Mises Wire

Home | Node | Biden: la inflación es culpa de todos menos mía

Biden: la inflación es culpa de todos menos mía

  • biden

Tags Money and Banks

05/10/2022

En un discurso pronunciado en el Eisenhower Executive Office Building, el presidente Joe Biden declaró el martes por la mañana que la inflación es su principal «prioridad doméstica» e insistió en que la inflación no sería un problema si no fuera por el covid y la guerra en Ucrania. Sin embargo, hubo poco espacio para la economía sensata en un discurso que fue poco más que un discurso de campaña para el gobernante Partido Demócrata en un año electoral en el que el partido parece recibir una paliza en las urnas.

En realidad, es el propio régimen de EEUU —y el banco central del régimen— el verdadero causante de la galopante inflación actual. Y lo que es peor, ni el banco central ni la Casa Blanca admiten su papel ni dan marcha atrás. La semana pasada quedó claro que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, se niega a admitir cualquier papel en la actual inflación de precios, y aparentemente no tiene ni idea de qué hacer al respecto. Esta semana, Biden insiste en que su propio gobierno no tiene la culpa, mientras sigue con la regulación y los impuestos que sólo empeorarán la inflación.

¡La culpa es de Putin!

Con la inflación en máximos de cuarenta años, y con los salarios quedándose atrás, Biden se cuidó el martes por la mañana de hacer creer que la inflación era culpa de todo, excepto del gobierno de EEUU y de la Reserva Federal.

En concreto, Biden culpó de la inflación de precios al covid-19 y al «señor Putin» por la guerra de Ucrania. Biden afirmó que la enfermedad del covid en sí misma —es decir, no los confinamientos forzados del gobierno— ha sido la culpable de los problemas logísticos y la escasez que han contribuido a la subida de los precios. Además, Biden culpó a la guerra en Ucrania del aumento de los precios, dado el papel de Ucrania como nación exportadora de grano y la actual dificultad para exportar desde las regiones devastadas por la guerra.

Biden tiene razón en que estos acontecimientos tienen un papel en el aumento de algunos precios, pero es una mentira directa insinuar o afirmar que los problemas de logística y de exportación de cereales son las principales razones de la inflación de precios en los Estados Unidos en la actualidad.

La verdadera causa de la inflación de precios es la inflación monetaria, y la inflación monetaria lleva más de una década a toda máquina. En los dos últimos años, además, la inflación monetaria se ha acelerado hasta alcanzar niveles aún más sorprendentes.

Desde 2009, la Reserva Federal, el banco central del régimen de EEUU, ha impreso más de 8,9 billones de dólares para comprar títulos hipotecarios y deuda pública. Esto se incrementó después de 2020, ya que la Fed volvió a acelerar las compras de bonos del Estado con el fin de mantener los tipos de interés bajos en una deuda nacional que explota al alza.

[Lea más: Cómo la Fed está permitiendo los déficits billonarios del Congreso por Ryan McMaken]

Además de esos 8 billones de dólares creados de la nada, la Fed también fijó el tipo de interés objetivo de los fondos federales en mínimos históricos para añadir liquidez al sistema bancario. Esto animó a los bancos comerciales a acelerar aún más la inflación monetaria a través de los mecanismos de la banca de reserva fraccionaria.

Hoy, 12 billones de dólares de los 21 billones existentes se crearon después de 2009. Eso significa que el 60 por ciento de toda la oferta monetaria M2 actual se creó en sólo los últimos catorce años.

Esta ola de creación monetaria ha sido tan inmensa que incluso los economistas del Fondo Monetario Internacional ya no pueden negar el papel de los bancos centrales en el aumento de los precios. La directora del FMI, Kristalina Georgieva, admitió el mes pasado que los bancos centrales de todo el mundo «imprimieron demasiado dinero y no pensaron en las consecuencias imprevistas»:

Creo que no prestamos suficiente atención a la ley de las consecuencias imprevistas. Tomamos decisiones con un objetivo en mente y rara vez pensamos en lo que puede ocurrir que no sea nuestro objetivo. Y luego luchamos con el impacto de ello.

Tomemos cualquier decisión que sea masiva, como la decisión de que tenemos que gastar para apoyar la economía. En aquel momento, reconocimos que tal vez había demasiado dinero en circulación y muy pocos bienes, pero no pensamos realmente en las consecuencias de una manera que por adelantado hubiera informado mejor lo que hacemos.

Sin toda esta nueva creación de dinero, la inflación que estamos presenciando hoy sería imposible. Esto no quiere decir que no veríamos algunos precios en alza teniendo en cuenta las guerras y los cierres continuos de China. Esos acontecimientos ciertamente hacen subir algunos precios.

Pero en un entorno sin inflación monetaria constante perpetrada por los bancos centrales, la inflación no sería generalizada de la forma en que lo es ahora. Algunos precios aumentarían, pero otros bajarían, como es lógico cuando la oferta monetaria es limitada. Sólo habría una cantidad de dinero para repartir, por lo que la inflación de precios en algunas áreas se equilibraría con la deflación de los precios en otras. Pero con la inflación monetaria desbocada, la inflación de precios puede hacer lo mismo en toda la economía: más dinero persiguiendo bienes y servicios.

Biden está empeorando la inflación de precios al frenar la producción

Pero incluso en periodos de tiempo en los que la inflación monetaria es galopante, el efecto sobre la inflación de precios puede verse atenuado por el aumento de la producción y la mayor productividad de los trabajadores. En concreto, la mejora de la tecnología, la innovación y el comercio internacional son fuerzas desinflacionistas que pueden hacer que la inflación de precios sea menos mala.

Sin embargo, el gobierno de Biden está librando una guerra contra la innovación, la productividad y el comercio, lo que agrava aún más la inflación de precios. En su discurso del martes, Biden pidió aún más regulación para las empresas y más impuestos. Quiere tener más poder para obligar a las empresas a ahorrar más combustible y obligar a que haya más vehículos eléctricos. Quiere aumentar las tasas a los productores de petróleo y gas. Quiere aumentar los impuestos a los empresarios.

Todo esto sólo servirá para paralizar la producción y, por tanto, presionará aún más al alza la inflación de precios.

En cuanto a la producción exterior, la administración Biden ha preservado en gran medida las innovaciones anti-comercio de la administración Trump. Las políticas antirrusas de Biden también han servido para paralizar aún más el comercio internacional al imponer sanciones económicas a las naciones —incluidas las que tienen relaciones amistosas con Estados Unidos— que consumen productos rusos críticos. Esto será más desastroso para los países más pobres del mundo, pero los consumidores americanos también se verán afectados. (Los precios de la gasolina en EEUU alcanzaron el martes un nuevo máximo). Como resultado, EEUU ha hecho mucho para aumentar los precios de la energía y los alimentos en todo el mundo, mientras que no ha tomado ninguna medida para buscar una solución diplomática para el fin de la guerra en Ucrania.

Los americanos tienen ahora la desgracia de vivir bajo un régimen que infla implacablemente la oferta monetaria mientras trabaja para paralizar la producción. Esta es una receta para la inflación continua tanto en los activos como en los bienes de consumo.

Pero no oirán nada de esto en la Casa Blanca. El año pasado, el culpable de la inflación fue la «codicia», que supuestamente impulsó a las empresas a subir los precios. (Nunca se explica por qué la avaricia que causa la inflación empeoró de repente en 2021). Ahora, Putin proporciona un conveniente chivo expiatorio. Durante los últimos seis meses, el régimen ha buscado a tientas a cualquier culpable, siempre que el banco central no tenga la culpa. 

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library