Mises Daily Articles

Home | Node | El derecho a la autodefensa

El derecho a la autodefensa

Tags Legal SystemPhilosophy and MethodologyPrivate Property

05/11/2022Murray N. Rothbard

Si todo hombre tiene el derecho absoluto a su propiedad justamente poseída, se deduce entonces que tiene el derecho a conservar esa propiedad, a defenderla por medio de la violencia contra la invasión violenta.

Los pacifistas absolutos que también afirman su creencia en los derechos de propiedad —como el Sr. Robert LeFevre— están atrapados en una contradicción interna ineludible: porque si un hombre posee una propiedad y, sin embargo, se le niega el derecho a defenderla contra un ataque, es evidente que se le está negando un aspecto muy importante de esa propiedad. Decir que alguien tiene el derecho absoluto a una determinada propiedad pero carece del derecho a defenderla contra un ataque o una invasión es también decir que no tiene el derecho total a esa propiedad.

Además, si todo hombre tiene derecho a defender su persona y su propiedad contra los ataques, también debe tener derecho a contratar o aceptar la ayuda de otras personas para realizar dicha defensa: puede emplear o aceptar defensores del mismo modo que puede emplear o aceptar los servicios voluntarios de jardineros en su césped.

¿Hasta dónde llega el derecho de un hombre a la autodefensa de su persona y su propiedad? La respuesta básica debe ser: hasta el punto en que comienza a infringir los derechos de propiedad de otra persona. Porque, en ese caso, su «defensa» constituiría en sí misma una invasión criminal de la justa propiedad de algún otro hombre, de la que éste podría defenderse adecuadamente.

De ello se desprende que la violencia defensiva sólo puede utilizarse contra una invasión real o directamente amenazada de la propiedad de una persona, y no puede utilizarse contra cualquier «daño» no violento que pueda afectar a los ingresos o al valor de la propiedad de una persona. Así, supongamos que A, B, C, D... etc. deciden, por cualquier motivo, boicotear la venta de productos de la fábrica o tienda de Smith. Hacen piquetes, distribuyen panfletos y pronuncian discursos —todo ello de forma no invasiva— pidiendo a todo el mundo que boicotee a Smith. Puede que Smith pierda unos ingresos considerables, y puede que lo hagan por razones triviales o incluso inmorales; pero el hecho es que organizar un boicot de este tipo está perfectamente en su derecho, y si Smith intentara utilizar la violencia para disolver esas actividades de boicot sería un invasor criminal de su propiedad.

La violencia defensiva, por tanto, debe limitarse a resistir los actos invasivos contra la persona o la propiedad. Pero dicha invasión puede incluir dos corolarios de la agresión física real: la intimidación, o una amenaza directa de violencia física; y el fraude, que implica la apropiación de la propiedad de otra persona sin su consentimiento, y es por tanto un «robo implícito».

Por lo tanto, supongamos que alguien se acerca a usted en la calle, saca una pistola y le exige la cartera. Puede que no le haya molestado físicamente durante este encuentro, pero le ha sacado dinero sobre la base de una amenaza directa y manifiesta de que le dispararía si desobedece sus órdenes. Ha utilizado la amenaza de invasión para obtener tu obediencia a sus órdenes, y esto equivale a la propia invasión.

Es importante insistir, sin embargo, en que la amenaza de agresión sea palpable, inmediata y directa; en definitiva, que se plasme en la iniciación de un acto manifiesto. Cualquier criterio remoto o indirecto -cualquier «riesgo» o «amenaza»- es simplemente una excusa para la acción invasiva del supuesto «defensor» contra la supuesta «amenaza». Uno de los principales argumentos, por ejemplo, para la prohibición del alcohol en la década de 1920 fue que la ingesta de alcohol aumentaba la probabilidad de que personas (no especificadas) cometieran diversos delitos; por lo tanto, la prohibición se consideraba un acto «defensivo» en defensa de la persona y la propiedad. De hecho, por supuesto, era brutalmente invasiva de los derechos de la persona y la propiedad, del derecho a comprar, vender y consumir bebidas alcohólicas.

Del mismo modo, se podría sostener que

  1. la falta de ingesta de vitaminas hace que la gente esté más irritable, que
  2. por lo que es probable que el fracaso aumente la delincuencia, y que por lo tanto
  3. todo el mundo debería estar obligado a tomar la cantidad adecuada de vitaminas diariamente.

Una vez que introducimos «amenazas» a la persona y a la propiedad que son vagas y futuras, es decir, que no son manifiestas e inmediatas, todo tipo de tiranía se vuelve excusable. La única manera de protegerse contra ese despotismo es mantener el criterio de la invasión percibida claro e inmediato y abierto. Porque, en el caso inevitable de acciones difusas o poco claras, debemos doblarnos para exigir que la amenaza de invasión sea directa e inmediata y, por tanto, permitir que la gente haga lo que sea. En resumen, la carga de la prueba de que la agresión ha comenzado realmente debe recaer en la persona que emplea la violencia defensiva.

El fraude como robo implícito se deriva del derecho de libre contratación, derivado a su vez de los derechos de propiedad privada. Así, supongamos que Smith y Jones acuerdan un intercambio contractual de títulos de propiedad: Smith pagará 1.000 dólares a cambio del coche de Jones. Si Smith se apropia del coche y luego se niega a entregar los 1.000 dólares a Jones, entonces Smith ha robado de hecho los 1.000 dólares; Smith es un agresor de los 1.000 dólares que ahora pertenecen correctamente a Jones. Por lo tanto, el incumplimiento de un contrato de este tipo equivale a un robo y, por lo tanto, a una apropiación física de la propiedad ajena tan «violenta» como el allanamiento de morada o el simple robo sin agresión armada.

La adulteración fraudulenta es igualmente un robo implícito. Si Smith paga 1.000 dólares y recibe de Jones no un coche de la marca especificada, sino un coche más antiguo y de peor calidad, esto también es un robo implícito: una vez más, se ha apropiado de la propiedad de alguien en un contrato, sin que la propiedad de la otra persona se le entregue como se acordó.1

Pero no debemos caer en la trampa de sostener que todos los contratos, sea cual sea su naturaleza, deben ser ejecutables (es decir, que se puede utilizar correctamente la violencia en su ejecución). La única razón por la que los contratos mencionados son ejecutables es que la ruptura de dichos contratos implica un robo implícito de la propiedad. Los contratos que no implican un robo implícito no deberían ser ejecutables en una sociedad libertaria.2

Supongamos, por ejemplo, que A y B llegan a un acuerdo, un «contrato», para casarse dentro de seis meses; o que A promete que, dentro de seis meses, dará a B una determinada suma de dinero. Si A rompe estos acuerdos, puede ser moralmente reprobable, pero no ha robado implícitamente la propiedad de la otra persona, y por lo tanto tal contrato no puede ser ejecutado. Utilizar la violencia para obligar a A a cumplir esos contratos sería una invasión criminal de los derechos de A, como lo sería si Smith decidiera utilizar la violencia contra los hombres que boicotean su tienda. Por lo tanto, las simples promesas no son contratos propiamente exigibles, porque su incumplimiento no implica una invasión de la propiedad ni un robo implícito.

Los contratos de deuda son propiamente ejecutables, no porque se trate de una promesa, sino porque la propiedad del acreedor se apropia sin su consentimiento -es decir, es robada- si la deuda no se paga. Así, si Brown presta a Green 1.000 dólares este año a cambio de la entrega de 1.100 dólares el año siguiente, y Green no paga los 1.100 dólares, la conclusión adecuada es que Green se ha apropiado de 1.100 dólares de la propiedad de Smith, que Green se niega a entregar, es decir, ha robado. Esta forma legal de tratar una deuda —sosteniendo que el acreedor tiene una propiedad en la deuda— debería aplicarse a todos los contratos de deuda.

Por lo tanto, no es el negocio de la ley —propiamente las reglas e instrumentos por los cuales la persona y la propiedad son defendidas violentamente— hacer que la gente sea moral mediante el uso de la violencia legal. No es asunto de la ley hacer que la gente sea veraz o que cumpla sus promesas. El negocio de la violencia legal es defender a las personas y a sus propiedades de los ataques violentos, de las molestias o de la apropiación de sus bienes sin su consentimiento. Decir más —decir, por ejemplo, que las meras promesas son propiamente ejecutables— es hacer un fetiche injustificado de los «contratos», olvidando por qué algunos de ellos son ejecutables: en defensa de los justos derechos de propiedad.

La defensa violenta, por tanto, debe limitarse a la invasión violenta, ya sea de forma real, implícita o mediante una amenaza directa y manifiesta. Pero dado este principio, ¿hasta dónde llega el derecho de defensa violenta? Por un lado, sería claramente grotesco y criminalmente invasivo disparar a un hombre que está al otro lado de la calle porque su mirada enfadada te parece que presagia una invasión. El peligro debe ser inmediato y manifiesto, podríamos decir, «claro y presente», un criterio que se aplica correctamente no a las restricciones a la libertad de expresión (nunca permisibles, si consideramos dicha libertad como un subconjunto de los derechos de la persona y la propiedad), sino al derecho a tomar medidas coercitivas contra un invasor supuestamente inminente.3

En segundo lugar, podemos preguntarnos: ¿debemos estar de acuerdo con los libertarios que afirman que un tendero tiene derecho a matar a un muchacho como castigo por arrebatarle un chicle? Lo que podríamos llamar la posición «maximalista» es lo siguiente: al robar el chicle, el niño se pone fuera de la ley. Demuestra con su acción que no tiene ni respeta la teoría correcta de los derechos de propiedad. Por lo tanto, pierde todos sus derechos, y el tendero está en su derecho de matar al muchacho en represalia.4

Propongo que esta posición adolece de una grotesca falta de proporción. Al concentrarse en el derecho del tendero a su chicle, ignora por completo otro derecho de propiedad muy valioso: el derecho de todo hombre —incluido el del niño— a ser dueño de sí mismo. ¿Sobre qué base debemos sostener que una minúscula invasión de la propiedad de otro hace que uno pierda totalmente la suya?

Propongo otra regla fundamental en relación con el delito: el delincuente, o invasor, pierde su propio derecho en la medida en que haya privado a otro hombre del suyo. Si un hombre priva a otro de parte de su autopropiedad o de su extensión en la propiedad física, en esa medida pierde sus propios derechos.5 De este principio se deriva inmediatamente la teoría de la proporcionalidad del castigo, que se resume en el viejo adagio: «que el castigo se ajuste al delito».6

Llegamos a la conclusión de que el disparo del tendero contra el muchacho errante fue más allá de esta pérdida proporcional de derechos, hasta herir o matar al delincuente; este ir más allá es en sí mismo una invasión del derecho de propiedad en su propia persona del ladrón de chicles. De hecho, el tendero se ha convertido en un delincuente mucho mayor que el ladrón, ya que ha matado o herido a su víctima, una invasión mucho más grave de los derechos de otra persona que el robo original en la tienda.

¿Podemos preguntarnos si debe ser ilegal «incitar a los disturbios»? Supongamos que Green exhorta a una multitud: «¡anden! ¡quemen! ¡saqueen! ¡maten!» y la multitud procede a hacer precisamente eso, sin que Green tenga nada más que ver con estas actividades criminales. Dado que todo hombre es libre de adoptar o no adoptar cualquier curso de acción que desee, no podemos decir que de alguna manera Green determinó a los miembros de la multitud a sus actividades criminales; no podemos hacerlo, debido a su exhortación, en absoluto responsable de sus crímenes. Por lo tanto, «incitar a los disturbios» es un puro ejercicio del derecho de un hombre a hablar sin estar implicado en un delito.

Por otro lado, es obvio que si Green estuviera involucrado en un plan o conspiración con otros para cometer varios delitos, y que entonces Green les dijera que procedieran, estaría tan implicado en los delitos como los demás, y más aún si fuera el cerebro que dirigiera la banda criminal. Se trata de una distinción aparentemente sutil que en la práctica es clara: hay un mundo de diferencia entre el jefe de una banda criminal y un orador en una tribuna durante un disturbio; el primero no puede ser acusado simplemente de «incitación».

Además, debería quedar claro, a partir de nuestra discusión sobre la defensa, que todo hombre tiene el derecho absoluto de portar armas, ya sea para la autodefensa o para cualquier otro propósito lícito. El delito no proviene de portar armas, sino de usarlas con fines de amenaza o invasión real. Es curioso, por cierto, que las leyes hayan prohibido especialmente las armas ocultas, cuando son precisamente las armas abiertas y no ocultas las que podrían utilizarse para la intimidación.

En todo delito, en toda invasión de derechos, desde el más insignificante incumplimiento de contrato hasta el asesinato, siempre hay dos partes (o conjuntos de partes) implicadas: la víctima (el demandante) y el presunto delincuente (el acusado). El objetivo de todo procedimiento judicial es averiguar, de la mejor manera posible, quién es o no el delincuente en un caso determinado.

En general, estas normas judiciales constituyen el medio más aceptable para averiguar quiénes son los delincuentes. Pero el libertario tiene una advertencia primordial sobre estos procedimientos: no se puede utilizar la fuerza contra los no delincuentes. Porque cualquier fuerza física utilizada contra un no delincuente es una invasión de los derechos de esa persona inocente, y por lo tanto es en sí misma criminal e inadmisible.

Por ejemplo, la práctica policial de golpear y torturar a los sospechosos o, al menos, de pinchar sus cables. Las personas que se oponen a estas prácticas son acusadas invariablemente por los conservadores de «consentir a los criminales». Pero la cuestión es que no sabemos si se trata de delincuentes o no, y hasta que se les condene, debe presumirse que no son delincuentes y que gozan de todos los derechos de los inocentes: en palabras de la famosa frase, «son inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad». (La única excepción sería una víctima que ejerce la autodefensa en el acto contra un agresor, pues sabe que el delincuente está invadiendo su casa).

«Mimar a los delincuentes» se convierte entonces, en realidad, en asegurarse de que la policía no invade criminalmente los derechos de propiedad de presuntos inocentes de los que sospecha que han cometido un delito. En ese caso, el «mimador», y el que restringe a la policía, demuestra ser mucho más un auténtico defensor de los derechos de propiedad que el conservador.

Podemos matizar esta discusión en un sentido importante: la policía puede utilizar estos métodos coercitivos siempre que el sospechoso resulte ser culpable, y siempre que la policía sea tratada como un delincuente si no se demuestra la culpabilidad del sospechoso. Porque, en ese caso, seguiría aplicándose la norma de no utilizar la fuerza contra los no delincuentes.

Supongamos, por ejemplo, que la policía golpea y tortura a un sospechoso de asesinato para encontrar información (no para arrancar una confesión, ya que obviamente una confesión coaccionada nunca podría considerarse válida). Si el sospechoso resulta ser culpable, entonces la policía debería ser exonerada, ya que entonces sólo han repartido al asesino una parte de lo que se merece a cambio; sus derechos ya se habían perdido en mayor medida. Pero si el sospechoso no es condenado, entonces eso significa que la policía ha golpeado y torturado a un hombre inocente, y que a su vez debe ser sentada en el banquillo de los acusados por agresión criminal.

En resumen, en todos los casos, la policía debe ser tratada precisamente de la misma manera que cualquier otra persona; en un mundo libertario, todo hombre tiene la misma libertad, los mismos derechos bajo la ley libertaria. No puede haber inmunidades especiales, licencias especiales para cometer delitos. Eso significa que la policía, en una sociedad libertaria, debe arriesgarse como cualquier otra persona; si comete un acto de invasión contra alguien, más vale que ese alguien se lo merezca, de lo contrario ellos son los criminales.

Como corolario, nunca se puede permitir a la policía cometer una invasión que sea peor que el delito investigado o que sea más que proporcional a éste. Así, nunca se puede permitir que la policía golpee y torture a alguien acusado de un pequeño robo, ya que la paliza es una violación de los derechos del hombre mucho más proporcionada que el robo, incluso si el hombre es realmente el ladrón.

Debe quedar claro que ningún hombre, en un intento de ejercer su derecho de autodefensa, puede coaccionar a otra persona para que le defienda. Porque eso significaría que el propio defensor sería un criminal invasor de los derechos de los demás. Así, si A está agrediendo a B, B no puede usar la fuerza para obligar a C a unirse a su defensa, porque entonces B sería igualmente un agresor criminal contra C.

Esto descarta inmediatamente el reclutamiento para la defensa, ya que el reclutamiento esclaviza a un hombre y le obliga a luchar en nombre de otro. También descarta una parte tan profundamente arraigada en nuestro sistema legal como son los testigos obligatorios. Ningún hombre debería tener derecho a obligar a otro a hablar sobre cualquier tema. La conocida prohibición de la autoinculpación forzada está muy bien, pero debería ampliarse para preservar el derecho a no incriminar a nadie más, o incluso a no decir nada en absoluto. La libertad de hablar no tiene sentido sin el corolario de la libertad de guardar silencio.

Si no se puede utilizar la fuerza contra un no delincuente, entonces el sistema actual de servicio de jurado obligatorio también debe ser abolido. Al igual que el reclutamiento es una forma de esclavitud, también lo es la obligación de ser jurado. Precisamente porque ser jurado es un servicio tan importante, el servicio no debe ser ocupado por siervos resentidos. ¿Y cómo puede llamarse «libertaria» una sociedad que se basa en la esclavitud del jurado? En el sistema actual, los tribunales esclavizan a los jurados porque pagan un salario diario tan inferior al precio de mercado que la inevitable escasez de mano de obra de los jurados tiene que suplirse mediante la coacción.

El problema es muy parecido al del reclutamiento militar, en el que el ejército paga un salario muy inferior al del mercado por los soldados rasos, no puede obtener el número de hombres que desea con ese salario y entonces recurre al reclutamiento para suplir la carencia. Dejemos que los tribunales paguen el salario de mercado por los jurados, y habrá suficiente oferta.

Si no puede haber coacción contra los jurados o los testigos, entonces un ordenamiento jurídico libertario tendrá que eliminar todo el concepto del poder de citación. Los testigos, por supuesto, pueden ser requeridos a comparecer. Pero esta voluntariedad debe aplicarse también a los acusados, ya que aún no han sido condenados por un delito.

En una sociedad libertaria, el demandante notificaría al demandado que se le acusa de un delito y que se va a celebrar un juicio contra él. El acusado sería simplemente invitado a comparecer. No se le obligaría a comparecer. Si decidiera no defenderse, el juicio se celebraría en rebeldía, lo que, por supuesto, significaría que las posibilidades del acusado se verían muy reducidas. La compulsión sólo podría utilizarse contra el acusado después de su condena definitiva. Del mismo modo, no se podría mantener a un acusado en la cárcel antes de su condena, a menos que, como en el caso de la coacción policial, el carcelero esté dispuesto a enfrentarse a una condena por secuestro si el acusado resulta ser inocente.7


Este artículo es un extracto del capítulo 12 de La ética de la libertad. Escuche este artículo en MP3, leído por Jeff Riggenbach.

  • 1. Para un desarrollo de los principios libertarios de la ley de adulteración, véase Wordsworth Donisthorpe, Law In A Free State (Londres: Macmillan, 1895), pp. 132-58.
  • 2. Para un mayor desarrollo de esta tesis, véase la sección «Los derechos de propiedad y la teoría de los contratos», pp. 133-48.
  • 3. Este requisito recuerda la doctrina escolástica del doble efecto. Véase G.E.M. Anscombe, «The Two Kinds of Error in Action», Journal of Philosophy 60 (1963): 393-401; Philippa R. Foot, Virtudes y vicios (Berkeley: University of California Press, 1978), pp. 19-25.
  • 4. Además, según el punto de vista maximalista, los socialistas, los intervencionistas y los utilitaristas serían, en virtud de sus opiniones, susceptibles de ser ejecutados. Estoy en deuda con el Dr. David Gordon por este punto.
  • 5. El gran libertario Auberon Herbert, en Auberon Herbert y J.H. Levy, Taxation and Anarchism (Londres: Personal Rights Association, 1912), p. 38, lo expresó así:
    ¿Tengo razón al decir que un hombre ha perdido sus propios derechos (en la medida de la agresión que ha cometido) al atacar los derechos de otros? ... Puede ser muy difícil traducir en términos concretos la magnitud de la agresión, y de la restricción resultante; pero todo el derecho justo parece ser el esfuerzo por hacer esto. Castigamos a un hombre de una manera determinada si me ha infligido una lesión que me hace pasar un día en vela; de otra manera si me quita la vida.... Generalmente subyace en ella [la ley] la opinión (que es, creo, cierta) de que el castigo o la reparación —tanto en asuntos civiles como penales— debe medirse por la cantidad de la agresión; en otras palabras, que el agresor —de forma aproximada— pierde tanta libertad como la que ha privado a otros.
  • 6. Para un desarrollo de esta teoría de la pena, véase la sección «Castigo y proporcionalidad», pp. 85-96.
  • 7. Esta prohibición de coaccionar a una persona no condenada eliminaría los flagrantes males del sistema de fianzas, en el que el juez fija arbitrariamente la cuantía de la fianza, y en el que, independientemente de la cuantía, se discrimina claramente a los acusados más pobres.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Image source:
Getty
Shield icon library