Mises Daily Articles

Home | Node | Nación y nacionalidad

Nación y nacionalidad

Tags Free MarketsWorld HistoryPhilosophy and Methodology

11/20/2021Ludwig von Mises

La nación como comunidad de habla

Los conceptos de nación y nacionalidad son relativamente nuevos en el sentido en que los entendemos. Por supuesto, la palabra nación es muy antigua; deriva del latín y se extendió tempranamente a todas las lenguas modernas. Pero se le asoció otro significado. Sólo a partir de la segunda mitad del siglo XVIII adquirió paulatinamente el significado que tiene para nosotros hoy, y no fue hasta el siglo XIX cuando este uso de la palabra se generalizó.1 Su significado político se desarrolló paso a paso con el concepto; la nacionalidad se convirtió en un punto central del pensamiento político. La palabra y el concepto nación pertenecen por completo a la esfera moderna de las ideas del individualismo político y filosófico; sólo ganan importancia para la vida real en la democracia moderna.

Si queremos comprender la esencia de la nacionalidad, no debemos partir de la nación sino del individuo. Debemos preguntarnos cuál es el aspecto nacional de la persona individual y qué determina su pertenencia a una nación concreta.

Entonces reconocemos inmediatamente que este aspecto nacional no puede ser ni el lugar donde vive ni su vinculación a un Estado. No todos los que viven en Alemania o tienen la ciudadanía alemana son alemanes sólo por eso. Hay alemanes que no viven en Alemania ni tienen la ciudadanía alemana. Vivir en los mismos lugares y tener el mismo apego a un Estado desempeñan su papel en el desarrollo de la nacionalidad, pero no pertenecen a su esencia. No es diferente de tener la misma ascendencia. La concepción genealógica de la nacionalidad no es más útil que la concepción geográfica o estatal. Nación y raza no coinciden; no existe una nación de sangre pura.2 Todos los pueblos han surgido de una mezcla de razas. La ascendencia no es decisiva para pertenecer a una nación. No todos los que descienden de antepasados alemanes son alemanes sólo por eso; ¿cuántos ingleses, americanos, magiares, checos y rusos tendrían que llamarse alemanes de otra manera? Hay alemanes entre cuyos antepasados no hay ningún alemán. Entre los miembros de los estratos más altos de la población y entre los hombres y mujeres famosos cuyos árboles genealógicos son comúnmente rastreados, los ancestros extranjeros pueden ser demostrados más a menudo que entre los miembros de los estratos más bajos del pueblo, cuyos orígenes se pierden en la oscuridad; sin embargo, estos últimos también son más raramente de sangre pura de lo que uno tiende a suponer.

Hay escritores que han trabajado de buena fe para investigar el significado de la ascendencia y la raza para la historia y la política; no se discutirá aquí el éxito que han obtenido. Por otra parte, muchos autores exigen que se conceda importancia política a la comunidad racial y que se lleve a cabo una política racial. Las personas pueden tener diferentes opiniones sobre la justicia de esta demanda; examinarla no es nuestra preocupación. También puede quedar abierta la cuestión de si esa exigencia ya ha sido atendida en la actualidad y de si la política racial se lleva a cabo realmente y de qué manera. Sin embargo, debemos insistir en que, al igual que los conceptos de nación y raza no coinciden, la política nacional y la política racial son dos cosas diferentes.

Además, el concepto de raza, en el sentido en que lo utilizan los defensores de la política racial, es nuevo, incluso considerablemente más nuevo que el de nación. Se introdujo en la política en oposición deliberada al concepto de nación. La idea individualista de la comunidad nacional debía ser desplazada por la idea colectivista de la comunidad racial. Hasta ahora, estos esfuerzos no han tenido éxito. La escasa importancia concedida al factor racial en los movimientos culturales y políticos de la actualidad contrasta fuertemente con la gran importancia que tienen los aspectos nacionales. Lapouge, uno de los fundadores de la escuela antroposociológica, expresó hace una generación la opinión de que en el siglo XX las personas serían masacradas por millones a causa de uno o dos grados más o menos en el índice cefálico.3 Efectivamente, hemos vivido la matanza de millones de personas, pero nadie puede afirmar que la dolicocéfala y la braquicefalia hayan sido los gritos de guerra de las partes. Por supuesto, sólo estamos al final de la segunda década del siglo para el que Lapouge expresó su profecía. Es posible que aún tenga razón; no podemos seguirle en el campo de la profecía, y no queremos disputar sobre cosas que aún descansan oscuramente en el vientre del futuro. En la política actual el factor racial no juega ningún papel; sólo eso es importante para nosotros.

El diletantismo que impregna los escritos de nuestros teóricos de la raza no debe, por supuesto, inducirnos a pasar por alto el problema racial en sí. Seguramente no hay ningún otro problema cuya aclaración pueda contribuir más a profundizar en nuestra comprensión histórica. Es posible que el camino hacia el conocimiento definitivo en el campo del flujo y el reflujo históricos pase por la antropología y la teoría de la raza. Lo que se ha descubierto hasta ahora en estas ciencias es bastante escaso, por supuesto, y está cubierto de una espesura de errores, fantasía y misticismo. Pero también en este campo existe una verdadera ciencia, y también aquí hay grandes problemas. Puede ser que nunca los resolvamos, pero eso no debe impedirnos seguir investigando y no debe hacernos negar la importancia del factor racial en la historia.

Si uno no ve la afinidad racial como la esencia de la nacionalidad, eso no significa que quiera negar la influencia de la afinidad racial en toda la política y en la política nacional en particular. En la vida real actúan muchas fuerzas diferentes en distintas direcciones; si queremos reconocerlas, debemos tratar de distinguirlas en nuestra mente en la medida de lo posible. Esto no significa, sin embargo, que al observar una fuerza debamos olvidar que hay otras que actúan junto a ella o en contra de ella.

Reconocemos que una de estas fuerzas es la comunidad de habla; esto no tiene discusión. Si ahora decimos que la esencia de la nacionalidad radica en la lengua, no se trata de un mero punto terminológico sobre el que no se pueda discutir. En primer lugar, hay que decir que al decir esto, estamos en conformidad con el uso general del lenguaje. A la lengua aplicamos primero, y sólo a ella en el sentido original, la designación que luego se convierte en la de la nación. Hablamos de la lengua alemana, y todo lo demás que lleva la etiqueta «alemán» la recibe de la lengua alemana: cuando hablamos de la escritura alemana, de la literatura alemana, de los hombres y mujeres alemanes, la relación con la lengua es evidente. Además, no importa si la denominación de la lengua es más antigua que la del pueblo o se deriva de ésta; una vez que se convirtió en la denominación de la lengua, es lo que resultó decisivo para el desarrollo posterior del uso de esta expresión. Y si finalmente hablamos de los ríos alemanes y de las ciudades alemanas, de la historia alemana y de la guerra alemana, no nos cuesta entender que en última instancia esta expresión también se remonta a la denominación original de la lengua como alemana. El concepto de nación es, como ya se ha dicho, un concepto político. Si queremos conocer su contenido, debemos fijarnos en la política en la que desempeña un papel. Ahora vemos que todas las luchas nacionales son luchas lingüísticas, que se libran en torno a la lengua. Lo que es específicamente «nacional» reside en la lengua.4

La comunidad lingüística es al principio la consecuencia de una comunidad étnica o social; sin embargo, independientemente de su origen, se convierte ahora en un nuevo vínculo que crea relaciones sociales definidas. Al aprender la lengua, el niño absorbe una forma de pensar y de expresar sus pensamientos que está predeterminada por la lengua, por lo que recibe un sello que difícilmente podrá eliminar de su vida. La lengua abre a la persona el camino del intercambio de pensamientos con todos los que la utilizan; puede influir en ellos y recibir influencias de ellos. La comunidad de la lengua une y la diferencia de la lengua separa a las personas y a los pueblos. Si a alguien le parece que la explicación de la nación como comunidad de habla es tal vez demasiado mezquina, que se limite a considerar la inmensa importancia que tiene la lengua para el pensamiento y para la expresión del pensamiento, para las relaciones sociales y para todas las actividades de la vida.

Si, a pesar de reconocer estas conexiones, la gente se resiste a menudo a ver la esencia de la nación en la comunidad de habla, esto se debe a ciertas dificultades que conlleva la demarcación de las naciones individuales según este criterio.5 Las naciones y las lenguas no son categorías inmutables sino, más bien, resultados provisionales de un proceso en constante cambio; cambian de un día para otro, por lo que tenemos ante nosotros una gran cantidad de formas intermedias cuya clasificación requiere algunas reflexiones.

Un alemán es aquel que piensa y habla en alemán. Al igual que hay diferentes grados de dominio de la lengua, también hay diferentes grados de ser alemán. Las personas educadas han penetrado en el espíritu y el uso de la lengua de una manera muy diferente a la de las personas sin educación. La habilidad en la formación de conceptos y el dominio de las palabras son el criterio de la educación: la escuela hace hincapié, con razón, en la adquisición de la capacidad de captar plenamente lo que se habla y se escribe y de expresarse de forma inteligible en el habla y la escritura. Sólo son miembros de pleno derecho de la nación alemana aquellos que dominan plenamente la lengua alemana. Las personas sin formación sólo son alemanas en la medida en que la comprensión del habla alemana les sea accesible. Un campesino de un pueblo aislado del mundo que sólo conoce el dialecto de su casa y no puede hacerse entender por otros alemanes ni leer la lengua escrita no cuenta en absoluto como miembro de la nación alemana.6 Si todos los demás alemanes se extinguieran y sólo sobrevivieran las personas que sólo conocen su propio dialecto, habría que decir que la nación alemana ha sido aniquilada. Incluso esos campesinos no carecen de un tinte de nacionalidad, sólo que no pertenecen a la nación alemana, sino a una pequeña nación formada por los que hablan el mismo dialecto.

El individuo pertenece, por regla general, a una sola nación. Sin embargo, de vez en cuando ocurre que una persona pertenece a dos naciones. No es el caso sólo cuando habla dos idiomas, sino cuando domina dos idiomas de tal manera que piensa y habla en cada uno de ellos y ha asimilado plenamente la forma especial de pensar que caracteriza a cada uno de ellos. Sin embargo, hay más personas de este tipo de las que la gente cree. En los territorios de población mixta y en los centros de comercio internacional, es frecuente encontrarlas entre los comerciantes, los funcionarios, etc. Y a menudo son personas sin la más alta educación. Entre los hombres y mujeres con más educación, los bilingües son más raros, ya que la mayor perfección en el dominio del lenguaje, que caracteriza a la persona verdaderamente educada, se alcanza por regla general en una sola lengua. La persona culta puede haber dominado más idiomas, y todos ellos mucho mejor que el bilingüe; sin embargo, sólo debe contarse en una nación si sólo piensa en un idioma y procesa todo lo que oye y ve en lenguas extranjeras a través de una forma de pensar que ha sido moldeada por la estructura y la formación de conceptos de su propio idioma. Sin embargo, incluso entre los «millonarios de la educación»7 hay bilingüistas, hombres y mujeres que han asimilado plenamente la educación de dos círculos culturales. Se encontraban y se encuentran con algo más de frecuencia que en otros lugares en los que se enfrentan una lengua antigua y plenamente desarrollada con una cultura antigua y una lengua aún poco desarrollada de un pueblo que apenas está completando el proceso de adquisición de la cultura. Allí es física y psíquicamente más fácil lograr el dominio de dos lenguas y dos círculos culturales. Así, en Bohemia hubo muchos más bilingües en la generación inmediatamente anterior a la actual que en la actual. En cierto sentido también se puede contar como bilingüistas a todos aquellos que, además de la lengua estándar, dominan plenamente un dialecto también.

Todo el mundo pertenece, por regla general, al menos a una nación. Sólo los niños y los sordomudos carecen de nación; los primeros adquieren primero un hogar intelectual al entrar en una comunidad de habla, los segundos al desarrollar su capacidad de pensamiento hasta alcanzar la capacidad de entendimiento mutuo con los miembros de una nación. El proceso que opera aquí es básicamente el mismo por el que los adultos que ya pertenecen a una nación se pasan a otra.8

El investigador lingüístico encuentra relaciones entre las lenguas; reconoce familias lingüísticas y razas lingüísticas; habla de lenguas hermanas y lenguas hijas. Algunos han querido extender este concepto directamente también a las naciones; otros, de nuevo, han querido convertir la relación etnológica en nacional. Ambas ideas son totalmente inadmisibles. Si se quiere hablar de relación nacional, sólo se puede hacer con referencia a la posibilidad de entendimiento mutuo entre los miembros de las naciones. En este sentido, los dialectos están relacionados entre sí y con una o incluso varias lenguas estándar. Incluso entre las lenguas estándar, por ejemplo, entre las distintas lenguas eslavas, se da esta relación. Su importancia para el desarrollo nacional se agota en el hecho de que facilita la transición de una nacionalidad a otra.

Por otra parte, es políticamente muy poco importante que la relación gramatical entre las lenguas facilite su aprendizaje. De ella no se desprende ninguna afinidad cultural ni política; no se pueden erigir estructuras políticas a partir de ella. La noción de la relación de los pueblos no procede de la esfera de ideas nacional-política/individualista, sino de la esfera racial-política/colectivista; se desarrolló en oposición consciente a la noción orientada a la libertad de la autonomía moderna. El panlatinismo, el paneslavismo y el pangermanismo son quimeras que, en la confrontación con los esfuerzos nacionales de los pueblos individuales, siempre han salido mal parados. Suenan muy bien en las fiestas de confraternización de los pueblos que por el momento persiguen objetivos políticos paralelos; fracasan tan pronto como se supone que son más. Nunca han tenido poder para formar estados. No hay ningún Estado que se haya basado en ellos.

Si la gente se ha resistido durante mucho tiempo a ver el rasgo característico de la nación en la lengua, una de las circunstancias decisivas fue que no podía conciliar esta teoría con la realidad que supuestamente muestra casos en los que una nación habla varias lenguas y otros casos en los que varias naciones utilizan una sola lengua. La afirmación de que es posible que los miembros de una nación hablen varias lenguas se apoya en las condiciones de las naciones «checoslovaca» y «yugoslava». Checos y eslovacos actuaron en esta guerra como una nación unificada. Los esfuerzos particularistas de los pequeños grupos eslovacos no se han manifestado al menos hacia el exterior y no han podido conseguir ningún éxito político. Ahora parece que se formará un Estado checoslovaco al que pertenecerán todos los checos y eslovacos. Sin embargo, checos y eslovacos aún no forman una sola nación. Los dialectos a partir de los cuales se formó la lengua eslovaca son extraordinariamente cercanos a los dialectos de la lengua checa, y no es difícil para un eslovaco rural que sólo conoce su propio dialecto comunicarse con los checos, especialmente con los moravos, cuando éstos hablan en su dialecto. Si los eslovacos, antes de empezar a desarrollar una lengua estándar independiente, es decir, en torno al cambio del siglo XVIII al XIX, hubieran entrado en una relación política más estrecha con los checos, el desarrollo de una lengua estándar eslovaca no habría ocurrido más que el desarrollo de una lengua estándar suaba independiente en Suabia.

Los motivos políticos fueron decisivos para el esfuerzo realizado en Eslovaquia por crear una lengua independiente. Esta lengua estándar eslovaca, que se formó siguiendo el modelo del checo y que estaba estrechamente relacionada con él en todos los aspectos, no pudo desarrollarse, sin embargo, tampoco debido a las circunstancias políticas. Bajo el dominio del Estado magiar, excluida de la escuela, la oficina y la corte, tuvo una existencia miserable en los almanaques populares y los folletos de la oposición. De nuevo, el escaso desarrollo de la lengua eslovaca hizo que los esfuerzos por adoptar la lengua estándar checa, que ya estaban en marcha en Eslovaquia desde el principio, ganaran cada vez más terreno. Hoy en día se oponen en Eslovaquia dos movimientos: uno que quiere desarraigar todo el checo de la lengua eslovaca y desarrollar la lengua de forma pura e independiente y un segundo que desea su asimilación al checo. Si este último movimiento se impusiera, los eslovacos se convertirían en checos y el Estado checoslovaco se convertiría en un Estado nacional puramente checo. Si, por el contrario, se impusiera el primer movimiento, el Estado checo se vería gradualmente obligado, si no quiere parecer un opresor, a conceder a los eslovacos la autonomía y, finalmente, quizás la independencia completa. No existe una nación checoslovaca compuesta por checos y eslovacos. Lo que tenemos ante nosotros es la lucha por la vida de una determinada nación eslava. El resultado dependerá de las circunstancias políticas, sociales y culturales. Desde un punto de vista puramente lingüístico, cualquiera de las dos evoluciones es posible.

El caso no es diferente con la relación de los eslovenos con la nación yugoslava. También la lengua eslovena se ha debatido desde su origen entre la independencia y la aproximación o la mezcla completa con el croata. El movimiento ilirio quería incluir la lengua eslovena también en el ámbito de sus esfuerzos por la unidad. Si el esloveno pudiera mantener su independencia incluso en el futuro, el Estado yugoslavo tendría que conceder la autonomía a los eslovenos.

Los eslavos del sur también presentan uno de los ejemplos más citados de dos naciones que hablan la misma lengua. Los croatas y los serbios utilizan el mismo idioma. Se afirma que la diferencia nacional entre ellos radica exclusivamente en la religión. Se dice que este es un caso que no se puede explicar con la teoría que percibe el atributo distintivo de una nación en su lengua.

En el pueblo serbocroata se enfrentan los más agudos contrastes religiosos. Una parte del pueblo pertenece a la Iglesia ortodoxa y otra a la católica, y aún hoy los mahometanos forman una parte nada despreciable. A estos contrastes religiosos se suman viejas enemistades políticas que aún se remontan en parte a épocas cuyas condiciones políticas han quedado hoy superadas. Sin embargo, los dialectos de todos estos pueblos escindidos religiosa y políticamente están extraordinariamente relacionados. Estos dialectos estaban tan estrechamente relacionados entre sí que los esfuerzos por formar una lengua estándar procedentes de diferentes bandos siempre conducían al mismo resultado; todos los esfuerzos siempre desembocaban en la misma lengua estándar. Vuk Stefanovic Karadzic quería crear una lengua serbia, Ljudevit Gaj una eslava meridional unificada; el panserbismo y el ilirismo se enfrentaban sin tapujos. Pero como tenían el mismo material dialéctico que tratar, los resultados de su trabajo fueron idénticos. Las lenguas que crearon se diferenciaban tan poco entre sí que finalmente se fundieron en una lengua unificada. Si los serbios no utilizaran el alfabeto cirílico y los croatas el alfabeto latino exclusivamente, no habría ningún signo externo para atribuir una obra escrita a una u otra nación. La diferencia de alfabetos no puede dividir a una nación unificada a largo plazo; los alemanes también utilizan diferentes formas de escritura sin que esto haya adquirido ningún significado nacional. El desarrollo político de los últimos años antes de la guerra y durante la propia guerra ha demostrado que la diferencia religiosa entre croatas y serbios sobre la que la política austriaca del archiduque Francisco Fernando y sus seguidores habían construido castillos en el aire hace tiempo que perdió su anterior significado. No parece haber ninguna duda de que, también en la vida política de los serbios y los croatas, el factor nacional de una lengua común anulará todas las influencias que lo impidan y que la diferencia religiosa no desempeñará un papel mayor en la nación serbocroata que en el pueblo alemán.

Otros dos ejemplos comúnmente citados para demostrar que la comunidad de habla y la nación no coinciden son los casos anglosajón y danés-noruego. Se afirma que la lengua inglesa es utilizada por dos naciones, la inglesa y la americana, y esto demuestra por sí solo que es inadmisible buscar el criterio de la nacionalidad sólo en la lengua. En realidad, los ingleses y los americanos son una sola nación. La inclinación a contarlas como dos naciones se debe a que la gente se ha acostumbrado a interpretar el principio de nacionalidad como si incluyera necesariamente la exigencia de unificar todas las partes de una nación en un solo Estado. En la siguiente sección se demostrará que esto no es cierto en absoluto y que, por lo tanto, el criterio de la nación no debe buscarse en absoluto en los esfuerzos por formar un estado unificado. Que los ingleses y los americanos pertenezcan a estados diferentes, que las políticas de estos estados no siempre hayan estado en consonancia, y que las diferencias entre ellos hayan llevado ocasionalmente incluso a la guerra, todo eso no es prueba de que ingleses y americanos no sean una nación. Nadie puede dudar de que Inglaterra está unida a sus dominios y a los Estados Unidos por un vínculo nacional que mostrará su fuerza vinculante en días de gran crisis política. La Guerra Mundial trajo la prueba de que los desacuerdos entre las partes individuales de la nación anglosajona pueden aparecer sólo cuando el conjunto no parece amenazado por otras naciones.

Parece aún más difícil a primera vista armonizar el problema de los irlandeses con la teoría lingüística de la nación. Los irlandeses formaron en su día una nación independiente; utilizaban una lengua celta propia. A principios del siglo XIX, el 80 por ciento de la población de Irlanda aún hablaba el celta, y más del 50 por ciento no entendía nada de inglés. Desde entonces, la lengua irlandesa ha perdido mucho terreno. Sólo algo más de 600.000 personas lo siguen utilizando, y sólo en contadas ocasiones se encuentran en Irlanda personas que no entienden nada de inglés. Por supuesto, hoy en día también hay esfuerzos en Irlanda para despertar la lengua irlandesa a una nueva vida y para generalizar su uso. Sin embargo, el hecho es que muchos de los que están del lado del movimiento político irlandés son ingleses de nacionalidad. La oposición entre ingleses e irlandeses es de carácter social y religioso y no exclusivamente nacional; y así puede ocurrir que habitantes de Irlanda que por nacionalidad no son irlandeses también pertenezcan al movimiento en gran número. Si los irlandeses consiguen la autonomía por la que luchan, no se descarta que una gran parte de la actual población inglesa de Irlanda se asimile a la nación irlandesa.

El tan citado ejemplo danés-noruego tampoco puede desvirtuar la afirmación de que la nacionalidad reside en la lengua. Durante la centenaria unión política entre Noruega y Dinamarca, la antigua lengua estándar noruega fue completamente expulsada por la lengua estándar danesa; sólo consiguió una miserable existencia en los numerosos dialectos de la población rural. Tras la separación de Noruega de Dinamarca (1814), se intentó crear una lengua nacional propia. Pero los esfuerzos del partido que pretendía crear una nueva lengua estándar noruega sobre la base de la antigua lengua noruega fracasaron definitivamente. El éxito fue para aquellos que sólo buscan enriquecer el danés mediante la introducción de expresiones del vocabulario de los dialectos noruegos, pero que por lo demás son partidarios de conservar la lengua danesa. Las obras de los grandes escritores noruegos Ibsen y Björnson están escritas en esta lengua.9 Así pues, daneses y noruegos siguen formando hoy una sola nación, aunque políticamente pertenezcan a dos estados.

2. Dialecto y lengua estándar

En los tiempos primitivos toda migración provoca una separación no sólo geográfica sino también intelectual de los clanes y las tribus. Los intercambios económicos aún no existen; no hay ningún contacto que pueda actuar contra la diferenciación y el surgimiento de nuevas costumbres. El dialecto de cada tribu se vuelve cada vez más diferente del que hablaban sus antepasados cuando aún vivían juntos. La fragmentación de los dialectos continúa sin interrupción. Los descendientes ya no se entienden entre sí.

La necesidad de unificar la lengua surge entonces por dos lados. Los inicios del comercio hacen necesario el entendimiento entre los miembros de diferentes tribus. Pero esta necesidad se satisface cuando los intermediarios individuales en el comercio logran el necesario dominio de la lengua. En los primeros tiempos, cuando el intercambio de mercancías entre regiones distantes tenía una importancia relativamente escasa, apenas se debieron generalizar de este modo las expresiones individuales y las familias de palabras. Los cambios políticos tuvieron que ser mucho más significativos para la unificación de los dialectos. Aparecieron conquistadores que crearon estados y uniones políticas de todo tipo. Los dirigentes políticos de amplios territorios estrecharon sus relaciones personales; los miembros de todos los estratos sociales de numerosas tribus se unieron en el servicio militar. En parte independientemente de la organización política y militar y en parte en estrecha relación con ella, las instituciones religiosas surgen y se extienden de una tribu a otra. De la mano de los esfuerzos políticos y religiosos por la unidad van los esfuerzos lingüísticos. Pronto el dialecto de la tribu gobernante o sacerdotal se impone sobre los dialectos de los súbditos y los laicos; pronto, de los diferentes dialectos de los compañeros de estado y religión, se forma un dialecto mixto unificado.

La introducción del uso de la escritura se convierte en la base más sólida para la unificación de la lengua. Las doctrinas religiosas, las canciones, las leyes y los registros conservados por escrito dan preponderancia al dialecto en el que se han expresado. Ahora se impide la ulterior fragmentación de la lengua; ahora existe un habla ideal que parece digna de ser alcanzada e imitada. El nimbo místico que rodea a las letras del alfabeto en los tiempos primitivos y que aún hoy —al menos en lo que respecta a su forma impresa— no ha desaparecido del todo, eleva el prestigio del dialecto en el que se escribe. Del caos de dialectos surge la lengua general, la lengua de los gobernantes y de las leyes, la lengua de los sacerdotes y de los cantantes, la lengua literaria. Se convierte en la lengua de las personas más altas y educadas; se convierte en la lengua del estado y de la cultura;10 aparece finalmente como la única lengua correcta y noble; los dialectos de los que ha surgido, sin embargo, se consideran desde entonces inferiores. La gente los considera una corrupción de la lengua escrita; la gente empieza a despreciarlos como el habla del hombre común.

En la formación de las lenguas unificadas, las influencias políticas y culturales siempre colaboran desde el principio. El elemento natural del dialecto del pueblo es que extrae su fuerza de la vida de quienes lo hablan. Por otro lado, la lengua estándar y unificada es un producto de las salas de estudio y las cancillerías. Por supuesto, también surge en última instancia de la palabra del hombre común y de las creaciones de poetas y escritores dotados. Pero siempre está impregnado de más o menos pedantería y artificialidad. El niño aprende el dialecto de su madre; sólo él puede ser su lengua materna; la lengua estándar la enseña la escuela.

En la lucha que surge ahora entre la lengua estándar y el dialecto, este último tiene la ventaja de que ya se apodera de la persona en sus años más receptivos. Pero la primera tampoco está indefensa. El hecho de que sea la lengua general, que lleve más allá de la desunión regional al entendimiento con círculos más amplios, la hace indispensable para el Estado y la Iglesia. Es la portadora del patrimonio escrito y la intermediaria de la cultura. Así puede triunfar sobre el dialecto. Sin embargo, si se aleja demasiado de éste, si se aleja o con el tiempo se aleja tanto de él que sigue siendo inteligible sólo para las personas que lo aprenden con esfuerzo, entonces debe sucumbir; entonces surge una nueva lengua estándar a partir del dialecto. Así, el latín fue desplazado por el italiano, el eslavo eclesiástico por el ruso; así, en el griego moderno, el habla común quizá triunfe sobre la katharevousa del clasicismo.

El lustre con el que la escuela y los gramáticos acostumbran a rodear la lengua estándar, el respeto que le profesan a sus reglas y el desprecio que muestran por quien peca contra estas reglas hacen que la relación entre la lengua estándar y el dialecto aparezca bajo una luz falsa. El dialecto no es una lengua estándar corrompida; es la lengua primitiva; sólo a partir de los dialectos se formó la lengua estándar, ya sea un solo dialecto o una forma mixta formada artificialmente a partir de diferentes dialectos que se elevó a la categoría de lengua estándar. Por lo tanto, no se puede plantear la cuestión de si un dialecto concreto pertenece a una u otra lengua estándar. La relación entre la lengua estándar y el dialecto no es siempre de asociación inequívoca ni de superioridad e inferioridad, y las circunstancias de la historia lingüística y la gramática no son las únicas decisivas a este respecto. Los desarrollos políticos, económicos y culturales generales del pasado y del presente determinan hacia qué lengua estándar se inclinan los hablantes de un dialecto concreto; y puede ocurrir que de este modo un dialecto unificado se adhiera en parte a una y en parte a otra lengua estándar.

El proceso por el que los hablantes de un determinado dialecto pasan a utilizar después una determinada lengua estándar, ya sea exclusivamente o junto con el dialecto, es un caso especial de asimilación nacional. Se caracteriza especialmente por ser una transición a una lengua estándar estrechamente relacionada gramaticalmente, siendo esta vía, por regla general, la única concebible en un caso determinado. El hijo del campesino bávaro no tiene en general otro camino abierto a la cultura que el de la lengua estándar alemana, aunque también puede ocurrir en raros casos particulares que, sin este desvío, se convierta directamente en francés o checo. Sin embargo, para el bajo alemán ya existen dos posibilidades: la asimilación al alemán o a la lengua estándar holandesa. Cuál de los dos caminos toma no se decide ni por consideraciones lingüísticas ni genealógicas, sino por consideraciones políticas, económicas y sociales. Hoy en día ya no existe ningún pueblo puramente plattdeutsch; al menos el bilingüismo prevalece en todas partes. Si un distrito del Plattdeutsch se separara hoy de Alemania y se uniera a los Países Bajos, sustituyendo la escuela alemana y la lengua oficial y judicial alemana por la neerlandesa, las personas afectadas verían todo eso como una violación nacional. Sin embargo, hace cien o doscientos años, esa separación de un trozo de territorio alemán podría haberse llevado a cabo sin dificultad, y los descendientes de las personas que se separaron en aquel momento serían hoy tan buenos holandeses como, de hecho, son hoy buenos alemanes.

En Europa del Este, donde la escuela y la oficina todavía no tienen ni de lejos la misma importancia que en Occidente, todavía es posible hacer algo parecido. El investigador lingüístico podrá determinar de la mayoría de los dialectos eslavos que se hablan en la alta Hungría si están más cerca del eslovaco que del ucraniano y quizá también pueda decidir en muchos casos en Macedonia si un dialecto concreto está más cerca del serbio o del búlgaro. Sin embargo, esto no responde a la pregunta de si las personas que hablan este dialecto son eslovacos o ucranianos, serbios o búlgaros. Porque esto depende no sólo de las condiciones lingüísticas, sino también de las políticas, eclesiásticas y sociales. Un pueblo con un dialecto indudablemente más relacionado con el serbio puede adoptar más o menos rápidamente la lengua estándar búlgara si adquiere una iglesia búlgara y una escuela búlgara.

Sólo así se puede comprender el dificilísimo problema ucraniano. La cuestión de si los ucranianos son una nación independiente o sólo rusos que hablan un dialecto determinado carece de sentido en esta forma. Si Ucrania no hubiera perdido su independencia política en el siglo XVII a manos del Gran Estado ruso de los zares, probablemente se habría desarrollado una lengua estándar ucraniana independiente. Si todos los ucranianos, incluidos los de Galitzia, Bucovina y la Alta Hungría, hubieran estado bajo el dominio de los zares hasta la primera mitad del siglo XIX, es posible que esto no hubiera impedido el desarrollo de una literatura ucraniana independiente; pero esta literatura probablemente habría asumido una posición en relación con el Gran Ruso que no difiere de la de los escritos del Plattdeutsch en relación con el alemán. Habría seguido siendo una poesía dialectal sin especiales pretensiones culturales y políticas. Sin embargo, la circunstancia de que varios millones de ucranianos estuvieran bajo dominio austriaco y fueran además religiosamente independientes de Rusia creó las condiciones previas para la formación de una lengua estándar rutena separada. Sin duda, el gobierno austriaco y la Iglesia católica preferían que los rusos austriacos desarrollaran una lengua propia en lugar de adoptar el ruso. En este sentido, hay una chispa de verdad en la afirmación de los polacos de que los rutenos son una invención austriaca. Los polacos sólo se equivocan al decir que sin este apoyo oficial a los primeros inicios de las aspiraciones rutenas no habría habido ningún movimiento rutenio en Galicia Oriental. El levantamiento nacional de los gallegos orientales podría haber sido suprimido tan poco como el despertar de otras naciones sin historia. Si el Estado y la Iglesia no hubieran tratado de guiarlo hacia otros canales, probablemente se habría desarrollado desde el principio con una orientación más fuerte hacia la Gran Rusia.

El movimiento ucraniano en Galitzia, por tanto, fomentó significativamente, al menos, los esfuerzos separatistas de los ucranianos en el sur de Rusia y quizás incluso les dio vida. Las últimas convulsiones políticas y sociales han fomentado tanto el ucranianismo del sur de Rusia que no es del todo imposible que ya no pueda ser superado por el gran rusismo. Pero eso no es un problema etnográfico o lingüístico. No es el grado de relación de las lenguas y las razas lo que decidirá si triunfa el ucraniano o el ruso, sino las circunstancias políticas, económicas, religiosas y culturales en general. Por eso es fácilmente posible que el resultado final sea diferente en las antiguas partes austriaca y húngara de Ucrania que en la parte que ha sido rusa durante mucho tiempo.

Las condiciones son similares en Eslovaquia. La independencia de la lengua eslovaca del checo también es producto de un desarrollo en cierto modo accidental. Si no hubiera habido diferencias religiosas entre los moravos y los eslovacos y si Eslovaquia hubiera estado vinculada políticamente con Bohemia y Moravia a más tardar en el siglo XVIII, difícilmente habría surgido una lengua escrita y estándar eslovaca independiente. Por otro lado, si el gobierno húngaro hubiera puesto menos énfasis en la magiarización de los eslovacos y hubiera permitido que su lengua tuviera más alcance en la escuela y la administración, probablemente se habría desarrollado con más fuerza y tendría hoy más poder de resistencia frente al checo.11

Al investigador lingüístico le puede parecer, en general, que no es imposible trazar las fronteras lingüísticas clasificando los distintos dialectos con determinadas lenguas estándar. Sin embargo, su decisión no prejuzga el curso histórico de los acontecimientos. Los acontecimientos políticos y culturales son decisivos. La lingüística no puede explicar por qué los checos y los eslovacos se convirtieron en dos naciones separadas, y no tendría ninguna explicación si en el futuro ambas se fundieran en una sola nación.

Cambios nacionales

Durante mucho tiempo se ha considerado a las naciones como categorías inmutables, y no se ha advertido que los pueblos y las lenguas están sujetos a cambios muy grandes en el curso de la historia. La nación alemana del siglo X es diferente de la nación alemana del siglo XX. Esto se manifiesta incluso externamente en el hecho de que los alemanes de hoy hablan una lengua diferente a la de los contemporáneos de los otones.

Para un individuo, la pertenencia a una nación no es una característica inalterable. Uno puede acercarse a su nación o alejarse de ella; incluso puede abandonarla por completo y cambiarla por otra.

La asimilación nacional, que debe distinguirse, por supuesto, de la mezcla y el recambio de razas, con las que experimenta ciertas interacciones, es un fenómeno cuya importancia histórica no puede valorarse demasiado. Es una de las manifestaciones de las fuerzas que determinan la historia de los pueblos y de los Estados. Lo vemos actuar en todas partes. Si pudiéramos comprenderlo plenamente en sus condiciones y en su esencia, habríamos dado un buen paso en el camino que conduce a la comprensión del desarrollo histórico. La importancia del problema contrasta con la indiferencia con la que la ciencia histórica y la sociología lo han dejado de lado hasta ahora.

La lengua sirve para relacionarse con los semejantes. Quien quiera hablar con sus semejantes y entender lo que dicen debe utilizar su lengua. Por tanto, cada uno debe esforzarse por entender y hablar la lengua de su entorno. Por eso los individuos y las minorías adoptan la lengua de la mayoría. Sin embargo, una condición previa para ello es que se produzcan contactos entre la mayoría y la minoría; si no es así, tampoco se produce una asimilación nacional. La asimilación se produce con mayor rapidez cuanto más estrechos son los contactos de la minoría con la mayoría y cuanto más débiles son los contactos dentro de la propia minoría y los contactos con los compatriotas que viven a distancia. De ello se deduce inmediatamente que las posiciones sociales de las distintas nacionalidades deben tener una importancia especial en este sentido, ya que los contactos personales están más o menos ligados a la pertenencia de clase. Así, determinados estratos sociales en el entorno de una nación extranjera no sólo pueden mantener sus propias costumbres y sus propias lenguas durante siglos, sino también asimilar a otros a ellas. Un noble alemán que emigró a la Galicia oriental hacia 1850 no se convirtió en ruteno sino en polaco; un francés que se instaló en Praga hacia 1800 no se convirtió en checo sino en alemán. Sin embargo, el campesino ruteno de la Galitzia Oriental que por movilidad social ascendente se unió a la clase dirigente también se convirtió en polaco, y el hijo del campesino checo que ascendió a la burguesía se convirtió en alemán.12

En una sociedad organizada por clases o castas, diferentes naciones pueden convivir en un mismo territorio durante siglos sin perder su carácter nacional. La historia ofrece suficientes ejemplos de ello. En las tierras bálticas de Livonia, Estonia y Courland, en Carniola y en Estiria del Sur, la nobleza alemana se mantuvo durante muchas generaciones en el entorno de un pueblo diferente; lo mismo hizo la burguesía alemana en las ciudades bohemias, húngaras y polacas. Otro ejemplo son los gitanos. Si los contactos sociales entre las naciones son escasos, si entre ellas no existe ningún connubio y sólo en una medida restringida el commercio, si el cambio de clase o de casta sólo es posible en raros casos excepcionales, entonces las condiciones para la asimilación nacional raramente se dan. Así, los asentamientos campesinos autónomos dentro de un país habitado por una población con otra lengua podían mantenerse mientras los estratos agrícolas estuvieran ligados al suelo. Sin embargo, a medida que el orden económico liberal dejó de lado todas las ataduras, eliminó los privilegios especiales de las clases y dio a los trabajadores libertad de movimiento, la rígida estratificación nacional se aflojó. La movilidad social ascendente y las migraciones hicieron que las minorías nacionales desaparecieran rápidamente o, al menos, las empujaron a posiciones defensivas difícilmente sostenibles.

El derribo de las barreras que impedían el paso de una clase social a otra, la libertad de movimiento de la persona, todo lo que ha hecho libre al hombre moderno, ha facilitado mucho el avance de las lenguas estándar frente a los dialectos. «Donde los medios de transporte y de comunicación tan mejorados han sacudido hoy a la gente y la han mezclado de una manera inimaginable, esto señala el fin de los dialectos locales, de las costumbres, tradiciones y usos locales; el silbato del ferrocarril ha cantado su canto fúnebre. Dentro de unos años desaparecerán; dentro de unos años será demasiado tarde para recogerlos y tal vez aún protegerlos», ya comentaba hace décadas un filólogo inglés.13 Hoy en día ya no se puede vivir ni siquiera como campesino u obrero en Alemania sin entender al menos la lengua estándar del alto alemán y ser capaz, si es necesario, de utilizarla. La escuela contribuye a acelerar este proceso.

A diferencia de la asimilación natural a través del contacto personal con personas que hablan otras lenguas, está la asimilación artificial, es decir, la desnacionalización por obligación estatal o de otro tipo. Como proceso social, la asimilación depende de ciertas condiciones previas; sólo puede producirse cuando éstas existen. Los métodos de coacción son entonces impotentes; nunca pueden tener éxito cuando las condiciones previas no se dan o no se crean. La coacción administrativa puede a veces crear estas condiciones y, por tanto, provocar indirectamente la asimilación; no puede provocar directamente la transformación nacional. Si se pone a los individuos en un entorno en el que se les impide el contacto con sus compatriotas y se les hace depender exclusivamente de los contactos con los extranjeros, entonces se prepara el camino para su asimilación. Pero si sólo se pueden utilizar medios obligatorios que no influyan en la lengua coloquial, los intentos de opresión nacional apenas tienen perspectivas de éxito.

Antes de la apertura de la era de la democracia moderna, cuando las cuestiones nacionales aún no tenían la importancia política que tienen hoy, sólo por esta razón no se podía hablar de opresión nacional. Si la Iglesia Católica y el Estado de los Habsburgo suprimieron la literatura checa en el siglo XVII en Bohemia, lo hicieron por motivos religiosos y políticos, pero no por consideraciones de política nacional; persiguieron a los herejes y a los rebeldes, no a la nación checa. Sólo en tiempos muy recientes se han producido intentos de opresión nacional a gran escala. Rusia, Prusia y Hungría, sobre todo, han sido los países clásicos de la desnacionalización obligatoria. Es bien conocido el éxito que han tenido la rusificación, la germanización y la magiarización. Después de estas experiencias, el pronóstico que se puede hacer sobre los posibles esfuerzos futuros de polonización o chekarización no es favorable.

Este artículo es un extracto del primer capítulo de Nación, Estado y economía, publicado originalmente en 1919.

  • 1. Cf. Meinecke, Weltbürgertum und Nationalstaat, tercera edición (Munich: 1915),pp. 22 y siguientes; Kjellén, Der Staat als Lebensform (Leipzig: 1917), pp. 102 y siguientes.
  • 2. Cf. Kjellén, loc. cit., pp. 105 y ss. y las obras allí citadas.
  • 3. Cf. Manouvrier, «L'indice céphalique et la pseudo-sociologie», Revue, Mensuelle de l'École Anthropologie de Paris, vol. 9, 1899, p. 283.
  • 4. Cf. Scherer, Vorträge und Aufsätze zur Geschichte des geistigen Lebens in Deutschland und Österreich (Berlín: 1874), pp. 45 y ss. Que el criterio de nación reside en la lengua era la opinión de Arndt y Jacob Grimm. Para Grimm, un pueblo es «la suma total de personas que hablan la misma lengua» (Kleinere Schriften, vol. 7 [Berlín: 1884], p. 557). Un resumen de la historia de la doctrina sobre el concepto de nación se encuentra en Otto Bauer, Die Nationalitätenfrage und die Sozialdemokratie (Viena: 1907), pp. 1 y ss., y Spann, Kurzgefasstes System der Gesellschaftslehre (Berlín: 1914), pp. 195 y ss.
  • 5. Además, hay que señalar expresamente que con cualquier otra explicación de la esencia de la nación, las dificultades aparecen en mucho mayor grado y no pueden ser superadas.
  • 6. Que el concepto de comunidad nacional es una cuestión de grado lo reconoce también Spahn (loc. cit., p. 207); que sólo incluye a las personas instruidas lo explica Bauer (loc. cit., pp. 70 y ss.).
  • 7. Cf. Anton Menger, Neue Staatslehre, segunda edición. (Jena: 1904), p. 213.
  • 8. En el pasado, los hijos de padres alemanes que debían ser criados a expensas del municipio (los llamados niños internados) eran puestos por el municipio de Viena al cuidado de padres adoptivos checos en el campo; estos niños crecían entonces como checos. Por otro lado, los hijos de padres no alemanes eran germanizados por padres adoptivos alemanes. Una aristócrata polaca solía liberar a la ciudad de Viena del cuidado de los hijos de padres polacos para que estos crecieran como polacos. Nadie puede dudar de que todos estos niños se convirtieron en buenos checos, alemanes o polacos sin importar a qué nación habían pertenecido sus padres.
  • 9. Ibsen se burló de los esfuerzos de los partidarios de la lengua «noruega» separada en la persona de Huhu en Peer Gynt (cuarto acto, escena del manicomio).
  • 10. Hay que distinguir entre lengua escrita y lengua cultural o estándar. Cuando los dialectos posean una literatura escrita, ya no se les podrá negar la denominación de lenguas escritas. Entonces habrá que denominar lenguas estándar a todas aquellas que tienen la pretensión de expresar oralmente y por escrito todos los pensamientos humanos y, por tanto, también de ser lenguas científicas y técnicas. Naturalmente, los límites entre ambas no pueden ser siempre nítidos.
  • 11. Podrían citarse aún más ejemplos, incluyendo, por ejemplo, la lengua eslovena también. Son especialmente interesantes los casos en los que se intentó algo similar a menor escala. Así, según informaciones que debo al eslavista vienés Dr. Norbert Jokl, el gobierno húngaro intentó en el condado de Ung independizar los dialectos locales eslovaco y ruteno utilizados allí; hizo aparecer periódicos en estos dialectos en los que, para el dialecto ruteno, se utilizaron letras latinas y una ortografía magiarizante. También en el condado de Zala se intentó independizar un dialecto esloveno, lo que se vio facilitado por el hecho de que la población, a diferencia de los eslovenos austriacos, era protestante. Se publicaron libros de texto en esta lengua. En Papa existía una facultad especial para la formación de profesores de esta lengua.
  • 12. Cf. Otto Bauer, «Die Bedingungen der Nationale Assimilation», Der Kampf, vol. V, pp. 246 y ss.
  • 13. Cf. Socin, Schriftsprache und Dialekte im Deutschen nach Zeugnissen alter und neuer Zeit (Heilbronn; 1888), p. 501.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Image source:
Getty
Shield icon library