Mises Wire

Home | Node | Palos, no zanahorias: las vacunas deben ser forzadas, dice el jefe de salud de la Universidad de Indiana

Palos, no zanahorias: las vacunas deben ser forzadas, dice el jefe de salud de la Universidad de Indiana

  • nightstick

Tags HealthPaternalism

07/19/2021

Llegan los mandatos de vacunación. Bien, dijo el director de salud de la Universidad de Indiana, Aaron E. Carroll.

«Cuando se trata de incentivos, a la mayoría de la gente le gustan las zanahorias», escribió Carroll en su ensayo del New York Times. «A veces, sin embargo, la gente necesita palos».

Carroll lamenta el hecho de que incentivos como el acceso a eventos, donas, papas fritas e incluso dinero en efectivo ya no mueven a muchos americanos a alinearse con lo que esperan de ellos los impulsores de las vacunas.

¿Quiere decir que sólo lo hará la amenaza de la violencia? Su silencio sobre cuál sería exactamente el palo dice mucho.

Carroll señala entonces a George Washington, preguntando: Si el general de la Guerra de la Independencia pudo obligar a los miles de nuevos reclutas del Ejército Continental a inocularse contra la viruela en la primera guerra de Estados Unidos contra los británicos, ¿por qué no podemos incitar a una nación de 383 millones de personas a luchar contra el covid? 

Pero un enfoque viable no es lo que buscaba Carroll. Sin embargo, estaba dispuesto a comparar el covid-19, un virus asociado a una infección que tiene una tasa de recuperación del 99% entre los jóvenes y que supone un riesgo de muerte mucho menor que el de la gripe entre los niños, con dolencias más mortales causadas por patógenos altamente contagiosos.

Cuando Estados Unidos luchaba contra la viruela hace mucho tiempo, se necesitaron mandatos para conseguir vacunar a suficientes personas. Para erradicar la poliomielitis ocurrió lo mismo. Casi todas las principales enfermedades infecciosas del país -sarampión, paperas, rubeola, tos ferina, difteria y otras- se han controlado mediante mandatos de vacunación en las escuelas. El resultado es que la gran mayoría de los niños están vacunados y, con el tiempo, se convierten en adultos vacunados. Así es como el país consigue una verdadera inmunidad de rebaño.

Pero este proceso puede llevar décadas. Covid-19 es una emergencia, y no tenemos tanto tiempo.

Carroll sostiene que obligar a los padres a vacunar a sus hijos contra el covirus ahora podría ser la solución.

Es la ciencia, estúpido

Lo que el jefe de sanidad de la Universidad de Indiana no mencionó en su alegato a favor de la vacunación masiva de niños fue que las inyecciones de ARNm son realmente peligrosas para ese mismo grupo de edad.

Los propios Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lo están investigando, tras un aumento récord del número de reacciones adversas sufridas por personas de todas las edades y un incremento considerable de las dolencias relacionadas con el corazón sufridas por los jóvenes y sanos tras las inyecciones de Pfizer.

Aunque los CDC intentan restar importancia al asunto, afirmando que las complicaciones relacionadas con el corazón en niños, adolescentes y adultos jóvenes son raras y a menudo leves, los datos del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. pintan otro panorama. en el que cientos de vacunados que sufren afecciones relacionadas con el corazón acuden a urgencias. Algunos incluso mueren a consecuencia de ello.

En el artículo de opinión de Carroll, estima que una vez que las vacunas estén totalmente aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), debería ser fácil para los funcionarios federales y estatales comenzar a imponer mandatos. Pero, ¿qué pasaría con los incumplidores? Aunque el jefe de sanidad de la Universidad de Indiana no reconoce que la analogía del palo podría interpretarse como un código para la violencia, no ofrece una interpretación diferente.

A pesar de su fe en el proceso, es importante tener en cuenta que un visto bueno completo de la FDA no significa mucho.

Amiguismo: malo para tu salud

No es ningún secreto que algunas de las principales compañías farmacéuticas utilizan el Estado para aplastar la competencia, no para ayudar a los pacientes.

Organismos como los CDC reciben cuantiosas donaciones de las mismas empresas farmacéuticas que impulsan los medicamentos y tratamientos aprobados por los zares de la salud de Estados Unidos, mientras que la FDA emplea a asesores encargados de revisar los nuevos medicamentos y tratamientos que son pagados directamente por estas mismas empresas. Por ejemplo, los cuatro médicos que formaron parte del comité de revisión de Brilinta, un medicamento producido y vendido por AstraZeneca, aceptaron posteriormente generosos regalos en metálico de la misma empresa farmacéutica, lo que provocó un escándalo

Pero esa no es la única forma en que la FDA ayuda a las empresas farmacéuticas. 

Al someter a los fabricantes de medicamentos a un proceso de aprobación de fármacos que cuesta una media de 3.000 millones de dólares, la FDA «elimina cualquier competencia de los tratamientos no patentables», señalaba el autor Hunter Lewis en este artículo para el Instituto Mises. Ese dinero «también va a parar a los sueldos de los empleados de la FDA, que en consecuencia tienden a tener una visión amistosa de las compañías farmacéuticas y a guardar celosamente la exclusividad legal de sus productos.»

El Congreso también está lleno de legisladores cuyas campañas políticas fueron apoyadas por el mismo tipo de profesionales. Es el caso de los senadores Thom Tillis (Republicano-NC) y Chris Coons (Demócrata-DE), que tras recibir más de 100.000 dólares cada uno en contribuciones políticas de comités de acción política vinculados a los fabricantes de medicamentos en 2019, luchan ahora por ampliar el abanico de elementos susceptibles de ser patentados, una medida que beneficiaría directamente a los fabricantes de medicamentos y a las empresas que desarrollan tratamientos médicos.

Con varios otros ejemplos que demuestran que la relación entre los gigantes de la sanidad y el Congreso contribuye claramente a orientar la política sanitaria en Estados Unidos, está claro que estamos lejos de tener un mercado libre en la sanidad. Sin un mercado libre en la sanidad, ¿cómo puede alguien confiar en la FDA y en los medicamentos que su aparato burocrático aprueba?

Al otorgar al Estado más poder para dictar nuestras decisiones en materia de salud, también damos a las mismas grandes empresas que financian a los funcionarios sanitarios carta blanca para imponer tratamientos experimentales a los jóvenes y a los ancianos por igual, al tiempo que restan importancia a cualquier informe sobre lesiones, enfermedades o muertes asociadas a estos tratamientos.

Si el director de salud de la Universidad de Indiana quiere dar a estos actores del poder aún más control sobre la salud de sus estudiantes, no estará haciendo ningún favor a los Hoosiers. Por el contrario, simplemente estará sirviendo como un facilitador de la tiranía.

Author:

Alice Salles

Alice Salles was born and raised in Brazil but has lived in America for over ten years. She now lives in Fort Wayne, Indiana with her husband Nick Hankoff and their three children.  

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Thomas Hawk via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library