Mises Wire

Home | Node | El endurecimiento de la Fed no hará más que alargar la caída de la economía

El endurecimiento de la Fed no hará más que alargar la caída de la economía

  • tightening

Tags The FedInflation

07/01/2022

En respuesta al fortalecimiento de la tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) hasta el 8,6 por ciento en mayo de 2022 desde el 5,0 por ciento en mayo de 2021, el miércoles 15 de junio de 2022, el banco central de EEUU (la Fed) elevó el tipo de interés oficial en 75 puntos básicos, el mayor aumento desde 1994. El nuevo rango objetivo se sitúa ahora entre el 1,50% y el 1,75%, y la mayoría de los funcionarios de la Fed esperan que el tipo de interés oficial se eleve muy por encima del 3% a finales de año.

Los funcionarios de la Reserva Federal creen que el enfoque correcto para contrarrestar este aumento masivo del IPC es subir los tipos de interés. Una postura de tipos de interés más estrictos, se sostiene, va a enfriar la demanda de bienes y servicios. Esto, a su vez, es probable que debilite la tasa de crecimiento del IPC, etiquetado como inflación. Esto se basa en la opinión de los planificadores del banco central de que para situar la economía en la trayectoria de precios estables y crecimiento económico estable es necesario subir los tipos de interés.

También hay que tener en cuenta que los funcionarios opinan que en la actualidad los principales impulsores de la inflación son diversas perturbaciones negativas de la oferta que emanan de factores como la respuesta al covid-19 y la guerra entre Ucrania y Rusia. En esta línea de pensamiento, tiene sentido frenar la demanda de bienes y servicios subiendo los tipos de interés para adecuar la demanda a la oferta recortada.

Al definir la inflación como el aumento de los precios de los bienes y servicios, los funcionarios de la Reserva Federal se han eximido de toda responsabilidad por el aumento masivo de la tasa de crecimiento del IPC. Según esta definición, además de las diversas perturbaciones inesperadas, los productores y las empresas también son culpables de los aumentos generalizados de los precios. Si los funcionarios de la Reserva Federal reconocieran que la inflación tiene que ver con el aumento de la oferta monetaria, entonces tendrían que aceptar que la causa principal de las fuertes subidas de precios es la supuesta lucha contra la inflación de la propia Reserva Federal.

Obsérvese que no decimos, como los seguidores monetaristas de Milton Friedman, que la inflación está causada por el aumento de la oferta monetaria. Sostenemos que la inflación es el aumento de la oferta monetaria. (Obsérvese que para los monetaristas, la inflación es el aumento de los precios, que se pone en marcha por el aumento de la oferta monetaria).

Además, para establecer la presencia de inflación, lo que importa no es la tasa de crecimiento de los precios como tal, sino el aumento de la oferta monetaria, que pone en marcha el intercambio de nada por algo. Esto, a su vez, socava el proceso de generación de riqueza y debilita la reserva de riqueza. Cuando esta reserva se expande, los aumentos de la oferta monetaria generan la ilusión de que es la oferta monetaria la que proporciona financiación, tanto a las actividades que generan riqueza como a las que no la generan.

Una vez que el fondo común se estanca o comienza a disminuir, el fortalecimiento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria ya no puede causar la ilusión de que el aumento de la oferta monetaria puede hacer crecer la economía.

Ahora, una de las principales fuentes de generación de oferta monetaria es el préstamo del banco central al gobierno. Por ejemplo, el gobierno se embarca en un proyecto para construir una pirámide en Nueva York. Para financiar el proyecto, el gobierno podría aumentar los impuestos o pedir prestados los fondos necesarios al sector privado o al extranjero. Otra opción es que el gobierno pida prestado el dinero a la Reserva Federal ofreciendo al banco central valores del Tesoro a cambio.

Al prestar al gobierno los fondos necesarios, la Fed genera de hecho dinero de la «nada». Obsérvese que la generación de dinero creada de esta manera surge cada vez que el banco central se dedica a la compra de activos. Cada vez que compra un activo, el banco lo paga con dinero de la nada. Otra fuente de creación de dinero es la expansión de los préstamos de los bancos comerciales no respaldados por el ahorro.

La política de tipos de interés puede empeorar las cosas

Para la mayoría de los individuos, mantener su vida y su bienestar es el objetivo final. Sabemos que para mantenerse vivo un individuo debe consumir bienes en el presente, lo que significa expresar una mayor preferencia por el presente frente al futuro o expresar una preferencia temporal. En consecuencia, el individuo asignará a la cesta de bienes en el presente una mayor importancia que a la misma cesta de bienes en el futuro. La prima asignada a los bienes del presente frente a los del futuro es lo que constituye el tipo de interés. Así, un individuo que tiene muy pocos recursos es poco probable que se plantee sacrificar bienes presentes por bienes futuros. Su preferencia temporal va a ser muy alta, es decir, el tipo de interés en este caso va a ser elevado. Con el aumento de su riqueza, es probable que el individuo reduzca su preferencia temporal, es decir, que acepte intercambiar sus bienes presentes por un tipo de interés más bajo.

Obsérvese que en un mercado libre, las fluctuaciones de los tipos de interés reflejan los cambios en las preferencias de los consumidores respecto al consumo presente frente al consumo futuro. Si los consumidores reducen su preferencia hacia el consumo presente frente al consumo futuro, esto se reflejará en un descenso de los tipos de interés del mercado. Por el contrario, si los consumidores aumentan su preferencia por el consumo presente, esto se reflejará en un aumento de los tipos de interés del mercado.

En un mercado libre, un descenso de los tipos de interés responderá a que los consumidores disminuyan su preferencia hacia el consumo presente frente al consumo futuro. Los empresarios, si quieren tener éxito, tienen que atenerse a las señales de los tipos de interés. Esto significa que los empresarios tendrían que aumentar la asignación de recursos hacia la construcción de una infraestructura para poder producir en algún momento en el futuro una mayor cantidad de diversos bienes de consumo.

Cada vez que el banco central manipula los mercados financieros y los tipos de interés del mercado, falsea las instrucciones de los consumidores a las empresas. Como resultado, las empresas establecen infraestructuras erróneas que no se ajustan a los deseos de los consumidores. Debido a la mala asignación de recursos, se inicia el proceso de empobrecimiento económico.

Para contrarrestar la inflación es necesario cerrar las lagunas que permiten la generación de dinero fiduciario, la principal de las cuales es el préstamo de la Reserva Federal al gobierno y los préstamos de los bancos comerciales no respaldados por el ahorro. (Obsérvese que en un mercado libre sin banco central, la probabilidad de que los bancos comerciales se dediquen a los préstamos no respaldados por el ahorro será muy baja).

La política de tipos de interés elevados frente al cierre de las lagunas monetarias

Una política de tipos de interés estrictos por parte del banco central socava varias actividades de burbuja que surgieron a raíz de la anterior política de tipos de interés bajos. Debido a la política de bajos tipos de interés, surge un aumento de la tasa de crecimiento de los préstamos bancarios no respaldados por el ahorro. El aumento de este tipo de crédito desvía la riqueza de los generadores de riqueza a las actividades de la burbuja.

Un aumento de los tipos de interés detiene el desvío de la riqueza, lo que a su vez socava las actividades de la burbuja. Esto, a su vez, pone en marcha una crisis económica. Cuanto mayor sea el porcentaje de actividades de la burbuja sobre el total de actividades, mayor será la caída.

El hecho de que se detenga el desvío de riqueza de los generadores de riqueza hacia las burbujas debe considerarse una buena noticia. Esto deja más riqueza a disposición de los generadores de riqueza. Sin embargo, el hecho de que el banco central suba los tipos de interés, lo que supone una manipulación de los mercados financieros, falsea las señales de los tipos de interés. (Nótese que tanto la bajada como la subida de los tipos de interés es una manipulación de los mercados financieros).

Esto, a su vez, aumenta la probabilidad de que los generadores de riqueza sigan cometiendo una mala asignación de recursos. En consecuencia, esto debilita aún más el proceso de generación de riqueza. Por lo tanto, una postura de tipos de interés más estricta del banco central, al socavar las actividades de burbuja y de generación de riqueza, hace que la crisis económica sea más grave y prolongada.

Contrasta esto con una política que cierra los resquicios para la generación de dinero de la «nada». La política de frenar la oferta de dinero fiduciario sólo socava las actividades de las burbujas porque detiene el desvío de riqueza de los generadores de riqueza hacia ellos. Esta política, sin embargo, es una gran noticia para los generadores de riqueza, ya que ahora se desvía menos riqueza de ellos. Esto, a su vez, es probable que conduzca a la expansión del conjunto de la riqueza.

A medida que la reserva de riqueza se amplía, es posible absorber diversas actividades de la burbuja y convertirlas en actividades generadoras de riqueza. Es probable que la ampliación de la reserva de riqueza acorte la depresión económica y la haga menos grave.

Conclusión

Una postura de tipos de interés más estrictos socava no sólo las actividades de burbuja, sino también las actividades generadoras de riqueza. Esto, a su vez, no hace más que prolongar la depresión económica. Si el banco central se centrara en la verdadera inflación, es decir, en el aumento de la oferta monetaria, eliminaría las actividades de la burbuja y apoyaría a los productores de riqueza. En consecuencia, esto acortaría el período de la depresión económica.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here