Mises Wire

Apuestas deportivas y orden espontáneo

Fundamentalmente, en un sistema en el que el conocimiento de los hechos relevantes está disperso entre muchas personas, los precios pueden actuar para coordinar las acciones separadas de diferentes personas de la misma manera que los valores subjetivos ayudan al individuo a coordinar las partes de su plan.

—F.A. Hayek

F.A. Hayek explicaba que el conocimiento tácito de cada valoración subjetiva que tienen existe en la mente de toda la población y que, a través de un sistema de precios, la gente puede expresar este conocimiento y permitir lo que él llamaba orden espontáneo para planificar la sociedad, mejor que cualquier planificador central.

Personas como Jimmy Wales —fundador de Wikipedia— han aprovechado este hecho y lo han utilizado para intentar proporcionar ese conocimiento tácito de forma más explícita. De hecho, Wales lo hizo después de asistir a una clase impartida por la Cátedra Peterson-Luddy de economía austriaca del Instituto Mises, Mark Thornton, en la Universidad de Auburn, donde se le presentó el concepto que Hayek presentó en «El uso del conocimiento en la sociedad». Pero para todos los grandes ejemplos de precios que coordinan el conocimiento tácito en el orden espontáneo, no hay ninguno mejor que el hermoso mundo de las apuestas deportivas.

Cualquier partido de fútbol tiene lo que los entusiastas de las apuestas llaman «spread» o «línea». El spread predice no sólo qué equipo ganará, sino por cuánto ganará ese equipo —el «spread» se refiere, por tanto, a la diferencia de puntos entre las puntuaciones de los equipos. Sin embargo, esto no lo determina arbitrariamente un grupo de supuestos expertos en un comité, sino que los individuos demuestran sus preferencias poniendo en riesgo sus propios recursos. Cada vez que un individuo apuesta a favor o en contra de un equipo, el diferencial se desplaza para reflejarlo. Así, el día del partido, individuos de todo el país han comprado y vendido hasta que han ofrecido el diferencial esperado lo más cerca posible de un estado de reposo.

En el momento de escribir este artículo, hemos completado nueve semanas de la temporada de fútbol universitario y casi 170 partidos de fútbol universitario en los que participa un equipo clasificado entre los veinticinco primeros. Cada semana, los americanos acuden a sus páginas web favoritas para apostar por el resultado de estos partidos, y toda esa acción humana conduce a un diferencial final esperado (diferencia de puntos) para cada partido. Tras observar los diferenciales esperados en comparación con los resultados reales, es increíble ver que los apostantes deportivos se han equivocado por una media de sólo 0,04 puntos al observar todos estos partidos de los veinticinco primeros clasificados de este año.

Más allá de eso, más de la mitad de los partidos han tenido una dispersión dentro de una posesión (del balón) del resultado real. La desviación estándar al observar todas las diferencias entre la dispersión y el resultado real es inferior a catorce puntos, lo que significa que la desviación estándar fue inferior a dos posesiones completas en cualquier partido. Pero el increíble poder de predicción del conocimiento tácito va aún más allá. Sólo en veinticuatro de casi 170 partidos el equipo que las probabilidades eligieron para ganar ha sido derrotado. Esto significa que en más del 85% de los partidos, los apostantes deportivos del mundo han elegido correctamente al ganador.

Mientras tanto, sólo en seis ocasiones diferentes el spread ha sido tan incorrecto que se ha encontrado a más de dos desviaciones estándar de la media de sólo 0,04 puntos. En el lado opuesto de los extremos, en siete ocasiones diferentes, el spread ha predicho el resultado con exactitud, sin equivocarse ni un solo punto.

De esto no sólo aprendemos que la acción humana de millones de personas que expresan simultáneamente sus valoraciones tiene un increíble poder de predicción, sino que también vemos que ningún planificador central individual podría ser tan eficiente como la combinación de personas sin restricciones que actúan con todo su conocimiento. Podemos observar los diferenciales de todos estos juegos y saber con un gran grado de confianza que serán en gran medida correctos.

Sin embargo, a pesar de que las probabilidades nos dicen exactamente lo que creen que va a suceder, las casas de apuestas deportivas siguen ganando más y más dinero. Esto se debe a que cada apostador individual sale y sigue perdiendo dinero. Un aficionado a los TCU Horned Frog puede tener un conocimiento experto de su equipo y su contribución al mercado lo acerca, pero no puede superar al mercado apostando por los Georgia Bulldogs porque no tiene ningún conocimiento especial.

El mercado se beneficia de los conocimientos únicos de cada persona, mientras que ninguna persona tiene los conocimientos necesarios para superar todo ese conocimiento combinado. A través de este salvaje poder de predicción, podemos ser testigos de la belleza del mercado cada sábado de otoño.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute