Mises Daily Articles

Home | Node | Nacionalismo y socialismo

Nacionalismo y socialismo

Tags Global EconomyWorld HistoryOther Schools of ThoughtPolitical Theory

07/27/2022Faustino Ballvé

El nacionalismo parece ser un fenómeno moderno que tiene su origen en las nacionalidades constituidas en Europa entre los siglos XVI y XIX de forma concomitante a la desaparición del feudalismo y del Imperio Romano-Germánico que nació con Carlomagno y se liquidó totalmente con la unificación de Italia.

Sin embargo, el espíritu del nacionalismo es muy antiguo.1 Ha estado y sigue estando presente como factor tanto en la historia política como en la económica. Lo único que ha cambiado es su forma. Fue este espíritu el que animó el régimen absolutista y totalitario de los egipcios, el del decadente Imperio Romano y el mercantilismo de los siglos XVII y XVIII y, tras un breve eclipse que duró desde el Congreso de Viena hasta la Primera Guerra Mundial, revivió en forma de la llamada economía controlada o planificada bajo la influencia combinada de guerra y socialismo.

Este último sistema surgió como un movimiento internacional de la clase obrera, teniendo como lema «¡Proletarios de todos los países, uníos!», pero desde entonces se ha pasado al lado opuesto y ahora dice: «¡Proletarios de todos los países, no vengan a mi país a quitarme el trabajo!»

En su aspecto económico, el nacionalismo se basa en dos falacias: la creencia en la existencia de economías nacionales y la doctrina de que una nación puede prosperar económicamente sólo a costa del resto del mundo. Estas convicciones fueron de las primeras en ser combatidas por los economistas clásicos, pero no pudieron liberarse del todo del mito de la economía nacional. Así, Adam Smith tituló su libro La riqueza de las naciones, y hasta hace muy poco los tratados de economía llevaban el título de «economía política», incluso cuando su contenido era antinacionalista.

Nada es más ilusorio que la existencia de una economía nacional y de una riqueza nacional. Las naciones no poseen ninguna propiedad (los recursos de que disponen los gobiernos consisten en lo que necesitan para desempeñar sus funciones) y no son ni ricas ni pobres; esto sólo es posible para los individuos. En los últimos años, los órganos burocráticos de la Sociedad de Naciones y, más tarde, de las Naciones Unidas, han gastado enormes sumas de dinero en máquinas de cálculo, material de escritura, libros, gastos de viaje y salarios para los «economistas» que se dedican a calcular la riqueza y la renta de las naciones. Todos estos cálculos son absolutamente fantásticos y no llevan a ninguna parte, porque no hay manera posible, por muchas leyes que se aprueben o por muy poderosa que sea la organización policial que se cree, de saber lo que posee o gana cada individuo que vive en un país concreto. Cada caso es único; la falta de confianza de los pueblos en sus gobiernos es inveterada y está fundada en una amarga experiencia; y la mayoría se niega a divulgar todo lo que tiene escondido en casa o fuera del país o a revelar cuáles son sus verdaderos ingresos, incluso cuando se les asegura que esta información se busca puramente con «fines estadísticos», porque temen que tarde o temprano esos fines estadísticos se conviertan en recaudadores de impuestos, cuando no en francos expropiadores.

Después de la última guerra, Francia —la Francia de los estadísticos— estaba totalmente arruinada, porque los alemanes habían saqueado todo lo que pudieron. Y, sin embargo, Francia ha resucitado y es hoy, a pesar de las estadísticas, un país rico, no por la ayuda americana proporcionada por el Plan Marshall, gran parte de la cual se utilizó para gastos burocráticos y armamento, sino simplemente porque los franceses han hecho uso de sus reservas de oro y de sus activos extranjeros, que, a pesar de los decretos y amenazas del mariscal Petain y de los alemanes, lograron preservar del saqueo general. El país se ha salvado en virtud de la negativa de sus ciudadanos a dejarse expropiar, por su desobediencia a los decretos de gobiernos estúpidos o traidores.

Y el ejemplo de Francia no es en absoluto único.

No menos ilusorio es el mito de la solidaridad económica de los ciudadanos de un país frente a los habitantes de otros países. A partir de lo que ya hemos observado de la interdependencia económica de todos los pueblos en todas partes, se hace evidente que es absurdo e imposible que un país intente vivir en autarquía exclusivamente con sus propios recursos. Ningún país, por extenso y diversificado que sea, ni siquiera Rusia o los Estados Unidos, dispone de todos los recursos naturales necesarios para su producción y consumo. Todos los países tienen que importar, y no en pequeña escala, alimentos y materias primas, así como productos manufacturados, si no están dispuestos a contentarse con una mísera subsistencia muy pagada, porque hay ramas de la industria que sólo pueden producir a bajo costo en gran escala o en condiciones especialmente favorables. (Como sabemos por la ley del coste comparativo y la ley de los rendimientos, pocos países están en condiciones de producir económicamente maquinaria pesada, automóviles, etc.) Necesitan exportar para pagar sus importaciones.

Por esta razón, el único conjunto económico realmente integral es el mercado internacional, o mejor dicho, mundial, porque, de hecho, el comercio se realiza, no entre naciones, sino entre hombres y a través de las fronteras nacionales. Esta comunidad económica universal sólo puede realizarse cuando cada empresario compra y vende en los mercados de todo el mundo. De este modo, la demanda y la oferta tienen libre juego y se equilibran; los ingresos y los gastos se equilibran en todas partes de forma bastante insensible, sin dificultades ni conflictos; y cada uno se ajusta suave e imperceptiblemente a sus posibilidades. Pero en cuanto los grupos nacionales, y no los individuos, tratan de entrar en el mercado, todo el mecanismo del intercambio comercial se vuelve lento y peligroso, porque surgen ambiciones codiciosas, rivalidades y conflictos entre las potencias armadas.

El lema «Compra lo que la patria produce; produce lo que la patria necesita» no ha servido ni puede servir de nada, porque quien tiene necesidad de una mercancía la compra como sea y donde sea que la encuentre. Esta es, en efecto, la esencia misma de la facultad innata de juicio y elección económica del hombre. Por otra parte, para que un país produzca lo que necesita, es necesario que las condiciones naturales sean favorables y que exista una demanda suficiente para que la producción sea rentable, ya que nadie se comprometerá a producir una mercancía, por mucho que el país la necesite, que el cálculo económico demuestre que no es rentable y que es incapaz de competir en el mercado mundial.

Pero lo más absurdo de todo es la obsesión de que un país sólo puede prosperar cuando tiene una balanza comercial favorable, es decir, cuando exporta más de lo que importa y recibe en ingresos más de lo que paga, lo que equivale a decir que un país sólo puede prosperar a expensas de otros países. Este era, de hecho, el argumento favorito de los partidarios del mercantilismo, una política cuyas desastrosas consecuencias están muy bien descritas en el libro de Conrad antes citado. Lo que los exponentes de esta doctrina no comprenden es que es imposible ser rico en medio de la pobreza, porque la riqueza consiste en la posibilidad de hacer intercambios.

Supongamos, por ejemplo, que los Estados Unidos siguen exportando año tras año más de lo que importan, hasta que finalmente acumulan prácticamente todo el dinero de los demás países, que han estado gastando todo este tiempo en importar más de lo que han exportado y pagar la diferencia en oro. O bien los Estados Unidos tendrán que utilizar este oro para realizar nuevas compras y hacer así «desfavorable» su balanza de pagos, o bien el comercio internacional tendrá que reducirse a transacciones de trueque en las que el pueblo de los Estados Unidos dará más de lo que recibe. Un país prospera económicamente cuando aumenta su producción de bienes que, por su calidad y precio, tienen demanda en el mercado mundial, y, con el producto de esas ventas, compra en el mismo mercado otros productos que necesita y que son ofrecidos a la venta por quienes son capaces de producirlos en abundancia a precios atractivos.

Es fácil comprender que esto sólo es posible cuando tanto el comprador como el vendedor gozan de plena libertad para ejercer su iniciativa, no sólo dentro de cada país, sino más allá de las fronteras políticas. Las naciones no son económicas, sino políticas, comunidades de hombres que se ponen de acuerdo entre sí sobre la forma en que han de convivir. Ejerciendo lo que la Declaración de Independencia llama el derecho a «la búsqueda de la felicidad», cada hombre en cada país se compromete a ofrecer a sus semejantes en todo el mundo las mercancías que le convienen por su calidad y precio, a cambio de lo cual obtiene dinero; con él y con los que le han ayudado en el proceso de producción (pues todos reciben su parte de la remuneración, ya sea por el trabajo o por el capital) compran a otros empresarios en el mercado nacional o internacional las mercancías que necesitan o desean. Esta libertad de iniciativa y este deseo de mejora constante del bienestar es lo que hace el progreso individual y, por tanto, el progreso de los grupos nacionales, ya que éste no es más que la suma de los avances realizados por sus componentes individuales. Cuando, por el contrario, se regula la actividad y la iniciativa de los individuos en función de un supuesto interés nacional, se produce un estancamiento, disminuye el ritmo de la vida económica, surgen conflictos entre los distintos grupos, se recurre a la fuerza y se produce una lucha armada.

En el periodo de gran prosperidad económica que comprendió casi todo el siglo XIX y los primeros años del XX, nadie se preocupaba de la economía nacional ni de la balanza de pagos, concepto al que dio vigencia por primera vez, al parecer, David Ricardo (antes sólo se hablaba de balanza comercial). Todo el mundo se ocupaba de producir bienes o servicios que encontraran aceptación en el mercado mundial; y esta red multilateral de esfuerzos productivos dio lugar a una situación en la que todo lo que se producía se compraba y se vendía, todo el mundo elevaba su nivel de vida y nunca faltaban las divisas.

De hecho, hasta 1914, no hubo un solo caso en el que alguien, en cualquier país, quisiera importar algo y no pudiera hacerlo porque no tuviera el dinero extranjero necesario para pagar un precio razonable por ello. Pero un día algunos economistas alemanes, que estaban más o menos al servicio de la facción militarista e imperialista, describieron la existencia de lo que llamaban la economía nacional (Volkswirtschaft), empezaron a cuestionar si Alemania recibía una justa compensación por los esfuerzos productivos de su pueblo, y crearon un «complejo» psicológico con respecto a la explotación internacional que condujo a la guerra de 1914 y posteriormente a la de 1939.

A partir de entonces, día y noche se empezó a hablar de la balanza de pagos, los estadísticos se pusieron a trabajar, y nos enteramos de que durante mucho tiempo todos los países habían estado importando más de lo que exportaban. Esta creencia llevó a la intervención gubernamental en el comercio internacional, a las cuotas de importación, al «dumping» (es decir, a las exportaciones subvencionadas) y a los controles de divisas. El resultado fue que, a medida que se ampliaba e intensificaba la intervención, el déficit de la balanza de pagos seguía aumentando.

Quien tenga la paciencia de examinar las estadísticas de las distintas naciones se sorprenderá al comprobar que, en conjunto, se importan hoy en el mundo más mercancías de las que se exportan, y que se exporta más oro del que se importa. Naturalmente, esto es imposible, y la explicación se encuentra en el hecho de que estas estadísticas son todas incorrectas. En primer lugar, sólo calculan el valor de las importaciones y exportaciones que están bajo control y son visibles, utilizando los precios arbitrarios fijados por los gobiernos a efectos aduaneros. En segundo lugar, estas estadísticas registran los movimientos de divisas (generalmente hoy dólares, francos suizos o libras esterlinas) realizados a través de canales controlados o visibles; no se tiene en cuenta que este movimiento de mercancías y dinero no es la totalidad del movimiento real, sino sólo una parte. Esta parte es tanto más pequeña cuanto mayor es la intervención del Estado, ya que éste crea y alimenta el mercado negro, es decir, el verdadero mercado, ya que es el mercado libre. Sin embargo, la política económica de los gobiernos se basa en estas estadísticas, una política equivocada que multiplica los mismos males que pretende evitar. De hecho, la vida económica real sigue su curso, pero de forma más gravosa para los consumidores, que ahora deben pagar no sólo los gastos de la intervención del gobierno, sino una prima por los riesgos incurridos en el mercado negro. Así, el resultado de la política de nacionalismo económico es hacer que los países que la adoptan no sean más ricos, sino más pobres, porque inhibe la actividad económica y eleva los precios.

Otro enemigo del mercado libre mundial es el socialismo. El movimiento obrero2 comenzó y se desarrolló bajo la bandera del socialismo, por muchos nombres que se hayan dado a lo largo de los años —socialdemocracia, sindicalismo, colectivismo, comunismo, etc.— a las diversas tendencias que no son sino expresiones variadas de la misma tesis fundamental. La palabra en sí parece haber sido acuñada por el inglés Robert Owen (1771-1858), para significar que la actividad económica debe estar inspirada exclusivamente por el altruismo y que la economía debe ser social y no individualista.

A este respecto, cabe citar una interesante observación del economista italiano Pantaleoni, adepto a la escuela matemática, quien, al rebatir una crítica que le acusaba de fundar sus cálculos económicos en el egoísmo individual, escribió estas palabras:

Dices que partimos del supuesto de que el hombre es egoísta; pero, desde el punto de vista económico, no habría ninguna diferencia si partiéramos del supuesto de que el hombre es altruista. No se necesitaría más que un cambio de signo. La rivalidad egoísta sería sustituida por una rivalidad con espíritu de sacrificio, y la libre competencia seguiría existiendo.

El leitmotiv del socialismo, que atraviesa todas las variantes de la ortodoxia proletaria, fue expresado magistralmente, aunque en términos quizá no del todo precisos en cuanto a los hechos, por el poeta alemán Heinrich Heine en los siguientes versos:

Ein neues Lied, ein beßres Lied,

Oh Freunde, will ich Euch dichten;

Wir wollen hier auf Erden schon

Das Himmelreich errichten.

 

Wir wollen auf Erden glücklich sein

Und wollen nicht mehr darben;

Verschlemmen soll nicht der faule Bauch

Was fleißige Händen erwarben.

 

Es gibt auf Erden Brot genug

Für alle Menschenkinder

Und Tulpen und Lilien und Schönheit und Lust

Und Zuckererbsen nicht minder.

Traducidas literalmente, estas líneas pueden traducirse así:

Deseo componer una nueva y mejor canción para vosotros, amigos míos. Queremos alcanzar el reino de los cielos mientras estamos aquí en la tierra. Queremos ser felices en esta vida y no pasar más necesidades. Ningún holgazán debe consumir lo que las manos trabajadoras han adquirido. Hay suficiente pan en la tierra para toda la humanidad, y también tulipanes y lirios y belleza y alegría y ciruelas.

Este leitmotiv consiste, como vemos, en dos temas: la abundancia y la explotación. Se nos dice que hay suficiente pan e incluso «ciruelas» en la tierra para todos los hombres, pero el «holgazán» priva a las «manos trabajadoras» de su legítimo producto. No obstante:

1. Las posibilidades de adquirir bienes, servicios y mercancías de todo tipo en un país en un periodo de tiempo determinado —un año, por ejemplo— están representadas por la cantidad total de dinero que sus habitantes han ganado en ese periodo. Esta suma representa la producción del país en el mismo periodo de tiempo. La cantidad gastada en cosas y servicios, en general, es el precio de estas cosas y servicios. La renta anual de cada individuo es la expresión numérica de su parte de la oferta de las mercancías que están disponibles en ese año para toda la población.

Ahora bien, según el informe anual de la ONU correspondiente a 1953, la fecha más reciente para la que hemos encontrado estadísticas comparativas, el ingreso medio anual por cabeza de la población era de 1.800 dólares en Estados Unidos, 957 dólares en Suiza, 705 dólares en Gran Bretaña, 620 dólares en Francia, 234 dólares en Brasil y 160 dólares en Japón. En México (según el libro titulado El desarrollo económico de México, compilado por expertos gubernamentales, tanto mexicanos como americanos, y publicado por el Fondo de Cultura Económica), el ingreso medio anual por cabeza de la población en 1950 era de 180 dólares en términos del dinero de ese año, que entonces valía la mitad de lo que había valido en 1930. No se dispone de cifras recientes sobre la India, pero en 1930 la renta media anual por cabeza de la población era menos de una décima parte de la de Suiza, lo que vendría a ser unos 70 dólares. Esto sería lo que cada habitante de estos países podría comprar si la renta nacional se dividiera por igual entre todos, y si se gastara enteramente en el consumo, sin ninguna deducción por impuestos o para mantener los factores de producción y aumentarlos al menos en proporción al aumento de la población. A la luz de estas cifras, Heinrich Heine difícilmente podría decir hoy que hay en el mundo lo suficiente para que todos tengan no sólo pan, sino «ciruelas». En cambio, estaría de acuerdo con la afirmación del difunto Charles Gide, el economista francés, de que Adam Smith debería haber titulado su libro, no La riqueza de las naciones, sino La pobreza de las naciones.

2. Los Estados Unidos tienen la reputación de ser el país capitalista por excelencia y en el que la riqueza nacional está distribuida de forma más desigual. Sin embargo, según las estadísticas del Sistema de la Reserva Federal, el 70 por ciento de la renta nacional se destina a sueldos y salarios, el 20 por ciento a profesionales, comerciantes y artesanos independientes, y sólo el 10 por ciento a quienes reciben intereses, dividendos y rentas.

Alrededor de 1953, la American Economic Review publicó un estudio realizado por la Oficina Nacional de Investigación Económica que mostraba que, después de impuestos, la renta media anual del 7 por ciento más rico de la población era de 3.267 dólares por persona y la del 93 por ciento restante de la población de 1.124 dólares por persona. Si los ingresos del 7 por ciento más rico se repartieran por igual entre toda la población después de impuestos, cada individuo del 93 por ciento restante de la población recibiría 150 dólares más al año; es decir, la renta media per cápita de los americanos sería de 1.274 dólares al año en lugar de 1.124, un aumento de algo más del 10 por ciento.

El profesor Lewis3 llega a la misma conclusión respecto a Inglaterra. Si se aplica el mismo coeficiente al resto de los países mencionados, el aumento de la renta absoluta del francés o del mexicano medio sería aún menor. Con ello, no sólo tendrían que vivir, sino que tendrían que prever las inversiones industriales, y éstas, en un país tan poco industrializado como México, han ascendido en los últimos años, según el libro citado, a alrededor del 14 por ciento del ingreso nacional. Para mantener estas inversiones, el mexicano, después de la división de la producción total anual, quedaría con un ingreso promedio inferior al que hoy tiene a su disposición, y no es de ninguna manera seguro que los beneficiarios de tal redistribución en los otros países de los que hemos citado estadísticas no encontrarían, en el análisis final, su ingreso total disponible para el consumo igualmente disminuido.

3. Los hechos, pues, desmienten las dos tesis fundamentales de la crítica socialista a la llamada economía capitalista. Ésta, en efecto, no es más particularmente «capitalista» que cualquier otra, ya que el capital, o un stock de bienes de los productores, en cualquier escala rudimentaria, es y siempre ha sido una necesidad en todo sistema económico. La hilandera y la tejedora domésticas necesitan ruecas y telares manuales; los artesanos necesitan herramientas y máquinas más o menos caras. Lo mismo ocurre en los países comunistas. Las industrias socializadas también necesitan capital fijo y circulante; también ellas tienen que calcular y ajustar sus precios, al menos de sus exportaciones, a los del mercado mundial. Sólo en lo que se refiere a los salarios, los países comunistas pueden evitar someterse a las leyes del mercado, porque las tarifas salariales son prescritas por el gobierno, y no precisamente a favor de los trabajadores; pues, como demuestran Joseph E. Davies, el cuasi embajador americano en Rusia,4 y Walter Lippman,5 las diferencias entre los salarios de los trabajadores y los de los directivos son mucho mayores allí que en Estados Unidos.

En resumen, la situación económica actual se caracteriza, no por la abundancia, sino por la escasez; no por una distribución injusta de la riqueza, sino por las desigualdades correspondientes a las diferencias de productividad.

4. Para la supuesta distribución injusta de la riqueza el socialismo, en todas sus diversas formas, no busca medidas correctoras; éste es más bien el objeto de los llamados movimientos de reforma social, y más especialmente de la economía «planificada» o «controlada». Marx formuló el objetivo del socialismo como la expropiación de los expropiadores. Con la llamada plusvalía que supuestamente retienen para sí del producto total del trabajo de sus empleados, los capitalistas se han hecho dueños de los medios de producción. Hay que privarles de la propiedad de los medios de producción; es decir, hay que quitarles sus fábricas y molinos.

¿En nombre de quién? En nombre del pueblo, que entonces estará formado exclusivamente por trabajadores.

¿Cómo se puede lograr esto? Este es el gran problema del socialismo que Kautsky trata, sin resolverlo, en su folleto titulado The Day after the Revolution.6 En general, se han manifestado dos tendencias. Los llamados socialdemócratas defienden que la propiedad de la empresa privada pase a manos del Estado como representante del pueblo; los seguidores de Bakunin (los anarcosindicalistas) quieren que pase directamente a manos de los consejos obreros. Los comunistas prevén dos etapas distintas: una etapa socialista preparatoria, consistente en la dictadura del proletariado, con la producción centralizada por el Estado, y el verdadero comunismo, en el que el Estado «desaparecerá», dejando sólo los consejos obreros.

Lo que no se ve con claridad y no ha sido explicado por nadie es qué diferencia supondría todo esto en comparación con el sistema de libre empresa o qué ventaja obtendrían los trabajadores de tal cambio. La producción seguiría siendo capitalista y sujeta a las leyes del mercado, que en una economía gestionada por el Estado condicionarían los precios de los productos importados y exportados, y en consecuencia de todo lo demás. En una economía sindicalista el libre juego de la competencia sería aún más completo. De los precios impuestos por el mercado habría que deducir los costes de producción, las cargas financieras y las reinversiones para el mantenimiento y la ampliación de la estructura de capital. La dirección del comercio y la tecnología requeriría una compensación diferencial como la que, de hecho, se exige y se recibe en Rusia.

El resto quedaría para los trabajadores, como en la actualidad, pero con estas dos diferencias a su favor. En primer lugar, los responsables de la dirección de la empresa, al no ser empresarios, no obtendrían beneficios ni sufrirían pérdidas; tendrían asegurados sus propios salarios, y el resto quedaría para los trabajadores ordinarios. Esto es precisamente lo contrario de lo que ocurre en las condiciones actuales, en las que la remuneración fija es la del trabajador, y el patrón se queda con el remanente, si lo hay.

En segundo lugar, en un sistema socialista, la libertad de trabajo desaparecería. En ausencia de un mercado laboral, los salarios serían fijados por la orden del empresario monopolista. El derecho de los trabajadores a formar sindicatos y a ir a la huelga sería suprimido, y el trabajador se convertiría en un esclavo. Esto es lo que ocurre hoy en día en Rusia, donde el trabajador no puede elegir ni siquiera su lugar de trabajo, y todo esfuerzo por su parte para mejorar su condición es castigado como alta traición.

Una variedad muy peculiar del socialismo es el socialismo agrario, conocido también como georgismo y como movimiento de reforma agraria.7 Se basa en la teoría de la renta del suelo, ya en forma germinal en las obras de Adam Smith, Anderson y Malthus, y desarrollada por David Ricardo. Según esta doctrina, cuando la tierra fértil es abundante, no produce ningún beneficio, y los precios de los productos se miden por los costes de producción. Pero cuando la población aumenta, las tierras de primera calidad ya no son suficientes para producir los alimentos necesarios, y hay que recurrir a tierras de calidad cada vez más inferior. Los precios de los productos aumentan entonces en una cantidad equivalente al coste de cultivo de las tierras más pobres. Los que conservan la posesión de las tierras mejores se benefician de esta situación obteniendo precios superiores a sus costes de producción y obtienen un beneficio que incluye, además de los ingresos normales, una prima, llamada renta del suelo, en consideración a la calidad superior de sus propias tierras.

Poco después de la muerte de Ricardo, un norteamericano, Henry George, hizo pleno uso de esta doctrina y la desarrolló en su famoso libro, Progreso y pobreza, que ha sido traducido a muchos idiomas. Sostuvo que la pobreza de las masas se debe, no a la explotación del trabajador industrial, sino al monopolio de la renta del suelo del que gozan los terratenientes. Por ello, propuso confiscar esta renta mediante un impuesto único. Ningún país ha llevado a cabo esta tentativa, aunque la fiscalidad progresiva y las diferencias de tipos impositivos en función de la propiedad inmobiliaria se han basado en esta teoría.

Los intentos de reforma agraria realizados en casi todos los países de Europa después de la Primera Guerra Mundial se dirigieron principalmente contra los propietarios de grandes fincas y consistieron en la expropiación de los terratenientes, con o sin indemnización, y en el reparto de las tierras para aumentar las pequeñas explotaciones. Sin embargo, Henry George tuvo y sigue teniendo muchos adeptos y, hasta la última guerra mundial, hubo en varios países movimientos de reforma agraria. Entre ellos fue muy importante el encabezado por Adolf Damaschke, que fue el candidato opositor a Hindenberg a la presidencia de la República Alemana. Damaschke, cuyo libro se ha citado anteriormente, extendió la teoría de Henry George a la propiedad urbana y consiguió que se impusiera un impuesto sobre la plusvalía a los propietarios de tierras cultivadas que se vendían a un precio elevado para la expansión de los centros urbanos. Este impuesto fue adoptado posteriormente por varios países. En los últimos años el Dr. Carlos P. Carranza ha defendido y desarrollado esta teoría de forma muy interesante.8

La doctrina de la renta del suelo se basa en dos errores, uno fáctico y otro teórico. El primero es la escasez de tierras de primera calidad. Esta escasez se ha hecho especialmente patente en Europa como consecuencia de la superpoblación y de las restricciones impuestas a la inmigración en los países comparativamente menos cultivados. En realidad, todavía existen en el mundo vastas extensiones de tierra de primera calidad que aún no han sido cultivadas, como muestra el famoso explorador Earl Parker Hanson en su interesantísimo libro New Worlds Emerging;9 y, como ha observado recientemente un economista francés, es absurdo que esas tierras no estén todavía cultivadas y que se gasten grandes sumas de dinero en fletes para abastecer a los países superpoblados, cuando sería mejor para todos que el exceso de población de esos países pudiera emigrar a las tierras ociosas, cultivarlas y vivir de su producto. En segundo lugar, como ha señalado Ludwig von Mises,10 la tierra no es más que un factor de producción como la maquinaria o las herramientas. No se puede hablar simplemente de la tierra en general, sino de la tierra de diferente calidad y productividad, al igual que hay que tener en cuenta las máquinas o herramientas de diferente calidad, y también se puede decir que el propietario de una máquina o herramienta superior obtiene de ella una «renta» diferencial en comparación con los rendimientos obtenidos por un equipo inferior. Por eso tienen precios diferentes en el mercado, y no se puede decir que el propietario de una tierra de buena calidad, cuya renta ya se ha capitalizado en el precio más alto que se paga por ella, obtenga un incremento no merecido de su explotación.


Este artículo apareció originalmente como capítulo 8 de Essentials of Economics.

  • 1. Riedmatten, L'Économie dirigee, experiences depuis les pharaons jusqu'a nos jours (Versailles: Edition l'Observateur, 1948).
  • 2. Para un rápido estudio de las doctrinas y la historia del movimiento obrero, véase Heinrich Herkner, Die Arbeiterfrage. Eine Einfiihrung (Berlín: W. de Gruyter and Co., 1921); Ramsay MacDonald, Socialism: Critical and Constructive (Londres: Cassell and Co., Ltd., 1921); y, por lo que respecta al movimiento internacional, mi propio El socialismo y la guerra (Barcelona: Estudio, 1915).
  • 3. Op. cit.
  • 4. Op. cit.
  • 5. The Good Society (Boston: Little, Brown and Co., 1937).
  • 6. Karl Kautsky, Das Weitertreiben der Revolution (Berlín: Arbeitsgemeinschaft fur staatsbiirgerliche und wirtschaftsliche Bildung, 1920).
  • 7. Adolf Wilhelm Ferdinand Damaschke, Die Bodenreform (Jena: G. Fischer, 1913).
  • 8. Op. cit.
  • 9. Nueva York: Duell, Sloan y Pearce, 1949.
  • 10. Human Action: A Treatise on Economics (New Haven: Yale University Press, 1949), pp. 631 y ss.
Author:

Faustino Ballvé

Born in Barcelona, Ballvé trained first as a lawyer, took his doctorate in Madrid, and then proceeded for further study first to Berlin and then to London. It was in England that, with a seasoned juristic background, he first specialized in the study of economics.

Image source:
Adobe Stock