Mises Daily Articles

Home | Node | Economía libre y orden social

Economía libre y orden social

Tags Free MarketsInterventionismPrices

01/26/2022Wilhelm Röpke

La mayoría de nosotros, y todos nosotros la mayoría de las veces, tratamos la economía de mercado como un tipo definido de orden económico, una especie de «técnica económica» en oposición a la «técnica» socialista. Para este punto de vista, es significativo que llamemos a su principio constructivo el «mecanismo de los precios». Aquí nos movemos en el mundo de los precios, de los mercados, de la oferta y la demanda, de la competencia, de los tipos de salario, de los tipos de interés, de los tipos de cambio, etc.

Esto es, por supuesto, correcto y adecuado, hasta donde llega. Pero existe el gran peligro de pasar por alto un hecho importante: la economía de mercado como orden económico debe estar correlacionada con una determinada estructura de la sociedad, y con un clima mental definido que le sea apropiado.

El éxito de la economía de mercado en todos los lugares en los que se ha restaurado en nuestro tiempo —más notablemente en Alemania Occidental— ha dado lugar, incluso en algunos círculos socialistas, a una tendencia a apropiarse de la economía de mercado como un dispositivo técnico capaz de ser construido en una sociedad que, en todos los demás aspectos, es socialista.

La economía de mercado aparece entonces como parte de un sistema social y político global que, en su concepción, es una maquinaria colosal altamente centralizada. En ese sentido, siempre ha habido un sector de la economía de mercado también en el sistema soviético, pero todos nos damos cuenta de que este sector es un mero artilugio, un dispositivo técnico, no un ser vivo. ¿Por qué? Porque la economía de mercado como ámbito de libertad, espontaneidad y libre coordinación no puede prosperar en un sistema social que es todo lo contrario.

Esto me lleva a mi primera proposición principal: la economía de mercado se apoya en dos pilares esenciales, no en uno solo. Supone no sólo la libertad de precios y la competencia (cuyas virtudes reconocen ahora a regañadientes los nuevos adeptos socialistas de la economía de mercado), sino que se apoya igualmente en la institución de la propiedad privada. Esta propiedad debe ser auténtica. Debe comprender todos los derechos de libre disposición, sin los cuales -como antes en la Alemania nacionalsocialista y hoy en Noruega- se convierte en una cáscara legal vacía. A estos derechos hay que añadir el derecho a legar bienes.

La propiedad en una sociedad libre tiene una doble función. No sólo significa que la esfera individual de decisión y responsabilidad está, como hemos aprendido como abogados, delimitada frente a otros individuos, sino que también significa que la propiedad protege la esfera individual frente al gobierno y su tendencia siempre presente hacia la omnipotencia. Es un límite tanto horizontal como vertical. Y es en esta doble función que la propiedad debe ser entendida como la condición indispensable de la libertad.

Es curioso y triste ver lo ciego que está el tipo medio de socialista con respecto a las funciones económicas, morales y sociológicas de la propiedad, y más aún con respecto a esa particular filosofía social en la que la propiedad debe estar arraigada. En esta tendencia a ignorar el significado de la propiedad, el socialismo ha hecho enormes progresos en nuestro tiempo. Se pueden descubrir rastros de ello incluso en los debates modernos sobre los problemas de la empresa y la gestión, que a veces dan la impresión de que el propietario es el «hombre olvidado» de nuestra época.

El papel de la propiedad privada

Las construcciones intelectuales del «socialismo de mercado» son un buen ejemplo de cómo se producen las falacias más graves si pasamos por alto las funciones de la propiedad privada. Estas falacias ya pueden demostrarse en el plano del análisis económico ordinario. Pero quiero sugerir que lo que importa es todo el clima social, la forma de vida y los hábitos de planificación de la vida.

Hay una ideología definitivamente «izquierdista», inspirada en un excesivo racionalismo social, frente a una «derechista», conservadora, que respeta ciertas cosas que no podemos tocar, pesar o medir, pero que tienen una importancia soberana. El verdadero papel de la propiedad no puede entenderse si no lo vemos como uno de los ejemplos más importantes de algo de importancia mucho más amplia.

Ilustra el hecho de que la economía de mercado es una forma de orden económico correlativa a una concepción de la vida y a un modelo sociomoral que, a falta de un término inglés o francés apropiado, podemos denominar buergerliche en el sentido amplio de esta palabra alemana, que está ampliamente libre de las asociaciones despectivas del adjetivo «burgués».

Este fundamento buergerliche de la economía de mercado debe ser reconocido con franqueza. Tanto más cuanto que un siglo de propaganda marxista y de romanticismo intelectualista ha tenido un éxito asombroso y alarmante en la difusión de una parodia de este concepto. De hecho, la economía de mercado sólo puede prosperar como parte de un orden social buergerliche y rodeada de él.

Su lugar está en una sociedad donde se respetan ciertas cosas elementales que tiñen toda la vida de la comunidad la responsabilidad individual; el respeto de ciertas normas indiscutibles; la lucha honesta y seria del individuo por salir adelante y desarrollar sus facultades; la independencia anclada en la propiedad; la planificación responsable de la propia vida y la de la familia; el ahorro; el emprendimiento; la asunción de riesgos bien calculados; el sentido del trabajo; la correcta relación con la naturaleza y la comunidad; el sentido de la continuidad y la tradición; el coraje para afrontar las incertidumbres de la vida por cuenta propia; el sentido del orden natural de las cosas.

A quienes todo esto les parece despreciable y apesta a estrechez de miras y a «reacción» hay que pedirles seriamente que revelen su propia escala de valores y que nos digan qué tipo de valores quieren defender contra el comunismo sin tomar ideas prestadas de él.

Esto no es más que otra forma de decir que la economía de mercado supone una sociedad que es lo contrario de una sociedad «proletarizada», lo contrario de una sociedad de masas, con su falta de estructura sólida y necesariamente jerárquica, y su correspondiente sensación de desarraigo. La independencia, la propiedad, las reservas individuales, los anclajes naturales de la vida, el ahorro, el ahorro, la responsabilidad, la planificación razonable de la vida, todo ello es ajeno a una sociedad así. Son destruidos por ella, al menos en la medida en que dejan de dar el tono a la sociedad. Pero debemos darnos cuenta de que éstas son precisamente las condiciones de una sociedad libre duradera.

Ha llegado el momento de ver con claridad que ésta es la verdadera línea divisoria de las filosofías sociales. Aquí tiene lugar la última separación de caminos, y no se puede evitar el hecho de que los conceptos y modelos de vida que chocan entre sí en este campo son decisivos para el destino de la sociedad, y que son irreconciliables.

Una vez que admitimos esto, debemos estar preparados para ver su importancia en todos los ámbitos y sacar las conclusiones correspondientes. En efecto, es notable ver hasta qué punto todos nos hemos dejado arrastrar por los hábitos de pensamiento de un mundo esencialmente no buergerliche. Es un hecho que también los economistas deberían tener en cuenta, ya que se encuentran entre los peores pecadores.

Encantados por la elegancia de cierto tipo de análisis, cuántas veces discutimos los problemas del ahorro y la inversión agregados, la hidráulica de los flujos de ingresos, los atractivos de los vastos esquemas de estabilización económica y de seguridad social, las bellezas de los créditos publicitarios o a plazos, las ventajas de las finanzas públicas «funcionales», el progreso de la empresa gigante y demás, sin darnos cuenta de que, al hacerlo, damos por sentada una sociedad que ya está en gran medida desprovista de esas condiciones y hábitos buergerliche que he descrito.

Resulta chocante pensar hasta qué punto nuestras mentes se mueven ya en términos de una sociedad de masas proletarizada, mecanizada y centralizada. Se nos ha hecho casi imposible razonar de otra manera que no sea en términos de ingresos y gastos, de entrada y salida, habiendo olvidado pensar en términos de propiedad. Esta es, por cierto, la razón más profunda de mi propia desconfianza fundamental e insuperable en la economía keynesiana y postkeynesiana.

Es, de hecho, muy significativo que Keynes alcanzara la fama sobre todo por su trillada y cínica observación de que «a largo plazo, todos estamos muertos». Y es aún más significativo que tantos economistas contemporáneos hayan encontrado este dictado particularmente espiritual y progresista. Pero recordemos que sólo es un eco del eslogan del Antiguo Régimen en el siglo XVIII: Apres nous le deluge. Y preguntémonos por qué es tan significativo. Porque revela el espíritu decididamente antibuergerliche, bohemio, de esta corriente moderna de la economía y de la política económica. Revela la nueva alegría de la suerte, la tendencia a vivir de la mano a la boca, y a hacer del estilo bohemio la nueva consigna de una generación más ilustrada.

Contraer deudas se convierte en una virtud positiva; ahorrar, en un pecado capital. Vivir por encima de las posibilidades, como individuos y como naciones, es la consecuencia lógica. ¿Pero qué es esto sino Entbuergerlichung, deracination, proletarización, nomadización? ¿Y no es esto lo más opuesto a nuestro concepto de civilización que se deriva de civis, el Buerger?

Pasar de un día a otro y de un recurso a otro, para presumir de que «el dinero no importa», es, de hecho, lo contrario de un concepto y un plan de vida honestos, disciplinados y ordenados. Los ingresos de las personas que viven de esta manera pueden haberse convertido en buergerliche, pero su estilo de vida sigue siendo proletario.

Un concepto en crecimiento

Es claramente imposible en el espacio de un breve artículo estudiar el impacto de todo esto en todos los campos importantes. He hablado de ello en relación con la propiedad privada. Además, es muy inquietante ver cómo este concepto ha impregnado cada vez más las políticas económicas y sociales de nuestro tiempo. Un ejemplo importante es el Mitbestimmungsrecht (codeterminación: el derecho de los trabajadores y los representantes sindicales a participar en la administración de las empresas industriales y, por tanto, a asumir algunas funciones de la propiedad propiamente dicha) en Alemania Occidental.

Por poner un ejemplo: el director de una gran central eléctrica en Alemania me cuenta lo tonto que se sintió el otro día cuando, en las negociaciones salariales con los funcionarios de los sindicatos, tuvo que tratar con los mismos hombres que, al mismo tiempo, se sientan a su lado en las reuniones de los administradores de las propias centrales eléctricas. Añade que la estructura de las empresas en Alemania Occidental se acerca cada vez más a la que parece tener en mente Tito. ¡Y esto sucede en el mismo país que hoy se considera el modelo de una restauración exitosa de la economía de libre mercado!

Otro ejemplo de esta disolución gradual del significado de la propiedad, y de las normas correspondientes, que se puede observar en muchos países, es el ablandamiento de la responsabilidad del deudor. La mayor parte de las veces, la laxitud del procedimiento legal en materia de ejecución y quiebra equivale, en nombre de la justicia social, a la expropiación del acreedor. No es necesario recordar, a este respecto, la expropiación de la desventurada clase de los propietarios de viviendas por el control de los alquileres, y los efectos de la fiscalidad progresiva.

Apliquemos nuestras reflexiones a otro campo importantísimo: el dinero. Reconozcamos que el respeto al dinero como algo intangible es, al igual que la propiedad, una parte esencial del orden social y de la mentalidad que son los requisitos de la economía de mercado.

Para ilustrar mi caso, quiero contar dos historias que tomo de la historia financiera de Francia. A finales de 1870, Gambetta, el líder de la Resistencia francesa tras la derrota del Segundo Imperio, abandonó la capital asediada en un globo rumbo a Tours para crear el nuevo ejército republicano. En su desesperada necesidad de dinero, recordó que sus admirados predecesores de la Revolución habían financiado sus guerras mediante la imprenta y las asignaciones. Pidió al representante del Banco de Francia que imprimiera para él algunos cientos de millones de billetes. Pero se encontró con una negativa rotunda e indignada. En aquella época, tal exigencia se consideraba tan monstruosa que Gambetta no insistió. El incendiario jacobino y dictador todopoderoso cedió ante el decidido no del representante del banco central que no aceptaba ni siquiera una suprema emergencia nacional como excusa para el crimen de la inflación.

Unos meses más tarde, se produjo en París la revuelta socialista conocida como la Comuna. Las reservas de oro y las planchas de los billetes de la Banque de France estaban a merced de los revolucionarios. Pero, muy necesitados de dinero y sin escrúpulos políticos, resistieron con fuerza la tentación de echarles mano. En medio de las llamas de la guerra civil, el banco central y su dinero eran sacrosantos para ellos.

A nadie se le escapa la importancia de estas dos historias. De hecho, sería duro preguntarse qué ha sido de este respeto por el dinero en nuestra época, sobre todo en Francia. Restablecer este respeto y la correspondiente disciplina en la política monetaria y crediticia es una de las condiciones más importantes para el éxito duradero de todos nuestros esfuerzos por restaurar y mantener una economía libre y, con ello, una sociedad libre.

Este artículo fue publicado originalmente en The Freeman, el 11 de enero de 1954.

Author:

Wilhelm Röpke

Wilhelm Röpke (1899-1966) was schooled in the tradition of the Austrians and made enormous contributions to the study of political institutions. His powerful anti-Keynesian writings in particular underscore what an outstanding economist he was and the extent to which he was influenced by Mises. Röpke defended sound money and free trade, and attacked welfare. He was a passionate advocate of laissez-faire.

Image source:
Getty