Mises Daily Articles

Home | Node | El futuro del libertarismo

El futuro del libertarismo

Tags Free MarketsPolitical Theory

05/05/2014Llewellyn H. Rockwell Jr.

Los marxistas eran conocidos por sus luchas internas por las diferencias más triviales. Un grupo se separaría de otro, invertiría el orden de las palabras del grupo del que se había separado y se declararía el grupo nuevo y puro. El primer grupo, declararía al mundo que el nuevo grupo, era parte de la conspiración fascista para reprimir el triunfo obrero venidero, aunque las diferencias entre los dos grupos eran completamente indetectables incluso para un experto.

Un debate informal que tiene lugar entre los libertarios en estos días, sobre si la gente debe ser libertaria densa o fina, tiene un carácter diferente. Ataca al corazón mismo de lo que es el libertarismo.

El libertario fino cree en el principio de no agresión, que uno no puede iniciar la fuerza física contra nadie más. El libertario fino se considera a sí mismo simplemente como un libertario, sin etiquetas. La mayoría de los libertarios densos también creen en el principio de no agresión, pero creen que para que la lucha por la libertad sea coherente, los libertarios también deben estar comprometidos con una lista de otros puntos de vista.

Antes de continuar, déjame anticipar una objeción. ¿No debería pasar mi tiempo atacando al Estado en lugar de criticar a otros libertarios?

En mi trabajo a lo largo de los años, he intentado no dejar piedra sin remover al exponer los males y las mentiras del Estado y construir la alternativa libertaria. De hecho, tengo un nuevo libro a punto de ser publicado que continúa con esa tradición: Contra el Estado: un manifiesto anarcocapitalista.

En segundo lugar, no hay nada de malo en lo que algunas personas menosprecian como «luchas internas». Un intercambio respetuoso de ideas es cómo se desarrolla una escuela de pensamiento. Y estoy de acuerdo con Tom Woods: no es cierto, como muchos alegan, que los libertarios sean especialmente propensos a las discusiones entre ellos. Simplemente observa a los Demócratas, los Republicanos, tu asociación de propietarios de viviendas, católicos, protestantes, musulmanes —o, para el caso, a cualquiera.

Los defensores de un libertarismo denso sugieren que los libertarios están obligados a defender algo más que el principio de no agresión, y que el libertarismo implica compromisos más allá de esto. Uno de esos proponentes dijo recientemente: «Sigo teniendo problemas para creer que la filosofía libertaria se preocupa solo por los usos adecuados e inapropiados de la fuerza». Pero no importa cuán difícil pueda ser para esa persona creer, eso es precisamente el libertarismo, y eso es todo.

Como Murray Rothbard, el propio Sr. Libertario, explicó una vez:

Hay libertarios que son de hecho hedonistas y devotos de estilos de vida alternativos, y que también hay libertarios que son firmes partidarios de la moralidad convencional «burguesa» o religiosa. Hay libertarios libertinos y hay libertarios que se adhieren firmemente a las disciplinas de la ley natural o religiosa. Hay otros libertarios que no tienen ninguna teoría moral aparte del imperativo de la no violación de derechos. Eso es porque el libertarismo per se no tiene una teoría moral general o personal.

El libertarismo no ofrece una forma de vida; ofrece libertad, de modo que cada persona es libre de adoptar y actuar sobre sus propios valores y principios morales. Los libertarios están de acuerdo con Lord Acton en que «la libertad es el fin político más alto» —no necesariamente el límite más alto en la escala de valores personales de todos.

Algunos libertarios nos han dicho en los últimos meses que sí, sí, el libertarismo se trata de la no agresión y la propiedad privada y todo eso, pero que en realidad es parte de un proyecto más amplio que se opone a todas las formas de opresión, ya sea impuesta por el Estado o no. Esto tiene dos implicaciones para el libertario amplio. Primero, oponerse al Estado no es suficiente; un verdadero libertario debe oponerse a otras formas de opresión, aunque ninguna de ellas implique agresión física. En segundo lugar, el libertarismo debe ser apoyado porque la reducción o abolición del Estado producirá los otros tipos de resultados que apoyan muchos libertarios densos: empresas más pequeñas, más cooperativas de trabajadores, más igualdad económica, etc.

Evaluemos estas implicaciones una a la vez.

Afirmar que no basta con que el libertario se oponga a la agresión es caer en la trampa que destruyó el liberalismo clásico la primera vez y lo transformó en liberalismo moderno. ¿Cómo, después de todo, el liberalismo clásico de los siglos XVIII y XIX se convirtió en el liberalismo obsesionado por el Estado de los siglos XX y XXI? ¿Cómo se pervirtió en primer lugar la palabra una vez venerable liberalismo? Precisamente por el densismo. Seguro, decían los liberales del siglo XX, estamos a favor de la libertad, pero dado que la mera libertad negativa —es decir, las restricciones al Estado— no parece producir un resultado suficientemente igualitario, necesitamos más que eso. Además de las restricciones sobre algunas actividades estatales, necesitamos la expansión de otras formas de actividad estatal.

Después de todo, dijeron los nuevos liberales, la opresión estatal no es la única forma de opresión en el mundo. Existe la pobreza, que limita la capacidad de las personas para tomar decisiones en la vida. Está la propiedad privada, cuyas restricciones limitan la capacidad de las personas para expresarse. Hay discriminación, que limita las oportunidades de las personas. Hay insultos que hacen que la gente se sienta mal. Centrarse completamente en el Estado es pasar por alto estas formas muy reales de daño, dijeron los nuevos liberales.

¿Suena familiar? ¿No es esto precisamente lo que muchos libertarios densos están diciendo ahora? Atacar al Estado no es suficiente, escuchamos. Debemos atacar el patriarcado, la jerarquía, la desigualdad, etc. Los libertarios densos pueden estar en desacuerdo entre ellos en cuanto a los compromisos adicionales que implica el libertarismo, pero todos están de acuerdo en que el libertarismo no puede simplemente dedicarse a erradicar la iniciación de la fuerza física.

Si algunos libertarios desean esperar o trabajar por una sociedad que se ajuste a sus preferencias ideológicas, por supuesto, son libres de hacerlo. Pero está mal en ellos —especialmente dada su insistencia en una gran carpa dentro del libertarismo— imponer a otros libertarios cualquier giro idiosincrásico que hayan dado a nuestra venerable tradición, insinuar que las personas que no comparten estas otras ideologías no pueden ser verdaderos libertarios, o sugerir que sería «muy improbable» que cualquiera que no los cumpla pueda ser realmente un libertario. Que se trate de las mismas personas que se quejan de la intolerancia es sólo la ironía más evidente.

Por lo tanto, el peligro del libertarismo denso no es simplemente que grandes porciones de la población americana no cumplan con los requisitos de ingreso, no se mantengan al día cada diez minutos con lo que MSNBC nos informa que es aceptable creer y decir. El peligro es que el libertarismo denso importe sus otras preocupaciones, que por su propia admisión no implican la iniciación de la fuerza física, en el libertarismo mismo, transformándolo así en algo bastante diferente del sencillo y elegante sistema ético y social que hemos estado defendiendo por generaciones.

Ahora, para la segunda implicación, se debe favorecer la oposición al Estado porque producirá resultados igualitarios. (Por supuesto, la abolición del Estado necesariamente aumentará el nivel de igualitarismo desde el punto de vista del estatus; la desigualdad de estatus entre los funcionarios del Estado, por un lado, que hoy pueden llevar a cabo todo tipo de atropellos morales con la legitimidad del Estado para apoyarlos, y la gente común, que está constreñida por las reglas morales tradicionales contra el robo y la agresión, en el otro, ya no existirá cuando el Estado desaparezca.) Pero ¿y si no lo hace? La afirmación de que las empresas tenderán a ser más pequeñas en el mercado libre y de que la política del gobierno fomenta el crecimiento empresarial es una afirmación demasiado amplia sobre un fenómeno demasiado complejo. ¿Qué pasa si la ausencia del Estado no produce cambios en el tamaño de la empresa, en la relación empleador-empleado o en la desigualdad de riqueza?

En ese punto, la pregunta sería: ¿con qué principio están más comprometidos los libertarios gordos, la no agresión o el igualitarismo? ¿Y si tuvieran que elegir?

Asimismo, el odio de algunos liberales clásicos por la Iglesia los motivó a confiscar las propiedades de la Iglesia e imponer restricciones de diversos tipos a la actividad de la Iglesia. Cuando se redujo a elegir entre su creencia en la libertad y su odio personal por la Iglesia, su odio personal ganó el día, y su supuesta oposición a la violencia por principios se suspendió temporalmente.

La forma en que la gente llega al libertarismo también es irrelevante. Hay varias escuelas de pensamiento que culminan en el principio de no agresión. Una vez allí, por supuesto, podemos debatir qué constituye exactamente la agresión en casos particulares y otras cuestiones fundamentales dentro del marco general de la inadmisibilidad de la agresión. Pero si la escuela de pensamiento a la que perteneces lo lleva solo en parte hacia la no agresión, no es el caso de que hayas descubierto una nueva o mejor forma de libertarismo. Un caso así solo significaría que eres parcialmente un libertario, no un tipo diferente de libertario.

Ya sea la afirmación de que las leyes de autodefensa son «racistas», que Bitcoin es «racista» o que los libertarios deberían deshacerse del «privilegio blanco», todo lo cual ha sido propuesto por libertarios que afirman haber ido más allá de nuestra supuesta fijación con el principio de no agresión: las diversas formas de libertarismo denso confunden la enseñanza central de lo que creemos. Ninguna de estas preocupaciones tiene lo más mínimo que ver con el libertarismo.

Todas estas afirmaciones adicionales son una distracción del principio central: si te opones a la iniciación de la fuerza física, eres un libertario. ¿Qué tan difícil fue eso?

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library