Mises Daily Articles

Home | Node | Derechos de propiedad son derechos humanos

Derechos de propiedad son derechos humanos

05/18/2022Murray N. Rothbard

En estos días se oye hablar mucho de la distinción entre derechos humanos y derechos de propiedad, y muchos de los que dicen defender los primeros se dirigen con desprecio a cualquier defensor de los segundos. No ven que los derechos de propiedad, lejos de estar en conflicto, son de hecho el más básico de los derechos humanos.

El derecho humano de todo hombre a su propia vida implica el derecho a encontrar y transformar recursos: a producir aquello que sostiene y hace avanzar la vida. Ese producto es la propiedad del hombre. Por eso, el derecho de propiedad es el más importante de los derechos humanos y cualquier pérdida de uno de ellos pone en peligro los demás. Por ejemplo, ¿cómo se puede preservar el derecho humano a la libertad de prensa si el gobierno posee todo el papel de periódico y tiene el poder de decidir quién puede utilizarlo y en qué cantidad? El derecho humano a la libertad de prensa depende del derecho humano a la propiedad privada del papel prensa y de los demás elementos esenciales para la producción de periódicos.

En resumen, no hay conflicto de derechos porque los derechos de propiedad son en sí mismos derechos humanos. Es más, ¡los derechos humanos también son derechos de propiedad! Esta importante verdad tiene varios aspectos. En primer lugar, cada individuo, según nuestra comprensión del orden natural de las cosas, es el dueño de sí mismo, el gobernante de su propia persona. La preservación de esta autopropiedad es esencial para el correcto desarrollo y bienestar del hombre. Los derechos humanos de la persona son, en efecto, un reconocimiento del derecho de propiedad inalienable de cada hombre sobre su propio ser; y de este derecho de propiedad se deriva su derecho a los bienes materiales que ha producido. El derecho del hombre a la libertad personal es, pues, su derecho de propiedad sobre sí mismo.

Pero hay otro sentido en el que los derechos humanos son realmente derechos de propiedad, un sentido que está muy oscurecido en nuestra época. Tomemos, por ejemplo, el derecho humano a la libertad de reunión. Supongamos que un determinado grupo quiere manifestarse a favor de una determinada idea o proyecto de ley en una reunión callejera. Esta es una expresión del derecho de reunión. Por otro lado, supongamos que la policía disuelve la reunión alegando que se está interrumpiendo el tráfico. Ahora bien, no basta con decir que el derecho de reunión ha sido restringido por la policía por razones políticas. Posiblemente, este sea el caso. Pero aquí hay un verdadero problema, ya que tal vez se interrumpió el tráfico. En ese caso, ¿cómo se puede decidir entre el derecho humano de libre reunión y el «orden público» o «bien público» de un tráfico claro y sin obstáculos? Ante este aparente conflicto, mucha gente concluye que los derechos deben ser relativos y no absolutos y que a veces hay que limitarlos por el bien común.

Una cuestión de propiedad

Pero el verdadero problema es que el gobierno es el propietario de las calles, lo que significa que están en un estado virtual de no propiedad. Esto provoca no sólo atascos, sino también confusión y conflictos sobre quién debe utilizar las calles en cada momento. ¿Los contribuyentes? En última instancia, todos somos contribuyentes. ¿Deben los contribuyentes que quieran manifestarse utilizar la calle para ese fin en el momento que ellos elijan, o debe reservarse para que la utilicen otros grupos de contribuyentes como automovilistas o peatones? ¿Quién debe decidir? Sólo el gobierno puede decidir; y haga lo que haga, su decisión está destinada a ser totalmente arbitraria y sólo puede agravar, y nunca resolver, el conflicto entre las fuerzas opuestas.

Sin embargo, consideremos una situación en la que las calles son propiedad de particulares. En este caso, vemos claramente que toda la cuestión es de derechos de propiedad. Si Jones es propietario de una calle y los Ciudadanos Unidos quieren utilizarla para una manifestación, pueden ofrecer el alquiler de la calle para ese fin. Entonces, es Jones quien debe decidir si la alquila y a qué precio acepta el trato. Vemos que no se trata realmente del derecho humano de los Ciudadanos Unidos a la libertad de reunión; lo que está en juego es su derecho de propiedad a utilizar su dinero para ofrecer el alquiler de la calle para la manifestación. Pero, en una sociedad libre, no pueden obligar a Jones a aceptar; la decisión última es de Jones, de acuerdo con su derecho de propiedad a disponer de la calle como le parezca.

Así, vemos cómo la propiedad gubernamental oscurece la verdadera cuestión: cómo crea «derechos humanos» vagos y espurios que aparentemente entran en conflicto entre sí y con el «bien público». En las situaciones en las que todos los factores implicados son de propiedad privada, está claro que no hay ningún problema ni conflicto de derechos humanos; al contrario, sólo están en juego los derechos de propiedad, y no hay vaguedad ni conflicto a la hora de decidir a quién pertenece qué o qué es permisible en un caso concreto.

Los derechos de propiedad están claros

En resumen, no hay derechos humanos que sean separables de los derechos de propiedad. El derecho humano a la libertad de expresión es sólo el derecho de propiedad a alquilar un salón de actos a los propietarios, a hablar a quienes estén dispuestos a escuchar, a comprar materiales y luego imprimir folletos o libros y venderlos a quienes estén dispuestos a comprar. No hay ningún derecho adicional de libertad de expresión más allá de los derechos de propiedad que podamos enumerar en un caso determinado. Por tanto, en todos los casos aparentes de derechos humanos, lo correcto es encontrar e identificar los derechos de propiedad implicados. Y este procedimiento resolverá cualquier conflicto aparente de derechos, ya que los derechos de propiedad son siempre precisos y legalmente reconocibles.

Consideremos el caso clásico en el que se supone que la «libertad de expresión» debe ser frenada en «el interés público»: El famoso dictamen del juez Holmes de que no hay derecho a gritar «fuego» en un teatro lleno de gente. Holmes y sus seguidores han utilizado esta ilustración una y otra vez para proclamar la supuesta necesidad de que los derechos sean relativos y provisionales en lugar de absolutos y eternos.

Pero analicemos más a fondo este problema. El tipo que provoca un disturbio al gritar falsamente «fuego» en un teatro lleno de gente es, necesariamente, o el propietario del teatro o un cliente que paga. Si es el propietario, entonces ha cometido un fraude contra sus clientes. Ha cogido su dinero a cambio de la promesa de proyectar una película; y ahora, en cambio, interrumpe la película gritando falsamente «fuego» e interrumpiendo la representación. Así, ha incumplido su obligación contractual, violando los derechos de propiedad de sus clientes.

Supongamos, por otro lado, que el que grita es un cliente y no el propietario. En ese caso, está violando el derecho de propiedad del propietario. Como invitado, tiene acceso a la propiedad en determinadas condiciones, incluida la obligación de no violar la propiedad del propietario ni interrumpir el espectáculo que éste ofrece a sus invitados. Por lo tanto, su acto malicioso viola los derechos de propiedad del propietario del teatro y de todos los demás clientes.

Si consideramos el problema en términos de derechos de propiedad en lugar del vago y vago derecho humano de la libertad de expresión, vemos que no hay conflicto ni necesidad de limitar o restringir los derechos de ninguna manera. Los derechos del individuo siguen siendo eternos y absolutos; pero son derechos de propiedad. El individuo que grita maliciosamente «fuego» en un teatro lleno de gente es un criminal, no porque su supuesto derecho a la libertad de expresión deba ser restringido pragmáticamente en nombre del «bien público»; es un criminal porque ha violado clara y obviamente el derecho de propiedad de otra persona.


Este artículo apareció originalmente en The Freeman: Ideas on Liberty en abril de 1959.

Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Image source:
Getty