Mises Wire

Home | Node | Entendiendo la guerra de Rusia: la extraña filosofía de Aleksandr Dugin

Entendiendo la guerra de Rusia: la extraña filosofía de Aleksandr Dugin

  • matches

Tags DemocracyWar and Foreign Policy

Los rusos son «escatológicamente elegidos». Deben oponerse a la falsa fe, a la pseudoreligión del liberalismo occidental y a la propagación de su maldad: la modernidad, el cientificismo, la posmodernidad y el nuevo orden mundial. Esta es la tesis de Aleksandr Dugin, destacado filósofo ruso y mentor del presidente ruso Vladimir Putin. Como «zona pivote» geográfica, Rusia debe recuperar su posición en el corazón del continente euroasiático.

Filosofía política

La teoría política del tradicionalismo de Aleksandr Dugin quiere liberar al socialismo de sus rasgos materialistas, ateos y modernistas. Llama a su enfoque «la cuarta teoría política» (2012) porque está dirigida contra las otras ideologías del comunismo, el liberalismo y el fascismo. Dugin, que enseña sociología y geopolítica en la Universidad Lermontov de Moscú, busca una nueva idea política para Rusia. La encuentra en la identidad tradicional de la región, que Dugin asocia con «la religión, la jerarquía y la familia». Como tal, su teoría es una «cruzada» contra la posmodernidad, la sociedad posindustrial, el pensamiento liberal y la globalización.

En su país, Aleksandr Dugin es un conocido geoestratega y mentor del actual presidente ruso Vladimir Putin. Para Dugin, América es una amenaza para la cultura rusa y para la identidad de Rusia. Deja su posición inequívocamente clara cuando declara

Creo firmemente que la Modernidad está absolutamente equivocada y la Sagrada Tradición tiene toda la razón. EUA es la manifestación de todo lo que odio: la modernidad, la occidentalización, la unipolaridad, el racismo, el imperialismo, la tecnocracia, el individualismo y el capitalismo.

A sus ojos, América es «la sociedad del Anticristo». Los Estados Unidos de América son el ominoso y alarmante país del otro lado del océano, «sin historia, sin tradición, sin raíces... el resultado de un puro experimento de los racionalistas utópicos europeos». Lamenta que América imponga su dominio planetario y experimente el triunfo de su estilo de vida extendiéndose por todo el mundo. Critica que «en sí misma y sólo en sí misma» ve América a las normas del progreso y la civilización.

Según Dugin, los EUA niegan a todos los demás «el derecho a su propio camino, su propia cultura y su propio sistema de valores». Su conclusión es, pues, que enterrar a América «es nuestro deber religioso». La salvación no sólo de Rusia sino de prácticamente todo el continente euroasiático es el retorno a su «Sagrada Tradición». A los ojos de Dugin, Rusia debe volver a su verdadera identidad. El retorno a la grandeza de Rusia es una obligación moral. América se interpone en el camino para cumplir la llamada mesiánica de Rusia.

Geopolítica

En opinión de Dugin, la brecha cultural tiene una contrapartida geopolítica. Su gran visión es crear un eje París-Berlín-Moscú que llene el agujero negro geopolítico que ha quedado en Eurasia tras la desaparición de la Unión Soviética.

Algunos de los conceptos básicos de geopolítica de Dugin se remontan al geógrafo geopolítico inglés Halford J. Mackinder y al teórico geopolítico alemán Karl Hans Haushofer (1869-1946). Mackinder (1861-1947) presentó su tesis de que el corazón de Eurasia es el «pivote geográfico de la historia» en una reunión de la Royal Geographic Society ya en 1904.

Según el pronóstico de Mackinder, aunque la vasta zona de Eurasia ha sido inaccesible para los barcos, esta desventaja terminará porque Rusia está a punto de construir un sistema ferroviario completo. Ser inaccesible para los barcos ya no es una desventaja. Con el sistema ferroviario, el Imperio ruso está en camino de ejercer presión sobre «Finlandia, sobre Escandinavia, sobre Polonia, sobre Turquía, sobre Persia, sobre India y sobre China». En el mundo en general, una Rusia modernizada ocuparía la posición estratégica central que ocupa Alemania en Europa».

En el momento de la presentación de Mackinder, a principios del siglo XX, Londres ya estaba preocupado por el ascenso de Alemania como potencia industrial y, si Rusia le seguía, surgiría un nuevo rival potencialmente aún mayor. La prevención de cualquier alianza entre Rusia y Alemania adquirió prioridad estratégica en los círculos de política exterior del Reino Unido. El concepto de mantener el equilibrio de poder en Europa y evitar la conquista de Rusia por parte de Alemania o viceversa se convirtió en un imperativo estratégico y motivó a Gran Bretaña a entrar en la Primera Guerra Mundial en 1914.

En la década de 1920, la visión geoestratégica de Karl Haushofer de un eje desde París, Berlín y Moscú hasta Tokio cobró forma en Alemania y también atrajo a los estrategas soviéticos. La teoría geopolítica de Dugin representa la continuación de esta línea de pensamiento y sigue el dictado de Haushofer, así como el de Mackinder: «Quien gobierna Europa del Este manda en el corazón: Quien gobierna el corazón manda en la Tierra-Mundial: Quien gobierna el Mundo-Isla manda el Mundo».

Para Dugin, el conflicto entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte y el Pacto de Varsovia durante la Guerra Fría se sitúa en el mismo contexto que la guerra entre Cartago y Roma. Con la desaparición de la Unión Soviética y el ascenso de Estados Unidos como única superpotencia, este conflicto histórico ha alcanzado una nueva etapa. Ahora, Rusia se enfrenta sola a una OTAN ampliada. Con ello, el conflicto entre la región atlántica y el corazón de Eurasia avanza hacia un enfrentamiento.

Una década antes de que la visión geopolítica del mundo de Dugin cobrara importancia, el estratega geopolítico americano Zbigniew Brzezinski también había identificado el corazón de Europa del Este como una región pivote. En su obra The Grand Chessboard: American Primacy and Its Geostrategic Imperatives (2016), Brzezinski explica que para mantener el papel primordial de América en el mundo, debe incluir tanto a Alemania como a Japón como sus baluartes en los lados occidental y oriental del continente euroasiático para mantener a Rusia en jaque.

En cuanto a la importancia de la posición geoestratégica de Rusia y sus vecinos, no habría mucha diferencia entre Aleksandr Dugin y Zbigniew Brzezinski. Para ambos, Eurasia es el tablero de ajedrez en el que se sigue jugando la lucha por la primacía mundial. La diferencia fundamental, sin embargo, entre América y Rusia es que el colapso de la Unión Soviética ha dejado a los Estados Unidos en la posición única de haberse convertido en la primera superpotencia de alcance mundial.

Para establecer esta hegemonía, explica Brzezinski, Eurasia es el «eje geopolítico», y Ucrania es un Estado pivote geopolítico. De ello se deduce que «sin Ucrania, Rusia deja de ser un imperio euroasiático.... Sin embargo, si Moscú recupera el control de Ucrania... Rusia vuelve a tener automáticamente los medios para convertirse en un poderoso Estado imperial que abarque Europa y Asia».

Crítica

Es difícil entender que Dugin reivindique la «tradición» y la «identidad» cuando, en realidad, la historia rusa de los siglos XIX y XX ha sido un desastre. Fue el aferrarse a tradiciones imaginarias lo que sentó las bases para que ocurrieran las calamidades. Fue la resistencia de los zares contra el liberalismo y el capitalismo, que ha continuado bajo los soviéticos hasta el liderazgo actual, lo que ha bloqueado el progreso de Rusia.

En el siglo XX, Rusia vivió una catástrofe tras otra. La guerra ruso-japonesa de 1905 se saldó con una humillante derrota y provocó violentas revueltas en el país. La Primera Guerra Mundial costó millones de víctimas y devastó la economía rusa. La toma del poder por los bolcheviques condujo a la sangrienta guerra civil de 1918-21, seguida de la guerra ruso-polaca de 1919-20. La Unión Soviética comenzó su existencia paralelamente al establecimiento del GULAG, la vasta red de campos de concentración.

La industrialización forzada y la colectivización de las tierras agrícolas generaron el Holodomor, las hambrunas con millones de muertos en Ucrania y Kazajistán. El régimen de terror de Stalin encarceló a millones de personas en campos de trabajo.

La Segunda Guerra Mundial de 1941-45 provocó terribles bajas militares y civiles y fue seguida inmediatamente por la Guerra Fría, con su carrera armamentística y sus costosos compromisos en muchos países del Tercer Mundo. La trágica guerra de Afganistán, que duró más de diez años, hasta 1989, supuso el golpe final y condujo a la desintegración de la Unión Soviética. La fallida tentación de establecer una economía de mercado no trajo prosperidad, sino que estableció un capitalismo de Estado oligárquico.

Igualmente problemático es el análisis de Dugin sobre la guerra y la cultura como principal conflicto entre el área atlántica y el corazón euroasiático. En ambos aspectos, guerra y cultura, su concepto de «atlantistas» contra «euroasiáticos» es fundamentalmente erróneo. Las guerras entre los europeos marítimos han marcado la historia desde los tiempos de Grecia y Roma y alcanzaron nuevas cotas tras el descubrimiento de América. Asimismo, las «potencias terrestres» Francia y Alemania invadieron Rusia y ambas fueron derrotadas por ésta con la ayuda de los «atlantistas».

En cuanto a la tesis de una ruptura cultural fundamental entre Europa occidental y las tierras rusas, hay que recordar que la Iglesia ortodoxa rusa está en muchos aspectos más cerca del catolicismo que la Iglesia católica del protestantismo en Occidente. La literatura y la música rusas del siglo XVIII estaban profundamente influenciadas por la parte occidental de Europa y las contribuciones rusas retroalimentaban con la misma fuerza a Europa occidental. No fue una ruptura cultural lo que hizo que Rusia adoptara el marxismo en lugar del capitalismo libre y los valores del liberalismo clásico. Rusia importó las falsas ideologías de Occidente. Al optar por el marxismo de Occidente en lugar del capitalismo liberal de Occidente, Rusia cometió su mayor error hasta la fecha.

Con respecto a la actual guerra en Ucrania, no sólo la política exterior de Rusia se ha convertido en rehén de la geopolítica, sino también los Estados Unidos. Al perder Ucrania, Rusia teme perder su identidad y la posibilidad de volver a ser un actor global. Para Estados Unidos, Ucrania es el Estado clave para mantener y ampliar su posición hegemónica mundial. En ambos países, los responsables de la política exterior miran el mapa geográfico y ven un tablero de ajedrez. Ambos parecen creer que la autoridad sobre Ucrania decide sin peros su propio futuro.

No sería la primera vez en la historia que una «idée fix» como la determinación geográfica de los asuntos mundiales pone en riesgo la prosperidad y la paz en todos los continentes.

Conclusión

Al seguir el camino ideológico de Aleksandr Dugin, Rusia cometería otro trágico error. En lugar de seguir las ilusiones de una tradición imaginaria, los dirigentes rusos deberían reconocer que si no es con el capitalismo libre, no habrá ni libertad ni prosperidad.

Históricamente, el hogar de Rusia no está fuera de Europa. Petersburgo y Moscú son ciudades europeas. Sin embargo, si las potencias occidentales no consiguen integrar a Rusia en un sistema de seguridad común, Rusia se volverá hacia Asia. Con China, India e Irán le esperan nuevas asociaciones.

Teniendo en cuenta el papel estratégico «fundamental» de Ucrania, tanto Rusia como los EEUU pueden estar equivocados.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here