Mises Wire

Home | Node | Los banqueros centrales nos engañan sobre el «dólar fuerte»

Los banqueros centrales nos engañan sobre el «dólar fuerte»

  • dollar2

Tags Money and BanksU.S. History

09/20/2022

El 8 de febrero, el yen japonés cayó al nivel más bajo de los últimos 24 años frente al dólar, bajando a 143 yenes por dólar. No ha cambiado mucho desde entonces, ya que el yen ronda entre 142 y 144 por dólar. En septiembre de 2021, sólo se necesitaban 109 yenes para comprar un dólar.

En general, el yen ha caído un 21% frente al dólar en el último año, pero el banco central de Japón no parece tener planes de cambiar de rumbo. Tampoco deberíamos esperar que lo haga.  La carga de la deuda de Japón es tan inmensa que cualquier intento de subir los tipos de interés o de endurecer las condiciones monetarias resultaría extraordinariamente doloroso.  Por ello, no es de extrañar que el Banco de Japón esté ahora en condiciones de convertirse en el último banco central del mundo que se aferra a los tipos de interés negativos.

No es sólo Japón

El yen es la moneda que más cae entre las principales del mundo, pero no es la única. En el último año, el euro ha caído un 14% frente al dólar, mientras que la libra esterlina ha caído un 13%. Incluso el yuan chino, que está sometido a una manipulación monetaria aún mayor que la de los bancos centrales occidentales, ha caído frente al dólar.

Todo esto significa que estamos escuchando mucho sobre el supuesto «dólar fuerte», pero no en el buen sentido. Más bien, se habla de la supuesta fortaleza del dólar en un contexto de lo perjudicial que es, y de cómo debemos explorar formas de debilitar el dólar tan pronto como sea políticamente factible.

Por supuesto, hay que oponerse a este tipo de comentarios, ya que el dólar no es «demasiado fuerte», sino que hablar de la «fortaleza» del dólar no tiene nada que ver con el dólar. Se trata de la debilidad de otras monedas y de cómo otros bancos centrales han adoptado una política monetaria aún peor que la de la Reserva Federal de EEUU. Si, por ejemplo, otros gobiernos nacionales y bancos centrales están preocupados por la excesiva fortaleza del dólar, esas instituciones son bienvenidas a adoptar políticas que fortalezcan sus propias monedas.

En su lugar, oiremos hablar de cómo la Reserva Federal debe «hacer algo» para debilitar el dólar y así -por supuesto- pegar a los americanos que tienen dólares disminuyendo su poder adquisitivo, una vez más, con más dinero fácil y una moneda que se devalúa.

«No inflamos demasiado la moneda X, todo es culpa del dólar»

Un ejemplo perfecto de cómo funciona esta retórica viene del gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, en julio. Cuando el yen estaba empezando a caer frente al dólar, opinó que «No se trata tanto de una debilidad del yen como de una fortaleza del dólar». Kuroda dijo estas palabras después de años de tipos negativos, y justo después de que el Banco de Japón hubiera redoblado la compra de «grandes cantidades de bonos» para forzar la bajada de los tipos de interés y los costes de los préstamos. Las palabras de Kuroda también se produjeron semanas después de que el Banco Nacional de Suiza subiera los tipos de interés por primera vez en 15 años. Este fue un ejemplo más de la actitud de dovish del BCE en comparación con otros bancos, y sin embargo, Kuroda se las arregla para decir con cara seria que todo esto es por el dólar.

Este es el tipo de discurso que deberíamos aprender a esperar sobre el «dólar fuerte». Los bancos centrales que están devaluando su moneda, no tienen la culpa. La culpa es del dólar.

Otras críticas a la fortaleza son menos explícitas en este último punto y se limitan a cebar la bomba para convencernos a todos de que un dólar relativamente menos débil es algo malo.

Culpar al dólar «fuerte» en lugar de a las divisas débiles e infladas

Consideremos un artículo de la CNN de principios de este mes titulado «El dólar fuerte de América está perjudicando a todos los demás». El artículo hace muchas afirmaciones fácticas correctas. Señala que cuando el dólar es relativamente menos débil, los países con monedas aún más débiles tendrán más problemas para pagar la deuda denominada en dólares. Hay una gran cantidad de deuda en el mundo denominada en dólares, incluida la deuda soberana. El artículo también señala correctamente que las monedas más débiles tendrán problemas para importar bienes y servicios cuando los pagos deban hacerse en monedas más fuertes. Pensemos en la situación de Sri Lanka o Pakistán. Además, cuando un dólar menos débil se debe a unos tipos de interés relativamente altos en la zona del dólar (como ocurre actualmente), esto puede significar una fuga de capitales de los países con monedas más débiles: los inversores quieren dólares para invertir en valores americanos con intereses relativamente más altos. Todo esto es cierto, y es una mala noticia para estos países cuyas monedas hacen que el dólar parezca bueno en comparación. Pero obsérvese que el encuadre consiste en culpar de estos problemas a un «dólar fuerte» y no a la debilidad de otras monedas.

Como último ejemplo, consideremos el artículo del viernes en la CNBC sobre cómo un «dólar fuerte perjudica a los inversores». En concreto, «un dólar fuerte reduce los ingresos que las empresas obtienen en el extranjero, ya que el dinero que entra en forma de monedas extranjeras más débiles se convierte en menos dólares». De nuevo, esto es técnicamente cierto, pero enmarcarlo como un problema de «dólar fuerte» es una forma extraña de hacerlo. El verdadero problema no es que el dólar sea demasiado fuerte. El problema es que los inversores no anticiparon adecuadamente los verdaderos riesgos que implica invertir en estos otros países donde los bancos centrales son al menos tan irresponsables como el banco central americano.

En todos estos casos, el problema nunca es que el dólar sea «demasiado fuerte». El problema es que otros bancos centrales son aún peores, y que la depreciación de otras monedas está provocando inestabilidad, pérdida de riqueza y crisis económicas.

El hecho de que los banqueros centrales americanos —obligados por la presión populista sobre la inflación de los precios del IPC en los EEUU— hayan frenado ligeramente la inflación monetaria en los EEUU no es una razón para darnos golpes de pecho por la supuesta fortaleza hercúlea del dólar americano. Más bien deberíamos centrarnos en «el débil euro», «el enclenque yen» y la «trágica rupia de Sri Lanka». Sin embargo, los banqueros centrales y sus aliados en los medios de comunicación intentan hacernos creer que el problema es la fortaleza del dólar. Los banqueros centrales americanos son culpables de muchas cosas, pero no es su culpa que los banqueros centrales de otros lugares sean a menudo aún más caprichosos.

Si todo se detuviera ahí, podríamos considerarlo como una oportunidad perdida para aprender las lecciones de la debilidad monetaria. Pero, desgraciadamente, hablar de un dólar débil suele llevar a la política. Después de que el presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, subiera sustancialmente los tipos de interés en los EEUU a principios de la década de 1980, el dólar se hizo mucho más fuerte en comparación con las monedas extranjeras. Los supuestos problemas de un dólar fuerte pronto se convirtieron en un tema popular entre los políticos, tanto extranjeros como nacionales. Los políticos franceses, alemanes, japoneses y británicos comenzaron entonces a presionar al gobierno de EEUU para que devaluara el dólar en beneficio de las divisas.  Tres años más tarde, los políticos del gobierno de EEUU cedieron a las presiones, espoleados por la ortodoxia económica a medias sobre el supuesto valor de una moneda débil. Así, los políticos americanos se acogieron al Acuerdo del Plaza en 1985 y el dólar de EEUU empezó a perder valor y poder adquisitivo poco después. Esto, por supuesto, se produjo a expensas de los ahorradores y consumidores americanos. Los inflacionistas ganaron, y una nueva generación aprendió que hablar de un «dólar fuerte» suele ir seguido de peticiones de devaluación. Es poco probable que esta vez sea diferente.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here