Mises Wire

Home | Node | Estás pagando por la guerra de Israel. También pagarás por los refugiados.

Estás pagando por la guerra de Israel. También pagarás por los refugiados.

  • idf

Tags Taxes and SpendingWar and Foreign Policy

11/14/2023

El régimen de los Estados Unidos ha tomado partido en la guerra Israel-Hamás y se ha comprometido a financiar los continuos bombardeos de Israel contra hombres, mujeres y niños no combatientes en la franja de Gaza. Las infraestructuras del norte de Gaza están prácticamente destruidas y millones de gazatíes están desplazados y sin hogar. En el conflicto han muerto casi diez veces más gazatíes que israelíes. Muchos gazatíes han huido al sur de Gaza, pero allí les espera la miseria y la falta de vivienda.

Al emplear lo que es esencialmente el enfoque de bombardeo de alfombra, Tel Aviv ha tomado la decisión de adoptar una política que seguramente producirá cientos de miles de refugiados, o tal vez incluso más de un millón. De hecho, muchos en el régimen israelí están motivados para maximizar los refugiados, y empujar a los gazatíes fuera del país por completo utilizando la frase orwelliana «migración voluntaria».

A nivel militar y táctico, el Estado israelí no tendrá ningún problema para lograrlo. Tel Aviv cuenta con una fuerza aérea, una gran reserva de armas financiadas por América y un arsenal nuclear. El ejército israelí puede reducir fácilmente toda Gaza a escombros. Pero lo que seguramente resultará de esto es un desastre humanitario acompañado de un debate mundial sobre qué país extranjero acogerá a los refugiados.

Los portavoces israelíes ya están trabajando para cargar el coste a los pagadores de impuestos extranjeros, incluidos los americanos. Esta semana, dos políticos israelíes —uno del partido militarista Likud y otro del partido de centro-izquierda Yesh Atid— aparecieron en las páginas de The Wall Street Journal para exigir que «los países de todo el mundo ofrezcan un refugio a los residentes de Gaza que buscan reubicación». Según estos políticos, «la comunidad internacional» —es decir, no Israel— «tiene el imperativo moral» de reasentar a los gazatíes en algún lugar fuera de Israel a expensas no israelíes.

Es significativo que estas afirmaciones aparecieran en una publicación americana. Tel Aviv es el último régimen de la reina del bienestar —en la tradición del ucraniano Volodymyr Zelensky— que arenga repetidamente al público americano con exigencias de dinero gratis. No es una coincidencia que Benjamin Netanyahu, de Israel, esté ahora aparentemente omnipresente en los noticiarios americanos de máxima audiencia. Su principal trabajo en estos momentos es exigir dinero y favores a Washington y a otros regímenes occidentales.

Probablemente funcione. Los americanos deberían prepararse para la llegada de aviones cargados de refugiados de Gaza a sus ciudades, financiados por los pagadores de impuestos americanos que ahora apenas pueden permitirse mantener el precio de los comestibles. Esto se venderá como un esfuerzo «humanitario», pero cualquiera que vea a través de la propaganda verá que en realidad todo es un esfuerzo cínico para complacer a los grupos de interés pro-Israel y a los políticos israelíes.

Un patrón de guerra y refugiados

Todo esto era previsible desde el minuto en que empezó la guerra el mes pasado.

En los últimos treinta años, los EEUU y sus aliados han seguido un patrón predecible en política exterior: obligar a los pagadores de impuestos a pagar las guerras de sus regímenes, que consisten en bombardear a varios países extranjeros pobres para «devolverlos a la edad de piedra». Entonces, una vez que los refugiados empiezan a llegar —y los americanos han perdido la guerra, por supuesto—, los regímenes occidentales piden a los pagadores de impuestos que paguen aún más dinero para reasentar a todos esos refugiados cuyos países fueron destruidos innecesariamente por las bombas lanzadas por Washington y sus aliados.

No se trata de un fenómeno menor. Un informe de 2020 de la Universidad de Brown calculaba que 37 millones de personas se han convertido en refugiados por la «Guerra contra el Terrorismo» liderada por los EEUU. En 2016, 5,2 millones de ellos llegaron a Europa. Sólo en 2022, más de 159.000 refugiados llegaron por mar a Italia, Grecia, España, Chipre y Malta. Miles más llegan cada año a las fronteras terrestres de la UE.

Gracias a la distancia que los separa del oeste de Asia y del norte de África, el total de refugiados ha sido menor en los Estados Unidos. No obstante, el número total de refugiados ha oscilado entre 50.000 y 90.000 al año en la mayoría de los años desde que los EEUU comenzó su guerra en Afganistán. Sin embargo, esto ha transformado varias comunidades en los Estados Unidos, ya que los refugiados suelen concentrarse en lugares específicos según criterios étnicos o religiosos. En las décadas de la interminable intromisión militar intermitente de los EEUU en Somalia, decenas de miles de refugiados somalíes han sido reubicados en Minnesota a expensas de los pagadores de impuestos. Desde 2018, Minnesota ha acogido a más de 40.000 migrantes nacidos en Somalia (muchos clasificados como refugiados). La mayoría de los refugiados, por supuesto, se concentran dentro de la población metropolitana de Minneapolis, de solo 3,5 millones de habitantes. En las democracias, esto tiene consecuencias políticas.

También es importante recordar que los inmigrantes que disfrutan del estatuto jurídico de refugiados no son inmigrantes normales. Los inmigrantes normales llegan a los Estados Unidos por sus propios medios. La gran mayoría debe encontrar trabajo por su cuenta si desea tener ingresos. Tienen derecho a pocas prestaciones sociales. Los que buscan la residencia legal, por supuesto, deben pasar por un largo proceso administrativo. Por ejemplo, los mexicanos que obtienen un visado de trabajo en los Estados Unidos tienen que trabajar. No se presentan y reciben ayuda «gratuita» de las agencias de refugiados financiadas por el gobierno para encontrar trabajo, apartamentos y otros regalos del gobierno.

Por el contrario, todo esto se acelera para las personas etiquetadas como «refugiados» por el gobierno federal, y la mayoría de estos refugiados son inmediatamente elegibles para una amplia gama de beneficios financiados por los pagadores de impuestos. En total, todo esto cuesta a los pagadores de impuestos casi dos mil millones de dólares al año, o 80.000 dólares por refugiado al año, en forma de programas federales y estatales que incluyen cupones de alimentos, cuidado de niños y vivienda pública.

No basta con que pagues las bombas que crean los refugiados, querido contribuyente americanos. También tendrás que pagar para reasentar a esos refugiados en tu ciudad.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.