Mises Daily Articles

Home | Node | Cómo los valores conducen a la acción

Cómo los valores conducen a la acción

Tags Austrian Economics OverviewHistory of the Austrian School of EconomicsPraxeology

01/06/2022Ludwig von Mises

1. Fines y medios

El resultado buscado por una acción se llama fin, meta o finalidad. Estos términos se utilizan también en el lenguaje ordinario para designar los fines, metas o propósitos intermedios; se trata de puntos que el hombre que actúa quiere alcanzar sólo porque cree que llegará a su fin, meta o propósito último al pasar por encima de ellos. En sentido estricto, el fin, objetivo o meta de cualquier acción es siempre el alivio de un malestar sentido.

Un medio es lo que sirve para la consecución de cualquier fin, objetivo o meta. Los medios no están en el universo dado; en este universo sólo existen las cosas. Una cosa se convierte en medio cuando la razón humana planea emplearla para la consecución de algún fin y la acción humana la emplea realmente para ello. El hombre pensante ve la utilidad de las cosas, es decir, su capacidad para servir a sus fines, y el hombre actuante las convierte en medios.

Es de importancia primordial darse cuenta de que las partes del mundo externo se convierten en medios sólo a través de la operación de la mente humana y su vástago, la acción humana. Los objetos externos son, como tales, sólo fenómenos del universo físico y materia de las ciencias naturales. Son el significado y la acción humanas los que los transforman en medios. La praxeología no se ocupa del mundo exterior, sino de la conducta del hombre con respecto a él. La realidad praxeológica no es el universo físico, sino la reacción consciente del hombre ante el estado dado de este universo. La economía no trata de las cosas y de los objetos materiales tangibles; trata de los hombres, de sus significados y de sus acciones. Los bienes, las mercancías y la riqueza y todas las demás nociones de conducta no son elementos de la naturaleza; son elementos del significado y la conducta humana. Quien quiera ocuparse de ellos no debe mirar el mundo exterior; debe buscarlos en el significado de los hombres que actúan.

La praxeología y la economía no se ocupan del significado y la acción humanas como deberían ser o serían si todos los hombres estuvieran inspirados por una filosofía absolutamente válida y dotados de un conocimiento perfecto de la técnica. Para nociones como la validez absoluta y la omnisciencia no hay lugar en el marco de una ciencia cuyo objeto es el hombre errante. Un fin es todo aquello a lo que los hombres aspiran. Un medio es todo aquello que los hombres actuantes consideran como tal.

Es tarea de la tecnología científica y de la terapéutica explotar los errores en sus respectivos campos. Es tarea de la economía desenmascarar las doctrinas erróneas en el campo de la acción social. Pero si los hombres no siguen los consejos de la ciencia, sino que se aferran a sus prejuicios falaces, estos errores son la realidad y deben ser tratados como tales.

Los economistas consideran que el control de cambios es inadecuado para alcanzar los fines que persiguen quienes recurren a él. Sin embargo, si la opinión pública no abandona sus ilusiones y los gobiernos recurren en consecuencia al control de cambios, el curso de los acontecimientos está determinado por esta actitud.

La medicina actual considera la doctrina de los efectos terapéuticos de la mandrágora como una fábula. Pero mientras la gente tomaba esta fábula como verdad, la mandrágora era un bien económico y se pagaban precios por su adquisición. Al tratar de los precios, la economía no se pregunta qué son las cosas a los ojos de otras personas, sino sólo lo que son en el sentido de quienes intentan obtenerlas. Porque trata de los precios reales, pagados y recibidos en transacciones reales, no de los precios como serían si los hombres fueran diferentes de lo que realmente son.

Los medios son necesariamente siempre limitados, es decir, escasos con respecto a los servicios para los que el hombre quiere utilizarlos. Si no fuera así, no habría ninguna acción con respecto a ellos. Cuando el hombre no está limitado por la cantidad insuficiente de cosas disponibles, no hay necesidad de ninguna acción.

Es habitual llamar al fin el bien último y a los medios bienes. Al aplicar esta terminología, los economistas solían pensar principalmente como tecnólogos y no como praxeólogos. Diferenciaban entre bienes libres y bienes económicos. Llamaron bienes libres a aquellos que, al estar disponibles en abundancia superflua, no necesitan ser economizados. Sin embargo, estos bienes no son objeto de ninguna acción. Son condiciones generales del bienestar humano; son partes del entorno natural en el que el hombre vive y actúa. Sólo los bienes económicos son el sustrato de la acción. Sólo de ellos se ocupa la economía.

Los bienes económicos que por sí mismos son aptos para satisfacer las necesidades humanas directamente y cuya utilidad no depende de la cooperación de otros bienes económicos, se denominan bienes de consumo o bienes de primer orden. Los medios que sólo pueden satisfacer las necesidades indirectamente cuando se complementan con la cooperación de otros bienes se denominan bienes de los productores o factores de producción o bienes de un orden más remoto o superior. Los servicios prestados por un bien de producción consisten en obtener, mediante la cooperación de bienes de producción complementarios, un producto. Este producto puede ser un bien de consumo; puede ser un bien de productor que, al combinarse con otros bienes de productor, dará lugar finalmente a un bien de consumo. Es posible pensar que los bienes de los productores se ordenan en función de su proximidad al bien de consumo para cuya producción pueden utilizarse. Los bienes de los productores que están más cerca de la producción de un bien de consumo se clasifican en el segundo orden, y en consecuencia los que se utilizan para la producción de bienes del segundo orden en el tercer orden y así sucesivamente.

La finalidad de esta ordenación de los bienes en órdenes es proporcionar una base para la teoría del valor y los precios de los factores de producción. Más adelante se mostrará cómo la valoración y los precios de las mercancías de órdenes superiores dependen de la valoración y los precios de las mercancías de órdenes inferiores producidas por su gasto. La primera y última valoración de las cosas externas se refiere únicamente a los bienes de consumo. Todas las demás cosas se valoran según el papel que desempeñan en la producción de los bienes de consumo.

Por lo tanto, no es necesario realmente ordenar los bienes de los productores en varios órdenes desde el segundo al enésimo. No es menos superfluo entrar en discusiones pedantes sobre si un bien concreto debe llamarse bien del orden inferior o debe atribuirse más bien a uno de los órdenes superiores. No importa si el café en grano o tostado, o el café molido, o el café preparado para beber, o sólo el café preparado y mezclado con nata y azúcar, debe llamarse un bien de consumo listo para ser consumido. Es irrelevante la forma de hablar que adoptemos. En efecto, en lo que respecta al problema de la valoración, todo lo que decimos sobre un bien de consumo puede aplicarse a cualquier bien de orden superior (excepto los de orden superior) si lo consideramos como un producto.

Un bien económico no tiene que estar necesariamente plasmado en una cosa tangible. Los bienes económicos no materiales se denominan servicios.

2. La escala de valores

El hombre que actúa elige entre varias oportunidades que se le ofrecen para elegir. Prefiere una alternativa a otras.

Es habitual decir que el hombre que actúa tiene una escala de deseos o valores en su mente cuando organiza sus acciones. Sobre la base de dicha escala, satisface lo que tiene mayor valor, es decir, sus deseos más urgentes, y deja insatisfecho lo que tiene menor valor, es decir, lo que es un deseo menos urgente. No hay nada que objetar a esta presentación del estado de cosas. Sin embargo, no hay que olvidar que la escala de valores o deseos se manifiesta sólo en la realidad de la acción. Estas escalas no tienen una existencia independiente aparte del comportamiento real de los individuos. La única fuente de la que se deriva nuestro conocimiento sobre estas escalas es la observación de las acciones del hombre. Cada acción está siempre en perfecta concordancia con la escala de valores o de deseos, porque estas escalas no son más que un instrumento para la interpretación de la actuación de un hombre.

Las doctrinas éticas pretenden establecer escalas de valor según las cuales el hombre debe actuar, pero no siempre lo hace. Reclaman para sí la vocación de distinguir lo correcto de lo incorrecto y de aconsejar al hombre acerca de lo que debe aspirar como bien supremo. Son disciplinas normativas que apuntan al conocimiento de lo que debe ser. No son neutrales con respecto a los hechos; los juzgan desde el punto de vista de las normas libremente adoptadas.

Esta no es la actitud de la praxeología y la economía. Son plenamente conscientes de que los fines últimos de la acción humana no son susceptibles de ser examinados a partir de ninguna norma absoluta. Los fines últimos están dados en última instancia, son puramente subjetivos, difieren con varias personas y con las mismas personas en varios momentos de sus vidas. La praxeología y la economía se ocupan de los medios para la consecución de los fines elegidos por los individuos que actúan. No expresan ninguna opinión con respecto a problemas tales como si el sibaritismo es mejor o no que el ascetismo. Aplican a los medios una sola vara de medir, a saber, si son o no adecuados para alcanzar los fines a los que aspiran los individuos actuantes.

Por tanto, las nociones de anormalidad y perversidad no tienen cabida en la economía. No dice que un hombre es perverso porque prefiere lo desagradable, lo perjudicial y lo doloroso a lo agradable, lo beneficioso y lo placentero. Sólo dice que es diferente de los demás; que le gusta lo que otros detestan; que considera útil lo que otros quieren evitar; que se complace en soportar el dolor que otros evitan porque les duele.

Las nociones polares de normal y perverso pueden utilizarse antropológicamente para la distinción entre los que se comportan como la mayoría de la gente y los extraños y las excepciones atípicas; pueden aplicarse biológicamente para la distinción entre los que tienen un comportamiento que preserva las fuerzas vitales y los que tienen un comportamiento autodestructivo; pueden aplicarse en un sentido ético para la distinción entre los que se comportan correctamente y los que actúan de forma distinta a la que deberían. Sin embargo, en el marco de una ciencia teórica de la acción humana, no hay lugar para tal distinción. Cualquier examen de los fines últimos resulta ser puramente subjetivo y, por tanto, arbitrario.

El valor es la importancia que el hombre actuante concede a los fines últimos. Sólo a los fines últimos se les asigna un valor primario y original. Los medios se valoran de forma derivada según su utilidad para contribuir a la consecución de los fines últimos. Su valoración se deriva de la valoración de los fines respectivos. Sólo son importantes para el hombre en la medida en que le permiten alcanzar unos fines.

El valor no es intrínseco, no está en las cosas. Está dentro de nosotros, es la forma en que el hombre reacciona a las condiciones de su entorno.

El valor tampoco está en las palabras y las doctrinas. Se refleja en la conducta humana. Lo que cuenta no es lo que un hombre o un grupo de hombres dicen sobre el valor, sino cómo actúan. La oratoria de los moralistas y la pomposidad de los programas de los partidos son importantes como tales. Pero influyen en el curso de los acontecimientos humanos sólo en la medida en que determinan realmente las acciones de los hombres.

3. La escala de necesidades

A pesar de todas las declaraciones en sentido contrario, la inmensa mayoría de los hombres aspiran en primer lugar a mejorar las condiciones materiales de bienestar. Quieren más y mejores alimentos, mejores casas y ropas, y mil otras comodidades. Se esfuerzan por alcanzar la abundancia y la salud. Tomando estos objetivos como dados, la fisiología aplicada trata de determinar qué medios son los más adecuados para proporcionar la mayor satisfacción posible. Distingue, desde este punto de vista, entre las necesidades «reales» del hombre y los apetitos imaginarios y espurios. Enseña a las personas cómo deben actuar y a qué deben aspirar como medio.

La importancia de tales doctrinas es evidente. Desde su punto de vista, el fisiólogo tiene razón al distinguir entre la acción sensata y la acción contraria al propósito. Tiene razón al contrastar los métodos juiciosos de alimentación con los insensatos. Puede condenar ciertos modos de comportamiento como absurdos y opuestos a las necesidades «reales». Sin embargo, tales juicios no tienen importancia para una ciencia que se ocupa de la realidad de la acción humana. Para la praxeología y la economía no cuenta lo que un hombre debería hacer, sino lo que hace. La higiene puede tener razón o no al calificar el alcohol y la nicotina de venenos. Pero la economía debe explicar los precios del tabaco y del licor tal como son, no como serían en otras condiciones.

En el campo de la economía no queda espacio para una escala de necesidades diferente de la escala de valores que se refleja en el comportamiento real del hombre. La economía se ocupa del hombre real, débil y sujeto a errores como es, no de seres ideales, omniscientes y perfectos como sólo los dioses podrían ser.

4. La acción como intercambio

La acción es un intento de sustituir un estado de cosas más satisfactorio por otro menos satisfactorio. Llamamos a esta alteración inducida voluntariamente un intercambio. Se intercambia una condición menos deseable por una más deseable. Se abandona lo que gratifica menos para conseguir algo que agrada más. Lo que se abandona se denomina precio pagado por la consecución del fin buscado. El valor del precio pagado se llama costes. Los costes son iguales al valor de la satisfacción a la que hay que renunciar para alcanzar el fin buscado.

La diferencia entre el valor del precio pagado (los costes incurridos) y el del objetivo alcanzado se llama ganancia o beneficio o rendimiento neto. El beneficio en este sentido primario es puramente subjetivo, es un aumento de la felicidad del hombre que actúa, es un fenómeno psíquico que no se puede medir ni pesar. Hay un más y un menos en la eliminación del malestar que se siente; pero cuánto supera una satisfacción a otra sólo puede sentirse; no puede establecerse y determinarse de forma objetiva. Un juicio de valor no mide, ordena en una escala de grados, califica. Es expresivo de un orden de preferencia y de una secuencia, pero no es expresivo de una medida y de un peso. Sólo se le pueden aplicar los números ordinales, pero no los cardinales.

Es vano hablar de cualquier cálculo de valores. El cálculo sólo es posible con los números cardinales. La diferencia entre la valoración de dos estados de cosas es totalmente psíquica y personal. No está abierta a ninguna proyección en el mundo exterior. Sólo puede ser percibida por el individuo. No puede ser comunicada o impartida a ningún semejante. Es una magnitud intensiva.

La fisiología y la psicología han desarrollado diversos métodos con los que pretenden haber conseguido un sustituto de la inviable medición de las magnitudes intensivas. No es necesario que la economía entre en el examen de estos artificios bastante cuestionables. Sus propios partidarios se dan cuenta de que no son aplicables a los juicios de valor. Pero incluso si lo fueran, no tendrían ninguna relación con los problemas económicos. Porque la economía se ocupa de la acción como tal, y no de los hechos psíquicos que dan lugar a acciones concretas.

Sucede una y otra vez que una acción no alcanza el fin buscado. A veces el resultado, aunque sea inferior al fin buscado, sigue siendo una mejora si se compara con el estado de cosas anterior; entonces sigue habiendo un beneficio, aunque menor que el esperado. Pero puede ocurrir que la acción produzca un estado de cosas menos deseable que el estado anterior que se pretendía modificar. Entonces, la diferencia entre la valoración del resultado y los costes incurridos se denomina pérdida.

Este artículo está extraído del capítulo 4 de Acción humana, Robert Murphy ha escrito una guía de estudio para este capítulo, disponible en HTML y PDF. Este capítulo sigue a «La economía y la rebelión contra la razón».

 

Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Image source:
Getty
Shield icon library