Mises Daily Articles

Home | Node | Mises explica la guerra de la droga

Mises explica la guerra de la droga

Tags Free MarketsFrom the ArchivesInterventionism

09/25/2017Laurence M. Vance

Los viajeros aéreos se indignaron cuando la FAA anunció que habría retrasos en los vuelos porque los controladores aéreos tenían que tomar permisos como resultado de los recortes presupuestarios del secuestro. Pero hay otra agencia federal cuyos recortes presupuestarios deberían alegrar a los americanos —la Administración para el Control de Drogas.

Según el informe de la Oficina de Gestión y Presupuesto al Congreso sobre los efectos del secuestro, la DEA perderá 166 millones de dólares de su presupuesto de 2.020 millones. Otras agencias que forman parte del extenso aparato federal de lucha contra las drogas también están sufriendo recortes en sus presupuestos.

Estos recortes, por pequeños que sean, son sin duda positivos, ya que más de 1,5 millones de americanos son arrestados por cargos de drogas cada año, y casi la mitad de esos arrestos son sólo por posesión de marihuana.

Aunque 18 estados han legalizado la marihuana medicinal, siete estados han despenalizado la posesión de ciertas cantidades de marihuana, y Colorado y Washington han legalizado la marihuana para uso recreativo. En la mayoría de los 50 estados, la posesión de incluso una pequeña cantidad de marihuana todavía puede dar lugar a penas de cárcel, libertad condicional o multas. El gobierno federal sigue clasificando la marihuana como una sustancia controlada de la Lista I en virtud de la Ley de Sustancias Controladas, con un alto potencial de abuso y sin uso médico aceptable.

Dado que el gobierno federal no ha seguido su propia Constitución, que en ninguna parte autoriza al gobierno federal a prohibir las drogas u otras sustancias, no es de extrañar que no haya seguido el criterio de Ludwig von Mises en lo que respecta a la guerra contra las drogas.

La guerra a las drogas es un fracaso. Ha fracasado en la prevención del consumo de drogas. No ha conseguido mantener las drogas fuera de las manos de los adictos. No ha conseguido mantener las drogas alejadas de los adolescentes. No ha conseguido reducir la demanda de drogas. No ha conseguido detener la violencia asociada al tráfico de drogas. No ha conseguido ayudar a los drogadictos a recibir tratamiento. No ha conseguido influir en el consumo o la disponibilidad de la mayoría de las drogas en los Estados Unidos.

Nada de esto significa que haya necesariamente algo bueno en las drogas ilícitas, pero como explica Mises «Es un hecho establecido que el alcoholismo, el cocainismo y el morfinismo son enemigos mortales de la vida, de la salud y de la capacidad de trabajo y disfrute; y un utilitarista debe, por tanto, considerarlos como vicios». Pero, como sostiene Mises, el hecho de que algo sea un vicio no es razón para suprimirlo por medio de prohibiciones comerciales, «ni es en absoluto evidente que tal intervención por parte de un gobierno sea realmente capaz de suprimirlos o que, incluso si este fin pudiera ser alcanzado, no podría abrir con ello la caja de Pandora de otros peligros, no menos traviesos que el alcoholismo y el morfinismo».

Los otros peligros traviesos de la guerra a las drogas que se han soltado son legión. La guerra a las drogas ha atascado el sistema judicial, ha engrosado innecesariamente la población carcelaria, ha fomentado la violencia, ha corrompido la aplicación de la ley, ha erosionado las libertades civiles, ha destruido la privacidad financiera, ha fomentado los registros e incautaciones ilegales, ha arruinado innumerables vidas, ha malgastado cientos de miles de millones de dólares de los contribuyentes, ha obstaculizado el tratamiento legítimo del dolor, ha convertido a personas respetuosas de la ley en delincuentes y ha causado molestias injustificadas en las compras al por menor. Los costes de la prohibición de las drogas superan con creces cualquier posible beneficio.

Pero eso no es todo, ya que una vez que el gobierno asume el control de lo que uno puede y no puede poner en su boca, nariz o venas, o regula las circunstancias en las que uno puede introducir legalmente algo en su cuerpo, no hay límite a su poder y no se puede detener su alcance. Una vez más, como Mises aclara, «el opio y la morfina son ciertamente drogas peligrosas que crean hábito. Pero una vez que se admite el principio de que es el deber del gobierno proteger al individuo contra su propia insensatez, no se pueden hacer objeciones serias contra nuevas invasiones.»

«Tan pronto como renunciamos al principio de que el Estado no debe interferir en ninguna cuestión que afecte al modo de vida del individuo», continúa Mises, «acabamos regulando y restringiendo este último hasta el más mínimo detalle.»

Mises nos dice exactamente a qué conduce la pendiente resbaladiza de la prohibición de drogas. Se pregunta por qué lo que es válido para la morfina y la cocaína no debería serlo para la nicotina y la cafeína. En efecto: «¿Por qué no debería el Estado prescribir de forma general qué alimentos se pueden consumir y cuáles deben evitarse por ser perjudiciales?» Pero aún es peor, ya que «si se suprime la libertad del hombre para determinar su propio consumo, se quitan todas las libertades».

«¿Por qué limitar la providencia benévola del gobierno a la protección del cuerpo del individuo solamente?» pregunta Mises. «¿No es el daño que un hombre puede infligir a su mente y a su alma aún más desastroso que cualquier mal corporal? ¿Por qué no impedirle que lea libros malos y vea obras de teatro malas, que mire cuadros y estatuas malos y que escuche música mala?»

Cuando se trata de los malos hábitos, los vicios y el comportamiento inmoral de los demás, en contraste con el Estado, que lo hace todo mediante «la compulsión y la aplicación de la fuerza», Mises considera que las reglas son la tolerancia y la persuasión.

«Un hombre libre debe ser capaz de soportar que sus semejantes actúen y vivan de forma distinta a la que él considera adecuada», explica Mises. «Debe liberarse de la costumbre, en cuanto algo no le gusta, de llamar a la policía».

Para Mises, hay un solo camino para la reforma social, y «quien quiera reformar a sus compatriotas debe recurrir a la persuasión. Esta es la única forma democrática de lograr cambios. Si un hombre fracasa en sus esfuerzos por convencer a otras personas de la solidez de sus ideas», concluye Mises, «debe culpar a sus propias incapacidades. No debe pedir una ley, es decir, la compulsión y la coacción de la policía».

En una sociedad libre, no podría ser de otra manera.

Author:

Contact Laurence M. Vance

Laurence M. Vance is an Associated Scholar of the Mises Institute, columnist and policy adviser for the Future of Freedom Foundation, and a columnist, blogger, and book reviewer at LewRockwell.com. He is also the author of Gun Control and the Second AmendmentThe War on Drugs Is a War on Freedom, and War, Empire and the Military: Essays on the Follies of War and U.S. Foreign Policy. His newest books are Free Trade or Protectionism? and The Free Society. Visit his website: www.vancepublications.com.