Mises Wire

Home | Node | Apropiación cultural: el no robo de algo que no pertenece a nadie

Apropiación cultural: el no robo de algo que no pertenece a nadie

  • design of diverse group

Tags Media and CulturePolitics

09/11/2023

Cuando estaba en la universidad, una vez me opuse al perezoso uso que hacía un compañero de «bienes públicos». Lo había utilizado para favorecer su posición política, como sinónimo abreviado de lo que es bueno para la sociedad, un eufemismo apenas velado de lo que yo quiero que ocurra.

«Los bienes públicos son cosas que no son rivales ni excluyentes», dije, casi balbuceando un libro de economía cercano. «Los que usted menciona no son ni lo uno ni lo otro».

Puso los ojos en blanco, aburrido. «Sí, sí, pero eso no es lo que la gente quiere decir cuando dice «bienes públicos»».

Curiosamente, creo que tiene razón. Hoy en día, los criterios claros y bastante exigentes del economista sobre los llamados bienes públicos se dejan en gran medida de lado en favor de algo así como «lo que creo que sería bueno para el público». Y ese pequeño desliz lingüístico abre un mundo de formulación de políticas económicas del que todavía no nos hemos recuperado.

Hoy en día todo son bienes públicos. En un artículo de Helen Epstein en el New York Review of Books nos enteramos de que la impresión de dinero no sólo es importante para el gasto público, sino «para mejorar la atención sanitaria, la educación, el transporte, la red eléctrica y otros bienes públicos que podrían fomentar el desarrollo.»

Para los defensores de los servicios públicos, todo lo que conlleva un mínimo de beneficios externos para alguien, en algún lugar, se transforma en un «bien público» que debe ser proporcionado por el gobierno. Podríamos haber disculpado tales convicciones, atribuyéndolas a la ignorancia, si no fuera porque economistas en la cúspide de la profesión abrazan esos puntos de vista; el Premio Nobel William Nordhaus es un ejemplo de ello.

Tenemos que escarbar unas trescientas páginas en el libro de Nordhaus The Spirit of Green antes de admitir que los fallos del gobierno pueden ser peores que los fallos que aparentemente se desbocan en los mercados privados. Por lo demás, no son más que soluciones tecnocráticas: arco iris y unicornios, bienes públicos esto, bienes públicos lo otro. Todo es una externalidad no corregida, desde los teclados en los que escribimos hasta las gasolineras, los hospitales, los caseros y la lengua inglesa.

Si todo lo que se esgrime son soluciones gubernamentales, todo parece un clavo del sector privado que necesita desesperadamente un martillazo. En su libro, Nordhaus argumenta sobre las ventajas de internalizar los efectos externos de la contaminación y luego extiende la lógica a los impuestos sobre el juego, el tabaco, el alcohol y las armas de fuego. Al igual que la contaminación, también afectan a otras personas, por lo que un planificador social benigno debe intervenir. Habiendo convencido ya a su audiencia de la necesidad de una corrección gubernamental para un gas invisible con daños futuros invisibles, el resto sigue como algo natural.

Lo que está claro es que, a pesar de ostentar el premio más prestigioso de la profesión económica y de ser el autor de un libro de texto de economía de larga tradición, el profesor Nordhaus no entiende ni siquiera la economía básica de la propiedad y la rivalidad. Para los dos criterios del bien público, es el uso competitivo de la rivalidad lo que tiene implicaciones sociales (y, por tanto, económicas).

La propiedad y la titularidad, no en sus conceptos jurídicos sino en sus funciones económicas, sólo se producen en condiciones de escasez. Escasez significa que los bienes y servicios tienen costes secundarios de oportunidad de uso. Con abundancia ilimitada, la propiedad y la titularidad (tal vez aparte de uno mismo) no desempeñan ningún papel: Hay suficiente para satisfacer los deseos de todos en cualquier momento. En la vida cotidiana no ponemos precio al oxígeno en el aire porque hay suficiente para todos todo el tiempo y los procesos naturales de la Tierra producen más. Es un recurso no escaso; por tanto, su precio es cero y no tiene sentido intentar establecer la propiedad sobre una u otra molécula de aire. (Aunque el uso de una bocanada de aire es rival en el sentido de que nadie más puede utilizar la bocanada de aire que acabo de inhalar, la cantidad siempre presente alrededor es suficiente para que el buen «aire» se convierta en no rival).

Otro malentendido de la no rivalidad es la acusación antiintelectual de apropiación cultural. Los rasgos culturales, desde la moda a la música, el arte, la lengua, las innovaciones o las tradiciones, son cosas intangibles y sin dueño. Sin embargo, los wokesters poco ilustrados del mundo han decidido que todos los rasgos pertenecen (¿a perpetuidad?) al grupo que históricamente los ha ostentado.

Lo que pasan por alto es el concepto económico básico de rivalidad. Mi uso del inglés —una lengua que no es mi lengua materna y de la que me he «apropiado» por completo— no impide en modo alguno que otra persona use el inglés o lo modifique como prefiera (pensemos en los neologismos para adolescentes). El hecho de que yo aplique una receta de hace décadas para la cena de esta noche no priva en modo alguno a otra persona del placer de utilizar esa misma receta. Mi uso de la danza, la canción o el sistema de creencias de una tribu lejana no impide en modo alguno que esa tribu baile, cante o crea en lo mismo.

Las expresiones culturales no tienen dueño, no pueden poseerse y, lo que es más importante, son ilimitadas. No son rivales en el sentido de bienes públicos, en el sentido de que cualquiera puede ponerse un sombrero mexicano, dejarse rastas, rezar a un Dios extranjero, tocar los instrumentos tradicionales de alguna tribu lejana o, más cercano a mi corazón, practicar yoga.

Ocurre repetidamente que —por supuesto, totalmente hipotético— una mujer joven, despierta y anticapitalista se queja de alguna característica del yoga moderno tal y como se practica en Occidente. Todos conocemos al personaje (y si no, el reciente exabrupto de Anita Chaudhuri en el periódico británico The Guardian puede servir como una aproximación decente).

El compromiso de esta hipotética mujer de no apropiarse culturalmente de algo que han hecho otros seres humanos se ve socavado no menos de tres veces por sus propios actos. En primer lugar, habla inglés, un idioma que se apropió culturalmente de palabras de todo tipo, desde el nórdico antiguo hasta el frisio, el normando y las lenguas germánicas (por no mencionar su exportación a todo el mundo en el último siglo o más). En segundo lugar, acaba de salir de una secuencia física de flujos a ritmo rápido, similar a la aeróbica, que mucha gente en Occidente trata como un entrenamiento físico; eso no es en absoluto lo que fue el yoga durante la mayor parte de sus cinco mil años de historia. En tercer lugar, es una mujer (las mujeres apenas aparecen en los registros históricos del yoga), y su práctica de este antiguo arte habría sido mal vista por la mayoría de las mismas culturas que pretende defender.

Las contradicciones performativas son poderosas, pero la lección va más allá: una práctica —como el yoga o las recetas de comida o la moda o las canciones— hecha en cualquier tiempo, lugar o pueblo, no pertenece a nadie. Son bienes no rivales. Pueden cambiar e incorporar cosas distintas de cualquier otra cosa en el vasto abanico de tradiciones emergentes, culturales y artísticas de la humanidad. Las sinfonías de Mozart no sólo pueden ser interpretadas por europeos blancos en los espléndidos salones de Viena; los automóviles y la cultura del automóvil no sólo son manejados por aquellos grupos demográficos que contribuyeron a su invención. Nadie es dueño de las culturas; nadie gobierna las culturas; y nadie puede impedirte esgrimirlas. Por tanto, puedes mezclarlas y cambiarlas como quieras.

Uno pensaría que el tipo de persona que está en sintonía con la celebración de la diversidad, alabando la tolerancia hacia las diferencias de los demás y abrazando los crisoles debería entenderlo. Pero no.

Author:

Joakim Book

Joakim Book is a writer and professional editor. He holds degrees in economics and financial history from the University of Glasgow and University of Oxford, and was a Mises summer fellow in 2017. His main research interests are monetary economics and the history of central banks. 

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock