Friday Philosophy

Home | Node | ¿Fue la Segunda Guerra Mundial una «guerra necesaria»?

¿Fue la Segunda Guerra Mundial una «guerra necesaria»?

Tags PhilosophyWar and Foreign Policy

07/29/2022David Gordon

Robert Kagan es uno de los más vigorosos partidarios de una política exterior americana «ideológica». En su opinión, america debe extender las bendiciones de la democracia liberal por todo el mundo y, al hacerlo, actuamos necesariamente como una potencia hegemónica en las circunstancias actuales —pero no, se apresura a añadir, para que podamos dominar el mundo por motivos egoístas, sino para garantizar la difusión y el mantenimiento de un orden mundial liberal. En su notable libro Dangerous Nation, Kagan argumenta que la visión ideológica que apoya no rompe radicalmente con un supuesto pasado aislacionista: América, tal y como él lo ve, ha actuado desde sus inicios para expandir su poder.

Difícilmente se esperaría que alguien con estos puntos de vista argumentara que el Comité América Primero y otros no intervencionistas, que querían que los Estados Unidos se mantuviera fuera de la Segunda Guerra Mundial, tuvieran un argumento plausible para su posición, pero esto es, de hecho, lo que hace Kagan en su excelente artículo «War and the American Hegemony», publicado en línea en Liberties. En él, Kagan presenta el argumento de los no intervencionistas de la forma más persuasiva que he leído nunca.

Sin duda, esto no significa un cambio en su posición —ni mucho menos. Por el contrario, su argumento es el siguiente: casi todo el mundo considera ahora que la Segunda Guerra Mundial es «necesaria»; dado el ataque japonés a Pearl Harbor y la declaración de guerra alemana a América, no teníamos otra opción que involucrarnos. Los «halcones» de la política exterior piensan que otras guerras también son necesarias y por tanto deben ser apoyadas, mientras que los «palomas» lo niegan. Los «palomas» sostienen que casi todas las guerras, excepto la Segunda Guerra Mundial, son «guerras de elección», no de necesidad, y por tanto es mejor evitarlas. Kagan intenta socavar este último argumento diciendo a los defensores contemporáneos de la cautela: «Admiten que fue correcto involucrarse en la Segunda Guerra Mundial, pero no fue, como dicen, una guerra de necesidad. Fue una guerra ideológica por elección, y además con éxito. Deberías reconocer que la distinción entre guerras de elección y guerras de necesidad es insostenible y apoyar la hegemonía global americana.»

Kagan dice que los anti-intervencionistas argumentaron de esta manera:

Los muchos americanos que se opusieron a la participación americana en Europa y Asia a finales de la década de 1930 y principios de la de 1940 ciertamente no creían que la guerra fuera necesaria. Esto no se debía a que ignoraran los riesgos potenciales que planteaban Hitler y el Imperio japonés. El Comité America First ... se lanzó en septiembre de 1940, tres meses después de la inesperada conquista de Francia por la blitzkrieg alemana. Sus fundadores comprendieron las implicaciones de la derrota de Francia. No sólo creían, sino que predecían que Gran Bretaña sería la siguiente en caer, dejando a los Estados Unidos sin un solo aliado significativo en el escenario europeo.

Esta era una situación difícilmente deseable; ¿por qué, entonces, el Comité «América Primero» abogaba ante ella por mantenerse al margen de la guerra?

El principal argumento práctico de los anti-intervencionistas era que, incluso en aquellas circunstancias internacionales más extremas, la seguridad americana no se veía amenazada de forma inmediata o incluso prospectiva. En virtud de su riqueza, su fuerza y, sobre todo, su geografía, los Estados Unidos era efectivamente invulnerable a los ataques extranjeros. Quienes sostenían este punto de vista no eran maniáticos iluminados, ni siquiera los respetados hombres y mujeres que lideraban el movimiento America First. Era la sabiduría convencional entre los principales expertos militares y de política exterior del país a finales de la década de 1930.

Se podría objetar que este punto no invalida la afirmación de que la Segunda Guerra Mundial fue una guerra necesaria. Después de todo, los japoneses atacaron a los Estados Unidos y Alemania apoyó a su aliado del Eje declarando la guerra. Kagan responde que ni Japón ni Alemania buscaron la guerra con los Estados Unidos y que no habría habido guerra si América hubiera permitido que estas potencias siguieran adelante con sus planes expansionistas.

En retrospectiva, está claro que los japoneses habrían preferido no entrar en guerra con los Estados Unidos, ciertamente no en 1941, pero quizás nunca. Los líderes militares japoneses ni siquiera creían que pudieran ganar una guerra con los Estados Unidos si no había una intervención divina o un fracaso de la voluntad americana. Como señalaron los antiintervencionistas, los japoneses no habrían atacado Pearl Harbor si la administración de Roosevelt no hubiera intentado utilizar su influencia económica y diplomática para tratar de bloquear o frenar la expansión japonesa en el continente asiático (y si Roosevelt no hubiera decidido colocar allí la Flota del Pacífico de EE.UU como supuesta medida disuasoria).

Y si Japón no hubiera atacado cuando lo hizo, Hitler no habría declarado la guerra a los Estados Unidos cuando lo hizo. En 1941, Hitler estaba tratando de evitar que los americanos entraran de lleno en la guerra del Atlántico, a pesar de la expansión deliberadamente provocativa y agresiva de Roosevelt del papel de la Marina EEUU.

¿Por qué, entonces, los Estados Unidos se embarcó en una política de confrontación con Alemania y Japón? Kagan sostiene que fue por razones ideológicas. El presidente Roosevelt y otros «liberales» no querían vivir con el fascismo dominante en Europa y Asia, sino que querían ayudar a asegurar un orden mundial liberal.

En su discurso sobre el Estado de la Unión de enero de 1939 —meses antes de la invasión alemana de Polonia— Roosevelt apenas habló de seguridad nacional en sí. Habló de creencias y principios. «Llega un momento en los asuntos de los hombres», dijo a los americanos, «en el que deben prepararse para defender, no sólo sus hogares, sino los principios de fe y humanidad en los que se basan sus iglesias, sus gobiernos y su propia civilización. La defensa de la religión, de la democracia y de la buena fe entre las naciones es la misma lucha. Para salvar a una debemos decidirnos a salvar a todas»... Roosevelt y otros americanos creían que la preservación de la democracia americana — el «interés» americano por excelencia— requería un equilibrio de poder global que favoreciera el liberalismo.

Los opositores a la intervención respondieron que era imperialista tratar de remodelar el mundo a imagen y semejanza de América. «Hacerlo era algo más que un error, creían los antiintervencionistas. Era inmoral y contrario a las tradiciones y principios americanos. La negativa de los americanos a aceptar el mundo 'tal como es' equivalía a una forma de imperialismo».

Kagan está de acuerdo en que los intervencionistas eran imperialistas, pero sostiene que una forma de imperialismo basada en los valores americanos era el objetivo político adecuado entonces y lo sigue siendo hoy. Al evaluar el caso de Kagan, hay que tener en cuenta dos puntos. En primer lugar, aunque el régimen nazi de los años 30 era malvado, las exigencias de la guerra mundial lo empeoraron extraordinariamente. En segundo lugar, en el relato de Kagan de la guerra como una lucha entre la libertad y la tiranía, no se menciona a la Rusia soviética. Roosevelt y los «liberales» afines hicieron la vista gorda ante las numerosas masacres perpetradas bajo el mandato de José Stalin. Si la mejor manera de promover los valores de América era ayudar e instigar al poder soviético en Europa y Asia es una cuestión que Kagan no aborda.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here