Mises Wire

Home | Wire | Las monedas digitales están cambiando el panorama monetario

Las monedas digitales están cambiando el panorama monetario

  • libra facebook

Etiquetas Dinero y Bancos

01/28/2021

El dinero de curso legal impuesto por el gobierno es una anomalía histórica. Durante gran parte de la historia de la humanidad, los dineros privados y los cuasi dineros compitieron entre sí. Ahora, de nuevo, una nueva era de competencia monetaria privada está resurgiendo y remodelando nuestro mundo.

El dinero, las finanzas y la banca están experimentando actualmente la «Gran desagregación». Las cadenas de valor dentro de las finanzas se están rompiendo en todo el espectro. Los clientes o usuarios ya no obtienen sus servicios monetarios como un paquete «todo en uno» de un único banco universal, sino que siguen cada vez más un enfoque «best-in-class» en el que se eligen las mejores ofertas de muchos proveedores diferentes.

Esta tendencia a la fragmentación de los servicios financieros también ha sido reconocida por los gigantes tecnológicos de nuestro tiempo. Amazon, Apple, Google y Facebook están entrando en el sector financiero. Amazon, por ejemplo, ya ofrece préstamos y otros servicios financieros en algunos países. Apple y Google Pay ya forman parte de nuestra vida cotidiana a través de dispositivos iOS y Android. Facebook lanzó recientemente su sistema de pago, Facebook Pay. El sistema de pago de WhatsApp ya estaba activo en Brasil cuando fue paralizado por el banco central brasileño (seguramente el servicio se relanzará pronto).

El esquema de dinero Libra de Facebook nunca desapareció

En cuanto a la mayor red social del mundo, las metas se han puesto aún más altas. A mediados de 2019, el gigante tecnológico anunció su intención de lanzar la moneda digital libra, que se basaría en un consorcio de varios miembros. Poco después de este anuncio, reguladores y políticos de todo el mundo empezaron a pronunciarse en contra de este empeño. Su temor: libra sería un vehículo ideal para el lavado de dinero y la evasión fiscal que podría desestabilizar el orden financiero actual.

Después de mucho viento en contra, los responsables del proyecto no sólo cambiaron el nombre de libra, sino que sacaron la versión 2.0, llamada Diem. No sólo el conglomerado formado por veintisiete miembros, con Facebook como uno de los asociados, pasó a llamarse Asociación Diem, sino que el proyecto también ha cambiado significativamente su estructura y sus objetivos. Mientras que con la primera propuesta de diseño se hacía mucho hincapié en la stablecoin libra, Diem está diseñada para convertirse en una plataforma genérica de monedas digitales programables. Como tal, se supone que un dólar, un euro o una libra digital (por ejemplo, ≋USD, ≋EUR o ≋GBP) se ejecutaría en la infraestructura de Diem. Cada una de estas versiones digitales estaría respaldada por una reserva de activos formada por efectivo o equivalentes de efectivo y valores públicos a muy corto plazo (esencialmente bonos del Estado) en la respectiva moneda nacional.

Al mismo tiempo, una moneda Diem (≋XDX), una moneda multidivisa de precio estable, se apoyará en el sistema de pagos Diem. Al ser una moneda estable multidivisa, la moneda Diem estará respaldada por una cesta de varias monedas estables disponibles en la red Diem. Por tanto, Diem no dependerá únicamente de una moneda nacional, sino que estará compuesta por un puñado de monedas gubernamentales diferentes. El concepto es similar a los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional. La incorporación de estas monedas nacionales al sistema Diem puede interpretarse como un paso para ganarse el favor de los críticos del hemisferio occidental.

¿Puede Diem competir con las monedas fiduciarias del gobierno?

Al fin y al cabo, Diem se enfrenta a un dilema. Sus fundadores conciben la moneda Diem como una moneda eficiente para la liquidación transfronteriza, así como una opción neutral y de baja volatilidad para las personas y las empresas de los países que aún no tienen una stablecoin de moneda única en la red. Esto significa que Diem beneficiará principalmente a las naciones en desarrollo. Sin embargo, para lanzar este proyecto se necesita la aprobación y el favor de los países desarrollados.

Lo que inicialmente no gustó a los políticos de Libra fue el posible lanzamiento de una nueva moneda privada por parte de una gran empresa privada. En última instancia, esto se vio como un ataque a la vaca sagrada de hoy en día entre políticos, economistas y tecnócratas: el monopolio estatal del dinero.

Ahora que el principal objetivo de Diem ya no es una nueva moneda global que exista por sí misma, sino un sistema de pagos global y una infraestructura financiera global que se base en versiones digitales de las monedas nacionales dominantes en la actualidad, los críticos podrían cambiar su opinión. La configuración actual beneficiaría sin duda a los Estados Unidos y a otros gobiernos, ya que la moneda de Diem serviría como un importante demandante de sus valores. En cierto sentido, Diem podría resultar irónicamente la última oportunidad del dinero fiduciario para mantener su relevancia o, al menos, sería una gran arma secreta geopolítica contra las iniciativas de moneda digital iniciadas y perseguidas con ahínco por los chinos.

La historia de Diem, alias Libra, muestra una cosa muy clara: desafiar el monopolio del Estado sobre el dinero no es tarea fácil. Casi ninguna iniciativa encuentra mayor resistencia, ya que tanto los funcionarios como los economistas saben el tipo de poder que tienen al controlar el dinero y su emisión.

Friedrich A. Hayek lo sabía y lo articuló bien: «No creo que volvamos a tener un buen dinero antes de quitarlo de las manos del gobierno, es decir, no podemos quitarlo violentamente de las manos del gobierno, lo único que podemos hacer es introducir, por alguna astuta vía indirecta, algo que ellos no puedan detener».

A pesar de Libra/Diem, una nueva era monetaria ha sido iniciada por una potencial nueva forma de dinero llamada bitcoin. Nacido en plena crisis financiera, el bitcoin representa la antítesis del orden financiero existente. La criptomoneda es un intento de arrancar el dinero como fuerza que influye en la economía, la política y la sociedad de las manos de los actores de Dios centralizados. El dinero debe ser escaso y descentralizado para domar el apetito infinito de políticos, funcionarios y gigantes económicos. A los ojos de sus partidarios, el bitcoin es una contrarreacción al vergonzoso mal uso del dinero fiduciario.

A los ojos de los entusiastas del bitcoin, los esfuerzos de las fintech y las Big Tech no son la solución, sino parte del sistema, mientras que el sistema es el verdadero problema. Tanto si el dinero está respaldado por el Estado como si lo emiten los bancos privados o incluso las empresas, el problema sigue siendo el mismo: permanece en manos centralizadas y no puede mantenerse de forma autónoma.

Las soluciones de pago digitales como Diem, que quieren convertir el dinero actual en dinero fiduciario 2.0, no son más que «lápiz de labios sobre un cerdo», según los aficionados al bitcoin. No resolverán el problema fundamental del socialismo monetario que aqueja a nuestro sistema monetario. El dinero sigue ligado a los intermediarios, y cada pago realizado se registra en una base de datos central controlada por un tercero. Las transacciones pueden ser censuradas en cualquier momento si es necesario.

¿Una alternativa creíble?

Por ello, hay que distinguir entre las monedas digitales y las criptodivisas. Estas últimas pueden ser controladas exclusivamente por particulares mediante métodos criptográficos. Así, los llamados valores criptográficos pueden ser poseídos y utilizados directamente por sus propietarios y sin intermediarios, de forma similar a los instrumentos al portador u objetos materiales. En lugar de ser gestionados por un intermediario, los criptovalores y los criptoactivos se basan enteramente en una cadena de bloques (blockchain). Se trata de una base de datos distribuida sobre la que nadie tiene el control exclusivo. La cadena de bloques es, en última instancia, un protocolo informático basado en un código de programación. Desde un punto de vista técnico, esto hace que los criptoactivos sean pura información y matemáticas.

En consecuencia, el bitcoin representa una forma alternativa de imaginar un sistema financiero. En la actualidad, nuestro sistema financiero es un conglomerado de construcciones abstractas como contratos, promesas y balances. Esto demuestra que nuestra economía se ha vuelto cada vez más abstracta. El gran filósofo y sociólogo George Simmel ya señaló esta tendencia a la abstracción cada vez mayor en 1900, en su obra La filosofía del dinero. Es de suponer que esta evolución continuará en el futuro. Es probable que el dinero en sentido estricto, también conocido como dinero base, retroceda cada vez más. Es probable que el dinero en sentido amplio, es decir, los sustitutos del dinero como los depósitos bancarios, las tarjetas de crédito y otros contratos de crédito, adquiera aún más importancia.

Esta evolución está impulsada por la financiarización de las últimas décadas, que ha llevado a una mayor fusión de los mundos económico y financiero. Esta amalgama requiere una alquimia financiera que ahora se basa en tres componentes básicos: instituciones, incentivos y participación humana. En el sistema financiero actual predomina el elemento humano. Los contratos y las promesas están enmarcados por las instituciones, pero son ejecutados y aplicados por manos humanas.

En cambio, el bitcoin a nivel de protocolo reduce el elemento humano hasta un punto sin precedentes y da más peso a los otros dos componentes. Por un lado, la tecnología y los incentivos para mantener el elemento humano bajo control son cada vez más importantes gracias a las matemáticas, la criptografía y la informática. Es probable que una alquimia financiera como la que conocemos hoy, pero basada en el bitcoin, dependa menos del elemento humano y más de los ordenadores, las fórmulas y el código para controlarla, ejecutarla y hacerla cumplir.

En este momento no se puede determinar qué tipo de alquimia financiera es mejor en un sentido objetivo. Esto lo decidirá el futuro. Al igual que con el descubrimiento del bitcoin, la decisión se tomará entre diferentes tipos de dinero que están en competencia directa. Hay un mundo tradicional que se actualizará y tomará la forma de CBDCs (monedas digitales de bancos centrales) y activos tokenizados todavía basados en el dinero estatal fiduciario. Y hay un nuevo mundo más descentralizado que se está desarrollando, dominado por versiones más privadas de dinero en forma de bitcoin, éter y otros criptoactivos que también albergarán activos tokenizados (como el oro).

Author:

Pascal Hügli

Pascal Hügli is the chief research officer at Schlossberg&Co, a Swiss asset manager focused on protecting its clients' wealth from unprecedented and increasing monetary socialism around the globe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Christoph Scholz via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire