Mises Wire

Home | Wire | Arrojando luz sobre la ley de las consecuencias no intencionadas

Arrojando luz sobre la ley de las consecuencias no intencionadas

  • lightbulb

Etiquetas Burocracia y regulaciónEconomía de EEUUIntervencionismo

05/05/2023

El Departamento de Energía de EEUU acaba de anunciar dos nuevas normas que prohibirán la fabricación de bombillas incandescentes a partir de julio de 2023 e irán introduciéndose progresivamente en los distintos sectores durante los meses siguientes. El gobierno de Biden afirma que esta prohibición es una medida de ahorro que «ahorrará a los consumidores unos 3.000 millones de dólares anuales cuando se aplique en su totalidad». Sin embargo, el impacto neto de esta política no está claro, ya que la sustitución de las incandescentes por luces LED conlleva notables efectos negativos, como la alteración del sueño y, en consecuencia, de la productividad.

Como escribió el gran columnista económico del siglo XX Henry Hazlitt, no debemos fijarnos sólo en los efectos directos, sino también en los indirectos de un determinado cambio político o elección individual.

Merece la pena mencionar que en 2020 alrededor del 70% del mercado de lámparas para servicios generales (GSL) eran LED, mientras que el 30% eran incandescentes y halógenas, y más de dos tercios de esa cuota del 30% eran incandescentes. A medida que la cuota de mercado de las bombillas LED ha ido aumentando cada año, el volumen de mercado ha disminuido, presumiblemente debido en gran parte a una menor necesidad de bombillas de repuesto dada la mayor duración de las LED.

Sin embargo, los LED y los fluorescentes emiten niveles mucho más altos de luz azul que inhibe la producción de la hormona del sueño melatonina, que es importante por la mañana y al mediodía, pero la melatonina no debe inhibirse por la tarde o por la noche. A medida que las luces LED han ganado en uso en los últimos diez años, la salud del sueño de los americanos ha seguido disminuyendo: la corta duración del sueño en los adultos americanos que trabajan ha aumentado del 30,9 por ciento de la población en 2010 al 35,6 por ciento de la población en 2018.

Por supuesto, los cambios en la iluminación de los hogares y las ciudades no son más que uno de los muchos factores. Otros factores son el uso de pantallas y los alimentos con glifosato, que reducen el aminoácido glicina, asociado a la calidad del sueño. El aumento de la exposición de los ojos a la luz azul y el consiguiente deterioro de la salud del sueño han impulsado un mercado en expansión de los somníferos, un mercado norteamericano de 30.000 millones de dólares en 2022. Esta cantidad no hará sino aumentar a menos que cambien las tendencias actuales del sueño, con una tasa de crecimiento anual compuesto estimada del 6,5%.

Otra justificación de la prohibición de las bombillas incandescentes es que «reducirá las emisiones de carbono en 222 millones de toneladas métricas en los próximos treinta años». Aunque el impacto del carbono queda en gran medida fuera del ámbito de mi artículo, cabe mencionar que el uso de LED no está exento de impacto ambiental, concretamente el uso de metales como el plomo y el arsénico.

Además, el aumento de la luz azul afecta a organismos no humanos, como murciélagos y polillas, y puede ser un factor que contribuya a la disminución de la población de insectos. La contaminación lumínica domina el horizonte de las ciudades y la luz azul ha aumentado un dos por ciento al año entre 2013 y 2016. Los valores estéticos también deben tenerse en cuenta dado que muchos americanos ya no pueden ver el rico y hermoso cielo nocturno en su antiguo esplendor.

Personalmente, utilizo luces LED inteligentes para simular hasta cierto punto los perfiles de luz del sol a diferentes horas del día en mi apartamento. Sin embargo, investigando, me enteré de que mis luces LED crean colores de apariencia natural aumentando por separado los niveles de luz roja, verde y azul en longitudes de onda específicas. Un naranja LED no es el naranja de espectro completo de una luz incandescente, pero al menos las longitudes de onda azul y verde pueden limitarse por la tarde y por la noche con este tipo de opciones.

Si aceptamos que el Estado tiene un papel que desempeñar a la hora de decidir las opciones de que disponen los consumidores de bombillas, se podría argumentar tecnocráticamente a favor de prohibir las bombillas LED en favor de las bombillas inocuas para la vista. Evidentemente, los tecnócratas de Washington no son buenos tecnócratas si sólo se fijan en el aspecto dólar/lumen/tiempo de iluminación y no en toda la distribución de longitudes de onda de las distintas opciones de iluminación y sus efectos sobre la salud humana y ecológica. En última instancia, es derecho del consumidor, y no del régimen, determinar qué fuentes de iluminación le convienen más.

Author:

Joshua Schubert

Joshua Schubert is currently an economics student at Grove City College. He is also a cofounder of the libertarian space, Liberty at Large, where he writes about Austrian economics and liberty.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock