Mises Daily Articles

Home | Node | Caos planificado

Caos planificado

Tags The Police StateHistory of the Austrian School of EconomicsOther Schools of Thought

12/04/2021Ludwig von Mises

La marca característica de esta época de dictadores, guerras y revoluciones es su sesgo anticapitalista. La mayoría de los gobiernos y partidos políticos están ansiosos por restringir la esfera de la iniciativa privada y la libre empresa. Es un dogma casi indiscutible que el capitalismo está acabado y que el advenimiento de una regimentación total de las actividades económicas es ineludible y muy deseable.

Sin embargo, el capitalismo sigue siendo muy vigoroso en el hemisferio occidental. La producción capitalista ha hecho progresos muy notables incluso en estos últimos años. Los métodos de producción han mejorado mucho. Los consumidores han sido abastecidos con bienes mejores y más baratos y con muchos artículos nuevos inéditos hace poco tiempo. Muchos países han ampliado el tamaño y mejorado la calidad de sus manufacturas. A pesar de la política anticapitalista de todos los gobiernos y de casi todos los partidos políticos, el modo de producción capitalista sigue cumpliendo en muchos países su función social de suministrar a los consumidores más bienes, mejores y más baratos.

Ciertamente no es un mérito de los gobiernos, los políticos y los funcionarios de los sindicatos que el nivel de vida esté mejorando en los países comprometidos con el principio de la propiedad privada de los medios de producción. No son las oficinas y los burócratas, sino las grandes empresas las que merecen el mérito de que la mayoría de las familias de Estados Unidos posean un automóvil y un aparato de radio. El aumento del consumo per cápita en América en comparación con las condiciones de hace un cuarto de siglo no es un logro de las leyes y órdenes ejecutivas. Es un logro de los hombres de negocios que ampliaron el tamaño de sus fábricas o construyeron otras nuevas.

Hay que insistir en este punto porque nuestros contemporáneos tienden a ignorarlo. Enredados en las supersticiones del estatismo y la omnipotencia gubernamental, se preocupan exclusivamente por las medidas gubernamentales. Lo esperan todo de la acción autoritaria y muy poco de la iniciativa de los ciudadanos emprendedores. Sin embargo, el único medio para aumentar el bienestar es aumentar la cantidad de productos. Este es el objetivo de las empresas.

Resulta grotesco que se hable mucho más de los logros de la Tennessee Valley Authority que de todos los logros sin precedentes y sin parangón de las industrias de transformación americanas de carácter privado. Sin embargo, fueron estas últimas las que permitieron a las Naciones Unidas ganar la guerra y las que hoy permiten a Estados Unidos acudir en ayuda de los países del Plan Marshall.

El dogma de que el Estado o el gobierno es la encarnación de todo lo que es bueno y beneficioso y que los individuos son miserables subalternos, que se dedican exclusivamente a infligirse daño unos a otros y que necesitan urgentemente un guardián, es casi indiscutible. Es tabú cuestionarlo en lo más mínimo. Quien proclama la divinidad del Estado y la infalibilidad de sus sacerdotes, los burócratas, es considerado como un estudiante imparcial de las ciencias sociales. Todos los que plantean objeciones son tachados de parciales y estrechos de miras. Los partidarios de la nueva religión de la estatolatría no son menos fanáticos e intolerantes que los conquistadores mahometanos de África y España.

La historia llamará a nuestra época la era de los dictadores y tiranos. Hemos sido testigos en los últimos años de la caída de dos de estos superhombres inflados. Pero el espíritu que elevó a estos truhanes al poder autocrático sobrevive. Impregna los libros de texto y las publicaciones periódicas, habla por boca de profesores y políticos, se manifiesta en los programas de los partidos y en las obras de teatro y las novelas. Mientras este espíritu prevalezca no puede haber ninguna esperanza de paz duradera, de democracia, de preservación de la libertad o de una mejora constante del bienestar económico de la nación.

El fracaso del intervencionismo

Nada es más impopular hoy en día que la economía de libre mercado, es decir, el capitalismo. Todo lo que se considera insatisfactorio en las condiciones actuales se achaca al capitalismo. Los ateos hacen responsable al capitalismo de la supervivencia del cristianismo. Pero las encíclicas papales culpan al capitalismo de la difusión de la irreligión y de los pecados de nuestros contemporáneos, y las iglesias y sectas protestantes no son menos enérgicas en su acusación de la codicia capitalista. Los amigos de la paz consideran que nuestras guerras son una ramificación del imperialismo capitalista. Pero los belicistas nacionalistas inflexibles de Alemania e Italia acusan al capitalismo de su pacifismo «burgués», contrario a la naturaleza humana y a las leyes ineludibles de la historia. Los sermoneadores acusan al capitalismo de desbaratar la familia y fomentar el libertinaje. Pero los «progresistas» culpan al capitalismo de la preservación de las supuestas normas anticuadas de contención sexual. Casi todos los hombres están de acuerdo en que la pobreza es un resultado del capitalismo. Por otro lado, muchos deploran que el capitalismo, al atender pródigamente los deseos de las personas que pretenden obtener más comodidades y una vida mejor, promueva un materialismo craso. Estas acusaciones contradictorias del capitalismo se anulan mutuamente. Pero el hecho es que quedan pocas personas que no condenen el capitalismo en su totalidad.

Aunque el capitalismo es el sistema económico de la civilización occidental moderna, las políticas de todas las naciones occidentales se guían por ideas totalmente anticapitalistas. El objetivo de estas políticas intervencionistas no es preservar el capitalismo, sino sustituirlo por una economía mixta. Se supone que esta economía mixta no es ni capitalismo ni socialismo. Se describe como un tercer sistema, tan lejos del capitalismo como del socialismo. Se afirma que está a medio camino entre el socialismo y el capitalismo, conservando las ventajas de ambos y evitando las desventajas inherentes a cada uno.

Hace más de medio siglo, el hombre más destacado del movimiento socialista británico, Sidney Webb, declaró que la filosofía socialista no es «sino la afirmación consciente y explícita de principios de organización social que ya han sido adoptados en gran parte de forma inconsciente». Y añadió que la historia económica del siglo XIX era «un registro casi continuo del progreso del socialismo».1 Unos años más tarde, un eminente estadista británico, Sir William Harcourt, declaró «Ahora todos somos socialistas».2 Cuando en 1913 un americano, Elmer Roberts, publicó un libro sobre la política económica del Gobierno Imperial de Alemania tal y como se había llevado a cabo desde finales de la década de 1870, la calificó de «socialismo monárquico».3

Sin embargo, no es correcto identificar simplemente intervencionismo y socialismo. Hay muchos partidarios del intervencionismo que lo consideran el método más adecuado para realizar —paso a paso— el socialismo pleno. Pero también hay muchos intervencionistas que no son abiertamente socialistas; su objetivo es el establecimiento de la economía mixta como sistema permanente de gestión económica. Se esfuerzan por frenar, regular y «mejorar» el capitalismo mediante la interferencia del gobierno en las empresas y el sindicalismo.

Para comprender el funcionamiento del intervencionismo y de la economía mixta es necesario aclarar dos puntos:

Primero: Si dentro de una sociedad basada en la propiedad privada de los medios de producción, algunos de estos medios son propiedad y están gestionados por el gobierno o por los municipios, esto todavía no constituye un sistema mixto que combine el socialismo y la propiedad privada. Mientras sólo algunas empresas individuales estén bajo control público, las características de la economía de mercado que determinan la actividad económica permanecen esencialmente intactas. También las empresas de propiedad pública, como compradoras de materias primas, productos semielaborados y mano de obra, y como vendedoras de bienes y servicios, deben encajar en el mecanismo de la economía de mercado. Están sujetas a la ley del mercado; tienen que esforzarse por obtener ganancias o, al menos, por evitar pérdidas. Cuando se intenta mitigar o eliminar esta dependencia cubriendo las pérdidas de dichas empresas con subvenciones procedentes de fondos públicos, el único resultado es un desplazamiento de esta dependencia a otro lugar. Esto se debe a que los medios para las subvenciones tienen que obtenerse en alguna parte. Pueden obtenerse mediante la recaudación de impuestos. Pero la carga de esos impuestos tiene sus efectos en el público, no en el gobierno que los recauda. Es el mercado, y no el departamento de ingresos, el que decide sobre quién recae la carga del impuesto y cómo afecta a la producción y al consumo. El mercado y su ineludible ley son supremos.

Segundo: Hay dos modelos diferentes para la realización del socialismo. Un modelo -que podemos llamar marxiano o ruso- es puramente burocrático. Todas las empresas económicas son departamentos del gobierno al igual que la administración del ejército y la marina o el sistema postal. Cada planta, tienda o granja, está en la misma relación con la organización central superior que una oficina de correos con la oficina del Director General de Correos. Toda la nación forma un solo ejército de trabajo con servicio obligatorio; el comandante de este ejército es el jefe del Estado.

El segundo patrón —podemos llamarlo sistema alemán o Zwangswirtschaft4— se diferencia del primero en que, aparentemente y nominalmente, mantiene la propiedad privada de los medios de producción, el emprendimiento y el intercambio de mercado. Los llamados empresarios hacen la compra y la venta, pagan a los trabajadores, contraen deudas y pagan intereses y amortizaciones. Pero ya no son empresarios. En la Alemania nazi se les llamaba jefes de taller o Betriebsführer. El gobierno dice a estos aparentes empresarios qué y cómo producir, a qué precios y a quién comprar, a qué precios y a quién vender. El gobierno decreta a qué salarios deben trabajar los obreros, y a quién y en qué condiciones deben confiar sus fondos los capitalistas. El intercambio de mercado no es más que una farsa. Como todos los precios, salarios y tipos de interés son fijados por la autoridad, son precios, salarios y tipos de interés sólo en apariencia; de hecho, no son más que términos cuantitativos en las órdenes autoritarias que determinan la renta, el consumo y el nivel de vida de cada ciudadano. La autoridad, y no los consumidores, dirige la producción. La dirección central de la producción es suprema; todos los ciudadanos no son más que funcionarios. Esto es socialismo con la apariencia externa del capitalismo. Se mantienen algunas etiquetas de la economía de mercado capitalista, pero aquí significan algo totalmente distinto de lo que significan en la economía de mercado.

Es necesario señalar este hecho para evitar la confusión entre socialismo e intervencionismo. El sistema de la economía de mercado obstaculizada, o intervencionismo, se diferencia del socialismo por el hecho mismo de que sigue siendo economía de mercado. La autoridad pretende influir en el mercado mediante la intervención de su poder coercitivo, pero no quiere eliminar el mercado por completo. Desea que la producción y el consumo se desarrollen en líneas diferentes a las prescritas por el mercado sin trabas, y quiere lograr su objetivo inyectando en el funcionamiento del mercado órdenes, mandatos y prohibiciones para cuyo cumplimiento están preparados el poder policial y su aparato de coerción y compulsión. Pero se trata de intervenciones aisladas; sus autores afirman que no piensan combinar estas medidas en un sistema completamente integrado que regule todos los precios, salarios y tipos de interés, y que ponga así el control total de la producción y el consumo en manos de las autoridades.

Sin embargo, todos los métodos del intervencionismo están condenados al fracaso. Esto significa que las medidas intervencionistas tienen que desembocar necesariamente en condiciones que, desde el punto de vista de sus propios defensores, son más insatisfactorias que el estado de cosas anterior que pretendían modificar. Por lo tanto, estas políticas son contrarias a su objetivo.

Las tasas de salario mínimo, ya sean aplicadas por decreto gubernamental o por la presión y la compulsión de los sindicatos, son inútiles si fijan las tasas salariales al nivel del mercado. Pero si intentan elevar las tarifas salariales por encima del nivel que el mercado laboral sin trabas habría determinado, provocan el desempleo permanente de una gran parte de la mano de obra potencial.

El gasto público no puede crear más puestos de trabajo. Si el gobierno proporciona los fondos necesarios gravando a los ciudadanos o pidiendo prestado al público, suprime, por un lado, tantos puestos de trabajo como crea, por otro. Si el gasto público se financia con préstamos de los bancos comerciales, supone una expansión del crédito y una inflación. Si en el curso de esa inflación el aumento de los precios de los productos básicos supera el aumento de los salarios nominales, el desempleo disminuirá. Pero lo que hace que el desempleo se reduzca es precisamente el hecho de que las tasas salariales reales disminuyan.

La tendencia inherente a la evolución capitalista es la de elevar constantemente los salarios reales. Este es el efecto de la acumulación progresiva de capital mediante la cual se mejoran los métodos tecnológicos de producción. No hay otro medio por el que se pueda elevar la altura de las tasas salariales para todos los que están deseosos de ganar salarios que no sea el aumento de la cuota per cápita de capital invertido. Cuando la acumulación de capital adicional se detiene, la tendencia a un mayor aumento de las tasas salariales reales se paraliza. Si el consumo de capital se sustituye por un aumento del capital disponible, las tasas de los salarios reales deben descender temporalmente hasta que se eliminen los frenos a un nuevo aumento del capital. Las medidas gubernamentales que retrasan la acumulación de capital o conducen al consumo de capital —como los impuestos confiscatorios— son, por tanto, perjudiciales para los intereses vitales de los trabajadores.

La expansión del crédito puede provocar un auge temporal. Pero esa prosperidad ficticia debe terminar en una depresión general del comercio, una caída.

No se puede afirmar que la historia económica de las últimas décadas haya ido en contra de las predicciones pesimistas de los economistas. Nuestra época tiene que enfrentarse a grandes problemas económicos. Pero no se trata de una crisis del capitalismo. Es la crisis del intervencionismo, de las políticas diseñadas para mejorar el capitalismo y sustituirlo por un sistema mejor.

Ningún economista se atrevió nunca a afirmar que el intervencionismo pudiera desembocar en algo más que en el desastre y el caos. Los defensores del intervencionismo -sobre todo la Escuela Histórica Prusiana y los Institucionalistas Americanos- no eran economistas. Al contrario. Para promover sus planes, negaban rotundamente que existiera una ley económica. En su opinión, los gobiernos son libres de lograr todo lo que se proponen sin estar limitados por una regularidad inexorable en la secuencia de los fenómenos económicos. Al igual que el socialista alemán Ferdinand Lassalle, sostienen que el Estado es Dios.

Los intervencionistas no abordan el estudio de los asuntos económicos con desinterés científico. La mayoría de ellos están movidos por un resentimiento envidioso contra aquellos cuyos ingresos son mayores que los suyos. Este sesgo les impide ver las cosas como realmente son. Para ellos lo principal no es mejorar las condiciones de las masas, sino perjudicar a los empresarios y capitalistas aunque esta política victimice a la inmensa mayoría del pueblo.

A los ojos de los intervencionistas, la mera existencia de ganancias es objetable. Hablan de ganancias sin ocuparse de su corolario, las pérdidas. No comprenden que las ganancias y las pérdidas son los instrumentos mediante los cuales los consumidores mantienen el control de todas las actividades empresariales. Son las ganancias y las pérdidas las que hacen que los consumidores sean los que dirigen las empresas. Es absurdo contraponer la producción para el beneficio y la producción para el uso. En el mercado sin trabas, un hombre sólo puede obtener ganancias suministrando a los consumidores de la manera mejor y más barata las mercancías que desean utilizar. El beneficio y la pérdida retiran los factores materiales de producción de las manos de los ineficientes y los ponen en manos de los más eficientes. Su función social es hacer que un hombre sea tanto más influyente en la conducción de los negocios cuanto mejor consiga producir las mercancías por las que la gente se pelea. Los consumidores sufren cuando las leyes del país impiden a los empresarios más eficientes ampliar la esfera de sus actividades. Lo que hizo que algunas empresas se convirtieran en «grandes negocios» fue precisamente su éxito a la hora de satisfacer mejor la demanda de las masas.

Las políticas anticapitalistas sabotean el funcionamiento del sistema capitalista de la economía de mercado. El fracaso del intervencionismo no demuestra la necesidad de adoptar el socialismo. Simplemente expone la inutilidad del intervencionismo. Todos los males que los autodenominados «progresistas» interpretan como prueba del fracaso del capitalismo son el resultado de su supuesta interferencia beneficiosa en el mercado. Sólo los ignorantes, identificando erróneamente intervencionismo y capitalismo, creen que el remedio para estos males es el socialismo.

El carácter dictatorial, antidemocrático y socialista del intervencionismo

Muchos defensores del intervencionismo se desconciertan cuando se les dice que al recomendar el intervencionismo ellos mismos están fomentando las tendencias antidemocráticas y dictatoriales y el establecimiento del socialismo totalitario. Protestan que son creyentes sinceros y que se oponen a la tiranía y al socialismo. Lo que pretenden es únicamente la mejora de las condiciones de los pobres. Dicen que se mueven por consideraciones de justicia social, y que están a favor de una distribución más justa de la renta precisamente porque se proponen preservar el capitalismo y su corolario político o superestructura, es decir, el gobierno democrático.

Lo que esta gente no se da cuenta es que las diversas medidas que sugieren no son capaces de producir los resultados beneficiosos que se pretenden. Por el contrario, producen un estado de cosas que, desde el punto de vista de sus defensores, es peor que el estado anterior que se pretendía modificar. Si el gobierno, ante este fracaso de su primera intervención, no está dispuesto a deshacer su interferencia en el mercado y volver a una economía libre, debe añadir a su primera medida más y más regulaciones y restricciones. Procediendo paso a paso por este camino, llega finalmente a un punto en el que toda la libertad económica de los individuos ha desaparecido. Entonces surge el socialismo del modelo alemán, la Zwangswirtschaft de los nazis.

Ya hemos mencionado el caso de los salarios mínimos. Ilustremos la cuestión con un análisis de un caso típico de control de precios.

Si el gobierno quiere hacer posible que los padres pobres den más leche a sus hijos, debe comprar la leche al precio del mercado y venderla a los pobres con pérdidas a un precio más barato; las pérdidas pueden cubrirse con los medios recaudados por los impuestos. Pero si el gobierno se limita a fijar el precio de la leche a una tasa inferior a la del mercado, los resultados obtenidos serán contrarios a los objetivos del gobierno. Los productores marginales, para evitar pérdidas, abandonarán el negocio de la producción y venta de leche. Habrá menos leche disponible para los consumidores, no más. Este resultado es contrario a las intenciones del gobierno. El gobierno intervino porque consideraba la leche como una necesidad vital. No quería restringir su suministro.

Ahora el gobierno tiene que enfrentarse a la alternativa: o bien abstenerse de cualquier esfuerzo para controlar los precios, o bien añadir a su primera medida una segunda, es decir, fijar los precios de los factores de producción necesarios para la producción de leche. Entonces la misma historia se repite en un plano más lejano: el gobierno tiene que fijar de nuevo los precios de los factores de producción necesarios para la producción de aquellos factores de producción que se necesitan para la producción de leche. Así, el gobierno tiene que ir cada vez más lejos, fijando los precios de todos los factores de producción -tanto humanos (mano de obra) como materiales- y obligando a cada empresario y a cada trabajador a seguir trabajando a esos precios y salarios. Ninguna rama de la producción puede quedar al margen de esta fijación global de precios y salarios y de esta orden general de continuar la producción. Si se dejaran libres algunas ramas de la producción, el resultado sería un desplazamiento del capital y del trabajo hacia ellas y la correspondiente caída de la oferta de las mercancías cuyos precios ha fijado el gobierno. Sin embargo, son precisamente estos bienes los que el gobierno considera especialmente importantes para la satisfacción de las necesidades de las masas.

Pero cuando se alcanza este estado de control total de las empresas, la economía de mercado ha sido sustituida por un sistema de economía planificada, por el socialismo. Por supuesto, no se trata del socialismo de la gestión estatal inmediata de cada planta por parte del gobierno, como en Rusia, sino del socialismo del modelo alemán o nazi.

Mucha gente estaba fascinada por el supuesto éxito del control de precios alemán. Decían: Sólo hay que ser tan brutal y despiadado como los nazis y se conseguirá controlar los precios. Lo que estas personas, deseosas de luchar contra el nazismo adoptando sus métodos, no veían era que los nazis no aplicaban el control de precios dentro de una sociedad de mercado, sino que establecían un sistema socialista completo, una mancomunidad totalitaria.

El control de los precios es contrario al objetivo si se limita a algunos productos básicos. No puede funcionar satisfactoriamente dentro de una economía de mercado. Si el gobierno no saca de este fracaso la conclusión de que debe abandonar todos los intentos de controlar los precios, debe ir cada vez más lejos hasta sustituir la economía de mercado por la planificación integral socialista.

La producción puede ser dirigida por los precios fijados en el mercado por la compra y por la abstención de compra por parte del público, o puede ser dirigida por la junta central de gestión de la producción del gobierno. No existe una tercera solución. No hay un tercer sistema social factible que no sea ni economía de mercado ni socialismo. El control gubernamental de sólo una parte de los precios debe dar lugar a un estado de cosas que —sin ninguna excepción— todo el mundo considera absurdo y contrario al propósito. Su resultado inevitable es el caos y el malestar social.

Es esto lo que los economistas tienen en mente al referirse al derecho económico y afirmar que el intervencionismo es contrario al derecho económico.

En la economía de mercado, los consumidores son lo más importante. Sus compras y su abstención de comprar determinan en última instancia lo que los empresarios producen y en qué cantidad y calidad. Determina directamente los precios de los bienes de los consumidores e indirectamente los precios de todos los bienes de los productores, es decir, el trabajo y los factores materiales de producción. Determina la aparición de ganancias y pérdidas y la formación del tipo de interés. Determina los ingresos de cada individuo. El punto central de la economía de mercado es el mercado, es decir, el proceso de formación de los precios de las mercancías, de los tipos salariales y de los tipos de interés y sus derivados, los ganancias y las pérdidas. Hace que todos los hombres, en su calidad de productores, sean responsables ante los consumidores. Esta dependencia es directa con los empresarios, los capitalistas, los agricultores y los hombres profesionales, e indirecta con las personas que trabajan por sueldos y salarios. El mercado ajusta los esfuerzos de todos los que se dedican a satisfacer las necesidades de los consumidores a los deseos de aquellos para los que producen, los consumidores. Somete la producción al consumo.

El mercado es una democracia en la que cada céntimo da derecho a voto. Es cierto que los distintos individuos no tienen el mismo poder de voto. El más rico emite más votos que el más pobre. Pero ser rico y obtener mayores ingresos es, en la economía de mercado, ya el resultado de una elección previa. El único medio de adquirir riqueza y de conservarla, en una economía de mercado no adulterada por privilegios y restricciones creados por el gobierno, es servir a los consumidores de la manera mejor y más barata. Los capitalistas y los terratenientes que fracasan en este sentido sufren pérdidas. Si no cambian su procedimiento, pierden su riqueza y se vuelven pobres. Son los consumidores los que hacen ricos a los pobres y pobres a los ricos. Son los consumidores los que fijan los salarios de una estrella de cine y de un cantante de ópera a un nivel más alto que los de un soldador o un contable.

Todo individuo es libre de estar en desacuerdo con el resultado de una campaña electoral o del proceso de mercado. Pero en una democracia no tiene más medios para modificar las cosas que la persuasión. Si un hombre dijera: «No me gusta el alcalde elegido por la mayoría de los votos; por lo tanto, pido al gobierno que lo sustituya por el hombre que prefiero», difícilmente se le llamaría demócrata. Pero si se plantean las mismas afirmaciones con respecto al mercado, la mayoría de la gente es demasiado torpe para descubrir las aspiraciones dictatoriales que conlleva.

Los consumidores han hecho su elección y han determinado los ingresos del fabricante de zapatos, de la estrella de cine y del soldador. ¿Quién es el Profesor X para arrogarse el privilegio de anular su decisión? Si no fuera un dictador en potencia, no pediría la intervención del gobierno. Intentaría persuadir a sus conciudadanos para que aumentaran su demanda de los productos de los soldadores y redujeran su demanda de zapatos y películas.

Los consumidores no están dispuestos a pagar por el algodón precios que hagan rentables las explotaciones marginales, es decir, las que producen en las condiciones menos favorables. Esto es muy lamentable para los agricultores afectados; deben dejar de cultivar algodón e intentar integrarse de otra manera en el conjunto de la producción.

Pero, ¿qué pensaremos del estadista que interviene por la fuerza para elevar el precio del algodón por encima del nivel que alcanzaría en el mercado libre? Lo que pretende el intervencionista es sustituir la elección de los consumidores por la presión policial. Todo este discurso: el Estado debe hacer esto o aquello, significa en última instancia: la policía debe obligar a los consumidores a comportarse de forma distinta a como lo harían espontáneamente. En propuestas como: subamos los precios agrícolas, subamos los salarios, bajemos las ganancias, reduzcamos los salarios de los ejecutivos, el nosotros se refiere en última instancia a la policía. Sin embargo, los autores de estos proyectos protestan que están planificando la libertad y la democracia industrial.

En la mayoría de los países no socialistas, los sindicatos tienen derechos especiales. Se les permite impedir que los no afiliados trabajen. Se les permite convocar una huelga y, cuando están en huelga, son prácticamente libres de emplear la violencia contra todos aquellos que están dispuestos a seguir trabajando, es decir, los rompehuelgas. Este sistema asigna un privilegio ilimitado a quienes se dedican a las ramas vitales de la industria. Los trabajadores cuya huelga corta el suministro de agua, luz, alimentos y otras necesidades están en condiciones de obtener todo lo que quieren a expensas del resto de la población. Es cierto que en Estados Unidos sus sindicatos han ejercido hasta ahora cierta moderación en el aprovechamiento de esta oportunidad. Otros sindicatos americanos y muchos europeos han sido menos cautelosos. Se empeñan en imponer aumentos salariales sin preocuparse del desastre que inevitablemente se produce.

Los intervencionistas no son lo suficientemente astutos como para darse cuenta de que la presión y la compulsión sindical son absolutamente incompatibles con cualquier sistema de organización social. El problema sindical no se refiere en absoluto al derecho de los ciudadanos a asociarse en asambleas y asociaciones; ningún país democrático niega a sus ciudadanos este derecho. Tampoco nadie discute el derecho de un hombre a dejar de trabajar y a hacer huelga. La única cuestión es si se debe conceder a los sindicatos el privilegio de recurrir impunemente a la violencia. Este privilegio no es menos incompatible con el socialismo que con el capitalismo. No es posible la cooperación social bajo la división del trabajo cuando a algunas personas o sindicatos de personas se les concede el derecho de impedir mediante la violencia y la amenaza de violencia que otras personas trabajen. Cuando se impone por medio de la violencia, una huelga en ramas vitales de la producción o una huelga general equivalen a una destrucción revolucionaria de la sociedad.

Un gobierno abdica si tolera el uso de la violencia por parte de cualquier organismo no gubernamental. Si el gobierno renuncia a su monopolio de coerción y compulsión, se producen condiciones anárquicas. Si fuera cierto que un sistema de gobierno democrático es incapaz de proteger incondicionalmente el derecho de todo individuo a trabajar desafiando las órdenes de un sindicato, la democracia estaría condenada. Entonces la dictadura sería el único medio para preservar la división del trabajo y evitar la anarquía. Lo que generó la dictadura en Rusia y Alemania fue precisamente el hecho de que la mentalidad de estas naciones hacía inviable la supresión de la violencia sindical en condiciones democráticas. Los dictadores abolieron las huelgas y así rompieron la espina dorsal del sindicalismo. En el imperio soviético no hay huelgas.

Es ilusorio creer que el arbitraje de las controversias laborales podría incorporar a los sindicatos al marco de la economía de mercado y hacer compatible su funcionamiento con la preservación de la paz interna. La resolución judicial de las controversias es factible si se dispone de un conjunto de normas, según las cuales se pueden juzgar los casos individuales. Pero si ese código es válido y sus disposiciones se aplican a la determinación de la altura de las tarifas salariales, ya no es el mercado el que las fija, sino el código y quienes legislan con respecto a él. Entonces el gobierno es supremo y ya no los consumidores que compran y venden en el mercado. Si no existe tal código, falta una norma según la cual se pueda decidir una controversia entre empresarios y trabajadores. Es vano hablar de salarios «justos» en ausencia de tal código. La noción de equidad no tiene sentido si no está relacionada con una norma establecida. En la práctica, si los empresarios no ceden a las amenazas de los sindicatos, el arbitraje equivale a la determinación de las tarifas salariales por el árbitro designado por el gobierno. La decisión autoritaria perentoria sustituye al precio de mercado. La cuestión es siempre la misma: el gobierno o el mercado. No hay una tercera solución.

Las metáforas suelen ser muy útiles para dilucidar problemas complicados y hacerlos comprensibles a las mentes menos inteligentes. Pero se vuelven engañosas y resultan un sinsentido si se olvida que toda comparación es imperfecta. Es una tontería tomar literalmente los modismos metafóricos y deducir de su interpretación características del objeto que se desea hacer más fácilmente comprensible mediante su uso. No hay nada malo en que los economistas describan el funcionamiento del mercado como automático y en su costumbre de hablar de las fuerzas anónimas que operan en el mercado. No podían prever que nadie sería tan estúpido como para tomar estas metáforas literalmente.

No hay fuerzas «automáticas» y «anónimas» que accionen el «mecanismo» del mercado. Los únicos factores que dirigen el mercado y determinan los precios son los actos intencionados de los hombres. No hay automatismo; hay hombres que se dirigen conscientemente a fines elegidos y recurren deliberadamente a medios definidos para la consecución de estos fines. No hay fuerzas mecánicas misteriosas; sólo existe la voluntad de cada individuo de satisfacer su demanda de diversos bienes. No hay anonimato; estamos tú y yo y Bill y Joe y todos los demás. Y cada uno de nosotros participa tanto en la producción como en el consumo. Cada uno contribuye con su parte a la determinación de los precios.

El dilema no es entre las fuerzas automáticas y la acción planificada. Es entre el proceso democrático del mercado, en el que cada individuo tiene su parte, y el gobierno exclusivo de un organismo dictatorial. Todo lo que la gente hace en la economía de mercado es la ejecución de sus propios planes. En este sentido, toda acción humana supone una planificación. Lo que defienden los que se autodenominan planificadores no es la sustitución de la acción planificada por el dejar hacer. Es la sustitución del plan propio del planificador por los planes de sus compañeros. El planificador es un dictador en potencia que quiere privar a todas las demás personas del poder de planificar y actuar según sus propios planes. Sólo pretende una cosa: la preeminencia absoluta y exclusiva de su propio plan.

No es menos erróneo declarar que un gobierno que no es socialista no tiene ningún plan. Todo lo que hace un gobierno es la ejecución de un plan, es decir, de un diseño. Uno puede estar en desacuerdo con dicho plan. Pero no hay que decir que no es un plan en absoluto. El profesor Wesley C. Mitchell sostenía que el gobierno liberal británico «planeaba no tener ningún plan».5 Sin embargo, el gobierno británico de la era liberal tenía ciertamente un plan definido. Su plan era la propiedad privada de los medios de producción, la libre iniciativa y la economía de mercado. Gran Bretaña fue muy próspera de hecho bajo este plan que según el profesor Mitchell es «ningún plan».

Los planificadores pretenden que sus planes son científicos y que no puede haber desacuerdo con respecto a ellos entre personas bien intencionadas y decentes. Sin embargo, no existe un deber científico. La ciencia es competente para establecer lo que es. Nunca puede dictar lo que debe ser y los fines que debe perseguir la gente. Es un hecho que los hombres discrepan en sus juicios de valor. Es insolente arrogarse el derecho de anular los planes de otras personas y obligarlas a someterse al plan del planificador. ¿De quién es el plan que hay que ejecutar? ¿El plan del CIO o el de cualquier otro grupo? ¿El plan de Trotsky o el de Stalin? ¿El plan de Hitler o el de Strasser?

Cuando la gente se empeñó en la idea de que en el campo de la religión sólo debía adoptarse un plan, se produjeron guerras sangrientas. Con el reconocimiento del principio de libertad religiosa estas guerras cesaron. La economía de mercado salvaguarda la cooperación económica pacífica porque no utiliza la fuerza sobre los planes económicos de los ciudadanos. Si se pretende sustituir los planes de cada ciudadano por un plan maestro, deben surgir luchas interminables. Los que no están de acuerdo con el plan del dictador no tienen otro medio para seguir adelante que derrotar al déspota por la fuerza de las armas.

Es una ilusión creer que un sistema de socialismo planificado podría funcionar según los métodos democráticos de gobierno. La democracia está inextricablemente ligada al capitalismo. No puede existir donde hay planificación. Remitámonos a las palabras del más eminente de los defensores contemporáneos del socialismo. El profesor Harold Laski declaró que la llegada al poder del Partido Laborista británico en la forma parlamentaria normal debe dar lugar a una transformación radical del gobierno parlamentario. Una administración socialista necesita «garantías» de que su labor de transformación no se vería «interrumpida» por la derogación en caso de su derrota en las urnas. Por lo tanto, la suspensión de la Constitución es «inevitable».6 ¡Cómo se habrían alegrado Carlos I y Jorge III si hubieran conocido los libros del profesor Laski!

Sidney y Beatrice Webb (Lord y Lady Passfield) nos dicen que «en cualquier acción corporativa es tan importante una leal unidad de pensamiento que, si se quiere lograr algo, la discusión pública debe suspenderse entre la promulgación de la decisión y la realización de la tarea». Mientras «la obra está en marcha» cualquier expresión de duda, o incluso de temor a que el plan no tenga éxito, es «un acto de deslealtad, o incluso de traición».7 Ahora bien, como el proceso de producción nunca cesa y siempre hay alguna obra en marcha y siempre hay algo que conseguir, se deduce que un gobierno socialista no debe conceder nunca ninguna libertad de expresión y de prensa. «Una leal unidad de pensamiento», ¡qué altisonante circunloquio para los ideales de Felipe II y la Inquisición! A este respecto, otro eminente admirador de los soviéticos, el Sr. T.G. Crowther, habla sin ninguna reserva. Declara sin tapujos que la inquisición es «beneficiosa para la ciencia cuando protege a una clase ascendente»,8 es decir, cuando los amigos del Sr. Crowther recurren a ella. Se podrían citar cientos de dictados similares.

En la época victoriana, cuando John Stuart Mill escribió su ensayo Sobre la libertad, puntos de vista como los del profesor Laski, los señores Webb y el señor Crowther se calificaban de reaccionarios. Hoy se les llama «progresistas» y «liberales». Por otro lado, las personas que se oponen a la suspensión del gobierno parlamentario y de la libertad de expresión y de prensa y al establecimiento de la inquisición son despreciadas como «reaccionarios», como «monárquicos económicos» y como «fascistas».

Los intervencionistas que consideran el intervencionismo como un método para llevar a cabo el socialismo completo paso a paso son al menos coherentes. Si las medidas adoptadas no logran los resultados beneficiosos esperados y terminan en un desastre, piden más y más injerencia gubernamental hasta que el gobierno haya asumido la dirección de todas las actividades económicas. Pero los intervencionistas que consideran el intervencionismo como un medio para mejorar el capitalismo y así preservarlo están totalmente confundidos.

A los ojos de esta gente, todos los efectos indeseables y no deseados de la interferencia del gobierno en los negocios son causados por el capitalismo. El mero hecho de que una medida gubernamental haya provocado un estado de cosas que les desagrada es para ellos una justificación de otras medidas. No se dan cuenta, por ejemplo, de que el papel que desempeñan los esquemas monopolísticos en nuestra época es el efecto de la interferencia gubernamental, como los aranceles y las patentes. Abogan por la acción gubernamental para evitar el monopolio. Difícilmente se podría imaginar una idea más irreal. Pues los gobiernos a los que piden que luchen contra el monopolio son los mismos que se dedican al principio del monopolio. Así, el gobierno americano del New Deal se embarcó en una organización monopolística a fondo de cada rama de los negocios americanos, por parte de la NRA, y se propuso organizar la agricultura americana como un vasto esquema monopolístico, restringiendo la producción agrícola en aras de sustituir los precios de mercado más bajos por precios de monopolio. Fue parte de varios acuerdos internacionales de control de productos básicos cuyo objetivo no disimulado era establecer monopolios internacionales de varios productos básicos. Lo mismo ocurre con todos los demás gobiernos. La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas también fue parte de algunos de estos convenios monopolísticos intergubernamentales.9 Su repugnancia por la colaboración con los países capitalistas no era tan grande como para hacerla perder cualquier oportunidad de fomentar el monopolio.

El programa de este intervencionismo autocontradictorio es la dictadura, supuestamente para hacer al pueblo libre. Pero la libertad que defienden sus partidarios es la libertad para hacer las cosas «correctas», es decir, las que ellos mismos quieren que se hagan. No sólo ignoran el problema económico que supone. Carecen de la facultad del pensamiento lógico.

La justificación más absurda del intervencionismo es la de quienes consideran el conflicto entre el capitalismo y el socialismo como si fuera una contienda por la distribución de la renta. ¿Por qué las clases propietarias no han de ser más complacientes? ¿Por qué no deberían conceder a los trabajadores pobres una parte de sus amplios ingresos? ¿Por qué habrían de oponerse al propósito del gobierno de elevar la cuota de los desfavorecidos decretando salarios mínimos y precios máximos y reduciendo las ganancias y los tipos de interés hasta un nivel «más justo»? La flexibilidad en estos asuntos, dicen, quitaría el viento de las velas de los revolucionarios radicales y preservaría el capitalismo. Los peores enemigos del capitalismo, dicen, son los doctrinarios intransigentes cuya excesiva defensa de la libertad económica, del laissez-faire y del manchesterismo hace vanos todos los intentos de llegar a un compromiso con las reivindicaciones del trabajo. Estos reaccionarios inflexibles son los únicos responsables de la amargura de la lucha partidista contemporánea y del odio implacable que genera. Lo que se necesita es sustituir la actitud puramente negativa de los realistas económicos por un programa constructivo. Y, por supuesto, «constructivo» es a los ojos de esta gente sólo intervencionismo.

Sin embargo, este modo de razonamiento es totalmente vicioso. Da por sentado que las diversas medidas de interferencia gubernamental en las empresas alcanzarán los resultados beneficiosos que sus defensores esperan de ellas. Ignora alegremente todo lo que la economía dice sobre su inutilidad para alcanzar los fines buscados, y sus inevitables e indeseables consecuencias. La cuestión no es si los salarios mínimos son justos o injustos, sino si provocan o no el desempleo de una parte de los que están dispuestos a trabajar. Al calificar estas medidas de justas, el intervencionista no refuta las objeciones planteadas contra su conveniencia por los economistas. Se limita a mostrar su ignorancia sobre la cuestión en cuestión.

El conflicto entre el capitalismo y el socialismo no es una contienda entre dos grupos de demandantes en relación con el tamaño de las porciones que deben asignarse a cada uno de ellos de un suministro definido de bienes. Es una disputa sobre qué sistema de organización social sirve mejor al bienestar humano. Los que luchan contra el socialismo no rechazan el socialismo porque envidien a los trabajadores los beneficios que ellos (los trabajadores) podrían obtener supuestamente del modo de producción socialista. Luchan contra el socialismo precisamente porque están convencidos de que perjudicaría a las masas al reducirlas a la condición de pobres siervos totalmente a merced de dictadores irresponsables.

En este conflicto de opiniones todo el mundo debe decidirse y tomar una posición definida. Todo el mundo debe ponerse del lado de los defensores de la libertad económica o de los del socialismo totalitario. No se puede eludir este dilema adoptando una supuesta posición intermedia, el intervencionismo. Porque el intervencionismo no es un camino intermedio ni un compromiso entre el capitalismo y el socialismo. Es un tercer sistema. Es un sistema cuyo absurdo e inutilidad es reconocido no sólo por todos los economistas sino incluso por los marxianos.

No existe una defensa «excesiva» de la libertad económica. Por un lado, la producción puede ser dirigida por los esfuerzos de cada individuo para ajustar su conducta de manera que satisfaga las necesidades más urgentes de los consumidores de la forma más adecuada. Esto es la economía de mercado. Por otro lado, la producción puede ser dirigida por un decreto autoritario. Si estos decretos se refieren sólo a algunos elementos aislados de la estructura económica, no logran los fines buscados, y a sus propios defensores no les gusta su resultado. Si llegan a la regimentación total, significan el socialismo totalitario.

Los hombres deben elegir entre la economía de mercado y el socialismo. El Estado puede preservar la economía de mercado protegiendo la vida, la salud y la propiedad privada contra las agresiones violentas o fraudulentas; o puede controlar él mismo la realización de todas las actividades de producción. Algún organismo debe determinar lo que debe producirse. Si no son los consumidores por medio de la demanda y la oferta en el mercado, debe ser el gobierno por compulsión.

Socialismo y comunismo

En la terminología de Marx y Engels las palabras comunismo y socialismo son sinónimos. Se aplican alternativamente sin ninguna distinción entre ellas. Lo mismo ocurría en la práctica de todos los grupos y sectas marxianas hasta 1917. Los partidos políticos del marxismo que consideraban el Manifiesto Comunista como el evangelio inalterable de su doctrina se llamaban a sí mismos partidos socialistas. El más influyente y numeroso de estos partidos, el alemán, adoptó el nombre de Partido Socialdemócrata. En Italia, en Francia y en todos los demás países en los que los partidos marxianos ya desempeñaban un papel en la vida política antes de 1917, el término socialista sustituyó igualmente al de comunista. Ningún marxiano se aventuró nunca, antes de 1917, a distinguir entre comunismo y socialismo.

En 1875, en su Crítica al Programa de Gotha del Partido Socialdemócrata Alemán, Marx distinguió entre una fase inferior (anterior) y otra superior (posterior) de la futura sociedad comunista. Pero no reservó el nombre de comunismo a la fase superior, y no llamó a la fase inferior socialismo como algo diferenciado del comunismo.

Uno de los dogmas fundamentales de Marx es que el socialismo está destinado a llegar «con la inexorabilidad de una ley de la naturaleza». La producción capitalista engendra su propia negación y establece el sistema socialista de propiedad pública de los medios de producción. Este proceso «se ejecuta por sí mismo mediante el funcionamiento de las leyes inherentes a la producción capitalista».10 Es independiente de la voluntad de las personas.11 Es imposible que los hombres lo aceleren, lo retrasen o lo obstaculicen. Porque «ningún sistema social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas para las que es suficientemente amplio, y nunca aparecen nuevos métodos superiores de producción antes de que se hayan incubado las condiciones materiales de su existencia en el seno de la sociedad anterior».12

Esta doctrina es, por supuesto, irreconciliable con las propias actividades políticas de Marx y con las enseñanzas que propuso para justificar estas actividades. Marx trató de organizar un partido político que por medio de la revolución y la guerra civil debía lograr la transición del capitalismo al socialismo. El rasgo característico de sus partidos era, a los ojos de Marx y de todos los doctrinarios marxianos, que eran partidos revolucionarios invariablemente comprometidos con la idea de la acción violenta. Su objetivo era sublevarse, establecer la dictadura de los proletarios y exterminar sin piedad a todos los burgueses. La gesta de los comuneros de París en 1871 fue considerada como el modelo perfecto de tal guerra civil. La revuelta de París, por supuesto, había fracasado lamentablemente. Pero se esperaba que los levantamientos posteriores tuvieran éxito.13

Sin embargo, la táctica aplicada por los partidos marxianos en varios países europeos era irreconciliablemente opuesta a cada una de estas dos variedades contradictorias de las enseñanzas de Karl Marx. No confiaban en la inevitabilidad de la llegada del socialismo. Tampoco confiaban en el éxito de un levantamiento revolucionario. Adoptaron los métodos de la acción parlamentaria. Solicitaron votos en las campañas electorales y enviaron a sus delegados a los parlamentos. Se «degeneraron» en partidos democráticos. En los parlamentos se comportaron como otros partidos de la oposición. En algunos países establecieron alianzas temporales con otros partidos y, en ocasiones, miembros socialistas formaron parte de los gabinetes. Más tarde, tras el final de la primera guerra mundial, los partidos socialistas se convirtieron en los protagonistas de muchos parlamentos. En algunos países gobernaban en exclusiva, en otros en estrecha colaboración con los partidos «burgueses».

Es cierto que estos socialistas domesticados antes de 1917 nunca abandonaron los rígidos principios del marxismo ortodoxo. Repetían una y otra vez que la llegada del socialismo es inevitable. Subrayaban el carácter revolucionario inherente a sus partidos. Nada podía despertar más su ira que el hecho de que alguien se atreviera a discutir su firme espíritu revolucionario. Sin embargo, en realidad eran partidos parlamentarios como todos los demás.

Desde un punto de vista marxiano correcto, tal y como se expresó en los escritos posteriores de Marx y Engels (pero aún no en el Manifiesto Comunista), todas las medidas diseñadas para frenar, regular y mejorar el capitalismo eran simplemente tonterías «pequeñoburguesas» derivadas de la ignorancia de las leyes inmanentes de la evolución capitalista. Los verdaderos socialistas no deben poner ningún obstáculo a la evolución capitalista. Pues sólo la plena madurez del capitalismo podría traer el socialismo. No sólo es vano, sino perjudicial para los intereses de los proletarios recurrir a tales medidas. Ni siquiera el sindicalismo es un medio adecuado para mejorar las condiciones de los trabajadores.14 Marx no creía que el intervencionismo pudiera beneficiar a las masas. Rechazó violentamente la idea de que medidas como las tasas de salario mínimo, los techos de precios, la restricción de los tipos de interés, la seguridad social, etc., fueran pasos preliminares para lograr el socialismo. Su objetivo era la abolición radical del sistema salarial, que sólo puede ser llevada a cabo por el comunismo en su fase superior. Habría ridiculizado sarcásticamente la idea de abolir el «carácter de mercancía» del trabajo en el marco de una sociedad capitalista mediante la promulgación de una ley.

Pero los partidos socialistas, tal como funcionaban en los países europeos, no estaban prácticamente menos comprometidos con el intervencionismo que la Sozialpolitik de la Alemania del Kaiser y el New Deal americano. Fue contra esta política que George Sorel y el sindicalismo dirigieron sus ataques. Sorel, un tímido intelectual de origen burgués, deploraba la «degeneración» de los partidos socialistas de la que culpaba a su penetración por parte de los intelectuales burgueses. Quería ver revivir el espíritu de agresividad implacable, inherente a las masas, y liberarlo de la tutela de los cobardes intelectuales. Para Sorel, lo único que cuenta son los disturbios. Defendía la acción directa, es decir, el sabotaje y la huelga general, como pasos iniciáticos hacia la gran revolución final.

Sorel tuvo éxito sobre todo entre los intelectuales esnobs y ociosos y los no menos esnobs y ociosos herederos de empresarios ricos. No logró conmover a las masas. Para los partidos marxianos de Europa occidental y central, su crítica apasionada apenas fue más que una molestia. Su importancia histórica consistió principalmente en el papel que sus ideas desempeñaron en la evolución del bolchevismo ruso y del fascismo italiano.

Para comprender la mentalidad de los bolcheviques debemos remitirnos de nuevo a los dogmas de Karl Marx. Marx estaba plenamente convencido de que el capitalismo es una etapa de la historia económica que no se limita sólo a unos pocos países avanzados. El capitalismo tiene la tendencia a convertir todas las partes del mundo en países capitalistas. La burguesía obliga a todas las naciones a convertirse en naciones capitalistas. Cuando suene la hora final del capitalismo, el mundo entero estará uniformemente en la etapa del capitalismo maduro, maduro para la transición al socialismo. El socialismo surgirá al mismo tiempo en todas las partes del mundo.

Marx se equivocó en este punto no menos que en todas sus otras afirmaciones. Hoy en día, incluso los marxianos no pueden negar, ni lo hacen, que siguen existiendo enormes diferencias en el desarrollo del capitalismo en los distintos países. Se dan cuenta de que hay muchos países que, desde el punto de vista de la interpretación marxiana de la historia, deben ser calificados de precapitalistas. En estos países, la burguesía no ha alcanzado aún una posición de dominio y no ha establecido la etapa histórica del capitalismo, que es el requisito previo necesario para la aparición del socialismo. Por lo tanto, estos países deben realizar primero su «revolución burguesa» y deben pasar por todas las fases del capitalismo antes de que se pueda hablar de su transformación en países socialistas. La única política que los marxianos podrían adoptar en esos países sería la de apoyar incondicionalmente a los burgueses, primero en sus esfuerzos por tomar el poder y luego en sus empresas capitalistas. Un partido marxiano no podría tener durante mucho tiempo otra tarea que la de estar al servicio del liberalismo burgués. Sólo ésta es la misión que el materialismo histórico, si se aplica consecuentemente, podría asignar a los marxianos rusos. Se verían obligados a esperar tranquilamente hasta que el capitalismo hiciera que su nación estuviera madura para el socialismo.

Pero los marxistas rusos no quisieron esperar. Recurrieron a una nueva modificación del marxismo según la cual era posible que una nación se saltara una de las etapas de la evolución histórica. Cerraron los ojos ante el hecho de que esta nueva doctrina no era una modificación del marxismo, sino la negación del último vestigio que quedaba de él. Era un retorno indisimulado a las enseñanzas socialistas premarxianas y antimarxianas según las cuales los hombres son libres de adoptar el socialismo en cualquier momento si lo consideran un sistema más beneficioso para el bien común que el capitalismo. Destruyó por completo todo el misticismo que había en el materialismo dialéctico y en el supuesto descubrimiento marxiano de las leyes inexorables de la evolución económica de la humanidad.

Habiéndose emancipado del determinismo marxiano, los marxianos rusos eran libres de discutir las tácticas más apropiadas para la realización del socialismo en su país. Ya no les preocupaban los problemas económicos. Ya no tenían que investigar si había llegado o no el momento. Sólo tenían una tarea que cumplir, la toma de las riendas del gobierno.

Un grupo sostenía que sólo se podía esperar un éxito duradero si se conseguía el apoyo de un número suficiente de personas, aunque no necesariamente de la mayoría. Otro grupo no estaba a favor de un procedimiento tan largo. Sugirieron un golpe de efecto audaz. Había que organizar un pequeño grupo de fanáticos como vanguardia de la revolución. La disciplina estricta y la obediencia incondicional al jefe deberían hacer que estos revolucionarios profesionales estuvieran preparados para un ataque repentino. Deberían suplantar al gobierno zarista y luego gobernar el país según los métodos tradicionales de la policía del zar.

Los términos utilizados para designar a estos dos grupos -bolchevistas (mayoría) para los segundos y mencheviques (minoría) para los primeros- se refieren a una votación realizada en 1903 en una reunión celebrada para la discusión de estas cuestiones tácticas. La única diferencia que separaba a los dos grupos era la cuestión de los métodos tácticos. Ambos estaban de acuerdo en cuanto al fin último: el socialismo.

Ambas sectas intentaron justificar sus respectivos puntos de vista citando pasajes de los escritos de Marx y Engels. Esta es, por supuesto, la costumbre marxiana. Y cada secta estaba en condiciones de descubrir en estos libros sagrados los dictados que confirmaban su propia postura.

Lenin, el jefe bolchevique, conocía a sus compatriotas mucho mejor que sus adversarios y su líder, Plejánov. No cometió, como Plejánov, el error de aplicar a los rusos las normas de las naciones occidentales. Recordaba cómo las extranjeras habían usurpado en dos ocasiones el poder supremo y gobernado tranquilamente durante toda una vida. Era consciente de que los métodos terroristas de la policía secreta del Zar habían tenido éxito y confiaba en poder mejorarlos considerablemente. Era un dictador despiadado y sabía que los rusos carecían de valor para resistir la opresión. Al igual que Cromwell, Robespierre y Napoleón, era un usurpador ambicioso y confiaba plenamente en la ausencia de espíritu revolucionario en la inmensa mayoría. La autocracia de los Romanov estaba condenada porque el desdichado Nicolás II era un debilucho. El abogado socialista Kerensky fracasó porque estaba comprometido con el principio del gobierno parlamentario. Lenin triunfó porque nunca pretendió otra cosa que su propia dictadura. Y los rusos anhelaban un dictador, un sucesor del Terrible Iván.

El gobierno de Nicolás II no terminó con una verdadera agitación revolucionaria. Se derrumbó en los campos de batalla. El resultado fue una anarquía que Kerensky no pudo dominar. Una escaramuza en las calles de San Petersburgo destituyó a Kerensky. Poco después, Lenin tuvo su decimoctavo brumario. A pesar de todo el terror practicado por los bolchevistas, la Asamblea Constituyente, elegida por sufragio universal para hombres y mujeres, sólo tenía un veinte por ciento de miembros bolchevistas. Lenin disipó por la fuerza de las armas la Asamblea Constituyente. El efímero interludio «liberal» fue liquidado. Rusia pasó de las manos de los ineptos Romanov a las de un verdadero autócrata.

Lenin no se contentó con la conquista de Rusia. Estaba plenamente convencido de que estaba destinado a llevar la felicidad del socialismo a todas las naciones, no sólo a Rusia. El nombre oficial que eligió para su gobierno -Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas- no contiene ninguna referencia a Rusia. Fue concebido como el núcleo de un gobierno mundial. Se daba a entender que todos los camaradas extranjeros debían por derecho lealtad a este gobierno y que todos los burgueses extranjeros que se atrevieran a resistir eran culpables de alta traición y merecían la pena capital. Lenin no dudaba en absoluto de que todos los países occidentales estaban en vísperas de la gran revolución final. Esperaba diariamente su estallido.

En opinión de Lenin, sólo había un grupo en Europa que podría -aunque sin ninguna perspectiva de éxito- tratar de impedir el levantamiento revolucionario: los depravados miembros de la intelectualidad que habían usurpado la dirección de los partidos socialistas. Lenin odiaba desde hacía tiempo a estos hombres por su adicción al procedimiento parlamentario y su reticencia a respaldar sus aspiraciones dictatoriales. Se ensañó con ellos porque los consideraba responsables de que los partidos socialistas hubieran apoyado el esfuerzo bélico de sus países. Ya en su exilio suizo, que terminó en 1917, Lenin comenzó a dividir los partidos socialistas europeos. Ahora creó una nueva, una Tercera Internacional que controló de la misma manera dictatorial en que dirigió a los bolcheviques rusos. Para este nuevo partido Lenin eligió el nombre de Partido Comunista. Los comunistas debían combatir hasta la muerte a los diversos partidos socialistas europeos, esos «traidores sociales», y debían organizar la liquidación inmediata de la burguesía y la toma del poder por los trabajadores armados. Lenin no diferenciaba entre socialismo y comunismo como sistemas sociales. El objetivo al que aspiraba no se llamaba comunismo por oposición al socialismo. El nombre oficial del gobierno soviético es Unión de las Repúblicas Soviéticas Socialistas (no Comunistas). En este sentido, no quiso alterar la terminología tradicional que consideraba los términos como sinónimos. Se limitó a llamar comunistas a sus partidarios, los únicos partidarios sinceros y consecuentes de los principios revolucionarios del marxismo ortodoxo, y comunismo a sus métodos tácticos, porque quería distinguirlos de los «asalariados traidores de los explotadores capitalistas», los malvados dirigentes socialdemócratas como Kautsky y Albert Thomas. Estos traidores, enfatizó, estaban ansiosos por preservar el capitalismo. No eran verdaderos socialistas. Los únicos marxianos auténticos eran los que rechazaban el nombre de socialistas, irremediablemente caído en el descrédito.

Así surgió la distinción entre comunistas y socialistas. Los marxianos que no se rendían al dictador de Moscú se llamaban a sí mismos socialdemócratas o, en definitiva, socialistas. Lo que les caracterizaba era la creencia de que el método más adecuado para la realización de sus planes de instauración del socialismo, el objetivo final común a ellos y a los comunistas, era conseguir el apoyo de la mayoría de sus conciudadanos. Abandonaron las consignas revolucionarias y trataron de adoptar métodos democráticos para la toma del poder. No se preocuparon por el problema de si un régimen socialista es o no compatible con la democracia. Pero para la consecución del socialismo estaban decididos a aplicar procedimientos democráticos.

Los comunistas, en cambio, estaban en los primeros años de la III Internacional firmemente comprometidos con el principio de la revolución y la guerra civil. Sólo eran leales a su jefe ruso. Expulsaron de sus filas a todo aquel que fuera sospechoso de sentirse obligado por alguna de las leyes de su país. Conspiraban sin cesar y derrochaban sangre en disturbios infructuosos.

Lenin no podía entender por qué los comunistas fracasaban en todas partes fuera de Rusia. No esperaba mucho de los trabajadores americanos. En Estados Unidos, estaban de acuerdo los comunistas, los trabajadores carecían de espíritu revolucionario porque estaban mimados por el bienestar e impregnados del vicio de hacer dinero. Pero Lenin no dudaba de que las masas europeas tenían conciencia de clase y, por tanto, estaban plenamente comprometidas con las ideas revolucionarias. La única razón por la que la revolución no se había realizado era, en su opinión, la insuficiencia y la cobardía de los funcionarios comunistas. Una y otra vez destituyó a sus vicarios y nombró a hombres nuevos. Pero no consiguió nada mejor.

En los países anglosajones y en los latinoamericanos los votantes socialistas confían en los métodos democráticos. Aquí el número de personas que aspiran seriamente a una revolución comunista es muy reducido. La mayoría de los que proclaman públicamente su adhesión a los principios del comunismo se sentirían muy desgraciados si la revolución surgiera y expusiera sus vidas y sus bienes al peligro. Si los ejércitos rusos marcharan hacia sus países o si los comunistas nacionales tomaran el poder sin comprometerlos en la lucha, probablemente se alegrarían con la esperanza de ser recompensados por su ortodoxia marxiana. Pero ellos mismos no anhelan los laureles revolucionarios.

Es un hecho que en todos estos treinta años de apasionada agitación pro-soviética ni un solo país fuera de Rusia se hizo comunista por voluntad propia de sus ciudadanos. Europa del Este se pasó al comunismo sólo cuando los acuerdos diplomáticos de la política de poder internacional la convirtieron en una esfera de influencia y hegemonía exclusiva de Rusia. Es poco probable que Alemania Occidental, Francia, Italia y España se adhieran al comunismo si Estados Unidos y Gran Bretaña no adoptan una política de «désintéressement» diplomático absoluto. « Lo que da fuerza al movimiento comunista en estos y en algunos otros países es la creencia de que Rusia está impulsada por un «dinamismo» inquebrantable, mientras que las potencias anglosajonas se muestran indiferentes y poco interesadas en su destino.

Marx y los marxianos se equivocaron lamentablemente cuando asumieron que las masas anhelan un derrocamiento revolucionario del orden «burgués» de la sociedad. Los comunistas militantes sólo se encuentran en las filas de quienes se ganan la vida con su comunismo o esperan que una revolución favorezca sus ambiciones personales. Las actividades subversivas de estos conspiradores profesionales son peligrosas precisamente por la ingenuidad de los que simplemente coquetean con la idea revolucionaria. Esos simpatizantes confusos y equivocados que se llaman a sí mismos «liberales» y a los que los comunistas llaman «inocentes útiles», los compañeros de viaje e incluso la mayoría de los miembros del partido oficialmente registrados, se asustarían terriblemente si descubrieran un día que sus jefes van en serio cuando predican la sedición. Pero entonces podría ser demasiado tarde para evitar el desastre.

Por el momento, el ominoso peligro de los partidos comunistas en Occidente radica en su postura sobre los asuntos exteriores. La marca distintiva de todos los partidos comunistas actuales es su devoción a la política exterior agresiva de los soviéticos. Siempre que deben elegir entre Rusia y su propio país, no dudan en preferir a Rusia. Su principio es: Bien o mal, mi Rusia. Obedecen estrictamente todas las órdenes emitidas desde Moscú. Cuando Rusia era aliada de Hitler, los comunistas franceses sabotearon el esfuerzo de guerra de su propio país y los comunistas americanos se opusieron apasionadamente a los planes del presidente Roosevelt de ayudar a Inglaterra y Francia en su lucha contra los nazis. Los comunistas de todo el mundo tacharon de «belicistas imperialistas» a todos los que se defendían de los invasores alemanes. Pero tan pronto como Hitler atacó a Rusia, la guerra imperialista de los capitalistas se transformó de la noche a la mañana en una justa guerra de defensa. Cada vez que Stalin conquista un país más, los comunistas justifican esta agresión como un acto de autodefensa contra los «fascistas».

En su ciego culto a todo lo que es ruso, los comunistas de Europa Occidental y Estados Unidos superan con creces los peores excesos jamás cometidos por los chovinistas. Se entusiasman con las películas rusas, la música rusa y los supuestos descubrimientos de la ciencia rusa. Hablan con palabras extasiadas de los logros económicos de los soviéticos. Atribuyen la victoria de las Naciones Unidas a las hazañas de las fuerzas armadas rusas. Rusia, afirman, ha salvado al mundo de la amenaza fascista. Rusia es el único país libre mientras todas las demás naciones están sometidas a la dictadura de los capitalistas. Sólo los rusos son felices y disfrutan de la dicha de vivir una vida plena; en los países capitalistas la inmensa mayoría sufre de frustración y deseos insatisfechos. Al igual que el piadoso musulmán anhela peregrinar a la tumba del Profeta en La Meca, el intelectual comunista considera la peregrinación a los santuarios de Moscú como el acontecimiento de su vida.

Sin embargo, la distinción en el uso de los términos comunistas y socialistas no afectó al significado de los términos comunismo y socialismo aplicados al objetivo final de las políticas comunes a ambos. Sólo en 1928 el programa de la Internacional Comunista, adoptado por el sexto congreso en Moscú,15 comenzó a diferenciar entre comunismo y socialismo (y no sólo entre comunistas y socialistas).

Según esta nueva doctrina existe, en la evolución económica de la humanidad, entre la etapa histórica del capitalismo y la del comunismo, una tercera etapa, la del socialismo. El socialismo es un sistema social basado en el control público de los medios de producción y en la gestión completa de todos los procesos de producción y distribución por una autoridad central planificadora. En este sentido es igual al comunismo. Pero se diferencia del comunismo en que no hay igualdad en las porciones asignadas a cada individuo para su propio consumo. Sigue habiendo salarios pagados a los camaradas y estas tasas salariales se gradúan según la conveniencia económica en la medida en que la autoridad central lo considere necesario para asegurar la mayor producción posible de productos. Lo que Stalin llama socialismo corresponde en gran medida al concepto de Marx de la «fase inicial» del comunismo. Stalin reserva el término comunismo exclusivamente para lo que Marx llamó la «fase superior» del comunismo. El socialismo, en el sentido en que Stalin ha utilizado últimamente el término, avanza hacia el comunismo, pero en sí mismo no es todavía comunismo. El socialismo se convertirá en comunismo tan pronto como el aumento de la riqueza que cabe esperar del funcionamiento de los métodos de producción socialistas haya elevado el nivel de vida inferior de las masas rusas al nivel superior del que disfrutan los distinguidos titulares de cargos importantes en la Rusia actual.16

El carácter apologético de esta nueva práctica terminológica es evidente. Stalin considera necesario explicar a la inmensa mayoría de sus súbditos por qué su nivel de vida es extremadamente bajo, mucho más bajo que el de las masas de los países capitalistas e incluso más bajo que el de los proletarios rusos en la época del zarismo. Quiere justificar que los sueldos y salarios son desiguales, que un pequeño grupo de funcionarios soviéticos disfruta de todos los lujos que la técnica moderna puede proporcionar, que un segundo grupo, más numeroso que el primero, pero menos que la clase media de la Rusia imperial, vive al estilo «burgués», mientras que las masas, harapientas y descalzas, subsisten en barriadas congestionadas y están mal alimentadas. Ya no puede culpar al capitalismo de este estado de cosas. Por eso se vio obligado a recurrir a un nuevo recurso ideológico.

El problema de Stalin era tanto más candente cuanto que los comunistas rusos, en los primeros días de su gobierno, habían proclamado apasionadamente la igualdad de ingresos como un principio que debía aplicarse desde el primer instante de la toma del poder por los proletarios. Además, en los países capitalistas el truco demagógico más poderoso aplicado por los partidos comunistas patrocinados por Rusia es excitar la envidia de los que tienen ingresos más bajos contra todos los que tienen ingresos más altos. El principal argumento esgrimido por los comunistas para apoyar su tesis de que el nacionalsocialismo de Hitler no era un auténtico socialismo, sino, por el contrario, la peor variedad del capitalismo, era que en la Alemania nazi había desigualdad en el nivel de vida.

La nueva distinción de Stalin entre socialismo y comunismo está en abierta contradicción con la política de Lenin, y no menos con los principios de la propaganda de los partidos comunistas fuera de las fronteras rusas. Pero tales contradicciones no importan en el ámbito de los soviets. La palabra del dictador es la decisión final, y nadie es tan temerario como para aventurar una oposición.

Es importante darse cuenta de que la innovación semántica de Stalin afecta únicamente a los términos comunismo y socialismo. No alteró el significado de los términos socialista y comunista. El partido bolchevique se llama igual que antes comunista. Los partidos rusófilos más allá de las fronteras de la Unión Soviética se llaman a sí mismos partidos comunistas y luchan violentamente contra los partidos socialistas que, a sus ojos, son simples traidores sociales. Pero el nombre oficial de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas no cambia.

La agresividad de Rusia

Los nacionalistas alemanes, italianos y japoneses justificaron sus políticas agresivas por su falta de Lebensraum. Sus países están comparativamente superpoblados. Están mal dotados por naturaleza y dependen de la importación de alimentos y materias primas del extranjero. Deben exportar manufacturas para pagar estas importaciones tan necesarias. Pero las políticas proteccionistas de los países excedentarios en alimentos y materias primas cierran sus fronteras a la importación de manufacturas. El mundo tiende manifiestamente hacia un estado de plena autarquía económica de cada nación. En un mundo así, ¿qué destino les espera a las naciones que no pueden alimentar ni vestir a sus ciudadanos con los recursos internos?

La doctrina del Lebensraum de los pueblos autodenominados «sin recursos» subraya que en América y en Australia hay millones de acres de tierra sin utilizar mucho más fértiles que el suelo estéril que cultivan los agricultores de las naciones sin recursos. Las condiciones naturales para la minería y la manufactura son igualmente mucho más propicias que en los países de los «sin». Pero los campesinos y trabajadores alemanes, italianos y japoneses tienen vedado el acceso a estas zonas favorecidas por la naturaleza. Las leyes de inmigración de los países comparativamente poco poblados impiden su migración. Estas leyes aumentan la productividad marginal de la mano de obra y, por tanto, las tasas salariales en los países subpoblados y las reducen en los países superpoblados. El alto nivel de vida de los Estados Unidos y los Dominios Británicos se paga con la disminución del nivel de vida de los países congestionados de Europa y Asia.

Los verdaderos agresores, dicen estos nacionalistas alemanes, italianos y japoneses, son aquellas naciones que por medio de barreras comerciales y migratorias se han arrogado la parte del león de las riquezas naturales de la tierra. ¿No ha declarado el mismo Papa17 que las causas profundas de las guerras mundiales son «ese egoísmo frío y calculador que tiende a acaparar los recursos económicos y los materiales destinados al uso de todos hasta tal punto que no se permite el acceso a ellos a las naciones menos favorecidas por la naturaleza»?18 La guerra que encendieron Hitler, Mussolini e Hirohito fue, desde este punto de vista, una guerra justa, pues su único objetivo era dar a los que no tienen lo que, en virtud del derecho natural y divino, les pertenece.

Los rusos no pueden aventurarse a justificar su política agresiva con tales argumentos. Rusia es un país comparativamente poco poblado. Su suelo está mucho mejor dotado por la naturaleza que el de cualquier otra nación. Ofrece las condiciones más ventajosas para el cultivo de toda clase de cereales, frutas, semillas y plantas. Rusia posee inmensos pastos y bosques casi inagotables. Posee los recursos más ricos para la producción de oro, plata, platino, hierro, cobre, níquel, manganeso y todos los demás metales, así como de petróleo. De no ser por el despotismo de los zares y la lamentable insuficiencia del sistema comunista, su población podría haber disfrutado desde hace tiempo del más alto nivel de vida. Ciertamente, no es la falta de recursos naturales lo que empuja a Rusia a la conquista.

La agresividad de Lenin era una consecuencia de su convicción de que era el líder de la revolución mundial final. Se consideraba el sucesor legítimo de la Primera Internacional, destinado a cumplir la tarea en la que Marx y Engels habían fracasado. La campana del capitalismo había sonado, y ninguna maquinación capitalista podía retrasar más la expropiación de los expropiadores. Lo único que se necesitaba era el dictador del nuevo orden social. Lenin estaba dispuesto a asumir la carga sobre sus hombros.

Desde los días de las invasiones mongolas, la humanidad no había tenido que enfrentarse a una aspiración tan inquebrantable y minuciosa de supremacía mundial ilimitada. En todos los países los emisarios rusos y las quintas columnas comunistas trabajaban fanáticamente por el «Anschluss» a Rusia. Pero a Lenin le faltaban las cuatro primeras columnas. Las fuerzas militares rusas eran entonces despreciables. Cuando cruzaban las fronteras rusas, eran detenidas por los polacos. No podían marchar más al Oeste. La gran campaña de conquista del mundo se agotó.

No era más que una palabrería discutir los problemas de si el comunismo en un solo país es posible o deseable. Los comunistas habían fracasado rotundamente fuera de las fronteras rusas. Se vieron obligados a quedarse en casa.

Stalin dedicó toda su energía a la organización de un ejército permanente de un tamaño que el mundo nunca había visto antes. Pero no tuvo más éxito que Lenin y Trotsky. Los nazis derrotaron fácilmente a este ejército y ocuparon la parte más importante del territorio ruso. Rusia fue salvada por los británicos y, sobre todo, por las fuerzas americanas. El Préstamo-Arriendo americano permitió a los rusos seguir los pasos de los alemanes cuando la escasez de equipos y la amenazante invasión americana les obligó a retirarse de Rusia. Incluso pudieron derrotar ocasionalmente a las retaguardias de los nazis en retirada. Pudieron conquistar Berlín y Viena cuando los aviones americanos habían destrozado las defensas alemanas. Cuando los americanos habían aplastado a los japoneses, los rusos podían apuñalarlos tranquilamente por la espalda.

Por supuesto, los comunistas dentro y fuera de Rusia y los compañeros de viaje sostienen apasionadamente que fue Rusia la que derrotó a los nazis y liberó a Europa. Pasan por alto el hecho de que la única razón por la que los nazis no pudieron capturar Moscú, Leningrado y Stalingrado fue la falta de municiones, aviones y gasolina. Fue el bloqueo lo que impidió a los nazis suministrar a sus ejércitos el equipo necesario y construir en el territorio ruso ocupado un sistema de transporte que pudiera enviar este equipo a la lejana línea del frente. La batalla decisiva de la guerra fue la del Atlántico. Los grandes acontecimientos estratégicos de la guerra contra Alemania fueron la conquista de África y Sicilia y la victoria en Normandía. Stalingrado fue, si se mide con los gigantescos estándares de esta guerra, apenas un éxito táctico. En la lucha contra los italianos y los japoneses, la participación de Rusia fue nula.

Pero el botín de la victoria es sólo para Rusia. Mientras que las demás Naciones Unidas no buscan el engrandecimiento territorial, los rusos están en pleno apogeo. Se han anexionado las tres repúblicas bálticas,20 Besarabia, la provincia checoslovaca de los Cárpatos, una parte de Finlandia, gran parte de Polonia y enormes territorios en el Extremo Oriente. Reclaman el resto de Polonia, Rumania, Hungría, Yugoslavia, Bulgaria, Corea y China como su esfera de influencia exclusiva. Están ansiosos por establecer en estos países gobiernos «amigos», es decir, gobiernos títeres. De no ser por la oposición de Estados Unidos y Gran Bretaña, hoy gobernarían en toda Europa continental, Asia continental y el norte de África. Sólo las guarniciones americanas y británicas en Alemania impiden el paso de los rusos a las costas del Atlántico.

Hoy, no menos que después de la primera guerra mundial, la verdadera amenaza para Occidente no reside en el poder militar de Rusia. Gran Bretaña podría repeler fácilmente un ataque ruso y sería una auténtica locura que los rusos emprendieran una guerra contra los Estados Unidos. No son los ejércitos rusos, sino las ideologías comunistas las que amenazan a Occidente. Los rusos lo saben muy bien y no confían en su propio ejército, sino en sus partisanos extranjeros. Quieren derrocar las democracias desde dentro, no desde fuera. Su principal arma son las maquinaciones prorrusas de sus quintas columnas. Estas son las divisiones de crack del bolchevismo.

Los escritores y políticos comunistas de dentro y fuera de Rusia explican la política agresiva de Rusia como mera autodefensa. Dicen que no es Rusia la que planea la agresión sino, por el contrario, las democracias capitalistas en decadencia. Rusia quiere simplemente defender su propia independencia. Este es un método antiguo y bien probado para justificar la agresión. Luis XIV y Napoleón I, Guillermo II y Hitler eran los más pacíficos de todos los hombres. Cuando invadieron países extranjeros, lo hicieron sólo en justa defensa. Rusia estaba tan amenazada por Estonia o Letonia como Alemania por Luxemburgo o Dinamarca.

Una consecuencia de esta fábula de autodefensa es la leyenda del cordón sanitario. La independencia política de los pequeños países vecinos de Rusia, se sostiene, no es más que un improvisado capitalista diseñado para evitar que las democracias europeas se infecten con el germen del comunismo. Por lo tanto, se concluye que estas pequeñas naciones han perdido su derecho a la independencia. Porque Rusia tiene el derecho inalienable de reclamar que sus vecinos -y también los vecinos de sus vecinos- sólo sean gobernados por gobiernos «amigos», es decir, estrictamente comunistas. ¿Qué pasaría con el mundo si todas las grandes potencias tuvieran la misma pretensión?

La verdad es que no son los gobiernos de las naciones democráticas los que pretenden derrocar el actual sistema ruso. No fomentan quintas columnas pro-democráticas en Rusia y no incitan a las masas rusas contra sus gobernantes. Pero los rusos están ocupados día y noche fomentando el malestar en todos los países.

La muy coja y vacilante intervención de las Naciones Aliadas en la Guerra Civil Rusa no fue una empresa pro-capitalista y anti-comunista. Para las naciones aliadas, implicadas en su lucha a vida o muerte con los alemanes, Lenin era en ese momento un mero instrumento de sus mortíferos enemigos. Ludendorff había enviado a Lenin a Rusia para derrocar el régimen de Kerensky y provocar la deserción de Rusia. Los bolcheviques combatieron por la fuerza de las armas a todos los rusos que querían continuar la alianza con Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos. Desde el punto de vista militar, era imposible que las naciones occidentales permanecieran neutrales mientras sus aliados rusos se defendían desesperadamente de los bolcheviques. Para las naciones aliadas, el Frente Oriental estaba en juego. La causa de los generales «blancos» era su propia causa.

Tan pronto como la guerra contra Alemania llegó a su fin en 1918, los aliados perdieron el interés en los asuntos rusos. Ya no había necesidad de un Frente Oriental. Los problemas internos de Rusia les importaban un bledo. Anhelaban la paz y estaban ansiosos por retirarse de la lucha. Por supuesto, estaban avergonzados porque no sabían cómo liquidar su aventura con propiedad. Sus generales se avergonzaban de abandonar a compañeros de armas que habían luchado al máximo de sus capacidades en una causa común. Dejar a estos hombres en la estacada era, en su opinión, poco menos que cobardía y deserción. Tales consideraciones de honor militar retrasaron durante algún tiempo la retirada de los discretos destacamentos aliados y la finalización de las entregas a los blancos. Cuando esto se logró finalmente, los estadistas aliados se sintieron aliviados. A partir de entonces, adoptaron una política de estricta neutralidad con respecto a los asuntos rusos.

Fue muy desafortunado que las naciones aliadas se vieran envueltas en la guerra civil rusa. Hubiera sido mejor que la situación militar de 1917 y 1918 no les hubiera obligado a intervenir. Pero no hay que pasar por alto el hecho de que el abandono de la intervención en Rusia equivalía al fracaso final de la política del presidente Wilson. Los Estados Unidos habían entrado en la guerra para hacer «el mundo seguro para la democracia». La victoria había aplastado al Kaiser y sustituido en Alemania un gobierno republicano por la autocracia imperial, comparativamente suave y limitada. Por otra parte, había dado lugar en Rusia al establecimiento de una dictadura con la que el despotismo de los zares podía calificarse de liberal. Pero los Aliados no estaban dispuestos a hacer de Rusia un lugar seguro para la democracia, como habían intentado hacer con Alemania. Después de todo, la Alemania del Kaiser tenía parlamentos, ministros responsables ante los parlamentos, juicios con jurado, libertad de pensamiento, de religión y de prensa no mucho más limitada que en Occidente, y muchas otras instituciones democráticas. Pero la Rusia soviética era un despotismo ilimitado.

Los americanos, los franceses y los británicos no vieron las cosas desde este punto de vista. Pero las fuerzas antidemocráticas de Alemania, Italia, Polonia, Hungría y los Balcanes pensaban de forma diferente. Tal como lo interpretaban los nacionalistas de estos países, la neutralidad de las Potencias Aliadas con respecto a Rusia era una prueba de que su preocupación por la democracia había sido una mera ceguera. Los Aliados, argumentaban, habían luchado contra Alemania porque envidiaban su prosperidad económica y perdonaron a la nueva autocracia rusa porque no temían el poder económico ruso. La democracia, concluían estos nacionalistas, no era más que un cómodo eslogan para engañar a los crédulos. Y se asustaron de que el atractivo emocional de este eslogan se utilizara un día como disfraz para ataques insidiosos contra su propia independencia.

Desde el abandono de la intervención, Rusia ya no tenía motivos para temer a las grandes potencias occidentales. Tampoco los soviéticos temían una agresión nazi. Las afirmaciones en sentido contrario, muy populares en Europa Occidental y en América, eran el resultado de una completa ignorancia de los asuntos alemanes. Pero los rusos conocían a Alemania y a los nazis. Habían leído Mein Kampf. Aprendieron de este libro no sólo que Hitler codiciaba Ucrania, sino también que la idea estratégica fundamental de Hitler era lanzarse a la conquista de Rusia sólo después de haber aniquilado definitivamente y para siempre a Francia.

Los rusos estaban plenamente convencidos de que la expectativa de Hitler, expresada en Mein Kampf, de que Gran Bretaña y los Estados Unidos se mantendrían al margen de esta guerra y dejarían tranquilamente que Francia fuera destruida, era vana. Estaban seguros de que esa nueva guerra mundial, en la que ellos mismos planeaban mantenerse neutrales, tendría como resultado una nueva derrota alemana. Y esta derrota, argumentaban, haría que Alemania -si no toda Europa- fuera segura para el bolchevismo. Guiado por esta opinión, Stalin ya en la época de la República de Weimar ayudó al entonces secreto rearme alemán. Los comunistas alemanes ayudaron a los nazis todo lo que pudieron en sus esfuerzos por socavar el régimen de Weimar. Finalmente, Stalin entró en agosto de 1939 en una alianza abierta con Hitler, para darle vía libre contra Occidente.

Lo que Stalin —como todos los demás— no previó fue el éxito abrumador de los ejércitos alemanes en 1940. Hitler atacó a Rusia en 1941 porque estaba plenamente convencido de que no sólo Francia sino también Gran Bretaña estaban acabadas, y que los Estados Unidos, amenazados en la retaguardia por Japón, no serían lo suficientemente fuertes como para interferir con éxito en los asuntos europeos.

La desintegración del Imperio de los Habsburgo en 1918 y la derrota nazi en 1945 han abierto las puertas de Europa a Rusia. Rusia es hoy la única potencia militar del continente europeo. Pero, ¿por qué los rusos están tan empeñados en conquistar y anexionar? Ciertamente, no necesitan los recursos de estos países. Tampoco le mueve a Stalin la idea de que esas conquistas puedan aumentar su popularidad entre las masas rusas. Sus súbditos son indiferentes a la gloria militar.

No es a las masas a las que Stalin quiere aplacar con su política agresiva, sino a los intelectuales. Porque está en juego su ortodoxia marxiana, el fundamento mismo del poderío soviético.

Estos intelectuales rusos eran lo suficientemente estrechos de miras como para absorber modificaciones del credo marxiano que suponían de hecho un abandono de las enseñanzas esenciales del materialismo dialéctico, siempre que estas modificaciones halagaran su chovinismo ruso. Se tragaron la doctrina de que su santa Rusia podía saltarse una de las etapas inextricables de la evolución económica descrita por Marx. Se enorgullecían de ser la vanguardia del proletariado y de la revolución mundial que, al realizar el socialismo primero en un solo país, daba un ejemplo glorioso a todas las demás naciones. Pero es imposible explicarles por qué las demás naciones no alcanzan finalmente a Rusia. En los escritos de Marx y Engels, que no pueden dejar de leer, descubren que los padres del marxismo consideraban a Gran Bretaña y Francia, e incluso a Alemania, como los países más avanzados en la civilización y en la evolución del capitalismo. Puede que estos estudiantes de las universidades marxianas sean demasiado aburridos para comprender las doctrinas filosóficas y económicas del evangelio marxiano, pero no son demasiado aburridos para ver que Marx consideraba a esos países occidentales como mucho más avanzados que Rusia.

Entonces, algunos de estos estudiosos de la política económica y las estadísticas empiezan a sospechar que el nivel de vida de las masas es mucho más alto en los países capitalistas que en su propio país. ¿Cómo puede ser esto? ¿Por qué las condiciones son mucho más propicias en los Estados Unidos, que —aunque son los primeros en la producción capitalista— están más atrasados en el despertar de la conciencia de clase de los proletarios?

La inferencia de estos hechos parece ineludible. Si los países más avanzados no adoptan el comunismo y les va bastante bien bajo el capitalismo, si el comunismo se limita a un país que Marx consideraba atrasado y no trae riquezas para todos, ¿no es quizás la interpretación correcta que el comunismo es una característica de los países atrasados y resulta en la pobreza general? ¿No debe un patriota ruso avergonzarse de que su país esté comprometido con este sistema?

Estos pensamientos son muy peligrosos en un país despótico. Quien se atreviera a expresarlos sería liquidado sin piedad por la G.P.U. Pero, incluso sin decirlo, están en la punta de la lengua de todo hombre inteligente. Perturban el sueño de los funcionarios supremos y tal vez incluso el del gran dictador. Ciertamente, él tiene el poder de aplastar a todos los oponentes. Pero consideraciones de conveniencia hacen desaconsejable erradicar a toda la gente algo juiciosa y dirigir el país sólo con cabezas de chorlito.

Esta es la verdadera crisis del marxismo ruso. Cada día que pasa sin traer la revolución mundial la agrava. Los soviéticos deben conquistar el mundo o de lo contrario se ven amenazados en su propio país por una deserción de la intelectualidad. Es la preocupación por el estado ideológico de las mentes más perspicaces de Rusia lo que empuja a la Rusia de Stalin hacia una agresión incesante.

La herejía de Trotsky

La doctrina dictatorial, tal como la enseñan los bolcheviques rusos, los fascistas italianos y los nazis alemanes, implica tácitamente que no puede surgir ningún desacuerdo con respecto a la cuestión de quién será el dictador. Las fuerzas místicas que dirigen el curso de los acontecimientos históricos designan al líder providencial. Todos los justos están obligados a someterse a los insondables decretos de la historia y a doblar sus rodillas ante el trono del hombre del destino. Los que se niegan a hacerlo son herejes, abyectos sinvergüenzas que deben ser «liquidados».

En realidad, el poder dictatorial lo toma aquel candidato que consigue exterminar a tiempo a todos sus rivales y a sus ayudantes. El dictador allana su camino hacia el poder supremo masacrando a todos sus competidores. Preserva su posición eminente masacrando a todos los que podrían disputarla. La historia de todos los despotismos orientales es testigo de ello, así como la experiencia de la dictadura contemporánea.

Cuando Lenin murió en 1924, Stalin suplantó a su rival más peligroso, Trotsky. Trotsky escapó, pasó años en el extranjero en varios países de Europa, Asia y América y finalmente fue asesinado en Ciudad de México. Stalin siguió siendo el gobernante absoluto de Rusia.

Trotsky era un intelectual del tipo marxista ortodoxo. Como tal, intentó representar su disputa personal con Stalin como un conflicto de principios. Intentó construir una doctrina Trotsky que se distinguiera de la doctrina Stalin. Calificó la política de Stalin como una apostasía del sagrado legado de Marx y Lenin. Stalin replicó de la misma manera. De hecho, sin embargo, el conflicto era una rivalidad de dos hombres, no un conflicto de ideas y principios antagónicos. Hubo algunas discrepancias menores en cuanto a los métodos tácticos. Pero en todo lo esencial, Stalin y Trotsky estaban de acuerdo.

Trotsky había vivido, antes de 1917, muchos años en países extranjeros y estaba hasta cierto punto familiarizado con las principales lenguas de los pueblos occidentales. Se hacía pasar por un experto en asuntos internacionales. En realidad, no sabía nada sobre la civilización occidental, las ideas políticas y las condiciones económicas. Como exiliado errante se había movido casi exclusivamente en los círculos de sus compañeros de exilio. Los únicos extranjeros con los que se había encontrado ocasionalmente en los cafés y salas de club de Europa Occidental y Central eran doctrinarios radicales, por sus prejuicios marxianos excluidos de la realidad. Su principal lectura eran los libros y las publicaciones periódicas marxianas. Despreciaba todos los demás escritos como literatura «burguesa». Estaba absolutamente incapacitado para ver los acontecimientos desde otro ángulo que no fuera el del marxismo. Al igual que Marx, estaba dispuesto a interpretar cada gran huelga y cada pequeña revuelta como la señal del estallido de la gran revolución final.

Stalin es un georgiano mal educado. No tiene el más mínimo conocimiento de ninguna lengua occidental. No conoce Europa ni América. Incluso sus logros como autor marxiano son cuestionables. Pero fue precisamente el hecho de que, a pesar de ser un firme partidario del comunismo, no fue adoctrinado con los dogmas marxianos lo que le hizo superior a Trotsky. Stalin no se dejaba engañar por los principios espurios del materialismo dialéctico. Cuando se enfrentaba a un problema, no buscaba una interpretación en los escritos de Marx y Engels. Confiaba en su sentido común. Fue lo suficientemente juicioso como para discernir el hecho de que la política de la revolución mundial inaugurada por Lenin y Trotsky en 1917 había fracasado completamente fuera de las fronteras de Rusia.

En Alemania, los comunistas -dirigidos por Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg- fueron aplastados por destacamentos del ejército regular y por voluntarios nacionalistas en una sangrienta batalla librada en enero de 1919 en las calles de Berlín. La toma del poder por parte de los comunistas en Múnich en la primavera de 1919 y la revuelta de Hölz20 en marzo de 1921 acabaron igualmente en desastre. En Hungría, en 1919, los comunistas fueron derrotados por Horthy y Gömbös y el ejército rumano. En Austria, varios complots comunistas fracasaron en 1918 y 1919; una violenta revuelta en julio de 1927 fue fácilmente sofocada por la policía de Viena. En Italia, en 1920, la ocupación de las fábricas fue un completo fracaso. En Francia y en Suiza la propaganda comunista pareció ser muy poderosa en los primeros años que siguieron al Armisticio de 1918; pero se evaporó muy pronto. En Gran Bretaña, en 1926, la huelga general convocada por los sindicatos se saldó con un lamentable fracaso.

Trotsky estaba tan cegado por su ortodoxia que se negaba a admitir que los métodos bolchevistas habían fracasado. Pero Stalin se dio cuenta muy bien. No abandonó la idea de instigar brotes revolucionarios en todos los países extranjeros y de conquistar el mundo entero para los soviéticos. Pero era plenamente consciente de que era necesario aplazar la agresión durante unos años y recurrir a nuevos métodos para su ejecución. Trotsky se equivocó al acusar a Stalin de estrangular el movimiento comunista fuera de Rusia. Lo que Stalin hizo realmente fue aplicar otros medios para la consecución de los fines que le son comunes a él y a todos los demás marxistas.

Como exegeta de los dogmas marxianos, Stalin era ciertamente inferior a Trotsky, pero superaba con creces a su rival como político. El bolchevismo debe sus éxitos en política mundial a Stalin, no a Trotsky.

En el campo de la política interior, Trotsky recurrió a los trucos tradicionales bien probados que los marxistas siempre habían aplicado al criticar las medidas socialistas adoptadas por otros partidos. Lo que hizo Stalin no era verdadero socialismo y comunismo, sino, por el contrario, todo lo contrario, una monstruosa perversión de los elevados principios de Marx y Lenin. Todos los rasgos desastrosos del control público de la producción y la distribución, tal como aparecieron en Rusia, fueron, según la interpretación de Trotsky, provocados por la política de Stalin. No fueron consecuencias inevitables de los métodos comunistas. Eran fenómenos concomitantes del estalinismo, no del comunismo. Fue culpa exclusiva de Stalin que una burocracia absolutista e irresponsable fuera suprema, que una clase de oligarcas privilegiados disfrutara de lujos mientras las masas vivían al borde de la inanición, que un régimen terrorista ejecutara a la vieja guardia de revolucionarios y condenara a millones de personas a trabajar como esclavos en campos de concentración, que la policía secreta fuera omnipotente, que los sindicatos fueran impotentes, que las masas fueran privadas de todos los derechos y libertades. Stalin no fue un campeón de la sociedad igualitaria sin clases. Fue el pionero de la vuelta a los peores métodos de dominio y explotación de clase. Una nueva clase dirigente de aproximadamente el 10% de la población oprimía y explotaba sin piedad a la inmensa mayoría de proletarios trabajadores.

Trotsky no podía explicar cómo todo esto podía ser logrado por un solo hombre y sus pocos aduladores. ¿Dónde estaban las «fuerzas productivas materiales», de las que tanto se habla en el materialismo histórico marxiano, que —«independientemente de la voluntad de los individuos»— determinan el curso de los acontecimientos humanos «con la inexorabilidad de una ley de la naturaleza»? ¿Cómo pudo ocurrir que un hombre estuviera en condiciones de alterar la «superestructura jurídica y política» que está fijada de forma única e inalterable por la estructura económica de la sociedad? Incluso Trotsky estaba de acuerdo en que ya no había propiedad privada de los medios de producción en Rusia. En el imperio de Stalin, la producción y la distribución están totalmente controladas por la «sociedad». Es un dogma fundamental del marxismo que la superestructura de tal sistema debe ser necesariamente la dicha del paraíso terrenal. En las doctrinas marxianas no hay lugar para una interpretación que culpe a los individuos de un proceso degenerativo que podría convertir la bendición del control público de los negocios en un mal. Un marxiano coherente —si la coherencia fuera compatible con el marxismo— tendría que admitir que el sistema político de Stalin era la superestructura necesaria del comunismo.

Todos los puntos esenciales del programa de Trotsky coincidían perfectamente con la política de Stalin. Trotsky abogaba por la industrialización de Rusia. Este era el objetivo de los planes quinquenales de Stalin. Trotsky abogaba por la colectivización de la agricultura. Stalin estableció los koljoses y liquidó a los kulaks. Trotsky estaba a favor de la organización de un gran ejército. Stalin organizó dicho ejército. Tampoco Trotsky, cuando aún estaba en el poder, era amigo de la democracia. Era, por el contrario, un partidario fanático de la opresión dictatorial de todos los «saboteadores». Es cierto que no preveía que el dictador pudiera considerarlo a él, Trotsky, autor de tratados marxianos y veterano del glorioso exterminio de los Romanov, como el más perverso saboteador. Como todos los demás defensores de la dictadura, supuso que él mismo o uno de sus amigos íntimos sería el dictador.

Trotsky fue un crítico del burocratismo. Pero no sugirió ningún otro método para la dirección de los asuntos en un sistema socialista. No hay otra alternativa a la empresa privada con ánimo de lucro que la gestión burocrática.21

La verdad es que Trotsky sólo encontró un defecto en Stalin: que él, Stalin, era el dictador y no él mismo, Trotsky. En su disputa ambos tenían razón. Stalin tenía razón al mantener que su régimen era la encarnación de los principios socialistas. Trotsky tenía razón al afirmar que el régimen de Stalin había convertido a Rusia en un infierno.

El trotskismo no desapareció del todo con la muerte de Trotsky. También el boulangerismo en Francia sobrevivió durante algún tiempo al fin del general Boulanger. En España aún quedan carlistas aunque la línea de Don Carlos se extinguió. Estos movimientos póstumos están, por supuesto, condenados.

Pero en todos los países hay personas que, aunque estén fanáticamente comprometidas con la idea de la planificación integral, es decir, la propiedad pública de los medios de producción, se asustan cuando se enfrentan a la cara real del comunismo. Estas personas se sienten decepcionadas. Sueñan con un Jardín del Edén. Para ellos el comunismo, o el socialismo, significa una vida fácil en la riqueza y el pleno disfrute de todas las libertades y placeres. No se dan cuenta de las contradicciones inherentes a su imagen de la sociedad comunista. Se han tragado acríticamente todas las fantasías lunáticas de Charles Fourier y todos los absurdos de Veblen. Creen firmemente en la afirmación de Engels de que el socialismo será un reino de libertad ilimitada. Acusan al capitalismo de todo lo que les desagrada y están plenamente convencidos de que el socialismo les librará de todo mal. Atribuyen sus propios fracasos y frustraciones a la injusticia de este «loco» sistema competitivo y esperan que el socialismo les asigne la posición eminente y los altos ingresos que por derecho les corresponden. Son Cenicientas que anhelan el príncipe salvador que reconozca sus méritos y virtudes. El aborrecimiento del capitalismo y la adoración del comunismo son consuelos para ellos. Les ayudan a disimular su propia inferioridad y a culpar al «sistema» de sus propios defectos.

Al abogar por la dictadura, estas personas siempre defienden la dictadura de su propia camarilla. Al pedir la planificación, lo que tienen en mente es siempre su propio plan, no el de los demás. Nunca admitirán que un régimen socialista o comunista sea verdadero y genuino socialismo o comunismo, si no les asigna a ellos mismos la posición más eminente y los mayores ingresos. Para ellos, la característica esencial del verdadero y genuino comunismo es que todos los asuntos se conducen precisamente de acuerdo con su propia voluntad, y que todos los que no están de acuerdo son sometidos a golpes.

Es un hecho que la mayoría de nuestros contemporáneos están imbuidos de ideas socialistas y comunistas. Sin embargo, esto no significa que sean unánimes en sus propuestas de socialización de los medios de producción y de control público de la producción y la distribución. Al contrario. Cada peña socialista se opone fanáticamente a los planes de todos los demás grupos socialistas. Las distintas sectas socialistas luchan entre sí de la manera más encarnizada.

Si el caso de Trotsky y el caso análogo de Gregor Strasser en la Alemania nazi fueran casos aislados, no habría necesidad de tratarlos. Pero no son incidentes casuales. Son típicos. Su estudio revela las causas psicológicas tanto de la popularidad del socialismo como de su inviabilidad.

La liberación de los demonios

La historia de la humanidad es la historia de las ideas. Porque son las ideas, las teorías y las doctrinas las que guían la acción humana, determinan los fines últimos a los que aspiran los hombres y la elección de los medios empleados para alcanzarlos. Los acontecimientos sensacionales que despiertan las emociones y captan el interés de los observadores superficiales no son más que la consumación de los cambios ideológicos. No existen las transformaciones bruscas de los asuntos humanos. Lo que se llama, en términos bastante engañosos, un «punto de inflexión en la historia» es la entrada en escena de fuerzas que ya estaban actuando desde hace mucho tiempo detrás de la escena. Las nuevas ideologías, que ya habían sustituido hace tiempo a las antiguas, se desprenden de su último velo y hasta las personas más aburridas se dan cuenta de los cambios que antes no percibían.

En este sentido, la toma del poder por Lenin en octubre de 1917 fue ciertamente un punto de inflexión. Pero su significado fue muy diferente del que le atribuyen los comunistas.

La victoria soviética sólo desempeñó un papel menor en la evolución hacia el socialismo. Las políticas pro-socialistas de los países industriales de Europa Central y Occidental tuvieron una consecuencia mucho mayor en este sentido. El plan de seguridad social de Bismarck fue un pionero más trascendental en el camino hacia el socialismo que la expropiación de las atrasadas manufacturas rusas. Los Ferrocarriles Nacionales Prusianos habían proporcionado el único ejemplo de una empresa operada por el gobierno que, al menos durante algún tiempo, había evitado el fracaso financiero manifiesto. Los británicos ya habían adoptado antes de 1914 partes esenciales del sistema de seguridad social alemán. En todos los países industriales, los gobiernos estaban comprometidos con políticas intervencionistas que estaban destinadas a desembocar en el socialismo. Durante la guerra, la mayoría de ellos se embarcaron en lo que se llamó socialismo de guerra. El programa alemán de Hindenburg, que, por supuesto, no pudo ser ejecutado en su totalidad a causa de la derrota de Alemania, no era menos radical pero estaba mucho mejor diseñado que los tan mentados planes quinquenales rusos.

Para los socialistas de los países predominantemente industriales de Occidente, los métodos rusos no podían servir de nada. Para estos países, la producción de manufacturas para la exportación era indispensable. No podían adoptar el sistema ruso de autarquía económica. Rusia nunca había exportado manufacturas en cantidades dignas de mención. Bajo el sistema soviético se retiró casi por completo del mercado mundial de cereales y materias primas. Incluso los socialistas fanáticos no pudieron evitar admitir que Occidente no podía aprender nada de Rusia. Es obvio que los logros tecnológicos de los que se gloriaban los bolcheviques no eran más que torpes imitaciones de lo realizado en Occidente. Lenin definió el comunismo como: «el poder soviético más la electrificación». Ahora bien, la electrificación no era ciertamente de origen ruso, y las naciones occidentales superan a Rusia en el campo de la electrificación no menos que en cualquier otra rama de la industria.

El verdadero significado de la revolución de Lenin debe verse en el hecho de que fue el estallido del principio de violencia y opresión sin restricciones. Fue la negación de todos los ideales políticos que durante tres mil años habían guiado la evolución de la civilización occidental.

El Estado y el gobierno son el aparato social de coerción y represión violenta. Dicho aparato, el poder policial, es indispensable para impedir que los individuos y las bandas antisociales destruyan la cooperación social. La prevención violenta y la represión de las actividades antisociales benefician al conjunto de la sociedad y a cada uno de sus miembros. Pero la violencia y la opresión son, sin embargo, males y corrompen a los encargados de su aplicación. Es necesario restringir el poder de los gobernantes para que no se conviertan en déspotas absolutos. La sociedad no puede existir sin un aparato de coerción violenta. Pero tampoco puede existir si los titulares de los cargos son tiranos irresponsables con libertad para infligir daño a quienes les desagradan.

La función social de las leyes es frenar la arbitrariedad de la policía. El Estado de Derecho restringe al máximo la arbitrariedad de los agentes. Limita estrictamente su discrecionalidad y asigna así a los ciudadanos una esfera en la que son libres de actuar sin verse frustrados por la interferencia del gobierno.

La libertad y la libertad siempre significan la libertad de la interferencia de la policía. En la naturaleza no existen ni la libertad ni el derecho. Sólo existe la rigidez inflexible de las leyes de la naturaleza a las que el hombre debe someterse incondicionalmente si quiere alcanzar algún fin. Tampoco existía la libertad en las imaginarias condiciones paradisíacas que, según la fantástica cháchara de muchos escritores, precedieron al establecimiento de los vínculos sociales. Donde no hay gobierno, todo el mundo está a merced de su vecino más fuerte. La libertad sólo puede realizarse dentro de un Estado establecido, dispuesto a impedir que un gángster mate y robe a sus semejantes más débiles. Pero sólo el estado de derecho impide que los gobernantes se conviertan en los peores gángsters.

Las leyes establecen normas de actuación legítima. Fijan los procedimientos necesarios para la derogación o modificación de las leyes existentes y para la promulgación de nuevas leyes. Asimismo, fijan los procedimientos necesarios para la aplicación de las leyes en casos concretos, el debido proceso legal. Establecen cortes y tribunales. De este modo, intentan evitar una situación en la que los individuos estén a merced de los gobernantes.

Los hombres mortales están expuestos al error, y los legisladores y los jueces son hombres mortales. Puede ocurrir una y otra vez que las leyes válidas o su interpretación por los tribunales impidan a los órganos ejecutivos recurrir a algunas medidas que podrían ser beneficiosas. Sin embargo, no puede producirse un gran daño. Si los legisladores reconocen la deficiencia de las leyes válidas, pueden modificarlas. Es ciertamente un mal que un delincuente pueda a veces eludir el castigo porque hay una laguna en la ley, o porque el fiscal ha descuidado algunas formalidades. Pero es un mal menor si se compara con las consecuencias de un poder discrecional ilimitado por parte del déspota «benévolo».

Es precisamente este punto el que los individuos antisociales no ven. Estas personas condenan el formalismo del proceso legal. ¿Por qué las leyes deben impedir que el gobierno recurra a medidas beneficiosas? ¿No es fetichismo hacer supremas las leyes, y no la conveniencia? Defienden la sustitución del estado de bienestar (Wohlfahrtsstaat) por el imperio de la ley (Rechtsstaat). En este Estado benefactor, el gobierno paternal debe ser libre de realizar todo lo que considere beneficioso para el bien común. Ningún «trozo de papel» debe frenar a un gobernante ilustrado en sus esfuerzos por promover el bienestar general. Todos los opositores deben ser aplastados sin piedad para que no frustren la acción benéfica del gobierno. Ninguna formalidad vacía debe protegerlos por más tiempo contra su merecido castigo.

Es habitual denominar el punto de vista de los defensores del Estado benefactor como el punto de vista «social», a diferencia del punto de vista «individualista» y «egoísta» de los defensores del imperio de la ley. Sin embargo, de hecho, los partidarios del Estado del bienestar son unos fanáticos absolutamente antisociales e intolerantes. Porque su ideología implica tácitamente que el gobierno ejecutará exactamente lo que ellos mismos consideran correcto y beneficioso. Ignoran por completo la posibilidad de que pueda surgir un desacuerdo con respecto a la cuestión de lo que es correcto y conveniente y lo que no lo es. Abogan por el despotismo ilustrado, pero están convencidos de que el déspota ilustrado se ajustará en todos los detalles a su propia opinión sobre las medidas a adoptar. Están a favor de la planificación, pero lo que tienen en mente es exclusivamente su propio plan, no el de otras personas. Quieren exterminar a todos los opositores, es decir, a todos los que no están de acuerdo con ellos. Son absolutamente intolerantes y no están dispuestos a permitir ninguna discusión. Todo defensor del Estado del bienestar y de la planificación es un dictador en potencia. Lo que planea es privar a todos los demás hombres de todos sus derechos, y establecer su propia omnipotencia y la de sus amigos sin restricciones. Se niega a convencer a sus conciudadanos. Prefiere «liquidarlos». Desprecia a la sociedad «burguesa» que rinde culto al derecho y al procedimiento legal. Él mismo adora la violencia y el derramamiento de sangre.

El conflicto irreconciliable de estas dos doctrinas -estado de derecho frente a estado de bienestar- estuvo en juego en todas las luchas que los hombres libraron por la libertad. Fue una evolución larga y dura. Una y otra vez triunfaron los defensores del absolutismo. Pero finalmente el Estado de Derecho predominó en el ámbito de la civilización occidental. El imperio de la ley, o el gobierno limitado, salvaguardado por las constituciones y las declaraciones de derechos, es la marca característica de esta civilización. Fue el estado de derecho el que produjo los maravillosos logros del capitalismo moderno y de su —como dirían los marxianos coherentes— «superestructura», la democracia. Aseguró a una población en constante aumento un bienestar sin precedentes. Las masas de los países capitalistas disfrutan hoy de un nivel de vida muy superior al de las clases acomodadas de épocas anteriores.

Todos estos logros no han frenado a los defensores del despotismo y la planificación. Sin embargo, habría sido absurdo que los campeones del totalitarismo revelaran abiertamente las inextricables consecuencias dictatoriales de sus esfuerzos. En el siglo XIX, las ideas de la libertad y el imperio de la ley se habían ganado tal prestigio que parecía una locura atacarlas con franqueza. La opinión pública estaba firmemente convencida de que el despotismo estaba acabado y nunca podría ser restaurado. ¿Acaso ni siquiera el zar de la bárbara Rusia se vio obligado a abolir la servidumbre, a establecer el juicio con jurado, a conceder una libertad limitada a la prensa y a respetar las leyes?

Así, los socialistas recurrieron a un truco. Siguieron discutiendo en sus círculos esotéricos sobre la próxima dictadura del proletariado, es decir, sobre la dictadura de las ideas propias de cada autor socialista. Pero al público en general le hablaban de otra manera. El socialismo, afirmaban, traerá la verdadera y plena libertad y democracia. Eliminará todo tipo de obligación y coerción. El Estado «desaparecerá». En la mancomunidad socialista del futuro no habrá ni jueces ni policías ni cárceles ni horcas.

Pero los bolcheviques se quitaron la máscara. Estaban plenamente convencidos de que había llegado el día de su victoria final e inamovible. No era posible ni necesario seguir disimulando. El evangelio del derramamiento de sangre podía predicarse abiertamente. Encontró una respuesta entusiasta entre todos los literatos degenerados y los intelectuales de salón que durante muchos años ya habían delirado con los escritos de Sorel y Nietzsche. Los frutos de la «traición de los intelectuales»22 maduraron. Los jóvenes que se habían alimentado de las ideas de Carlyle y Ruskin estaban listos para tomar las riendas.

Lenin no fue el primer usurpador. Muchos tiranos le habían precedido. Pero sus predecesores estaban en conflicto con las ideas sostenidas por sus contemporáneos más eminentes. La opinión pública se opuso a ellos porque sus principios de gobierno estaban en desacuerdo con los principios aceptados de derecho y legalidad. Fueron despreciados y detestados como usurpadores. Pero la usurpación de Lenin fue vista bajo una luz diferente. Era el superhombre brutal cuya llegada habían anhelado los pseudofilósofos. Era el falso salvador que la historia había elegido para traer la salvación a través del derramamiento de sangre. ¿No era el adepto más ortodoxo del socialismo «científico» marxiano? ¿No era el hombre destinado a realizar los planes socialistas para cuya ejecución los débiles estadistas de las democracias en decadencia eran demasiado tímidos? Todas las personas bien intencionadas pedían el socialismo; la ciencia, por boca de los infalibles profesores, lo recomendaba; las iglesias predicaban el socialismo cristiano; los trabajadores anhelaban la abolición del sistema salarial. Aquí estaba el hombre que iba a cumplir todos estos deseos. Era lo suficientemente juicioso como para saber que no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos.

Hace medio siglo todos los pueblos civilizados habían censurado a Bismarck cuando declaró que los grandes problemas de la historia debían resolverse con sangre y hierro. Ahora la mayoría de los hombres casi civilizados se inclinaban ante el dictador que estaba dispuesto a derramar mucha más sangre de la que Bismarck había derramado.

Este fue el verdadero significado de la revolución de Lenin. Todas las ideas tradicionales de derecho y legalidad fueron derrocadas. El imperio de la violencia y la usurpación sin límites fue sustituido por el imperio de la ley. Se abandonó el «estrecho horizonte de la legalidad burguesa», como lo había bautizado Marx. En adelante, ninguna ley podía limitar el poder de los elegidos. Eran libres de matar ad libitum. Los impulsos innatos del hombre hacia el exterminio violento de todo lo que le desagrada, reprimidos por una larga y fatigosa evolución, estallaron. Los demonios no tenían límites. Una nueva era, la era de los usurpadores, amaneció. Los mafiosos fueron llamados a la acción, y escucharon la Voz.

Por supuesto, Lenin no quiso decir esto. No quería conceder a otras personas las prerrogativas que reclamaba para sí mismo. No quería asignar a otros hombres el privilegio de liquidar a sus adversarios. Sólo a él había elegido la historia y le había confiado el poder dictatorial. Era el único dictador «legítimo» porque una voz interior se lo había dicho. Lenin no fue lo suficientemente brillante como para prever que otras personas, imbuidas de otros credos, podrían ser lo suficientemente audaces como para pretender que también fueron llamadas por una voz interior. Sin embargo, en pocos años, dos de esos hombres, Mussolini y Hitler, se hicieron muy visibles.

Es importante darse cuenta de que el fascismo y el nazismo eran dictaduras socialistas. Los comunistas, tanto los miembros registrados de los partidos comunistas como los compañeros de viaje, estigmatizan al fascismo y al nazismo como la etapa más alta, última y depravada del capitalismo. Esto concuerda perfectamente con su costumbre de calificar a todos los partidos que no se rinden incondicionalmente a los dictados de Moscú -incluso a los socialdemócratas alemanes, el partido clásico del marxismo- como herederos del capitalismo.

Es mucho más importante que los comunistas hayan conseguido cambiar la connotación semántica del término fascismo. El fascismo, como se demostrará más adelante, era una variedad del socialismo italiano. Se ajustó a las condiciones particulares de las masas en la superpoblada Italia. No fue un producto de la mente de Mussolini y sobrevivirá a la caída de Mussolini. La política exterior del fascismo y del nazismo, desde sus inicios, fue bastante opuesta. El hecho de que los nazis y los fascistas cooperaran estrechamente después de la guerra de Etiopía, y fueran aliados en la segunda guerra mundial, no erradicó las diferencias entre estos dos principios, al igual que la alianza entre Rusia y los Estados Unidos no erradicó las diferencias entre el sovietismo y el sistema económico americano. Tanto el fascismo como el nazismo estaban comprometidos con el principio soviético de la dictadura y la opresión violenta de los disidentes. Si se quiere asignar al fascismo y al nazismo a la misma clase de sistemas políticos, hay que llamar a esta clase régimen dictatorial y no hay que dejar de asignar a los soviéticos a la misma clase.

En los últimos años, las innovaciones semánticas de los comunistas han ido aún más lejos. Llaman fascistas a todos los que les desagradan, a todos los defensores del sistema de libre empresa. El bolchevismo, dicen, es el único sistema realmente democrático. Todos los países y partidos no comunistas son esencialmente antidemocráticos y fascistas.

Es cierto que a veces también los no socialistas —los últimos vestigios de la vieja aristocracia— jugaban con la idea de una revolución aristocrática modelada según el modelo de la dictadura soviética. Lenin les había abierto los ojos. ¡Qué tontos, se quejaban, hemos sido! Nos hemos dejado engañar por los espurios latiguillos de la burguesía liberal. Creíamos que no era admisible desviarse del estado de derecho y aplastar sin piedad a quienes desafiaban nuestros derechos. ¡Qué tontos eran estos Romanov al conceder a sus enemigos mortales los beneficios de un juicio legal justo! Si alguien despierta la sospecha de Lenin, está acabado. Lenin no duda en exterminar, sin juicio alguno, no sólo a todo sospechoso, sino también a todos sus parientes y amigos. Pero los zares temían supersticiosamente infringir las normas establecidas por esos trozos de papel llamados leyes. Cuando Alexander Ulyanov conspiró contra la vida del Zar, sólo él fue ejecutado; su hermano Vladimir se salvó. Así, el propio Alejandro III preservó la vida de Ulyanov-Lenin, el hombre que exterminó sin piedad a su hijo, a su nuera y a sus hijos, y con ellos a todos los demás miembros de la familia que pudo atrapar. ¿No fue ésta la política más estúpida y suicida?

Sin embargo, de las ensoñaciones de estos viejos conservadores no podía surgir ninguna acción. Eran un pequeño grupo de gruñones impotentes. No estaban respaldados por ninguna fuerza ideológica y no tenían seguidores.

La idea de tal revolución aristocrática motivó el Stahlhelm alemán y los Cagoulards franceses.23 El Stahlhelm fue simplemente disuelto por orden de Hitler. El Gobierno francés pudo encarcelar fácilmente a los Cagoulards antes de que tuvieran la oportunidad de hacer daño.

Lo más parecido a una dictadura aristocrática es el régimen de Franco. Pero Franco no era más que una marioneta de Mussolini y Hitler, que querían asegurarse la ayuda española para la inminente guerra contra Francia o al menos la neutralidad «amistosa» española. Al desaparecer sus protectores, tendrá que adoptar los métodos de gobierno occidentales o enfrentarse a su destitución.

La dictadura y la opresión violenta de todos los disidentes son hoy instituciones exclusivamente socialistas. Esto se hace evidente al examinar más de cerca el fascismo y el nazismo.

Fascismo

Cuando estalló la guerra en 1914, el partido socialista italiano estaba dividido en cuanto a la política a adoptar.

Un grupo se aferró a los rígidos principios del marxismo. Esta guerra, sostenían, es una guerra de los capitalistas. No es conveniente que los proletarios se pongan del lado de ninguna de las partes beligerantes. Los proletarios deben esperar la gran revolución, la guerra civil de los socialistas unidos contra los explotadores unidos. Deben defender la neutralidad italiana.

El segundo grupo estaba profundamente afectado por el tradicional odio a Austria. En su opinión, la primera tarea de los italianos era liberar a sus hermanos irredentos. Sólo entonces aparecería el día de la revolución socialista.

En este conflicto, Benito Mussolini, el hombre más destacado del socialismo italiano, eligió al principio la posición marxista ortodoxa. Nadie podía superar a Mussolini en el celo marxista. Fue el campeón intransigente del credo puro, el defensor inquebrantable de los derechos de los proletarios explotados, el profeta elocuente de la dicha socialista por venir. Fue un adversario inflexible del patriotismo, del nacionalismo, del imperialismo, del régimen monárquico y de todos los credos religiosos. Cuando en 1911 Italia abrió la gran serie de guerras con un insidioso asalto a Turquía, Mussolini organizó violentas manifestaciones contra la salida de las tropas hacia Libia. Ahora, en 1914, calificó la guerra contra Alemania y Austria de guerra imperialista. En ese momento todavía estaba bajo la influencia dominante de Angelica Balabanoff, la hija de un rico terrateniente ruso. La señorita Balabanoff le había iniciado en las sutilezas del marxismo. Para ella, la derrota de los Romanov contaba más que la derrota de los Habsburgo. No simpatizaba con los ideales del Risorgimento.

Pero los intelectuales italianos eran ante todo nacionalistas. Como en todos los demás países europeos, la mayoría de los marxianos anhelaban la guerra y la conquista. Mussolini no estaba dispuesto a perder su popularidad. Lo que más odiaba era no estar del lado de la facción victoriosa. Cambió de opinión y se convirtió en el más fanático defensor del ataque de Italia a Austria. Con ayuda financiera francesa, fundó un periódico para luchar por la causa de la guerra.

Los antifascistas culpan a Mussolini de esta deserción de las enseñanzas del marxismo rígido. Fue sobornado, dicen, por los franceses. Ahora bien, incluso esta gente debería saber que la publicación de un periódico requiere fondos. Ellos mismos no hablan de soborno si un americano rico proporciona a un hombre el dinero necesario para la publicación de un periódico de compañeros de viaje, o si los fondos fluyen misteriosamente a las empresas editoras comunistas. Es un hecho que Mussolini entró en la escena de la política mundial como aliado de las democracias, mientras que Lenin entró en ella como aliado virtual de la Alemania imperial.

Más que nadie, Mussolini contribuyó a la entrada de Italia en la primera guerra mundial. Su propaganda periodística hizo posible que el gobierno declarara la guerra a Austria. Sólo tienen derecho a culpar a su actitud en los años 1914 a 1918 aquellos que se dan cuenta de que la desintegración del Imperio Austrohúngaro supuso la perdición de Europa. Sólo tienen derecho a culpar a Mussolini los italianos que empiezan a comprender que el único medio de proteger a las minorías de habla italiana de los distritos litorales de Austria contra la amenazante aniquilación por parte de las mayorías eslavas era preservar la integridad del Estado austriaco, cuya constitución garantizaba la igualdad de derechos a todos los grupos lingüísticos. Mussolini fue una de las figuras más miserables de la historia. Pero lo cierto es que su primera gran gesta política sigue contando con la aprobación de todos sus compatriotas y de la inmensa mayoría de sus detractores extranjeros.

Cuando la guerra llegó a su fin, la popularidad de Mussolini disminuyó. Los comunistas, arrastrados a la popularidad por los acontecimientos en Rusia, siguieron adelante. Pero la gran aventura comunista, la ocupación de las fábricas en 1920, terminó en un completo fracaso, y las masas decepcionadas se acordaron del antiguo líder del partido socialista. Acudieron en masa al nuevo partido de Mussolini, los fascistas. La juventud acogió con turbulento entusiasmo al autodenominado sucesor de los Césares. Mussolini se jactó en años posteriores de haber salvado a Italia del peligro del comunismo. Sus enemigos discuten apasionadamente sus afirmaciones. El comunismo, dicen, ya no era un factor real en Italia cuando Mussolini tomó el poder. La verdad es que la frustración del comunismo engrosó las filas de los fascistas y les permitió destruir todos los demás partidos. La aplastante victoria de los fascistas no fue la causa, sino la consecuencia, del fiasco comunista.

El programa de los fascistas, tal como se redactó en 1919, era vehementemente anticapitalista.24 Los New Dealers más radicales e incluso los comunistas podían estar de acuerdo con él. Cuando los fascistas llegaron al poder, habían olvidado los puntos de su programa que se referían a la libertad de pensamiento y de prensa y al derecho de reunión. En este sentido eran discípulos concienzudos de Bujarin y Lenin. Además, no suprimieron, como habían prometido, las corporaciones industriales y financieras. Italia necesitaba urgentemente créditos extranjeros para el desarrollo de sus industrias. El principal problema para el fascismo, en los primeros años de su gobierno, fue ganarse la confianza de los banqueros extranjeros. Habría sido suicida destruir las corporaciones italianas.

La política económica fascista no se diferenciaba -al principio- de la de todas las demás naciones occidentales. Era una política de intervencionismo. Con el paso de los años, se acercó cada vez más al modelo de socialismo nazi. Cuando Italia, tras la derrota de Francia, entró en la segunda guerra mundial, su economía ya estaba, en general, configurada según el modelo nazi. La principal diferencia era que los fascistas eran menos eficientes e incluso más corruptos que los nazis.

Pero Mussolini no podía permanecer mucho tiempo sin una filosofía económica de su propia invención. El fascismo se presentaba como una nueva filosofía, inédita y desconocida para todas las demás naciones. Pretendía ser el evangelio que el espíritu resucitado de la antigua Roma traía a los pueblos democráticos en decadencia cuyos antepasados bárbaros habían destruido el imperio romano. Era la consumación tanto del Rinascimento como del Risorgimento en todos los aspectos, la liberación final del genio latino del yugo de las ideologías extranjeras. Su brillante líder, el inigualable Duce, estaba llamado a encontrar la solución definitiva para los candentes problemas de la organización económica de la sociedad y de la justicia social.

Del basurero de las utopías socialistas descartadas, los eruditos fascistas rescataron el esquema del socialismo gremial. El socialismo gremial fue muy popular entre los socialistas británicos en los últimos años de la primera guerra mundial y en los primeros años posteriores al armisticio. Era tan impracticable que desapareció muy pronto de la literatura socialista. Ningún estadista serio prestó nunca atención a los planes contradictorios y confusos del socialismo gremial. Casi se olvidó cuando los fascistas le pusieron una nueva etiqueta y proclamaron flamantemente el corporativismo como la nueva panacea social. El público de dentro y fuera de Italia quedó cautivado. Se escribieron innumerables libros, panfletos y artículos en alabanza del estado corporativo. Los gobiernos de Austria y Portugal no tardaron en declararse comprometidos con los nobles principios del corporativismo. La encíclica papal Quadragesimo Anno (1931) contiene algunos párrafos que podrían interpretarse -pero no necesariamente- como una aprobación del corporativismo. En Francia, sus ideas encontraron muchos partidarios elocuentes.

Era mera palabrería. Los fascistas nunca hicieron ningún intento de realizar el programa corporativista, el autogobierno industrial. Cambiaron el nombre de las cámaras de comercio por el de consejos corporativos. Llamaron corporazione a las organizaciones obligatorias de las diversas ramas de la industria que eran las unidades administrativas para la ejecución del modelo alemán de socialismo que habían adoptado. Pero no se trataba del autogobierno de la corporazione. El gabinete fascista no toleraba que nadie interfiriera en su control autoritario absoluto de la producción. Todos los planes para el establecimiento del sistema corporativo quedaron en letra muerta.

El principal problema de Italia es su superpoblación comparativa. En esta época de barreras al comercio y la migración, los italianos están condenados a subsistir permanentemente con un nivel de vida inferior al de los habitantes de los países más favorecidos por la naturaleza. Los fascistas sólo vieron un medio para remediar esta desafortunada situación: la conquista. Eran demasiado estrechos de miras para comprender que el remedio que recomendaban era espurio y peor que el mal. Además, estaban tan cegados por el engreimiento y la vanagloria que no se dieron cuenta de que sus discursos provocadores eran simplemente ridículos. Los extranjeros a los que desafiaban insolentemente sabían muy bien lo insignificantes que eran las fuerzas militares de Italia.

El fascismo no fue, como presumían sus defensores, un producto original de la mente italiana. Comenzó con una escisión en las filas del socialismo marxiano, que ciertamente era una doctrina importada. Su programa económico fue tomado del socialismo alemán no marxiano y su agresividad fue igualmente copiada de los alemanes, los precursores aldeanos o panalemanes de los nazis. Su dirección de los asuntos gubernamentales era una réplica de la dictadura de Lenin. El corporativismo, su tan publicitado adorno ideológico, era de origen británico. El único ingrediente autóctono del fascismo era el estilo teatral de sus procesiones, espectáculos y festivales.

El efímero episodio fascista terminó con sangre, miseria e ignominia. Pero las fuerzas que generaron el fascismo no han muerto. El nacionalismo fanático es un rasgo común a todos los italianos actuales. Los comunistas no están dispuestos a renunciar a su principio de opresión dictatorial de todos los disidentes. Tampoco los partidos católicos defienden la libertad de pensamiento, de prensa o de religión. En Italia son muy pocos los que comprenden que el requisito indispensable de la democracia y de los derechos del hombre es la libertad económica.

Puede ocurrir que el fascismo resucite bajo una nueva etiqueta y con nuevos lemas y símbolos. Pero si esto ocurre, las consecuencias serán perjudiciales. Porque el fascismo no es, como pregonaban los fascistas, una «nueva forma de vida»25, sino una forma bastante antigua de destrucción y muerte.

Nazismo

La filosofía de los nazis, el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán, es la manifestación más pura y coherente del espíritu anticapitalista y socialista de nuestra época. Sus ideas esenciales no son de origen alemán o «ario», ni son propias de los alemanes actuales. En el árbol genealógico de la doctrina nazi, latinos como Sismondi y Georges Sorel, y anglosajones como Carlyle, Ruskin y Houston Stewart Chamberlain eran más conspicuos que cualquier alemán. Incluso el atuendo ideológico más conocido del nazismo, la fábula de la superioridad de la raza superior aria, no era de procedencia alemana; su autor era un francés, Gobineau. Alemanes de ascendencia judía, como Lassalle, Lasson, Stahl y Walter Rathenau contribuyeron más a los principios esenciales del nazismo que hombres como Sombart, Spann y Ferdinand Fried. El lema en el que los nazis condensaron su filosofía económica, a saber, Gemeinnutz geht vor Eigennutz (es decir, el bien común está por encima del beneficio privado), es también la idea que subyace en el New Deal americano y en la gestión soviética de los asuntos económicos. Implica que los negocios con ánimo de lucro perjudican los intereses vitales de la inmensa mayoría, y que es el deber sagrado del gobierno popular impedir la aparición de ganancias mediante el control público de la producción y la distribución.

El único ingrediente específicamente alemán del nazismo era su empeño en la conquista del Lebensraum. Y esto, también, fue un resultado de su acuerdo con las ideas que guían las políticas de los partidos políticos más influyentes de todos los demás países. Estos partidos proclaman la igualdad de ingresos como lo principal. Los nazis hacen lo mismo. Lo que caracteriza a los nazis es el hecho de que no están dispuestos a consentir un estado de cosas en el que los alemanes estén condenados para siempre a estar «aprisionados», como ellos dicen, en un área comparativamente pequeña y superpoblada en la que la productividad del trabajo debe ser menor que en los países comparativamente infrapoblados, mejor dotados de recursos naturales y bienes de capital. Su objetivo es una distribución más justa de los recursos naturales de la tierra. Como nación «sin recursos», miran la riqueza de las naciones más ricas con los mismos sentimientos con los que muchas personas de los países occidentales miran los mayores ingresos de algunos de sus compatriotas. Los «progresistas» de los países anglosajones afirman que «la libertad no vale la pena» para quienes se ven perjudicados por la pequeñez comparativa de sus ingresos. Los nazis dicen lo mismo con respecto a las relaciones internacionales. En su opinión, la única libertad que importa es la Nahrungsfreiheit (es decir, la libertad de importar alimentos). Su objetivo es la adquisición de un territorio tan grande y rico en recursos naturales que les permita vivir en autosuficiencia económica a un nivel no inferior al de cualquier otra nación. Se consideran revolucionarios que luchan por sus derechos naturales inalienables contra los intereses creados de una serie de naciones reaccionarias.

Para los economistas es fácil explotar las falacias que encierran las doctrinas nazis. Pero aquellos que desprecian la economía como «ortodoxa y reaccionaria» y apoyan fanáticamente los credos espurios del socialismo y el nacionalismo económico, no pudieron refutarlas. Porque el nazismo no era más que la aplicación lógica de sus propios principios a las condiciones particulares de una Alemania comparativamente superpoblada.

Durante más de setenta años, los profesores alemanes de ciencias políticas, historia, derecho, geografía y filosofía imbuyeron con entusiasmo a sus discípulos de un odio histérico al capitalismo y predicaron la guerra de «liberación» contra el Occidente capitalista. Los «socialistas de la cátedra» alemanes, muy admirados en todos los países extranjeros, fueron los pacificadores de las dos guerras mundiales. A principios de siglo, la inmensa mayoría de los alemanes eran ya partidarios radicales del socialismo y del nacionalismo agresivo. Entonces ya estaban firmemente comprometidos con los principios del nazismo. Lo que faltaba y se añadió más tarde era sólo un nuevo término para significar su doctrina.

Cuando las políticas soviéticas de exterminio masivo de todos los disidentes y de violencia despiadada eliminaron las inhibiciones contra los asesinatos al por mayor, que todavía preocupaban a algunos alemanes, ya nada podía detener el avance del nazismo. Los nazis se apresuraron a adoptar los métodos soviéticos. Importaron de Rusia: el sistema de partido único y la preeminencia de este partido en la vida política; la posición primordial asignada a la policía secreta; los campos de concentración; la ejecución administrativa o el encarcelamiento de todos los opositores; el exterminio de las familias de los sospechosos y de los exiliados; los métodos de propaganda; la organización de partidos afiliados en el extranjero y su empleo para luchar contra sus gobiernos nacionales y el espionaje y el sabotaje; el uso del servicio diplomático y consular para fomentar la revolución; y muchas otras cosas. En ninguna parte hubo discípulos más dóciles de Lenin, Trotsky y Stalin que los nazis.

Hitler no fue el fundador del nazismo; fue su producto. Era, como la mayoría de sus colaboradores, un gángster sádico. Era inculto e ignorante; había fracasado incluso en los grados inferiores de la escuela secundaria. Nunca tuvo un trabajo honrado. Es una fábula que haya sido alguna vez un colgador de periódicos. Su carrera militar en la primera guerra mundial fue más bien mediocre. La Cruz de Hierro de primera clase le fue concedida tras el final de la guerra como recompensa por sus actividades como agente político. Era un maníaco obsesionado por la megalomanía. Pero los profesores eruditos alimentaron su engreimiento. Werner Sombart, que una vez se había jactado de que su vida estaba dedicada a la tarea de luchar por las ideas de Marx,26 Sombart, a quien la Asociación Económica Americana había elegido como miembro honorario y muchas universidades no alemanas como títulos honoríficos, declaró cándidamente que Führertum significa una revelación permanente y que el Führer recibía sus órdenes directamente de Dios, el supremo Führer del Universo.27

El plan nazi era más amplio y, por tanto, más pernicioso que el de los marxianos. Pretendía abolir el laissez-faire no sólo en la producción de bienes materiales, sino también en la producción de hombres. El Führer no sólo era el director general de todas las industrias; también era el director general de la granja de cría que se proponía criar hombres superiores y eliminar a los inferiores. Un grandioso plan de eugenesia debía ser puesto en práctica según principios «científicos».

Es vano que los defensores de la eugenesia protesten que no quisieron decir lo que los nazis ejecutaron. La eugenesia pretende colocar a algunos hombres, respaldados por el poder policial, en el control total de la reproducción humana. Propone que los métodos aplicados a los animales domésticos se apliquen a los hombres. Esto es precisamente lo que intentaron hacer los nazis. La única objeción que puede plantear un eugenista consecuente es que su propio plan difiere del de los nazis y que quiere criar otro tipo de hombres que los nazis. Al igual que todo partidario de la planificación económica tiene como objetivo la ejecución de su propio plan, todo partidario de la planificación eugenésica tiene como objetivo la ejecución de su propio plan y quiere actuar él mismo como criador de ganado humano.

Los eugenistas pretenden eliminar a los individuos criminales. Pero la calificación de un hombre como criminal depende de las leyes vigentes en el país y varía con el cambio de las ideologías sociales y políticas. Juan Huss, Giordano Bruno y Galileo Galilei eran criminales desde el punto de vista de las leyes que aplicaban sus jueces. Cuando Stalin robó varios millones de rublos al Banco Estatal de Rusia, cometió un delito. Hoy en día es un delito en Rusia no estar de acuerdo con Stalin. En la Alemania nazi, las relaciones sexuales entre los «arios» y los miembros de una raza «inferior» eran un delito. ¿A quién quieren eliminar los eugenistas, a Bruto o a César? Ambos violaron las leyes de su país. Si los eugenistas del siglo XVIII hubieran impedido que los adictos al alcohol generaran hijos, su planificación habría eliminado a Beethoven.

Hay que insistir de nuevo: no existe el deber ser científico. Qué hombres son superiores y cuáles son inferiores sólo puede decidirse mediante juicios de valor personales no susceptibles de verificación o falsificación. Los eugenistas se engañan a sí mismos al suponer que ellos mismos serán llamados a decidir qué cualidades han de conservarse en el tronco humano. Son demasiado torpes para tener en cuenta la posibilidad de que otras personas puedan hacer la elección según sus propios juicios de valor.28 A los ojos de los nazis, el asesino brutal —la «bestia rubia»— es el espécimen más perfecto de la humanidad.

Las matanzas masivas perpetradas en los campos de horror nazis son demasiado horribles para describirlas adecuadamente con palabras. Pero fueron la aplicación lógica y coherente de doctrinas y políticas que se presentan como ciencia aplicada y que han sido probadas por algunos hombres que en un sector de las ciencias naturales han hecho gala de agudeza y habilidad técnica en la investigación de laboratorio.

Las enseñanzas de la experiencia soviética

Muchas personas de todo el mundo afirman que el «experimento» soviético ha aportado pruebas concluyentes a favor del socialismo y ha refutado todas, o al menos la mayoría, de las objeciones planteadas contra él. Los hechos, dicen, hablan por sí mismos. Ya no es admisible prestar atención a los espurios razonamientos apriorísticos de los economistas de sillón que critican los planes socialistas. Un experimento crucial ha hecho estallar sus falacias.

En primer lugar, es necesario comprender que en el campo de la acción humana intencional y de las relaciones sociales no se pueden hacer experimentos ni se han hecho nunca. El método experimental al que las ciencias naturales deben todos sus logros es inaplicable en las ciencias sociales. Las ciencias naturales están en condiciones de observar en el experimento de laboratorio las consecuencias del cambio aislado de un solo elemento, mientras otros elementos permanecen inalterados. Su observación experimental se refiere en última instancia a ciertos elementos aislables en la experiencia de los sentidos. Lo que las ciencias naturales llaman hechos son las relaciones causales mostradas en tales experimentos. Sus teorías e hipótesis deben estar de acuerdo con estos hechos.

Pero la experiencia de la que se ocupan las ciencias de la acción humana es esencialmente diferente. Es la experiencia histórica. Es una experiencia de fenómenos complejos, de efectos conjuntos provocados por la cooperación de una multiplicidad de elementos. Las ciencias sociales nunca están en condiciones de controlar las condiciones del cambio y de aislarlas unas de otras de la manera en que el experimentador procede al organizar sus experimentos. Nunca gozan de la ventaja de observar las consecuencias de un cambio en un solo elemento, en igualdad de condiciones. Nunca se enfrentan a hechos en el sentido en que las ciencias naturales emplean este término. Cada hecho y cada experiencia con la que tienen que tratar las ciencias sociales está abierta a varias interpretaciones. Los hechos históricos y la experiencia histórica nunca pueden probar o refutar una afirmación del modo en que lo hace un experimento.

La experiencia histórica nunca se comenta a sí misma. Hay que interpretarla desde el punto de vista de las teorías construidas sin la ayuda de las observaciones experimentales. No es necesario entrar en un análisis epistemológico de los problemas lógicos y filosóficos que se plantean. Basta con referirse al hecho de que nadie -ya sea científico o lego- procede de otro modo cuando se trata de la experiencia histórica. Toda discusión sobre la relevancia y el significado de los hechos históricos recae muy pronto en una discusión de principios generales abstractos, lógicamente anteriores a los hechos que hay que dilucidar e interpretar. La referencia a la experiencia histórica nunca puede resolver ningún problema ni responder a ninguna pregunta. Los mismos hechos históricos y las mismas cifras estadísticas se reclaman como confirmaciones de teorías contradictorias.

Si la historia pudiera demostrar y enseñarnos algo, sería que la propiedad privada de los medios de producción es un requisito necesario para la civilización y el bienestar material. Todas las civilizaciones se han basado hasta ahora en la propiedad privada. Sólo las naciones comprometidas con el principio de la propiedad privada se han elevado por encima de la penuria y han producido ciencia, arte y literatura. No hay experiencia que demuestre que ningún otro sistema social podría proporcionar a la humanidad ninguno de los logros de la civilización. Sin embargo, son pocos los que consideran esto como una refutación suficiente e incontestable del programa socialista.

Por el contrario, hay incluso personas que sostienen lo contrario. Se afirma con frecuencia que el sistema de propiedad privada está acabado precisamente porque fue el sistema que los hombres aplicaron en el pasado. Por muy beneficioso que haya sido un sistema social en el pasado, dicen, no puede serlo también en el futuro; una nueva época requiere un nuevo modo de organización social. La humanidad ha alcanzado la madurez; sería pernicioso que se aferrara a los principios a los que recurrió en las primeras etapas de su evolución. Este es, sin duda, el abandono más radical del experimentalismo. El método experimental puede afirmar: porque a produjo en el pasado el resultado b, lo producirá también en el futuro. Nunca debe afirmar: porque a produjo en el pasado el resultado b, está demostrado que ya no puede producirlo.

A pesar de que la humanidad no ha tenido ninguna experiencia con el modo de producción socialista, los escritores socialistas han construido varios esquemas de sistemas socialistas basados en razonamientos apriorísticos. Pero en cuanto alguien se atreve a analizar estos proyectos y a examinar su viabilidad y su capacidad para promover el bienestar humano, los socialistas se oponen con vehemencia. Estos análisis, dicen, son meras especulaciones apriorísticas. No pueden refutar la corrección de nuestras afirmaciones y la conveniencia de nuestros planes. No son experimentales. Hay que probar el socialismo y entonces los resultados hablarán por sí mismos.

Lo que piden estos socialistas es absurdo. Llevada a sus últimas consecuencias lógicas, su idea implica que los hombres no son libres de refutar mediante el razonamiento cualquier esquema -por disparatado, autocontradictorio e impracticable que sea- que cualquier reformista se complazca en sugerir. Según su punto de vista, el único método permisible para la refutación de tal plan -necesariamente abstracto y apriorístico- es ponerlo a prueba reorganizando toda la sociedad de acuerdo con sus diseños. Tan pronto como un hombre esboza el plan para un orden social mejor, todas las naciones están obligadas a probarlo y a ver qué sucede.

Incluso los socialistas más obstinados no pueden dejar de admitir que existen varios planes para la construcción de la utopía futura, incompatibles entre sí. Está el modelo soviético de socialización total de todas las empresas y su gestión burocrática absoluta; está el modelo alemán de Zwangswirtschaft, hacia cuya adopción completa tienden manifiestamente los países anglosajones; está el socialismo gremial, bajo el nombre de corporativismo todavía muy popular en algunos países católicos. Hay muchas otras variedades. Los partidarios de la mayoría de estos esquemas en competencia afirman que los resultados beneficiosos que cabe esperar de su propio esquema sólo aparecerán cuando todas las naciones lo hayan adoptado; niegan que el socialismo en un solo país pueda traer ya las bendiciones que atribuyen al socialismo. Los marxianos declaran que la bendición del socialismo sólo surgirá en su «fase superior» que, como insinúan, sólo aparecerá después de que la clase obrera haya pasado «por largas luchas, por toda una serie de procesos históricos, transformando totalmente tanto las circunstancias como a los hombres».29 La inferencia de todo esto es que hay que realizar el socialismo y esperar tranquilamente durante mucho tiempo hasta que lleguen sus beneficios prometidos. Ninguna experiencia desagradable en el período de transición, por muy largo que sea este período, puede desmentir la afirmación de que el socialismo es el mejor de todos los modos concebibles de organización social. El que crea se salvará.

Pero, ¿cuál de los muchos planes socialistas, contradictorios entre sí, debe adoptarse? Cada secta socialista proclama apasionadamente que su propia marca es el único socialismo genuino y que todas las demás sectas abogan por medidas falsas y totalmente perniciosas. Al combatirse entre sí, las diversas facciones socialistas recurren a los mismos métodos de razonamiento abstracto que estigmatizan como vano apriorismo cada vez que se aplican contra la corrección de sus propias declaraciones y la conveniencia y viabilidad de sus propios esquemas. No hay, por supuesto, ningún otro método disponible. Las falacias implícitas en un sistema de razonamiento abstracto —como lo es el socialismo— no pueden ser aplastadas de otra manera que no sea mediante el razonamiento abstracto.

La objeción fundamental planteada contra la practicabilidad del socialismo se refiere a la imposibilidad del cálculo económico. Se ha demostrado de manera irrefutable que una mancomunidad socialista no estaría en condiciones de aplicar el cálculo económico. Cuando no hay precios de mercado para los factores de producción porque no se compran ni se venden, es imposible recurrir al cálculo para planificar la acción futura y para determinar el resultado de la acción pasada. Una gestión socialista de la producción sencillamente no sabría si lo que planifica y ejecuta es o no el medio más adecuado para alcanzar los fines buscados. Operará en la oscuridad, por así decirlo. Despilfarraría los escasos factores de producción, tanto materiales como humanos (mano de obra). El resultado será inevitablemente el caos y la pobreza para todos.

Todos los socialistas anteriores eran demasiado estrechos de miras para ver este punto esencial. Tampoco los primeros economistas concibieron toda su importancia. Cuando el presente escritor demostró en 1920 la imposibilidad del cálculo económico bajo el socialismo, los apologistas del socialismo se embarcaron en la búsqueda de un método de cálculo aplicable a un sistema socialista. Fracasaron por completo en su empeño. La inutilidad de los esquemas que produjeron pudo demostrarse fácilmente. Aquellos comunistas que no estaban del todo intimidados por el miedo a los verdugos soviéticos, por ejemplo Trotsky, admitieron libremente que la contabilidad económica es impensable sin relaciones de mercado.30 La bancarrota intelectual de la doctrina socialista ya no puede disimularse. A pesar de su popularidad sin precedentes, el socialismo está acabado. Ningún economista puede ya cuestionar su impracticabilidad. La afirmación de las ideas socialistas es hoy la prueba de un desconocimiento total de los problemas básicos de la economía. Las afirmaciones de los socialistas son tan vanas como las de los astrólogos y los magos.

Con respecto a este problema esencial del socialismo, es decir, el cálculo económico, el «experimento» ruso no sirve de nada. Los soviéticos actúan en un mundo que, en su mayor parte, sigue aferrado a la economía de mercado. Basan los cálculos en los que toman sus decisiones en los precios establecidos en el extranjero. Sin la ayuda de estos precios, sus acciones no tendrían sentido y no serían planificadas. Sólo en la medida en que se remiten a este sistema de precios extranjeros pueden calcular, llevar la contabilidad y preparar sus planes. En este sentido, se puede estar de acuerdo con la afirmación de varios autores socialistas y comunistas de que el socialismo en uno o unos pocos países no es todavía un verdadero socialismo. Por supuesto, estos autores dan un significado muy diferente a su afirmación. Quieren decir que las bendiciones completas del socialismo sólo pueden ser cosechadas en una comunidad socialista mundial. Los que están familiarizados con las enseñanzas de la economía deben, por el contrario, reconocer que el socialismo dará lugar a un caos total precisamente si se aplica en la mayor parte del mundo.

La segunda objeción principal planteada contra el socialismo es que es un modo de producción menos eficiente que el capitalismo y que perjudicará la productividad del trabajo. En consecuencia, en una mancomunidad socialista el nivel de vida de las masas será bajo en comparación con las condiciones que prevalecen en el capitalismo. No hay duda de que esta objeción no ha sido refutada por la experiencia soviética. El único hecho cierto sobre los asuntos rusos bajo el régimen soviético en el que todo el mundo está de acuerdo es que el nivel de vida de las masas rusas es mucho más bajo que el de las masas del país que se considera universalmente como el parangón del capitalismo, los Estados Unidos de América. Si consideráramos el régimen soviético como un experimento, tendríamos que decir que el experimento ha demostrado claramente la superioridad del capitalismo y la inferioridad del socialismo.

Es cierto que los defensores del socialismo se empeñan en interpretar el bajo nivel de vida ruso de otra manera. Según ellos, no fue causado por el socialismo, sino que fue -a pesar del socialismo- provocado por otros factores. Se refieren a varios factores, por ejemplo, la pobreza de Rusia bajo los zares, los efectos desastrosos de las guerras, la supuesta hostilidad de las naciones democráticas capitalistas, el supuesto sabotaje de los restos de la aristocracia y la burguesía rusas y de los kulaks. No es necesario entrar en el examen de estas cuestiones. Porque no sostenemos que ninguna experiencia histórica pueda probar o refutar una afirmación teórica del modo en que un experimento crucial puede verificar o falsificar una afirmación relativa a los acontecimientos naturales. No son los críticos del socialismo, sino sus fanáticos defensores, los que sostienen que el «experimento» soviético demuestra algo con respecto a los efectos del socialismo. Sin embargo, lo que realmente hacen al tratar los hechos manifiestos e indiscutibles de la experiencia rusa es apartarlos mediante trucos inadmisibles y silogismos falaces. Desmienten los hechos evidentes comentándolos de tal manera que niegan su relación y su importancia para la cuestión que hay que responder.

Supongamos, en aras del argumento, que su interpretación es correcta. Pero entonces seguiría siendo absurdo afirmar que el experimento soviético ha evidenciado la superioridad del socialismo. Lo único que podría decirse es que el hecho de que el nivel de vida de las masas sea bajo en Rusia no constituye una prueba concluyente de que el socialismo sea inferior al capitalismo.

Una comparación con la experimentación en el ámbito de las ciencias naturales puede aclarar la cuestión. Un biólogo quiere probar un nuevo alimento patentado. Se lo da a varios conejillos de indias. Todos pierden peso y finalmente mueren. El experimentador cree que su disminución y muerte no fueron causadas por el alimento patentado, sino por una simple afección accidental de neumonía. No obstante, sería absurdo que proclamara que su experimento había puesto de manifiesto el valor nutritivo del compuesto, porque el resultado desfavorable debe atribuirse a sucesos accidentales, no vinculados causalmente con la disposición experimental. Lo mejor que podría sostener es que el resultado del experimento no fue concluyente, que no demuestra nada en contra del valor nutritivo del alimento probado. Las cosas están, podría afirmar, como si no se hubiera intentado ningún experimento.

Incluso si el nivel de vida de las masas rusas fuera mucho más alto que el de los países capitalistas, esto no sería una prueba concluyente de la superioridad del socialismo. Se puede admitir que el hecho indiscutible de que el nivel de vida en Rusia sea inferior al del Occidente capitalista no demuestra de forma concluyente la inferioridad del socialismo. Pero no es más que una idiotez anunciar que la experiencia de Rusia ha demostrado la superioridad del control público de la producción.

Tampoco el hecho de que los ejércitos rusos, después de haber sufrido muchas derrotas, finalmente —con armamento fabricado por las grandes empresas norteamericanas y donado por los contribuyentes norteamericanos— pudieran ayudar a los norteamericanos en la conquista de Alemania demuestra la preeminencia del comunismo. Cuando las fuerzas británicas tuvieron que sostener un retroceso temporal en el norte de África, el profesor Harold Laski, ese defensor más radical del socialismo, se apresuró a anunciar el fracaso final del capitalismo. No fue lo suficientemente consecuente como para interpretar la conquista alemana de Ucrania como el fracaso final del comunismo ruso. Tampoco se retractó de su condena del sistema británico cuando su país salió victorioso de la guerra. Si los acontecimientos militares han de considerarse como la prueba de la excelencia de algún sistema social, es más bien el sistema americano que el ruso el que atestigua.

Nada de lo que ha sucedido en Rusia desde 1917 contradice ninguna de las afirmaciones de los críticos del socialismo y el comunismo. Incluso si uno basa su juicio exclusivamente en los escritos de los comunistas y compañeros de viaje, no se puede descubrir ninguna característica en las condiciones rusas que hable a favor del sistema social y político de los soviéticos. Todas las mejoras tecnológicas de las últimas décadas se originaron en los países capitalistas. Es cierto que los rusos han intentado copiar algunas de estas innovaciones. Pero también lo hicieron todos los pueblos orientales atrasados.

Algunos comunistas se empeñan en hacernos creer que la opresión despiadada de los disidentes y la abolición radical de la libertad de pensamiento, de expresión y de prensa no son marcas inherentes al control público de los negocios. Son, argumentan, sólo fenómenos accidentales del comunismo, su firma en un país que -como fue el caso de Rusia- nunca gozó de libertad de pensamiento y de conciencia. Sin embargo, estos apologistas del despotismo totalitario no logran explicar cómo se pueden salvaguardar los derechos del hombre bajo la omnipotencia del gobierno.

La libertad de pensamiento y de conciencia es una farsa en un país en el que las autoridades son libres de exiliar al Ártico o al desierto a todo aquel que les desagrade, y de asignarle trabajos forzados de por vida. El autócrata siempre puede tratar de justificar tales actos arbitrarios pretendiendo que están motivados exclusivamente por consideraciones de bienestar público y conveniencia económica. Sólo él es el árbitro supremo para decidir todas las cuestiones relativas a la ejecución del plan. La libertad de prensa es ilusoria cuando el gobierno posee y opera todas las fábricas de papel, las imprentas y las editoriales, y decide en última instancia lo que debe imprimirse y lo que no. El derecho de reunión es vano si el gobierno es dueño de todos los salones de reunión y determina para qué fines deben ser utilizados. Y lo mismo ocurre con todas las demás libertades. En uno de sus lúcidos intervalos, Trotsky -por supuesto Trotsky el exiliado perseguido, no el despiadado comandante del ejército rojo- vio las cosas con realismo y declaró: «En un país donde el único empleador es el Estado, la oposición significa la muerte por inanición lenta. El viejo principio: quien no trabaja no come, ha sido sustituido por uno nuevo: quien no obedece no come».31 Esta confesión zanja la cuestión.

Lo que muestra la experiencia rusa es un nivel de vida muy bajo de las masas y un despotismo dictatorial ilimitado. Los apologistas del comunismo se empeñan en explicar estos hechos incontestables sólo como accidentales; no son, dicen, fruto del comunismo, sino que ocurrieron a pesar del comunismo. Pero incluso si uno aceptara estas excusas en aras del argumento, sería absurdo mantener que el «experimento» soviético ha demostrado algo a favor del comunismo y el socialismo.

La supuesta inevitabilidad del socialismo

Muchos creen que la llegada del totalitarismo es inevitable. La «ola del futuro», dicen, «lleva a la humanidad inexorablemente hacia un sistema en el que todos los asuntos humanos son gestionados por dictadores omnipotentes. Es inútil luchar contra los insondables decretos de la historia».

La verdad es que la mayoría de la gente carece de la capacidad intelectual y el valor para resistir un movimiento popular, por pernicioso y mal pensado que sea. Bismarck deploró en una ocasión la falta de lo que él llamaba coraje civil, es decir, valentía en el tratamiento de los asuntos cívicos, por parte de sus compatriotas. Pero tampoco los ciudadanos de otras naciones mostraron más valor y criterio cuando se enfrentaron a la amenaza de la dictadura comunista. O bien cedieron en silencio, o bien plantearon tímidamente algunas objeciones insignificantes.

No se combate el socialismo criticando sólo algunos rasgos accidentales de sus esquemas. Al atacar la postura de muchos socialistas sobre el divorcio y el control de la natalidad, o sus ideas sobre el arte y la literatura, no se refuta el socialismo. No basta con desaprobar las afirmaciones marxianas de que la teoría de la relatividad o la filosofía de Bergson o el psicoanálisis son «burgueses». Aquellos que encuentran la culpa del bolchevismo y el nazismo sólo por sus inclinaciones anticristianas, implícitamente respaldan todo el resto de estos sangrientos esquemas.

Por otra parte, es una pura estupidez alabar a los regímenes totalitarios por supuestos logros que no tienen ninguna referencia a sus principios políticos y económicos. Es discutible si las observaciones de que en la Italia fascista los trenes ferroviarios funcionaban según lo previsto y la población de bichos de las camas de los hoteles de segunda categoría disminuía, eran correctas o no; pero en cualquier caso no tiene importancia para el problema del fascismo. Los compañeros de viaje están embelesados con las películas rusas, la música rusa y el caviar ruso. Pero en otros países y bajo otros sistemas sociales vivieron mejores músicos; en otros países también se produjeron buenas películas; y ciertamente no es un mérito del Generalísimo Stalin que el sabor del caviar sea delicioso. Tampoco la belleza de las bailarinas de ballet rusas o la construcción de una gran central eléctrica en el Dniéper expían la matanza de los kulaks.

Los lectores de revistas ilustradas y los aficionados al cine anhelan lo pintoresco. Los espectáculos de ópera de los fascistas y los nazis y los desfiles de los batallones de chicas del ejército rojo les gustan. Es más divertido escuchar los discursos radiofónicos de un dictador que estudiar los tratados de economía. Los empresarios y tecnólogos que allanan el camino de la mejora económica trabajan en la reclusión; su trabajo no es adecuado para ser visualizado en la pantalla. Pero los dictadores, empeñados en sembrar la muerte y la destrucción, están espectacularmente a la vista del público. Vestidos con trajes militares, eclipsan a los ojos de los espectadores a los incoloros burgueses vestidos de civil.

Los problemas de la organización económica de la sociedad no se prestan a charlas ligeras en los cócteles de moda. Tampoco pueden ser tratados adecuadamente por demagogos que arengan a las asambleas de masas. Son cosas serias. Requieren un estudio minucioso. No deben tomarse a la ligera.

La propaganda socialista nunca encontró una oposición decidida. La crítica devastadora con la que los economistas hicieron estallar la inutilidad y la impracticabilidad de los esquemas y doctrinas socialistas no llegó a los moldeadores de la opinión pública. Las universidades estaban dominadas en su mayoría por pedantes socialistas o intervencionistas, no sólo en la Europa continental, donde eran propiedad de los gobiernos y estaban dirigidas por ellos, sino incluso en los países anglosajones. Los políticos y los estadistas, ansiosos por no perder popularidad, eran tibios en su defensa de la libertad. La política de apaciguamiento, tan criticada cuando se aplicó en el caso de los nazis y los fascistas, se practicó universalmente durante muchas décadas con respecto a todas las demás marcas de socialismo. Fue este derrotismo el que hizo creer a la generación naciente que la victoria del socialismo es inevitable.

No es cierto que las masas pidan con vehemencia el socialismo y que no haya medios para resistirlas. Las masas están a favor del socialismo porque confían en la propaganda socialista de los intelectuales. Los intelectuales, y no la población, están moldeando la opinión pública. La excusa de los intelectuales es que deben ceder ante las masas. Ellos mismos han generado las ideas socialistas y han adoctrinado a las masas con ellas. Ningún proletario o hijo de proletario ha contribuido a la elaboración de los programas intervencionistas y socialistas. Sus autores eran todos de origen burgués. Los escritos esotéricos del materialismo dialéctico, de Hegel, el padre tanto del marxismo como del nacionalismo agresivo alemán, los libros de Georges Sorel, de Gentile y de Spengler no fueron leídos por el hombre medio; no movieron directamente a las masas. Fueron los intelectuales quienes los popularizaron.

Los líderes intelectuales de los pueblos han producido y propagado las falacias que están a punto de destruir la libertad y la civilización occidental. Sólo los intelectuales son responsables de las matanzas masivas que caracterizan nuestro siglo. Sólo ellos pueden invertir la tendencia y allanar el camino para la resurrección de la libertad.

No son las míticas «fuerzas productivas materiales», sino la razón y las ideas las que determinan el curso de los asuntos humanos. Lo que se necesita para detener la tendencia al socialismo y al despotismo es el sentido común y el valor moral.

Este libro se publicó en 1947. El título proviene de la descripción que hace Mises de la realidad de la planificación central y el socialismo, ya sea del modelo ruso o alemán. Esta importante obra fue escrita décadas después del ensayo original de Mises sobre el cálculo económico e incluye el más amplio y audaz ataque a todas las formas de control estatal.

  • 1. Sidney Webb en Fabian Essays in Socialism, publicado por primera vez en 1889 (edición americana, Nueva York, 1891, p. 4).
  • 2. Cf. G.M. Trevelyan, A Shortened History of England (Londres, 1942), p. 510.
  • 3. Elmer Roberts, Monarchical Socialism in Germany (Nueva York, 1913).
  • 4. Zwang significa obligación, Wirtschaft significa economía. El equivalente en español de Zwangswirtschaft es algo así como economía obligatoria.
  • 5. Wesley C. Mitchell, «The Social Sciences and National Planning» en Planned Society, ed. Findlay Mackenzie (Nueva York, 1937), p. 112.
  • 6. Laski, Democracy in Crisis (Chapel Hill, 1933), pp. 87-8.
  • 7. Sidney y Beatrice Webb, Soviet Communism: ¿Una nueva civilización? (Nueva York, 1936), Vol. II, pp. 1038-39. [Nota del editor de Mises.org: el signo de interrogación se eliminó del título después de la primera edición].
  • 8. T.G. Crowther, Social Relations of Science (Londres, 1941), p. 333.
  • 9. La colección de estos convenios, publicada por la Oficina Internacional del Trabajo bajo el título de Intergovernmental Commodity Control Agreements (Montreal, 1943).
  • 10. Marx, Das Kapital, 7ª ed. (Hamburgo, 1914), vol. I, p. 728. Nota del editor: En la edición inglesa, p. 836.
  • 11. Marx, Zur Kritik der politischen Ökonomie, ed. Kautsky (Stuttgart, 1897), p. xi. Nota del editor: En la edición inglesa de Kerr, pp. 11-12; de Eastman, p. 10.
  • 12. Ibídem, p. xii. Nota del editor: En la edición inglesa de Kerr, p. 12; de Eastman, p. 11.
  • 13. Marx, Der Bürgerkrieg in Frankreich, ed. Pfemfert (Berlín, 1919), passim. Nota del editor: En inglés, «The Civil War in France». Reimpreso en la antología de Eastman, pp. 367-429.
  • 14. Marx, Value, Price and Profit, ed. Eleanor Marx Aveling (Nueva York, 1901), pp. 72-74.
  • 15. Blueprint for World Conquest as Outlined by the Communist International, Human Events (Washington y Chicago, 1946), pp. 181-82.
  • 16. David J. Dallin, The Real Soviet Russia (Yale University Press, 1944), pp. 88-95.
  • 17. Pío XII (Papa, 1939-1958) (Pub.).
  • 18. Emisión de Nochebuena, New York Times, 25 de diciembre de 1941.
  • 20. El motín de Hölz fue un levantamiento comunista en Alemania (marzo de 1921 en Mansfeldischen), dirigido por el veterano de la Primera Guerra Mundial Max Hölz (1889-1933). Hölz fue condenado a cadena perpetua por ello, se le concedió la amnistía en 1928 y luego abandonó Alemania para irse a la Unión Soviética (Pub.).
  • 21. Mises, Bureaucracy (Yale University Press, 1944).
  • 22. Benda, La trahison des clercs (París, x927). Nota del editor: En inglés, The Treason of the Intellectuals (Nueva York: William Morrow, 1928) y The Betrayal of the Intellectuals (Boston: Beacon Press, 1955)
  • 23. Stahlhelm era una asociación de veteranos alemanes de la Guerra Mundial, creada en 1918. 24. Los Cagoulards eran miembros de una organización terrorista secreta de extrema derecha francesa, la Cagoule. Fue responsable de varios asesinatos de socialistas y antifascistas italianos y colaboró con los nazis y el gobierno francés de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial (Pub.).
  • 24. Este programa se reproduce en inglés en el libro del Conde Carlo Sforza, Contemporary Italy, traducido por Drake y Denise de Kay (Nueva York, 1944), pp. 295-6.
  • 25. Por ejemplo, Mario Palmieri, The Philosophy of Fascism (Chicago, 1936), p. 248.
  • 26. Sombart, Das Lebenswerk yon Karl Marx (Jena, 1909), p. 3.
  • 27. Sombart, A New Social Philosophy, trans. y ed. K. F. Geiser (Princeton University Press, 1937), p. 194.
  • 28. La devastadora crítica de la eugenesia de H.S. Jennings, The Biological Basis of Human Nature (Nueva York, 1930), pp. 223-52.
  • 29. Marx, Der Bürgerkrieg in Frankreich, ed. Pfemfert (Berlín, 1919), p. 54. Nota del editor: En inglés, «The Civil War in France», p. 408.
  • 30. Hayek, Individualism and the Economic Order (Chicago University Press, 1948), pp. 89-91.
  • 31. Citado por Hayek, The Road to Serfdom (1944), capítulo IX, p. 119.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Image source:
Getty
Shield icon library