Mises Wire

Home | Node | Los mercados promueven la verdadera igualdad mucho más de lo que los críticos progresistas (y conservadores) afirman

Los mercados promueven la verdadera igualdad mucho más de lo que los críticos progresistas (y conservadores) afirman

  • coin

Tags Economic FreedomFree Markets

La economía consiste en una enorme cadena de división del trabajo que se entrelaza hasta tal límite que apenas existe un solo individuo o empresa que produzca por sí solo la totalidad del producto. Esto se ilustra de forma célebre en el ensayo «Yo, el lápiz», de Leonard Read.

Cada elemento de esta compleja cadena es una empresa formada por muchos individuos, por lo que una de las primeras preguntas que cabe hacerse es: «¿Por qué los individuos se dedican a estas complejas actividades económicas?» La respuesta a esta pregunta fundamental radica en la comprensión de que los individuos emprenden cualquier actividad económica con la expectativa de que les haga estar mejor que en su situación actual.

Así, los individuos, en función de sus propios intereses, se comprometen a cooperar voluntariamente en la economía de mercado. Aunque las discusiones modernas en la conciencia social sobre la presencia de la desigualdad hacen pensar que los resultados desiguales son injustos y, por tanto, moralmente inaceptables. La realidad, sin embargo, es contraria a sus creencias, ya que la igualdad de los mercados siempre existe hasta que se le imponen restricciones externas en forma de barreras de entrada.

Cuando se introduce un nuevo producto en el mercado y no hay barreras de entrada impuestas desde el exterior, la igualdad del mercado reside en la igualdad de oportunidades que ofrece a cada productor para participar en el mercado y acumular recursos. El punto crucial es la reproducibilidad del producto demandado o la producibilidad de su alternativa. La empresa que introduce el nuevo producto obtiene con toda seguridad una ventaja en el juego, pero tales ventajas rara vez conducen a que la empresa adquiera una posición de monopolio en el mercado durante un largo periodo de tiempo.

Este fenómeno se demuestra con mayor eficacia en la historia de la informática personal comercial, donde pioneros como J. Lyons Company, Eckert-Mauchly Computer Corporation y Gavilan Computer Corp., muchos de los cuales introdujeron la informática personal en su forma incipiente, no pudieron capitalizarla para obtener beneficios supernormales.

A medida que estos productos salían al mercado, se iniciaba un proceso de emprendimiento en el que, debido a la falta de barreras de entrada, muchos otros nuevos empresarios y empresas podían capitalizar el producto existente y, mediante la innovación y las actualizaciones, hacerse con muchas cuotas de mercado; así fue como Apple e IBM consiguieron hacerse con una gran parte del mercado a pesar de no ser los primeros en llegar.

En la actualidad, otras empresas nuevas como Lenovo (24,7%), HP (24,0%) y Dell (17,6%) dominan el mercado. Aunque esto ofrece igualdad de oportunidades a todos los productores que quieren vender sus productos y superar a otras empresas existentes gracias a su eficacia y mejores productos, también premia el éxito con una acumulación de recursos que pasa de manos de los productores menos eficaces a los más eficaces.

El proceso en el mercado de la informática personal continuará seguramente en el futuro mientras no se introduzcan barreras externas en forma de licencias, cuotas y otras medidas de entrada en la competencia por parte del gobierno.

Los críticos de la actual distribución de recursos argumentan que debido a que la distribución no es equitativa, es decir, que unos tienen más y otros menos, por lo tanto es errónea, pero esto es una comprensión sólo de carácter superficial. Los mercados están formados por numerosos vendedores que compiten entre sí para atraer y satisfacer a los consumidores de la mejor manera posible. En cualquier mercado, los vendedores que son capaces de atraer y satisfacer a los consumidores mejor que sus competidores obtienen mayores beneficios.

Las empresas obtienen estos beneficios porque obtienen mejores resultados que sus competidores y, a cambio, consiguen acumular capital monetario. Este capital monetario puede permitirles estar en mejor posición que otras empresas que han perdido capital monetario en términos de pérdidas. Este proceso en el que el capital monetario se transfiere de las empresas de menor rendimiento a las de mayor rendimiento es la razón que subyace a la eficiencia distributiva del mercado, que por un lado minimiza el despilfarro de recursos y por otro construye una estructura de toma de decisiones acertada.

Este es un ejemplo de los resultados desiguales que se derivan de la naturaleza igualitaria de la competencia. La igualdad de la competencia radica en la igualdad de oportunidades que se ofrece a cada empresa, de manera que puede entrar en el mercado y utilizar sus recursos de la manera que desee para satisfacer a los consumidores. Si bien este tipo de desigualdad es moralmente aceptable, ya que se basa en la igualdad de oportunidades que se ofrece a todos, hay desigualdades en el mercado que son el resultado de privilegios especiales que inhiben la igualdad de los mercados.

Una situación en un mercado en la que un productor de un producto obtiene derechos exclusivos para producir esa mercancía y posteriormente obtiene un capital monetario acumulado basado en el alto beneficio de monopolio que obtiene es un ejemplo de resultados desiguales, que crea una desigualdad que no es moralmente aceptable.

La desigualdad en el mundo moderno

Los empresarios producen con la expectativa de obtener ingresos futuros, que pretenden obtener de sus consumidores. Adelantan los salarios a los trabajadores antes de la producción para ayudar a los trabajadores a financiar su consumo. La competencia central entre los empresarios a nivel de la economía se produce en función de la capacidad de los empresarios, a través de sus bienes, de obtener ingresos monetarios de los consumidores.

El proceso por el que los consumidores actúan con respecto a sus propios deseos comprando bienes a los empresarios que prefieren basándose en las capacidades relativas de los bienes para satisfacer sus deseos crea naturalmente una distribución de los ingresos monetarios en la que la mayor parte de la cantidad total de dinero que los consumidores recibieron mientras trabajaban vuelve a los empresarios que fueron más capaces de satisfacer sus deseos. Al mismo tiempo, una parte importante de los empresarios que adelantaron los salarios a los trabajadores e introdujeron ingresos monetarios adicionales en la sociedad a través de las inversiones no consiguen generar un flujo de ingresos.

Esta es la razón por la que se descubrió que una de cada cinco nuevas empresas en el Reino Unido fracasa en sus primeros cinco años y que la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) había demostrado en los Estados Unidos que alrededor del 20% de las nuevas empresas fracasan durante su primer año de actividad. Menos del 50% de las empresas tienen éxito después de los cinco primeros años de funcionamiento y, al décimo año de actividad, alrededor del 65% han fracasado.

Los resultados de la maximización de la eficiencia económica que aporta el mercado son fruto del proceso competitivo en el que participan las distintas empresas y cuyo premio central es el dinero de los consumidores. La falta de comprensión del proceso competitivo del mercado ha llevado a la formación de una serie de nociones erróneas, siendo la más impactante la noción de grandes empresas y cuota de mercado.

Acumulación y cuota de mercado

Hoy en día, empresas grandes y exitosas como Amazon son calificadas de monopolios, y sus críticos señalan su creciente cuota de mercado como indicio de su poder de mercado. Mientras que la cuota de mercado de Amazon ha ido aumentando en la última década, sus precios relativos mucho más bajos y sus mejores servicios a los consumidores parecen una contradicción con esta visión del mundo.

Como hemos visto anteriormente, la capacidad de satisfacer al consumidor de una manera mejor que la de los competidores conduce a la acumulación de dinero. Empresas como Amazon han sido empresas que han satisfecho a los consumidores de una manera mucho mejor que otras empresas, aunque este éxito pasado de una gran cuota de mercado no proporciona a Amazon «poder de monopolio», como creen los críticos.

En la teoría económica tradicional se afirma que, dado que la empresa ha conseguido satisfacer a los consumidores de una manera relativamente mejor en el pasado, obtiene un dominio sobre sus compradores que le permite establecer efectivamente sus propias reglas de mercado y obtener una tasa de beneficios significativa. Sin embargo, esta creencia se basa en un malentendido de cómo funciona realmente el proceso competitivo en los mercados.

Empresas grandes y exitosas como Walmart y Amazon tienen porciones significativas de sus respectivos segmentos de mercado de consumo. Mientras que Amazon presume de tener la mayor cuota de mercado de comercio electrónico minorista, con más del 38%, según un estudio:

En 43 áreas metropolitanas y 160 mercados más pequeños, Walmart capta el 50 por ciento o más de las ventas de comestibles, según nuestro análisis de los datos de gasto de 2018. En 38 de estas regiones, la cuota de Walmart en el mercado de comestibles es del 70% o más.

A pesar de los niveles de poder de mercado de los que parecen gozar estas empresas entre los consumidores, sus márgenes de beneficio neto, que ilustran qué parte de cada dólar de ingresos recaudado por una empresa se traduce en beneficios, han sido sistemáticamente bajos y han ido disminuyendo durante los periodos en los que habían ganado sus respectivas cuotas de mercado.

Walmart, que tenía un margen de beneficio neto de alrededor del 3,33 por ciento en 2010, lo vio disminuir constantemente durante un período de ocho años hasta el 1,02 por ciento en 2017, mientras que sus ingresos crecieron de 403.120 millones de dólares a 510.160 millones de dólares durante este período. Amazon tuvo una historia similar en la que pasó del 3,83 por ciento en 2010 al 1,20 por ciento en 2017, e incluso estuvo en pérdidas netas durante dos años, pasando sus ingresos durante el mismo tiempo de 28.660 millones de dólares a 177.860 millones.

La trayectoria seguida por los márgenes de beneficio neto en estos dos casos no es un fenómeno aleatorio, sino el resultado del proceso competitivo. Las empresas que compiten en el mercado del dinero buscan subcotizar a sus competidores para atraer hacia ellas a los consumidores marginales. Esto les permite realizar una acumulación monetaria, demostrada por el aumento de los ingresos en ambos casos, pero no es el caso, como afirman los críticos, de que la obtención de poder de mercado de una empresa le permita superar la disciplina del mercado y convertirse en monopolio.

El margen de beneficio neto de Amazon, a pesar de su enorme acumulación de dinero y una cuota de mercado de casi el 50 por ciento, sólo ha experimentado un incremento del 3,28 por ciento. Walmart, durante el mismo período, sólo experimentó un aumento nominal del 1,24 por ciento. El hecho de que las ganancias en el beneficio neto sean bajas es un testimonio de la disciplina del proceso competitivo, en el que incluso la posibilidad de que un competidor pueda quitarle clientes a una empresa mantiene a las grandes firmas a raya.

El crecimiento de Dollar Tree, que atiende a las necesidades de los grupos de ingresos medios y bajos, subcotizando a Amazon y Walmart, ha sido asombroso. Sus ingresos han pasado de unos 4.000 millones de dólares a 26.000 millones de dólares, trabajando dentro de una parte de la base de consumidores que se solapa con Amazon y Walmart, con un margen de beneficio neto medio constante de más del 5%.

Estos resultados demuestran que la cuota de mercado de una empresa no es una garantía para enfrentarse a la competencia. Las empresas que han tenido éxito encuentran continuamente la forma de reducir sus costes y rebajar a sus competidores, mientras que las empresas que acumulan grandes sumas de dinero consiguen ser más eficientes a la hora de satisfacer las necesidades de los consumidores. Por lo tanto, la desigualdad derivada del proceso competitivo es moralmente aceptable, ya que es el resultado de la capacidad superior de una empresa para satisfacer a los consumidores en un entorno en el que todos tienen la oportunidad de satisfacer sus deseos.

Author:

Vibhu Vikramaditya

An economics and a libertarian scholar with research interests in capital theory, monetary theory, and business cycles, I write about events in the economy from a legal and economic standpoint with a proliberty outlook and believe that safeguarding the liberty and rights of each individual is the most important act toward peace, prosperity and growth. My other works can be found at the Austrian Economics Center, the Libertarian Institute, and beinglibetarian.com. I can be reached at Vibhu3333@gmail.com and on Twitter (@vibhu3333).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here