Mises Daily Articles

Home | Node | La teoría conspirativa de la historia revisada

La teoría conspirativa de la historia revisada

Tags U.S. HistoryOther Schools of ThoughtPhilosophy and Methodology

12/21/2021Murray N. Rothbard

Cada vez que se presenta un análisis riguroso de quiénes son nuestros gobernantes, de cómo se entrelazan sus intereses políticos y económicos, es invariablemente denunciado por los liberales y conservadores del establishment (e incluso por muchos libertarios) como una «teoría conspirativa de la historia», «paranoica», «determinista económica» e incluso «marxista». Estas etiquetas de desprestigio se aplican de forma generalizada, a pesar de que tales análisis realistas pueden ser, y han sido, realizados desde todas y cada una de las partes del espectro económico, desde la Sociedad John Birch hasta el Partido Comunista. La etiqueta más común es la de «teórico de conspiración», casi siempre lanzada como un epíteto hostil y no adoptada por el propio «teórico de conspiración».

No es de extrañar que, por lo general, estos análisis realistas sean expuestos por varios «extremistas» que están fuera del consenso del establishment. Porque es vital para que el aparato del Estado siga gobernando que tenga legitimidad e incluso santidad a los ojos del público, y es vital para esa santidad que nuestros políticos y burócratas sean considerados espíritus incorpóreos dedicados únicamente al «bien público.» Una vez que se descubre que estos espíritus se basan con demasiada frecuencia en la sólida tierra de la promoción de un conjunto de intereses económicos mediante el uso del Estado, la mística básica del gobierno comienza a derrumbarse.

Pongamos un ejemplo fácil. Supongamos que el Congreso ha aprobado una ley que eleva el arancel del acero o impone cuotas de importación al acero. Seguramente sólo un imbécil no se daría cuenta de que el arancel o la cuota se aprobaron a instancias de los grupos de presión de la industria siderúrgica nacional, ansiosos por mantener fuera a los competidores extranjeros eficientes. Nadie acusaría de «teórico de conspiración» a esta conclusión. Pero lo que el teórico de conspiración está haciendo es simplemente extender su análisis a medidas más complejas del gobierno: digamos, a los proyectos de obras públicas, el establecimiento de la CCI, la creación del Sistema de la Reserva Federal, o la entrada de los Estados Unidos en una guerra. En cada uno de estos casos, el teórico de conspiración se hace la pregunta ¿cui bono? ¿A quién beneficia esta medida? Si descubre que la medida A beneficia a X e Y, su siguiente paso es investigar la hipótesis: ¿hicieron X e Y, de hecho, lobby o presión para la aprobación de la medida A? En resumen, ¿se dieron cuenta X e Y de que se beneficiarían y actuaron en consecuencia?

Lejos de ser un paranoico o un determinista, el analista de conspiraciones es un praxeólogo; es decir, cree que las personas actúan de forma intencionada, que toman decisiones conscientes para emplear medios con el fin de alcanzar objetivos. Por lo tanto, si se aprueba un arancel sobre el acero, supone que la industria siderúrgica presionó para que se aprobara; si se crea un proyecto de obras públicas, hipotetiza que fue promovido por una alianza de empresas constructoras y sindicatos que disfrutaron de contratos de obras públicas, y burócratas que ampliaron sus puestos de trabajo e ingresos. Los que se oponen al análisis «conspirativo» son los que profesan la creencia de que todos los acontecimientos —al menos en el gobierno— son aleatorios y no planificados, y que por lo tanto la gente no participa en la elección y planificación intencional.

Hay, por supuesto, buenos y malos analistas de conspiraciones, al igual que hay buenos y malos historiadores o practicantes de cualquier disciplina. El mal analista de conspiraciones tiende a cometer dos tipos de errores, que de hecho lo dejan expuesto a la acusación del establishment de «paranoia». En primer lugar, se detiene en el cui bono; si la medida A beneficia a X e Y, simplemente concluye que, por tanto, X e Y fueron los responsables. No se da cuenta de que esto es sólo una hipótesis, y debe ser verificada averiguando si X e Y realmente lo hicieron. (Quizá el ejemplo más descabellado de esto fue el del periodista británico Douglas Reed, quien, al ver que el resultado de las políticas de Hitler era la destrucción de Alemania, concluyó, sin más pruebas, que por tanto Hitler era un agente consciente de fuerzas externas que se propuso deliberadamente arruinar a Alemania). En segundo lugar, el mal analista de conspiraciones parece tener la compulsión de envolver todas las conspiraciones, todos los bloques de poder de los malos, en una conspiración gigante. En lugar de ver que hay varios bloques de poder que intentan hacerse con el control del gobierno, a veces en conflicto y a veces en alianza, tiene que suponer —de nuevo sin pruebas— que un pequeño grupo de hombres los controla a todos, y sólo parece enviarlos al conflicto.

Estas reflexiones están motivadas por el hecho casi flagrante —tan flagrante como para ser comentado por los principales semanarios— de que prácticamente toda la cúpula de la nueva administración Carter, desde Carter y Mondale hacia abajo, son miembros de la pequeña y semisecreta Comisión Trilateral, fundada por David Rockefeller en 1973 para proponer políticas para Estados Unidos, Europa Occidental y Japón, y/o miembros del consejo de la Fundación Rockefeller. El resto está vinculado a los intereses corporativos de Atlanta, y especialmente a la Coca-Cola Company, la principal corporación de Georgia.

¿Cómo vemos todo esto? ¿Decimos que los prodigiosos esfuerzos de David Rockefeller en favor de ciertas políticas públicas estatistas son un mero reflejo de un altruismo desenfocado? ¿O hay una búsqueda de intereses económicos de por medio? ¿Fue Jimmy Carter nombrado miembro de la Comisión Trilateral nada más fundarse porque Rockefeller y los demás querían escuchar la sabiduría de un oscuro gobernador de Georgia? ¿O fue sacado de la oscuridad y convertido en presidente gracias a su apoyo? ¿Fue J. Paul Austin, jefe de Coca-Cola, uno de los primeros partidarios de Jimmy Carter simplemente por su preocupación por el bien común? ¿Fueron todos los trilateralistas y la gente de la Fundación Rockefeller y de Coca-Cola elegidos por Carter simplemente porque pensaba que eran las personas más capaces para el trabajo? Si es así, es una coincidencia que deja perpleja a la mente. ¿O hay intereses político-económicos más siniestros? Creo que los ingenuos que se niegan obstinadamente a examinar la interacción de los intereses políticos y económicos en el gobierno están tirando por la borda una herramienta esencial para analizar el mundo en que vivimos.

Este artículo apareció originalmente en Reason, abril de 1977, pp. 39-40. 
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Shield icon library