Mises Daily Articles

Home | Node | Nos enseñan a venerar a los maestros de escuela. ¿Por qué se les paga tan poco?

Nos enseñan a venerar a los maestros de escuela. ¿Por qué se les paga tan poco?

Tags The EntrepreneurFree MarketsPrices

07/31/2021Dan McLaughlin

Los deportistas profesionales de alto nivel firman regularmente contratos multimillonarios, con primas por firmar y lucrativos acuerdos de promoción de productos.

¿Por qué los deportistas profesionales ganan mucho más dinero que, por ejemplo, los profesores profesionales? ¿Realmente la gente valora más el deporte que la educación? Los profesores prestan un servicio que, en general, se acepta que aporta un valor real al desarrollo de la sociedad. Sin embargo, algunas personas ven el deporte como algo superfluo. Piensan que es algo que la sociedad podría funcionar bien sin él. No parece tener sentido que un trabajo considerado importante por la mayoría de la gente pueda ser valorado mucho menos que lo que puede ser innecesario o visto como frívolo para muchos.

Esto se parece a una paradoja de antaño: ¿Por qué los diamantes son tan caros y el agua tan barata, cuando el agua es absolutamente esencial para la vida de todo ser humano, y los diamantes son básicamente lujos de los que toda persona es capaz de vivir muy bien sin ellos? La respuesta es la escasez.

Cuando algún artículo está disponible en abundancia, como el agua en la mayoría de las zonas habitadas, la siguiente unidad adquirida será relativamente barata, el valor que le aplican los usuarios será bajo. Si no se coge un galón ahora, siempre habrá más de donde vino. Si algo es escaso, los diamantes por ejemplo, los compradores subirán el precio porque mucha gente quiere las pocas gemas disponibles. El valor de la siguiente unidad disponible es lo único que importa en la toma de decisiones. Cuanto más fácil sea la oferta, más bajo será el precio. Cuanto mayor sea la demanda, cuanto más gente quiera el artículo, mayor será el precio. El precio que finalmente se acuerda es un equilibrio de ambas fuerzas, la oferta y la demanda.

Cuando hablamos del valor de los deportistas frente al valor de los profesores, estamos hablando de opciones particulares con un alcance limitado. No tenemos que elegir entre todos los deportistas o todos los profesores. No estamos seleccionando la profesión del deporte excluyendo la profesión de la educación. La verdadera elección que se hace en el día a día es cuánto valora el empleador lo que ofrece este profesor en particular, y cuánto valora el equipo lo que ofrece ese deportista en particular.

Hay muy buenos profesores, pero enseñar en un aula típica no suele ser un camino hacia el superestrellato. Los puestos de trabajo en las aulas son relativamente limitados en cualquier zona geográfica, y suele haber mucha gente competente y capaz dispuesta a cubrirlos. Son similares al agua en nuestro ejemplo. Pueden ser necesarios; pueden ser muy buenos; pueden prestar un servicio valioso; pero también son abundantes.

Los aspirantes a atletas llegan a ser superestrellas porque tienen algún tipo de talento raro. Los mejores atletas pueden hacer cosas que los simples mortales no pueden. La mayoría ha pagado un alto coste personal para llegar hasta allí. Muchos más lo intentan, pero ni siquiera se acercan. Sólo una pequeña parte llega a lo más alto. El nivel de habilidad y dedicación que se necesita para ser una superestrella es, de hecho, muy raro. Esa rareza convierte a los atletas en diamantes en el ámbito de los esfuerzos profesionales. Tienen millones de fans dispuestos a pagar por verlos. La oferta es muy baja y la demanda muy alta. Tienen un precio elevado por la misma razón que los diamantes son caros.

Sin embargo, no todos los atletas son diamantes: algunos son rubíes; otros, cuarzo; otros, carbón.

Los que no son diamantes cobran menos y pueden jugar en niveles inferiores, equipos de granja, ligas semiprofesionales o amateurs.

También hay diferentes niveles en la enseñanza. Aunque algunos no se llaman «profesores», hay que incluirlos para poder compararlos. Algunos se llaman profesores, consultores, formadores profesionales, oradores, escritores, etc. El nivel de remuneración de cualquiera de ellos depende del valor percibido de la habilidad que cada individuo exhibe en relación con las habilidades de los que le sustituirían.

Por lo tanto, un consultor o profesor de renombre con una reputación importante, alguien que es un escritor popular o que ha enseñado a muchos miles de personas, puede en realidad ganar millones de dólares. Es igualmente un profesor y, aunque se le llame de otra manera, se le puede considerar una superestrella de la enseñanza.

Tanto en el caso del atleta como en el del profesor, la rareza de la habilidad y el número de personas que se benefician de ella determinan el nivel de remuneración. La escasez en relación con el nivel de demanda determina el valor de todas las cosas.

Publicado originalmente el 11 de julio de 2007.

Author:

Dan McLaughlin

Dan McLaughlin is a former financial executive and a current columnist for The Post Journal.

Image source:
Getty
Shield icon library