Mises Daily Articles

Home | Node | Rothbard explica El fracaso de la «nueva economía»

Rothbard explica El fracaso de la «nueva economía»

05/09/2022Murray N. Rothbard

[Este prólogo de The Failure of the «New Economics» de Henry Hazlitt (disponible en mises.org de forma gratuita en PDF, ebook y audiolibro) se publicó por primera vez en National Review, el 15 de agosto de 1959].

Para la mayoría de la gente, la economía ha sido siempre la «ciencia lúgubre», que hay que dejar de lado rápidamente por un deporte más divertido. Sin embargo, una mirada al mundo actual nos muestra que pasamos por alto la economía por nuestro propio riesgo. La influencia de las ideas económicas en la historia de la humanidad, especialmente en la historia política, ha sido trascendental; ¡qué diferente sería la vida de todos nosotros si Karl Marx no hubiera vivido e hilado su visión fatal!

En el siglo XX, el economista más influyente ha sido John Maynard Keynes, que arrasó el mundo de la economía como una avalancha en 1936 con su Teoría general del empleo, el interés y el dinero, cuyas enseñanzas se convirtieron rápidamente en una nueva y arraigada ortodoxia económica.

Henry Hazlitt, en este libro de vital importancia y desesperadamente necesario, lanza el desafío en una refutación detallada y exhaustiva de la Teoría general. Cualquiera que tenga la tentación de burlarse de este debate como una simple tempestad en una tetera académica abstracta, sin relación con el mundo práctico actual, podría reflexionar sobre afirmaciones como éstas, que se pueden encontrar, sin cuestionar ni rebatir, en casi cualquier revista de noticias o columna de periódico:

  • «Ya no tenemos que preocuparnos por una depresión, porque ahora el gobierno sabe cómo curarla: con gasto deficitario y «estabilizadores incorporados».
  • «Los X mil millones de dólares de gasto militar del gobierno son un apoyo útil para la economía».
  • «El negocio mejorará en el próximo trimestre porque el gobierno tiene la intención de conceder más contratos y de aumentar el déficit».
  • «Para frenar la amenaza de la inflación, el gobierno debería imponer una alta fiscalidad para absorber el exceso de poder adquisitivo».
  • «El principal deber económico del gobierno es estabilizar la economía y garantizar el pleno empleo».
  • «A diferencia del capitalismo del siglo XIX, que hacía hincapié en el ahorro y la producción, nuestro capitalismo moderno depende para su prosperidad de la demanda de los consumidores».

Son la moneda corriente del país, hasta tal punto que ahora son prácticamente «no controvertidas», aceptadas por ambos partidos políticos. Y sin embargo, no son verdades primigenias, sino falacias maliciosas, cada una de ellas introducida en el mundo moderno por Lord Keynes y sus discípulos.

¿Cómo se logró la revolución keynesiana? ¿Cómo se superó este nido de yeguas de falacias mercantilistas desacreditadas? En primer lugar, mediante la intimidación intelectual. Las viejas falacias fueron revestidas por Keynes con una redacción tan poco clara y una jerga tan pretenciosa, en un marasmo tan desconcertante de conceptos extraños, que los discípulos keynesianos afirmaron ser los únicos capaces de entender al Maestro.

Y pregonaban que la juventud estaba de su lado. Los economistas más veteranos se acobardaron ante las nuevas figuras que proclamaron con arrogancia que nadie mayor de treinta y cinco años era competente para entender la Nueva Economía. Paul A. Samuelson ha escrito sobre su alegría por tener menos de treinta y cinco años cuando se anunció al mundo esta Nueva Revelación. Y como maestro tenían a un eminente y aristocrático inglés, ingenioso, encantador y completamente irresponsable.

En su conquista, los keynesianos contaron con la ayuda de otros dos factores. Por un lado, el mundo, cada vez más inclinado hacia el estatismo, buscaba una teoría económica que hiciera por fin respetables el gasto público y la inflación, al tiempo que convertía el ahorro privado y el capitalismo del laissez faire en un anatema en su antiguo hogar, entre los economistas. En segundo lugar, la teoría económica «neoclásica» que se enseñaba en Cambridge (la casa de Keynes) y también en Estados Unidos, tenía importantes lagunas: al no integrar la teoría monetaria y la economía general, al carecer de una teoría adecuada del ciclo económico. Por estas razones, la conquista fue absurdamente fácil.

Pero la verdadera trahison des clercs vino, no tanto de Keynes y los keynesianos, ni de los antiguos economistas neoclásicos, como de aquellos economistas que sabían más y que capitularon, por una u otra razón, a la nueva ortodoxia. Se trata de los economistas formados en la «escuela austriaca», encabezados en este siglo por Ludwig von Mises, que había llenado brillantemente las lagunas de la tradición más antigua y había demostrado que las causas y los remedios del ciclo económico y del desempleo eran casi exactamente lo contrario de lo que predicaba Keynes.

Esta teoría misesiana, que revelaba que la depresión era la carga inevitable impuesta a la economía por el auge inflacionista precedente, y que el desempleo era causado por las tasas salariales excesivas impuestas por los sindicatos y el gobierno, estaba empezando a ser escuchada en Gran Bretaña e incluso en Estados Unidos justo antes de que se publicara la Teoría general. Pero cuando se produjo la barrida keynesiana, el grueso de los economistas de Gran Bretaña y Estados Unidos, que habían sido formados en la tradición austriaca, se rindió a la nueva moda reinante sin luchar. Por cierto, no fue simplemente la conmoción de la Gran Depresión lo que ahogó la teoría austriaca, ya que ésta había ido ganando aceptación precisamente como explicación de la Depresión.

Esta fue, pues, la traición crítica de los intelectuales: que el magnífico The Failure of the «New Economics» de Henry Hazlitt no fuera escrito hace veinte años por uno de esos economistas «austriacos», por un Lionel Robbins o un Gottfried von Haberler. Si esto se hubiera hecho, toda la historia de nuestro tiempo habría sido diferente.

Pero no sirve de nada llorar sobre la leche derramada. Este es un gran libro, el mejor y más completo ejercicio de demolición económica desde que Boehm-Bawerk (él mismo uno de los fundadores de la «escuela austriaca») hizo explotar la teoría del valor trabajo de Marx.

La Teoría general de Keynes es aquí acribillada capítulo a capítulo, línea a línea, teniendo debidamente en cuenta los últimos desarrollos teóricos. La refutación completa de una vasta red de falacias sólo puede ser llevada a cabo por alguien que esté bien fundamentado en una sólida teoría positiva. Henry Hazlitt tiene esa base. Como seguidor «austriaco» de Ludwig von Mises, está especialmente cualificado para esta tarea, y la lleva a cabo de forma excelente.

No es exagerado decir que este es, con mucho, el mejor libro de economía publicado desde la gran Acción humana de Mises en 1949. La obra de Mises estableció la estructura completa de la moderna teoría «austriaca». La excelente crítica de Hazlitt a Keynes, basada en estos principios, es un digno complemento de Acción humana.

Henry Hazlitt, reputado periodista económico, es mejor economista que toda una serie de académicos estériles y, a diferencia de muchos de ellos, se distingue por su valor: el valor de seguir siendo «austriaco» en los dientes del holocausto keynesiano, junto a Mises y F. A. Hayek.

Por sus méritos, este libro debería conquistar la profesión económica tan rápidamente como lo hizo Keynes. Pero que los economistas actualmente de moda lean y digieran este libro es, a la larga, irrelevante; será leído, y destruirá el sistema keynesiano. Por lo menos, ahora hay una nueva generación de menos de treinta y cinco años, para llevar este mensaje a buen puerto.

[Este prólogo de The Failure of the «New Economics» de Henry Hazlitt (disponible gratuitamente en PDF y audiolibro) se publicó por primera vez en National Review, el 15 de agosto de 1959].

Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Shield icon library