Mises Wire

Home | Wire | ¿Acepta la gente el dinero porque el gobierno lo avala?

¿Acepta la gente el dinero porque el gobierno lo avala?

  • cash

Etiquetas Bancos centralesInflaciónPolítica monetaria

09/22/2022

La demanda de bienes surge por los beneficios percibidos. Por ejemplo, los individuos demandan alimentos porque les nutren. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los trozos de papel que llamamos dinero, ¿por qué los aceptamos?

Según Platón y Aristóteles, la aceptación del dinero es un hecho histórico avalado por el decreto gubernamental. Es el decreto gubernamental, así se argumenta, el que hace que una cosa concreta sea aceptada como medio general de intercambio. Carl Menger, sin embargo, dudó de la solidez de ese punto de vista, escribiendo

Un acontecimiento de tan alta y universal significación y de notoriedad tan inevitable, como el establecimiento por ley o convención de un medio de cambio universal, habría sido ciertamente retenido en la memoria del hombre, tanto más ciertamente cuanto que habría tenido que realizarse en un gran número de lugares. Sin embargo, ningún monumento histórico nos da noticias fidedignas de ninguna transacción que confiera un reconocimiento distinto a los medios de cambio ya en uso, o que se refiera a su adopción por pueblos de cultura comparativamente reciente, y mucho menos que atestigüe una iniciación de las primeras épocas de la civilización económica en el uso del dinero.

Por qué el análisis convencional de oferta y demanda no explica el precio del dinero

 

¿Cómo es que algo que el gobierno proclama se convierte en el medio de intercambio, adquiriendo valor? Sabemos que el precio de un bien es el resultado de la interacción entre demanda y oferta. A partir de esto, podríamos llegar a la conclusión de que el precio del dinero también está fijado por las leyes de demanda y oferta.

Mientras que la demanda de bienes surge por los beneficios percibidos, la gente demanda dinero por su poder adquisitivo con respecto a diversos bienes. La demanda de dinero depende del poder adquisitivo del dinero, mientras que el poder adquisitivo del dinero depende de la demanda de dinero.

Estamos atrapados en una trampa circular. (La demanda de dinero depende de su poder adquisitivo, mientras que el poder adquisitivo depende, para una oferta determinada, de la demanda de dinero). La circularidad parece reivindicar la opinión de que la aceptación del dinero es el resultado del decreto del gobierno.

Mises apoya la visión de Menger

El teorema de regresión de Ludwig von Mises apoya las ideas de Menger. Mises no sólo resolvió el problema de la circularidad del dinero, sino que también confirmó la opinión de Carl Menger de que el dinero no procedía de un decreto gubernamental.

Mises comenzó su análisis observando que la demanda de dinero de hoy está determinada por el poder adquisitivo del dinero de ayer. Por lo tanto, para una determinada oferta de dinero, se establece el poder adquisitivo del dinero de hoy. A su vez, la demanda de dinero de ayer estaba fijada por el poder adquisitivo del dinero del día anterior. Para una determinada oferta de dinero se fijó el precio del dinero de ayer. El mismo procedimiento se aplica a los períodos anteriores.

Sin embargo, esto no resuelve el problema de la circularidad, sino que parece que lo hace retroceder hasta el infinito. No es así, argumenta Mises. Si retrocedemos en el tiempo, llegaremos a un momento en el que el dinero era sólo una mercancía ordinaria con un precio fijado por la demanda y la oferta. La mercancía tenía un valor de cambio en términos de otras mercancías, por lo que el trueque establece su valor de cambio.

Cuando una mercancía se convierte en dinero, ya tiene un poder adquisitivo establecido o un precio en términos de otras mercancías. Este poder adquisitivo permite establecer la demanda de esta mercancía como dinero. Esto, a su vez, para una oferta determinada, establece su poder adquisitivo el día en que esta mercancía empieza a funcionar como dinero.

Una vez establecido el precio del dinero, sirve de base para establecer el precio del dinero de mañana. De ello se deduce que, sin la información de ayer sobre el precio del dinero, no se puede establecer el poder adquisitivo del dinero de hoy. En cuanto a otros bienes y servicios, la historia no es necesaria para establecer los precios actuales, ya que la demanda de estos bienes surge por los beneficios que se perciben al consumirlos. El beneficio que aporta el dinero es que puede intercambiarse por bienes y servicios. En consecuencia, es necesario conocer el poder adquisitivo del dinero en el pasado para establecer la demanda actual del mismo.

Utilizando el teorema de regresión, deducimos que no es posible que el dinero haya surgido por decreto gubernamental, porque el decreto no puede otorgar poder adquisitivo a una cosa que el gobierno proclama que se convertirá en el medio de intercambio. Según Hans Hoppe

El dinero debe surgir como una mercancía porque algo puede ser demandado como medio de cambio sólo si tiene una demanda de trueque preexistente.

Una vez que una mercancía es aceptada como medio de intercambio, seguirá siéndolo aunque su utilidad no monetaria desaparezca. La razón de esta aceptación es el hecho de que la gente posee ahora información sobre el poder adquisitivo de ayer, lo que permite la formación de la demanda de dinero de hoy.

Del dinero mercancía al dinero papel

Originalmente, el dinero papel no se consideraba dinero, sino sólo un representante del dinero, que era el oro. Los distintos certificados de papel eran derechos sobre el oro almacenado en los bancos. Los titulares de los certificados de papel podían convertirlos en oro siempre que lo consideraran necesario. Como a los particulares les resultaba más cómodo utilizar los certificados de papel para canjearlos por bienes y servicios, estos certificados pasaron a considerarse dinero.

La introducción de certificados de papel aceptados como medio de cambio abrió la puerta a prácticas fraudulentas. Los bancos podían tener la tentación de aumentar sus beneficios prestando certificados que no estaban cubiertos por oro.

En una economía de libre mercado, un banco que emita en exceso su certificado de papel descubrirá rápidamente que el valor de cambio de su certificado en términos de certificados de otros bancos caerá. Esta caída en el valor de cambio hará que los individuos conviertan los certificados de papel bancario emitidos en exceso en oro para proteger su poder adquisitivo.

Sin embargo, el banco emisor no tendría suficiente oro para pagar todos los certificados de papel emitidos y se declararía insolvente. La amenaza de quiebra, por tanto, disuadiría a los bancos de emitir certificados de papel sin respaldo de oro. Así, en una economía de libre mercado, el dinero papel no puede asumir una «vida» propia e independizarse del dinero mercancía.

El banco central hace cumplir el estándar papel

En respuesta a la sobreemisión de moneda por parte de los bancos, el gobierno podría abolir por decreto la convertibilidad de los certificados de papel en oro, evitando así que esos bancos quiebren. Sin embargo, una vez que los bancos no estén obligados a canjear los certificados de papel por oro, se abre la posibilidad de obtener beneficios, ya que esta acción generaría incentivos para la expansión de los certificados de papel, lo que a su vez podría producir una hiperinflación y un colapso económico.

Para evitar el colapso, el estándar de dinero papel debe ser gestionado para evitar que varios bancos competidores emitan en exceso certificados de papel. Esto puede lograrse mediante el establecimiento de un banco central monopolista, que gestione la expansión del dinero papel. Para hacer valer su autoridad, el banco central introduce sus propios certificados de papel para sustituir los certificados de los bancos comerciales. El poder adquisitivo de los certificados del banco central se establece porque los certificados de papel de los bancos comerciales se cambian por el certificado del banco central a un tipo de cambio fijo.

El certificado de papel del banco central, que se declara de curso legal -es decir, dinero-, sirve también como activo de reserva para los bancos, lo que establece un límite a la expansión del crédito bancario. Parecería que mediante las políticas monetarias el banco central podría ahora gestionar y estabilizar el sistema monetario. Sin embargo, esto no es así: el patrón papel debe aplicarse constantemente para evitar su colapso.

Esto significa un bombeo monetario continuo y siempre creciente por parte del banco central para mantener el sistema «estable». Sin embargo, esto conduce tanto a la disminución del poder adquisitivo del dinero como a ciclos de auge y caída, lo que, a su vez, desestabiliza todo el sistema monetario.

Conclusión

El teorema de regresión de Mises demuestra que el dinero no surgió por decreto gubernamental. La aceptación del dinero viene dictada por su poder adquisitivo previo. El teorema de regresión muestra que el poder adquisitivo se adquiere porque el dinero se originó como una mercancía. El teorema de regresión también muestra que el dinero papel tiene poder adquisitivo porque inicialmente estaba totalmente respaldado por una mercancía como el oro.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here