Mises Daily Articles

Home | Node | Reflexiones sobre la teoría pura del dinero del Sr. J.M. Keynes

Reflexiones sobre la teoría pura del dinero del Sr. J.M. Keynes

Tags Other Schools of ThoughtPhilosophy and Methodology

12/03/2021Friedrich A. Hayek

Introducción de Joseph T. Salerno

Friedrich A. Hayek tenía sólo treinta y dos años cuando publicó este artículo en dos partes en Economica, en aquel momento, la principal revista de economía en lengua inglesa. El artículo es un ensayo de revisión del libro en dos volúmenes de John Maynard Keynes, Tratado del dinero, publicado el año anterior. Keynes, una generación mayor que Hayek, era entonces el principal economista de la escuela británica de Cambridge y ya había alcanzado fama mundial como intelectual público. Keynes trabajó duro y durante mucho tiempo en su tratado, habiendo escrito la primera página seis años antes de su publicación. Keynes pretendía claramente que la obra fuera su obra magna, un deslumbrante salto adelante en la teoría del dinero basado en «un novedoso medio de aproximación a los problemas fundamentales de la teoría monetaria».

Pero el alcance de Keynes era mucho, mucho más largo que su alcance, dada su formación parroquial y atrofiada en teoría económica: un curso de economía y el estudio del torpe e inconexo libro de texto de Alfred Marshall. El Tratado de Keynes nunca tuvo una oportunidad. El joven Hayek, brillante y valiente, le estaba esperando, pues ya había absorbido e integrado en su propia obra las teorías monetaria y del ciclo económico de Mises, la teoría del capital böhmbawerkiana-wickselliana y el enfoque analítico general de la amplia escuela austriaca desde Menger en adelante, que mantenía un enfoque inquebrantable en la interrelación entre todos los fenómenos económicos.

El artículo de Hayek es una lectura que emociona positivamente. Hayek escudriña y expone implacablemente la estructura débil y llena de parches de los argumentos teóricos de Keynes y luego la desmonta ladrillo a ladrillo, sin dejar nada en pie. La reacción de Keynes revela lo profundo que es el examen de Hayek, así como la actitud arrogante de Keynes hacia las actividades intelectuales. La respuesta de Keynes a la primera parte del artículo de Hayek, que trataba del primer volumen puramente teórico del Tratado, no era propiamente una respuesta, sino una crítica al libro de Hayek Precios y producción. Al publicarse seis meses más tarde la segunda parte del artículo de Hayek, que se centraba en el segundo volumen aplicado del Tratado y en el que Hayek era un poco más elogioso, Keynes le comentó a Hayek: «Oh, no importa, ya no creo en todo eso».

Sin embargo, Keynes no había terminado. Un mes más tarde, Keynes, en calidad de editor jefe del Economic Journal, publicó una desagradable reseña de Precios y producción de Hayek escrita por uno de los discípulos más incomprensivos y rabiosos de Keynes, Piero Sraffa. El economista Arthur C. Pigou, compañero de Keynes en Cambridge, se mostró horrorizado por este comportamiento. Sin citar nombres, Pigou escribió: «Hace uno o dos años, tras la publicación de un importante libro, apareció una elaborada y cuidadosa crítica de varios pasajes del mismo. La respuesta del autor fue, no rebatir la crítica, sino atacar con violencia otro libro, que el propio crítico había escrito varios años antes. Los bolos en la línea del cuerpo. Los métodos del duelo. Ese tipo de cosas es seguramente un error»

La respuesta de Keynes a su minuciosa revisión del Tratado fue muy desalentadora para Hayek. En años posteriores, Hayek dijo a menudo que la razón por la que no emprendió una revisión similar de la posterior y más influyente Teoría general de Keynes fue porque Keynes cambiaba de opinión con mucha facilidad y que no podía estar seguro de que Keynes no lo hubiera hecho de nuevo, haciendo que los esfuerzos de Hayek fueran una vez más inútiles. En cualquier caso, es problemático saber si una revisión académica de Hayek de un tratado tan astutamente diseñado para la época como la Teoría general habría alterado el curso de la teoría y la política económicas.

El artículo que estás a punto de leer demuestra que Hayek era un formidable contendiente económico incluso a una edad relativamente temprana. Pero también significa un punto más amplio sobre los primeros trabajos de Hayek que ha sido muy descuidado por la continua avalancha de trabajos de la industria artesanal de comentaristas, intérpretes y biógrafos de Hayek. La sorprendente explosión de creatividad de Hayek desde finales de los años veinte hasta finales de los treinta fue producto de su participación en las grandes controversias teóricas de la época. Sus oponentes fueron algunas de las grandes (y no tan grandes) figuras de la economía de entreguerras: Keynes, W.T. Foster y W. Catchings, Ralph Hawtrey, Irving Fisher, Frank Knight, Josef Schumpeter, Gustav Cassel, Alvin Hansen, A.C. Pigou, Arthur Spiethoff, por nombrar algunos.

Tal vez el mayor polemista económico del siglo XX a los cuarenta años, Hayek se enfrentó a todos los que vinieron sin miedo ni favor y en una serie de brillantes libros y artículos, en particular Monetary Theory and the Trade Cycle, Precios y producción, Monetary Nationalism and International Stability, «La paradoja del ahorro», «La mitología del capital» y el presente artículo había sintetizado y elaborado la primera declaración positiva de la moderna «macroeconomía» austriaca.

I. Introducción

La aparición de cualquier obra del Sr. J.M. Keynes debe ser siempre un asunto importante: y la publicación del Tratado sobre el dinero1 ha sido esperada durante mucho tiempo con intenso interés por todos los economistas. Sin embargo, el Tratado resulta ser tan obviamente —y, creo, reconocidamente— la expresión de una fase transitoria en un proceso de rápido desarrollo intelectual, que no puede decirse que su aparición tenga el significado definitivo que en algún momento se esperaba de él. De hecho, lleva tan fuertemente las marcas del efecto del reciente descubrimiento de ciertas líneas de pensamiento hasta ahora desconocidas para la escuela a la que pertenece el Sr. Keynes, que sería decididamente injusto considerarlo como otra cosa que no sea experimental, un primer intento de amalgamar esas nuevas ideas con la enseñanza monetaria tradicional en Cambridge y que impregna las contribuciones anteriores del propio Sr. Keynes. Que el nuevo enfoque adoptado por el Sr. Keynes, que hace del tipo de interés y de su relación con el ahorro y la inversión el problema central de la teoría monetaria, es un enorme avance sobre esta posición anterior, y que dirige la atención a lo que es realmente esencial, me parece que está fuera de toda duda. E incluso si, para un economista continental, esta forma de enfoque no parece tan novedosa como para el autor, hay que admitir que ha hecho un intento más ambicioso de llevar el análisis a los detalles y complicaciones del problema que cualquiera que se haya intentado hasta ahora. Si ha tenido éxito aquí, si no se ha visto seriamente obstaculizado por el hecho de que no ha dedicado la misma cantidad de esfuerzo a la comprensión de aquellos teoremas fundamentales de la economía «real» sobre los que sólo puede construirse con éxito cualquier explicación monetaria, que a los adornos subsidiarios, son cuestiones que tendrán que ser examinadas más adelante.

No hace falta decir que este libro es teóricamente estimulante. Al mismo tiempo, es difícil suprimir cierta preocupación por el efecto inmediato que su publicación en su forma actual puede tener en el desarrollo de la teoría monetaria. Fue, sin duda, la urgencia que atribuye a las propuestas prácticas que él considera justificadas por su razonamiento teórico, lo que llevó al Sr. Keynes a publicar la obra en lo que es, sin duda, un estado inacabado. Las propuestas son ciertamente revolucionarias y no pueden dejar de atraer la más amplia atención: provienen de un escritor que ha establecido una reputación casi única y bien merecida de valor y perspicacia práctica; se exponen en pasajes en los que el autor muestra todas sus asombrosas cualidades de aprendizaje, erudición y conocimiento realista, y en los que se hacen todos los esfuerzos posibles para verificar el razonamiento teórico por referencia a los datos estadísticos disponibles. Además, la mayor parte de las conclusiones prácticas parecen armonizar con lo que al hombre de la calle le parece que es el dictado del sentido común, y la impresión favorable así creada no se verá probablemente disminuida en absoluto por el hecho de que se basen en una parte de la obra (libros III y IV) que es tan altamente técnica y complicada que debe permanecer para siempre totalmente ininteligible para quienes no son expertos. Pero es esta parte de la que depende todo lo demás. Es aquí donde se concentra toda la fuerza y toda la debilidad del argumento, y es aquí donde se expone la obra realmente original. Y aquí, desgraciadamente, la exposición es tan difícil, poco sistemática y oscura, que al compañero economista que no está de acuerdo con las conclusiones le resulta extremadamente difícil demostrar el punto exacto de desacuerdo y exponer sus objeciones. Hay pasajes en los que el uso incoherente de los términos produce un grado de oscuridad que, para cualquiera que conozca la obra anterior del Sr. Keynes, resulta casi increíble. Sólo se puede intentar criticar con extrema precaución y la mayor reserva, porque nunca se puede estar seguro de haber entendido bien al Sr. Keynes.

Por esta razón, me propongo en estas reflexiones dejar de lado por el momento las aplicaciones, que llenan casi la totalidad del volumen II, y concentrarme por completo en la imperiosa tarea de examinar estas dificultades centrales. Me dirijo expresamente a los lectores expertos que han leído el libro en su totalidad.2

II. La historia de la teoría monetaria de Keynes

El libro I ofrece una descripción y clasificación de las diferentes clases de dinero que en muchos aspectos es excelente. Cuando da lugar a dudas u objeciones, los puntos de diferencia no son lo suficientemente importantes como para que sea necesario dedicarles un espacio que será mucho más urgente más adelante. Las partes más interesantes e importantes consisten en el análisis de los factores que determinan las cantidades de dinero que poseen los distintos miembros de la comunidad, y en la división del total del dinero en circulación en «depósitos de renta» y «depósitos de empresa» según la finalidad para la que se posee. Esta distinción, por cierto, ha aparecido una y otra vez en los escritos sobre el dinero desde la época de Adam Smith (a quien el Sr. Keynes cita), pero hasta ahora no ha resultado de gran valor.

El libro II es una digresión muy interesante sobre el problema de la medición del valor del dinero, y constituye en sí mismo un tratado sistemático y excelente sobre ese tema controvertido. Basta con decir que trata el problema de la manera más actual, tratando los números índices en la línea desarrollada principalmente por el Dr. Haberler en su Sinn der Indexzahlen, como expresiones de los cambios en la suma de precios de colecciones definidas de mercancías, siendo su principal adición al conocimiento existente de este tema una excelente y muy necesaria crítica de ciertos intentos de basar el método de los números índices en la teoría de la probabilidad. Para entender lo que sigue, sólo necesito mencionar que Mr. Keynes distingue como relativamente menos importante para los propósitos de la teoría monetaria el Estándar Monetario en sus dos formas, el Estándar de Transacciones en Efectivo y el Estándar de Saldos en Efectivo (y el infinito número de posibles niveles de precios secundarios correspondientes, no al poder adquisitivo general del dinero como un todo, sino a su poder adquisitivo para propósitos especiales), del «Poder de Trabajo» del Dinero y del Poder Adquisitivo del Dinero propiamente dicho, que son fundamentales en un sentido en el que los niveles de precios basados en otros tipos de gasto no lo son, porque «el esfuerzo humano y el consumo humano son las materias últimas de las que sólo las transacciones económicas son capaces de derivar algún significado» (Vol. I, p. 134).

III. El análisis de Keynes sobre los beneficios

Es en los libros III y IV donde el Sr. Keynes propone «un medio novedoso de aproximación al problema fundamental de la teoría monetaria» (Prefacio). Comienza con un elaborado catálogo de los términos y conceptos que quiere utilizar. Y aquí, justo al principio, nos encontramos con una peculiaridad que probablemente resulte un escollo para la mayoría de los lectores, el concepto de beneficios de los empresarios. Éstos se excluyen expresamente de la categoría de ingresos monetarios y forman una categoría propia. No tengo ninguna objeción fundamental a esta distinción un tanto irritante, y estoy perfectamente de acuerdo cuando define los beneficios diciendo que «cuando los beneficios son positivos (o negativos) los empresarios —en la medida en que su libertad de acción no esté limitada por los acuerdos existentes con los factores de producción que son por el momento irrevocables— tratarán de ampliar (o reducir) su escala de operaciones» y, por lo tanto, describe los beneficios como el principal motor del cambio en el sistema económico existente. Pero no puedo estar de acuerdo con su explicación de por qué surgen los beneficios, ni con su implicación de que sólo los cambios en los «beneficios totales» en su sentido pueden llevar a una expansión o a una reducción de la producción. En su opinión, los beneficios se consideran un «fenómeno puramente monetario» en el sentido más estricto de la expresión. La causa de la aparición de esos beneficios que son «el principal resorte del cambio» no es un factor «real», no es un desajuste en la demanda relativa y la oferta de bienes de coste y sus respectivos productos (es decir, de la oferta relativa de productos intermedios en las sucesivas etapas de la producción) y, por lo tanto, algo que podría surgir también en una economía de trueque, sino simple y únicamente cambios espontáneos en la cantidad y dirección del flujo de dinero. En efecto, a lo largo de toda su argumentación, el flujo de dinero es tratado como si fuera la única variable independiente que puede provocar una diferencia positiva o negativa entre los precios de los productos y sus respectivos costes. Se supone que la estructura de bienes sobre la que incide este flujo es relativamente rígida. De hecho, la causa original puede ser un cambio en la oferta relativa de estas clases de bienes, que a su vez afectará a las cantidades de dinero gastadas en ellos.3

Pero aunque muchos lectores consideren que el análisis del beneficio del Sr. Keynes omite cosas esenciales, no es nada fácil detectar el fallo de su argumento. Su explicación parece derivar necesariamente de la obviedad de que los beneficios sólo pueden surgir si se recibe más dinero de la venta de los bienes del que se ha gastado en su producción. Pero, por muy obvia que sea, la conclusión que se extrae de ella se convierte en una falacia si sólo se contrastan los precios de los bienes de consumo terminados y los precios pagados por los factores de producción. Y, con la excepción bastante insuficiente de los nuevos bienes de inversión, esto es exactamente lo que hace el Sr. Keynes. Como tendré ocasión de señalar repetidamente, trata el proceso de la producción corriente de bienes de consumo como un todo integral en el que sólo los precios obtenidos al final por los productos finales y los precios pagados al principio por los factores de producción tienen alguna relación con su rentabilidad. Parece pensar que su concepto de inversión (positiva o negativa), es decir, la adición neta al capital de la comunidad (o la disminución del mismo), es suficiente para tener en cuenta cualquier cambio en la oferta relativa (y, por lo tanto, en el valor) de los productos intermedios en las etapas sucesivas de ese proceso. Pero esto no es en absoluto suficiente si sólo se considera y se trata como un todo el incremento (o disminución) total o neto de los bienes de inversión en todas las etapas, y se descuida la posibilidad de fluctuaciones entre estas etapas; sin embargo, esto es justo lo que hace el Sr. Keynes. El hecho de que todo su concepto de inversión sea ambiguo, y que su significado cambie constantemente entre la idea de cualquier excedente más allá de la reproducción de los bienes de capital idénticos que se han utilizado en la producción actual y la idea de cualquier adición al valor total de los bienes de capital, lo hace aún menos adecuado para dar cuenta de ese fenómeno.

Cuando llegue al concepto de inversión, citaré pruebas de esta confusión. Por el momento, sin embargo, vamos a suponer que el concepto de inversión incluye, como, a pesar de algunas declaraciones claramente contradictorias del Sr. Keynes probablemente debería incluir, sólo la adición neta al valor de todos los bienes de capital existentes. Si tomamos una situación en la que, según este criterio, no se produce ninguna inversión y, por lo tanto, el gasto total en los factores de producción debe contarse como dirigido a la producción corriente de bienes de consumo, es bastante concebible que —tomando un caso extremo— no haya ninguna diferencia neta entre el total de ingresos por la producción y el total de pagos por los factores de producción, y ningún beneficio neto para los empresarios en su conjunto, porque los beneficios en las etapas inferiores de la producción se compensan exactamente con las pérdidas en las etapas superiores. Sin embargo, en ese caso, no será rentable durante un tiempo para el conjunto de los empresarios seguir empleando la misma cantidad de factores de producción que antes. Sólo hay que considerar el caso, bastante concebible, de que en cada una de las etapas sucesivas de la producción haya más productos intermedios que los necesarios para la reproducción de los productos intermedios existentes en el mismo momento en la etapa siguiente, de modo que en las etapas inferiores (es decir, las más próximas al consumo) haya escasez y en las etapas superiores haya abundancia, en comparación con la demanda actual de bienes de consumo. En este caso, todos los empresarios de las etapas superiores de la producción tendrán probablemente pérdidas; pero incluso si estas pérdidas fueran exactamente compensadas, o más que compensadas, por los beneficios obtenidos en las etapas inferiores, en una gran parte del proceso completo necesario para el suministro continuo de bienes de consumo no será rentable emplear todos los factores de producción disponibles. Y si bien las pérdidas de los productores de esas etapas se compensan con las ganancias de los que terminan los bienes de consumo, la disminución de su demanda de factores de producción no puede ser compensada por el aumento de la demanda de estos últimos, porque éstos necesitan principalmente bienes semielaborados y sólo pueden utilizar la mano de obra en proporción a las cantidades de tales bienes que están disponibles en las respectivas etapas. En tal caso, los beneficios y las pérdidas no son originalmente el efecto de una discrepancia entre los ingresos por bienes de consumo y el gasto en los factores de producción, y por lo tanto no se explican por el análisis del Sr. Keynes. O, mejor dicho, en este caso no hay beneficios totales en el sentido del Sr. Keynes y, sin embargo, se producen esos mismos efectos que él considera sólo concebibles como consecuencia de la aparición de beneficios o pérdidas totales netos. La explicación de esto es que mientras la definición de beneficios que he citado antes sirve muy bien cuando se aplica a los beneficios individuales, se vuelve engañosa cuando se aplica a los empresarios en su conjunto. Los empresarios que obtienen beneficios no tienen por qué emplear más factores de producción originales para ampliar su producción, sino que pueden recurrir principalmente a las existencias de productos intermedios de las etapas anteriores, mientras que los empresarios que sufren pérdidas despiden a los trabajadores.

Pero esto no es todo. No sólo es posible que los cambios que el Sr. Keynes atribuye sólo a los cambios en los «beneficios totales») se produzcan cuando los «beneficios totales» en su sentido están ausentes: también es posible que los «beneficios totales» surjan por causas distintas a las contempladas en su análisis. No es necesario que los «beneficios totales» sean el efecto de una diferencia entre los ingresos y los gastos corrientes. Tampoco es necesario que toda diferencia entre ingresos y gastos corrientes dé lugar a la aparición de «beneficios totales». En efecto, aunque no haya inversiones positivas ni negativas, los empresarios pueden ganar o perder en conjunto debido a cambios en el valor del capital que existía antes, cambios debidos a nuevas adiciones o sustracciones del capital existente.4 Son estos cambios en el valor de los productos intermedios existentes (o «inversión», o capital, o como se quiera llamar) los que actúan como factor de equilibrio entre los ingresos y los gastos corrientes. O, dicho de otro modo, los beneficios no pueden explicarse como la diferencia entre los gastos de un período y los ingresos del mismo período o de un período de igual duración, porque el resultado de los gastos de un período tendrá que venderse muy a menudo en un período más largo o más corto que el primero. De hecho, la característica esencial de la inversión positiva o negativa es que así sea.

No es posible en este momento demostrar que una divergencia entre los gastos corrientes y los ingresos corrientes tenderá siempre a provocar cambios en el valor del capital existente que no están en absoluto constituidos por esa diferencia, y que por ello, los efectos de una diferencia entre los ingresos corrientes y los gastos corrientes (es decir, los beneficios en el sentido del Sr. Keynes), pueden conducir a un cambio en el valor del capital existente que puede equilibrar con creces los beneficios monetarios. Tendremos que tratar este asunto en detalle cuando lleguemos a la explicación del Sr. Keynes sobre el ciclo comercial, pero antes tendremos que analizar muy detenidamente su concepto de inversión. Sin embargo, ya debería estar claro que, incluso si su concepto de inversión no se refiere, como se ha supuesto, a los cambios en el valor del capital existente, sino a los cambios en las cantidades físicas de los bienes de capital -y no puede haber duda de que en muchas partes de su libro el Sr. Keynes lo utiliza en este sentido-, esto no remediaría las deficiencias de su análisis. Al mismo tiempo, no cabe duda de que la falta de un concepto claro de inversión -y de capital- es la causa de esta insatisfactoria exposición de los beneficios.

Hay otras peculiaridades muy engañosas de este concepto de beneficios que pueden señalarse en este punto. La derivación de los beneficios a partir de la diferencia entre los ingresos por la producción total y el gasto en los factores de producción implica que existe una tasa normal de remuneración del capital invertido que es más estable que los beneficios. El Sr. Keynes no lo dice explícitamente, pero incluye la remuneración del capital invertido en su concepto más amplio de «tasa monetaria de las ganancias de eficiencia de los factores de producción» en general, un concepto sobre el que tendré más que decir más adelante. Pero aunque sea cierto, como probablemente lo es, que la tasa de remuneración de los factores de producción originales es relativamente más rígida que los beneficios, no lo es ciertamente respecto a la remuneración del capital invertido. El Sr. Keynes llega obviamente a esta opinión mediante una separación artificial de la función de los empresarios como propietarios del capital y su función como empresarios en sentido estricto. Pero estas dos funciones no pueden separarse absolutamente ni siquiera en teoría, porque la función esencial de los empresarios, la de asumir riesgos, implica necesariamente la propiedad del capital. Además, cualquier nueva oportunidad de obtener beneficios para los empresarios es idéntica a un cambio en las oportunidades de invertir capital, y siempre se reflejará en las ganancias (y el valor) del capital invertido. (Por razones similares, también me parece imposible considerar las ganancias de los empresarios como algo fundamentalmente diferente de, por ejemplo, la ganancia extra de un obrero que se traslada primero a un lugar donde se hace sentir la escasez de mano de obra y, por lo tanto, durante algún tiempo obtiene salarios más altos que la tasa normal).

Ahora bien, esta separación artificial de los beneficios de los empresarios de las ganancias del capital existente tiene consecuencias muy graves para el análisis posterior de la inversión: no conduce a una explicación de los cambios en el precio de demanda ofrecido por los empresarios para el nuevo capital, sino sólo a una explicación de los cambios en su demanda agregada de «factores de producción» en general. Pero, sin duda, una explicación de las causas que hacen más o menos atractiva la inversión debería constituir la base de cualquier análisis de la inversión. Sin embargo, tal explicación sólo puede alcanzarse mediante un análisis detallado de los factores que determinan los precios relativos de los bienes de capital en las diferentes etapas sucesivas de la producción, ya que la diferencia entre estos precios es la única fuente de interés. Pero esto queda excluido desde el principio si el objetivo de la investigación son los beneficios totales. Los agregados del Sr. Keynes ocultan los mecanismos más fundamentales del cambio.

V. Confusión keynesiana sobre la inversión

Paso ahora al tema central y más oscuro del libro, la descripción y explicación de los procesos de inversión. Me parece que la mayoría de las dificultades que surgen aquí son consecuencia del peculiar método de aproximación adoptado por el Sr. Keynes, quien, desde el principio, analiza complejos procesos dinámicos sin sentar las bases necesarias mediante un adecuado análisis estático del proceso fundamental. No sólo no se ocupa de las condiciones que deben darse para asegurar la continuación de la organización capitalista (es decir, No sólo no se ocupa de las condiciones que deben darse para asegurar la continuación de la organización capitalista (es decir, indirecta) de la producción existente -las condiciones que crean un equilibrio entre la depreciación y la renovación del capital existente-, sino que no toma el mantenimiento del capital existente más o menos como algo natural (lo que ciertamente no es así -se requieren relaciones bastante definidas entre los precios de los bienes de consumo y los precios de los bienes de capital para que sea rentable mantener el capital intacto): ni siquiera explica las condiciones de equilibrio a cualquier tasa de ahorro dada, ni los efectos de cualquier cambio en la tasa de ahorro. Sólo cuando el dinero interviene como factor perturbador haciendo que el ritmo de producción de bienes de capital adicionales sea diferente del ritmo de ahorro, empieza a interesarse.

Todo esto no haría ningún daño si su análisis de este momento complicado se basara en una teoría clara y definida del capital y el ahorro desarrollada en otro lugar, ya sea por él mismo o por otros. Pero es evidente que no es así. Además, hace aún más difícil un análisis satisfactorio de todo el proceso de inversión por otra peculiaridad de su análisis, a saber, separando completamente el proceso de reproducción del viejo capital de la adición de nuevo capital, y tratando el primero simplemente como una parte de la producción actual de bienes de consumo, en desafío al hecho obvio de que la producción de los mismos bienes, ya sea que estén destinados a la sustitución o como adiciones al viejo stock de capital, debe ser determinada por el mismo conjunto de condiciones. El nuevo ahorro y la nueva inversión se tratan como si fueran algo totalmente diferente de la reinversión de la cuota de amortización del viejo capital, y como si no fuera el mismo mercado donde se determinan los precios de los bienes de capital necesarios para la producción corriente de bienes de consumo y de los bienes de capital adicionales. En lugar de una división «horizontal» entre bienes de capital (o bienes de etapas u órdenes superiores) y bienes de consumo (o bienes de etapas inferiores) -que uno habría pensado que se recomendaría por el hecho de que en cada uno de estos grupos y subgrupos la producción estará regulada por condiciones similares- el Sr. Keynes intenta una especie de división vertical, contando la parte de la producción de bienes de capital que es necesaria para la continuación de la producción actual de bienes de consumo como parte del proceso de producción de bienes de consumo, y sólo la parte de la producción de bienes de capital que se suma al stock de capital existente como producción de bienes de inversión. Pero este procedimiento le plantea, como veremos, serias dificultades a la hora de determinar qué debe considerarse como capital adicional, dificultades que no ha resuelto claramente. La cuestión es si cualquier aumento del valor del capital existente debe considerarse como tal adición —en este caso, por supuesto, tal adición podría producirse sin ninguna nueva producción de tales bienes— o si sólo las adiciones a las cantidades físicas de bienes de capital se cuentan como tal adición —un método de cálculo que se hace claramente imposible cuando los antiguos bienes de capital no son sustituidos por bienes de exactamente el mismo tipo, sino cuando una transición a métodos más capitalistas hace que se produzcan otros bienes en lugar de los utilizados en la producción.

Este continuo intento de dilucidar complicaciones especiales sin proporcionar primero una base suficiente en forma de explicación de las relaciones de equilibrio más simples se hace particularmente notable en una etapa posterior de la investigación, cuando el Sr. Keynes intenta incorporar a su sistema las ideas de Wicksell. En el sistema de Wicksell, estas son derivaciones necesarias de la teoría del capital más elaborada que poseemos, la de Böhm-Bawerk. Es a priori improbable que un intento de utilizar las conclusiones extraídas de una determinada teoría sin aceptar esa misma teoría tenga éxito. Pero, en el caso de un autor del calibre intelectual del Sr. Keynes, el intento produce resultados realmente notables.

El Sr. Keynes ignora por completo la base teórica general de la teoría de Wicksell. Pero, sin embargo, parece haber sentido que esa base teórica es insuficiente y, por lo tanto, se ha sentado a elaborar una por sí mismo. Pero, a pesar de todo, le parece que está fuera de lugar en un tratado sobre el dinero, por lo que, en lugar de presentar su teoría del capital aquí, en el primer plano de su exposición, donde habría figurado con mayor ventaja, la relega a una posición en el Volumen II y se disculpa por haberla insertado (Vol. 11, p. 95). Pero lo más destacable de estos capítulos (27-29) no es que proporcione al menos una parte de la base teórica necesaria, sino que descubre de nuevo ciertos elementos esenciales de la teoría del capital de Böhm-Bawerk, especialmente lo que llama (como se ha hecho antes en muchas discusiones de la teoría de Böhm-Bawerk —sólo menciono Wages and Capital, de Taussig, como uno de los primeros y más conocidos ejemplos— el «verdadero fondo salarial» (Vol. 11, pp. 127-129) y antes (Vol. I, p. 308) la fórmula de Böhm-Bawerk para la relación entre la duración media del proceso de producción de ida y vuelta y la cantidad de capital.5 ¿No habría facilitado el Sr. Keynes su tarea si no sólo hubiera aceptado uno de los descendientes de la teoría de Böhm-Bawerk, sino que se hubiera familiarizado con la sustancia de esa misma teoría?

V. El proceso de inversión

Ahora debemos considerar con más detalle el análisis del Sr. Keynes sobre el proceso de inversión. La parte más difícil de esta tarea es averiguar qué significa realmente la expresión inversión tal como se utiliza aquí. No es casualidad que las incoherencias terminológicas, a las que he aludido antes, se hagan especialmente frecuentes en cuanto se habla de inversión. Debo mencionar aquí algunos de los casos más inquietantes, ya que ilustrarán las dificultades en las que se encuentra todo estudiante serio del libro del Sr. Keynes.

Quizá la expresión más clara de lo que piensa el Sr. Keynes cuando utiliza el término inversión se encuentra cuando la define como «el acto del empresario cuya función es tomar las decisiones que determinan la cantidad de la producción no disponible» que consiste «en el acto positivo de iniciar o mantener algún proceso de producción o de retener bienes líquidos. Se mide por la adición neta de riqueza, ya sea en forma de capital fijo, de capital circulante o de capital líquido» (Vol. I, p. 172).

Quizás sea algo engañoso utilizar el término inversión tanto para el acto como para el resultado, y podría haber sido más apropiado utilizar en el primer sentido el término «invertir». Pero eso no importaría si el Sr. Keynes se limitara a estos dos sentidos, pues no sería difícil mantenerlos separados. Pero mientras que la expresión «adición neta a la riqueza» en el pasaje que acabamos de citar indica claramente que la inversión significa el incremento del valor del capital existente —ya que la riqueza no puede medirse de otro modo que como valor—, algo antes, cuando el término «valor de la inversión» aparece por primera vez (Vol. I, p. 126), se define expresamente como «no el incremento del valor del capital total, sino el valor del incremento del capital durante cualquier período». Ahora bien, en cualquier caso, esto sería difícil ya que, si no se supone que el antiguo capital es siempre sustituido por bienes de exactamente la misma clase para que pueda ser medido como una magnitud física, es imposible ver cómo el incremento del capital puede ser determinado de otra manera que como un incremento del valor del total. Pero, para completar la confusión, al lado de estas dos definiciones de la inversión como el incremento del valor del capital existente y el valor del incremento, cuatro páginas después del pasaje que acabamos de citar, define el «Valor de la Inversión» (¿debe la V mayúscula o el segundo «el» explicar la diferente definición?) no como un incremento, sino como el «valor del agregado del Capital Real y del Capital de Préstamo» y lo contrasta con el incremento de la inversión, que ahora define como «el aumento neto de las partidas pertenecientes a las distintas categorías que componen el agregado del Capital Real y del Capital de Préstamo», mientras que «el valor del incremento de la inversión» es ahora «la suma de los valores de las partidas adicionales».

Estas oscuridades no son un asunto de menor importancia. Es porque ha permitido que surjan que el Sr. Keynes no se da cuenta de la necesidad de tratar el importantísimo problema de los cambios en el valor del capital existente; y este fracaso, como ya hemos visto, es la causa principal de su insatisfactorio tratamiento del beneficio. También es en parte responsable de las deficiencias de su concepto de capital. Me he esforzado por descubrir lo que el Sr. Keynes entiende por inversión examinando el uso que hace de ella, pero todo ha sido en vano. Se podría esperar obtener una definición más clara por exclusión de la forma en que define la «producción actual de bienes de consumo», ya que, como veremos más adelante, la cantidad de inversión se encuentra en una relación definida con la producción actual de bienes de consumo, de modo que su coste agregado es igual a la renta monetaria total de la comunidad. Pero en este caso, las oscuridades que obstaculizan el camino son tan grandes como en otros lugares. Mientras que en la página 135, el coste de producción de la producción corriente de bienes de consumo se define como la ganancia total menos la parte de la misma que ha sido obtenida por la producción de bienes de inversión (que unas páginas antes (p. 130) ha sido definida como «la producción no disponible más el incremento de los acaparamientos»), en la página 130 aparece una definición de la «producción de bienes de consumo durante cualquier período» como «el flujo de la producción disponible más el incremento del Capital de Trabajo que surgirá como producción disponible», es decir, que incluye parte de la producción aún no disponible que, en el pasaje citado anteriormente, se ha incluido en los bienes de inversión y, por tanto, se ha excluido de la producción actual de bienes de consumo. Y todavía unas páginas antes (Vol. I, p. 127) aparece un «flujo de bienes de consumo» como parte de la producción disponible, mientras que en la misma página «el exceso del flujo de incremento de los bienes inacabados en proceso sobre el flujo de los bienes acabados que emergen de los precios productivos» (que, obviamente, incluye «el incremento del Capital de Trabajo que emergerá como producción disponible» que, en el pasaje citado antes, es parte de la producción de bienes de consumo) se clasifica ahora como producción no disponible. Me temo que no es del todo culpa mía si a veces me siento totalmente indefenso en esta jungla de definiciones diferentes.

VI. Una imagen del propio proceso

En los apartados anteriores hemos dado a conocer los conceptos fundamentales que el Sr. Keynes utiliza como herramientas en su análisis del proceso de circulación del dinero. Ahora debemos pasar a su imagen del proceso en sí. El esqueleto de su exposición se da en unas pocas páginas (Vol. I, pp. 135-40) en una serie de ecuaciones algebraicas que, sin embargo, no sólo son muy difíciles, sino que sólo pueden entenderse correctamente en conexión con todo el Libro III. En el diagrama adjunto, he intentado dar una visión sinóptica del proceso tal y como lo describe el Sr. Keynes, que espero dé una idea adecuada de los elementos esenciales de su exposición.

Versión diagramática de la teoría de la circulación del dinero del Sr. Keynes

Ganancias o ingresos monetarios de la Comunidad

Community's Earnings or Money Income

(Los números entre paréntesis denotan la primera y la segunda ecuación fundamental del Sr. Keynes, respectivamente).

Hay una inquietante falta de método en la elección de símbolos del Sr. Keynes, que hace especialmente difícil seguir su álgebra. El lector debe recordar especialmente que, mientras que los beneficios de la producción de bienes de consumo, bienes de inversión y beneficios totales se denotan por Q1, Q2 y Q respectivamente, los símbolos de los niveles de precios correspondientes se eligen sin ningún paralelismo como P, P' y II. Por otra parte, existe un paralelismo engañoso entre P y P' e I e I', donde el guión no representa una relación similar, sino que en el primer caso sirve para diferenciar el nivel de precios de los bienes de inversión del de los bienes de consumo, y en el segundo para distinguir el coste de producción del incremento de los nuevos bienes de inversión (I') de su valor (I).

* Esta fórmula no la da el Sr. Keynes.

E, que se encuentra en la parte superior y en la inferior del diagrama, representa (según la definición que abre el Libro III) el total de las ganancias de los factores de producción. Éstos deben considerarse como una sola cosa: a) la renta monetaria de la comunidad (que incluye todos los salarios en el sentido más amplio de la palabra, la remuneración normal de los empresarios, los intereses del capital, las ganancias regulares del monopolio, las rentas y otros elementos similares) y b) «el coste de producción». Aunque la definición no lo dice expresamente, el uso que hace el Sr. Keynes del símbolo E muestra claramente que ese «coste de producción» se refiere a la producción corriente. Pero aquí surge la primera dificultad. ¿Es necesariamente cierto que la E, que era el coste de producción de la producción actual, es la misma cosa que la E que se gana durante el período en que esta producción actual sale al mercado y que, por tanto, está disponible para comprar esa producción actual? Si tomamos el cuadro como un corte transversal en cualquier momento del tiempo, no cabe duda de que la E de la parte superior y la E de la parte inferior de nuestro diagrama, es decir, la renta disponible para la compra de la producción y los ingresos de los factores de producción, serán idénticos, pero eso no demuestra que el coste de la producción actual tenga que ser también necesariamente el mismo. Sólo si se considerara que el cuadro representa el proceso en el tiempo como una especie de sección longitudinal, y si entonces las dos E de arriba y de abajo (es decir, la renta monetaria corriente y la remuneración de los factores de producción que se obtuvieron de la producción corriente) siguieran siendo iguales, se daría realmente el supuesto planteado por el Sr. Keynes. Pero esto sólo podría ser cierto en un estado estacionario: y es exactamente para el análisis de una sociedad dinámica que el Sr. Keynes construye sus fórmulas. Y en una sociedad dinámica esa suposición no es válida.

Pero sean cuales sean las relaciones de los ingresos con el coste de producción de la producción actual, no cabe duda de que el Sr. Keynes tiene razón cuando subraya la importancia del hecho de que el flujo de los ingresos monetarios de la comunidad muestra «una doble división (1) en las partes que han sido ganadas por la producción de bienes de consumo y bienes de inversión, respectivamente, y (2) en las partes que se gastan en bienes de consumo y ahorro, respectivamente» (Vol. I, p. 134) y que estas dos divisiones no tienen por qué estar en la misma proporción, y que cualquier divergencia entre ellas tendrá importantes consecuencias.

Es evidente que los receptores de la renta deben hacer una elección: pueden gastar en bienes de consumo o pueden abstenerse de hacerlo. En la terminología de Keynes, esta última operación constituye el ahorro. En la medida en que ahorran en este sentido, tienen la posibilidad de elegir entre lo que normalmente se llamaría atesoramiento e inversión o, como el Sr. Keynes (porque ha empleado estos términos más familiares para otros conceptos) elige llamarlo, entre «depósitos bancarios» y «valores».6 En la medida en que el dinero ahorrado se convierte en «préstamo o capital real», es decir, se presta a los empresarios o se utiliza para comprar bienes de inversión, esto significa una elección por lo que el Sr. Keynes llama «valores», mientras que cuando se mantiene como dinero esto significa una elección por «depósitos bancarios». Esta elección, sin embargo, no sólo está abierta a las personas que ahorran actualmente, sino también a las personas que han ahorrado antes y que, por tanto, son propietarias de todo el bloque de capital antiguo. Pero incluso esto no es el final. Hay un tercer factor, el más importante, que puede afectar a la relación entre lo que se ahorra actualmente y lo que está disponible para invertir: los bancos. Si la demanda de depósitos bancarios por parte del público aumenta, ya sea porque las personas que ahorran invierten sólo una parte de las cantidades ahorradas, o porque los propietarios de capital antiguo quieren convertir parte de sus «valores» en «depósitos bancarios», los bancos pueden crear los depósitos adicionales y utilizarlos para comprar los «valores» que el público está menos ansioso por tener, y así compensar la diferencia entre el ahorro actual y la compra de valores. Por supuesto, el sistema bancario también puede crear depósitos en mayor o menor medida de lo que sería necesario para este propósito y entonces será él mismo uno de los tres factores que causan la divergencia entre el ahorro y la inversión en «valores».

Por otra parte, los empresarios recibirán dinero de dos fuentes: o bien de la venta de la producción de bienes de consumo, o bien de la «venta» de «valores» (lo que significa inversión en el sentido ordinario), operación esta última que puede adoptar la forma de venta de bienes de inversión que han producido o de obtención de un préstamo con el fin de mantener los bienes de inversión antiguos o producir otros nuevos. Entiendo —no estoy seguro de si el Sr. Keynes realmente pretende transmitir esta impresión— que el total recibido de estas dos fuentes será igual al valor de la nueva inversión, pero en este caso sería idéntico al importe de los «valores», y entonces no habría razón para introducir este último término. Sin embargo, si me equivocara en este punto, el símbolo I (que representa el valor de las nuevas inversiones) no pertenecería al lugar donde lo he insertado en el diagrama anterior.

Con respecto a este total de dinero a disposición de los empresarios, éstos tienen una elección adicional y, como hay que concederle al Sr. Keynes, hasta cierto punto independiente: tienen que decidir qué parte se utilizará para la producción actual de bienes de consumo y qué parte para la producción de nuevos bienes de inversión. Pero su elección no es en absoluto arbitraria; y la forma en que los cambios en las dos variables mencionadas y los cambios en el conocimiento técnico y la demanda relativa de diferentes bienes de consumo (los que requieren más o menos capital para su producción) influyen en el atractivo relativo de las dos líneas es el problema más importante de todos, un problema que sólo puede ser resuelto sobre la base de una teoría completa del capital. Y es justo aquí, aunque, por supuesto, el Sr. Keynes dedica muchos esfuerzos a la discusión de este problema central, donde se hace sentir la falta de una base teórica adecuada y las consiguientes oscuridades de su concepto de «inversión», que he señalado antes. La idea de que es posible trazar, como él lo hace, una línea de distinción nítida entre la producción de bienes de inversión y la producción corriente de bienes de consumo es engañosa. La alternativa no es entre producir bienes de consumo o producir bienes de inversión, sino entre producir bienes de inversión que darán lugar a bienes de consumo en una fecha más o menos lejana en el futuro.

El proceso de inversión no consiste en producir, al lado de lo necesario para continuar la producción actual de bienes de consumo con los métodos antiguos, bienes de inversión adicionales, sino en producir otra maquinaria, con el mismo fin pero de mayor grado de eficacia, para ocupar el lugar de la maquinaria inferior, etc., utilizada en la producción actual de bienes de consumo. Y cuando los empresarios deciden aumentar su inversión, esto no significa necesariamente que en ese momento se empleen más factores de producción originales que antes en la producción de bienes de inversión, sino sólo que los nuevos procesos iniciados tendrán el efecto de que, debido a su mayor duración, al cabo de un tiempo una proporción menor de la producción será «disponible» y una mayor «no disponible». Tampoco significa, por supuesto, que incluso aquella parte de la cantidad total gastada en los factores de producción que no es una nueva inversión, sino sólo la reproducción del capital utilizado en la producción actual de bienes de consumo, estará disponible después del tiempo habitual.

VII. Modelo estático de un proceso dinámico

Pero, además de todas estas oscuridades que son consecuencia de la ambigüedad del concepto de inversión empleado por el Sr. Keynes, y que, por supuesto, perturban toda la aparente pulcritud de sus fórmulas matemáticas, hay otra dificultad que se introduce con estas fórmulas. Para explicar las variaciones del nivel de precios (o más bien de los niveles de precios) necesita, además de sus símbolos que denotan cantidades de dinero o valores monetarios, símbolos que representen las cantidades físicas de los bienes en los que se gasta el dinero. Por lo tanto, elige sus unidades de cantidades de bienes de tal manera que «una unidad de cada uno tiene el mismo coste de producción en la fecha base» y llama O «la producción total de bienes en términos de estas unidades en una unidad de tiempo, R el volumen de bienes de consumo y servicios líquidos que fluyen en el mercado y son adquiridos por los consumidores, y C el incremento neto de la inversión, en el sentido de que O=R+C» (Vol. I, p. 135). Ahora bien, estas frases, que son todo lo que se dice para explicar estas importantes magnitudes, suscitan muchas dudas. Independientemente de lo que signifique «coste de producción» en la primera frase (supongo que se refiere al coste monetario, en cuyo caso R sería idéntico a E-I' y C a I' en la fecha base), el hecho de que estas unidades se basen en una relación existente en una fecha base elegida arbitrariamente las hace absolutamente inadecuadas para la explicación de cualquier proceso dinámico. No cabe duda de que cualquier cambio en la proporción entre lo que el Sr. Keynes llama producción de bienes de consumo y lo que llama producción de bienes de inversión estará relacionado con cambios en las cantidades de los bienes de ambos tipos que pueden producirse con el gasto de una cantidad determinada de costes. Pero si, como consecuencia de tal cambio, cambian los costes relativos de los bienes de consumo y de los bienes de inversión, esto significa que la medición en unidades que se producen a igual coste en alguna fecha base es una medición según un criterio totalmente irrelevante. No tendría sentido considerar como equivalentes un determinado número de botellas y una máquina automática para producir botellas porque, antes de que la caída del tipo de interés hiciera rentable el uso de dicha máquina, costaba tanto producir una como la otra. Pero esto es exactamente lo que el Sr. Keynes se vería obligado a hacer si sólo se ciñera a sus definiciones. Pero, por supuesto, no lo hace, como lo demuestra el hecho de que trata a (E/O)R como idéntico a E-I' y a (E/O)C como idéntico a I' a lo largo de los períodos de cambio, lo que sólo sería el caso si sus unidades de cantidad no estuvieran determinadas por la igualdad del coste monetario en la fecha base (el coste monetario sin una base fija no daría ninguna medida de las cantidades) ni, de hecho, por ningún coste en la fecha base, sino por algún tipo de «coste real» variable. Esto es probablemente lo que el Sr. Keynes tiene en mente la mayor parte del tiempo, aunque nunca lo dice, pero no veo cómo le ayudará al final. Pero no sólo la división de O en sus partes componentes R y C da lugar a tales dificultades. El uso que se hace de O solo no está libre de objeciones. Veremos en un momento que E/O (es decir, la renta total dividida por la producción total) forma uno de los términos de sus dos ecuaciones fundamentales. El Sr. Keynes lo llama «tasa monetaria de ganancias de eficiencia de los factores de producción», o más brevemente «tasa monetaria de ganancias de eficiencia». Permítanme recordar al lector por un momento que E significa, como una misma cosa, (1) la renta monetaria de la comunidad, (2) las ganancias de los factores de producción y (3) el coste de producción, y que incluye expresamente el interés sobre el capital y, por tanto, en cualquier caso, el interés devengado por los bienes de capital existentes.7 Debo confesar que soy absolutamente incapaz de atribuir ningún significado útil a su concepto de «la tasa monetaria de las ganancias de eficiencia de los factores de producción» si el capital debe incluirse entre los factores de producción y si se supone ex hypothesi que la cantidad de capital y, por tanto, su productividad es cambiante. Si las unidades en las que se mide O son, en algún sentido, unidades de coste, está claro que el interés no estará en la misma relación con el coste de producción de los bienes de capital que la remuneración de los otros factores de producción con su coste de producción. ¿O hay en la base del concepto algún intento de construir un denominador común de coste real para incluir la «abstinencia»?

El Sr. Keynes muestra una cierta inclinación a identificar las ganancias de eficiencia con los salarios de eficiencia (como cuando habla de que el tipo de contrato que prevalece entre los empresarios y los factores de producción es el de las ganancias de eficiencia y no el de las ganancias de esfuerzo -¿qué significan las ganancias de eficiencia o incluso las ganancias de esfuerzo con respecto al capital?-o cuando habla de la tasa de ganancia por unidad de esfuerzo humano (cf. Vol. I, pp. 135, 153, 166 y ss.), y en lo que respecta a los salarios el concepto de ganancia de eficiencia tiene ciertamente algún sentido si se identifica, como se hace en la página 166, con los salarios a destajo. Pero incluso si asumimos que todos los contratos con la mano de obra se basan en los salarios a destajo, no se deduce en absoluto que, mientras los contratos existentes continúen, los salarios de eficiencia sean siempre E/O. Los salarios a destajo sólo se refieren a un solo trabajador o quizás a un grupo de trabajadores y a su respectiva producción inmediata, pero nunca a la producción en su conjunto. Si, al no cambiar las tarifas por pieza de los trabajadores individuales, la producción total aumenta como consecuencia de una mejor organización del proceso total de producción, E/O puede cambiar (porque O aumenta) sin ningún cambio correspondiente en la tasa de ganancias monetarias de los individuos. Un tipo de contrato según el cual las ganancias de los factores que participan en las etapas superiores de la producción cambian automáticamente a medida que cambia su contribución a la producción de la última etapa no sólo no existe, sino que es inconcebible. Por lo tanto, no existe ningún mercado en el que se determine la «tasa monetaria de las ganancias de eficiencia de los factores de producción», ni ningún precio o grupo de precios que se corresponda con ese concepto. Lo que equivale es, como el propio Sr. Keynes afirma en varios lugares (por ejemplo, Vol. I, p. 136), nada más que el coste medio de producción de algunas unidades de producción elegidas más o menos arbitrariamente (es decir, que cambiará con cada cambio del precio de las unidades de los factores de producción (incluyendo el interés) así como con cada cambio en la organización de la producción, y por lo tanto con cada cambio no sólo en el precio medio de los factores de producción, sino también con cada cambio en sus precios relativos -cambios que generalmente conducen a un cambio en los métodos de producción y por lo tanto en la cantidad de producción producida con una cantidad dada de factores de producción. Llamar a esto «tasa monetaria de ganancia de eficiencia de los factores de producción» y, en ocasiones, incluso simplemente «tasa de ganancia» no puede tener otro efecto que el de transmitir la impresión engañosa de que esta magnitud está determinada únicamente por los contratos existentes con los factores de producción.

VIII. La circulación del dinero

El cuadro del Sr. Keynes sobre la circulación del dinero muestra tres puntos en los que puede iniciarse un cambio espontáneo: (1) la tasa de ahorro puede cambiar, es decir, la división de la renta monetaria total de la comunidad en las partes que se gastan en bienes de consumo y en ahorro respectivamente; (2) la tasa de inversión puede cambiar, es decir la proporción en la que los factores de producción son dirigidos por los empresarios a la producción de bienes de consumo y a la producción de bienes de inversión adicionales, respectivamente; (3) los bancos pueden pasar a los inversores más o menos dinero que la parte del ahorro que no se invierte directamente (y la parte del antiguo capital que se retira de la inversión) pero que se convierte en depósitos bancarios, de modo que el total de dinero que va a los empresarios como inversión supera o no el total del ahorro.

Si sólo cambia (1), es decir, si la tasa de ahorro cambia sin que se produzca un cambio correspondiente en (2) y (3) desde la posición existente antes de que se produjera el cambio en (1) (que debe tomarse como posición de equilibrio), el efecto será que los productores de bienes de consumo reciben por su producción tanto más o menos de lo que se ha gastado en su producción como E-S excede o no llega a E-1'. (E-S)-(E-I') o I'-S, es decir, la diferencia entre el ahorro y el coste de la inversión, será igual a los beneficios de la producción de bienes de consumo; y según esta magnitud sea positiva o negativa los empresarios se verán inducidos a ampliar o reducir la producción. Siempre que (3) se mantenga en la posición de equilibrio, es decir, que los bancos trasladen a los empresarios exactamente la cantidad que se ahorra y no se invierte directamente, el efecto sobre la producción de bienes de inversión será exactamente el inverso al efecto sobre la producción de bienes de consumo. Es decir, los beneficios (positivos o negativos) obtenidos en la producción de bienes de consumo se compensarán exactamente con los beneficios (negativos o positivos) en la producción de bienes de inversión. Por lo tanto, un cambio en (1) nunca dará lugar a beneficios totales, sino sólo a beneficios parciales equilibrados por pérdidas iguales, y sólo conducirá a un cambio entre la producción de bienes de consumo y la producción de bienes de inversión que se prolongará hasta que los beneficios de ambos lados desaparezcan.

Es fácil ver que el efecto de los cambios del tipo (2), si no van acompañados de cambios en (1) o (3), será exactamente de la misma naturaleza que los cambios en (1). Los beneficios positivos, por un lado, y los negativos, por otro, mostrarán pronto que la desviación de la posición de equilibrio existente antes, sin un cambio correspondiente en (1), no es rentable y conducirá al restablecimiento de la proporción anterior entre la producción de bienes de consumo y la producción de bienes de inversión.

Sólo un cambio en (3) conducirá a los beneficios totales. (Ahora bien, las causas por las que I puede ser diferente de S son de naturaleza muy compleja, y son investigadas por el Sr. Keynes con gran detalle. Tendremos que discutir su análisis de este problema cuando lleguemos a su teoría del tipo de interés bancario. Sin embargo, para los fines actuales, será más conveniente dar por sentada la posibilidad de tal divergencia, y sólo mencionar que el hecho de que se invierta más (o menos) dinero del que se ahorra equivale a que se añada (o se retire) tanto dinero de la circulación industrial, de modo que el total de los beneficios, o la diferencia entre los gastos y los ingresos de los empresarios, que es el elemento esencial en el segundo término de las ecuaciones fundamentales, será igual a la adición neta a (o la sustracción de) la circulación efectiva. Es aquí, según el Sr. Keynes, donde se encuentran las causas monetarias que actúan para un cambio en el nivel de precios; y considera que la principal ventaja de sus ecuaciones fundamentales es que aíslan este factor.

IX. Cambios en el nivel de precios

El objetivo de las ecuaciones fundamentales es «exponer el proceso causal por el que se determina el nivel de precios y el método de transición de una posición de equilibrio a otra» (Vol. I, p. 135). Lo que dicen es esencialmente que el poder adquisitivo del dinero (o el nivel general de precios) se desviará de su «posición de equilibrio», es decir el coste medio de producción de la unidad de producto, sólo si I' o I (si se trata del nivel de precios en general y no del poder adquisitivo del dinero, o del nivel de precios de los bienes de consumo) es diferente de S. Esto debe tenerse constantemente en cuenta para que el lector no se deje engañar por afirmaciones ocasionales que transmiten la impresión de que esto se aplica a todo cambio en el nivel de precios, y no sólo a los cambios relativos al coste de producción8 o que la «posición de equilibrio» está de alguna manera definitivamente determinada por los contratos existentes con los factores de producción,9 y no simplemente el coste de producción, o lo que significa lo mismo, la «tasa monetaria de ganancias de eficiencia de los factores de producción».

La mejor explicación breve del significado de las ecuaciones fundamentales que he encontrado es la siguiente:

Así, la norma de equilibrio a largo plazo del Poder Adquisitivo del Dinero viene dada por la tasa monetaria de las ganancias de eficiencia de los Factores de Producción; mientras que el Poder Adquisitivo real oscila por debajo o por encima de este nivel de equilibrio según el coste de la inversión corriente se adelante o se retrase el ahorro.... Uno de los principales objetivos de este Tratado es mostrar que aquí tenemos la clave de cómo se producen realmente las fluctuaciones del nivel de precios, si se deben a oscilaciones en torno a un equilibrio estable o a una transición de un equilibrio a otro.... Por lo tanto, a medida que el sistema bancario permite que la tasa de inversión supere o quede rezagada con respecto a la tasa de ahorro, el nivel de precios (suponiendo que no haya un cambio espontáneo en la tasa de eficiencia-ganancia) subirá o bajará. Sin embargo, si el tipo de contrato que prevalece entre los empresarios y los factores de producción es en términos de esfuerzo-ganancia W y no en términos de eficiencia-ganancia W, (los acuerdos existentes probablemente se sitúan, por regla general, en algún punto entre los dos) entonces sería (I/E)P, que tendería a subir o bajar, donde, como antes, e es el coeficiente de eficiencia. (Vol. I, pp. 152-3)

Esto dice claramente que no todos los cambios del nivel de precios tienen que comenzar por una divergencia entre I' (o I) y S, sino que es sólo una causa particular de tales cambios, es decir, los cambios en la cantidad de dinero en circulación, la que se aísla por esta forma de ecuación. Pero la peculiar sustitución del término engañoso «la tasa monetaria de las ganancias de eficiencia de los factores de producción» por el simple coste monetario de la producción parece engañar en algunos momentos al propio Sr. Keynes. No puedo ver ninguna razón por la que, como se indica en el pasaje que acabamos de citar, y que se desarrolla ampliamente en una sección posterior (pp. 166-170), mientras el segundo término esté en la posición de equilibrio, es decir, cero, el movimiento del nivel de precios deba depender en absoluto del tipo de contrato prevaleciente con los factores de producción. Mientras la cantidad de dinero en circulación, o más exactamente E, permanezca inalterada, las fluctuaciones del nivel de precios no estarían en absoluto determinadas por los contratos existentes, sino exclusivamente por la cantidad de factores de producción disponibles y los cambios en su eficiencia, es decir, por los dos factores que afectan a la producción total. Todo el razonamiento del Sr. Keynes sobre este punto parece basarse en el supuesto de que los contratos existentes serán modificados por los empresarios sólo bajo el aliciente (o la presión) de los beneficios positivos (o negativos) creados por un cambio en el segundo término. Pero a mí me parece que, por el contrario, no hay duda de que si se produce un cambio en el coeficiente de eficiencia (o en la cantidad de factores de producción disponibles), los contratos existentes tendrán que cambiarse a menos que se produzca un cambio en el segundo término. La diferencia parece residir en el hecho de que el Sr. Keynes cree que es posible adaptar la cantidad de dinero en circulación a lo necesario para el mantenimiento de los contratos existentes sin alterar el equilibrio entre el ahorro y la inversión.

Pero bajo la organización monetaria existente, en la que todos los cambios en la cantidad de dinero en circulación se producen porque se presta a los empresarios más o menos dinero del que se ahorra, cualquier cambio en la circulación debe ir acompañado de una divergencia entre el ahorro y la inversión. No veo por qué «si los cambios espontáneos de la tasa de ganancia que tienden a producirse exigen una oferta de dinero incompatible con las ideas de la Autoridad Monetaria o con las limitaciones de sus poderes, ésta se verá obligada, en su esfuerzo por corregir la situación, a ejercer influencias que alteren el equilibrio de la Inversión y el Ahorro, e induzcan así a los empresarios a modificar sus ofertas a los factores de producción de manera que contrarresten los cambios espontáneos que se han producido en las tasas de ganancia» (Vol. I, p. 167). A mí me parece más bien que si la autoridad monetaria quisiera adaptar la oferta de dinero a las nuevas necesidades, sólo podría hacerlo alterando el equilibrio entre el ahorro y la inversión. Pero el Sr. Keynes, más adelante, permite expresamente los aumentos de la oferta de dinero que corresponden al aumento de la producción y considera que no alteran el equilibrio. Pero, ¿cómo puede el dinero entrar en circulación sin crear una discrepancia entre el ahorro y la inversión? ¿Se justifica la suposición de que, en estas condiciones, los empresarios se endeudarán más sólo para seguir con la producción actual y no utilizarán el dinero adicional para nuevas inversiones? E incluso si lo utilizan sólo para financiar el aumento de la producción, ¿no supone incluso esto una nueva inversión en el intervalo de tiempo hasta que los productos adicionales lleguen al consumidor?

Me parece que al no distinguir claramente entre coste de producción estable por unidad de producto, contratos estables con los factores de producción y coste total estable (es decir, una E invariable) el Sr. Keynes se ve llevado a relacionar dos cosas que no tienen nada que ver entre sí: por un lado el mantenimiento de un nivel de precios que cubra los costes de producción mientras los contratos con los factores de producción sean más o menos rígidos, y por otro el mantenimiento de un equilibrio entre ahorro e inversión. Pero sin cambios en la cantidad de dinero y, por tanto, sin una divergencia entre I' y S, no sólo el poder adquisitivo del dinero, sino también la fuerza de trabajo del dinero y, por tanto, los contratos con los factores de producción tendrían que cambiar con cada cambio en la producción total.

No cabe duda de que toda divergencia entre I o I' y S tiene una enorme importancia. Pero esa importancia no radica en la dirección de su influencia en las fluctuaciones del nivel de precios, ya sean sus fluctuaciones absolutas o sus fluctuaciones en torno a una posición de equilibrio, determinada por los contratos existentes con los factores de producción.

Es cierto que en este intento de establecer una conexión directa entre una divergencia entre I y S, o lo que es lo mismo, una divergencia entre el tipo de interés natural y el tipo de interés monetario, y los cambios en el nivel de precios, el Sr. Keynes sigue el ejemplo de Wicksell. Pero justo en este punto —como ha demostrado el Sr. D.H. Robertson10 entre los economistas ingleses, y el presente escritor11 en el continente— Wicksell ha reclamado demasiado para su teoría. E incluso si el Sr. Keynes sustituye la estabilidad absoluta del nivel de precios que Wicksell tenía en mente, por un nivel de precios de equilibrio no claramente definido, sigue buscando una relación más definida entre el nivel de precios y la diferencia entre el ahorro y la inversión de la que puede encontrarse.

X. Herramientas explicativas

Hasta ahora nos hemos ocupado principalmente de las herramientas que el Sr. Keynes ha creado para explicar los procesos dinámicos y el ciclo comercial. En una segunda parte de este artículo se discutirá su explicación real, empezando por la teoría del tipo de interés bancario e incluyendo todo el Libro IV.12

Sólo hay una palabra más que creo que debo añadir en este punto. Es muy probable que en las páginas anteriores haya revestido a menudo mis comentarios con la forma de una crítica cuando simplemente debería haber pedido más explicaciones y que me haya detenido demasiado en pequeñas inexactitudes de expresión. Espero que no se considere una apreciación inadecuada de lo que es innegablemente, en muchos aspectos, una magnífica actuación, el hecho de que lo que he tenido que decir hasta ahora haya sido casi exclusivamente una crítica. Mi objetivo ha sido en todo momento contribuir a la comprensión de este libro inusualmente difícil e importante, y espero que mi esfuerzo en este sentido sea la mejor prueba de lo importante que lo considero. Incluso es posible que al final resulte que existe menos diferencia entre los puntos de vista del Sr. Keynes y los míos de lo que ahora me inclino a suponer. La dificultad puede ser sólo que el Sr. Keynes ha hecho tan extraordinariamente difícil seguir su razonamiento. Espero que se disculpe al crítico si, en un intento concienzudo de entenderlo, a veces se ha visto traicionado por la impaciencia ante los innumerables obstáculos que el autor ha puesto en el camino de la plena comprensión de sus ideas.

XI. La teoría de Keynes sobre el tipo de interés bancario

Hacia el final de su resumen de la argumentación contenida en las secciones del Tratado que fueron discutidas en la primera parte de este artículo, el Sr. Keynes escribe: «Si el sistema bancario controla las condiciones de crédito de tal manera que el ahorro sea igual al valor de la nueva inversión, entonces el nivel medio de precios de la producción en su conjunto es estable y corresponde a la tasa media de remuneración de los factores de producción. Si las condiciones de crédito son más fáciles que este nivel de equilibrio, los precios subirán, los beneficios se harán.... Y si las condiciones de crédito son más duras que el nivel de equilibrio, los precios bajarán y se producirán pérdidas.... Los auges o las depresiones son simplemente la expresión de los resultados de una oscilación de las condiciones de crédito en torno a su posición de equilibrio».13 Esto nos lleva a la primera y, en muchos aspectos, la más importante cuestión que tenemos que considerar en este segundo artículo, a saber, la teoría del tipo de interés bancario del Sr. Keynes.

El concepto fundamental en el que se basa su análisis de este tema es la idea de Wicksell de un tipo de interés natural o de equilibrio, es decir, el tipo de interés al que la cantidad de nueva inversión corresponde a la cantidad de ahorro actual, una definición del concepto de Wicksell en la que, probablemente, todos sus seguidores estarían de acuerdo. De hecho, al leer la exposición del Sr. Keynes, cualquier estudiante educado en las enseñanzas de Wicksell se encontrará en un terreno que parece bastante familiar hasta que, habiendo despertado sus sospechas por las conclusiones, descubra que, tras la identidad verbal de la definición, se esconde (debido a la peculiar definición del Sr. Keynes de ahorro e inversión) una diferencia fundamental. En efecto, el significado que el Sr. Keynes atribuye a los términos «ahorro» e «inversión» difiere del que habitualmente se asocia a ellos. Por lo tanto, el tipo de interés que equilibrará el «ahorro» y la «inversión» en el sentido del Sr. Keynes es muy diferente del tipo que los mantendría en equilibrio en el sentido ordinario.

El rasgo más característico de la explicación del Sr. Keynes sobre la desviación del tipo de interés real a corto plazo del tipo «natural» o de equilibrio es su insistencia en el hecho de que esto puede ocurrir independientemente de que la cantidad efectiva de dinero cambie o no. Enfatiza tanto este punto que difícilmente podría esperar que algún lector pasara por alto el hecho de que desea demostrarlo. Pero, al mismo tiempo, aunque ciertamente quiere establecer esta proposición, no puedo encontrar ninguna prueba de ella en el Tratado. En efecto, en todos los puntos críticos, parece introducirse la suposición de que esta divergencia es posible por el cambio necesario en la oferta de dinero.14

Es muy cierto que su razón para creer que puede surgir una diferencia entre el ahorro y la inversión sin que los bancos cambien su circulación no queda clara en la primera sección del capítulo correspondiente. En esta sección distingue tres corrientes de pensamiento diferentes en la doctrina tradicional, de las cuales sólo la primera y la tercera son relevantes para este punto, por lo que la segunda, que se refiere al efecto del tipo de interés bancario en los movimientos internacionales de capital, puede ser obviada aquí. Según el Sr. Keynes, la primera de estas corrientes de pensamiento «considera el tipo de interés bancario simplemente como un medio para regular la cantidad de dinero bancario» (p. 187), mientras que la tercera corriente «concibe el tipo de interés bancario como algo que influye de alguna manera en la tasa de inversión y, quizás, en el caso de Wicksell y Cassel, como algo que influye en la tasa de inversión relativamente a la de ahorro» (p. 190). Pero, como el propio Sr. Keynes ve en un lugar (p. 197), no hay ningún conflicto necesario entre estas dos teorías. La relación obvia entre ellas, que sugeriría a cualquier lector de Wicksell -un punto de vista que ciertamente sostenía el propio Wicksell- es que, dado que, bajo el sistema monetario existente, los cambios en la cantidad de dinero en circulación se producen principalmente por la expansión o contracción de los préstamos de los bancos, y dado que el dinero así prestado a interés se utiliza principalmente para fines de inversión, cualquier adición a la oferta de dinero, no compensada por un cambio inverso en la velocidad de circulación, es probable que cause un exceso correspondiente de inversión sobre el ahorro; y cualquier disminución causará un exceso correspondiente de ahorro sobre la inversión. Pero el Sr. Keynes cree que la teoría de Wicksell era algo diferente a esto y, de hecho, bastante parecida a la suya, aparentemente porque Wicksell pensaba que un mismo tipo de interés puede servir tanto para igualar el ahorro y la inversión como para mantener estable el nivel general de precios. Sin embargo, como ya he dicho, este es un punto en el que, en mi opinión, Wicksell estaba equivocado. Pero no cabe duda de que Wicksell opinaba enfáticamente que la posibilidad de que exista una divergencia entre el tipo de mercado y el tipo de interés de equilibrio se debe enteramente a la «elasticidad del sistema monetario» (véase Geldzins und Güterpreise, p. 101, Vorlesungen, p. 221 del Vol. II), es decir, a la posibilidad de añadir dinero a la circulación o retirarlo de ella.

XII. Falta de una teoría satisfactoria

La propia exposición del Sr. Keynes de la Teoría general del tipo de interés bancario (pp. 200-209) no resuelve en absoluto el problema de cómo una divergencia entre el tipo de interés bancario y el tipo de equilibrio puede afectar a los precios y a la producción de otra manera que no sea mediante un cambio en la oferta de dinero. En ninguna parte, más que aquí, se es consciente de la falta de una teoría satisfactoria sobre los efectos de un cambio en el tipo de equilibrio; y de la confusión que resulta del tratamiento fundamentalmente diferente del capital fijo y del capital circulante. En la mayoría de las partes de su análisis, uno no tiene claro si está hablando de los efectos de cualquier cambio en el tipo de interés bancario, o si lo que dice se aplica sólo al efecto de que el tipo de interés bancario sea diferente del tipo de mercado; en ninguna parte deja claro que un banco central está en condiciones de determinar el tipo sólo porque está en condiciones de aumentar o disminuir la cantidad de dinero en circulación.

Pero la parte menos satisfactoria de esta sección es la explicación excesivamente simplificada de cómo un cambio en el tipo de interés bancario afecta a la inversión o, más bien, al valor del capital fijo, ya que, por alguna razón inexplicable, sustituye aquí este último concepto por el primero. Esta explicación consiste simplemente en señalar que, puesto que «no se calcula que un cambio en el tipo de interés bancario tenga ningún efecto (salvo, quizás, un efecto remoto de segundo orden de magnitud) sobre el rendimiento prospectivo del capital fijo» y puesto que se puede despreciar el efecto concebible sobre el precio de ese rendimiento, el único «efecto inmediato, directo y evidente» de un cambio en el tipo de interés bancario sobre el valor del capital fijo será que su rendimiento dado se capitalizará al nuevo tipo de interés (p. 202). Pero la capitalización no es un efecto tan directo del tipo de interés; sería más correcto decir que ambos son efectos de una causa común, a saber, la escasez o abundancia de medios disponibles para la inversión, en relación con la demanda de esos medios. Sólo modificando esta escasez relativa, una variación del tipo de interés bancario modificará también el precio de la demanda de los servicios del capital fijo. Si un cambio en el tipo de interés bancario corresponde a un cambio en el tipo de equilibrio, es sólo una expresión de esa escasez relativa que se ha producido independientemente de esta acción. Pero si significa un alejamiento del tipo de equilibrio, se hará efectivo e influirá en el valor del capital fijo sólo en la medida en que provoque un cambio en la cantidad de fondos disponibles para la inversión.

No es difícil ver por qué el Sr. Keynes llegó a descuidar este hecho evidente. Porque apenas es posible ver cómo opera un cambio en el tipo de interés si se descuida, como el Sr. Keynes descuida en este sentido, el papel que juega el capital circulante que coopera con el capital fijo; sólo de esta manera se puede ver cómo un cambio en la cantidad de capital libre afectará al valor del capital invertido. Enfatizar demasiado la distinción entre el capital fijo y el circulante, que es, en el mejor de los casos, meramente de grado, y de ninguna manera de importancia fundamental, es un rasgo común de la teoría económica inglesa y probablemente ha contribuido más que cualquier otra causa al estado insatisfactorio de la teoría inglesa del capital en la actualidad. En relación con el presente problema hay que señalar que su descuido del capital circulante no sólo le impide ver de qué manera una variación del tipo de interés afecta al valor del capital fijo, sino que le lleva a una afirmación bastante errónea sobre el grado y la uniformidad de ese efecto. Es sencillamente falso afirmar que un cambio en el tipo de interés no tendrá ningún efecto notable sobre el rendimiento del capital fijo; esto sería ignorar el efecto de dicho cambio sobre la distribución del capital circulante. El rendimiento atribuible a cualquier pieza de capital fijo, cualquier planta, maquinaria, etc., es, a corto plazo, esencialmente un residuo después de deducir los costes de explotación del precio obtenido por la producción, y una vez que una cantidad determinada ha sido irrevocablemente invertida en capital fijo, incluso la producción total obtenida con la ayuda de ese capital fijo variará considerablemente, de acuerdo con la cantidad de capital circulante que paga a los precios dados, para utilizar en cooperación con el capital fijo. Cualquier cambio en el tipo de interés alterará, obviamente, la rentabilidad relativa del empleo del capital circulante en las diferentes etapas de la producción, según se trate de una inversión por un período más o menos largo; de modo que siempre provocará desplazamientos en el uso de ese capital circulante entre las diferentes etapas de la producción, y provocará cambios en la productividad marginal (el «rendimiento real») del capital fijo que no pueden ser desplazados. Al variar el precio del capital circulante complementario, el rendimiento y el precio del capital fijo variarán, por tanto, y esta variación puede ser diferente en las distintas etapas de la producción. Sin embargo, la variación del precio del capital circulante vendrá determinada por la variación de los medios totales disponibles para la inversión en todo tipo de bienes de capital (»productos intermedios»), ya sean de naturaleza duradera o no duradera. Cualquier aumento de los medios disponibles para dicha inversión tenderá necesariamente a reducir la productividad marginal de cualquier inversión adicional de capital, es decir, a reducir los márgenes de beneficio derivados de la diferencia entre los precios de los productos intermedios y los productos finales, al aumentar los precios de los primeros en relación con los precios de los segundos.

Parece que la incapacidad del Sr. Keynes para ver estas interrelaciones se debe al hecho de que no distingue claramente, en el pasaje mencionado anteriormente, entre el rendimiento bruto y el neto del capital fijo. Si se hubiera concentrado en los efectos de un cambio en el tipo de interés sobre el rendimiento neto, como único fenómeno relevante, difícilmente habría dejado de ver que el efecto de tal cambio sobre el capital fijo no es tan directo y uniforme como él supone; y ciertamente habría recordado también que existe una tendencia a que el rendimiento monetario neto del capital real y el tipo de interés se igualen. Así, el proceso de capitalización a un tipo de interés dado significa simplemente que, mientras se pueda obtener dinero a un tipo de interés inferior al tipo de rendimiento del capital existente, el dinero prestado se utilizará para comprar bienes de capital hasta que su precio aumente de tal manera que el tipo de rendimiento se reduzca hasta igualar el tipo de interés; y viceversa.

XIII. El peculiar concepto de ahorro de Keynes

Aunque estas deficiencias explican el hecho de que el Sr. Keynes no haya visto lo que yo creo que es el verdadero efecto de una divergencia entre el tipo de interés bancario y el tipo de interés de equilibrio, su existencia no da una explicación de la propia solución del Sr. Keynes a este problema. Hay que buscarla en otra parte, es decir, como ya se ha indicado, en el peculiar concepto de ahorro del Sr. Keynes. Él cree que, para mantener el equilibrio, la nueva inversión debe ser igual no sólo a la parte de la renta monetaria de todos los individuos que excede lo que gastan en bienes de consumo más lo que debe reinvertirse para mantener el equipo de capital existente (lo que constituiría el ahorro en el sentido ordinario de la palabra); sino también a la parte de los ingresos «normales» de los empresarios en la que su renta real (y, por tanto, su gasto en bienes de consumo) ha quedado por debajo de esa renta «normal». En otras palabras, si los empresarios están experimentando pérdidas (es decir, están ganando menos que la tasa normal), y compensan dichas pérdidas bien reduciendo su propio consumo pari passu, o bien tomando prestada una cantidad correspondiente de los ahorradores, entonces, argumenta el Sr. Keynes, no sólo estas sumas hacen posible la sustitución del antiguo capital, sino que también debería haber una cantidad adicional de nueva inversión correspondiente a estas sumas.15 Y como el Sr. Keynes piensa, obviamente, que el ahorro (es decir, la abstención de comprar bienes de consumo) puede, en muchos casos, hacer que algunos empresarios sufran pérdidas que absorban parte del ahorro que, de otro modo, se habría destinado a nuevas inversiones, este concepto especial de ahorro explica probablemente por qué sospecha que casi cualquier aumento del ahorro conduce a la creación de un peligroso exceso de ahorro sobre inversión.

Para llegar a una comprensión más clara de este punto, tratemos de ver lo que suele ocurrir cuando la gente empieza a ahorrar. El primer efecto será que se venden menos bienes de consumo a los precios existentes. Esto no significa que sus precios deban bajar, y menos aún que sus precios deban bajar en proporción a la disminución de la demanda. En realidad, el primer efecto será probablemente que los vendedores de bienes de consumo, al no poder vender al por menor tanto como antes a los precios existentes, decidirán, en lugar de vender con pérdidas, aumentar temporalmente sus existencias de estos bienes y ralentizar el proceso de producción.16 Esto no sólo es de esperar por razones psicológicas, sino que es importante señalar aquí que esta acción por parte de los empresarios no sólo redunda en su propio interés, sino que es necesaria para hacer efectivo el deseo de ahorrar. El ahorro debe implicar una reducción del consumo, para que pueda acumularse, en forma acabada o semiacabada, un stock de bienes de consumo, que sirva para salvar la distancia entre el momento en que se consumen los últimos productos del anterior proceso de producción (más corto) y el momento en que los primeros productos del nuevo proceso, más capitalista, llegan al mercado.17 Y al conservar sus bienes durante algún tiempo, los empresarios podrán probablemente (si el ahorro ha dado lugar a nuevas inversiones) disponer de ellos al precio anterior.

Sin embargo, si suponemos que, por una u otra razón, los productores de bienes de consumo prefieren seguir produciendo a plena capacidad, vendiendo con pérdidas con la esperanza de que la demanda acabe por reanimarse y de que sufran pérdidas menores que las que hubiera supuesto una reducción de la producción, entonces, como señala acertadamente Mr. Keynes, si se quiere mantener la producción al mismo nivel, deben compensar sus pérdidas de una de las cuatro maneras posibles: deben reducir sus propios gastos (o, en la terminología del Sr. Keynes, deben ahorrar para cubrir sus pérdidas); reducir sus saldos bancarios; pedir prestado a las personas que ahorran; o vender a estas personas otro capital, como los valores. Según el Sr. Keynes, es en estos casos en los que la inversión se mantendrá por debajo del ahorro y son, por tanto, estos casos los que debemos considerar más detenidamente.

La tarea de averiguar si, en una situación determinada, el ahorro corresponderá o no exactamente a la inversión en el sentido del Sr. Keynes, se hace algo difícil porque, como he señalado repetidamente, no nos ha proporcionado una definición clara e inequívoca de lo que entiende por «inversión». Pero, para el presente propósito, podemos superar la dificultad simplemente tomando su cuenta de lo que sucede cuando la inversión es inferior al ahorro y luego investigar si estos efectos se manifiestan en nuestro caso particular. Ahora, el efecto de un exceso de ahorro sobre la inversión, según el Sr. Keynes, será que los ingresos totales no serán suficientes para comprar la producción total a precios que cubran los costes. (Si I e I'=S, entonces la tasa de eficiencia ingresos, W1= , es constante e idéntico a P y II, el nivel de precios de los bienes de consumo y el nivel de precios de la producción en su conjunto, respectivamente). La cuestión que se plantea ahora es si un exceso de ahorro sobre la inversión en el sentido del Sr. Keynes, provocado por el hecho de que una parte del ahorro se destine a cubrir pérdidas en cualquiera de las formas mencionadas, hará que los ingresos totales caigan por debajo del coste total de producción.

La respuesta a esta pregunta me parece rotundamente negativa. Se pueden concebir dos casos según la forma de financiar la producción por parte de los productores de bienes de consumo que no reducen su producción sino que sufren pérdidas y siguen produciendo tanto como antes. Cuando la misma producción de bienes de consumo es posible gracias a la disminución del gasto de los empresarios, los ingresos derivados de la producción de bienes de consumo no disminuirán más que la disminución inicial de la demanda de bienes de consumo, ya que la disminución del consumo de los empresarios compensará en la misma medida los efectos de la disminución inicial sobre los ingresos. En el otro caso, en el que los productores de bienes de consumo no reducen su propio consumo, sino que cubren sus pérdidas pidiendo préstamos o vendiendo bienes de capital, es evidente que la renta derivada de la producción de bienes de consumo no disminuirá en absoluto.18 Por lo tanto, en el primer caso, el flujo total de ingresos seguirá siendo el mismo que cuando una cantidad igual al nuevo ahorro se utiliza para nuevas inversiones y, en el segundo caso, lo mismo será cierto siempre que el exceso (si lo hay) de ahorro sobre lo que se ha prestado o pagado a los empresarios perdedores se utilice para nuevas inversiones. El Sr. Keynes, sin embargo, parece creer que una reducción del gasto de los empresarios en bienes de consumo constituye una disminución neta de la demanda de estos bienes, diferente y adicional a ese desplazamiento de rentas de los productores de bienes de consumo a los productores de bienes de capital, que será siempre el efecto inicial de un aumento del ahorro; y que, para evitar perturbaciones indeseables, esta reducción del consumo debe ser compensada por una cantidad correspondiente de nueva inversión adicional, que se hará posible mediante el aumento de los préstamos de los bancos.

Centrémonos, por el momento, en este ejemplo en el que el empresario, que tiene pérdidas, reduce su consumo, siendo éste el único medio disponible para mantener su capital y recuperarlo para la reinversión. Si, a pesar de tener pérdidas, lo reinvierte en la misma línea de producción, en lugar de trasladarlo a algún empleo más rentable, su sacrificio será en vano porque, tras la siguiente rotación de este capital, se enfrentará a una nueva pérdida de igual cuantía que la anterior. Lo que se necesita para hacer efectivos no sólo sus esfuerzos por mantener su capital, sino también el ahorro inicial, es una reducción de su producción, a fin de liberar los factores necesarios para la nueva inversión. Pero, mientras insista en mantener su producción en el nivel anterior, su ahorro (en el sentido del Sr. Keynes) no sólo no puede, sino que ciertamente no debe dar lugar a ninguna nueva inversión. En el otro caso, en el que el empresario perdedor obtiene de otros ahorradores el capital necesario para compensar sus pérdidas, es sin duda cierto que este ahorro individual se desperdicia, es decir, no hace posible ningún aumento del equipo de capital. Pero esto es así sólo porque se supone que el empresario perdedor está consumiendo su capital y (puesto que se requiere el ahorro de otras personas para compensarlo) está impidiendo así cualquier ahorro neto. Pero como, en conjunto, no hay un exceso de ingresos sobre las ganancias netas, no hay ninguna razón para que se produzca ninguna nueva inversión; esto se demuestra también por el hecho de que, dado que la producción de bienes de consumo continúa a un ritmo invariable, no se pueden liberar factores de producción para utilizarlos en la producción de nuevos bienes de inversión. Cualquier intento de provocar un aumento de la inversión que corresponda a este «ahorro» que ya es necesario para mantener el viejo capital, tendría exactamente el mismo efecto que cualquier otro intento de aumentar la inversión por encima del ahorro neto; inflación, ahorro forzado, desviación de la producción y, finalmente, crisis. Hay que recordar que, mientras los empresarios insistan en producir los bienes de consumo al ritmo antiguo, y en venderlos por debajo del coste normal, no se produce ninguna restricción del consumo y, por tanto, ningún ahorro real; y no se acumulará ninguna reserva de bienes de consumo para salvar la brecha temporal a la que nos hemos referido anteriormente (p. 28).

Al mismo tiempo, es cierto que bajo el supuesto del Sr. Keynes, el ahorro conducirá a una caída del nivel general de precios, porque este supuesto implica que, a pesar de la disminución de la demanda de la parte disponible de la producción, el dinero que no se gasta en bienes de consumo se inyecta en una etapa superior del proceso de producción de estos bienes de consumo para mantener la producción y el precio allí. El único efecto del ahorro, en este supuesto, sería, por tanto, que el dinero se saltaría la última etapa del proceso productivo (bienes de consumo), y pasaría directamente a la etapa superior para mantener la demanda allí; y la consecuencia sería que no se produciría ningún aumento de la demanda en ninguna parte para compensar la disminución de la demanda de bienes de consumo, y no habría ningún aumento de otros precios para compensar el efecto producido en el nivel de precios por la caída del precio de los bienes de consumo.

Sin embargo, todo esto es cierto sólo porque se supone desde el principio que, a pesar de que la inversión en la producción de bienes de consumo se ha vuelto menos rentable (o incluso, tal vez, una propuesta perdedora), los empresarios insisten en invertir aquí tanto como antes y (en la medida en que no proporcionan el capital ellos mismos reduciendo su consumo) ofrecen a los ahorradores mejores condiciones que los productores de bienes de capital. No puedo evitar la sensación de que el Sr. Keynes ha sido engañado aquí por su tratamiento del interés como parte de la «tasa de ganancia de eficiencia de los factores de producción» que él considera fijada por los contratos existentes, de modo que los capitalistas obtendrán el mismo rendimiento dondequiera que inviertan y sólo se verán afectados los ingresos de los empresarios. En cualquier caso, me parece que la suposición de que, después de que la inversión en la producción de bienes de consumo se haya vuelto relativamente menos rentable, no se encontrarán otras posibilidades de inversión que sean ahora más rentables, implica un completo descuido del papel que desempeña la tasa de interés.

El hecho más curioso es que, desde el principio, todo el razonamiento del Sr. Keynes que pretende demostrar que un aumento del ahorro no conducirá a un aumento de la inversión se basa en el supuesto de que, a pesar de la disminución de la demanda de bienes de consumo, la producción disponible no se reduce; esto significa, sencillamente, que asume desde el principio lo que quiere demostrar. Esto podría demostrarse con muchas citas del Tratado y se vería que algunas de sus conclusiones más desconcertantes, como la famosa analogía entre los beneficios y la maceta de la viuda y las pérdidas y la jarra de Danaid, se basan expresamente en la suposición «simplemente [sic!] de que los empresarios seguían produciendo la misma cantidad de bienes de inversión que antes» (pp. 139-40). Pero en su reciente «Dúplica al Sr. D.H. Robertson» (Economic Journal, diciembre de 1931, p. 412), el Sr. Keynes admite que en su libro no trató en detalle «la cadena de acontecimientos que se produce cuando, como consecuencia de las pérdidas, los empresarios reducen su producción». Se trata de una confesión muy sorprendente por parte de un autor que se ha propuesto estudiar los desplazamientos entre la producción disponible y la no disponible y que quiere demostrar que el ahorro no conduce a los desplazamientos necesarios.

Para resumir la prolongada discusión de este punto, en ninguno de los casos que hemos considerado se producirán los efectos que deberían producirse si el ahorro y la inversión (en el sentido ordinario) divergen, a saber, que la renta total supere o no el coste de la producción total; y no hay ninguna razón para que el ahorro y la nueva inversión, en el sentido del Sr. Keynes, se correspondan. Cambiando arbitrariamente el significado de conceptos conocidos, el Sr. Keynes ha conseguido hacer plausible una proposición que nadie aceptaría si se planteara en términos ordinarios. En la forma en que la enuncia el Sr. Keynes, esta proposición no tiene ciertamente nada que ver con la teoría de Wicksell, ni se puede responsabilizar a Wicksell de la interpretación del Sr. Keynes.

XIV. Otras causas de divergencia

El punto tratado en la última sección muestra lo que es, obviamente, la razón principal de la creencia del Sr. Keynes de que una divergencia entre el ahorro y la inversión puede surgir sin un cambio en la cantidad de la circulación efectiva. Pero hay otras dos razones que se dan en el Tratado. Una de ellas, aunque es (como el propio Sr. Keynes señala) de importancia insignificante, es de hecho un caso concebible en el que tal divergencia puede surgir por razones no monetarias; mientras que la otra, que es, sin duda, de gran importancia, se basa claramente en un cambio en la circulación efectiva. Trataré de resolver aquí el punto menos importante y trataré más a fondo el segundo en la próxima sección.

El caso concebible en el que el ahorro podría superar a la inversión sin que se produjera un cambio en la circulación efectiva es cuando una parte del ahorro podría ser absorbida permanentemente por el mercado de valores. Si esto ocurriera en alguna medida considerable, es decir, si los depósitos comerciales B del Sr. Keynes, o la parte de su circulación financiera que sirve para efectuar la transferencia de valores variara en grandes cantidades, esto significaría, en efecto, que una parte correspondiente del ahorro no daría lugar a nuevas inversiones debido a que la «Circulación Financiera robaría recursos a la Circulación Industrial» (p. 254). Pero dado que el propio Sr. Keynes sostiene (pp. 244, 249, 256, 267) que la variabilidad absoluta de los depósitos empresariales B es, por regla general, sólo pequeña en proporción a la cantidad total de dinero, y dado que sus declaraciones han sido incluso interpretadas, probablemente con razón, como una negación de la opinión de que la especulación con valores puede absorber cualquier crédito.19

Podríamos ignorar con seguridad esta posibilidad si la exposición posterior del Sr. Keynes, en particular su «Réplica al Sr. D.H. Robertson», no creara la impresión de que ahora se inclina a dar más importancia a este punto. Sin embargo, el caso particular en el que las transacciones de valores parecen asumir esta nueva importancia para él, es uno de los casos ya discutidos en la última sección y no uno de los casos típicos que podrían, a primera vista, venir a la mente. Es el caso en el que los productores de bienes de consumo cubren las pérdidas, que han sufrido como consecuencia del aumento del ahorro, mediante la venta de valores. En este caso, podría decirse que la caída de los precios se debe a que el dinero ahorrado llega a los productores de bienes de consumo a través de la compra de valores en lugar de a través de la compra de bienes de consumo, por lo que una transacción de valores ha tomado el lugar de una transacción de mercancías y el flujo total de dinero dirigido a la compra de mercancías (y, por lo tanto, el nivel de precios de esas mercancías) ha caído. Lo que pienso sobre este caso ya se ha dicho en la última sección.

XV. Velocidad de circulación

La última causa, y quizás la más importante, de un desequilibrio entre el ahorro y la inversión, dada por el Sr. Keynes, es un cambio en la circulación efectiva, no un cambio en la cantidad de dinero, sino simplemente en su efectividad o en la velocidad de circulación. Al igual que el ahorrador potencial tiene que hacer una doble elección y decidir, en primer lugar, si va a ahorrar en absoluto y, en segundo lugar, si va a invertir o a atesorar lo que ha ahorrado; también hay dos formas en las que sus decisiones pueden hacer que el ahorro supere a la inversión: o bien porque ahorra más de lo que los empresarios están dispuestos a utilizar para nuevas inversiones, o bien porque atesora sus ahorros en lugar de ponerlos a disposición de la inversión. El primer factor, que es el que ya se ha tratado en la sección XIII y que sólo está caracterizado muy inadecuadamente en la frase anterior, es bautizado por el Sr. Keynes como «el factor de exceso de ahorro», mientras que al segundo, que debemos estudiar ahora, lo llama «el factor de exceso de inversión» (p. 145). Como ya se ha indicado, el problema a estudiar aquí es el del atesoramiento; no, sin embargo, el atesoramiento de dinero en efectivo, sino el problema mucho más complicado e interesante del «atesoramiento» en una sociedad en la que todo el dinero corriente consiste en depósitos bancarios.20

Es innegable que los economistas, en general, siguen recurriendo demasiado a la suposición de que ahorrar significa, en primer lugar, que la gente acumula dinero en efectivo que pronto llevará al banco si no lo invierte de otra manera. Se ha prestado poca atención al hecho de que, dado que una gran parte de nuestro dinero actual está en forma de depósitos bancarios, no hay necesidad de que la gente lleve sus ahorros al banco; y que, por lo tanto, un aumento de la cantidad de dinero que se deja en los bancos como ahorros, no tiene por qué aumentar el poder o la voluntad de los bancos de prestar. Esto es especialmente cierto si la gente deja sus ahorros en cuenta corriente, como suele ocurrir cuando se pagan intereses por ellos, y en gran medida también si los transfieren de cuenta corriente a cuenta de depósito, ya que esto aumentará el poder de préstamo del banco sólo en proporción a la diferencia, si la hay, entre el porcentaje de reserva mantenido contra las cuentas corrientes y las cuentas de depósito respectivamente.21 Uno de los grandes méritos del trabajo del Sr. D.H. Robertson es haber llamado la atención de forma contundente sobre este hecho, cuya existencia dificulta enormemente cualquier solución práctica a estos problemas. Creo, sin embargo, que debería estar teóricamente claro que lo que ocurre en tal caso es esencialmente lo mismo que el atesoramiento (es decir, una disminución de la velocidad de circulación del dinero) y que estas consideraciones particulares sólo muestran que la importancia práctica de este fenómeno es mucho mayor de lo que la mayoría de los economistas solían suponer.

La elaboración del Sr. Keynes de esta contribución del Sr. Robertson es, en muchos aspectos, la parte más interesante de su análisis teórico. Su contribución consiste principalmente en un análisis detallado de las causas que llevarán a la gente a preferir el atesoramiento a la inversión o viceversa; y, puesto que esto depende principalmente de las expectativas de la gente sobre el precio futuro de los valores, el análisis se convierte en un amplio estudio de las relaciones entre el crédito bancario y el mercado de valores. Y aunque el Sr. Keynes no es del todo claro, y su solución del problema no es del todo satisfactoria, no hay duda de que aquí está abriendo nuevos caminos y que ha abierto nuevas perspectivas.

Al mismo tiempo, su exposición de este punto, que está contenida principalmente en el capítulo X (sección III) y en el capítulo XV, no es en absoluto menos difícil que las partes de su discusión a las que ya nos hemos referido, y dudo que alguien pueda reunir, sólo a partir del texto del Tratado, el significado exacto de la teoría del autor sobre este punto. Por mi parte, debo confesar que sólo después de estudiar la aclaración adicional de este punto, proporcionada por el autor en su «Réplica al Sr. D.H. Robertson», me atrevo a creer que veo lo que está tratando de hacer. Por lo tanto, para el propósito de esta discusión, utilizaré su exposición en esta dúplica tanto como el texto original del Tratado.

Sin embargo, antes de entrar en la discusión del problema principal, debemos familiarizarnos con la terminología especial del autor que, a este respecto, es tan rica y variada como en otros lugares. Como se ha mencionado (Economica, nº 33, p. 284), sus términos iniciales para las alternativas que comúnmente se llaman «atesoramiento» e «inversión» son «depósitos bancarios» y «valores». Pero, en lugar de «depósitos bancarios» (o «depósitos de ahorro» o «depósitos inactivos»), se utilizan con frecuencia los términos «activos líquidos», «dinero atesorado» o «acaparamiento», mientras que los «valores» se convierten en «activos no líquidos». «Depósitos activos» corresponden, por supuesto, a «cuentas corrientes» o «depósitos a la vista».

Sólo una parte del total de los depósitos de ahorro, es decir, los «depósitos de ahorro B», es una alternativa a los títulos en el sentido de que su titular tiene una opinión adversa sobre las perspectivas del valor monetario de los títulos. Constituye lo que el Sr. Keynes llama la «posición bajista», «un 'bajista' es, por lo tanto, aquel que, por el momento, prefiere evitar los valores y prestar efectivo; mientras que un 'alcista' es aquel que prefiere mantener los valores y pedir prestado efectivo. El primero anticipa que los valores bajarán de valor en efectivo y el segundo que subirán» (p. 250). Esto está bastante claro; pero cuando Mr. Keynes pasa a elaborar su concepto de «estado de preferencia por los depósitos de ahorro» o «estado o grado de bajada» o «grado de propensión a atesorar», particularmente en su artículo del Economic Journal, encontramos de repente que no depende de las expectativas con respecto al precio futuro de los valores, sino del precio presente de los valores, en el sentido de que, en cualquier momento del tiempo, una curva que exprese el «grado de propensión a atesorar» podría dibujarse en un sistema de coordenadas en el que la ordenada exprese el «precio de los activos no líquidos en términos de activos líquidos» y la abscisa la cantidad de «depósitos inactivos» o «activos líquidos» que posee la comunidad (Economic Journal, XLI, p. 412).

Esta curva que, según la explicación dada en las páginas 250-1 del Tratado, tiene probablemente una forma algo similar a la de una parábola con un eje paralelo a las abscisas y convexo hacia las ordenadas (aunque el caso que aquí se trata puede ser el de un desplazamiento, o cambio de forma, de la curva) está, por lo tanto, se basa en la suposición de que, dentro de ciertos límites, en una situación dada cualquier caída del precio de los valores provocará una disminución de la propensión a atesorar o, en otras palabras, que cualquier caída del nivel de precios de los valores reforzará la expectativa de una futura subida. A mí me parece muy dudoso que cualquier cambio en los precios actuales de los valores provoque, de forma inmediata, un cambio inverso en las expectativas relativas a la evolución futura de los precios.

Esta curva de demanda de valores o activos no líquidos adquiere importancia en relación con el supuesto adicional del Sr. Keynes de que el sistema bancario está en condiciones de determinar el volumen de los depósitos de ahorro, y de que «dado el volumen de los depósitos de ahorro creados por el sistema bancario, el nivel de precios de los bienes de inversión»22 (ya sean nuevos o antiguos) está determinado únicamente por la disposición del público a «atesorar dinero». Si admitimos ambos supuestos: la dependencia directa de la demanda de valores de su precio actual, y el poder del sistema bancario para determinar el volumen de los depósitos de ahorro, entonces, ciertamente, se deduce esta conclusión. Pero ambos supuestos son muy cuestionables.

A la primera, sólo hay que responder que cualquier caída en el precio de los valores es tan probable que genere el temor a una nueva caída como la expectativa de una subida. La segunda es más difícil de refutar porque, por lo que veo, el Sr. Keynes se ha limitado a enunciarla sin hacer ningún intento de demostrarla. Depende, obviamente, de la suposición (que, curiosamente, huele al error fundamental de los partidarios del principio bancario) de que la cantidad de dinero (o «depósitos») requerida por la circulación industrial se determina independientemente de los términos en los que el sistema bancario está dispuesto a prestar; de modo que cualquier exceso de depósitos creados por el sistema bancario más allá de esta cantidad dada irá necesariamente a los «depósitos», mientras que cualquier deficiencia saldrá de estos depósitos y dejará la circulación industrial general sin afectar.23 Pero esta posición no sólo es insostenible (lo que apenas necesita ser demostrado); es, además, una curiosa contradicción de otras partes del argumento del Sr. Keynes. ¿Qué puede hacer el sistema bancario para mantener constantes los depósitos de ahorro si el público se vuelve «alcista» y reduce sus depósitos de ahorro para comprar valores? Ciertamente, una reducción del tipo de interés sólo servirá para estimular el movimiento alcista. ¿Y cómo podría el sistema bancario tener alguna influencia en la inversión si todos los depósitos que crea por encima de las «necesidades» de la industria se vuelven inactivos?

La nube que envuelve esta parte de las actividades del sistema bancario se hace aún más espesa cuando el Sr. Keynes discute la función de los bancos como intermediarios en la situación en la que «se desarrollan dos opiniones entre diferentes escuelas del público, la una favoreciendo los depósitos bancarios más que antes y la otra favoreciendo los valores» (pp. 143, 251). El sistema bancario puede hacer esto «creando depósitos, no contra valores, sino contra anticipos a corto plazo» (»préstamos de corredores») (Ibid.). Ahora, para tomar sólo un caso en el que, según el Sr. Keynes, un aumento de los depósitos de ahorro puede tener lugar a expensas de la circulación industrial: a saber, un aumento anormal de los depósitos de ahorro acompañado de un aumento de los precios de los valores; esto puede indicar una diferencia de opinión en cuanto a las perspectivas de los valores, la parte en el «toro» en efecto la compra de valores y el préstamo de dinero a través del sistema bancario de la parte en el «oso» (p. 251). No estoy seguro de si, en este punto, el Sr. Keynes tiene en mente el hecho de que los bancos vuelven a prestar estos depósitos de ahorro como «préstamos por cuenta ajena» o si piensa que el aumento de los depósitos de ahorro llevará a los bancos a conceder créditos adicionales a los especuladores por cuenta propia. Pero, sea como sea, no veo cómo este proceso puede, en conjunto, disminuir la cantidad de depósitos activos. Mientras la preferencia de una parte por los depósitos de ahorro se vea compensada por el correspondiente préstamo adicional a la parte que prefiere los valores, cualquier aumento de los depósitos inactivos, implicado en este proceso, no significará una disminución correspondiente de los depósitos activos.

En general, esta discusión sobre la relación entre la circulación industrial y la financiera no logra mucho más que mostrar que cualquier aumento de los depósitos inactivos a expensas de los depósitos activos conducirá a un exceso de ahorro sobre la inversión y que estos cambios pueden verse afectados por los cambios en las expectativas sobre el curso futuro de los valores de los títulos, un resultado que no es particularmente sorprendente. Lo que el Sr. Keynes dice además de esto (en particular su obiter dictum sobre el deber de un banco central, pp. 254-6) está tan estrechamente ligado a las oscuridades que acabamos de mencionar que apenas es posible seguir su significado.

El «exceso de factor bajista» analizado en esta sección es la última de las diferentes causas de «la misteriosa diferencia entre el ahorro y la inversión» que analiza el Sr. Keynes. El último gran tema de su análisis teórico que trataremos aquí, es la interacción de estos diferentes factores durante el ciclo crediticio. Sin embargo, antes de abordar este problema, cabe hacer algunas observaciones sobre un punto que encaja mejor aquí que en cualquier otro lugar de estas reflexiones.

XVI. «La paradoja de Gibson»

El punto en cuestión se refiere a una afirmación tan extraordinaria que, si no estuviera claramente en su libro en blanco y negro, uno no creería que el Sr. Keynes fuera capaz de hacerla. En las ilustraciones históricas que aparecen en el Vol. II, dedica toda una sección a lo que denomina «la Paradoja de Gibson», es decir, «la correlación extraordinariamente estrecha durante un período de más de cien años entre el tipo de interés, medido por el rendimiento de los Consols, y el nivel de precios medido por el Número del Índice Mayorista».24 Keynes reprocha a los economistas en general que no hayan reconocido la importancia de este fenómeno e insiste en que proporciona una verificación de su teoría. Sin su teoría, sostiene, es incapaz de explicarse, especialmente por «el conocido teorema del profesor Irving Fisher sobre la relación entre el tipo de interés y la apreciación o depreciación del valor del dinero».25 Según este teorema, sugiere, deberíamos esperar justo lo contrario.

Sin duda, se trata de una falacia definitiva, ya que se puede demostrar con bastante facilidad que esta supuesta paradoja no es más que un ejemplo del teorema del profesor Fisher. En el caso de una suma de dinero, prestada hoy y reembolsable dentro de un año, el Sr. Keynes piensa que, «si el interés real es del 5 por ciento anual y el valor del dinero disminuye un 2 por ciento anual, el prestamista exige el reembolso de 107 dentro de un año a cambio de 100 prestados hoy». Pero los movimientos a los que el Sr. Gibson llama la atención, lejos de ser compensatorios, son, de hecho, agravantes en su efecto sobre la relación entre el prestamista y el prestatario; de modo que el comprador de valores a largo plazo, si los precios suben un 2 por ciento anual, dentro de un año poseerá una suma que vale un 2 por ciento menos en términos monetarios, siendo el dinero en sí mismo un 2 por ciento menos valioso, de modo que está en un 4 por ciento peor que antes. Ahora bien, esto es exactamente lo que cabría esperar según el teorema del profesor Fisher, porque, en el caso de los títulos a largo plazo, una venta antes de la fecha en que vencen no es el cumplimiento de un contrato en el que el propietario, como prestamista, estaría en condiciones de pedir alguna compensación por la caída prevista del valor del dinero, sino que, por el contrario, el comprador se encuentra en la posición del prestamista, que (puesto que el importe del reembolso final está dado) ofrecerá naturalmente menos si espera que el valor del dinero caiga. Sólo si el tenedor actual, en el momento de comprar los títulos, previera la caída del valor del dinero (y si encontrara a alguien que también lo previera y estuviera dispuesto a vender) habría podido protegerse ofreciendo menos por un título que representaba un derecho a pagos fijos en un dinero que se deprecia. Pero me resulta totalmente imposible entender por qué uno debería esperar, como obviamente hace el Sr. Keynes, que un hombre que posee un título a interés fijo esté en condiciones de pedir más interés si el valor del dinero cae. La «Paradoja de Gibson» no es, por tanto, ninguna paradoja y no demuestra nada a favor de la teoría del Sr. Keynes.26

XVII. Explicación del ciclo de crédito

Dentro de los límites de este artículo, es imposible tratar, con el mismo detalle con el que se han tratado los conceptos fundamentales, el último gran tema que quiero tocar: la explicación del ciclo del crédito. Es natural que, cuando se intenta utilizar todos estos conceptos como herramientas para el fin para el que fueron forjados, todas las dificultades que se han señalado, no sólo se repiten sino que aumentan. Mostrar en detalle cómo afectan a los resultados, requeriría una discusión muchas veces más larga que la contenida en las respectivas secciones del Tratado. Todo lo que puedo hacer es retomar algunos puntos centrales y dejar sin examinar no sólo los problemas más intrincados que surgen de la combinación de las dificultades ya señaladas, sino también algunos otros problemas importantes relacionados con el concepto tradicional inglés de capital, en particular la distinción demasiado enfatizada entre capital fijo y circulante, cuya discusión adecuada requeriría un artículo separado.

El primer punto que debe llamar la atención de cualquier lector, conocedor de los escritos de Wicksell y de lo que el Sr. Keynes llama la escuela neo-Wicksell, es el poco uso que hace finalmente de los efectos de un desequilibrio monetario sobre la inversión real, que tanto se ha esforzado en desarrollar. Lo que realmente le interesa son simplemente los cambios en las corrientes monetarias y los consiguientes cambios en los niveles de precios. Parece que nunca se le ha ocurrido que el estímulo artificial a la inversión, que hace que ésta supere al ahorro corriente, puede provocar un desequilibrio en la estructura real de la producción que, tarde o temprano, debe conducir a una reacción. Como tantos otros que sostienen una teoría puramente monetaria del ciclo comercial (como, por ejemplo, el Sr. R.G. Hawtrey en este país y el Dr. L.A. Hahn en Alemania), parece creer que, si la organización monetaria existente no lo hiciera imposible, el auge podría perpetuarse mediante una inflación indefinida. Aunque el término «sobreinversión» aparece una y otra vez, sus implicaciones nunca se exploran más allá de la primera conclusión de que, mientras los ingresos totales menos la cantidad ahorrada superen el coste de la producción disponible de bienes de consumo (porque la inversión es superior al ahorro), el nivel de precios tendrá tendencia a subir. En la explicación del ciclo del Sr. Keynes, se considera que la característica principal del auge no es el aumento de la inversión, sino el consiguiente aumento de los precios de los bienes de consumo y el beneficio que se obtiene. Por lo tanto, la inflación directa con fines de consumo crearía un auge con la misma eficacia que un exceso de inversión sobre el ahorro. Por ello, fue bastante coherente cuando, desesperado por la reactivación de la inversión provocada por el dinero barato, abogó, en su conocida alocución,27 por la estimulación directa del gasto de los consumidores en la línea sugerida por otros teóricos del poder adquisitivo, como los señores Abbati, Martin y Foster y Catchings; pues, según su teoría, los efectos del dinero barato y del aumento de las compras de los consumidores son equivalentes.

Dado que, según esta teoría, lo que constituye el auge es el exceso de la demanda de bienes de consumo sobre los costes de la oferta disponible, este auge sólo durará mientras la demanda se mantenga por delante de la oferta y terminará cuando la demanda deje de aumentar o cuando la oferta, estimulada por los beneficios anormales, alcance a la demanda. En ese momento, los precios de los bienes de consumo volverán a caer hasta los costes y el auge llegará a su fin, aunque no tiene por qué ir seguido de una depresión; sin embargo, en la práctica, se suelen establecer tendencias deflacionistas que invertirán el proceso.

Esta me parece que es, a grandes rasgos, la explicación del Sr. Keynes sobre el ciclo. En esencia, no sólo es relativamente sencilla, sino que difiere mucho menos de las explicaciones actuales de lo que su autor parece creer; aunque, por supuesto, es mucho más complicada en sus detalles. Sin embargo, a mí me parece que adolece exactamente de las mismas deficiencias que todas las demás teorías del ciclo, menos elaboradas, sobre el poder adquisitivo.

Las principales objeciones a estas teorías —no puedo entrar en detalles aquí y debo pedir permiso, por lo tanto, para referirme a mis otros intentos de hacerlo28— me parecen ser tres. En primer lugar, que el aumento original de la inversión sólo puede mantenerse mientras sea más rentable aumentar la producción de bienes de capital que hacer subir los precios de los factores de producción en el esfuerzo por satisfacer la mayor demanda de bienes de consumo. En segundo lugar, que el aumento de la demanda de bienes de consumo, si no se compensa con un nuevo aumento de la cantidad de dinero disponible para fines de inversión, lejos de dar un nuevo estímulo a la inversión, conducirá, por el contrario, a una disminución de la misma debido a su efecto sobre los precios de los factores de producción. En tercer lugar, que el hecho mismo de que se hayan iniciado procesos de inversión, pero que éstos hayan dejado de ser rentables como consecuencia del encarecimiento de los factores y deban, por tanto, interrumpirse, es, por sí mismo, causa suficiente para producir una disminución de la actividad general y del empleo (en definitiva, una depresión) sin necesidad de una nueva causa monetaria (deflación). En la medida en que la deflación es provocada —como puede serlo— por este cambio en las perspectivas de inversión, se trata de un fenómeno secundario o inducido, causado por el desequilibrio más fundamental, real, que no puede ser eliminado por una nueva inflación, sino sólo por el lento y doloroso proceso de reajuste de la estructura de producción.

Aunque el Sr. Keynes vislumbra ocasionalmente el carácter alternativo de un aumento de la producción de bienes de consumo y de bienes de inversión,29 no sigue esta idea; y, en mi opinión, es esto lo único que podría llevarle a la verdadera explicación de la crisis. Pero no es de extrañar que no lo haga, porque es precisamente en la dilucidación de estas interrelaciones donde las herramientas que ha creado se convierten en un equipo totalmente inadecuado e inapropiado. El logro de este objetivo es, de hecho, imposible con sus conceptos actuales de capital e «inversión» y sin una noción clara del cambio en la estructura de la producción que implica cualquier transición a métodos más o menos capitalistas. Una crítica adecuada de la explicación del ciclo del Sr. Keynes requeriría, por tanto, una descripción algo elaborada de ese proceso. Esto es lo que he tratado de ofrecer en los lugares mencionados. Todo lo que intentaré aquí será una explicación adicional de los tres puntos ya mencionados. Todo aumento de la inversión significa que, por término medio, transcurrirá un tiempo más largo entre la aplicación de los factores y la finalización del proceso y, lo que es particularmente importante a este respecto, el período no se alarga sólo mientras se realizan nuevas inversiones; tendrá que ser permanentemente más largo si se quiere mantener el aumento de capital, es decir, la inversión total (nueva y renovada) tendrá que ser constantemente mayor que antes. Pero si el aumento de la inversión no es consecuencia de una decisión voluntaria de reducir el nivel de consumo posible para este fin, no hay razón para que sea permanente y el propio aumento de la demanda de bienes de consumo que el Sr. Keynes ha descrito pondrá fin a la misma tan pronto como el sistema bancario deje de proporcionar medios baratos adicionales para la inversión. En este caso, su insistencia exclusiva en la nueva inversión y su descuido del proceso de reinversión le hace pasar por alto el hecho importantísimo de que un aumento de la demanda de bienes de consumo no sólo tenderá a detener la nueva inversión, sino que puede hacer inevitable una reorganización completa de la estructura de producción existente, lo que implicaría considerables perturbaciones y haría imposible, temporalmente, el empleo de toda la mano de obra.

XVIII. Análisis a corto y largo plazo

De la respuesta del Sr. Keynes a la primera parte de estas reflexiones (véase Economica, noviembre de 1931, p. 395), deduzco que considera que lo que he llamado cambios en la estructura de la producción (es decir, el alargamiento o el acortamiento del período medio de producción) es un fenómeno de largo plazo que, por tanto, puede descuidarse en el análisis de un fenómeno de período corto, como el ciclo comercial. Me temo que esta afirmación no hace más que demostrar que el Sr. Keynes aún no se ha dado cuenta de que cualquier cambio en la cantidad de capital por cabeza de la población trabajadora equivale a un cambio en la duración media del proceso de producción de ida y vuelta y que, por lo tanto, todas sus demostraciones del cambio en la cantidad de capital durante el ciclo demuestran mi punto de vista (véase Tratado, Vol. II, capítulos XXVII-XXIX). Todo aumento de la inversión significa que, por término medio, transcurrirá un tiempo más largo entre la aplicación de los factores y la terminación del proceso y, lo que es particularmente importante a este respecto, el período no se alarga sólo mientras se realizan nuevas inversiones; tendrá que ser permanentemente más largo si se quiere mantener el aumento del capital, es decir, la inversión total (nueva y renovada) tendrá que ser constantemente mayor que antes. Pero si el aumento de la inversión no es consecuencia de una decisión voluntaria de reducir el nivel de consumo posible para este fin, no hay razón para que sea permanente y el propio aumento de la demanda de bienes de consumo que el Sr. Keynes ha descrito pondrá fin a la misma tan pronto como el sistema bancario deje de proporcionar medios baratos adicionales para la inversión. En este caso, su insistencia exclusiva en la nueva inversión y su descuido del proceso de reinversión le hace pasar por alto el hecho importantísimo de que un aumento de la demanda de bienes de consumo no sólo tenderá a detener la nueva inversión, sino que puede hacer inevitable una reorganización completa de la estructura de producción existente, lo que implicaría considerables perturbaciones y haría imposible, temporalmente, el empleo de toda la mano de obra.

Mientras el aumento absoluto del precio de los bienes de consumo sea relativamente menor que el aumento del precio de los bienes de inversión debido a la continua expansión del crédito, es cierto que la fase ascendente del ciclo continuará. Pero en cuanto la subida de los primeros supere a la de los segundos, esto no significará ciertamente que «la fase ascendente del ciclo habrá hecho su aparición» (p. 283). Por el contrario, debe significar un período de disminución de la inversión.30 Y, como demuestran todas las pruebas inductivas, es la disminución de la inversión (o de la producción de bienes de los productores) y no la imposibilidad de vender los bienes de los consumidores a precios remunerativos, lo que caracteriza el comienzo de la depresión. De hecho, la experiencia de todas las depresiones, y especialmente de la actual, es que las ventas de bienes de consumo se mantienen hasta mucho después de la crisis; las industrias que fabrican bienes de consumo son las únicas que son prósperas e incluso capaces de absorber, y devolver beneficios, a los nuevos capitales durante la depresión. La disminución del consumo sólo se produce como resultado del desempleo en las industrias pesadas, y puesto que fue el aumento de la demanda de los productos de las industrias que fabrican bienes de consumo lo que hizo que la producción de bienes de inversión no fuera rentable, al hacer subir los precios de los factores de producción, sólo mediante esa disminución puede restablecerse el equilibrio.

Si el verdadero problema es que la proporción de la producción total que, como consecuencia de las decisiones de los empresarios, se ha convertido en «no disponible» es demasiado grande en relación con lo que los consumidores demandan tener «disponible»; y si, por lo tanto, hay que reducir la producción de «no disponible», entonces, ciertamente, el desempleo resultante se debe a causas más profundas que la mera deflación y sólo puede curarse mediante una reducción del consumo en relación con el ahorro que corresponda a la proporción existente entre la producción «disponible» y la «no disponible»; o adaptando esta última proporción a la primera, es decir.e., volviendo a métodos de producción menos capitalistas y reduciendo así la producción total. No niego que, durante este proceso, surja regularmente una tendencia a la deflación; esto ocurrirá sobre todo cuando la crisis provoque frecuentes quiebras y aumente así los riesgos de los préstamos. Puede llegar a ser muy grave si los intentos de «mantener el poder adquisitivo» de forma artificial retrasan el proceso de reajuste, como probablemente ha ocurrido durante la crisis actual. Esta deflación es, sin embargo, un fenómeno secundario en el sentido de que está causada por la inestabilidad de la situación real; la tendencia persistirá mientras no se eliminen las causas reales. Por lo tanto, cualquier intento de combatir la crisis mediante la expansión del crédito no sólo será un mero tratamiento de los síntomas como causas, sino que también puede prolongar la depresión al retrasar los inevitables ajustes reales. No es difícil entender, a la luz de estas consideraciones, por qué la política de dinero fácil que se adoptó inmediatamente después del crack de 1929 no tuvo ningún efecto.

Desgraciadamente, es a estas complicaciones secundarias a las que el Sr. Keynes, al igual que muchos otros economistas contemporáneos, dirige la mayor parte de su atención. Esto no quiere decir que no haya hecho valiosas sugerencias para tratar estas complicaciones secundarias. Pero, como he sugerido al principio de estas reflexiones, su descuido de los fenómenos «reales» más fundamentales le ha impedido llegar a una explicación satisfactoria de las causas más profundas de la depresión.

  • 1.  J.M. Keynes: A Treatise on Money. Macmillan & Co. 2 Vols. 30s.
  • 2. Si en algún momento mi propio análisis les parece a los lectores ingleses que da demasiadas cosas por sentadas, tal vez se me permita remitirme a mi obra Precios y producción, en los capítulos II y III, en la que he intentado ofrecer un amplio esquema de las consideraciones teóricas generales que me parecen indispensables en cualquier planteamiento de este problema.
  • 3. La diferencia entre el punto de vista del Sr. Keynes y el mío aquí no se debe, como puede parecer en primera instancia, a que yo haya descuidado el hecho de que el Sr. Keynes esté tratando sólo un problema a corto plazo. Es más bien el Sr. Keynes, con su suposición implícita de que los factores reales están en equilibrio, quien está introduciendo inconscientemente una visión a largo plazo del tema.
  • 4. Por supuesto, estos cambios no sólo tienen que afectar a los empresarios. También pueden afectar a otros propietarios de capital.
  • 5. Según Böhm-Bawerk (Teoría positiva, 3ª. ed., p. 535, traducción inglesa p. 328) el stock de capital debe ser (x+1)/2 tan grande como la cantidad de bienes de consumo consumidos durante un período de tiempo si x representa la duración total del proceso de producción y si los factores de producción originales se aplican a un ritmo constante. El Sr. Keynes llama a la magnitud que Böhm-Bawerk llamó x, 2r-1 y, como ((2r-1)+1)/2= r, llega a la conclusión de que el capital circulante (al que, por razones inexplicables, limita su fórmula) asciende a r veces las ganancias por unidad de tiempo.
  • 6. Vol. I, p. 141. Algunos lectores pueden encontrar confuso el hecho de que el Sr. Keynes utilice indistintamente «depósitos bancarios» y «depósitos de ahorro», sin explicar por qué unas líneas después de haber introducido el término «depósitos bancarios» en un sentido técnico especial, lo sustituye por «depósitos de ahorro». Pero como los depósitos de ahorro se definen (Vol. I, p. 36) como depósitos bancarios «mantenidos, no con el propósito de hacer pagos, sino como medio de emplear los ahorros, es decir, como una inversión», esta sustitución es bastante coherente con la definición, aunque es ciertamente irritante que el empleo de los ahorros «como una inversión» en este sentido se contraponga a su otro uso posible para «valores», que de nuevo significa inversión, pero en otro sentido especial.
  • 7. En la página 211 (Vol. I) se afirma expresamente, en relación con algún problema especial, que «en este caso el interés es simplemente la tasa monetaria de las ganancias de uno de los factores de producción», pero como E incluye el interés, y la tasa monetaria de las ganancias de eficiencia de los factores de producción se expresa por esto debe ser cierto en general y no sólo en ese contexto particular.
  • 8. Cf. por ejemplo, en la página 158 del Vol. I, donde el Sr. Keynes habla simplemente de la «condición de estabilidad del poder adquisitivo», donde obviamente no se refiere a la estabilidad absoluta sino a la coincidencia permanente con el «nivel de equilibrio».
  • 9. Cf. en la página 138 del Vol. I, donde se dice que «estas ecuaciones nos dicen que el precio de los bienes de consumo es igual a la tasa de ganancia de los factores de producción más la tasa de ganancia por unidad de producción de bienes de consumo.»
  • 10. D.H. Robertson, Money, Nueva edición revisada, Londres 1928, p. 99.
  • 11. Geldtheorie und Konjuncturtheorie, Viena, 1929, pp. 61, 131 y ss.
  • 12. Consideraciones de espacio han obligado a dividir este artículo. Pero hay otras razones que me hacen agradecer la oportunidad de retrasar la segunda parte de mi crítica. Como he tenido que confesar al principio de este artículo, a veces es extremadamente difícil encontrar el significado exacto de los conceptos del Sr. Keynes. En varias ocasiones, he tenido que señalar que se dan varias definiciones contradictorias para el mismo concepto, y en muchos otros puntos no estoy en absoluto seguro de haber entendido correctamente al Sr. Keynes. Es muy difícil seguir su complicado análisis posterior mientras no se aclaren estas ambigüedades. Hay que distinguir en cada punto los diferentes significados que asume la exposición según se interpreten conceptos como inversión, etc., según este o aquel de los varios significados posibles que se le dan. Se han acumulado tantas cuestiones de este tipo que el Sr. Keynes podría sin duda aclarar, que probablemente sea más prudente detenerse por el momento, con la esperanza de que nuevas elucidaciones proporcionen entretanto una base más firme sobre la que pueda proseguir el debate. [La segunda parte de este artículo aparecerá probablemente en Economica, noviembre de 1931.]
  • 13. Tratado sobre el dinero, pp. 183-4 del Vol. I. A menos que se indique lo contrario, todas las referencias a las páginas de este artículo se refieren al Vol. I del Tratado.
  • 14. No me refiero aquí a ciertos pasajes (por ejemplo, en las págs. 198, 272, II, 100) en los que esta suposición se expresa de forma bastante explícita; estos se explican probablemente por el hecho de que el Sr. Keynes creía realmente algo de este tipo cuando empezó a trabajar en el Libro III del Tratado (véase su respuesta a la primera parte de este artículo, p. 389).
  • 15. En cuanto a la inclusión de tales sumas en el concepto de ahorro del Sr. Keynes, véase Treatise, Vol. I, p. 139, y mi «Rejoinder», Economica No. 34, p. 400. Que el Sr. Keynes quiere realmente que las nuevas inversiones adicionales correspondan al ahorro en este sentido, ha quedado ahora bastante claro por su definición de inversión neta, que se encuentra al principio de la página 397 del mismo número de Economica.
  • 16. Esta tendencia sólo puede modificarse en la medida en que el coste de transporte de las mercancías haga aconsejable la reducción de los precios para darles una salida más rápida. Pero hay que tener en cuenta que estos costes también se verán reducidos como consecuencia de la caída de los intereses y que esto actuará como un incentivo para que los comerciantes tengan mayores existencias.
  • 17. Cf. Vol. I, p. 283, y mi Precios y producción, p. 79.
  • 18. Ignoro a este respecto, como ignora el Sr. Keynes, el tercer caso posible en el que los empresarios reducen sus saldos para continuar la producción. El efecto aquí sería, obviamente, similar al de un aumento de la cantidad de dinero.
  • 19. Profesor J.H. Williams en The Quarterly Journal of Economics (XLV/4), agosto de 1931, p. 569.
  • 20. Debe recordarse, a lo largo de la siguiente discusión, que, en la exposición teórica del Sr. Keynes, se asume que los depósitos bancarios son la única forma de dinero en circulación general y que el efectivo, mantenido por los bancos como reserva contra estos depósitos, nunca entra en la circulación general (p. 31).
  • 21. Si, por ejemplo, la reserva mantenida contra las cuentas corrientes (depósitos a la vista) es del 9 por ciento, y la reserva mantenida contra las cuentas de depósito (depósitos a plazo) es sólo del 3 por ciento, entonces la transferencia de cualquier cantidad de la cuenta corriente a la cuenta de depósito liberará dos tercios de las reservas mantenidas anteriormente y permitirá al banco crear depósitos a la vista adicionales iguales a dos tercios de la cantidad transferida a la cuenta de depósito. Por lo tanto, el Sr. Keynes sería bastante coherente si pensara que es deseable que los bancos no estén obligados a mantener ninguna reserva contra las cuentas de depósito (véase II, 13).
  • 22. La relación entre el nivel de precios de los «bienes de inversión» y el nivel de precios de los «valores mobiliarios» es bastante oscura y contradictoria. En el pasaje citado en el texto (y en muchos otros lugares como, por ejemplo, en la parte superior de la página 418 del artículo del Economic Journal) los dos son, obviamente, tratados como idénticos y la subsección que trata de la determinación de los precios de los «valores», de la que se toma este pasaje, se titula «El nivel de precios de los nuevos bienes de inversión» (p. 140). Aquí los «valores» se definen expresamente como «préstamo o capital real» (p. 141) y la conclusión de la sección se resume en la siguiente frase «El nivel de precios de las inversiones en su conjunto y, por tanto, de las nuevas inversiones, es aquel nivel de precios en el que el deseo del público de mantener depósitos de ahorro es igual a la cantidad de depósitos de ahorro que el sistema bancario está dispuesto y es capaz de crear.» Esencialmente, la misma afirmación se hace en la página 413 del artículo del Sr. Keynes en el Economic Journal, con respecto a la determinación del precio de los «activos no líquidos» que, como sabemos, es sólo otro nombre para los «valores». Pero en la página 253 se dice que, cuando los precios de los valores están subiendo, «es probable -en general, pero no necesariamente- que esto estimule un aumento de P', el nivel de precios de la nueva inversión», y en la página 219 aparece la siguiente afirmación «El precio de los valores existentes no depende en absoluto, en períodos cortos, ni del coste de producción ni del precio del nuevo capital fijo» (cursiva mía). Este último pasaje es tanto más notable cuanto que, en las secciones que tratan del efecto del tipo de interés bancario sobre la inversión, se ha considerado únicamente el efecto sobre la producción de capital fijo, con exclusión de todos los demás tipos de bienes de inversión (p. 202).
  • 23. «La cantidad de depósitos inactivos o atesoramientos que realmente se mantienen, está determinada por el sistema bancario, ya que es igual al exceso de dinero bancario total creado sobre lo que se requiere para los depósitos activos», Economic Journal, Vol. XLI, p. 413; cf. también Ibid., pp. 414, 415 y 419.
  • 24. Vol. II, p. 198.
  • 25. Ibídem, p. 202.
  • 26. Al leer las pruebas de este artículo, observo que el propio profesor Irving Fisher, en su nueva Teoría del Interés (1930, pp. 417 y ss.) utiliza las mismas cifras del Sr. Gibson, que son utilizadas por el Sr. Keynes, como prueba que confirma su teoría.
  • 27. Cf. sus Essays in Persuasion, Londres, 1931, p. 148 y ss.
  • 28. Cf. mi Prices and Production, Londres, 1931; y «The Paradox of Saving», Economica, nº 32, mayo de 1931.
  • 29. Por ejemplo, cuando dice (p. 289) que «el incentivo a una mayor producción de bienes de capital debería disminuir, al igual que el incentivo a la producción de bienes de consumo aumenta», o de nuevo en el pasaje de la parte superior de la página 310, que implica claramente que es la producción rápida, y por tanto menos capitalista, de bienes de consumo la que se ha vuelto relativamente más rentable como consecuencia de sus precios más altos.
  • 30. Algo así parece estar ocurriendo en la actualidad en Rusia, donde, después de que la carga impuesta por el Plan Quinquenal al consumidor resultara intolerable, las autoridades han decidido cambiar sus disposiciones y acelerar la producción de bienes de consumo. No me habría sorprendido que esto hubiera conducido al desempleo como en una sociedad capitalista; y de hecho, si me han informado correctamente, esto ya ha tenido lugar. Sin embargo, esto no conduce a un aumento de la cifra de desempleo, sino sólo del número de los llamados inemempleables, ya que los trabajadores sólo son despedidos con el pretexto de la ineficiencia.
Author:

Friedrich A. Hayek

F. A. Hayek (1899–1992) is undoubtedly the most eminent of the modern Austrian economists, and a founding board member of the Mises Institute. Student of Friedrich von Wieser, protégé and colleague of Ludwig von Mises, and foremost representative of an outstanding generation of Austrian School theorists, Hayek was more successful than anyone else in spreading Austrian ideas throughout the English-speaking world. He shared the 1974 Nobel Prize in Economics with ideological rival Gunnar Myrdal "for their pioneering work in the theory of money and economic fluctuations and for their penetrating analysis of the interdependence of economic, social and institutional phenomena."  Among mainstream economists, he is mainly known for his popular The Road to Serfdom  (1944).

Shield icon library