Mises Wire

Home | Wire | ¿Pueden las ciudades libres privadas reemplazar al Estado?

¿Pueden las ciudades libres privadas reemplazar al Estado?

  • ties.JPG
0 Views

Tags Descentralización y Secesión

03/29/2019

[El nuevo libro de Titus Gebel,  Free Private Cities: Making Governments Compete for You, ahora está disponible en formato de audio en mises.org. Recientemente, hablamos con el Sr. Gebel sobre algunas objeciones comunes a la idea de que las ciudades totalmente privatizadas coexistan con los estados actuales. Ver también: «Ciudades privadas: ¿un modelo para una sociedad verdaderamente libre?»]

Instituto Mises (IM): Dado el poder de los grandes Estados del mundo hoy en día, ¿cómo podrían las ciudades privadas esperar que existan? ¿No serían simplemente invadidos u ocupados por poderes más grandes?

Titus Gebel (TG): Las ciudades privadas exitosas ofrecerían crecimiento económico y valor a las áreas circundantes. La intervención violenta de otros Estados podría dañar este valor. Esto no es diferente, sin embargo, de la situación que vemos hoy en día con muchos Estados pequeños. Solo muy pocos estados pueden actuar de manera total independientemente de las principales potencias. Sin embargo, incluso los Estados poderosos no pueden simplemente ocupar otros territorios a voluntad. Tales acciones agresivas tienden a invitar a la intervención de otras potencias en la escena, lo que es un desincentivo para las violaciones de la soberanía. Si este no fuera el caso, ninguno de los pequeños estados de hoy existiría.

IM: ¿Puede este modelo mantenerse con el tiempo? ¿No se impondrían cambios significativos en el modelo de gobierno a los residentes y, por lo tanto, convertirían las ciudades privadas en otra forma de estado convencional?

TG: Debería ser posible que los tribunales privados decidan sobre nuevos arreglos legales recurriendo a los principios legales que han estado vigentes durante siglos y que logren un equilibrio razonable de intereses. Así es como funciona el derecho común.

IM: En un mercado, es inevitable que algunos operadores de la ciudad calculen mal y vayan a la quiebra. ¿Están todos los planes de vida de los habitantes de estas ciudades condenados al fracaso?

TG: Si el operador se ve amenazado o se vuelve insolvente, siempre existe la posibilidad, al igual que con otras compañías, de que un competidor, una parte de los habitantes o los habitantes en su totalidad se apoderen de la ciudad (una «compra de residentes»). Además, la insolvencia permite un nuevo inicio regular y libre de deudas para los deudores. Nuestro mundo actual también sería mejor si los países en bancarrota pudieran pasar por procedimientos de insolvencia de una manera más eficiente.

IM: ¿No son las ciudades libres privadas, consumidores parásitos? Utilizan la infraestructura del Estado anfitrión que los rodea y su protección militar, y no podrían existir por sí mismos.

TG: Casi ningún Estado en el mundo es verdaderamente autosuficiente. Esto tampoco es un problema si el pago se realiza a personas fuera de la ciudad que brindan infraestructura importante, como infraestructura o protección militar. También se puede suponer que las ciudades privadas independientes exitosas construirán su propia infraestructura suficiente, así como una capacidad de defensa con el tiempo, como lo hizo Singapur.

MI: ¿No son los gerentes de la ciudad como pequeños dictadores? ¿No estarían los habitantes de la ciudad a su merced?

TG: El operador de la ciudad está obligado por contrato entre la ciudad misma y los residentes. Esto limita las prerrogativas de los administradores de la ciudad a solo unas pocas áreas. Además, el operador ha sometido a un arbitraje independiente de disputas fuera de su propio control. Por supuesto, debido al monopolio territorial de la fuerza dentro de los límites de la ciudad, de hecho podría ejercer lo que algunos podrían llamar una «dictadura». Sin embargo, dada la facilidad de salir de una ciudad privada, los administradores de la ciudad están bajo presión para no abusar del poder. Si los administradores se volvieran abusivos, la mayoría de los ciudadanos abandonaría la ciudad y sería imposible para el operador encontrar con éxito nuevas ciudades privadas en otros lugares debido a la pérdida de reputación. A este respecto, no se diferencia del capitán de un crucero en alta mar o el jefe de un centro turístico remoto. Ambas teóricamente tienen la posibilidad de actuar como dictadores, pero se abstienen de hacerlo debido a sus intereses comerciales.

IM: Muchos observadores temen que, debido a la falta de un estado de bienestar y las regulaciones de protección correspondientes, los más débiles serán explotados por los fuertes.

TG: Incluso en una ciudad libre privada, los débiles no están indefensos porque hay un sistema de derecho privado que protege contra cláusulas fraudulentas u ocultas en los contratos, por ejemplo. Finalmente, la objeción ignora el hecho de que la protección de los débiles y la ayuda para los verdaderamente necesitados, que no pueden ayudarse a sí mismos, también pueden garantizarse sin sistemas coercitivos estatales. Y esto viene sin los efectos secundarios dañinos de los sistemas burocráticos estatales. Como resultado, las ciudades libres privadas podrán brindar una mejor protección social que los llamados estados de bienestar. Sin embargo, la cuestión de la seguridad social es legítima y se trata con mayor detalle en mi libro.

IM: ¿Cómo pueden abordarse los problemas humanos globales como la protección del medio ambiente y el clima con ciudades libres privadas?

TG: La mayoría de los problemas ambientales son regionales y, por lo tanto, también pueden resolverse a nivel regional. El atractivo de una ciudad privada libre también incluye un ambiente limpio, por lo que el régimen regulatorio tendrá en cuenta este aspecto. Las ciudades privadas o los residentes que afectan el medio ambiente de otros países más allá de sus fronteras también están expuestos a medidas legales por parte de los afectados.

En lo que respecta a los supuestos problemas globales, las soluciones son posibles sin un gobierno mundial uniforme, como fue el caso con la restricción de clorofluorocarbonos (CFC), o el problema o las soluciones propuestas son tan cuestionables que son deseables diferentes enfoques. En 1972, por ejemplo, el Club de Roma predijo que muchos metales se agotarían para 1990. Si el mundo hubiera escuchado esta falsa predicción, el auge de las economías emergentes, que sacó a miles de millones de personas de la pobreza, no se habría llevado a cabo, y probablemente millones habrían muerto completamente innecesariamente debido a una economía planificada y deficiente. Ninguna de las catástrofes predichas en mi vida hasta ahora se ha materializado: hambrunas causadas por la explosión de la población, guerra nuclear, radiación mundial causada por el desastre nuclear, desertificación, deforestación, el colapso de las poblaciones de especies oceánicas, el oscurecimiento del hemisferio norte debido a la quema de pozos petroleros en la primera guerra de Iraq, el agotamiento del petróleo, litio y tierras raras, etc.

Titus Gebel is founder, President, and CEO of Free Private Cities, Inc. He is a German entrepreneur with a PhD in international law, and is the author of Free Private Cities: Making Governments Compete For You.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire