Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Node | ¿El fin de la administración de Abe, el fin de la abeconomía? Libros sobre el pasado y el presente de la economía política japonesa

¿El fin de la administración de Abe, el fin de la abeconomía? Libros sobre el pasado y el presente de la economía política japonesa

Tags Book Reviews

10/15/2021Jason Morgan

Jason Morgan (jmorgan@reitaku-u.ac.jp) es profesor asociado en la Universidad Reitaku de Kashiwa (Japón).


LA DIMISIÓN DEL PRIMER MINISTRO ABE SHINZŌ Y EL FIN DE UNA ERA EN JAPÓN

El 28 de agosto de 2020, el primer ministro japonés Abe Shinzō entró en una rueda de prensa en Tokio y comenzó a hablar. Hacía semanas que se especulaba con la posibilidad de que el primer ministro Abe dimitiera. El rumor era que el problema de salud, la colitis ulcerosa, que había truncado su primera etapa como primer ministro en 2007, había vuelto a empeorar. Resultó ser cierto. El primer ministro Abe anunció en la rueda de prensa de agosto que dimitiría tras la elección de su sucesor, poniendo así fin a una de las administraciones más trascendentales desde el punto de vista histórico y económico de la historia japonesa de posguerra.

El primer ministro Abe sorteó, en mi opinión de forma muy competente, una serie de retos. Por un lado, los enfrentamientos con Corea del Sur por la interpretación de la historia. Estas se cerraron, al menos sobre el papel, con el acuerdo de diciembre de 2015 entre Abe y la ex presidenta surcoreana, ahora encarcelada, Park Geun-hye, en el que la parte coreana se comprometía a dejar de utilizar la cuestión de las mujeres de solaz como arma política. Abe también tuvo que encontrar alguna forma de trabajar con un presidente americano inconformista, que al entrar en funciones a principios de 2017 se retiró inmediatamente del Acuerdo Transpacífico en el que Abe había invertido enormes cantidades de capital político, y que ha seguido amenazando con reducir el sistema de bases que constituye la base de la alianza entre Japón y Estados Unidos.

Abe optó por dar prioridad a la seguridad y la estabilidad en algo más que sus asociaciones cuidadosamente cultivadas con Park Geun-hye y Donald Trump, por ejemplo, formulando un enfoque «cuádruple» para contener a la China comunista mediante el fortalecimiento de los lazos con Estados Unidos, India y Australia. No cabe duda de que continúan las agresiones de la Armada del Ejército Popular de Liberación (PLAN) contra los Estados del Este y el Sudeste Asiático. Pero Abe maximizó hábilmente sus limitadas capacidades a pesar de la «constitución de rendición» de Japón de la posguerra, que prohíbe técnicamente que Japón posea cualquier tipo de fuerza militar. Los frecuentes lanzamientos de misiles en dirección a Japón por parte del dictador norcoreano Kim Jong-un ayudaron a convencer al pueblo japonés —que trabaja bajo lo que los conservadores japoneses llaman «heiwa-boke» (o la falsa sensación de seguridad inculcada por la dependencia de la posguerra de Estados Unidos para tratar los asuntos militares)— de que había llegado el momento de volver a adquirir la capacidad de contraatacar, quizás incluso de forma preventiva, a un agresor extranjero. La eliminación de las trabas a la acción militar japonesa mediante la revisión de la Constitución y la conversión de Japón en una nación plenamente soberana fue, en mi opinión, la verdadera prioridad de los dos mandatos de Abe.

En septiembre de 2020, Suga Yoshihide, adjunto de Abe durante mucho tiempo y secretario jefe del gabinete (kanbō chōkan) encargado de explicar las vicisitudes diarias del gobierno a una prensa a menudo inquisitiva, obtuvo los votos para ganar el puesto de líder del Partido Liberal Democrático (PLD) y, por tanto, por defecto, el de primer ministro de Japón (el PLD es el partido tradicionalmente gobernante durante la posguerra). Parecía que el legado de Abe estaba asegurado. Todo lo que quede por hacer por parte del gobierno de Abe, como la revisión de la Constitución y la liberación de los civiles japoneses secuestrados por Corea del Norte y mantenidos como rehenes por el régimen de Kim hasta el día de hoy, seguro que se mantendrá en lo más alto de la lista de tareas del equipo entrante de Suga.

Sin embargo, hay un legado que parece estar en un terreno mucho más inestable que hace un par de años. Ese legado, según muchos, es la piedra angular de la carrera política de Abe. Fue su plataforma para la reelección como primer ministro por primera vez hace catorce años, y su reputación ha influido en los números de las encuestas para Abe y el PLD como prácticamente ninguna otra cosa. El elemento distintivo de los años de Abe es, sin duda, la abeconomía. ¿Sobrevivirá la abeconomía a Suga? O, dicho de otro modo, ¿sobrevivirá Japón a Abenomics?

LA INTERRUPCIÓN DEL CORONAVIRUS

Esta pregunta puede sonar contraintuitiva, incluso melodramática, teniendo en cuenta la pandemia de Wuhan, que ha provocado profundas heridas en la economía japonesa. Seguramente, muchos argumentarán que la mayor preocupación de Japón en estos momentos no es Abenomics, sino las consecuencias de COVID-19. Hay muy buenas razones para pensar así. Algunas de las cifras que he visto estos últimos meses me han hecho mirar las páginas de estadísticas. El Grupo Nissan informó de una caída de las ventas del 29,6% en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo trimestre de 2019. Japan Airlines (JAL) anunció a finales de octubre de 2020 que podría perder hasta 270.000 millones de yenes en el año. En agosto de 2020, se informó de que el PIB anualizado de Japón era un asombroso 27,8% negativo. A finales de octubre de 2020, el balance del Banco de Japón (BoJ) alcanzaba la cifra récord de 690,36 billones de yenes, más de 6,5 billones de dólares al cambio actual. Todo esto es en gran medida el resultado de externalidades que escapan al control de los responsables políticos japoneses.

Merece la pena detenerse en este punto para señalar, como un aspecto importante, que algunos de los mejores escritos sobre la crisis del coronavirus han sido en japonés. El Ekibyō («epidemia» o «pestilencia») de Kadota Ryūshō, autor prolífico y antiguo editor de revistas semanales, se ha convertido en el estándar del periodismo de larga duración sobre la corona. Producido con una asombrosa presteza, Ekibyō es un relato de cómo el virus, y las noticias (falsas) sobre el virus, se extendieron fuera de China y luego cubrieron el mundo. El libro de Kadota abarca la política china y japonesa y los informes de los medios de comunicación, la política regional y mundial, y las respuestas del sector privado en un relato exhaustivo, lleno de datos, pero muy legible, casi como un relato de Michael Crichton de un evento que se mueve rápidamente con una miríada de ángulos. El ex periodista del New York Times, Alex Berenson, ha adquirido notoriedad en Estados Unidos como escritor de cara al público de la crónica de la pandemia en la versión en papel de la longue duree, pero Kadota supera francamente a Berenson en varios órdenes de magnitud periodística. Es una lástima que Ekibyō no esté disponible en inglés, ya que el bestseller proporcionaría a los lectores de habla inglesa una tremenda visión de cómo los políticos y los medios de comunicación manejaron la crisis y cómo los actores políticos externos y los científicos y funcionarios de salud pública japoneses trataron de mover la aguja de la concienciación sobre el virus en diferentes direcciones por una variedad de razones diferentes. El retrato que surge de una clase política sorprendida y que se apresura a formular una respuesta a un acontecimiento de cisne negro que le sorprende tiene muchos paralelismos con lo que ocurrió en Europa y Estados Unidos.

En la confusión del Año Corona, ha habido algunas buenas noticias económicas en Japón. Por ejemplo, el teletrabajo se está extendiendo como un reguero de pólvora, y el primer ministro Suga está impulsando de forma concomitante la digitalización, un área en la que Japón se ha quedado atrás con respecto a Corea del Sur y la República Popular China. El Ministro de Transformación Digital, Hirai Takuya, es el encargado de poner en marcha el renacimiento digital de Japón, y el impulso hacia el comercio en línea y el teletrabajo durante la pandemia de la COVID-19 es muy fuerte. Pero la realidad es que el teletrabajo suele suponer una pérdida de ingresos en otros ámbitos. Muchas de las líneas de tren que transportan diariamente a los trabajadores de Tokio entre la capital y los suburbios han dejado de funcionar hasta altas horas de la madrugada, un recorte de servicios que se traduce en un nuevo golpe a los beneficios de muchas empresas del área de Tokio. Ya son pocos los oficinistas que disfrutan de una copa en un izakaya, y los intentos de la gobernadora de Tokio, Koike Yuriko, de encontrar un equilibrio entre mantener los comercios abiertos y mantener a raya el virus, han ensombrecido los negocios en general. Muchos restaurantes han cerrado, y los teatros y otras industrias dependientes de la congregación luchan por sobrevivir.

A pesar de toda esta carnicería económica, o a causa de ella, el Abenomics parece estar vivo y en plena forma. El Banco de Japón está imprimiendo dinero como envoltorios de Bazooka. El «estímulo» está chapoteando por todas partes. Personalmente, recibí un depósito de «estímulo» del gobierno central a principios de este año, una gran noticia, hasta que me llegue la factura de impuestos el próximo mes de marzo. Esto no puede durar eternamente, y así será.

LA ECONOMÍA POLÍTICA DE JAPÓN EN EL PASADO Y EN EL PRESENTE

Aunque el dolor económico es visible para todo el mundo y es ciertamente un punto de disputa política, a diferencia de Estados Unidos hay muy pocos libertarios en Japón que estén levantando la voz sobre la escalada de medidas de la MMT a niveles astronómicos. De hecho, muchos conservadores japoneses son los que más piden una mayor intervención del gobierno. Tamura Hideo, por ejemplo, un reportero especial del periódico Sankei Shimbun, afín al capitalismo, y un antiguo editor del anquilosado Nihon Keizai Shimbun que escribe a menudo para la prensa conservadora, y Tanaka Hidetomi, un profesor de la Universidad Jobu de Gunma que también escribe sobre economía política para publicaciones de centro derecha, han animado al Banco de Japón a imprimir aún más dinero para sacar a Japón de la crisis de COVID-19. En la edición de octubre de 2020 de Seiron, una revista seria de economía y política con un amplio número de lectores en Japón, el profesor Tanaka llegó a argumentar —de forma provocativa en este año de plaga— que «la austeridad fiscal es en sí misma el mayor desastre» (zaisei kinshukushugi koso saidai no saigai). (Seiron, 133-40) Los partidarios del libre mercado con bajos impuestos, como mi amigo y colega, el historiador y analista político Ezaki Michio, también se han unido a la lucha, argumentando que lo mejor que podría hacer el gobierno japonés para mejorar las perspectivas económicas sería reducir los impuestos. Pero la familiaridad de Ezaki con la historia y la economía de Estados Unidos puede estar influyendo en sus opiniones anti intervencionistas de un modo que escapa a casi todos los demás expertos o responsables políticos, ya que Ezaki sigue siendo una voz muy solitaria en una multitud de intervencionistas. Irónicamente, el partido que ha adoptado la plataforma más estricta contra la subida de impuestos en los últimos años es el Partido Comunista Japonés, que está virando hacia la derecha del establishment «conservador» en esta cuestión fiscal fundamental.

A pesar de las discusiones sobre el tipo impositivo, y de que la pandemia de Wuhan ha dañado gravemente la economía japonesa, el hecho es que la intervención del gobierno no comenzó con el brote del último bicho chino. Los conservadores de Japón que defienden la intervención del gobierno y el alivio económico desde el punto de vista político se basan en una profunda tradición político-económica. Como un clásico de la escuela de posgrado del ex historiador de la Universidad de Chicago Tetsuo Najita, Ordinary Economies in Japan: A Historical Perspective, 1750-1950 (2009), explica que la economía japonesa se basa en muchos aspectos en la noción de economía como ayuda mutua. Los , o sociedades comunales premodernas diseñadas para mitigar el riesgo prometiendo ayudar a cualquier miembro de la comunidad que lo necesite en una especie de plan de seguro localizado, siguen ejerciendo su influencia en la actualidad. Ninomiya Sontoku (1787-1856), campeón del trabajo duro y del éxito de las empresas, propugnó este espíritu en un intento de dotar a la economía de Edo, que se desarrollaba rápidamente, de un tenor humano y ético. Aunque la economía japonesa es, por supuesto, infinitamente más compleja ahora que en el siglo XIX, y aunque los tokiotas modernos están probablemente mucho más cerca en la perspectiva y la práctica económica de los consumidores de otras grandes ciudades globales que de las comunidades tradicionales del Japón rural, la visión conservadora, y de hecho por defecto, de los pensadores económicos japoneses sigue estando arraigada en este ideal de ayuda mutua. La propia palabra «economía» en japonés, keizai, es una contracción de keisai saimin, que significa gobernar una política y rescatar, o proporcionar ayuda, a las personas que viven en ella. La etimología no es el destino, pero suele ser al menos un punto de partida revelador. El concepto del filósofo moral japonés Hiroike Chikurō de dōkei ittai, o la noción de que la economía y la acción moral son, en última instancia, la misma cosa, ejemplifica la tradición de la economía como hacer el bien. Cuando los conservadores japoneses hablan de economía, es probable que apelen a este tipo de comunalismo económico, que es, al fin y al cabo, el enfoque tradicional de cómo deberían interactuar la política y la economía.

Debido a que en Japón existe un conjunto tan diferente de supuestos sobre lo que es la economía, es imperativo que aquellos que, fuera de Japón, quieran entender la economía política japonesa profundicen más allá de los ocasionales titulares sobre abeconomía. De hecho, los no especialistas de dentro y fuera de Japón se sorprenden a menudo al descubrir que aquí ha habido una tradición tan rica de pensamiento económico. Aunque hay excelentes estudios sobre el pasado político-económico de Japón —un volumen voluminoso pero sobresaliente sobre la historia política-económica japonesa profunda es Land, Power, and the Sacred: The Estate System in Medieval Japan, editado por Janet R. Goodwin y Joan R. Piggott (2018)— hay, sorprendentemente, muy pocos sobre la historiografía del pensamiento económico en Japón en los últimos cien años. Lo mejor que he leído hasta ahora es un volumen que descubrí hace muy poco: A History of Economic Science in Japan: The Internationalization of Economics in the Twentieth Century (2014) de Aiko Ikeo, que forma parte de la serie de Routledge Studies in the History of Economics. Ikeo es una economista e historiadora económica que ha escrito un libro sobre Ninomiya Sontoku y muchos otros libros y ensayos académicos. En A History of Economic Science in Japan, Ikeo revela, por ejemplo, las conexiones entre Ninomiya y la «microeconomía del economista olvidado Tameyuki Amano». (Ikeo 2014, xvii, 167-89) El libro de Ikeo proporciona precisamente el tipo de contexto que uno necesita para empezar a comprender lo que está pasando con la economía japonesa.

Ikeo también contextualiza con riqueza la economía japonesa en un entorno internacional, como promete el título del libro. La gran aportación de Ikeo es mostrar que los economistas japoneses no se dedicaron a la economía japonesa después de que se abrieran las puertas al pensamiento occidental a finales del siglo XIX, sino que eran plenamente conscientes del pensamiento económico de otras partes del mundo y mantuvieron los mismos debates dentro de Japón que se estaban llevando a cabo en otras partes, especialmente en lo que respecta a la teoría del equilibrio general, uno de los focos de atención de Ikeo. Por lo tanto, el debate sobre la economía política tiene muchas capas, que Ikeo pone de manifiesto en A History of Economic Science in Japan.

Hay mucho más que aprender del delicioso libro de Ikeo. Los economistas japoneses «Yukio Mimura, Shizuo Kakutani y Hukukane Nikaido» estaban enamorados de las teorías económicas de John von Neumann, por ejemplo -Mimura estudió con von Neumann en la Universidad de Berlín, y Kakutani lo hizo en Princeton. (Ikeo 2014, 132-33) Ikeo también escribe que el ministro de Finanzas Takahashi Korekiyo (1854-1936) adoptó un enfoque de financiación del déficit para un yen sobrevalorado en 1932, «cuatro años antes de la publicación de la Teoría General de [John Maynard] Keynes (1936)». (Ikeo 2014, 191-92; énfasis en el original) Ikeo explica cómo Japón influyó en los economistas e historiadores económicos occidentales como Martin Bronfenbrenner —que formó parte de la oleada de misiones económicas posteriores a la Segunda Guerra Mundial en Japón y que más tarde investigó en la Universidad de Kobe (1963-1964) y en la Universidad de Kioto (1980) (Ikeo 2014, 229)— y Jerome B. Cohen, que fue pionero en la investigación sobre Takahashi como «el 'Keynes japonés'» (anticipándose a una táctica similar adoptada por el economista político japonés Ouchi Tsutomu en su libro de 1967 The Way to Fascism). (Ikeo 2014, 192) Ikeo señala al economista de la Universidad Imperial de Tokio Yamazaki Kakujirō (1868-1945) como el primer académico japonés en hacer referencia a Keynes en un trabajo académico. El contexto era la política monetaria india, imperial y americana, y el telón de fondo era el libro de Keynes de 1913 Indian Currency and Finance. (Ikeo 2014, 195) Cohen, por su parte, fue «un miembro de vanguardia de la Misión de Reforma Fiscal de Estados Unidos dirigida por Carl Shoup en 1949», escribe Ikeo, y Bronfenbrenner fue una de las figuras clave del entorno de Carl Shoup. Durante más de un siglo, la economía «japonesa» ha estado inherente e ineludiblemente internacionalizada.

El más famoso de todos los profesionales de la economía que acudieron a Japón en la posguerra es sin duda el banquero de Detroit Joseph Dodge, enviado por el presidente Harry Truman en 1949 para ayudar a rescatar una economía japonesa maltrecha por la inflación, las restricciones monetarias y los controles de precios. La «Línea Dodge» (adoptada en realidad en diciembre de 1948), que Dodge recomendó imponer a Japón, tiene el mérito de haber frenado la inflación y de haber apuntalado la economía japonesa, permitiendo, en particular, el desarrollo de actividades ex-im ordenadas gracias al tipo de cambio de 360 yenes por dólar prescrito por Dodge. (Ikeo 2014, 218-26) Este tipo de cambio se mantuvo hasta que el presidente Richard M. Nixon suprimió unilateralmente el apoyo al cambio de oro del dólar en 1971, tras lo cual el yen se apreció rápidamente, precipitando una nueva intervención americana con los Acuerdos del Plaza de 1985 y los Acuerdos del Louvre de 1987. La intervención gubernamental funciona mejor cuando un pueblo determinado está postrado y totalmente derrotado, un tópico que debería hacer sudar frío a los americanos cuando el Congreso de EEUU empiece a hablar de añadir más adornos regulatorios a la Dodd-Frank.

ENTRANDO EN DETALLES SOBRE LA ECONOMÍA POLÍTICA DE JAPÓN

Mientras que el libro de Ikeo es un correctivo muy útil a un punto ciego que muchos en los países anglófonos tienen hacia la historia económica japonesa, The Japanese Economy, de Takatoshi Ito y Takeo Hoshi, segunda ed. (2020) es una mirada mucho más pertinente a la economía política japonesa del pasado y del presente. (2020) es una mirada mucho más pertinente, basada en datos, a la economía política japonesa del pasado y del presente. Si los lectores compran un solo libro en este ensayo, el volumen de Ito y Hoshi debería serlo. The Japanese Economy es un libro de texto universitario, escrito por primera vez por Ito en 1992 y publicado recientemente con importantes revisiones por Ito y Hoshi. Por lo tanto, caveat emptor, tiene un precio de libro de texto universitario muy llamativo. Pero merece la pena. The Japanese Economy es una introducción no ideológica, rica en detalles, a la economía japonesa en la historia y en la práctica actual, y es una lectura obligada para cualquiera que esté interesado en fundamentar las discusiones sobre la economía de Japón en algo más que los tópicos habituales sobre las altas tasas de ahorro (que terminaron hace mucho tiempo) y los caros valores inmobiliarios (muertos con el estallido de la burbuja, y de todos modos un producto de la intromisión de la GHQ en la posguerra que de algo inherente a la economía japonesa).1 Ito es profesor de la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y ha sido asesor principal del Departamento de Investigación del Fondo Monetario Internacional y viceministro adjunto de Asuntos Internacionales en el Ministerio de Finanzas de Japón. Hoshi es profesor de economía en la Universidad de Tokio. Así, su libro de texto presenta lo que es en gran medida la visión del establishment de la economía política japonesa. Además, presentan Abenomics de forma bastante favorable, lo que sitúa su posición aún más firmemente en la corriente principal japonesa.

La característica más destacada del libro de texto de Ito y Hoshi es su contextualización histórica de la economía. La economía de la burbuja, por ejemplo, mencionada anteriormente, suele discutirse hoy en día como un acontecimiento singular, pero la historia de la economía de la burbuja es mucho más compleja de lo que el pegadizo apelativo podría hacer creer. Al explicar la famosa burbuja, Ito y Hoshi se remontan a los cambios en la economía política de Japón durante los años 60 y 70, las revisiones de las regulaciones y las políticas que permitieron la formación de una burbuja especulativa en primer lugar, las limitaciones de los órganos financieros centrales del gobierno que provocaron las reacciones (para bien o para mal) de las autoridades cuando empezaron a sonar las alarmas por el sobrecalentamiento de los precios y la titulización descuidada de la deuda, y el desmoronamiento a cámara lenta del régimen de optimismo a medida que los efectos de la burbuja (explotada) se propagaban por la economía japonesa en general, estructuralmente y hasta el nivel de las cuentas de ahorro y los bolsillos de los particulares. Es importante recordar —e Ito y Hoshi hacen un trabajo especialmente bueno en el seguimiento de esta historia— que la burbuja se formó y estalló mientras el yen luchaba con otras monedas en el mercado mundial a la sombra del «privilegio exorbitante» (como dijo el Ministro de Finanzas francés de 1960, Valéry Giscard d'Estaing) del que gozaba el dólar de EEUU de reserva.

Ito y Hoshi también nos recuerdan que la burbuja inició una larga temporada de aparente mala suerte económica, también coronó una extraordinaria racha de buena suerte. El torpedeo del yen japonés por parte de Nixon el 15 de agosto de 1971 (no casualmente el aniversario de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial) al retirar el exorbitantemente privilegiado dólar del patrón oro, los Acuerdos del Plaza presididos por el secretario del Tesoro de Ronald Reagan, James A. Baker, III, y la necesidad de Reagan de sacrificar la economía japonesa en aras de su propio legado político, todo ello ejercía presión sobre la economía política de Japón (incluso en la forma del molesto gaiatsu, «presión extranjera», que los burócratas japoneses encuentran conveniente para cargar con la culpa de las dolorosas reformas que los burócratas querían adoptar de todos modos). Pero el impulso estaba con los toros. A pesar de todos los vientos en contra de Japón, el país volvió a rugir tras los controles de precios y de divisas de la posguerra y planteó serios desafíos a las industrias americanas desde finales de la década de 1960 hasta el estallido de la burbuja el último día de 1989. Desde la línea de salida de Dodge hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria, Japón había estado en una de las rachas ganadoras más largas de la historia económica moderna. Eso también es muy importante tenerlo en cuenta.

RECUPERAR EL PODER DE DECISIÓN PERSONAL EN LAS «DÉCADAS PERDIDAS»

Uno de los principales inconvenientes del libro de Ito y Hoshi es que entienden el aspecto político de la economía política de Japón de la forma que popularizaron Chalmers Johnson, Ezra Vogel y Karel von Wolferen. Chalmers Johnson escribió MITI and the Japanese Miracle: The Growth of Industrial Policy, 1925-1975 (1982) para explicar su idea del «Estado desarrollista», o la noción de ciencia política druckeriana de que los «ingenieros» y los burócratas trabajaban para guiar la inversión de capital en Japón con gran independencia de la influencia de los funcionarios elegidos. El libro de Ezra Vogel Japan as Number One: Lessons for America (1979) fue un intento anterior de argumentar que Japón era una tecnocracia socialmente consciente, un Estado capitalista de gestión que no enfrentaba al gobierno con la industria, como en Occidente, sino que perseguía un modelo de flexibilidad pragmática en pos de lo que en su día se denominó «desarrollo».2 Después de que Johnson y Vogel prepararan el terreno para una mirada despolitizada de la economía política japonesa, Karel von Wolferen volvió a presentar la idea para un público popular con su libro de 1989 The Enigma of Japanese Power. Todos estos trabajos parten de la base de que en Japón existe un centro de poder sin rostro, incluso hueco, una especie de engranaje mecánico de la máquina político-económica que se mantiene en funcionamiento burocrático gracias a un núcleo de graduados de la Universidad de Tokio que actúan de forma más o menos independiente del gobierno electo hasta alcanzar el codiciado estatus de amakudari paracaidista dorado y se preparan para una cómoda jubilación.

Sin embargo, como ha demostrado el profesor de Derecho de Harvard y experto en economía política japonesa J. Mark Ramseyer, esta visión de la economía política japonesa es falsa. El análisis de Ramseyer sobre la toma de decisiones de los jueces en una variedad de casos, y de las medidas burocráticas adoptadas durante varias administraciones elegidas, demuestra que los jueces y otros burócratas son muy conscientes de lo que la clase política espera y a menudo pagan un alto precio en su carrera (pérdida de ascensos, asignación de destinos secundarios) por desafiar lo que los funcionarios elegidos quieren. De hecho, la visión anticuada e incorrecta de la economía japonesa como un epifenómeno de la adivinación burocrática que emana de los bastiones gubernamentales del centro de Tokio, Kasumigaseki y Nagatachō, queda anulada por el resto del excelente libro de Ito y Hoshi. Por ejemplo, su sección sobre «Las dos décadas perdidas», ese periodo de tiempo (que ya ha superado las tres décadas en muchos aspectos) en el que la economía japonesa se mantuvo a la baja tras el estallido de la burbuja al comienzo de la década de los noventa, es el relato de personas que tomaron decisiones clave, a menudo desde la oficina del primer ministro o con su aprobación, en un intento de reactivar la economía japonesa con una intervención gubernamental aún mayor. (Hay personas reales y falibles que toman decisiones en posiciones de poder en Japón, y esas decisiones tienen consecuencias en toda la línea político-económica, desde el centro de poder hasta los bolsillos privados. El análisis de Ramseyer está, al menos tácitamente, reivindicado por las pruebas presentadas en el libro de Ito y Hoshi.

Un buen ejemplo de cómo la toma de decisiones personales puede afectar a una economía nacional viene cuando Ito y Hoshi describen la carrera de Koizumi Jun'ichirō, el pintoresco primer ministro de principios y mediados de la década de 2000 que continuó la tendencia a la privatización iniciada por el primer ministro de la década de 1980 Nakasone Yasuhiro (la otra mitad del famoso dúo con Ronald Reagan conocido cariñosamente, debido a que se llamaban por sus nombres de pila, como «Ron-Yasu»). El Banco de Japón puso fin, unos ocho meses antes de que Koizumi asumiera el cargo en abril de 2001, a la política de tipos de interés cero (ZIRP) que había desplegado desde febrero de 1999 para combatir el bajo crecimiento. Cuando esto no funcionó, el Banco de Japón inició la flexibilización cuantitativa, que continuó hasta 2003. (Ito y Hoshi 2020, 541) Koizumi se enfrentó así a un banco central que había agotado sus opciones políticas disponibles para electrocutar a la economía japonesa. Por lo tanto, probó nuevas ideas. El mayor golpe de Koizumi fue la privatización de la oficina de correos, que también hace las veces de banco en Japón y que gestionaba una enorme suma en cuentas de ahorro, cuentas de seguros y otros activos antes de que Koizumi la dividiera en unidades más pequeñas. El Banco Postal de Japón, uno de los derivados de la oficina de correos japonesa tras las reformas de Koizumi, sigue teniendo unos 3,5 billones de yenes en activos. Las reformas de privatización de Koizumi ayudaron a sacar a Japón de la depresión, y por primera vez desde la crisis bancaria de 1997-98 —que fue en parte el resultado de los problemas financieros internos y en parte el resultado del hundimiento de las posiciones financieras en Corea del Sur, Tailandia e Indonesia tras la Crisis Monetaria Asiática de 1997— bajo el mandato de Koizumi la economía japonesa remontó y pareció sacudirse la depresión de la década perdida.

LA ABECONOMÍA COMO SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS ESTRUCTURALES POLÍTICO-ECONÓMICOS DE JAPÓN

Pero Japón no estaba todavía en el claro. Quedaban algunos obstáculos estructurales y políticos para la recuperación completa de los años de la burbuja. La crisis monetaria asiática estaba fuera del control de Japón, por supuesto, pero los problemas bancarios nacionales eran casi totalmente autoinfligidos. En 1995, el Ministerio de Finanzas (MOF) de Japón empezó a considerar la posibilidad de adoptar una línea dura contra los préstamos morosos (NPL) que quedaron en los libros tras el colapso de los precios inmobiliarios de la era de la burbuja en 1990 y después. Tomar medidas enérgicas contra la morosidad fue siempre una medida de sentido común. Los bancos y otras instituciones financieras habían estado «evergreening» estas carteras, cambiando el capital y tomando préstamos tangenciales con el fin de mantener los pagos de los NPLs al día, y el Ministerio de Finanzas comenzó a ver, con razón, este negocio como una pérdida de tiempo y dinero (y también potencialmente como un fraude). Sin embargo, el MdF tenía poco personal y carecía de un liderazgo decidido en los cargos electos, por lo que el problema no se afrontó directamente. (Ito y Hoshi 2020, 534) Empresas enteras, conocidas como «empresas zombi», siguieron adelante como las NPL, sin producir nada y sin embargo cojeando al amparo de la indecisión gubernamental. La administración de Koizumi dio un giro a la burocracia para tomar medidas enérgicas tanto contra las empresas zombi como contra la morosidad en 2003, y muchos investigadores consideran que fue el momento en que la marea empezó a cambiar a favor de Japón una vez más. (Ito y Hoshi 2020, 539) Los esfuerzos liberalizadores de Koizumi empezaron a dar sus frutos a mediados de la década de 2000 y Japón parecía estar preparado para superar el colapso de la burbuja.

Y entonces colapsó Bear Stearns, seguido de Lehman Brothers. El «shock Lehman» (como se conoce en Japón) sigue siendo un recuerdo de dedos chamuscados para muchos aquí y advierte contra una relación financiera demasiado estrecha, cuando se puede evitar, con cualquier poder exterior. Yo estaba en Japón cuando se produjeron las noticias sobre Bear Stearns y Lehman, y recuerdo haber tenido una extraña sensación de desconexión entre lo que estaba viendo pasar en Estados Unidos y la relativa calma en el lado occidental del Pacífico. En un principio, Japón se libró del impacto directo del estallido financiero de Nueva York y ninguna de las principales instituciones japonesas se hundió como había sucedido en Estados Unidos y en muchos otros países. Sin embargo, como podría haber dicho Jacques Derrida si hubiera seguido la carrera de economía política, «no hay fuera del globalismo». La contracción del mercado americano y la apreciación del yen pasaron factura a la economía japonesa en 2009. (Ito y Hoshi 2020, 545) Lehman estaba aparentemente aquí para quedarse. Los dos años siguientes fueron duros y los proveedores de las industrias exportadoras japonesas, especialmente los fabricantes de automóviles, se vieron especialmente perjudicados, ya que el mundo se estremeció por una fuerte caída de la actividad económica.

Las cosas acababan de empezar a mejorar ligeramente tras la crisis de Lehman cuando se produjo el desastre de Fukushima en 2011. Prácticamente de la noche a la mañana, todas las centrales nucleares de Japón quedaron fuera de servicio y la balanza ex-im japonesa se vio muy afectada por la necesidad de importar un camión cisterna tras otro de productos petrolíferos para mantener en funcionamiento las centrales eléctricas de petróleo y gas. Y Japón acababa de salir de ese golpe económico —el turismo estaba en auge y los esperadísimos Juegos Olímpicos de verano estaban a la vuelta de la esquina, en otoño de 2019— cuando el coronavirus volvió a poner todas las piezas sobre la mesa. Este es un país que no ha podido tener un golpe de suerte con los dioses del desastre desde que una repentina tormenta hizo retroceder a los invasores mongoles, chinos y coreanos en 1279. Japón ha estado ocupado recientemente capeando 2008, 2011 y 2019-20, y las Dos Décadas Perdidas, al parecer, aún no han terminado.

Para poner fin a las décadas perdidas apuntalando estructuralmente a Japón, el primer ministro Abe lanzó la abeconomía. Ito y Hoshi explican que la abeconomía consta de tres flechas: «política monetaria audaz», «política fiscal flexible» y «estrategia de crecimiento para promover la inversión privada». (Ito y Hoshi 2020, 70) La primera flecha, «política monetaria audaz», fue esencialmente una carta blanca al gobernador del Banco de Japón nombrado por Abe, Kuroda Haruhiko, para imprimir yenes y cargar los balances del Banco de Japón con compras de bonos. La segunda flecha, «política fiscal flexible», comprende los objetivos aparentemente contradictorios de llevar a cabo un estímulo fiscal al tiempo que se elimina el déficit y se eleva el impuesto sobre el consumo (10% a partir de octubre de 2019, y tan popular como cabría esperar). La tercera flecha, «estrategia de crecimiento para promover la inversión privada», es la que tiene más potencial para efectuar un cambio real y positivo, pero el emprendimiento sigue siendo anémico en Japón y el reflejo de inyectar el control gubernamental en las industrias emergentes sigue siendo fuerte. Ito y Hoshi adoptan en general una visión favorable de Abenomics, aunque admitiendo sus deficiencias. (Ito y Hoshi 2020, 70) Para Ito y Hoshi, «las dos décadas perdidas terminaron finalmente con un paquete de políticas económicas que se introdujo en 2013», es decir, cuando Abe asumió el cargo tras su segunda elección al puesto de primer ministro en diciembre de 2012. Así, dos economistas japoneses de gran prestigio atribuyen a Abe Shinzō el haber dado la vuelta a la nave económica japonesa y haber devuelto al país a la senda del crecimiento económico. (Ito y Hoshi 2020, 562-63)

BAJANDO UNOS CUANTOS (¿DEMASIADOS?) NIVELES DE ABENOMICS

Una visión más pesimista de Abenomics es la que ofrece el veterano periodista y reportero de los mercados de capitales de Japón, colaborador de Bloomberg y Asia Times, William Pesek. El libro de Pesek de 2014, Japanization: What the World Can Learn from Japan's Lost Decades (2014), es una crítica contundente de, bueno, de todo Japón. Alguien debió cortarle el paso a Pesek un día en la cola para comprar fideos ramen, porque a Pesek no parece gustarle mucho nada de Japón.

Pesek dice que la palabra «japonización», que define como «ese espectro de malestar crónico, deflación, deuda aplastante y parálisis política», es lo que «llevó a los banqueros centrales, desde Ben Bernanke en Estados Unidos hasta Mario Draghi en Europa, a inundar los mercados con liquidez como nunca antes en un esfuerzo total por evitar sus propias décadas perdidas» después de las crisis financieras que tuvieron lugar tras el estallido de la burbuja japonesa después del último día de 1989. (Pesek 2014, ix) Y Pesek está decididamente poco impresionado por Abenomics, «en gran medida la misma vieja mezcla de exceso fiscal y monetario que dejó a Japón con una deuda pública que tal vez nunca pueda pagar, tipos de interés cero indefinidamente, y poco que mostrar [...] una brillante campaña de marketing en busca de un producto.» (xii) Pesek cuenta la conocida historia del «triángulo de hierro de Japón», formado por políticos, burócratas y grandes empresas», una red cerrada de amiguetes con poca visión de futuro y a menudo irracionalmente nacionalistas que controlan la economía política japonesa. (7-8) De hecho, Pesek culpa al amiguismo de gran parte de lo que, según él, ha sido la defectuosa respuesta del gobierno japonés a la catástrofe de Fukushima (95-123), argumentando que «el gobierno es TEPCO», o Compañía de Energía Eléctrica de Tokio, la operadora de la planta de Fukushima Daiichi y considerada en Japón como un chapucero bien conectado e indiferente a la vida de los civiles. (123)

Una crítica a Abenomics es ciertamente justa. Yo también cuestiono gran parte, si no todos, los supuestos económicos que sustentan la amplia intervención de Abe en la economía política japonesa. Sin embargo, Pesek utiliza tantos clichés sobre Japón —sobredeterminando, por mucho, los adagios culturales sobre «perder la cara» y el hecho de que Japón sea un patriarcado retrógrado (intente decírselo a Koike Yuriko, que dirige la ciudad más grande del mundo)— que su libro, aunque esclarecedor sobre los flujos de capital en torno a la Bolsa de Tokio y a través del Banco de Japón, puede ser omitido con seguridad por aquellos que buscan un análisis en profundidad de la forma en que la economía y la política interactúan en Japón. Pesek rara vez va más allá de la piel, y los «expertos» anglófonos que cita sobre Japón producen comentarios sobre este país que, para este veterano residente y muchos otros, parecen haber sido escritos por alguien que ni siquiera ha estado aquí. Ya ha pasado el día en que se puede llamar desde los pastos a la profesora de la Universidad de Columbia, y cabecilla de los ataques a Japón en el mundo angloparlante, Carol Gluck para que ofrezca un análisis sobre la economía política de Japón.

La japonización podría leerse, quizás de forma poco caritativa, como un ejercicio esencializado de orientalismo económico. Si se examina con más detenimiento, se comprueba que en realidad no hay «japonización». Como muestra el libro de Ikeo sobre la historia de la economía «japonesa», después de principios del siglo XX ha habido muy pocas cosas que se puedan señalar como exclusivamente japonesas en la economía. Desde el estallido de la burbuja, y mucho antes, ha habido una serie de decisiones tomadas principalmente por políticos y burócratas de mentalidad keynesiana (y algunos otros de mentalidad marxista). Algunas de esas decisiones funcionaron mucho menos bien que otras, y para entender la economía política japonesa hay que, contraintuitivamente, dejar de buscar colorantes culturales (el método Pesek) y, en cambio, profundizar en los detalles, a la Ito y Hoshi. Dar a la japonización un permiso francés.

EL RETO DE CHINA

La noción de japonización en sí misma también es ahora, posiblemente, un punto discutible dado el virus de Wuhan, que golpeó justo después de que el libro de Ito y Hoshi saliera al mercado. Los horrores que llegan desde China han puesto de manifiesto toda una serie de nuevos riesgos para Japón. El camino a seguir para el Abenomics bajo la nueva administración de Suga parece, en este momento, complicado, ya que el Abenomics presupone, tácitamente, una Asia Oriental globalizada, y eso parece cada vez más difícil de mantener, dado el desastre que las autoridades chinas han causado a todo el planeta en 2020. Incluso antes de la crisis china había profundos surcos en el camino económico japonés: por ejemplo, el gobierno japonés ha experimentado con tipos de interés negativos y seguramente tendrá que subir los impuestos aún más en los próximos años para mantener el pago de las pensiones de un número creciente de jubilados que dependen de los ingresos fiscales de un número cada vez menor de trabajadores. (Ito y Hoshi 2020, 255-67) Pero después de la COVID, «China» ha tomado el protagonismo. Ito y Hoshi dedican muy poco tiempo a hablar de la República Popular China (RPC), pero ese país está ahora en el centro de los debates en Japón sobre economía, política e incluso sobre gasto militar y defensa territorial.

En los debates económicos de Japón de los últimos meses ha cobrado especial relevancia la «desvinculación», la necesidad sentida de encauzar las cadenas de suministro en torno a la República Popular China y de llevar a la economía japonesa a una posición de mayor autosuficiencia. Algunos expertos más extremistas en Estados Unidos han visto en este desacoplamiento una vuelta a la autarquía que Japón practicó en tiempos de guerra bajo la Gran Esfera de Coprosperidad de Asia Oriental. (Véase el volumen de Jeremy A. Yellen sobre este tema, The Greater East Asia Co-Prosperity Sphere: When Total Empire Met Total War [2019]). El estado de ánimo en Japón es decididamente contrario a lo que defiende el grupo proempresarial Keidanren (Federación Empresarial de Japón), es decir, una expansión de los tratos con la RPC y su cuota de mercado de 1.400 millones de consumidores. Keidanren tiene poderosos aliados en la política y el camino hacia la desvinculación, total o parcial, no está claro. Uno de los rivales de Suga durante la competición para ocupar el puesto de Abe fue Nikai Toshihiro, un veterano miembro del PLD y actual secretario general del partido. Nikai es uno de los líderes del ala pro-RPCh del PLD, y puede haber sido el instigador detrás de la decisión políticamente desastrosa del entonces PM Abe de invitar al dictador de la RPC Xi Jinping como «invitado de Estado» a Japón justo antes de que estallara el virus de Wuhan a finales de 2019. Sin embargo, aunque Nikai y otros políticos de alto nivel son tan prochinos como pueden salirse con la suya políticamente, su posición es decididamente impopular entre el público en general, especialmente con la agresión china en aguas alrededor de las islas Senkaku (parte de la prefectura de Okinawa) y contra otros vecinos asiáticos, incluyendo Vietnam, Filipinas, Indonesia e India. Puede que la desvinculación no sea el enfoque más lógico para tratar con la RPC, pero la sensación en Japón entre los transeúntes y los compradores de los centros comerciales es que el «riesgo de China» es demasiado grande como para no intentar mitigarlo de cualquier manera posible. Japón está cerca de China en el mapa, y eso es todo.

Todo esto supone una fuerte diferencia con las visiones de Koizumi y Abe para la economía japonesa. Koizumi protagonizó una campaña de promoción turística «Yokoso» («bienvenido») que invitaba a nuevos y repetidos visitantes al País del Sol Naciente, y Abe supervisó un crecimiento vertiginoso de las llegadas de turistas basándose en los esfuerzos anteriores de Koizumi. Antes de la pandemia, Japón había batido récords de visitas turísticas, y todo el país esperaba con impaciencia los Juegos Olímpicos de 2020 y la recuperación de las enormes inversiones en infraestructuras y publicidad realizadas para los Juegos. Esas esperanzas se han esfumado, quizá para siempre. Los Juegos Olímpicos se han retrasado hasta 2021, y puede que acaben cancelándose. Para que el golpe sea doble, las calles de Kioto, Tokio y otros destinos turísticos, antes abarrotadas de visitantes incluso en años no olímpicos, están inquietantemente apagadas. Se suponía que la contrapartida a la exportación de puestos de trabajo en el sector manufacturero al sudeste asiático era atraer a millones de turistas para mantener a los comerciantes en números rojos. Esa estrategia ha fracasado estrepitosamente, al menos en el futuro inmediato.

VOLVER A CENTRARSE EN EL FRENTE INTERNO

Hay otras grietas en el régimen Abenomics más allá de la caída en picado de las cifras turísticas. Abenomics trató de incorporar a las mujeres a la fuerza de trabajo en mayor número para aliviar las presiones demográficas de una población que envejece y una baja tasa de natalidad, pero hay límites naturales a este enfoque. La liberación de la mujer nunca se ha puesto de moda en Japón. Las mujeres prefieren criar a sus hijos en casa: es una opción, no una forma de opresión feudal. El teletrabajo y la cultura empresarial favorable a la maternidad se están imponiendo rápidamente en Japón, pero el gobierno no puede hacer mucho para convencer a un grupo de personas de que trabajen con un sueldo cuando ese grupo no está realmente interesado en la oferta. En mi opinión, Abenomics no abordó adecuadamente estos y otros problemas más estructurales de la economía japonesa, y en su lugar trató de utilizar los impuestos, la flexibilización cuantitativa y otras medidas de estímulo no muy estimulantes como soluciones rápidas. El aumento de la movilización de capitales y la dependencia de los visitantes extranjeros no compensaron, ni pudieron hacerlo, lo que es una tendencia más problemática: la extrema urbanización de Japón. El campo se está vaciando a un ritmo alarmante mientras cada vez más gente acude a las grandes metrópolis de las regiones de Kantō y Kansai. Esto, más que nada, lo veo como el talón de Aquiles de la economía política japonesa actual. Hay demasiada gente en Tokio. Esto está teniendo efectos nocivos en la ciudad, y en el resto de Japón.

Es en este sentido, sobre la urbanización de Japón y lo que significa a nivel interno para la economía y la política japonesas, que otro libro muestra una fuerza analítica particular. Japan's Lost Decade: Lessons for Asian Economies, un volumen editado por Naoyuki Yoshino y Farhad Taghizadeh-Hesary, es un estudio económico y de política revisionista muy recomendable sobre lo que ha estado enfermando a Japón, junto con una serie de sugerencias bienvenidas sobre lo que se puede hacer a continuación para «encender la alegría» (como diría Marie Kondo) para el bienestar económico japonés. Yoshino es el decano del Banco Asiático de Desarrollo y profesor emérito de la Universidad de Keio, y Taghizadeh-Hesary es colega de Yoshino en ambas instituciones. Por tanto, la opinión de los editores sobre la economía japonesa está bien fundamentada. También es muy clara: «El análisis empírico de [Japan's Lost Decade: Lessons for Asian Economies] desafía las creencias de algunos economistas, como Paul Krugman [...], de que la economía japonesa está en una trampa de liquidez». Krugman, del que los lectores de QJAE seguramente lamentarán haber oído hablar tanto como yo, se ha hecho una subreputación repitiendo, una y otra vez, que Japón está sumido en una trampa de liquidez, una predicción keynesiana según la cual las ZIRP y algunas otras políticas monetarias gubernamentales invasivas conducirán a una preferencia por el efectivo frente a la deuda. No es así, dicen Yoshino y Taghizadeh-Hesary. Krugman ha vuelto a meter la pata: «El estancamiento económico de Japón se debe a una curva vertical de ahorro-inversión más que a una trampa de liquidez, y [...] la política monetaria es ineficaz para aumentar el crecimiento económico [de Japón]. [...] La economía japonesa se enfrenta a problemas estructurales más que a una desaceleración temporal». (Yoshino y Taghizadeh-Hesary 2017, vii)

En ocho capítulos repletos de ecuaciones, Yoshino, Taghizadeh-Hesary y el resto de colaboradores del volumen se saltan la entonación druídica de Krugman sobre las trampas de liquidez y examinan las razones profundas del estancamiento económico de Japón, cubriendo gran parte del mismo terreno que Ito y Hoshi pero con un énfasis añadido en las «transferencias monetarias del gobierno central a los gobiernos locales». (4-5) Como escriben Yoshino y Taghizadeh-Hesary, «alrededor del 16% del gasto público total se destina a los gobiernos locales, lo que lo convierte en el segundo mayor gasto público después de la seguridad social». (4) El envejecimiento de la población, la afluencia de japoneses del interior a Tokio, Osaka y otras grandes ciudades, y otros cambios demográficos y estructurales hacen que «Japón haya alcanzado los límites de las políticas macroeconómicas convencionales». (165) Realmente no hay nada, en términos de política fiscal, que un banco central o un gobierno puedan hacer para evitar que toda una nación se aglomere en un puñado de códigos postales. Habrá que intentar algo más.

Una solución novedosa recomendada por los editores de La década perdida de Japón para ayudar a reequilibrar este sesgo entre la metrópoli y el campo es el «Hometown Investment Trusts», o HIT, que se remonta a la historia de Japón (aunque los autores no lo explicitan) para establecer la confianza de persona a persona como base para el crédito y los préstamos a los empresarios de fuera de las megalópolis en expansión de Japón. Según el método HIT, «los prestamistas son de la misma 'ciudad natal' que los prestatarios, o pueden compartir un interés similar». (25) A los autores les preocupa que los requisitos de capital de Basilea III restrinjan aún más los flujos de capital hacia las regiones periféricas japonesas (26), y las HIT son formas, según los autores, de superar esas restricciones y revitalizar las provincias marchitas de Japón. Mucho más que cualquier intervención del gobierno central, las IH parecen, para este crítico, las más prometedoras para el futuro económico de Japón. El campo japonés se está vaciando, pero no hay que pensar que se trata de una tendencia inevitable e irreversible. No se trata de la japonización, sino de la anomia civilizatoria. Nos pasa a los mejores. Las HIT podrían ser una forma de revitalizar vastas franjas de Japón que no son Tokio, Osaka o Yokohama, lo que reforzaría los ingresos fiscales locales, reduciría la carga de las transferencias al Banco de Japón y al Ministerio de Finanzas y, posiblemente, también proporcionaría un impulso a la tasa de natalidad, ya que los espacios abiertos tienden a ser propicios para el crecimiento de las familias. A los niños siempre les han gustado más los prados y los parques que el hormigón y los bloques de hormigón: el campo japonés puede ser la respuesta a muchas de las distorsiones y disfunciones estructurales que siguen afectando a Japón en la tercera década perdida.

LA ECONOMÍA POLÍTICA DE JAPÓN: EL CAMINO A SEGUIR

El nuevo primer ministro de Japón, Suga Yoshihide, se enfrenta a una serie de retos, desde los efectos residuales de tres décadas perdidas hasta la agresión china y una economía mundial a la que el virus de Wuhan le ha cortado las piernas. La deuda pública se dispara en prácticamente todas las economías desarrolladas, y Japón es una de las naciones más endeudadas per cápita del planeta. El primer ministro Suga es visto en gran medida como el hombre que recogerá el estandarte de Abenomics y lo llevará a la victoria contra las décadas perdidas de Japón, pero la realidad es que esa batalla parece haberse librado ya, y perdido, hace tiempo. La reconstrucción de Japón tendrá que hacerse probablemente de forma interna, sin depender de las soluciones rápidas de los globalistas cercanos al exterior.

Los lectores anglófonos que quieran comprender mejor cómo hemos llegado a donde estamos en Japón, qué vemos cuando miramos la situación político-económica actual, y qué soluciones se nos ocurren al reflexionar sobre el futuro, seguramente querrán leer algunos de los volúmenes presentados anteriormente. También animo a los austriacos a no perder de vista a Japón en el resplandor de las noticias sobre China. Japón sigue siendo un socio comercial fiable, políticamente estable, libre, abierto y democrático. Las industrias japonesas se han quedado atrás en cuanto a innovación tecnológica desde el apogeo de la década de 1980, y la fabricación de chips de silicio, que en su día fue uno de los puntos fuertes de Japón, se ha trasladado en gran medida a Taiwán, la República Popular China y otros lugares. Pero Japón es mucho más que chips de silicio. Uniqlo, por ejemplo (bajo la enseña Fast Retailing), se ha convertido en un elemento básico del negocio de la ropa en toda Asia, Europa y Norteamérica. Hay muchas más buenas sorpresas como ésta.

  • 1. Este es un hecho prácticamente desconocido sobre los precios inmobiliarios japoneses: que son en gran medida producto de la extralimitación normativa y no de la oferta y la demanda reales. Véase «K.K. Choei v. Kuroki: 65 Saihan minshu 2269 (Sup. Ct. 15 de julio de 2011)» en Ramseyer (2019), 171-85.
     
  • 2. El «desarrollo» ha sido el OK Corral de muchos tiroteos académicos en los estudios asiáticos. Algunos piensan que el desarrollo está centrado en Occidente y que, por tanto, es racista suponer que todos los países siguen una determinada vía de desarrollo. Otros consideran que el «desarrollo» es un contrapeso ideológico al marxismo. Ya casi nadie utiliza el término sin reservas en la academia americana. Y sin embargo, está claro que Japón es muy diferente hoy que a finales de 1945. Se ha desarrollado, sea cual sea la connotación.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Jason Morgan

Jason Morgan is associate professor at Reitaku University in Kashiwa, Japan, and was a 2016 Mises Institute Fellow. For a list of his books and publications, see his personal site.

Image source:

References

Goodwin, Janet R., y Joah R. Piggott, eds. 2018. Land, Power, and the Sacred: The Estate System in Medieval Japan. Honolulu: University of Hawai’i Press.

Ikeo, Aiko. 2014. A History of Economic Science in Japan: The Internationalization of Economics in the Twentieth Century. London: Routledge.

Ito, Takatoshi, y Takeo Hoshi. 2020. The Japanese Economy. 2d ed. Cambridge, Mass.: MIT Press.

Johnson, Chalmers. 1982. MITI and the Japanese Miracle: The Growth of Industrial Policy, 1925–1975. Stanford, Calif.: Stanford University Press.

Najita, Tetsuo. 2009. Ordinary Economies in Japan: A Historical Perspective, 1750–1950. Berkeley: University of California Press.

Pesek, William. 2014. Japanization: What the World Can Learn from Japan’s Lost Decades. Singapore: Bloomberg Press.

Ramseyer, J. Mark. 2019. Japanese Law from an American Perspective. Tokyo: Yuhikaku.

Tsutomu, Ouchi. 1967. The Way to Fascism. Tokyo: Chuo Koronsha.

Vogel, Ezra. 1979. Japan as Number One: Lessons for America. Cambridge: Harvard University Press.

Wolferen, Karel von. 1989. The Enigma of Japanese Power. London: Macmillan.

Yellen, Jeremy A. 2019. The Greater East Asia Co-Prosperity Sphere: When Total Empire Met Total War. Ithaca, NY: Cornell University Press.

Yoshino, Naoyuki, y Farhad Taghizadeh-Hesary, eds. 2017. Japan’s Lost Decade: Lessons for Asian Economies. Tokyo: Asian Development Bank Institute.

Cite This Article

Morgan, Jason. «El fin de la administración de Abe: ¿el fin de la abeconomía? libros sobre el pasado y el presente en la economía política japonesa». Quarterly Journal of Austrian Economics 24, no. 1 (primavera de 2021): 166-87.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library