Mises Wire

Home | Node | Contra los mandatos de Biden

Contra los mandatos de Biden

  • Biden

Tags Anti-PoliticsBig GovernmentLiberalismProgressivism

09/10/2021

Nos oponemos a los nuevos mandatos autoritarios y sin ley del presidente Biden anunciados ayer. También denunciamos su retórica divisiva hacia los americanos no vacunados, su imprudente antipatía por el federalismo y sus amenazas de usurpar a los gobernadores estatales.

En contra del Sr. Biden, todo esto tiene que ver con la libertad y la elección personal.

Las órdenes ejecutivas que propone representan nada menos que una tiranía centralizada, en la que el gobierno federal opera sin restricciones legales. Esto es anarquía gubernamental.

Las políticas anunciadas—incluyendo las vacunas obligatorias para los empleadores privados de cierto tamaño, las vacunas obligatorias para todos los trabajadores de la salud, y las vacunas obligatorias para los empleados federales—son salvajemente extraconstitucionales y están mucho más allá de cualquier poder ejecutivo imaginado en la Constitución. Por supuesto, lo mismo ocurre con la OSHA (Administración de Seguridad y Salud Ocupacional), que (desde su mágica creación en 1971) reclama irrisoriamente la jurisdicción sobre las condiciones de trabajo en millones de empresas privadas de EEUU que operan en propiedad privada. La OSHA es el garrote que el Sr. Biden pretende utilizar contra los propietarios de empresas para dictar sus acuerdos con los empleados, exigiendo vacunas contra el covid.

Sin embargo, la propiedad se define por el control. La propiedad es un conjunto de derechos para el uso exclusivo de la propiedad. Las órdenes de Biden violan los derechos de propiedad directamente, al reducir el control que el propietario de un negocio tiene sobre la conducta de ese negocio. Y sí, esta interpretación de los derechos de propiedad se aplica en otros ámbitos: las regulaciones federales sobre las empresas—o incluso peor, las órdenes ejecutivas de un presidente individual—son simplemente una forma de robo parcial, una disminución de los derechos de propiedad de los propietarios. Son similares a robar un porcentaje de un negocio.

Dejando de lado la legalidad, las propuestas de Biden son profundamente inmorales e innecesarias. Los riesgos del covid no justifican la histeria envalentonada por el anuncio del presidente. Después de 2020, sabemos definitivamente que las personas mayores y obesas son las que corren mayor riesgo de morir a causa del covid, mientras que las personas más jóvenes y sanas no corren más riesgo (y a menudo menos) que con una gripe común. Sin embargo, Biden no sólo amenaza con repetir los errores de 2020, sino que pretende intensificarlos. Los mercados y la sociedad civil pueden abordar los problemas de salud mucho mejor que cualquier sistema centralizado; a lo sumo, los gobiernos estatales y locales deberían actuar según las condiciones locales.

Esto empeorará si no se le pone freno. La doctora Leana Wen, profesora de la Universidad George Washington y corresponsal médica de la CNN, es un arquetipo de las exigencias progresistas en materia de política covid. Insta a Biden a que exija vacunas obligatorias en todas las escuelas, todos los empleadores, todos los viajes interestatales en coche y todos los vuelos. También le insta a crear una base de datos electrónica nacional para comprobar el estado de vacunación. ¿Realmente pretendemos prohibir a los americanos ir a la escuela o trabajar si no están de acuerdo con las vacunas? Las implicaciones de esto son enormes, así como las posibilidades de que una base de datos gubernamental se convierta en un aparato orwelliano para rastrear a los ciudadanos privados.

Ninguna sociedad liberal obliga a los ciudadanos sanos a someterse a un tratamiento médico, ni vigila sus movimientos o su empleo. Ninguna sociedad sana accede a nuevas políticas radicales (no leyes) promulgadas sin el debido proceso e impuestas por un Estado centralizado. Y ninguna sociedad sana permite que su clase política demonice a franjas enteras del país mientras crea miedo y división.

En última instancia, no se trata de la letalidad de ningún virus, sino de la propiedad y la libertad. La sociedad puede hacer frente a un virus, especialmente a un virus con una tasa de mortalidad muy baja. Pero no es necesario ningún argumento utilitario; los principios implicados no son situacionales y no son escalables. No podemos someternos a un estado policial médico cada vez mayor o a acciones ejecutivas enloquecidas simplemente por miedo. Si lo hacemos, no será fácil deshacer la nueva normalidad.

Señor Biden, nuestra paciencia se está agotando con usted.

Author:

The Editors

The Editors of the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Prachatai via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library