Mises Daily Articles

Home | Node | Menger, el revolucionario

Menger, el revolucionario

Tags BiographiesAustrian Economics OverviewHistory of the Austrian School of Economics

11/24/2021Peter G. Klein

«Nunca vivieron al mismo tiempo», escribió Ludwig von Mises, «más de una veintena de hombres cuyos trabajos aportaron algo esencial a la economía». Uno de esos hombres fue Carl Menger (1840-1921), profesor de Economía Política en la Universidad de Viena y fundador de la escuela austriaca de economía.

La innovadora obra de Menger Grundsätze der Volkswirtschaftslehre [Principios de economía], publicada en 1871, no sólo introdujo el concepto de análisis marginal, sino que presentó un enfoque radicalmente nuevo del análisis económico, que todavía constituye el núcleo de la teoría austriaca del valor y el precio.

A diferencia de sus contemporáneos William Stanley Jevons y Léon Walras, que desarrollaron independientemente conceptos de utilidad marginal durante la década de 1870, Menger favoreció un enfoque deductivo, teleológico y, en un sentido fundamental, humanista. Aunque Menger compartía la preferencia de sus contemporáneos por el razonamiento abstracto, estaba interesado principalmente en explicar las acciones del mundo real de las personas reales, no en crear representaciones artificiales y estilizadas de la realidad.

Para Menger, la economía es el estudio de la elección humana intencionada, la relación entre medios y fines. «Todas las cosas están sujetas a la ley de causa y efecto», comienza su tratado. «Este gran principio no conoce ninguna excepción».

Jevons y Walras rechazaron la causa y el efecto en favor de la determinación simultánea, la idea de que los sistemas complejos pueden modelarse como sistemas de ecuaciones simultáneas en los que no se puede decir que ninguna variable sea «causa» de otra. Este enfoque se ha convertido en el estándar de la economía contemporánea, aceptado por casi todos los economistas excepto los seguidores de Carl Menger.

Menger trató de explicar los precios como el resultado de las interacciones voluntarias e intencionadas de compradores y vendedores, cada uno guiado por sus propias evaluaciones subjetivas de la utilidad de los distintos bienes y servicios para satisfacer sus objetivos (lo que ahora llamamos utilidad marginal, un término acuñado posteriormente por Friedrich von Wieser). El comercio es, por tanto, el resultado de los intentos deliberados de las personas por mejorar su bienestar, y no una «propensión innata al camión, al trueque y al intercambio», como sugería Adam Smith.

Las cantidades exactas de bienes intercambiados —sus precios, en otras palabras— están determinadas por los valores que los individuos atribuyen a las unidades marginales de estos bienes. Con un solo comprador y un solo vendedor, los bienes se intercambian siempre que los participantes se pongan de acuerdo en una relación de intercambio que deje a cada uno en mejor situación que la que tenía antes.

En un mercado con muchos compradores y vendedores, el precio refleja las valoraciones del comprador menos dispuesto a comprar y del vendedor menos dispuesto a vender, lo que Böhm-Bawerk llamaría los «pares marginales». Con cada intercambio voluntario, pues, las ganancias del comercio se agotan momentáneamente, independientemente de la estructura exacta del mercado. La explicación tan general de Menger sobre la formación de los precios sigue siendo el núcleo de la microeconomía austriaca.

El análisis de Menger ha sido calificado de «causal-realista», en parte para subrayar la distinción entre el enfoque de Menger y el de los economistas neoclásicos. Además de centrarse en las relaciones causales, el análisis de Menger es realista en el sentido de que no pretendía desarrollar modelos formales de relaciones económicas hipotéticas, sino explicar los precios reales que se pagan cada día en los mercados reales. Los economistas clásicos habían explicado que los precios son el resultado de la oferta y la demanda, pero carecían de una teoría satisfactoria de la valoración para explicar la disposición de los compradores a pagar por los bienes y servicios.

Al rechazar el subjetivismo del valor, los economistas clásicos tendían a tratar la demanda como algo relativamente poco importante y se concentraban en condiciones hipotéticas de «largo plazo», en las que las características «objetivas» de los bienes —sobre todo, sus costes de producción— determinarían sus precios. Los economistas clásicos también tendían a agrupar los factores de producción en categorías amplias —tierra, trabajo y capital—, lo que les impedía explicar los precios de unidades discretas y heterogéneas de estos factores. Menger se dio cuenta de que los precios reales que se pagan por los bienes y servicios no reflejan unas características objetivas e «intrínsecas», sino los usos que pueden darse a las unidades discretas de bienes y servicios, tal como los perciben, subjetivamente, los compradores y vendedores individuales.

Los Principios se escribieron como volumen introductorio de una obra propuesta en varios volúmenes. Lamentablemente, esos volúmenes posteriores nunca se escribieron. Menger no desarrolló explícitamente el concepto de coste de oportunidad, no amplió su análisis para explicar los precios de los factores de producción y no desarrolló una teoría del cálculo monetario. Esos avances vendrían más tarde de la mano de sus alumnos y discípulos Eugen von Böhm-Bawerk, Friedrich von Wieser, J.B. Clark, Philip Wicksteed, Frank A. Fetter, Herbert J. Davenport, Ludwig von Mises y F.A. Hayek. Sin embargo, muchas de las ideas más importantes están implícitas en el análisis de Menger.

Por ejemplo, su distinción entre bienes de «orden» inferior y superior, referida a su lugar en la secuencia temporal de producción, constituye el núcleo de la teoría austriaca del capital, uno de sus elementos más distintivos e importantes. De hecho, Menger hace hincapié en el paso del tiempo a lo largo de su análisis, un énfasis que aún no se ha abierto paso en la teoría económica dominante.          

Mientras que la mayoría de los tratados de economía contemporáneos son turgentes y aburridos, el libro de Menger es notablemente fácil de leer, incluso hoy en día. Su prosa es lúcida, su análisis es lógico y sistemático, sus ejemplos claros e informativos. Los Principios sigue siendo una excelente introducción al razonamiento económico y, para el especialista, la declaración clásica de los principios fundamentales de la escuela austriaca.

Como escribe Hayek en su Introducción, la importancia de la escuela austriaca se debe «enteramente a los fundamentos puestos por este único hombre». Sin embargo, aunque Menger es reconocido universalmente como el fundador de la escuela austriaca, su enfoque causal-realista de la formación de los precios no siempre es apreciado, incluso dentro de la economía austriaca contemporánea.

Karen Vaughn, por ejemplo, caracteriza la teoría de los precios de Menger como esencialmente neoclásica, argumentando que su contribución austriaca distintiva son «sus numerosas referencias a los problemas del conocimiento y la ignorancia, sus discusiones sobre la aparición y la función de las instituciones, la importancia de articular los procesos de ajuste y sus numerosas referencias al progreso de la humanidad».

Estas cuestiones, que atrajeron gran atención durante el «renacimiento austriaco» de los años 70, aparecen en el libro de Menger de 1883 Untersuchungen über die Methode der Socialwissenschaften und der politischen Oekonomie insbesondere [Investigaciones sobre el método de las ciencias sociales con especial referencia a la economía].

Sin embargo, están en gran medida ausentes de los Principios. El libro que fundó la escuela austriaca se centra en la esencia del valor, el intercambio y el precio, no en el desequilibrio, el conocimiento tácito o el subjetivismo radical.

Otra característica notable de la contribución de Menger es que apareció en alemán, mientras que el enfoque dominante en el mundo de habla alemana era el de la escuela histórica alemana «más joven», que evitaba por completo el análisis teórico en favor de estudios de casos históricos inductivos e ideológicos. Los economistas teóricos más consumados, los clásicos británicos como J.S. Mill, eran en gran medida desconocidos para los escritores de habla alemana.

Como señala Hayek, «en Inglaterra el progreso de la teoría económica no hizo más que estancarse. En Alemania creció una segunda generación de economistas históricos que no sólo no habían llegado a conocer realmente el único sistema de teoría bien desarrollado que existía, sino que habían aprendido a considerar las especulaciones teóricas de cualquier tipo como inútiles, si no positivamente perjudiciales». El enfoque de Menger —descartado por el líder de la escuela histórica alemana, Gustav Schmoller, como meramente «austriaco», origen de esa etiqueta— condujo a un renacimiento de la economía teórica en Europa y, posteriormente, en Estados Unidos.

En resumen, los conceptos centrales de la economía austriaca contemporánea —la acción humana, los medios y los fines, el valor subjetivo, el análisis marginal, el individualismo metodológico, la estructura temporal de la producción, etc.—, junto con la teoría austriaca del valor y el precio, que constituye el núcleo del análisis austriaco, proceden de la obra pionera de Menger. Como ha escrito Joseph Salerno, «la economía austriaca siempre fue y seguirá siendo la economía mengeriana».

Este ensayo apareció originalmente en Free Market, febrero de 2007.

Author:

Contact Peter G. Klein

Peter G. Klein is Carl Menger Research Fellow of the Mises Institute and W. W. Caruth Chair and Professor of Entrepreneurship at Baylor University's Hankamer School of Business.

Image source:
Andy Wright via Flickr
Shield icon library