados en pesos específicos y precisos por casas de moneda privadas.

En lo que respecta a la fiabilidad y la comodidad, los metales nobles servían bastante bien a las cecas conocidas con buena reputación. El uso de metales con densidades inusualmente altas (como el oro) facilitaba la detección de varios tipos de falsificación. Sin embargo, la posibilidad de que las monedas se recortaran o sudaran a menudo hacía que, de todos modos, se midieran y valoraran por su masa, lo que limitaba su conveniencia.

A medida que el sistema monetario maduraba, se generalizaron los sistemas de monedas y billetes simbólicos. Las fábricas de moneda y los bancos privados tenían un nuevo incentivo para producir más sustitutos monetarios de los que sus tenencias podían justificar, pero la amenaza de corrida bancaria mantuvo a raya a las instituciones mientras el Estado se opuso a los rescates. Sin embargo, el Estado, viendo una oportunidad, se apoderó gradualmente de la administración del sistema monetario. Este punto marcó la cúspide del dinero desde la perspectiva del mercado. A partir de aquí, el Estado empeoró sistemáticamente las cosas.

En teoría, la arrogación estatal del proceso de acuñación puede tener efectos tanto positivos como negativos. Desde el punto de vista positivo, una única fábrica de moneda estatal fiable podría reducir la necesidad de los comerciantes de evaluar y recordar la fiabilidad de muchas fábricas de moneda privadas. Las leyes contra el desfiguramiento de la moneda podrían reducir la posibilidad de que las monedas utilizadas en el comercio fueran adulteradas o falsificadas. La libre acuñación permite que la oferta de dinero crezca y disminuya en respuesta a las necesidades del mercado.

Sin embargo, en sentido negativo, las fábricas de moneda estatales poco fiables podían adulterar sus monedas e imponer leyes de curso legal, creando un fuerte afán de lucro para el Estado y degradando la moneda para todos los demás. Casi todos los grandes estados acabaron monopolizando el proceso de acuñación y adoptando un comportamiento político negativo, lo que convirtió la acuñación estatal en una bendición mixta —en el mejor de los casos— para el sistema monetario. (Sin embargo, la inercia de la regresión del valor combinada con las leyes de curso legal fue capaz de evitar el colapso de muchos sistemas monetarios).

Una vez que el Estado se hizo con el control total del dinero, éste siguió funcionando sobre la base de una reserva fraccionaria, permitiendo el canje por oro o plata durante algún tiempo. Sin embargo, la tendencia fue hacia una drástica reducción de la circulación del metal. Las tesorerías estatales fomentaron la conversión a billetes y monedas simbólicas tanto para el comercio minorista como mayorista, en la medida de lo posible. Los billetes fiat se hicieron casi indistinguibles de los certificados monetarios, por lo que la mayoría de la gente los consideraría en general indistintos.

Los billetes fiat eran comercializables porque se hacían legalmente equivalentes a los certificados monetarios. Los billetes eran mucho menos duraderos que las monedas de oro. Aunque lo suficientemente duraderos para un periodo de circulación, los billetes fiduciarios eran lo suficientemente frágiles como para que los billetes dañados tuvieran que recogerse y reimprimirse constantemente, lo que daba al Estado la oportunidad de sustituir los certificados monetarios por billetes fiduciarios. Los billetes, con un valor nominal fijo, eran fungibles, cómodos e incluso ofrecían cierto grado de anonimato.

También cabe señalar que los billetes y certificados monetarios fiduciarios eran tan fiables como su autoridad emisora, el Estado. Con el tiempo, los Estados más ricos consiguieron retirar por completo el respaldo en oro de sus monedas sin provocar un colapso.

Cuando escribió Teoría del dinero y del crédito, Mises no estaba seguro de que un sistema fiduciario puro pudiera sostenerse, pero los sistemas fiduciarios puros surgieron durante su vida y han persistido desde entonces. Un aspecto atractivo de los billetes fiduciarios para el Estado es que pueden imprimirse con cualquier valor nominal. Esto tiene cierto atractivo para el mercado, pero el Estado a menudo utiliza esta capacidad para inflar. La inflación sería la ruina de varias monedas, sobre todo la de Zimbabue.

La opinión pública americana desconocía en su mayor parte estos incentivos o estaba convencida de que eran un factor menor. La implacable degradación incluso de las monedas fiduciarias relativamente buenas continúa hasta hoy, en franca oposición a las tendencias naturales del mercado.

El comercio es una fuerza vital para el enriquecimiento de la humanidad. La división del trabajo y la acumulación de capital nos hacen más productivos y mejoran nuestras vidas. Cuando el mercado tuvo el control del sistema monetario, asistimos a un aumento gradual pero constante de su complejidad y escala.

Sin embargo, una vez que el Estado monopolizó el sistema monetario, vimos cómo se invertía esa antigua tendencia a medida que se reducía la fiabilidad del dinero. Finalmente, el sistema monetario se desconectó por completo del patrón oro, y el Estado utilizó el subterfugio y la inercia para dotarse de un poder más amplio. A medida que el Estado busca más poder sobre el pueblo y el mercado, podemos esperar que el dinero que se nos impone se deteriore aún más. La cuestión es, ¿hasta dónde se le permitirá llegar al Estado?

Author:

Rudolph Kohn

Rudolph Kohn is a physicist who stumbled onto the writings of Rothbard and Mises while in graduate school.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here