Mises Daily Articles

Home | Node | Ludwig von Mises: 1881–1973

Ludwig von Mises: 1881–1973

Tags BiographiesHistory of the Austrian School of Economics

07/02/2022Murray N. Rothbard

Para los que hemos amado y venerado a Ludwig von Mises, las palabras no pueden expresar nuestro gran sentimiento de pérdida: de este hombre amable, brillante y maravilloso; de este hombre de integridad intachable; de este valiente luchador de toda la vida por la libertad humana; de este erudito integral; de esta noble inspiración para todos nosotros. Y, sobre todo, este amable y encantador amigo, este hombre que nos trajo a los demás la encarnación viva de la cultura y el encanto de la Viena pre-Primera Guerra Mundial.

Porque la muerte de Mises nos arrebata no sólo a un amigo y mentor profundamente venerado, sino que hace sonar la campana del fin de una era: la última marca viva de esa era más noble, más libre y mucho más civilizada de la Europa anterior a 1914.

Los amigos y estudiantes de Mises sabrán instintivamente a qué me refiero: porque cuando pienso en Ludwig Mises pienso en primer lugar en aquellas ocasiones emblemáticas en las que tuve el privilegio de tomar el té de la tarde en casa de Mises: en un pequeño apartamento que prácticamente respiraba la atmósfera de una época perdida y mucho más civilizada. La gentileza de la abnegada esposa de Mises, Margit; los preciosos volúmenes que eran los restos de una magnífica biblioteca casera destruida por los nazis; pero sobre todo el propio Mises, hilando a su inimitable manera anécdotas de la vieja Viena, historias de eruditos pasados y presentes, brillantes reflexiones sobre economía, política y teoría social, y astutos comentarios sobre la escena actual.

Los lectores de las majestuosas, formidables e intransigentes obras de Mises deben haberse sorprendido a menudo al conocerlo en persona. Tal vez se habían formado la imagen de Ludwig Mises como frío, severo, austero, el erudito lógico repelido por los mortales menores, amargado por las locuras que le rodeaban y por la larga estela de agravios e insultos que había sufrido.

No podían estar más equivocados, porque lo que encontraron fue una mente genial mezclada armoniosamente con una personalidad de gran dulzura y benevolencia. Ninguno de nosotros escuchó una sola vez una palabra dura o amarga de los labios de Mises. Indefectiblemente gentil y cortés, Ludwig Mises siempre estaba allí para alentar los más mínimos signos de productividad o inteligencia en sus amigos y estudiantes; siempre estaba allí por la calidez así como por la maestría de la lógica y la razón que sus obras han proclamado durante mucho tiempo.

Y siempre allí como una inspiración y como una estrella constante. Porque ¡qué vida la de este hombre! Ludwig Mises murió poco después de su 92º cumpleaños, y hasta casi el final llevó su vida muy en el mundo, derramando una poderosa corriente de obras grandes e inmortales, una fuente de energía y productividad mientras enseñaba continuamente en una universidad hasta la edad de 87 años, mientras volaba incansablemente por todo el mundo para dar documentos y conferencias en nombre del libre mercado y de la ciencia económica sólida, una poderosa estructura de coherencia y lógica a la que contribuyó tanto de su propia creación.

La firmeza y el coraje de Ludwig Mises frente a un trato que habría destrozado a otros hombres, fue una maravilla interminable para todos nosotros. Mises, que llegó a ser literalmente la estrella de la profesión económica y de los líderes mundiales, se encontró, en la cima de su poder, con un mundo destrozado y traicionado. Porque mientras el mundo se precipitaba hacia las falacias y los males del keynesianismo y el estatismo, las grandes ideas y contribuciones de Mises fueron ignoradas y despreciadas, y la gran mayoría de sus eminentes y antes devotos alumnos decidieron plegarse a la nueva brisa.

Pero a pesar de que fue vergonzosamente abandonado, al venir a América a un puesto de segunda categoría y privado de la oportunidad de reunir a los mejores estudiantes, Ludwig Mises nunca se quejó ni vaciló. Simplemente se aferró a su gran propósito, esculpir y elaborar la poderosa estructura de la economía y la ciencia social que sólo él había tenido el genio de ver como un todo coherente; y defender a ultranza el individualismo y la libertad que, según él, eran necesarios para que la raza humana sobreviviera y prosperara. Era, en efecto, una estrella constante que no podía desviarse ni un ápice del conjunto de la verdad que fue el primero en ver y en presentar a los que sólo querían escuchar.

Y a pesar de las probabilidades, lenta pero seguramente algunos de nosotros empezamos a reunirnos en torno a él, para aprender y escuchar y obtener sustento del brillo de su persona y su obra. Y en los últimos años, a medida que las ideas de la libertad y el libre mercado han empezado a resurgir con mayor rapidez en América, su nombre y sus ideas empezaron a tocar la fibra sensible de todos nosotros y su grandeza a ser conocida por una nueva generación.

Optimista como siempre fue, estoy seguro de que Mises se sintió reconfortado por estos signos de un nuevo despertar de la libertad y de la sana economía que él había esculpido y que durante tanto tiempo estuvo olvidada. Por desgracia, no pudimos recuperar el espíritu, la amplitud y la erudición, la gracia inefable de la vieja Viena. Pero espero febrilmente que hayamos podido endulzar sus días al menos un poco.

De todas las anécdotas maravillosas que Mises solía contar, recuerdo esta con mayor claridad, y quizás transmita un poco del ingenio y el espíritu de Ludwig Mises. Paseando por las calles de Viena con su amigo, el gran filósofo alemán Max Scheler, éste se dirigió a Mises y le preguntó, con cierta exasperación «¿Qué hay en el clima de Viena que engendra a todos estos positivistas lógicos [la escuela dominante de la filosofía moderna que Mises combatió toda su vida?». Con su característico encogimiento de hombros, Mises respondió suavemente: «Bueno, después de todo, hay varios millones de personas viviendo en Viena, y entre ellas sólo hay una docena de positivistas lógicos».

Pero, oh, Mises, ahora te has ido, y hemos perdido a nuestro guía, a nuestro Néstor, a nuestro amigo. ¿Cómo vamos a seguir adelante sin ti? Pero tenemos que seguir, porque cualquier otra cosa sería una vergonzosa traición a todo lo que nos has enseñado, tanto por el ejemplo de tu noble vida como por tus obras inmortales. Bendito seas, Ludwig von Mises, y nuestro más profundo amor va contigo.


Este obituario apareció en Human Events, el 20 de octubre de 1973, y se reproduce aquí en honor al 40º aniversario del Instituto Mises, que se celebrará del 6 al 8 de octubre de 2022.

Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.