Mises Wire

Home | Node | Una sociología de la ley basada en Robinson Crusoe

Una sociología de la ley basada en Robinson Crusoe

  • Crusoe

Tags LawProperty RightsPhilosophy and Methodology

 

Un ensayo de Hans-Hermann Hoppe explica que para Robinson Crusoe, un náufrago aislado, «la cuestión relativa a las reglas de la conducta humana ordenada», de la cooperación social, «simplemente no se plantea», pero cuando «Viernes, llega a la isla», Crusoe, por primera vez, debe interactuar con otros, compitiendo o cooperando por los escasos recursos.

Como el conflicto es posible, necesitan maximizar la eficiencia de sus interacciones, lo que significa que deben actuar racionalmente para sobrevivir y no agotar sus escasos recursos, para lo cual tienen dos posibilidades: entrar en conflicto directo, una guerra primitiva causada por la escasez, o cooperar para maximizar el uso de los pocos recursos que comparten.

David Dürr teoriza que este conflicto potencial es la primera fuente jurídica de la presencia de Viernes en la isla de Crusoe, amenazando con la escasez, es «un fenómeno dinámico... un mundo en movimiento y en cambio», del que la ley como «efecto secundario» se «articula dentro de un conflicto de intereses colisionantes y por tanto incompatibles», surgiendo «bajo ciertas situaciones» como «alguna reacción, alguna necesidad que aparece si hay un conflicto que resolver».

Utilizando la ética de la argumentación de Hoppe, tanto Crusoe como Viernes son capaces para la acción racional guiada por necesidades valoradas subjetivamente, por lo que pueden derivar racionalmente derechos de propiedad de su autoposesión corporal, lo que significa que puede haber algún arreglo simbólico para la división de la tierra o los recursos, determinando vínculos objetivos sobre los bienes o lugares para maximizar y gobernar a través de reglas su interacción sin afectar los derechos de propiedad del otro, buscando evitar lo que sería un conflicto seguro sin ellos.

Además, según Ludwig von Mises,

la acción humana es un comportamiento intencionado ... la voluntad puesta en funcionamiento y transformada en un organismo ... que apunta a fines y metas ... la respuesta significativa del ego a los estímulos y a las condiciones de su entorno ... el ajuste consciente de una persona al estado del universo que determina su vida.

Esto demuestra que ese acuerdo entre Crusoe y Viernes tiene un objetivo claro: evitar los conflictos en los que se verían envueltos de otro modo.

Michaël Bauwens desarrolla una idea similar sobre el origen de los derechos, ya que «la situación existencial que da lugar a una investigación sobre la naturaleza de los derechos y de la ley, es un conflicto entre al menos dos personas», donde el acuerdo de Crusoe y Friday para resolver su discusión crea una declaración normativa mutua, basada en su reconocimiento de la razonabilidad para llegar a un acuerdo sin necesidad de ejercer la violencia.

Podrían argumentar soluciones diferentes, cada uno tratando de maximizar su respectiva ventaja, lo que llevaría a acuerdos precontractuales tal y como se definen en la teoría de los contratos, donde un acuerdo es el asentimiento mutuo manifestado por dos o más personas y una negociación es un acuerdo de intercambio de promesas o conductas, pero estrictamente hablando, un contrato es «un acuerdo entre partes privadas que crea obligaciones mutuas exigibles por la ley», cuyos elementos básicos requeridos para su cumplimiento legal son «el asentimiento mutuo, expresado por una oferta y una aceptación válidas; una contraprestación adecuada; la capacidad y la legalidad».

La validez de la oferta y la aceptación y la legalidad del contrato en sí podrían discutirse en un marco puramente de libre mercado, pero si el acuerdo no puede ser ejecutado, no podría ser un contrato, per se, pero eso también podría discutirse según la teoría de las relaciones internacionales, donde los estados se comportan como partes individuales, firmando tratados sin que nadie los haga cumplir.

Según la Escuela Realista, hay una serie de condiciones no jurídicas que determinan los fines últimos de los tratados, dado que hay potencias más grandes, con territorios más amplios, más recursos, más potencia humana y de fuego, y estados más pequeños, inferiores en esas categorías.

Los tratados firmados entre estados similares, potencias o no, están respaldados por el miedo a las represalias y a la guerra que agota los recursos, pero en los tratados entre potencias y estados pequeños, hay un elemento de poder del primero hacia el segundo que le hace inclinarse por miedo o por necesidad.

En muchos de estos casos, los tratados implican protección para el Estado más pequeño y ventajas comerciales para la potencia, y las potencias suelen actuar como mediadoras en los conflictos entre Estados más pequeños con los que tienen acuerdos desiguales, ya que su posición es mejor que la de ellos.

Volviendo a lo de Crusoe y Viernes, que podrían estar en igualdad de condiciones, podrían hacer infinitos arreglos, pactando y negociando una infinidad de reglas, pero mientras no haya un tercero en la isla, estos acuerdos carecerían del necesario elemento de ejecución, y su única garantía de cumplimiento sería el miedo a la destrucción mutua en caso de incumplimiento.

Por el bien del argumento, introduzcamos un tercer personaje en este experimento mental, llamado Selkirk (el Robinson Crusoe de la vida real), pero como Crusoe y Viernes se meten en otro conflicto, ahora saben que una tercera persona está en la isla y puede ser llamada para comentar su conflicto, ya sea dándole la razón a uno o al otro, o simplemente aportando otra perspectiva sobre el mismo.

Ambos desean razonablemente que su posición sea defendida por Selkirk: su objetivo es que su perspectiva se imponga a la otra parte, lo que no pueden hacer por sí mismos, ya que la violencia de cualquiera de ellos significa invariablemente un conflicto cuyo único resultado seguro es la destrucción de sus propiedades, de sus cuerpos o de ambos.

Están de acuerdo en pedirle a Selkirk su opinión sobre el asunto porque ambos piensan que podría convertirse en un aliado para imponer por la fuerza su perspectiva por la mera fuerza numérica, un conocimiento a priori de que varias personas son más fuertes que una, y porque quieren legitimar externamente su perspectiva.

Selkirk, como tercero en el conflicto, se encuentra en una situación difícil sin un papel claramente definido: ¿se le pide que comente el conflicto o que lo resuelva a favor de una de las partes implicadas?

Puede convertirse en un ejecutor de una perspectiva individual, en un anunciador de la que juzga mejor, o en un interventor de mayor envergadura, decidiendo por sí mismo nuevas reglas para las partes con el fin de organizar mejor sus interacciones y prevenir posibles conflictos, lo que refleja tres poderes diferentes: como juez, ejecutor y creador de reglas. El papel de juez es obvio, declarando lo que considera justo respecto a los acuerdos de las partes, según su propio juicio razonable y su percepción de los hechos aplicada a las circunstancias que se le presentan.

La ejecución es también sencilla: ejecutar los acuerdos de las partes y hacer que se mantengan en sus condiciones, respaldándolo con la fuerza física, como el término indica, en caso de que una de las partes no quiera cumplir sus obligaciones.

Por último, la elaboración de normas externaliza en Selkirk el poder de definir las reglas para que las partes rijan sus interacciones, permitiéndole imponer disposiciones para que las sigan en lugar de las que habían acordado originalmente.

Estas funciones se superponen a la idea de Montesquieu sobre la separación de los poderes públicos, donde la ejecución, por su afinidad con la fuerza, corresponde al ejecutivo, el juicio, por su razonabilidad e interpretación de los hechos, corresponde al judicial, y la elaboración de normas, externas pero vinculantes para las partes, corresponde al legislativo.

De los tres, el único voluntario es como juez, pues Crusoe y Friday acordaron pedir la interpretación razonable de Selkirk como intervención reactiva en caso de conflicto, y sobre los jueces, según Bettina Bien Greaves, Mises consideraba que

si las personas celebran un contrato, si ambas partes deciden que hay que hacer algo de inmediato, por regla general no hay motivo de desacuerdo entre las partes.... Pero si la gente no cumple sus acuerdos voluntariamente aceptados, entonces el gobierno tiene que interferir... para evitar que los individuos recurran a la violencia.

Crusoe y Viernes aceptan voluntariamente llamar a Selkirk para que intervenga y juzgue su conflicto de forma razonable, pues saben que si su desacuerdo sigue calentándose, la violencia se hace inminente, poniendo en peligro sus posesiones y a ellos mismos. En consecuencia, la intervención de Selkirk se justifica y legitima como una medida de desescalada, en la que necesitan convencerle de su perspectiva sobre el conflicto y hacer que respalde su causa para imponerla sobre una base numérica con posibilidades de ejecución.

Su razonamiento es sencillo: emprender acciones directas para hacer valer sus posiciones sería contraproducente, ya que la posibilidad de que se produzcan daños en sus cuerpos y posesiones no es suficiente incentivo para ponerlos en peligro por un mero desacuerdo que puede resolverse mediante una argumentación racional más rentable en presencia de un tercero llamado a convencerse e inclinarse por el argumento más razonable presentado.

Y como Selkirk ignora los hechos que hay detrás del conflicto, debe ser convencido por los argumentos de sus compañeros para que esté de acuerdo con sus respectivas interpretaciones del conflicto y los defienda en su potencial enfrentamiento por lo que cada uno considera que es su justo derecho. La posición de Selkirk como juez proviene de la necesidad racional de Crusoe y Viernes de legitimar sus interpretaciones de acuerdo con sus propios intereses, lo que lo convierte en un derivado praxeológico, ya que se estableció por la voluntad de las partes de llamar a una tercera persona para que juzgue racionalmente sus asuntos.

Se trata de una acción consciente que se ha comprometido a conseguir un objetivo subjetivamente elegido: resolver su conflicto, bien aceptando su sentencia, bien mediante la posible ejecución del acuerdo por parte de dos fuerzas combinadas. También la legitima como completamente libre y voluntaria: todas las partes en conflicto han aceptado racionalmente llamarle para que resuelva el conflicto que se le presenta a través de su interpretación de los hechos, y el propio juez ha aceptado intervenir.

No fue obligado, su elección descansó en el acuerdo de las partes de llamarlo, entablar una argumentación y convencerlo razonablemente de sus perspectivas en lugar de luchar físicamente por un derecho reclamado. Esto también hace legítima su posible ejecución, ya que las partes le llamaron para convencerle con sus argumentos para que les respaldara en caso de que necesitaran hacer cumplir físicamente el acuerdo original según la interpretación de la parte convincente, situación que Selkirk también aceptó cuando aceptó intervenir.

Sin embargo, la ejecución es secundaria a la decisión del juez, sólo necesaria en caso de que la parte no convencida no se atenga a su parte del acuerdo o a la propuesta de resolución de su conflicto, y se necesiten dos fuerzas combinadas para hacer que se atenga, algo no directo pero potencialmente necesario. Si la fuerza no es iniciada, ni por Crusoe y Viernes ni por Selkirk, en su papel de juez y ejecutor, esta provisión de justicia sería totalmente voluntaria y legítima, ya que todas las partes implicadas han acordado y saben que están destinadas a resolver cualquier conflicto que se presente, con las consecuencias condicionales y evitables de la ejecución física en caso de que uno decida no acatar el acuerdo ni su interpretación resolutiva.

Por último, Selkirk podría asumir un papel de creador de reglas al ser llamado a resolver un conflicto, creando nuevas reglas para Crusoe y Friday, con capacidad de ejecución en las mismas condiciones descritas anteriormente, pero excediendo el poder que se le otorga para simplemente interpretar y resolver razonablemente los conflictos, ya que impondría reglas diferentes a las del acuerdo original. La distinción entre el juez y el hacedor de reglas es que el primero encuentra reglas de derecho natural a partir de su interpretación razonable de los hechos del conflicto, mientras que el segundo, a partir de su propia posición en el conflicto, crea e impone directamente reglas a las partes, que quedan sujetas a sus disposiciones.

Este tipo de creación de reglas es poco frecuente, ya que en plena libertad, las partes en conflicto son creadoras de reglas, definiendo sus normas de cooperación social, basadas en la eficiencia y la maximización del beneficio para su interacción, tratando de mantenerlas para evitar costosos conflictos que serían contraproducentes para ellas.

Así pues, a menos que las partes pidan a esta tercera persona que cree reglas para ellas, intentarán mantener este poder para sí mismas, ya que confían más en sí mismas que en un agente externo, pero puede ocurrir que confíen más en su orientación para definir sus reglas dada su posición, su conocimiento adicional de cuestiones similares, su ignorancia de su situación de hecho, o todas estas condiciones, pero aún así deben aceptar ponerse en contacto con él y quedar sujetas a sus disposiciones.

La elaboración de normas, tal como se presenta aquí, podría ser controvertida, ya que la misma persona que crea las normas también las juzgaría y las haría cumplir, combinando estos poderes en las mismas manos, un acuerdo problemático una vez aplicado a una situación social más amplia.

Author:

Ugo Stornaiolo S.

Ugo Stornaiolo S. is currently a Summer Research Fellow at the Mises Institute. He holds an LL.B. from Universidad Internacional SEK, in Ecuador, and works as the International Press Correspondent for España - Navarra Confidencial.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here