Mises Wire

Home | Node | No culpes a los medios sociales. Culpa a la politización de casi todo

No culpes a los medios sociales. Culpa a la politización de casi todo

  • social media

Tags DemocracyStrategy

06/25/2022

El aumento de la división entre las personas en función de su afiliación política ha sido reconocido por muchos y se ha atribuido con frecuencia a los avances tecnológicos. Se culpa a medios como Facebook y Twitter del aumento de la hostilidad, la desinformación y las actitudes de odio que se extienden por el discurso político. Pero tal vez la culpa la tenga la propia política.

La influencia de los medios sociales suele atribuirse a la estructura fundamental de las plataformas. Los funcionarios del gobierno y los leales a su mensaje hacen mucho hincapié en esto. Su explicación de la polarización es que los desacuerdos graves con sus políticas provienen de la «desinformación», que se ve amplificada por los algoritmos que emparejan a los usuarios con información con la que es más probable que participen.

La supuesta desinformación recibe un engrandecimiento exponencial debido a la promoción de contenidos populares por parte de las plataformas, lo que hace que este tipo de información tenga más posibilidades de hacerse aún más popular. Además, las afirmaciones falsas tienden a hacerse populares porque evocan emociones más fuertes en comparación con la verdad. Los creadores de contenidos se ven incentivados a postular afirmaciones incorrectas para comercializarlas, porque la verdad sobre los destinatarios de tales afirmaciones, como los funcionarios del gobierno, no evocaría tanta ira y antipatía como se puede observar hoy en día. Así, supuestamente, el proceso político se ve perjudicado, ya que las ideas más populares son falsas.

Resulta difícil atribuir a las plataformas de los medios sociales el impulso hacia el aumento del desacuerdo, la antipatía y otros aspectos de la polarización. Los datos empíricos que a veces se afirman para apoyar la noción de que los medios sociales impulsan la polarización política muestran más bien que la política evoca la polarización en los medios sociales. Un estudio realizado por Antoine Banks, Ernesto Calvo, David Karol y Shibley Telhami muestra presumiblemente que la navegación en Twitter puede aumentar la polarización. Su experimento muestra que la exposición a «tuits negativos» sobre un candidato que no te gusta puede aumentar tu percepción inmediata del contraste entre tú y ese candidato.

Otro estudio, realizado por Jaeho Cho, Saifuddin Ahmed, Martin Hilbert, Billy Liu y Jonathan Luu, demostró que los contenidos recomendados por algoritmos en YouTube pueden influir en los sentimientos hacia un candidato político. Ambos estudios, muy valorados y revisados por expertos, se presentan como ejemplos principales de que los medios sociales impulsan la polarización, pero no demuestran nada más que un aumento del contenido político puede incrementar los indicadores de polarización, como la diferencia percibida y las emociones personales.

La literatura empírica también contribuye con datos que son directamente inconsistentes con el caso de la polarización de los medios sociales. Levi Boxell, Matthew Gentzkow y Jesse M. Shapiro revelan que la polarización ha aumentado más en el grupo de edad de sesenta y cinco años o más, el grupo menos propenso a utilizar los medios sociales, pero que no es improbable que reciba muchos contenidos políticos a través de otras fuentes de comunicación, como las noticias por cable. Además, el gran aumento de la polarización en el mundo desarrollado observado en las ciencias sociales es específico de EEUU. Otros países han experimentado sólo un pequeño aumento, o incluso una disminución, de la polarización, mientras que el uso de los medios sociales como variable parece similar, o «constante», entre las naciones examinadas.

Además, Isaac Waller y Ashton Anderson llevaron a cabo una enorme investigación sobre Reddit, observando a individuos y comunidades y cómo el contenido y el «nivel de polarización» cambiaban con el tiempo. Entre los individuos y las comunidades, el cambio fue raro y el uso anterior no explicó la polarización posterior. Por otro lado, los acontecimientos políticos como las elecciones presidenciales de 2016 en EEUU parecen explicar las oleadas de nuevos usuarios que han influido en las discusiones en los foros de Reddit. Por lo tanto, Reddit se convirtió en un lugar más político debido a los acontecimientos políticos reales y no impulsó por sí mismo a los usuarios a atender más a la política.

Mirando más allá de la ciencia empírica, es fácil encontrar ejemplos de uso de los medios sociales que parecen contraindicar un efecto general de polarización. A través de los medios sociales, hemos asistido a la aparición de conexiones colaborativas de una forma sin precedentes. Las comunidades en línea comparten consejos y trucos para todo, desde flores en maceta hasta mecánica de garaje. Han contribuido al aumento del comercio local e internacional.

Las comunidades de videojuegos están conectando a niños y adultos de todo el mundo, mejorando las habilidades lingüísticas y la colaboración avanzada. La gente confía en extraños para que les aconsejen sobre hoteles, restaurantes y taxis. Los programadores se ayudan entre sí y a los clientes en una infraestructura de colaboración extremadamente descentralizada y global. Anecdóticamente, los medios sociales también han fomentado la unidad en cohortes que, de otro modo, probablemente no se verían.

Los grupos de hinchas del fútbol europeo son famosos por las peleas y los altercados. El odio explícito debido a la rivalidad histórica, la lealtad local e incluso las afiliaciones políticas está muy extendido. Pero cuando un grupo de clubes de fútbol europeos muy influyentes se esforzó por americanizar el fútbol europeo y crear un pacto al estilo de la Liga Nacional de Hockey (la «Liga Europea de Fútbol») en todo el continente sin riesgo de descenso, los aficionados de toda Europa se unieron a pesar de todas las diferencias y del odio mutuo habitual. El compromiso en línea fue enorme, y la publicidad llegó a ser extremadamente negativa para los clubes, ya que los medios sociales ayudaron a canalizar el acuerdo de las diferentes fracciones. Los aficionados de los clubes rivales también organizaron protestas físicas ante los estadios y las sedes. Algunos clubes pronto abandonaron el proyecto, que poco después se canceló por completo.

Es difícil imaginar este tipo de colaboración pública en un entorno político convencional. Uno podría imaginar que una intervención tan censurable como los cierres fuera el combustible necesario, pero los cierres se han distinguido, en cambio, por acelerar la polarización. En lugar de culpar a la estructura de los medios de comunicación social, podría ser el momento de considerar la estructura de la política. El monopolio de la violencia y el ansia del Estado administrativo por utilizarla para un conjunto de proyectos cada vez más amplio convierte todo en un asunto de todos. Cualquier opinión que se tenga puede estar relacionada con mi libertad o mi bienestar.

Y no se limita a cuestiones concretas. Si considero que un partido desprecia mi bienestar o mis valores en una ocasión, eso afecta a mi valoración general de ese partido. Si ocurre mil veces, la mera indicación de apoyo a ese partido será molesta. El discurso político se convierte en una intrincada red de indicios sobre dónde se posicionan los demás y cómo va la lucha por el poder.

Desde el punto de vista psicológico, no es de extrañar que la polarización aumente a medida que el ámbito político aumenta su alcance, una tendencia que puede ser evidente específicamente en los EEUU. Los medios sociales son un canal más de información políticamente relevante, que hace que la gente se enfade allí donde aparece. Los medios sociales pueden aumentar la velocidad del intercambio de información, pero si eso causa la polarización en sí misma, esperaríamos que fuera omnipresente en los medios sociales, lo que no es cierto.

La polarización parece más bien depender de la información política. Si los funcionarios del gobierno y quienes les son leales están preocupados por la polarización, deberían contemplar cómo su propio trabajo está impulsando el malestar en los medios sociales y en otros lugares.

Author:

Oscar Damberg

Oscar Damberg is a graduate student in clinical psychology. He is also a graduate of Mises University 2019.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here