Mises Wire

Home | Node | La tasa de ahorro de los hogares de EEUU se desvanece, la deuda de la tarjeta de crédito se dispara

La tasa de ahorro de los hogares de EEUU se desvanece, la deuda de la tarjeta de crédito se dispara

  • credit cards getty

Tags Money and Banks

06/22/2022

El dato del consumo en los Estados Unidos parece robusto. Un aumento del 0,9 por ciento en el gasto personal en abril parece bueno sobre el papel, especialmente teniendo en cuenta los retos a los que se enfrenta la economía. Esta cifra, aparentemente fuerte, respalda una estimación media de consenso para el producto interior bruto (PIB) del segundo trimestre del 3 por ciento, según Blue Chip Financial Forecasts.

Sin embargo, la previsión actual del PIB de la Fed de Atlanta para el segundo trimestre se sitúa en un bajísimo 1,9%. Si esto se confirma, la economía de los Estados Unidos podría no haber crecido en la primera mitad de 2022 tras el descenso del primer trimestre, evitando por poco una recesión técnica.

La evidencia de la ralentización no procede únicamente de factores temporales y externos. Los indicadores de confianza de los consumidores y las empresas presentan un entorno menos favorable que las expectativas de un consenso de mercado optimista. Según el agregado de estimaciones de Focus Economics, la economía de los Estados Unidos debería crecer un saludable 3,6% en 2022, ayudada por unos trimestres tercero y cuarto muy sólidos, con un crecimiento del 4,9% y del 5,5%, respectivamente. El principal impulsor de esta tendencia sorprendentemente resistente es el imparable consumo estimado. Sin embargo, hay importantes nubarrones en el horizonte del consumidor americano.

No podemos olvidar que las cifras de consumo han sido relativamente sólidas, pero al mismo tiempo, se ha producido un colapso en el ahorro, con la tasa de ahorro personal cayendo del 8,7% en diciembre a un mínimo de catorce años de sólo el 4,4% en abril.

La tasa de ahorro personal de los Estados Unidos está ahora un 3,3% por debajo de su nivel prepandémico, y a principios de mayo, el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan cayó de 65,2 a un mínimo de once años de 59,1, adentrándose en territorio de riesgo de recesión.

La caída de la tasa de ahorro es muy preocupante. Demuestra que los consumidores están sufriendo una elevada inflación, ya que los salarios reales se mantienen en territorio negativo. De abril de 2021 a abril de 2022, los ingresos medios por hora reales desestacionalizados disminuyeron un 2,3%, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Junten estas dos cifras—los ingresos medios reales han bajado un 2,3% y la tasa de ahorro de los hogares se ha reducido casi a la mitad. Las familias pasan apuros, los salarios se disuelven por la inflación y los ahorros se esfuman. La deuda de las tarjetas de crédito de los consumidores está casi en máximos históricos. Los saldos aumentaron a 841.000 millones de dólares en los tres primeros meses de 2022, según datos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

El astronómico nivel de endeudamiento de las tarjetas de crédito llega justo cuando las subidas de tipos empiezan a tener un impacto significativo en la capacidad de las familias para devolver sus compromisos financieros.

A pesar de la percepción de una economía sólida con un mercado laboral ajustado y salarios nominales en alza, la realidad de los Estados Unidos es que el gasto deficitario masivo y las políticas inflacionistas están perjudicando a las clases medias y trabajadoras. El desempleo puede ser bajo, pero las tasas de empleo-población y de participación laboral siguen siendo pobres, y la llamada Gran Resignación está empezando a revertirse a medida que los ciudadanos tienen dificultades financieras.

Parece muy difícil de creer que los consumidores vayan a terminar el ejercicio 2022 con los niveles actuales de crecimiento del consumo, pero el verdadero reto aparecerá en 2023. Los colchones que las familias y las empresas construyeron en 2020 prácticamente han desaparecido.

En las demás economías del G7 la situación es la misma. Con los últimos datos disponibles, la tasa de ahorro de los hogares en la eurozona, Japón y Reino Unido ha caído por debajo de los niveles prepandémicos, según JP Morgan.

La clave es la inflación. Si los precios al consumo siguen siendo elevados en el tercer trimestre, es muy difícil creer que los ciudadanos se sientan cómodos agotando sus ahorros para seguir consumiendo al mismo ritmo que durante la primera mitad de 2022. Los habitantes de las economías desarrolladas no están acostumbrados a la alta inflación y parecen aceptar la idea generalizada de que el aumento de los precios bajará en los próximos meses. Sin embargo, esto puede ser una mala idea. Los precios de los alimentos están en máximos históricos, los precios del petróleo y el gas se ven respaldados por los riesgos geopolíticos y los escasos niveles de inventario, y el gasto deficitario de los gobiernos significa que el consumo de las reservas monetarias seguirá siendo extraordinario.

Puede que las familias americanas hayan sido pacientes estos últimos meses, pero no pueden hacer milagros. Si la inflación persiste, la tendencia de los salarios reales y del ahorro conducirá inevitablemente a un desplome de la demanda y a un mayor riesgo de recesión.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here