Mises Wire

El dilema de Arabia Saudí: el fin del petrodólar

En 1971, Richard Nixon sacó a los EEUU de los últimos vestigios del patrón oro, también conocido como Acuerdo de Bretton Woods. Ese sistema había sido un extraño híbrido oro-dólar en el que el dólar era la moneda de reserva mundial, pero los EEUU acordó mantener el dólar respaldado por oro. El libro de Henry Hazlitt De Bretton Woods a la inflación mundial explica bien las consecuencias de esta situación.

El fin de este sistema dejó un vacío en el centro de los asuntos financieros mundiales, que había que llenar rápidamente. El dólar, ahora desvinculado del oro, seguía siendo la moneda por defecto para el comercio internacional, pero sin la confianza derivada de su antiguo respaldo en oro, los EEUU necesitaba reforzar su credibilidad para que no aparecieran otras opciones más atractivas que desplazaran la hegemonía del dólar.

Durante la guerra árabe-israelí de 1973, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había ganado influencia imponiendo un embargo petrolero que causó graves trastornos en la economía mundial. En 1974, Henry Kissinger negoció un acuerdo: Israel renunciaría a sus ambiciones territoriales, los Estados árabes pondrían fin al embargo y el petróleo se negociaría en dólares. Así nació el petrodólar.

Toda economía necesita energía, y Arabia Saudí suministra petróleo en abundancia, lo que significa que el dólar estaba respaldado por una mercancía valiosa que siempre sería objeto de demanda. Todo el mundo quiere petróleo, y los saudíes sólo lo cambiarían por dólares, por lo que el dólar se hizo inevitable en el comercio internacional, reafirmando su estatus de moneda de reserva mundial.

Aunque otros hubieran preferido una moneda neutral, basada en el mercado y no sujeta a manipulaciones, el coste de oportunidad de renunciar al petróleo era muy superior al de tener que utilizar el dólar. Un medio de cambio mundial seleccionado por el mercado habría sido más eficiente desde el punto de vista económico, pero dado que los EEUU y los saudíes poseían la capacidad de imponer un sistema políticamente motivado, nadie estaba dispuesto a asumir los costes de crear una alternativa mientras el dólar se gestionara con bastante sensatez.

Washington y los Estados del Golfo se benefician enormemente de esta situación. El petrodólar da a la Fed licencia extrema para imprimir moneda y exportar su inflación. Si otros países se ven obligados a utilizar su moneda, eso le da mucho más margen para devaluarla. Las importaciones se abaratan con el alto poder adquisitivo del dólar, y las exportaciones se apuntalan porque la forma más fácil de gastar dólares es comprar productos americanos.

Todo esto equivale esencialmente a que Washington grave el comercio mundial. Los Estados del Golfo se benefician de la misma manera al tener un mayor acceso a la moneda de reserva mundial. Su petróleo tiene prioridad en los mercados mundiales frente a competidores a los que se opone Washington, como Irán. Además, Washington simplemente les concede ayuda financiera por participar en este plan.

Sin embargo, hay consecuencias para los países implicados. Aunque los EEUU ha evitado en gran medida la inflación extrema de los precios al consumo internos gracias a la circulación de dólares en todo el mundo, las consecuencias de la inflación en el ciclo económico son inevitables. Por ejemplo, la recesión de 2008 fue grave pero no estuvo acompañada de una inflación extrema ni antes ni después. La posesión de la moneda de reserva mundial también ha dado a los EEUU un paseo libre con mucha menos necesidad de producir bienes y servicios valiosos. El dólar mantiene su valor porque siempre ha habido demanda mundial de él, por lo que ha sido posible imprimir dinero para apuntalar la economía de los EEUU mediante el gasto de los consumidores sin una pérdida extrema de valor del dólar. Pero ahora hay muy poco valor en la economía de los EEUU subyacente.

El dólar está respaldado como moneda de reserva mundial por una serie de instituciones secundarias: el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, etc. Además, aunque de forma tácita, existe un mecanismo de imposición militar y de inteligencia. Oponte al dólar y Washington te invadirá, o aparecerán agentes de la Agencia Central de Inteligencia y preguntarán a los radicales nacionales de qué color quieren su revolución.

Irak intentó insistentemente abandonar el dólar, dando un paso especialmente firme en octubre de 2000. Luego fue invadido en 2003 sin haber atacado a los EEUU ni a ningún otro país. El libio Muammar Gaddafi intentó crear un dinar respaldado por oro en toda África y fue asesinado en 2011. Por supuesto, la implicación de los EEUU en estos países no es monocausal, y otros factores como las garantías de seguridad para Israel y las cruzadas progresistas desempeñan un papel. Pero asegurar la hegemonía del dólar es una cuestión crítica en la política exterior de Washington.

El corolario del poder que otorga la posesión de la moneda de reserva mundial es la capacidad de romper las reglas de su autoproclamado orden basado en normas. Arabia Saudí financia mezquitas radicales en todo el mundo, y ya hemos mencionado las recientes invasiones americanas. Otros Estados deben consentir este comportamiento porque acabar en el lado equivocado del dólar sería desastroso para sus economías, y podría marcarlos potencialmente como objetivo de invasiones o subterfugios.

Pero parece que las acciones recientes han sido demasiado extremas para que otras potencias mundiales las acepten. La impresión de más dólares en 2020-21 que en toda la historia de la moneda hasta ese momento desestabilizó el sistema financiero mundial al crear una inflación masiva. Y las sanciones impuestas a Rusia agravaron aún más la situación.

En los últimos treinta años ha habido muchas guerras poscomunistas en las que ha habido muchos muertos y en las que a menudo ha estado implicada Rusia (no es que esté culpando necesariamente a Rusia de estas guerras). Pensemos en Chechenia y Georgia: no se impuso a Rusia nada parecido a las sanciones actuales por lo que eran esencialmente conflictos paralelos al actual destrozo en Ucrania. La reacción de Occidente contra Rusia en 2022 no tuvo precedentes.

El hecho de que Occidente haya convertido un conflicto regional en una guerra por poderes y desestabilizado la economía mundial, aparentemente debido al frenesí ideológico y al deseo de un gobierno mundial único, ha perturbado a muchas otras potencias. Han sufrido el caos económico y pueden encontrarse con conflictos regionales similares en su propio futuro. Les preocupa que Occidente pueda intervenir en estas disputas del mismo modo que ha intentado aplastar a los rusos.

Así pues, a largo plazo, el dólar está condenado, ya que las demás potencias mundiales se dan cuenta de que Washington se ha desentendido de sus responsabilidades, y el segundo y el tercer mundo no pueden permitir que vuelva a ocurrir lo que ha sucedido con la inflación covid y las sanciones a Rusia.

Rusia ya ha vinculado el rublo a un patrón semi-oro. China también ha tomado medidas en relación con el oro y va muy por delante de los EEUU en la carrera por una moneda digital del banco central. Antiguos aliados sólidos, como India, se están alejando de la cada vez más desquiciada clase dirigente de Washington. A medida que los países se niegan a seguir la extraña agenda social y la escatología utópica de Washington, también tendrán que buscar acuerdos económicos alternativos.

Para Washington, tanto el sistema político como el económico no son negociables. La prensa occidental apenas lo ha pregonado, pero si ha prestado atención este último año, habrá observado historias de países importantes que han acordado comerciar en monedas distintas del dólar.

La disociación es una propuesta delicada, ya que las economías de estos países han estado vinculadas al dólar durante décadas. También existe el riesgo de que Washington arremeta violentamente para mantener su estatus hegemónico. Así pues, la transición hacia el abandono del dólar es probablemente una tendencia a medio y largo plazo. Pero ya se han dado los primeros pasos decisivos, y no hay vuelta atrás a menos que Washington reflexione seriamente sobre sí mismo (cosa que yo descartaría).

Sin embargo, mucho depende de las acciones de Arabia Saudí. Como hemos dicho antes, ellos crearon el petrodólar y serán quienes lo rompan si eso es lo que ocurre. Dado que es su petróleo el que sustenta el valor del dólar, cuanto más comercien con él en otras divisas, menos valor tendrá el dólar. Y en una noticia trascendental, el ministro saudí de Finanzas declaró que están abiertos a comerciar con el petróleo en divisas distintas del dólar. Los dirigentes chinos y saudíes han debatido esta cuestión, y garantizar el comercio bilateral sin la intervención del dólar parece ser una de las principales prioridades chinas.

La quiebra del dólar tendrá consecuencias desastrosas para los EEUU, ya que su economía no cuenta con suficientes manufacturas ni servicios no financieros. Las importaciones serán repentinamente caras y la calidad de vida bajará. Gran parte de la clase dirigente no es tan testaruda como los que vinieron antes y no concibe la posibilidad de que Washington pierda.

¿Cómo podrían? Rusia es ligeramente antigay y no cree en el cambio climático. Son los malos, y los malos siempre pierden. Otros sectores de la clase dirigente parecen haber conservado una dosis de realismo y parecen estar saqueando el gobierno y la economía mientras el dólar todavía tiene valor (pensemos en los gigantescos proyectos de ley de gasto de Biden cargados de amiguismo).

La buena noticia es que los planes de Washington para dominar el mundo están abocados al fracaso, ya que China y Rusia han reavivado su alianza, que también atrae a otras potencias y está abierta a ellas. La mala noticia es que esto conducirá a un prolongado colapso del dólar, que Washington intentará convertir en una nueva moneda digital del banco central para acompañar una mayor represión de la oposición dentro del menguante imperio. Pero en última instancia, con sistemas alternativos visiblemente exitosos en otros lugares y menos confort material en casa, más gente empezará a cuestionar los primeros principios, la política exterior y las doctrinas económicas del orden posterior a la Segunda Guerra Mundial.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows